Por debajo de la media Europea en materia de residuos

La Unión Europa publica todos los años datos comparativos de producción y tratamiento de residuos. En una primera lectura de los datos, Dinamarca ha aparecido un año más en el primer puesto de producción de residuos, generando 802 kg por habitante, más el doble que países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, que generan algo más de 300 kg por habitante. España se encuentra en la mitad de la tabla, generando 575 kg por habitante, un poco más que la media europea (línea roja en el gráfico) que es de 524 kg/habitante/año. 

No se encuentran todos los días datos que indiquen que países del norte de Europa presentan  «peores» resultados ambientales que países del sur o del este de Europa… pero analicemos más en profundidad los datos de Eurostat, que contienen los porcentajes de residuos vertidos, incinerados , reciclados y compostados de los 27 países de la UE. 

Vertido

Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca o Bélgica apenas si llevan residuos a vertederos mientras que los países de nueva incorporación a la UE llevan todos sus residuos al vertedero. España lleva al vertedero más de la mitad de los residuos generados, un 57%, situándose un 17% por encima de la media Europea que se sitúa en el 40%. 

Incineración

Aquí el gráfico se invierte: Los países que menos vierten son los que más incineran, y viceversa, los que más incineran son los que menos vierten. España sólo incinera el 9% de los RSU, muy por debajo de la media Europea (40%). 

Reciclado

Alemania es el país que más recicla de la UE. Un 48% de los RSU, 13 puntos porcentuales por encima de los segundos países en reciclaje – Suecia y Bélgica. España está también aquí más hacia la cola en el reciclado, 6 puntos porcentuales por debajo de la media Europea (20%).

Compostaje

España en temas de compostaje sí que aprueba (está 6 puntos porcentuales por encima de la media Europea). 

De estos datos podemos sacar interesantes conclusiones:

  • Si es cierto, como postulan muchos detractores de la incineración que en algunos casos (como Dinamarca) los países que menos usan el vertedero son los que más residuos incineran. Sin embargo, esto no se cumple en casos como el de Suecia y Alemania, países que no usan los vertederos pero que también son los que más reciclan.
  • En el caso de Dinamarca se cumpliría también la premisa de que las incineradoras necesitan de muchos residuos para funcionar: Dinamarca es el país que, con diferencia, más residuos produce y más residuos incinera.
  • En comparación con el resto de países, Alemania parece haber conseguido un equilibrio bastante bueno entre vertido (1%); incineración (34%); reciclaje (48%) y compostaje (17%) ya que estaría recuperando en forma de compost y materiales reciclables el 65% de sus residuos. La única asignatura pendiente de Alemania es la reducción en la generación de residuos, por encima de la media Europea.
  • España, comparada con los países de la Europa de los 15 vierte mucho (57%), incinera poco (9%), recicla poco (14%) pero sí que está por encima de la media en compostaje (20%). La generación de residuos por habitante y año está también por encima de la media europea.
  • Por regla general los nuevos países de la UE no disponen de tecnologías de valorización energética, compostaje o reciclaje, por lo que casi la totalidad de sus residuos acaban en el vertedero.

Gracias a la crisis, la producción de residuos en Europa se ha estabilizado y en algunos países como España hasta ha bajado. El desacoplamiento del crecimiento del PIB y la generación de residuos por habitante es algo que estaba ya presente en los Planes de Residuos de casi todos los países de la UE, sin embargo no ha sido hasta la crisis económica cuando la estabilización se ha hecho realidad – y sólo ha sido por la ralentización del crecimiento económico. Sin embargo, la nueva Directiva Marco de Residuos establece que los estados miembros realicen planes de prevención de residuos antes del 2013, por lo que se espera que esta tendencia a la baja en cuanto a generación de residuos por habitante se generalice, por lo menos en la Europa de los 15.  

En conclusión, en materia de gestión de residuos hay unas diferencias muy acusadas entre los países de la Europa de los 15 con los nuevos países del Este, estando España a caballo entre unos y otros. Necesitamos disminuir nuestra dependencia de los vertederos, aumentando el reciclaje y quizás también la incineración. Deberíamos seguir el ejemplo de Alemania (cuya generación de residuos por habitante es muy similar a la nuestra), que ha alcanzado a la vez la menor tasa de vertido de la UE (1%) y la mayor tasa de reciclaje, casi la mitad de sus residuos. 

Imagen tomada de Grays Harbor County.

Etiquetas: 
Directiva Marco de Residuos
incineración
compostaje
reciclaje
vertido
Residuos sólidos urbanos
generación de residuos

Por debajo de la media Europea en materia de residuos

ateneo naider

La Unión Europa publica todos los años datos comparativos de producción y tratamiento de residuos. En una primera lectura de los datos, Dinamarca ha aparecido un año más en el primer puesto de producción de residuos, generando 802 kg por habitante, más el doble que países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, que generan algo más de 300 kg por habitante. España se encuentra en la mitad de la tabla, generando 575 kg por habitante, un poco más que la media europea (línea roja en el gráfico) que es de 524 kg/habitante/año. 

No se encuentran todos los días datos que indiquen que países del norte de Europa presentan  «peores» resultados ambientales que países del sur o del este de Europa… pero analicemos más en profundidad los datos de Eurostat, que contienen los porcentajes de residuos vertidos, incinerados , reciclados y compostados de los 27 países de la UE. 

Vertido

Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca o Bélgica apenas si llevan residuos a vertederos mientras que los países de nueva incorporación a la UE llevan todos sus residuos al vertedero. España lleva al vertedero más de la mitad de los residuos generados, un 57%, situándose un 17% por encima de la media Europea que se sitúa en el 40%. 

Incineración

Aquí el gráfico se invierte: Los países que menos vierten son los que más incineran, y viceversa, los que más incineran son los que menos vierten. España sólo incinera el 9% de los RSU, muy por debajo de la media Europea (40%). 

Reciclado

Alemania es el país que más recicla de la UE. Un 48% de los RSU, 13 puntos porcentuales por encima de los segundos países en reciclaje – Suecia y Bélgica. España está también aquí más hacia la cola en el reciclado, 6 puntos porcentuales por debajo de la media Europea (20%).

Compostaje

España en temas de compostaje sí que aprueba (está 6 puntos porcentuales por encima de la media Europea). 

De estos datos podemos sacar interesantes conclusiones:

  • Si es cierto, como postulan muchos detractores de la incineración que en algunos casos (como Dinamarca) los países que menos usan el vertedero son los que más residuos incineran. Sin embargo, esto no se cumple en casos como el de Suecia y Alemania, países que no usan los vertederos pero que también son los que más reciclan.
  • En el caso de Dinamarca se cumpliría también la premisa de que las incineradoras necesitan de muchos residuos para funcionar: Dinamarca es el país que, con diferencia, más residuos produce y más residuos incinera.
  • En comparación con el resto de países, Alemania parece haber conseguido un equilibrio bastante bueno entre vertido (1%); incineración (34%); reciclaje (48%) y compostaje (17%) ya que estaría recuperando en forma de compost y materiales reciclables el 65% de sus residuos. La única asignatura pendiente de Alemania es la reducción en la generación de residuos, por encima de la media Europea.
  • España, comparada con los países de la Europa de los 15 vierte mucho (57%), incinera poco (9%), recicla poco (14%) pero sí que está por encima de la media en compostaje (20%). La generación de residuos por habitante y año está también por encima de la media europea.
  • Por regla general los nuevos países de la UE no disponen de tecnologías de valorización energética, compostaje o reciclaje, por lo que casi la totalidad de sus residuos acaban en el vertedero.

Gracias a la crisis, la producción de residuos en Europa se ha estabilizado y en algunos países como España hasta ha bajado. El desacoplamiento del crecimiento del PIB y la generación de residuos por habitante es algo que estaba ya presente en los Planes de Residuos de casi todos los países de la UE, sin embargo no ha sido hasta la crisis económica cuando la estabilización se ha hecho realidad – y sólo ha sido por la ralentización del crecimiento económico. Sin embargo, la nueva Directiva Marco de Residuos establece que los estados miembros realicen planes de prevención de residuos antes del 2013, por lo que se espera que esta tendencia a la baja en cuanto a generación de residuos por habitante se generalice, por lo menos en la Europa de los 15.  

En conclusión, en materia de gestión de residuos hay unas diferencias muy acusadas entre los países de la Europa de los 15 con los nuevos países del Este, estando España a caballo entre unos y otros. Necesitamos disminuir nuestra dependencia de los vertederos, aumentando el reciclaje y quizás también la incineración. Deberíamos seguir el ejemplo de Alemania (cuya generación de residuos por habitante es muy similar a la nuestra), que ha alcanzado a la vez la menor tasa de vertido de la UE (1%) y la mayor tasa de reciclaje, casi la mitad de sus residuos. 

Imagen tomada de Grays Harbor County.

Territorios sostenibles: 
Residuos

Etiquetas: 
Directiva Marco de Residuos
incineración
compostaje
reciclaje
vertido
Residuos sólidos urbanos
generación de residuos

Scotland leads the fight against climate change

Scotland is on the cutting edge of the fight against climate change with the recent approval of several very ambitious laws, plans and targets, that will set precedents throughout the rest of Europe.

This year saw the approval of the Climate Change (Scotland) Act 2009 which sets out the target to reduce emissions by at least 80% by the year 2050, in addition to promoting a sustainable low carbon economy in Scotland. Other aims that have been set are that 50% of the electricity generated in Scotland should come from renewable sources by 2020; and that 20% of all the energy consumed in Scotland should come from renewable sources by 2020.

The approval of such ambitious targets must not be dissociated from their context, as the Scottish Government has been formed since 2007 by the alliance between the Scottish National Party and The Scottish Greens.

Furthermore, it is not only true that wind power is something that the Scots have in abundance, but we must also recognize that they are exploiting it to the full. Therefore, Scotland is the home to the largest onshore wind farm in Europe at Whitelee (this link will take you to a BBC video) run by Scottish Power (part of the Spanish company Iberdrola) and has the capacity to generate enough power to meet the electricity needs of Glasgow (almost 1million inhabitants). 

In addition, measures against climate change are focused on local government and following the approval in 2007 of the Scotland Climate Change Declaration the 32 Scottish councils have carried out Carbon Management Plans to reduce their emissions. These carbon reports are carried out by councils each year to show that the targets are being met.

The Scotland Climate Change Adaptation Framework has been developed to help the adaptation to climate change, which in Scotland and the rest of the UK is expected to lead to a higher rate of floods and a rise in sea level in certain places along the coast.

Ambitious targets are not only being set with regard to climate change, but the Scottish government has also set a target for 2025 in waste management, to only take 5% of waste to the dump, having set a 25% maximum limit for incineration (the Scottish has stated its clear opposition to  incineration) – meaning that 70% of waste has to be recycled or composted by the year 2025 (at present the rate of recycling/composting is 30%). 

All of this brings to mind the idea of the suitability of handing over more power to the Greens in Spain, to make it really possible to carry out a change towards a low carbon economy… Would that be possible in Spain?

Etiquetas: 
wind farm
Scotland
Climate Change Law
Green party

Scotland leads the fight against climate change

ateneo naider

Scotland is on the cutting edge of the fight against climate change with the recent approval of several very ambitious laws, plans and targets, that will set precedents throughout the rest of Europe.

This year saw the approval of the Climate Change (Scotland) Act 2009 which sets out the target to reduce emissions by at least 80% by the year 2050, in addition to promoting a sustainable low carbon economy in Scotland. Other aims that have been set are that 50% of the electricity generated in Scotland should come from renewable sources by 2020; and that 20% of all the energy consumed in Scotland should come from renewable sources by 2020.

The approval of such ambitious targets must not be dissociated from their context, as the Scottish Government has been formed since 2007 by the alliance between the Scottish National Party and The Scottish Greens.

Furthermore, it is not only true that wind power is something that the Scots have in abundance, but we must also recognize that they are exploiting it to the full. Therefore, Scotland is the home to the largest onshore wind farm in Europe at Whitelee (this link will take you to a BBC video) run by Scottish Power (part of the Spanish company Iberdrola) and has the capacity to generate enough power to meet the electricity needs of Glasgow (almost 1million inhabitants). 

In addition, measures against climate change are focused on local government and following the approval in 2007 of the Scotland Climate Change Declaration the 32 Scottish councils have carried out Carbon Management Plans to reduce their emissions. These carbon reports are carried out by councils each year to show that the targets are being met.

The Scotland Climate Change Adaptation Framework has been developed to help the adaptation to climate change, which in Scotland and the rest of the UK is expected to lead to a higher rate of floods and a rise in sea level in certain places along the coast.

Ambitious targets are not only being set with regard to climate change, but the Scottish government has also set a target for 2025 in waste management, to only take 5% of waste to the dump, having set a 25% maximum limit for incineration (the Scottish has stated its clear opposition to  incineration) – meaning that 70% of waste has to be recycled or composted by the year 2025 (at present the rate of recycling/composting is 30%). 

All of this brings to mind the idea of the suitability of handing over more power to the Greens in Spain, to make it really possible to carry out a change towards a low carbon economy… Would that be possible in Spain?

Territorios sostenibles: 
Cambio climático
Energia

Etiquetas: 
wind farm
Scotland
Climate Change Law
Green party

Diagnóstico: Dependencia crónica al coche privado

Mi compañero Manu escribió el otro día un post muy interesante sobre bike-sharing, y el uso de bicis en diferentes países europeos. La realidad es que vayas donde vayas en Europa, las estaciones de tren y los lugares de trabajo tienen grandes aparca-bicis en los que se amontonan las bicis de los usuarios. Por ejemplo, en el Reino Unido, los policías patrullan las calles en bici. 

Incluso el mediático alcalde de Londres, Boris Johson, suele ir a trabajar en bici 

 Policías y políticos trabajando y yendo a trabajar en bici ¿Os imagináis eso aquí en España?

Otro ejemplo del norte de Europa: En Dinamarca se ha impuesto una tasa de cerca del 200% en la compra de coches nuevos, por lo que un coche que cuesta 20,000 € en España, costaría 60,000 € en Dinamarca. Los coches eléctricos están, sin embargo exentos de esta tasa.  

Comparemos este impuesto con la situación actual en España, donde el gobierno anunció el año pasado el Plan 2000E, por el que se otorga una ayuda de 2,000 Euros por la compra de un coche nuevo, con objeto de «estimular la industria de la automoción e incentivar el cambio de los vehículos antiguos por otros menos contaminantes», dice la página web del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Sin embargo, lo que realmente está haciendo el gobierno es ayudar a los ciudadanos a comprarse un coche nuevo. Eso quiere decir que el coche antiguo se lleva al desguace, con la consiguiente generación de residuos, y el ciudadano en cuestión sigue contaminando el medio ambiente (quizás ahora un poco menos que antes), congestionando las ciudades y quemando combustibles fósiles. Todo ello incentivado con dinero público, pagado con dinero de todos los contribuyentes.

Si realmente queremos tener unas ciudades libres de humos, un medio ambiente más limpio, disminuir nuestra contribución al calentamiento global y nuestra dependencia a los combustibles fósiles, como país deberíamos de dejar de subsidiar la compra de coches nuevos y orientar nuestras políticas más en la línea que Dinamarca, donde se invierte el dinero público en una red de transporte público de calidad y se dan grandes facilidades a los ciclistas. Por ello, el gobierno danés se puede permitir el lujo de aumentar la tasa de compra de un coche nuevo en un 200%, porque la gente no necesita coche, o van en tren, o van en bici, o ambas modalidades combinadas.

Del mismo modo, Copenhague, al igual que hicieron en su día Londres o Estocolmo, se ha unido a la tasa de congestión (congestion tax) por la que cada vez que un coche entra en la ciudad de Copenhague tiene que pagar una tasa de orden de 4 Euros. 

Cierto es que en España estamos a años luz de estas medidas, con atascos diarios en las horas punta a la entrada y salida de las ciudades y atascos, esta vez kilométricos en Madrid, cada vez que hay un puente y vacaciones. Nuestra adicción al coche parece no tener límites. Aunque cada vez hay más grupos de «bicicleteros» que reivindican sus derechos.

Os dejo con un corto que los miembros de Biziz bizi han realizado para el festival de cortos en Nueva York para promocionar concentraciones de bicicletas en diferentes ciudades españolas y europeas una vez al mes.

 

Foto tomada de The Guardian 

Etiquetas: 
bicis
carriles bicis
Plan 2000E
tasa de congestión
vehículo privado

Diagnóstico: Dependencia crónica al coche privado

ateneo naider

Mi compañero Manu escribió el otro día un post muy interesante sobre bike-sharing, y el uso de bicis en diferentes países europeos. La realidad es que vayas donde vayas en Europa, las estaciones de tren y los lugares de trabajo tienen grandes aparca-bicis en los que se amontonan las bicis de los usuarios. Por ejemplo, en el Reino Unido, los policías patrullan las calles en bici. 

Incluso el mediático alcalde de Londres, Boris Johson, suele ir a trabajar en bici 

 Policías y políticos trabajando y yendo a trabajar en bici ¿Os imagináis eso aquí en España?

Otro ejemplo del norte de Europa: En Dinamarca se ha impuesto una tasa de cerca del 200% en la compra de coches nuevos, por lo que un coche que cuesta 20,000 € en España, costaría 60,000 € en Dinamarca. Los coches eléctricos están, sin embargo exentos de esta tasa.  

Comparemos este impuesto con la situación actual en España, donde el gobierno anunció el año pasado el Plan 2000E, por el que se otorga una ayuda de 2,000 Euros por la compra de un coche nuevo, con objeto de «estimular la industria de la automoción e incentivar el cambio de los vehículos antiguos por otros menos contaminantes», dice la página web del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Sin embargo, lo que realmente está haciendo el gobierno es ayudar a los ciudadanos a comprarse un coche nuevo. Eso quiere decir que el coche antiguo se lleva al desguace, con la consiguiente generación de residuos, y el ciudadano en cuestión sigue contaminando el medio ambiente (quizás ahora un poco menos que antes), congestionando las ciudades y quemando combustibles fósiles. Todo ello incentivado con dinero público, pagado con dinero de todos los contribuyentes.

Si realmente queremos tener unas ciudades libres de humos, un medio ambiente más limpio, disminuir nuestra contribución al calentamiento global y nuestra dependencia a los combustibles fósiles, como país deberíamos de dejar de subsidiar la compra de coches nuevos y orientar nuestras políticas más en la línea que Dinamarca, donde se invierte el dinero público en una red de transporte público de calidad y se dan grandes facilidades a los ciclistas. Por ello, el gobierno danés se puede permitir el lujo de aumentar la tasa de compra de un coche nuevo en un 200%, porque la gente no necesita coche, o van en tren, o van en bici, o ambas modalidades combinadas.

Del mismo modo, Copenhague, al igual que hicieron en su día Londres o Estocolmo, se ha unido a la tasa de congestión (congestion tax) por la que cada vez que un coche entra en la ciudad de Copenhague tiene que pagar una tasa de orden de 4 Euros. 

Cierto es que en España estamos a años luz de estas medidas, con atascos diarios en las horas punta a la entrada y salida de las ciudades y atascos, esta vez kilométricos en Madrid, cada vez que hay un puente y vacaciones. Nuestra adicción al coche parece no tener límites. Aunque cada vez hay más grupos de «bicicleteros» que reivindican sus derechos.

Os dejo con un corto que los miembros de Biziz bizi han realizado para el festival de cortos en Nueva York para promocionar concentraciones de bicicletas en diferentes ciudades españolas y europeas una vez al mes.

 

Foto tomada de The Guardian 

Territorios sostenibles: 
Cambio climático
Ciudades vivas
Transporte

Etiquetas: 
bicis
carriles bicis
Plan 2000E
tasa de congestión
vehículo privado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies