Contenedores amarillos y reciclaje de envases en Madrid

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Contenedor amarillo para residuos de envases en MadridSegún los datos de la Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Madrid, en 2016 se recogieron en la ciudad 1.284.259 toneladas de residuos de las que se estima que 435.877 toneladas eran envases. ¿Qué tal funciona el reciclaje de residuos en Madrid?

Hablar de reciclaje es hablar de todo el proceso que ocurre desde que generamos un residuo hasta que este se convierte en materia prima. El primer paso, muy importante, es la pre-recogida de esos residuos. En Madrid, hasta fechas muy recientes, se hacía básicamente con un sistema de cuatro contenedores:

  • Azul: para papel y cartón.
  • Verde: para vidrio.
  • Amarillo: para envases ligeros.
  • Gris de tapa naranja: para restos.

Las personas que vivimos en Madrid tenemos que depositar nuestros residuos en esos contenedores o, en el caso de residuos especiales recurrir a los puntos limpios, donde un usuario doméstico pude llevar electrodomésticos, escombros, productos de limpieza, aceites y otros residuos voluminosos o peligrosos generados en el hogar.

Después de entregar nuestra basura en los distintos contenedores viene la recogida: el camión correspondiente acude a por los residuos, los carga y los lleva a plantas de clasificación. En el caso de la ciudad de Madrid contamos con el llamado Parque Tecnológico de Valdemingómez: un conjunto de instalaciones donde se procesa la basura de los madrileños para rescatar los distintos materiales que se pueden reciclar y valorizar o, a falta de estas soluciones, se vierte a vertedero.

Atendiendo a la “Memoria de actividades de la Dirección General del Parque Tecnológico de Valdemingómez”, “El total de materiales reciclables recuperados de los residuos domésticos de la ciudad de Madrid en 2016 ascendió a 145.816 t. El 54,04% de esta cantidad correspondió materiales depositados en los contenedores de aportación situados en la vía pública, mientras que el 45,99% restante lo integraron los materiales seleccionados y clasificados en las instalaciones de tratamiento del Parque Tecnológico”.

Podemos matizar los datos y tratar de afinar, pero en una primera aproximación tenemos que de 435.877 toneladas de envases recogidos en la ciudad de Madrid solo se recuperan para reciclaje 145.816 toneladas. Es decir, en el mejor de los casos, la capital de España estaría reciclando un 34% de los residuos de envases que recoge (más de la mitad son envases de vidrio y papel/cartón que proceden de su propia recogida selectiva: no llegan en el contenedor amarillo). Hablamos de una ciudad que es la capital del país, que cuenta con una importante inversión e infraestructura de gestión de residuos y, sobre todo, en la que toda la basura recogida en contenedores se procesa antes de ir a eliminación ¿Cómo es posible que Madrid apenas recicle un tercio de los residuos de envases que recoge?

Quizá la culpa sea de los propios madrileños. La estrategia de residuos plantea que “En general parece existir un desajuste entre lo que piensa la ciudadanía que hace y lo que realmente hace”“se recogen de manera separada apenas 68.000 toneladas (67.876 en 2016) que además contienen solo un 51,11% de materiales que debían haberse depositado en el contenedor amarillo”.

De esa materia prima, los residuos recogidos en el contenedor amarillo, las plantas de clasificación del Parque Tecnológico de Valdemingomez son capaces de rescatar un 35% del material para reciclaje. En particular, en la planta La Paloma se llega a rescatar hasta un 41% de lo que entra, una cantidad nada despreciable si tenemos en cuenta que la mitad de lo que llega se supone que son cosas que no debían estar allí.

Si seguimos analizando datos encontramos algo que llama la atención ¿cómo llegan los residuos a las plantas de clasificación? El 85% de los envases recogidos en la ciudad de Madrid llegan a Valdemingómez en el contenedor gris, mientras que sólo el 15% llega en el contenedor amarillo. ¿Es un problema de poco civismo? ¿Puede resolver esto la concienciación ambiental?

Suelo decir que el reciclaje no ocurre en el contenedor amarillo. Hemos visto que hay un problema de residuos que no deberían depositarse en este contenedor, que la capacidad de tratamiento es limitada… pero ¿alguien se ha parado a pensar si hay otros factores que influyan en la distribución del porcentaje de recogida?

Que el contenedor amarillo en una ciudad como Madrid recoja el 15% de los residuos de envases es preocupante. Más cuando la proporción de impropios en el contenedor amarillo es de un 50%. Esto debería hacernos saltar las alarmas ¿Qué es lo que no funciona en Madrid? ¿Las instalaciones de tratamiento de basura? ¿La concienciación ciudadana? ¿La dotación de medios para la recogida de envases?

Si seguimos investigando en la memoria de la estrategia municipal de residuos encontramos otro dato que debería llamarnos la atención. Al menos a mí me llama poderosamente la atención. Se trata de la capacidad de los contenedores para la recogida de residuos:

  • Dotación media de contenedores fracción resto: 23,75 litros/habitante
  • Dotación media de contenedores amarillos: 9,59 litros/habitante.

¿Cómo? ¿El 70% del volumen de recogida está dedicado a la fracción resto y solo el 30% a los envases ligeros? ¿Cómo puede ser esto? No sé cómo será en el resto de las casas, pero en la mía el cubo de la basura está divido justamente al revés: un tercio es para restos y dos tercios son para envases.

La concienciación ambiental por sí misma no va a resolver el problema. El sistema de recogida de residuos que describe la estrategia de Madrid sólo pude recoger en el contenedor amarillo un pequeño porcentaje de todos los residuos de envases que se generan en la capital de España. Así, si queremos mejorar la gestión y reciclaje de residuos necesitamos invertir en una recogida mejor: dotar a la ciudad de mecanismos para llevar a un tratamiento adecuado las 435.877 toneladas de residuos que las personas que habitan Madrid entregan en los contenedores.

Así las cosas… ¿Pueden la educación y la concienciación ambiental mejorar el reciclaje en Madrid? Posiblemente sí. Quizá llegando a una situación ideal conseguiríamos que el 100% de lo que se recogiese en los contenedores amarillos fuesen envases. Pero… los contenedores amarillos de la ciudad de Madrid recogieron 67.876 toneladas de residuos en 2016 ¿Cuánto supone esto frente a las 435.877 toneladas de envases recogidas? No llega al 16%.

Sí, la instalación de un quinto contenedor para materia orgánica puede ser un paso importante para mejorar la gestión de este tipo de residuos, pero… seguiremos teniendo una dotación insuficiente de contenedores destinados a envases.

El quinto contenedor no resuelve la escasa dotación para recogida de envases. Cerca del 80% de los envases se seguirán recogiendo como impropios, ahora repartidos entre el contenedor gris y el marrón.

¿Qué tal si aumentamos el volumen de contenedores amarillos? ¿Por qué no hacerlo? En la estrategia se recoge que la actual “ratio es superior al valor establecido por Ecoembes de 7,69 litros/habitante para municipios urbanos”. Un dato curioso: Ecoembes (Ecoembalajes España, S.A.) recomienda una ratio al Ayuntamiento una ratio de contenedores para residuos de envases manifiestamente insuficiente ¿Por qué?.

Si volvemos a la memoria del Parque Tecnológico de Valdemingómez vemos que entre los ingresos del tratamiento de los residuos urbanos de la ciudad de Madrid destaca una partida de 24.445.166 euros en concepto de “Convenio ECOEMBES” No puedo dejar de preguntarme ¿qué pasaría, si en vez de aplicar la ratio recomendada por Ecoembes, el Ayuntamiento de Madrid duplicase o triplicase el volumen de recogida de envases? ¿Qué pasaría si la capacidad para recogida selectiva subiese del 16% al 50%, al 70% o al 100% de los residuos que deberían ir a parar al contenedor amarillo?

En ese caso los ciudadanos podrían hacer lo que se espera de ellos: echar los envases al contenedor amarillo. Y la ciudad lo que los ciudadanos esperan de ella: recuperar para reciclaje los residuos separados en contenedores de colores.

Pero… ¿realmente se espera que los ciudadanos separen correctamente sus residuos o eso es lo que se dice que se espera de ellos? Para que se pudiesen entregar correctamente separados los residuos de envases ligeros harían falta muchos más contenedores amarillos de los que actualmente hay en la ciudad de Madrid.

Contenedores de recogida selectiva en Madrid

¿Qué pasaría si el Ayuntamiento de Madrid decidiese mejorar el sistema de recogida de envases ligeros y estableciese mecanismos por los que una parte importante no se mezclase con otros residuos y fuese directamente a recuperación? ¿Qué cantidad ingresaría el Ayuntamiento con un sistema de recogida que en vez de tener un 50% de impropios tuviese un 10% o menos?

Actualmente, después de más de 20 años funcionando y haciendo campañas de concienciación, el sistema de recogida de envases basado en el contenedor amarillo solo llega al 16% de los envases que se recogen en Madrid. No porque los ciudadanos no participen. Fundamentalmente es un problema de recogida: no hay capacidad suficiente para la cantidad de residuos de envases que debería atender el sistema.

No podemos perder de vista que el contenedor amarillo y Ecoembes responden al principio de responsabilidad ampliada del productor: si el 100% de los envases recogidos por el Ayuntamiento de Madrid están adheridos a Ecoembes y se procesan en el Parque Tecnológico de Valdemingómez ¿Por qué el Ayuntamiento de Madrid solo ingresa por la parte que recupera del contenedor amarillo? ¿Qué parte de la responsabilidad de ese escaso porcentaje de recuperación es debido a una recogida deficiente? ¿Dónde va a parar el dinero restante? ¿Dónde ha ido a parar en los últimos 20 años?

Formas de mejorarlo hay muchas, pero con los datos del propio Ayuntamiento de Madrid en la mano, mantener la dotación de contenedores amarillos y no plantear alternativas a la recogida de residuos de envases ligeros es una decisión injusta tomada a sabiendas de que lo es. Y las personas que habitamos Madrid no nos merecemos eso.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

¿Cómo utilizar la base de datos WILD Wind-Wildlife Impacts Literature Database?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Esta vez quiero aprovechar el post para hablaros de lo que para mí es uno de los mejores recursos que conozco para documentarse sobre la interacción entre la fauna, la energía eólica, las líneas eléctricas y otras infraestructuras asociadas. Me refiero a WILD o Wind-Wildlife Impacts Literature Database.

Esta enorme base de datos dispone actualmente de casi 3.000 referencias que abordan distintos aspectos del impacto de las energías renovables sobre la biodiversidad. Y aunque la función de WILD no es estar a la última en cuanto a bibliografía se refiere, el personal del National Renewable Energy Laboratory (NREL), la institución encargada de la base de datos, hace lo posible por mantenerla actualizada e ir incorporando todo lo que se va publicando. Es por ello que sus fondos abarcan desde los trabajos pioneros llevados a cabo por el médico militar y naturalista Elliott Coues en 1876, que estudió la interacción de las aves con los cables de telégrafo en el centro de EEUU, hasta recientes modelizaciones del riesgo de electrocución en España utilizando especies indicadoras.

Portada del trabajo de Elliott Coues "The Destruction of Birds By Telegraph Wire", publicado en The American Naturalist en diciembre de 1876.

De hecho la colección de documentos que atesora WILD es enormemente variada, e incluye desde artículos científicos a informes gubernamentales, pasando por ponencias en congresos, estudios de impacto ambiental, libros, tesis o patentes. Y aunque las leyes de propiedad intelectual limitan la posibilidad de acceso a algunos de ellos, los responsables del NREL siempre intentan facilitar al usuario la publicación original completa. Pero aquí no terminan las bondades de WILD, pues no solo se conforman con poner a disposición pública todo este material, sino que además organizan los contenidos de manera que es posible localizar información en función de su ubicación geográfica, tecnología implicada, grupo faunístico analizado, año de publicación o tipo de documento.

Sin duda una joyita que debería forma parte del material habitual de cualquier técnico implicado en este tipo de proyectos. Disponer de información de partida fiable es la base de cualquier buen análisis de impacto ambiental ;)

Artículo original publicado en LinkedIn

De estos recursos y muchas más herramientas para la correcta evaluación del impacto de las infraestructuras eólicas sobre la fauna hablaremos en el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Hormigón reciclado, solución para la reducción de costes en obra y beneficios ambientales

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por analaforga. Texto original

La construcción vuelve a coger fuerza en nuestro país y, por lo tanto, se observa un incremento en la cantidad de residuos que se generan. Por ello, es interesante valorar la sostenibilidad y rentabilidad de la gestión de estos residuos de construcción y demolición (RCD).

La caracterización mecánica de hormigones reciclados es una de las grandes apuestas para la reutilización de los RCD en la fabricación de hormigones. Esta técnica se desarrolla mediante la mezcla de áridos reciclados y de machaqueo, con el objetivo de conseguir un contenido máximo de árido reciclado manteniendo las propiedades y características del hormigón.

Equipo móvil de machaqueo y reciclaje. Fuente: http://minerales-maquinaria.com/molino-secundario-y-terciario-de-trituracion/

El hormigón reciclado además de abaratar costes de construcción, supone un gran beneficio para el medio ambiente, ya que evitamos la generación incontrolada de residuos y evitamos la sobreexplotación de canteras.

En España, están proliferando las instalaciones de reciclaje de RCD, aunque en su mayoría se tratan de plantas de trituración móviles. Todavía queda mucho por hacer en materia de gestión RCD y su reutilización en obra.

El primer paso para hacer una correcta gestión de los RCD generados en obras de construcción parte de elaborar un buen Plan de Gestión de residuos, que nos permita conocer la cantidad y el coste de gestión de RCD, y valorar posibles alternativas de reciclaje y/o valorización antes que su vertido en vertedero.

Ana es la tutora  del curso de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición y Elaboración de Plan de Gestión, por lo que si quieres saber más sobre cómo gestionar RCD y cómo desarrollar un Plan de Gestión de Residuos te lo recomendamos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¡No te vayas por las ramas!

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por cintallano. Texto original

Se dice que hace varios siglos España fue un paraíso forestal y que una ardilla podía cruzar la península de árbol en árbol sin pisar el suelo. Me imagino la felicidad de la ardilla. Irse por las ramas sería una gran noticia para ella, sobre todo si están llenas de frutos.

Las ardillas y sus saltos no son buen ejemplo para los guías (Fuente: Pixabay)

En cambio, si los guías quieren conseguir sus frutos, sus objetivos, no deben irse por las ramas, tal y como escribía Sam Ham, deben hacer una interpretación amena, relevantes, temática y organizada. En el mejor de los casos, saltando de rama en rama o de tema en tema solo conseguiremos una interpretación o visita guiada amena y relevante, y, con ello, sólo conseguiremos el entretenimiento de los participantes de nuestra actividad.

¿Y qué más puede pretender un guía aparte del entretenimiento de los participantes?

Si te están haciendo esta pregunta es que estabas empezando la casa por el tejado o al menos por la planta de arriba. El guía antes de una actividad se debe plantear sus objetivos específicos (J. Morales,2001)que dan respuesta a estas tres preguntas:

  • ¿Qué queremos que los visitantes sientan?
  • ¿Qué queremos que los visitantes hagan?
  • ¿Qué queremos que los visitantes piensen?

Emocionarse y observar atentamente pueden ser ejemplos de objetivos. (Fuente: Pixabay)

Estos objetivos se plantean sin olvidar que uno de los principales fines de la interpretación del patrimonio es la conservación del patrimonio interpretado. Y claro está, la conservación no se consigue solo entreteniendo a visitantes, hemos de despertar en ellos un interés, curiosidad y respeto por el patrimonio natural o cultural interpretado.

¿Cómo conseguiremos nuestros objetivos? ¡Sin irnos por las ramas!

En la preparación de la ruta, elaboraremos nuestro guión siguiendo los consejos de Sam Ham: Interpretación amena, relevante, organizada y temática. En este guión, las explicaciones girarán en torno al tema. Me gusta pensar en ella como el centro de un mapa mental en el que continuamente volvemos a la idea principal o tema, porque si pensamos en ella como un árbol parece que caeremos en la tentación de saltar a otro árbol-tema, cual ardilla.

Mapa Mental. Atlanta.es

Si toda la información se relaciona con una única idea es mas fácil que las personas que nos escuchan se queden nuestro discurso. Quizá te resulte difícil creerlo, y si te soy sincera, la primera vez que escuché esta idea de boca de Nacho Ibarra en un curso del CEDREAC hace varios años, tampoco me lo creí.

¿Lo probamos?  Te propongo el sencillo reto con el que me lo demostraron a mi; leeremos la primera lista de ideas:

  • Torre
  • Hombre
  • Mesa
  • Manzana
  • Camisa
  • Ruido
  • Dulce
  • Camino
  • Cojín
Leyendo un par de veces esta lista. ¿Cuántos elementos de la lista recuerdas? Bien, repitamos el procedimiento con esta segunda lista.
  • Lápiz
  • Goma
  • Bolígrafo
  • Rotulador
  • Regla
  • Cuaderno
  • Libro
  • Pizarra
  • Mesa

¿Y de esta lista? Seguro que alguno las recuerda porque cuando los elementos están relacionados entre sí, es mas sencillo. Ahora, probad ampliando la lista hasta 20 elementos, y comprobad los resultados. ¿Qué tal os ha ido? Seguramente no hayamos conseguido retener ni la mitad, y es normal. Según el psicólogo George Miller, la memoria a corto plazo tiene una capacidad de almacenamiento limitada, que está entre 7 más o menos 2 ideas. Pero de reducir el número de ideas a contar hablaremos en otro post, que hoy el tema es el TEMA y no nos queremos ir por las ramas

¡Nos vemos de ruta, de ruta temática!

Si te interesa seguir aprendiendo sobre cómo diseñar una ruta guiada en la naturaleza e interpretar el patrimonio natural de manera eficaz, Cinta colabora como docente del curso Guía de Naturaleza: Diseño de Rutas Interpretativas del Instituto Superior del Medio Ambiente

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

El sentido del humor como recurso pedagógico en #EducaciónAmbiental #EA26 26 de Octubre de 2018

Publicado en: #EA26 Educación Ambiental por Daniel Rodrigo. Texto original

En un contexto como el actual, de cambio constante en un mundo globalizado, con permanentes transformaciones sociales, tecnológicas y económicas, se hace cada vez más necesario lograr una comunicación eficaz de la problemática ambiental, que permita  afrontar con éxito el reto de la Educación Ambiental en el siglo XXI.

¿Pueden ser útiles unas pinceladas de humor en dicho contexto para introducir la necesaria perspectiva crítica y fomentar valores ecológicos?.

¿Resulta el sentido del humor una herramienta oportuna para una adecuada comprensión de la realidad ambiental?.

Frases como Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia”  atribuida al filósofo griego Platón ó  “El humor es la manifestación más alta de los mecanismos de adaptación del individuo” de Sigmund Freud, adquieren relevancia a la hora de plantear realidades adversas, pero ¿es conveniente utilizar el humor a modo de psicología inversa a la hora de tratar los problemas ambientales?.

 Captura de pantalla 2018-10-21 a las 23.01.23

Fuente: BBC (enlace)

 

La risa es un elemento amplificador de la creatividad y de la empatía, construye una autovía psíquica que conecta con las emociones, favoreciendo el aprendizaje y la cooperación social, sin embargo ¿existen barreras o prejuicios que condicionen la transmisión adecuada del mensaje a la hora de emplear el sentido del humor?.

¿Por qué emplear el sentido del humor dentro del ámbito de la Educación Ambiental? ¿Debería ser el sentido del humor una competencia clave de  las educadoras y los educadoras ambientales?.

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 23.01.35 

Por otro lado, es habitual la comunicación visual en campañas ambientales para provocar emociones, sin embargo el recurrente uso de imágenes apocalípticas y la difusión de mensajes ambientales con dimensiones catastróficas genera pesimismo y a menudo rechazo social. Con este terreno previo, trabajar con el sentido del humor por bandera y emplearlo como herramienta pedagógica ambiental supone todo un reto para asegurarnos resultados positivos.

Si bien, no debemos obviar el poder de una imagen a la hora de combinar de forma simultánea perspectivas ambientales, sociales, políticas y económicas, ¿cuál es por tanto la potencialidad real del humor gráfico para introducir temas ambientales?.

Numerosos artistas gráficos de éxito, como Forges, Montt, Liniers, Pawel Kuczynski, El Roto… incluyen en sus trabajos, con pocas palabras y mucha imaginación, metáforas visuales que esconden ironía y sátira de la sociedad actual. El arte invita a abrir el ojo y las imágenes humorísticas esconden atributos potentes para su empleo en Educación Ambiental, a fin de cuentas cuando una idea va unida al humor, permanece más tiempo indeleble en nuestra mente.

¿Puede funcionar la ilustración humorística para crear mensajes a medida y acercar la Educación Ambiental  a toda la ciudadanía?.

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 23.01.50 

Viñeta de El Roto. El País, 2014.

 

Dicen que la risa es la distancia más corta entre las personas, acortemos distancias hacia una sociedad más ética y sostenible. El próximo viernes 26 de octubre sonríe y pásate por Twitter con el HT #EA26 , entre las 18 y las 19 h debatiremos sobre el sentido del humor en la Educación Ambiental.

 

Ángela Rodríguez Rubio

@ericacine_

 

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en #EA26 Educación Ambiental

El plástico en las aguas marinas y continentales, un problema que se agrava

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por marianoluisc. Texto original

La contaminación de los océanos no es un problema reciente, pero se agrava continuamente. Entre los contaminantes hay que destacar a los plásticos, que ya suponen un 80% de la contaminación marina. Una característica que hace a los plásticos muy problemáticos es que no se descomponen fácilmente y, con frecuencia, son confundidos por los animales marinos con posibles alimentos. En algunas regiones, las corrientes oceánicas arrastran billones de objetos de plástico en descomposición y otros residuos hasta formar remolinos gigantescos de basura. Uno de ellos, situado en el Pacífico septentrional y conocido como el “Gran Parche de Basura del Pacífico”, tiene una extensión que, según las estimaciones publicadas en 2018 por Scientific Reports, alcanza un tamaño de 1,6 millones de km2, más del triple de la superficie de España. Además, en los últimos años la comunidad científica se ha dado cuenta de que, con el tiempo, los plásticos van haciéndose trozos más y más pequeños hasta ser invisibles. El problema entonces es que pueden entrar en la cadena trófica, provocando problemas a los organismos que los ingieren y a todos aquellos que se alimentan de ellos, entre ellos los seres humanos.

En las aguas continentales el problema también existe, en especial en los lagos y embalses cuya cuenca está fuertemente antropizada, los ríos no están tan afectados por su carácter lótico. En cualquier caso están por desarrollar las metodologías que evalúen el efecto sobre de este contaminante sobre el ecosistema fluvial.

Siendo pragmáticos, hay que tener en cuenta que además de dañar el medio ambiente, la basura marina causa perjuicios económicos a actividades como el turismo, la pesca y el transporte marítimo. Por ejemplo, el coste para el sector pesquero de la UE se calcula en más del 1 % de los ingresos totales procedentes de las capturas realizadas por la flota de la UE.

Las fuentes de la contaminación son características de cada contaminante, pero en líneas generales se pueden citar el aporte de los ríos, los vertidos costeros y desde los buques. Los plásticos suelen llegar como residuos sólidos al mar (según Greenpeace, hasta 12 millones de toneladas de plástico entran cada año en nuestros mares a nivel mundial, lo que supone el 80% de la contaminación marina) y allí, tras un proceso de degradación, se convierten en microplásticos (tamaño inferior a 5 mm). Los microplásticos también se generan como tal de manera directa procedentes de diferentes fuentes, la industria cosmética, de pinturas, de neumáticos, textil y de pellets, entre otras.

Origen y destino de los plásticos en el medio marino. Fuente: Eunomia 2016. Plastic in the Marine Environment.

En relación con los ríos se han realizado diversos estudios entre ellos destaca el publicado en la revista Environmental Science & Technology, que ha localizado los diez sistemas fluviales que más residuos plásticos vierten a los océanos cada año. Entre el Ganges (India), Indo (India), Yangtsé (China), Río Amarillo (China), Amur (Rusia-China), Hai (China), Río de las Perlas (China), Mekong (Indochina), Nilo y Níger (África)  vierten el 95 % de las 2,75 millones de toneladas de basura plástica procedentes de los ríos del planeta (mucho más de lo que presupone Eunomia) y que acaban en el mar por la acción de las corrientes.

Los diez ríos más contaminantes. Fuente: Amanda Montañez

En las depuradoras de aguas residuales se están eliminando los plásticos, pero hay que resaltar que parte de los microplásticos evitan quedarse atrapados en las plantas de tratamiento. Prueba de ello es el artículo de Kay y col. 2018 donde estudian ellos microplásticos en las cuencas fluviales, donde además resaltan otras fuentes como la deposición atmosférica, las tierras de cultivo y la degradación de plásticos más grandes.

Para evitar la contaminación la mejor receta es no verter contaminantes a los mares, aunque también hay que pensar cómo eliminar los que ya existen. Para los grandes plásticos flotantes la forma más lógica de recogerlos es la mecánica, para lo que hay que utilizar grandes buques que los retiren. Es destacable la iniciativa de Boyan Slat, un joven emprendedor fundador de The ocean cleanup, que con una tecnología de bajo coste muy ingeniosa, pretende ayudar a concentrar esos plásticos y facilitar su recogida masiva.

Fuente: The ocean cleanup 2018. https://www.theoceancleanup.com/technology/

Para intentar frenar el vertido de plásticos, la Comisión Europa ha creado la Estrategia Europea para el Plástico en una Economía Circular. Esta estrategia plantea reducir la generación de residuos plásticos que llegan a los océanos, los que se incineran (limitando el efecto invernadero) y los que se depositan en los vertederos, fomentándose pues los procesos de reutilización y reciclado. La Unión Europea apoya la estrategia de los plásticos con una partida presupuestaria, habiendo invertido este mismo año 14,5 millones de euros que se dedican a la Sustainable Blue Economy para acelerar la política marítima europea en relación con los microplásticos.

Por otra parte, la iniciativa europea H2020 financia el proyecto CLAIM, un consorcio de 19 instituciones que pretenden introducir tecnologías verdes innovadoras para los mares semi-cerrados como el Mediterráneo y el Báltico. El objetivo es evitar que la basura plástica ingrese al mar. Para ello se han planificado intervenciones en dos de los principales puntos de origen: las plantas de tratamiento de aguas residuales y las desembocaduras de los ríos. En el caso de las plantas de tratamiento se está desarrollando un dispositivo automático de limpieza que permite filtrar hasta los micro-plásticos, mientras que en las desembocaduras de los ríos se colocarán de forma estratégica una serie de brazos flotantes equipados con cámaras para monitorear la recolección de basura flotante visible y evitar que dichos residuos ingresen al mar.

También hay que pensar en lo que podemos hacer nosotros para evitar la contaminación. En primer lugar, reducir el consumo de grandes plásticos, bolsas envases, etc. En relación con los microplásticos, ya se han creado App como Beat the Microbead, que lee los códigos de barras de los productos detectando cuales los tienen. Para tener otras  ideas de qué se puede hacer a nivel individual en relación con los plásticos visita la página ¿Planeta o plástico?, donde se recogen unas cuantas ideas.

La eliminación de los microplásticos es muy complicada ya que es un material difícilmente degradable, pues sólo determinados organismos pueden llevar a cabo su descomposición. Desde ese punto de vista hay que celebrar la investigación de científicos de la Universidad de Aveiro (Portugal), quienes han descubierto un hongo marítimo que podría ser clave en su eliminación de los océanos. Se llama Zalerion maritimum y degrada el microplástico de forma rápida y eficiente: aislado en laboratorio en un ambiente similar al del mar contaminado con microplásticos, en siete días es capaz de reducir el 77% de ese material.

La idea que quiero subrayar es que la contaminación de los océanos es grave, aquí sólo he mostrado de forma muy somera, la problemática del plástico, pero hay más contaminantes de los que preocuparnos. Aunque habéis podido ver que existen iniciativas para limpiar nuestros océanos, la solución siempre pasa por reducir el aporte de contaminantes. En eso tenemos que tomar conciencia que todos y cada uno de nosotros debe poner de su parte, aunque no estemos en la costa hay que evitar generar residuos, al final llegarán al mar a través de los ríos. Recuerda, la suma de los esfuerzos es lo que conseguirá salvar los océanos.

Mariano Cebrián del Moral colabora con el ISM como profesor del curso online Técnico en Gestión de Ecosistemas de agua dulce. Control y evaluación del Estado Ecológico en el que mejoramos la formación de los participantes para competir en el mercado laboral de la gestión del agua.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies