La influencia de las distintas tipologías de río en la catalogación de los resultados de los índices bióticos. El ejemplo del BMWP

Tradicionalmente, la calidad del agua se ha establecido mediante análisis fisicoquímicos, que son más precisos en valor absoluto, pero proporcionan información parcial y puntual, respecto a su localización y momento exacto de la toma. En comparación, la principal ventaja del control biológico es que proporciona una visión integrada y extendida en el tiempo sobre la calidad del agua, es decir, refleja las condiciones existentes tiempo atrás del muestreo. Por ello, lo más conveniente es combinar los análisis fisicoquímicos con la utilización de índices bióticos. De hecho, la Directiva Marco del Agua propone como medida de la calidad de los ecosistemas acuáticos establecer el estado ecológico del sistema estudiado mediante el empleo de indicadores biológicos, hidromorfológicos y fisicoquímicos.

Los invertebrados bentónicos (y especialmente los macroinvertebrados) son uno de los grupos biológicos más ampliamente usados como indicadores de calidad del agua. Esto se debe a que integran muchas de las cualidades que se esperan de un indicador: simple, medible, accesible, relevante y temprano.

Imagen: Estudios y Conservación

El índice BMWP (Hellawell, 1978; Armitage et al., 1983) es uno de los índices bióticos más conocidos y utilizados para los estudios de macroinvertebrados. Se basa en la asignación a las familias de macroinvertebrados acuáticos de valores de tolerancia a la contaminación comprendidos entre 1 (familias muy tolerantes) y 10 (familias intolerantes). La suma de los valores obtenidos para cada familia detectada en un punto de muestreo determinado, dará el grado de contaminación del punto estudiado. Valores más altos del índice indican, generalmente, calidades de aguas mejores.

Sin embargo, este índice fue propuesto para los ríos de Gran Bretaña, es decir, las puntuaciones y familias seleccionadas lo fueron en base a las características de sus ríos. Esto implica que utilizar este mismo índice para ríos con características diferentes, puede producir desviaciones de los resultados, derivadas de las diferentes condiciones existentes en los ríos en los que se aplique. Como consecuencia de esto, el BMWP se ha ido adaptando a diferentes latitudes del globo. Alba-Tercedor y Sánchez-Ortega (1988) crearon la adaptación para la Península Ibérica que se denota en la actualidad como IBMWP. Otros casos en diferentes países son los del BMWP-A, adaptación del BMWP para la región de Antioquia (Colombia) por Roldán (1999); el BMWP-CR, adaptación del BMWP para Costa Rica por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (2005); o el ABI, adaptación del índice a la zona de los Andes (Ríos et al, 2009). Cada una de estas adaptaciones, modifica los valores asignados a las familias (su carácter indicador), así como las familias utilizadas en función de que sean características o típicas de dicho ámbito territorial (posibilidad de presencia).

A continuación, se recoge una tabla en la que se comparan las puntuaciones de estas adaptaciones mencionadas.

Formato: pdf - Tamaño: 66,15 kB

Por otro lado, según lo indicado por Hellawell (1978) y Armitage et al., (1983), tras la suma de los valores correspondientes a cada una de las familias presentes en la zona de estudio, se obtendría la calidad del agua, que se podría encuadrar en una de las 5 categorías siguientes:

Nivel de calidad

BMWP

Aguas de calidad excelente

>120

Aguas de calidad buena, no contaminadas o no alteradas de manera sensible

101 – 120

Aguas de calidad regular, eutrofia, contaminación Moderada

61 – 100

Aguas de calidad mala, contaminadas

36 – 60

Aguas de calidad mala, muy contaminadas

16 – 35

Aguas de calidad muy mala, extremadamente contaminadas

<15

Sin embargo, se ha demostrado que esto solamente se puede aplicar a ríos que presentan las mismas características o similares a los ríos de los autores, pues no todos los tipos de río pueden alcanzar los mismos valores potenciales máximos: por ejemplo, los ríos salinos por sus especiales condiciones presentan valores potenciales máximos más bajos y que se pueden corresponder con calidades que pueden catalogarse como excelentes para ellos. Como consecuencia de esta dicotomía, la Directiva Marco del Agua (DMA) introduce la idea de los ecotipos y las condiciones de referencia para cada uno de ellos:

“Anexo II.1.1.ii: Para cada categoría de agua superficial, las masas pertinentes de aguas superficiales de la demarcación hidrográfica se clasificarán por tipos. Estos tipos son los que se definen utilizando el sistema A o el sistema B descritos en la sección 1.2.

Anexo II.1.3.i. Para cada tipo de masa de agua superficial caracterizado […] se establecerán condiciones hidromorfológicas y fisicoquímicas específicas del tipo […] para ese tipo de masa de agua superficial en un muy buen estado ecológico […] Se establecerán condiciones biológicas de referencia específicas del tipo […]para ese tipo de masa de agua superficial en un muy buen estado.”

Esto se puede ver claramente en el RD 817/2015, de 11 de septiembre, por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental, en el que se recogen los límites de las clases de calidad, es decir, muy bueno, bueno, moderado, deficiente y malo, para los diferentes ecotipos que se han identificado en España. Para cada uno de estos ecotipos, los valores de límite de clase para el índice IBMWP (y otros indicadores) son diferentes. Esto se puede ver en la siguiente tabla que presenta un ejemplo de valores de límite de clase para tres ecotipos diferentes de ríos en España, donde la condición de referencia del tipo 1 (Ríos de llanuras silíceas del Tajo y Guadiana) es de 124, del tipo 2 (Ríos de la depresión del Guadalquivir) es de 90, mientras que del tipo 21(Ríos cántabro-atlánticos silíceos) es de 234.

Ante estos potenciales valores del índice IBMWP, si se considerase sólo la tabulación del índice original, las aguas de los ríos de la tipología 2 que tuvieran un valor de 90 (valor de la condición de referencia) se entenderían como aguas de calidad “regular”, lo que sin duda sería un error.

Pedro Pablo Loné y Nuria Valdés colaboran con el ISM como docentes del curso Gestión y Monitorización de la Calidad de las Aguas donde se profundiza en el análisis de indicadores biológicos para la evaluación de la calidad de aguas.

Grupo

Valor IBMWP

Valor BMWPA

Valor BMWP-CR

Valor  ABI

Arácnidos

Acariformes

4

7

4

4

Blatodeos

Blaberidae

8

Coleópteros

Chrysomelidae

4

9

4

Curculionidae

5

4

4

Dryopidae

3

5

5

5

Dytiscidae

5

6

4

3

Elmidae

3

6

5

5

Gyrinidae

4

7

4

3

Haliplidae

5

4

Helodidae (Scirtidae)

3

5

Helophoridae

5

Hydraenidae

3

5

5

Hydrochidae

3

Hydrophilidae

3

3

3

3

Hygrobiidae

3

Lampyridae

4

5

Lutrochidae

6

7

Noteridae

3

4

Psephenidae

3

10

7

5

Ptilodactylidae

10

7

5

Scyrtidae

7

4

Staphylinidae

6

4

3

Limnichidae

5

Crustáceos

Amphipoda

6

8

7

6

Asellidae

3

3

Astacidae

8

Atyidae

6

Corophiidae

6

Ostracoda

3

3

Palaemonidae

6

Talitridae

7

Dípteros

Anthomyidae

4

Athericidae

10

10

10

Blephariceridae

10

10

10

10

Ceratopogonidae

4

4

4

4

Chironomidae

2

2

2

2

Culicidae

2

2

2

2

Dixidae

4

4

4

Dolichopodidae

4

4

4

Empididae

4

4

4

4

Ephydridae

2

2

2

Limoniidae

4

4

Muscidae

2

4

Psychodidae

4

4

3

3

Ptychopteridae

4

Rhagionidae

4

Scatophagidae

4

Sciomyzidae

4

4

Simuliidae

5

8

4

5

Stratiomyidae

4

4

4

4

Syrphidae

1

1

1

Tabanidae

4

4

4

4

Thaumaleidae

2

Tipulidae

5

4

4

5

Efemerópteros

Baetidae

4

8

5

4

Caenidae

4

7

4

Ephemerellidae

7

Ephemeridae

10

Euthypliciidae

6

Heptageniidae

10

10

Isonychidae

6

Leptohyphidae

7

5

7

Leptophebiidae

10

10

8

10

Oligoneuriidae

5

10

5

10

Polymitarcidae

5

5

Potamanthidae

10

Prosopistomatidae

7

Siphlonuridae

10

Heterópteros

Aphelocheiridae

10

Belostomatidae

4

4

Corixidae

3

7

4

5

Gelastocoridae

5

Gerridae

3

5

Hydrometridae

3

Mesoveliidae

3

Naucoridae

3

4

4

5

Nepidae

3

4

Notonectidae

3

7

4

5

Pleidae

3

8

4

Veliidae

3

4

5

Hidurineos

Erpobdeliidae

3

3

3

Glossiphoniidae

3

3

3

Hirudidae

3

3

3

Piscicolidae

4

3

Neurópteros

Corydalidae

8

6

Sialidae

4

Lepidópteros

Pyralidae

4

4

5

4

Moluscos

Ancylidae

6

6

Bithinelliade

3

Bithyniidae

3

3

Ferrissidae

6

Hydrobiidae

3

3

3

Lymnaeidae

3

3

3

3

Neritidae

6

Orden Veneroida

3

3

3

Pachychilidae

Physidae

3

3

3

Planorbidae

3

3

3

3

Thiaridae

6

Unionidae

6

Valvatidae

3

3

Viviparidae

6

Odonatos

Aeshnidae

8

8

6

Calopterygidae

8

4

8

Coenagrionidae

6

7

4

6

Cordulegasteridae

8

8

Corduliidae

8

8

Gomphidae

8

10

7

8

Lestidae

8

7

Libellulidae

8

6

6

6

Megapodagrionidae

7

Perilestidae

8

Platycnemididae

6

Platyscitidae

7

Polythoridae

10

10

Protoneuridae

7

Pseudostigmatidae

Subor. Anisoptera

Subord. Zygoptera

Oligoquetos

Oligoquetos

1

1

1

1

Plecópteros

Capniidae

10

Chloroperlidae

10

Gripopterygidae

10

Leuctridae

10

Nemouridae

7

Perlidae

10

10

10

10

Perlolidae

10

Taeniopterygidae

10

Tricópteros

Anomalopsychidae

10

10

Beraeidae

10

Brachycentridae

10

Calamoceratidae

10

8

10

Ecnomidae

7

10

Glossosomatidae

8

7

8

7

Goeridae

10

Helicopsychidae

10

10

5

10

Hydrobiosidae

8

10

8

Hydropsychidae

5

5

5

5

Hydroptilidae

6

8

6

6

Lepidostomatidae

10

10

Leptoceridae

10

8

8

8

Limnephilidae

7

8

7

Molannidae

10

Odontoceridae

10

10

10

Philopotamidae

8

7

8

Phryganeidae

10

Polycentropodidae

7

9

6

8

Psychomyiidae

8

Rhyacophilidae

7

Sericostomatidae

10

Uenoidae

10

Xiphocentronidae

8

6

8

Turbelarios

Dendrocoelidae

5

5

5

Dugesiidae

5

5

5

Planariidae

5

5

5

5



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Reducción de la Huella Hídrica en la industria del automóvil

Reutilización del agua de lluvia para reducir la Huella Hídrica, en una planta de montaje de coches

Para reducir la Huella Hídrica y la Huella de Agua pueden aplicarse diversas estrategias. Hoy veremos un ejemplo que creemos que puede resultar interesante, porque además de permitir una reducción en el consumo de agua, ha supuesto ahorros de costes para la compañía (del orden de 2 millones de dólares anuales).

Es el caso de General Motors, que ha acometido unas interesantes modificaciones en la planta de montaje de Detroit-Hamtramck, con el objetivo de reutilizar el agua de lluvia que cae sobre sus instalaciones.

En la situación previa a los cambios, el agua de lluvia que caía sobre la planta quedaba potencialmente contaminada y era vertida al sistema de saneamiento, teniendo que pagar el correspondiente canon de depuración municipal. Este coste era del 14% del presupuesto destinado al pago de servicios en la planta.

El proyecto desarrollado por General Motors ha preparado en la planta tres estanques, para tener la capacidad de recoger el agua de lluvia que cae sobre ella, hasta la cantidad correspondiente a un período de retorno de 100 años. Desde allí el agua es bombeada hasta la planta de tratamiento, donde se pasa por unos filtros de arena.

huella hídrica reutilización agua de lluvia GM

Fuente: General Motors

El agua así tratada se utiliza en las torres de refrigeración de la planta. El agua sobrante se trata a su vez mediante filtros de carbono y ósmosis inversa; el objetivo es emplear esta agua para producir vapor, con el que suministrar calor y energía a la propia planta de General Motors y a otras 145 empresas de la zona.

El agua de rechazo del proceso de tratamiento de agua se emplea a su vez para limpiar los lodos de pintura que se producen en las cabinas de pintura de los coches. Esto produce unos ahorros anuales de unos 75.000 dólares.

El desarrollo del proyecto ha obligado a una estrecha colaboración de la empresa con la municipalidad de Detroit. Se espera que le ahorre a la compañía unos 2 millones de dólares al año.

A pesar de lo que pudiera parecer, con este proyecto, en principio, no se reduce la Huella Hídrica azul de la planta, porque esta sigue usando la cantidad de agua que necesita para sus procesos (no nos dicen que se hayan hecho más eficientes). Hay que tener en cuenta que, en la situación previa al proyecto, el agua de lluvia que caía sobre la planta y salía de ella no forma parte de la Huella Hídrica azul, porque no era consumida en la planta.

Con el aprovechamiento del agua de lluvia lo que cambia es el origen del agua que se usa en la planta, que ya no proviene de la red de suministro, sino de la lluvia.

Sin embargo, el proyecto sí ayuda a reducir la Huella Hídrica gris, porque toda el agua de lluvia que caía sobre la planta y que, inevitablemente, adquiría un cierto nivel de contaminación, sí formaba parte del vertido. Con el desarrollo del proyecto de reutilización del agua de lluvia, la planta de General Motors reduce la cantidad de agua vertida y la carga contaminante que lleva, lo que contribuye a minorar la Huella Hídrica gris.

Gracias a las inversiones realizadas (tanques de retención del agua de lluvia, bombeos y tratamientos de agua), la empresa consigue reducir su Huella Hídrica gris y además ahorros económicos anuales: por un lado, al no pagar el canon de vertido del agua de lluvia a la red de saneamiento; y por otro, por no tener que pagar tampoco por la cantidad de agua de lluvia que reutiliza y que no debe tomar de la red de suministro general.

Desde 2010 hasta 2015, la compañía ha reducido su consumo de agua en un 10%. General Motors se ha propuesto el objetivo de reducir su intensidad de uso del agua en un 15%, en el año 2020, respecto al año 2010. El proyecto de reutilización del agua de lluvia, desarrollado en la Detroit-Hamtramck Assembly Plant, es un buen ejemplo que puede ser aplicado en otras plantas del grupo.

Fuente: General Motors. 2015 Sustainability Report

2015-sustainability-report-gm

Este post se publicó originalmente en el blog de Abaleo

Si todos estos temas te interesan, te gustaría aprender a hacer estos cálculos y quieres formarte en la materia, te invitamos a visitar la web del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM), en la que encontrarás una amplio abanico de cursos sobre Huella Hídrica y Huella de AguaEcodiseñoHuella de CarbonoHuella Ambiental de la Unión EuropeaEcoetiquetado, Análisis de Ciclo de Vida (incluido softwares SimaProGabi), Gestión Ambiental de Producto, etc.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Pequeño trabajo de campo con grandes ayudantes

Limpieza de sesenta metros de la ribera del Tajo

Con este post quiero lanzar un mensaje sencillo, aparentemente sencillo; no os perdáis el vídeo que tan sólo dura minuto y medio, es ameno, educativo y muy gráfico.

Un día cualquiera de marzo, bien entrada ya la primavera, realizamos con algunos peques una limpieza de plásticos y envases en una franja de sesenta metros en la ribera del río Tajo. La iniciativa se fue fraguando por la necesidad de reclamar una mayor sensibilización de nuestros espacios protegidos.

Suele ser un lugar de paso para familias, deportistas y turistas que buscan disfrutar del aire libre y de un contacto diario con la naturaleza.

Sin embargo, no está limpio y resulta desagradable tropezar a cada paso con basura. Es una muestra de una lacra que se extiende a lo largo y ancho de nuestros espacios naturales.

La breve y pequeña limpieza realizada por peques se efectuó en el acceso norte del Jardín del Príncipe de Aranjuez, que es un lugar de gran afluencia turística y que pertenece a Patrimonio Nacional.

La ribera en este punto está catalogada como Lugar de Interés Comunitario (LIC) en cuanto a su protección, pero se encuentra afectada por la acumulación de plásticos y envases en sus márgenes por la falta de civismo y por la falta de mantenimiento. Si observáis las imágenes comprobaréis que sufre además de otros impactos más importantes, como un caudal insignificante (no se aprecia corriente), eutrofización, etc.

Restos de bolsas, envoltorios, carretes enteros de hilo de pescar se enredan y quedan atrapados en los márgenes del río, entre los juncos y las raíces de los árboles.

Este acceso a los Jardines sólo cuenta con una papelera de pequeñas dimensiones (exceptuando un contenedor de vidrio) y colinda con una zona recreativa y de merendero que a su vez tampoco está dotada de un punto de depósito de residuos.

El contenedor verde o gris más cercano se encuentra a doscientos metros y el contenedor amarillo más cercano a más de un kilómetro.

Esta sencilla tarea realizada en un rato podría no haber sido necesaria con una planificación adecuada y la colaboración de cualquier usuario de tres maneras muy sencillas:

  • Haciendo uso de la papelera.

  • Si no hay papelera, guardar el residuo hasta encontrar una papelera o contenedor.

  • Dando un paso más, recogiendo el papel, bolsa o envase que ha tirado otra persona.

La última opción puede chocar, pero en mi opinión estamos “obligados” a dejar el lugar que visitamos mejor de como nos lo encontramos, y este es el principal mensaje que quiero lanzar con este post, ¿Qué pensáis?.

Por supuesto, también llamar la atención que esta zona del término municipal de Aranjuez, como otras muchas de la Red Natura no está suficientemente dotada de papeleras y contenedores para separar las distintas tipologías de residuos y mucho menos para hacer frente a la afluencia de público con la que cuenta el lugar.

Adjunto otra imágenes de lo recogido en un segundo día aprovechando una caja de cartón que llevaba danzando quince días.

Haga click para ver el pase de diapositivas.

Ahora toca que todos colaboremos.

Por último decir que nos lo pasamos estupendamente con esta experiencia que es de lo más edificante; alguno iba canturreando improvisando la letra: “Un poco de río salvaré…”.

#Educación Ambiental

#Gestión de residuos

#Red Natura


Archivado en: Educación Ambiental, Red Natura, Residuos Tagged: Contaminación, Educación Ambiental, Reciclado, Residuos

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Ecopixeladas.

¿Qué ADR aplico entre enero y junio?

El Acuerdo europeo sobre transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera (ADR) es un documento vivo: cada dos años tenemos una nueva versión que incorpora enmiendas que permiten la adaptación al progreso de un acuerdo internacional adoptado en Ginebra el 30 de septiembre de 1957 y que entró en vigor el 29 de enero de 1968.

La aparición de nuevas materias peligrosas (¿quién pensaba en las baterías de litio hace sesenta años?), los avances en seguridad industrial, la evolución de los medios de transporte, los acuerdos multilaterales, la aproximación a otras reglamentaciones… van haciendo necesario revisar y adaptar un texto que se reedita bianualmente.

¿Qué versión aplico? ¿ADR 2015 o ADR 2017? En el capítulo 1.6, dedicado a medidas transitorias, encontramos la respuesta: “1.6.1.1 A menos que se estipule lo contrario, las materias y objetos del ADR podrán ser transportados hasta el 30 de junio de 2015, de conformidad con las disposiciones del ADR aplicables hasta el 31 de diciembre de 2014”

Así pues, si bien la siguiente versión del ADR entra en vigor el 1 de enero del año al que hace referencia, hasta el 1 de julio su aplicación no es obligatoria –salvo para los requisitos que se disponga otra cosa. Entre el 1 de enero y el 30 de junio el nuevo ADR está vigente pero, en líneas generales, no es de aplicación obligatoria.

Entonces ¿qué ADR utilizo? Dependerá de las características de mi organización y la capacidad de anticipación y adaptación al cambio. Hace tiempo que tenemos disponible las versiones oficiales del ADR 2017 en inglés, francés y ruso. También el Ministerio de Fomento ha publicado las enmiendas traducidas al español. Pero todavía no tenemos la publicación formal en el Boletín Oficial del Estado ni la edición del texto a la que nos tiene acostumbrados el Ministerio de Fomento.

Personalmente me gusta manejarme en papel con la edición del Ministerio de Fomento y en digital con el pdf publicado en el B.O.E., por lo que, en lo que a su aplicación se refiere, el ADR 2017 me esperaría hasta el 1 de julio. Ahora bien, cualquier empresa que espere a esa fecha deberá preparar con antelación suficiente las novedades que puedan afectar a su operativa.

Es importante tener en cuenta que elijamos la versión que elijamos tenemos que utilizar el ADR completo. No vale acogerse a las disposiciones más favorables del ADR 2015 y a las más favorables del 2017. Cada organización debe aplicar completamente, durante este periodo transitorio, la versión del ADR que elija. Por ejemplo, no puedo quedarme sólo con la versión de las instrucciones escritas de 2015, mientras que para todo lo demás aplico el 2017.

Y ¿qué pasa con los exámenes? Buena pregunta. Distintos profesionales relacionados con el transporte de mercancías peligrosas tienen que obtener certificaciones de su formación para poder ejercer. Tal es el caso de los Consejeros de Seguridad para el Transporte de Mercancías Peligrosas, que se enfrentan a un examen de obtención de la titulación y cada 5 años deben superar uno de renovación.

Las convocatorias de examen pueden tener indicaciones específicas al respecto, pero lo normal suele ser que las preguntas sean de la versión del ADR de aplicación obligatoria. Es decir, durante el periodo transitorio lo normal es que sean del ADR anterior, mientras que a partir del 1 de julio serán con el ADR 2017.

Conviene no perder de vista que el objetivo de estas pruebas es comprobar que efectivamente el profesional cuenta con los conocimientos relacionados con sus funciones. Y que los mantiene actualizados. A pesar de ello, en la práctica, las actualizaciones bienales del ADR no suponen un porcentaje significativo del total del texto, por lo que podríamos superar sin muchas dificultades un examen basado en el ADR 2017 estudiando y utilizando como guía para solucionar los casos prácticos el ADR 2015. Pero dependerá del énfasis que el tribunal pusiese en las novedades y el peso de las mismas frente al total de los contenidos del ADR.

En cualquier caso estaremos a lo que nos cuente el Ministerio de Fomento en las jornadas técnicas del ADR 2017 que, seguramente, organizará para aclarar las dudas igual que viene haciendo cada vez que aparece una nueva versión del ADR.

El Instituto Superior del Medio Ambiente ha desarrollado el programa Consejero de Seguridad (ADR): Gestión de mercancías peligrosas para facilitar a los alumnos interesados en obtener o renovar su certificado la preparación del examen.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Incivisme periurbà

(Publicat al Diari de Sabadell, dimarts 4 d'abril de 2017)

L’espai periurbà el constitueix el conjunt d’ecosistemes naturals que envolten les ciutats. Allò que no ha quedat urbanitzat però que viu sota la influència dels grans conglomerats urbans. A vegades, també esdevé l’habitació dels mals endreços d’aquest teixits metropolitans. A redós d’aquesta expressió, sovint també es parla d’agricultura periurbana. Una activitat agrària de proximitat que aporta benestar a les ciutats que l’envolten, sigui pel valor ambiental o bé social que significa l’existència dels espais agraris. Això també ha comportat l’impuls de polítiques públiques en defensa d’aquests espais productius i, per tant, el seu reconeixement.

Agricultura periurbana (El Vallès)
Ara bé, aquests espais en cap cas s’han de percebre com un parc urbà o un equipament de lleure. Sovint la causa d’aquesta confusió és deguda a l’existència de certa literatura tècnica d’àmbit local i administrativa que pretén catalogar els espais naturals com “espais oberts” o “espais lliures”. Aquesta visió urbana que és encertada per definir, per exemple, el Parc Catalunya, no ho és per catalogar els plans de Mas Canals. Aquesta doctrina en bona part s’empara en la visió urbanocèntrica del territori i el desconeixement dels valors intrínsecs dels espais naturals, siguin agrícoles, forestals o fluvials.

Fa algunes setmanes, el sindicat majoritari del camp català, la Unió de Pagesos, publicava en el seu perfil de Facebook un incident del tot desconcertant. Un vehicle ocupat per tres persones es va dedicar a fer tot tipus de piruetes en un sembrat. Per sort o per desgràcia, el pagès va enxampar “in fraganti” el cotxe i els seus ocupants. Tot seguit, l’agricultor els va denunciar amb l’esperança de trobar consol als centenars de metres de roderes que havien aixafat i arrencat parcialment el sembrat. Després de celebrar-se un judici ràpid es va resoldre amb l’absolució dels ocupants del cotxe “trepitjasembrats”. La sentència deia que "la parcel·la del denunciant no està tancada ni delimitada” i afegia que “no pot descartar-se la possibilitat que una persona sense coneixements agraris pugui ignorar que es tracta d'un camp sembrat".

A partir dels fets podem concloure que l’opció de tancar les finques, tot i ser un argument atiat per la judicatura, no és cap solució. Ni pel cost que implica, ni pel que significa convertir els camps en un eixam de filats que ningú desitja i que tampoc no permet l’actual marc jurídic. D’altra banda, apel·lar al possible desconeixement de què és un sembrat esborrona. I més amb una persona que ha superat les proves per obtenir un carnet per conduir i que se li suposa certa capacitat intel·lectual. Més que una manca d’educació o formació és un acte incívic en tota regla. Malauradament aquest no és un acte aïllat en els espais agraris.

Cada dia són més les persones que busquen en aquests espais periurbans aquella natura que no es troba dins de la ciutat. I en aquest sentit és positiu que la ciutadania es faci seu el medi natural que els envolta, sigui de titularitat pública o privada. Ara bé, és cert que s’hauria d’exercir un ús responsable, cívic i respectuós d’aquests espais. I especialment amb les persones que tenen en l’agricultura la seva activitat professional. Manllevar fruits o hortalisses dels horts, convertir un sembrat en un camp d’exercici pels gossos, circular després de les pluges amb 4x4 emulant els ral·lis d’ultramar, no respectar els senyals, abocar deixalles i runes, o bé transformar els camins en pistes d’atletisme o circuits de bicicletes, s’ha d’aturar. Conviure en aquest espai implica civisme i respecte a les normes que s’han convingut. Que la ciutat no s’espolsi al rodal, un espai fràgil i delicat del qual s’ha de tenir cura.

Sabadell, 2 d’abril de 2017

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Manel Cunill i Llenas.

Los girasoles de última generación que generan energía limpia

Los avances en energía fotovoltaica avanzan cada día más rápido y para llegar a esta conclusión solo hace falta observar el nuevo modelo de panel solar bautizado convenientemente como SmartFlower POP. Este original panel solar, que combina de forma muy inteligente diseño y eficiencia, está compuesto por grandes «hojas» monocristalinas que actúan como paneles que captan la energía solar (un diseño inteligente de la naturaleza aplicado a la tecnología) y que transmiten la energía a los cables almacenados dentro de la estructura que actúa como tallo de la flor. Además su concepción tiene muy en cuenta la usabilidad y el espacio, su diseño la hace fácil de replegar en épocas con menor actividad solar. Por otro lado, cabe destacar que su inclinación de 90 grados permite captar una gran cantidad de energía solar, mejorando hasta en un 40% los resultados ofrecidos por otros paneles solares convencionales. Esta flor de alta tecnología se basa en 3 principios básicos: rapidez, eficiencia y eficacia.

La observación del propio funcionamiento de la naturaleza fue una potente fuente de inspiración, tal y como señala Alexander Swatek, CEO de la start-up que se encuentra detrás de la idea. ¿De dónde surgió el concepto? Muy sencillo: de los girasoles. Ninguna otra planta explota de forma más eficiente la energía solar. Su instalación además es sencilla puesto que no necesita más que una pequeña obra para que el equipo quede anclado a la superficie y no suponga un peligro para los usuarios. La seguridad es también un factor importante para este tipo de instalaciones, por ese motivo este panel solar es capaz de cerrar sus tallos si detecta rachas de viento superiores a 50 km/h e incluso de entrar en estado de reposo si detecta que se incrementan hasta los 60. El dispositivo incorpora para mayor comodidad un sistema plug&play que ahorra el gran esfuerzo que requiere el despliegue de paneles tradicionales. Como punto añadido frente a estos sistemas, los paneles de la flor se limpian automáticamente gracias a los sensores que le permiten detectar el polvo de las placas y de esta forma evitan la reducción de la captación de energía solar. Asimismo y por inverosímil que parezca, esta flor high-tech que mide 2,65 metros de altura se distribuye en una caja.

No hay duda de que SmartFlower POP ha basado su diseño en la elegancia pero aplicada a la eficacia. Esta curiosa planta es capaz de captar entre 3.400 y 6.200 kW al ano, aunque depende de la región geográfica en la que se encuentre. En España sería capaz de generar 5.900 kW, explican sus desarrolladores en el país, equivalente al consumo de un hogar español medio al año. Los creadores de la idea no se han quedado quietos y han lanzado innovadores productos como SmartFlower Pop-e, el primer combinado para la recarga de vehículos eléctricos. Esta nueva versión permite trasladar a la red eléctrica un suministro de hasta 22 kW, permitiendo su instalación para recargar coches o bicis eléctricas tanto en empresas como centros comerciales. Con un día de carga un coche eléctrico podría recorrer 100 km. Los paneles solares de esta segunda versión disponen de 18 metros cuadrados de superficie de captación solar y son capaces de generar unos 4.000 kW/h en las regiones de Europa Occidental.

Aunque SmartFlower POP es toda una innovación para el sector y aporta grandes beneficios a los consumidores, el dispositivo se ha encontrado con serias trabas legales para su distribución en España, concretamente por el Real Decreto 900/2015 aprobado en octubre del año pasado y conocido como «impuesto al Sol». De momento esta ingeniosa flor de alta tecnología puede adquirirse por 11.900 €, aunque será necesario mantenerse a la espera para conocer el veredicto del Tribunal Constitucional sobre la reciente legislación en materia energética en nuestro país.

Fuente imagen:  Marcel Sigg



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Pensando el territorio.

agregador de ambientólogos con blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies