Sobre la caza ¿y? el silvestrismo

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Hace unos días se planteaba en un pleno del Ayuntamiento de mi pueblo natal, Santa Fe, una moción de apoyo a la caza y el silvestrismo, a instancias del PSOE y a petición de la Federación Andaluza de Caza. Hasta donde sé, es un movimiento que se está produciendo en numerosos municipios de la comunidad autónoma andaluza y que tiene relación con la postura que en otros territorios se está defendiendo desde distintas corporaciones y a distintos niveles.

Obviamente, esto ha reavivado la histórica lucha entre cazadores, ecologistas y animalistas (como la reciente noticia de la suspensión de la caza en Castilla y León a petición del PACMA), sin que parezca existir ánimo de entendimiento entre las distintas posturas. Algo parecido a lo que ocurrió hace poco con las cotorras en Málaga, sobre lo que escribí una entrada, aunque aquí con la particularidad de que se están mezclando (a mi parecer de forma tendenciosa) actividades legales y reguladas, como es la caza, con otras que están en un inquietante territorio fronterizo y que, a instancias de Europa, deberíamos empezar a olvidar: el silvestrismo.

La caza como actividad económica

La moción indica que la actividad cinegética la practican en nuestra comunidad autónoma un total de 220000 andaluces que, siendo un número considerable, constituyen menos del 2,4 % del total de la población de Andalucía. A continuación, el escrito remitido por la Federación Andaluza de Caza presenta una serie de datos pertenecientes al informe Impacto económico y social de la caza en España, por lo que que cambian el foco del territorio sobre el que estamos hablando (de Andalucía a España), así que hay que tener en cuenta que la magnitud y porcentajes de que están hablando son referentes a la totalidad del territorio español y no solamente del andaluz.

Habría que extrapolar, de ser posible, estos datos a Andalucía o bien contar con un estudio similar centrado en nuestro territorio, ya que los datos que pasan a darse a continuación están basados en unas estimaciones de la Junta de Andalucía de las cuales no se citan fuentes ni los datos del estudio. La ausencia de datos a una escala obliga en ocasiones a buscarlos a otra, pero conviene resaltar este hecho en una exposición como la que están llevando a cabo, especialmente cuando se presentan datos a una y otra de forma tan cercana.
No obstante, de lo expuesto en el escrito resulta evidente a todas luces que la caza como actividad económica posee actualmente una gran vitalidad, por lo que no creo que sea necesaria ninguna moción institucional de apoyo. Hay actividades en las que la Administración podría volcar sus esfuerzos ya que sí que suponen un menoscabo económico y un daño ambiental en nuestra comunidad autónoma. Por citar solo un ejemplo, la existencia de pozos ilegales que están dañando nuestro territorio, privatizando un bien que es de todos como el agua y dañando ecosistemas tan únicos como el del Parque Nacional de Doñana.

Además, convendría no obviar el coste de oportunidad que supone que un territorio se dedique a una actividad como la caza; esto es, cómo optar por desarrollar una actividad así puede reducir, e incluso anular, los beneficios presentes y futuros de actividades que, suponiendo un beneficio económico, sufren menoscabo por incompatibilidades que existirían con el ejercicio de la caza. Por ejemplo, la realización de actividades de turismo de naturaleza podrían verse impedidas durante los periodos de caza, la observación ornitológica sufriría incluso en periodos inhábiles para la caza, por la merma de ejemplares y por la actitud más desconfiada que presentarían. Recordemos que la ornitología mueve actualmente en Europa una importante cantidad de turistas, pues supone ya entre un 10 % y un 15 % del tráfico mundial de viajeros y es la opción con mayor crecimiento anual, con porcentajes superiores al 20 %, siendo, el asociado a la ornitología, el sector con “más pujanza”, y España es el primer país de Europa en observación de aves y el quinto a nivel mundial, por lo que existe un mercado por explotar adecuadamente que puede redundar en amplios beneficios económicos en nuestra región.

Los servicios medioambientales de la caza

Se citan en el escrito algunos servicios que prestaría la caza al entorno natural: conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas mediante el control poblacional de especies y el control de plagas y enfermedades, labores de gestión y mantenimiento del monte en periodos no hábiles de caza.
Rebasaría la extensión deseable para una entrada de blog el entrar en detalle en la organización interna de un ecosistema y en cómo las distintas especies que lo componen interaccionan entre ellas y con el ambiente geológico hasta alcanzar un equilibrio. El hombre, siendo parte de estos ecosistemas, ha llegado a alterarlos gravemente: ya no cazamos con armas rudimentarias, sino con escopetas repetidoras; no recolectamos los frutos o cultivamos a pequeña escala, sino que usamos maquinaria, pesticidas y monocultivos en agricultura intensiva. Por todo esto, resulta de vital importancia que la gestión de los ecosistemas a los que se refiere el documento de apoyo se realice por profesionales, no teniendo únicamente en cuenta un objetivo (dotar de especies cinegéticas al coto).

Como escribió Miguel Delibes en Tiempos de desolación: «Mucho me temo que, en no pocos predios, lo único que se nos va a ocurrir para que la perdiz se recupere es lo peor que podía ocurrírsenos: abrir las puertas de las jaulas; sembrar los campos con perdices de granja como se hizo antaño en los ríos con las truchas y los cangrejos». Y esto es algo que he podido oír a cazadores (no el balde soy hijo y hermano de ellos) respecto a cómo se “siembran” los cotos con perdices, codornices o conejos unos días antes del comienzo del periodo de caza. Y cómo esos animales son abatidos con suma facilidad, desorientados como están, sin conocer el terreno, sin haber adquirido las habilidades para la supervivencia en la granja de la que vienen a morir en nuestros campos. Delibes lamentaba esto porque ni se le podía llamar deporte ni mucho menos caza.

Respecto a la biodiversidad, recordemos que por mor de la caza se han introducido en nuestro territorio especies como el arruí, que están produciendo daños insostenibles en sierras donde han sido liberados (por ejemplo, en Sierra Espuña han mermado hasta a siete especies protegidas de flora). En la contrapartida, tenemos el control de especies como el jabalí, que por su voracidad puede llegar a infligir daños en cultivos y depredar sobre otras especies. E incluso que con su orina nitrifica en exceso entornos en los que viven especies de flora endémica que se ven perjudicadas, como me comentó un profesor de la UNED que está ocurriendo en Sierra de Mijas, en Málaga.

Finalmente, en cuanto al control de enfermedades, aunque el control de ciertas poblaciones puede conllevar la reducción de vectores de transmisión de enfermedades (como el conocido caso de la sarna y la cabra montés), en otras el manejo inadecuado de animales, como en el caso de las “siembras” anteriormente mencionadas, puede llevar a expandir por un territorio más amplio alguna enfermedad. Citando la revista online de Club de caza: «En algunos casos, los manejos intensivos de ungulados cinegéticos artificiales enmascaran situaciones reales de sobreabundancia. Por ejemplo, una intensa suplementación artificial de alimento suele concurrir con una elevada difusión de algunas enfermedades, como la tuberculosis en el ciervo y la enfermedad de Aujeszky en el jabalí».

En resumen, ni todo es tan bueno, ni todo es tan malo. Obviamente, una buena gestión, controlada además por técnicos de la Administración, puede dar unos buenos resultados en cuanto a la gestión de nuestros espacios naturales, pero una gestión inadecuada también puede hacer más mal que bien al entorno natural. Por esto, creemos que la caza no debería “mimarse” de más, como piden los grupos políticos. No más, al menos, que otras actividades que notoriamente están contribuyendo a la conservación de nuestra naturaleza y, por supuesto, en todo momento la caza debería estar sometida a lo que dicte la ley.

El silvestrismo

Esta es la parte más delicada de la moción de apoyo y donde se quiere incluir, dentro de una actividad legal y reglada como es la caza, otra práctica que, como decíamos al comienzo de nuestro documento, está vetada por la Comunidad Europea y por cuyo incumplimiento hemos recibido los españoles varios toques de atención. Si bien nadie niega que la avifauna se enfrenta a graves problemas, como la fragmentación de hábitats y la pérdida de los mismos, el uso de pesticidas en agricultura, los cambios de uso de suelo o la caza ilegal, lo cierto es que la práctica del silvestrismo no resulta tan benévola como el PSOE señala en el documento.

La captura de estas aves les provoca una situación de estrés y angustia cuando quedan atrapadas, ya sea mediante el uso de liga, ya en las redes trampa. Su posterior transporte, hacinadas en jaulas, y su encierro en jaulas de reducidísimas dimensiones, no ayudan a estos animales, nacidos libres, de costumbres gregarias. En los anexos pueden verse algunas fotografías realizadas por la Guardia Civil de capturas de individuos por encima de los cupos asignados o por personas sin licencia. En cualquier caso, los métodos de captura y trato dado a las aves son similares.

Con el silvestrismo, España obvia la normativa 2009/147/CE que prohíbe explícitamente en su artículo 5 “matar o capturar de forma intencionada, sea cual sea el método empleado, todas las especies de aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo”. La Comisión Europea ha avisado en varias ocasiones al Estado español de este incumplimiento. De seguir los pasos propuestos por el PSOE en Andalucía (y nos consta que este movimiento por parte del PSOE en Santa Fe es espejo del que se está dando en tantos municipios andaluces), podrían imponerse sanciones por parte de la CE a España. Sanciones que repercutirían en las arcas públicas a las que, recordemos, no contribuyen únicamente los 15000 practicantes del silvestrismo en Andalucía (un 0,178 % de la población andaluza).

La Comisión Europea, en su dictamen a raíz de los reiterados incumplimientos de España en este sentido, destapa las irregularidades que se han cometido y las contradicciones a las que se ha llegado. En Andalucía, por ejemplo, hubo desviaciones al alza de los cupos marcados a partir de 2012. También se alegó posteriormente que las motivaciones para proseguir con las capturas de ejemplares es la creación de una población reproductora para la cría en cautividad y, entre los motivos que se alegan para seguir con esta práctica, las asociaciones de caza indican que hay estudios de que la cría en cautividad de fringílidos no es viable. Esta contradicción entre las motivaciones alegadas para seguir con la práctica, además de la existencia de evidencias de cría en cautividad con éxito en países como Francia o Bélgica, han sido puestas en evidencia por la CE. En su documento:

 

Finalizando, la caza, con sus defensores y detractores, es una actividad con una serie de componentes (económicos, sociales, culturales, antropológicos) que podrán gustarnos más o menos, pero que está regulada y de la que, personalmente, pediría  a las administraciones que velasen por el cumplimiento de la ley y por estudios rigurosos sobre su viabilidad y, sobre todo, por velar por las especies y los ecosistemas. Pero lo que no ha lugar es a un apoyo institucional, entre otras cosas porque no es necesario a la vista de las bondades que defiende el propio colectivo de cazadores y sus asociaciones. Y menos, si pasa por “colar” junto a la caza al silvestrismo. Otra cuestión sobre la que valdría la pena reflexionar son las posibles motivaciones políticas del PSOE por mover ahora este asunto, cómo casa con su estrategia en la actualidad y qué otros agentes sociales han podido determinar el movimiento en estas fechas. Pero, por hoy, dejo la pluma y cojo los prismáticos.

Para saber más:

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

Emma y As Pontes, restauración ambiental en zonas mineras

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Beatriz Fernández. Texto original

En España, la legislación minera obliga, desde 1982, a que todas las actividades extractivas realicen trabajos de restauración. Aunque no podemos hablar de una “restauración” completa ya que revertir el impacto que ha generado una explotación minera y volver el espacio a su estado natural es prácticamente imposible, en los últimos años se ha optado por soluciones de rehabilitación del medio que le devuelven cierta funcionalidad original o lo dotan de una nueva.

Las técnicas de restauración ambiental en España han evolucionado en las últimas décadas desde soluciones puramente ingenieriles o para mitigar el impacto visual, a la inclusión del concepto de restauración ecológica y la devolución de funciones ecosistémicas a los espacios degradados.

A continuación os resumo dos proyectos recientes de restauración ambiental de una mina a cielo abierto que ejemplifican este nuevo tipo de recuperación de ecosistemas.

* Emma, una mina de carbón a cielo abierto que fue convertida en zona de cultivo.

Situada en Puertollano y activa desde 1972 al 2015, esta mina de carbón a cielo abierto que empezó a explotarse de forma subterránea en el siglo XIX se dedicó principalmente a abastecer la central térmica de Puertollano, durante su vida útil movió mas de 350,7 millones de metro cúbicos de estéril.

Mina Emma, Puertollano. Imágenes. ENDESA

Desde 1981 se comenzaron a simultanear trabajos de restauración mientras la mina estaba en funcionamiento mediante el sistema de laboreo de minería por transferencia, lo que minimizaba la ocupación del terreno. Pero fue en enero de 2016 cuando comenzaron los trabajos de restauración del hueco final y el desmantelamiento de la explotación,

En total se han excavado y vertido 2,5 millones de metros cúbicos y se han conformado 200 hectáreas de taludes y 100 hectáreas de plataformas en el hueco final. Se han recuperado 669 hectáreas destinadas a cultivos de cereales y pastos, 126 hectáreas al cultivo de 27.950 olivos  y frutales (membrillo, higueras, granados, etc.), 104 hectáreas a vegetación autóctona y 36 hectáreas al lago y zonas de humedales. La restauración, a cargo de Endesa estará completada para 2020

* As Pontes, macroproyecto que convirtió la mina en un gran lago

La mina de lignito de As Pontes, comenzó su explotación en los años cuarenta y finalizó en 2007. También en este caso la actividad principal de la mina fue abastecer a la central térmica adyacente que todavía sigue en funcionamiento. As Pontes, con propiedad final de Endesa fue la mina más grande a cielo abierto de España, con una superficie de 15km cuadrados y más de 260 millones de toneladas de lignito extraídas.

Durante la explotación de la mina (mediados de los 70 hasta finales del 2007), Endesa tuvo que construir un depósito para el material estéril, en el que se depositaron casi 700 millones de metros cúbicos durante su actividad en la mina.  A partir de 1985 surge la preocupación por una rehabilitación integrada del área y fue a partir de entonces cuando se comenzaron a realizar hasta 6.000 análisis físico-químicos de tierra y agua, con el fin de lograr una rehabilitación en la que estuvieran presentes aspectos tales como movimientos de tierra, infraestructuras, implantación de vegetación… El objetivo de la restauración, finalizada en el 2006, era dar una solución económica, social y medioambiental al cierre de la mina y crear así un ecosistema.

Lago de As Pontes, Imagen: El Progreso

La solución al hueco de explotación en este caso fue  la creación de un gran lago y dos islas en superficie. Aunque fue un tema polémico por su estabilidad y la calidad del agua, los tecnicos consideraron que era la solución más viable, ya que debido a la gran profundidad del hueco, su situación y la elevada pluviosidad de la zona, tarde o temprano, se produciría la inundación. La baja permeabilidad de los materiales de la explotación impedía la infiltración del agua a otros acuíferos y la proximidad del río Eume permitió realizar el llenado de la manera más efectiva. El proceso de inundación se inició en enero de 2008 y finalizó en abril de 2012. La calidad del agua dependía de varios factores, como el tiempo de llenado y las reacciones químicas. Dado que el principal problema era la posible acidificación de las aguas, para evitarlo, se tomaron múltiples medidas, entre otras, cubrir el fondo con una capa de arcilla de unos 70 centímetros que evitó que el agua entrara en contacto con el carbón.

Aunque, como comentaba al principio, no siempre podremos conseguir revertir totalmente el daño causado al medio natural con las actividades humanas, sí tenemos la responsabilidad y la obligación legislativa de corregir y mitigar los impactos producidos al final de la explotación con la ayuda de las mejores tecnologías disponibles.

Éstos y otros ejemplos de restauración en espacios afectados por las actividades humanas como infraestructuras lineales, graveras, vertederos, se abordan en nuestro curso de Restauración Ambiental de Espacios Degradados

Fuentes: El Diario, Endesa, Experiencia Industrial, CincoDias.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por SergioSMS. Texto original

El día 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales, que este año lleva por lema “Humedales y Cambio Climático”. Con ello la Convención Ramsar sobre los humedales quiere poner en valor el papel de estos ecosistemas como “amortiguadores” de los efectos adversos del Cambio Climático. Regulan el clima, son reservorios de carbono y son fundamentales para la mitigación de los efectos de desastres naturales como inundaciones o movimientos de tierra. Además, son uno de los ecosistemas más productivos que existen. A pesar de todos estos beneficios, los humedales han sido maltratados durante toda su historia y se encuentran en una situación crítica en todo el planeta.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019_ 1

Paraje y Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar. Fuente: El Objetivo Verde

Los humedales costeros en concreto están fuertemente amenazados por varios factores, como el urbanismo descontrolado en el litoral, la variación del régimen hídrico por la explotación de los acuíferos y los vertidos incontrolados de residuos entre otros. Son el hogar de un elevado número de especies de aves, como el Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), el Flamenco común (Phoenicopterus roseus) o el Martín Pescador (Alcedo atthis). Los limícolas son unos de los habitantes más habituales de los humedales costeros, que los utilizan como “estación de servicio” ya que son grandes migradores, y también en primavera para reproducirse.

Una de estas pequeñas aves que corretean en los humedales es el Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), un ave que cada vez se encuentra más amenazada por la mala gestión de la vegetación en la costa, el turismo masivo y un gran problema al que a veces no prestamos atención, el ataque y las molestias que producen los perros sueltos, sobre todo en época de anidamiento. Sus poblaciones en algunos lugares han descendido hasta un 70%.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Fuente: Plataforma Aves Playeras

Las mascotas pueden tener un grave impacto en las poblaciones de limícolas que utilizan los humedales costeros para descansar. Fuente: Plataforma Aves Playeras

Fomentar el turismo ornitológico para dar más valor si cabe a estos lugares y realizar estudios, como censos específicos de poblaciones de Chorlitejo patinegro y otras especies en peligro como la Cerceta pardilla o la Malvasía cabeciblanca y el uso de la educación ambiental pueden ser un buen plan para dar a conocer el valor de los humedales costeros y ayudar a su conservación y regeneración.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Fuente: Asociación de Ciencias Ambientales (ACA).

El ecoturismo en un gran valor que puede contribuir a la conservación de los humedales costeros.

Si quieres saber más sobre la importancia del seguimiento de avifauna, no te pierdas el curso “Técnicas y Metodología de Seguimiento de Avifauna” que impartimos desde el Instituto Superior del Medio Ambiente

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por SergioSMS. Texto original

El día 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales, que este año lleva por lema “Humedales y Cambio Climático”. Con ello la Convención Ramsar sobre los humedales quiere poner en valor el papel de estos ecosistemas como “amortiguadores” de los efectos adversos del Cambio Climático. Regulan el clima, son reservorios de carbono y son fundamentales para la mitigación de los efectos de desastres naturales como inundaciones o movimientos de tierra. Además, son uno de los ecosistemas más productivos que existen. A pesar de todos estos beneficios, los humedales han sido maltratados durante toda su historia y se encuentran en una situación crítica en todo el planeta.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019_ 1

Paraje y Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar. Fuente: El Objetivo Verde

Los humedales costeros en concreto están fuertemente amenazados por varios factores, como el urbanismo descontrolado en el litoral, la variación del régimen hídrico por la explotación de los acuíferos y los vertidos incontrolados de residuos entre otros. Son el hogar de un elevado número de especies de aves, como el Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), el Flamenco común (Phoenicopterus roseus) o el Martín Pescador (Alcedo atthis). Los limícolas son unos de los habitantes más habituales de los humedales costeros, que los utilizan como “estación de servicio” ya que son grandes migradores, y también en primavera para reproducirse.

Una de estas pequeñas aves que corretean en los humedales es el Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), un ave que cada vez se encuentra más amenazada por la mala gestión de la vegetación en la costa, el turismo masivo y un gran problema al que a veces no prestamos atención, el ataque y las molestias que producen los perros sueltos, sobre todo en época de anidamiento. Sus poblaciones en algunos lugares han descendido hasta un 70%.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Fuente: Plataforma Aves Playeras

Las mascotas pueden tener un grave impacto en las poblaciones de limícolas que utilizan los humedales costeros para descansar. Fuente: Plataforma Aves Playeras

Fomentar el turismo ornitológico para dar más valor si cabe a estos lugares y realizar estudios, como censos específicos de poblaciones de Chorlitejo patinegro y otras especies en peligro como la Cerceta pardilla o la Malvasía cabeciblanca y el uso de la educación ambiental pueden ser un buen plan para dar a conocer el valor de los humedales costeros y ayudar a su conservación y regeneración.

Los humedales costeros, el hogar del Ave del Año 2019

Fuente: Asociación de Ciencias Ambientales (ACA).

El ecoturismo en un gran valor que puede contribuir a la conservación de los humedales costeros.

Si quieres saber más sobre la importancia del seguimiento de avifauna, no te pierdas el curso “Técnicas y Metodología de Seguimiento de Avifauna” que impartimos desde el Instituto Superior del Medio Ambiente

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Legislación ambiental contra Fake News

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por avizcaino. Texto original

El sector ambiental no es ajeno al fenómeno de las Fake News y la desinformación. Por ello la legislación ambiental desde hace décadas ha desarrollado distintos mecanismos que garantizan:

  • El acceso a datos oficiales sobre el estado y la evolución del medio ambiente.
  • Instrumentos voluntarios que ayudan a las organizaciones a elaborar información relevante y trazable sobre el impacto ambiental, económico y social de su modelo de negocio.
  • Información pública sobre los procesos de toma de decisiones en materia ambiental.
  • Transparencia en el funcionamiento de actividades reguladas con motivo de su capacidad de generar impactos ambientales.

En el primer bloque destaca la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente. Es un marco genérico que permite disponer de datos e información que hacen efectiva la máxima relativa a que no se puede conservar aquello que no se conoce. También es un instrumento que permite a cualquiera con un mínimo de interés contrastar noticias relativas a cuestiones ambientales.

En el capítulo de instrumentos voluntarios encontramos, regulados por legislación ambiental, distintivos clave para la protección de los consumidores concienciados. Juegan, igualmente, un papel clave en la protección y promoción de las empresas responsables y comprometidas con un modelo de protección y consumo más sostenible. Así, si queremos tener garantías legales sobre el desempeño de distintas actividades económicas, podemos acudir a los reglamentos sobre distintivos ambientales:

  • Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 2018, sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos.
  • Reglamento (CE) nº 1221/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2009, relativo a la participación voluntaria de organizaciones en un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales (EMAS).
  • Reglamento (CE) nº 66/2010 del Parlamento europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2009, relativo a la etiqueta ecológica de la UE.

Desinformación ambiental
Fuente: Pixabay

Por otro lado, todos los procesos de toma de decisiones, desde la tramitación de planes y programas, la autorización de proyectos o la instalación y puesta en marcha de actividades están sometidas a periodos de información y participación pública, durante los cuales la documentación relevante queda expuesta a disposición de cualquier persona que quiera consultarla y presentar alegaciones. Este ámbito permite contrastar noticias sobre el desarrollo y ejecución de distintas políticas, así como comprobar si, cuando se anuncian según qué proyectos, estamos ante globos sonda o si realmente se están dando los pasos necesarios para su aprobación y puesta en marcha.

Una mención especial requieren la Autorización Ambiental Integrada y el Registro de Emisiones y Fuentes contaminantes, que permiten conocer los principales contaminantes que generan las actividades reguladas, así como las medidas que ponen para prevenir riesgos y daños al medio ambiente.

La información veraz y contrastada es un recurso escaso en estos tiempos en los que la manipulación de la opinión pública es una práctica común para quienes quieren atraer consumidores o condicionar nuestras decisiones políticas. Afortunadamente el sector ambiental cuenta con instrumentos contra la desinformación ambiental, las fake news y el greenwashing. ¿Las conoces y las aplicas en tu ámbito de actividad profesional?

Si estás interesado/a en conocer la legislación vigente en materia de medio ambiente o actualizar tus conocimientos, el Instituto Superior del Medio Ambiente ha desarrollado junto con Alberto Vizcaíno el curso online Requisitos Ambientales y Actualización Legislativa.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Una mala alimentación como causa del declive del charrán sombrío

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original



Créditos de la imagen: Dawn Osborn

Este mes de febrero, desgraciadamente el charrán sombrío (Onychoprion fuscatus) ha sido protagonista en las noticias sobre temática ambiental. Y digo por desgracia, porque el motivo de su salto a los titulares se debe a la reducción alarmante de su población en la Isla Ascensión, de origen volcánico y situada en el océano Atlántico, a medio camino entre Sudamérica y África.

La población de esta especie de charrán ha disminuido en número desde varios millones a mediados del siglo pasado, hasta unos pocos cientos de miles. La isla en la que se encuentra es uno de los catorce territorios británicos de ultramar (UKOTs) declarado Santuario Oceánico (AIOS). Sin embargo, todos los esfuerzos de conservación (esta reserva es una de las más grandes y totalmente protegidas del océano Atlántico), no se ha podido recuperar la colonia de este charrán, la cual sigue en vertiginoso descenso. 

Se esperaba que los charranes sombríos se iban a beneficiar del trabajo de conservación en la isla, especialmente el realizado entre el 2002 y 2004 por la famosa Royal Society for the Protection of Birds (RSPB) que englobaba la protección de diversas especies reproductoras, incluyendo la fragata de Ascensión que solo se reproduce en esta isla y en un islote a unos 270 metros de la costa de Ascensión, la isla Boatswain Bird. 

Sin embargo, mientras que otras aves marinas que crían en el santuario, han empezado a prosperar, la colonia de charranes no se está recuperando como se esperaba, y la Universidad de Birmingham, junto con otros investigadores de la Universidad de Exeter, el Departamento de Conservación Gubernamental de la Isla Ascensión y la Army Ornithological Society (AOS) comenzaron un estudio para averiguar el por qué.

Causas del descenso poblacional del charrán sombrío

El Dr. Jim Reynolds, el autor principal de la investigación cree que una serie de factores podrían influir en el tamaño de la población reproductora de charranes sombríos en la isla, pero queríamos entender dichos factores con mayor detalle, lo que ha dado como resultado este estudio donde se presentan las explicaciones causales de la disminución de la población en los últimos 60 años.

Hay varios factores que podrían haber llevado a los charranes a comer menos pescado. Parte de la respuesta radica en el rápido crecimiento de la pesca industrial de especies como el atún en las últimas décadas, pero los ecosistemas son complejos y otras formas de cambio global, como el calentamiento de los océanos, también pueden desempeñar un papel importante en esta historia. A medida que los océanos se calientan, los movimientos de los principales depredadores y los peces en los que se alimentan están cambiando, posiblemente haciendo que sea más difícil para los charranes capturarlos.

Un cambio de dieta forzado

El equipo comenzó a observar  y registrar información sobre la dieta de las aves después de darse cuenta de que algunos de los alimentos regurgitados naturalmente por los charranes contenían muchas presas bajas en nutrientes, como calamares, caracoles marinos e incluso insectos como langostas.

Para obtener una muestra comparativa, comenzaron a buscar en las bases de datos de los museos para encontrar ejemplares de charran sombrío de la isla Ascensión en colecciones de museos de todo el mundo. Las plumas de estos especímenes pueden analizarse utilizando técnicas de espectrometría de masas para revelar pistas sobre lo que comían estas aves en el pasado.

Las plumas de más de 180 especímenes, que datan desde 1890 hasta nuestros días, fueron recolectadas y analizadas por colaboradores de la Universidad de Coimbra en Portugal. Los resultados mostraron claramente un cambio en la dieta del charran, pasando de comer principalmente pescado a comer alimentos de baja calidad,  hecho que coincidente con el declive de su población.

Todo está conectado

Con este estudio se demuestra que la protección aisla de pequeñas reservas no tiene por qué ser la solución definitiva en la conservación de una especie. Muchos otros factores están en juego, y problemas ambientales como el Cambio Climático y la sobrepesca a la que los humanos sometemos a nuestros océanos tienen un caracter global que afectan hasta las más remotas áreas de nuestro planeta. 





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:








Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies