AVUTARDAS EN SANTORCAZ, PAREJAS DE PÁJAROS Y ALGUNOS BICHOS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

Este sábado he vuelto a darme un paseo por la mañana temprano  en el que no hubo muchas oportunidades de hacer fotos a ningún animal. No obstante sí que un par de avutardas (Otis tarda) lejanas se dejaron ver y después ya en el pueblo me entretuve con algunos pajarillos que por ser tan comunes, no solemos reparar en ellos.

Aun de lejos, se aprecia su imponente tamaño sobre el rastrojo
Un par de golondrinas (Hirundo rustica)
Un par de jóvenes estorninos negros (Sturnus unicolor)
Y un par de aviones comunes (Delichon urbicum) con la luna al fondo
Como el material ha sido poco, añado unas fotos de unos cuantos artrópodos que hemos visto en este agosto y que son bastante curiosos:

A la salida de la piscina nos encontramos a este enorme gran capricornio (Cerambyx cerdo), cuyas enormes larvas horadan los troncos de encinas y robles

No menos grande, es este ergates carpintero (Ergates faber), cuyas larvas se alimentan de pinos

Por la noche, nos encontramos a este solífugo (Gluvia dorsalis
un artrópodo emparentado con arañas y escorpiones

Y este ciempiés es un Scutigera coleoptrata

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

CIGÜEÑAS EN SANTORCAZ

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

El viernes pasado, cuando llegábamos con el coche a Santorcaz un enorme bando de cigüeñas (Ciconia ciconia) intentaba aterrizar en la torre de la iglesia. No había sitio para todas, así que muchas tuvieron que continuar su camino y descansar en algún otro sitio. Enseguida muchos curiosos nos acercamos a la torre para verlas y fotografiarlas. Algunas estaban anilladas, aunque yo no pude leer ninguna anilla pues no llevaba ni prismáticos ni telescopios. A falta de la información de esas anillas, algunas parecen proceder de la región de París. Su destino es el África subsahariana, aunque muchas ya se quedarán por aquí todo el invierno, ya que tienen alimento asegurado en los vertederos. 
Es el segundo año consecutivo en que se da este fenómeno en Santorcaz y algunos comentaban la posibilidad de que se aquerenciasen con la torre y empezasen a criar. Es complicado, pues parece que hay una frontera invisible al este del Henares que no rebasan para criar. El motivo es que no suelen criar en zonas calizas, donde el suelo es muy permeable y no es fácil que se formen charcas donde capturar ranas, culebras y cangrejos todo el verano. Así que nos tendremos que conformar con sus movimientos en paso entre las zonas de cría y las de invernada.

El bando era enorme y volaba a baja altura, seguramente había más de un centenar
Estaba anocheciendo y la luz era anaranjada 
La verdad es que eran un bonito adorno para la torre y no hay por qué preocuparse, 
cada una sólo pesa unos 3 kilos
En vuelo son majestuosas como las rapaces
Aquí preparándose para aterrizar
Entre ellas parecían mantener una distancia de seguridad para no llevarse un picotazo
Además el sábado me di un corto paseo por la mañana, y aunque no vi gran cosa, algo si puedo contar:

Un par de corzos (Capreolus capreolus) adultos, y un tercero juvenil
que no sale en la foto pero estaba oculto entre el carrizo
Un ratonero (Buteo buteo) se confunde con una rama al acecho de, ratas, ratones y topillos
Y aquí dos "hojas" con patas y ojos, unas polillas con un estupendo camuflaje,
según me han comentado pertenecen al género Macaria


Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

Parque de Salburua, caso de éxito en la restauración de espacios degradados

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Beatriz Fernández. Texto original

Recientemente he tenido la suerte de pasar unos días en Vitoria-Gasteiz y visitar el Parque de Salburua, una joya de diversidad biológica que combina el uso público con la conservación y que es fruto de una restauración ambiental que comenzó en los años 90.

Breve historia del humedal

Salburua es un humedal natural formado por las surgencias de agua subterránea del “Acuífero Cuaternario de Vitoria”, enorme bolsa de agua que se extiende bajo gran parte de la Llanada Alavesa. Originalmente contaba con tres lagunas principales Betoño, al oeste; Larregana, al norte y Arcaute, al sureste. Existe constancia de su extraordinaria riqueza en pastos, caza y pesca, que les dieron fama en toda la comarca. En aquella época sin duda debían de constituir uno de los complejos lagunares más valiosos desde el punto de vista ecológico de todo el País Vasco. En torno a la balsa de Arcaute se extendía un amplio robledal de llanura.

Evolución de los humedales de Salburua. Ayto Vitoria-Gasteiz

En 1857 comenzaron a desecarse las lagunas y talarse los árboles para utilizar las tierras para cultivo, como ocurrió en muchas zonas de España donde los humedales se desecaron por considerarlos insalubres o zonas sin valor. Para mediados del siglo XX las tres lagunas habían sido drenadas y a finales de los años 80 del antiguo variado y rico paisaje sólo quedaba un reducto de bosque,  y un pequeño retazo de humedal donde a duras penas pervivían los últimos animales y plantas propias de estos medios, en un entorno sometido a todo tipo de impactos: furtivismo, chabolismo, vertido de residuos…

Comienzo de la Restauración

Este espacio intensamente degradado comenzó su restauración en 1994, donde se estableció como prioridad la recuperación de los valores ambientales del humedal, la conexión de este espacio con el resto de proyecto del “anillo verde” de la ciudad, la mitigacion de inundaciones y el fomento de un espacio para la sensibilización ambiental y la investigación científica. Estos objetivos tan ambiciosos marcan uno de los pilares de una buena restauración, tener claras unas metas que nos garanticen una restauración exitosa y la puesta en valor del espacio desde un punto de vista social y científico.

humedal de salburua  foto Beatriz Fernández

Humedal de Salburua foto Beatriz Fernández

Las principales actuaciones que se llevaron a cabo por el Ayuntamiento fueron las siguientes:

1- Actuaciones de orientación medioambiental

  • Inutilización de drenajes, construcción de aliviaderos de sobrantes, de diques de cierre, caballones y otras estructuras destinadas a la inundación de las lagunas
  • Retirada de materiales de relleno empleados para la construcción de caminos agrícolas
  • Actuaciones de restauración vegetal y paisajística en el contorno de las lagunas y a lo largo de los cursos de agua (33,25 ha han sido repobladas de robledal y 2000 m de setos y riberas)
  • Diversificación de las condiciones del medio y creación de nuevos biotopos (construcción de islas, excavación de cubetas…)
  • Liberación de una manada de ciervos para el adecuado mantenimiento de los pastizales perilagunares
  • Instalación de un vallado cinegético en torno a la balsa de Arcaute que impide la aproximación de perros y personas a las láminas de agua, favoreciendo la tranquilidad de los animales

La restauración ecológica afecta a un espacio de más de más de 210 ha, de las cuales en época de máxima inundación 60 son láminas de agua.

2- Actuaciones de defensa contra avenidas

La restauración de Salburua se ha ligado a un proyecto de defensa contra inundaciones en el casco urbano de Vitoria-Gasteiz, en el que las lagunas se utilizan para laminación de las avenidas extraordinarias (periodo de retorno de 100 años) de los ríos adyacentes. Para ello se expropiaron los terrenos a particulares afectados y se firmó un convenio con las juntas administrativas de Arcaute y Elorriaga, propietarias de una porción importante del espacio, para el abandono de los usos agrarios y la regeneración del complejo lagunar.

Pasarela de madera para el uso público. Foto: Beatriz Fernández

3- Actuaciones de ordenación y mejora del uso público

  • Creación de itinerarios y pasarelas peatonales en el entorno de las lagunas
  • Adecuación en 1999 de un área de estancia, con mesas, bancos y fuente. Creación de dos observatorios de fauna
  • Entre 2006 y 2007 se ejecutaron las obras de edificación y urbanización del centro de interpretación de la naturaleza de Salburua (“Ataria”) , edificio multiusos que alberga diversos espacios como salas de exposiciones, un auditorio, un mirador o un aula taller-laboratorio

Como ya os conté en un blog anterior sobre la restauración de los Humedales de la Mancha, el “conocer para conservar” es un concepto estratégico para conseguir que los ciudadanos aprecien la suerte de vivir cerca de un espacio natural como ese y contribuyan a su conservación. La creación de itinerarios para el uso público y los observatorios y centro de Educación Ambiental fomenta este acercamiento del espacio a la población.

Situación actual y futuro

Actualmente existen 5 balsas activas de agua que en máxima inundación todas suman unas 66 hectáreas de lámina de agua, lo cual supone en torno a una tercera parte de la superficie total del parque.

Se ha recuperado gran parte de la vegetación herbácea de la zona y cuenta con un pequeño robledal en las cercanías de Arcaute y algunas choperas y bosquetes de ribera. Por último, se ha venido realizando un importante esfuerzo para recuperar la cubierta forestal característica de la zona, por lo que una parte destacable del parque, el 20% de su superficie total, ha sido repoblada con especies propias de los bosques de robles.

En la actualidad la red de caminos está conformada por 9 km, incluyendo varias pasarelas de madera que discurren sobre el agua así como puentes para salvar los arroyos de la zona.

El futuro del parque reside en la mejora continua del espacio y su ampliación hacia el sur y la conexión con otros corredores verdes como los Montes de Vitoria.

Gracias al buen hacer, esta espacio se ha convertido en uno de los humedales más importantes de Euskadi, la relevancia de Salburua viene ratificada por su declaración en 2002 como Humedal de Importancia Internacional por el Convenio Ramsar y su designación en 2004 como Lugar de Interés Comunitario dentro de la Red Natura 2000.

La Restauración de Humedales es uno de los temas a tratar en el curso de Restauración Ambiental de Espacios Degradados que impartimos en el campus virtual de ISM.

Fuentes: Ayto de Vitoria Gasteiz , IHOBE

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

SNORKEL EN CABO DE PALOS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

Cabo de Palos es un lugar reconocido para la práctica del buceo y yo no podía estar al lado sin darme una vuelta por allí. Un día fuimos toda la familia, y mi hija, que aún no ha cumplido 3 años, ya vio sus primeros pececitos, erizos, medusas y demás bichos. Ella estaba emocionada, pero creo que yo más. Otro par de tardes me acerqué yo sólo mientras ella y su madre hacían la siesta por la tarde. Como la playa cansa, las siestas eran largas y mi cosecha de fotos, mayor de lo que muestro aquí. No me enrollo más, que la muestra de fotos es amplia y no quiero aburrir al personal, sólo añadir que casi todas fueron tomadas en Cala Túnez o Cala Fría, salvo en las que lo indique.



Podría decirse que esta pastinaca (Dasyatis pastinaca) es la especie que más ilusión me dio ver, pues era la primera vez, y no dejan de ser familia de los tiburones y tener un peligroso aguijón

Bucear en en Cabo de Palos con el mar en calma, parece como estar en un acuario
La cantidad y variedad de peces es muy grande
Donde acaban las rocas empezaban extensas praderas de posidonia (Posidonia oceanica)

Ésta es una bonita hembra de julia (Coris julis) que son abundantes,
pero no se dejan fotografiar fácilmente
Un fredí hembra (Thalassoma pavo), uno de los peces más abundantes y también más bonito 
Aquí con otra iluminación y colores
La mayoría de los fredíes nacen hembras y tienen los colores que hemos visto, y luego se transforman en machos que adoptan colores aún más llamativos, aquí el de la izquierda está mudando a macho y acabará como los que vienen abajo
Cuando se transforman en machos, los fredíes son aún más bonitos
Otro macho, mejor enfocado pero con menos luz, no se puede pedir todo
Me encantan las salemas o salpas (Sarpa salpa)
Los cardúmenes de estos peces son siempre muy compactos...
… y algunas veces son muy numerosos
En zonas oscuras y protegidas se ocultan las crías de castañuela (Chromis chromis)
con su color de azul neón tan llamativo
De mayores se convierten en estos peces más oscuros
Un pez de fondo, una cabruza (Parablennius gattorugine)
No faltaban por ningún lado los erizos de mar comunes (Paracentrotus lividus)
Se ven un poco mal, pero en algunas rompientes, cerca de las rocas,
había crías de espetón o barracudas del mediterráneo (Sphyraena sphyraena)
Me llamó la atención la gran cantidad de esponjas 
(Sarcotragus fasciculatus) que había entre rocas y posidonia
También había otras esponjas naranjas (Spirastrella cuctatrix)
Más peces de fondo: un Gobius fallax?
Este creo que es otro igual

Éste no he sabido encontrar qué puede ser, igual es un juvenil de una especie, 
que no aparece en mis libros y no puedo buscar por internet

Aquí otro imagen del mismo

Este enorme "gusano" es una holoturia o cohombro de mar (Holothuria tubulosa.),
es un equinodermo como los erizos y las estrellas de mar
Un par de lisas (Chelon labrosus)
Aquí creo que una llambrega (Symphodus melanocercus) desparasita a un serrano (Serranus scriba) a la izquierda, mientras un fredí espera su turno, a la derecha 
Había muchos meros juveniles (Epinephelus marginatus)

Otro mero más, unos peces con pinta de inteligentes pero tímidos
Este pez con dos rayas negras es una mojarra (Diplodus vulgaris)
Y estos son pequeñas obladas (Oblada melanura), 
con un círculo negro rodeado de blanco en el arranque de la cola
Entre las rocas hay que tener cuidado con las urticantes ortigas de mar (Anemonia viridis)
En algunos momentos miles de pejerreyes (Atherina boyeri) te rodean a muy poca distancia
Me recordaban a los neones de mi acuario
Nunca había visto este tipo de cangrejo, un Percnon gibbesi,
 que se supone que está en expansión desde el Atlántico
Estos peces de camuflaje se supone que son planchitas (Symphodus roissali)
Otra planchita
Y otra planchita más...
Inmóviles entre las rocas, un primo del cabracho, un poyo (Scorpaena maderensis)
Un par de salmonetes de fango (Mullus barbatus)
Salmonete de roca (Mullus surmuletus), con su mancha negra en la aleta dorsal
En grietas y cuevas profundas se encuentran los 
salmonetes reales (Apogon imberbis) de color rojo

Aquí junto a un salmonete real una planchita
Los sargos (Diplodus sargus) son comunes aunque suelen ir solos
Aunque de lejos, aquí se ven su flanco rayado
Éste debía tener parásitos en la piel porque no hacía más que rascarse con el fondo
De arriba a abajo, un sargo, una salema y una mojarra
Cuando un erizo se rompe, es una delicia que atrae a todos los
 peces de los alrededores, aquí varios fredíes, sargos y julias
Me costó, pero tras varias zambullidas al final encontré un pulpo (Octopus vulgaris)
Cambiantes de color, atraen la atención de otros peces curiosos, 
esta vez dos serranos y una julia
Cuando se osan en el fondo, adoptan colores y 
texturas que casi consiguen camuflarlos por completo. 
Ojo a la concha de oreja de mar (Haliotis tuberculata) que brilla arriba, son preciosas
Éste creo que es un tordo de roca (Symphodus ocellatus)
Un grupo de juveniles de tordos de roca
Éste pequeño puede ser un gobio dorado (Gobius auratus)
 o una moma (Parablennius pilicornis)
Otro pez de fondo, éste creo que es una lagartina (Parablennius sanguinolentus)
Creo que esta es otra lagartina, pero con otros colores más oscuros
Aquí un fredí macho (el verde) y el otro puede ser un raspallón? (Diplodus annularis)

Entre estas algas había un pequeño pez camuflado, puede ser una futarra? (Lipophrys trigloides)
Otra medusa más escasa pero muy bonita era la huevo frito (Cotylorhiza tuberculata)
En las playas sin vegetación nadan las herreras (Lithognathus mormyrus)
Éstos son peces de aguas abiertas arenosas, que nadan entre las piernas 
de los bañistas, son pámpanos blancos (Trachinotus ovatus)
Para que no digan que me he olvidado de las aves, aquí va un cormorán moñudo
(Phalacrocorax aristotelis) que me vigilaba desde su roca

Algún tipo de pez más se dejó ver como grandes doradas y petos, pero habrá que fotografiarlos en otra ocasión.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

10 mentiras sobre sistemas de depósito, devolución y retorno

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Con los nuevos objetivos de reciclaje aprobados por la Unión Europea vuelve a estar encima de la mesa el debate sobre el modelo de gestión de residuos. La campaña de desinformación y noticias falsas al respecto recrudece a medida que los planes de gestión de residuos de las distintas comunidades autónomas entran en fase de revisión y se plantea la necesidad de adaptar la legislación estatal a las nuevas reglas europeas.

Antes de seguir, quizá convendría recordar que un sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) es una obligación prevista en la Ley 11/1997, de 24 de abril, de Envases y Residuos de Envases, según la cual “Los envasadores y los comerciantes de productos envasados o, cuando no sea posible identificar a los anteriores, los responsables de la primera puesta en el mercado de los productos envasados, estarán obligados a:

  • Cobrar a sus clientes, hasta el consumidor final y en concepto de depósito, una cantidad individualizada por cada envase que sea objeto de transacción.
  • Aceptar la devolución o retorno de los residuos de envases y envases usados cuyo tipo, formato o marca comercialicen, devolviendo la misma cantidad que haya correspondido cobrar de acuerdo con lo establecido en el apartado anterior.

Este sistema se incluye entre las recomendaciones de la Unión Europea a España para mejorar la gestión de sus residuos y como uno de los instrumentos económicos y medidas para incentivar la aplicación de la jerarquía de residuos previstos en la Directiva (UE) 2018/851 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 2018, por la que se modifica la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos.

Contra este sistema, cuya implantación en España (en contra de lo estipulado en las directivas y recomendaciones europeas) lleva más de 20 años de retraso, se está divulgado un decálogo de mentiras que pasamos a analizar.

  • El SDDR rompe la máxima “Reciclar es un deber”.

¿Reciclar es un deber? La normativa establece una jerarquía de residuos que como orden de prioridades en la legislación y la política sobre la prevención y la gestión de los residuos:

  1. prevención;
  2. preparación para la reutilización;
  3. reciclado;
  4. otro tipo de valorización, por ejemplo, la valorización energética; y
  5. eliminación.

Igualmente se establece que quienes ponen en el mercado productos que con su uso se convierten en residuos tienen que asumir la gestión de esos residuos. El fabricante de un producto, en la fase de diseño, es el que decide los materiales, durabilidad, posibilidades de arreglo, reutilización o reciclado de ese material.

Por cierto, el deber de las personas que generamos residuos en el ámbito doméstico es entregar esos residuos a los sistemas de recogida. Reciclar no es tirar cosas a contenedores de colores, eso viene después y es deber de otros agentes

Así pues, el SDDR no rompe la máxima de “Reciclar es un deber” lo que hace es evitar que la responsabilidad de la gestión de residuos se traslade al consumidor. Porque efectivamente, una vez que no se ha prevenido el residuo y no se ha podido reutilizar, el último usuario de un producto debe entregarlo para su gestión como residuo.

La diferencia es si ese residuo va de vuelta a quien lo puso en el mercado vía SDDR o no. Es decir, si quien hace negocio con ese producto que se convierte en residuo se encarga de su reciclaje o si traslada esa responsabilidad -y los costes- a otros.

  • El SDDR incrementa el precio de la cesta de la compra.

La propia normativa establece que quien cobra el depósito debe devolver esa misma cantidad a quienes retornan los residuos dentro del SDDR. Luego es un sistema que, por ley, no puede encarecer la cesta de la compra.

Es decir, si me cobran 10 céntimos por cada envase sujeto a SDDR, cuando vuelvo al establecimiento con esos envases vacíos recupero mis 10 céntimos. El sistema consigue que los residuos se depositen adecuadamente con un incentivo económico: si a mi no me importan los 10 céntimos y abandono el envase pude que otra persona decida recogerlo para recuperar esos 10 céntimos.

  • El SDDR ataca directamente al pequeño comercio.

De todas las mentiras del decálogo esta es la más increíble. Resulta que el pequeño comercio ha funcionado históricamente a granel y con envases reutilizables. Quizá la memoria colectiva lo ha perdido, pero cuando los envases eran de vidrio reutilizable no había grandes superficies para consumidores domésticos, la compra se hacía en pequeños comercios de proximidad. El casco retornable se llevaba a la bodega de la esquina, no se cogía el coche para ir a un centro comercial.

Las grandes superficies y las corporaciones multinacionales de distribución de productos envasados son las que acabaron con el modelo del envase reutilizable e instauraron el de usar y tirar. ¿Para qué? Para cerrar el pequeño comercio local y de proximidad, concentrando a miles de consumidores en centros comerciales a los que podían acudir a comprar compulsivamente, sin preocuparse de los envases y de las necesidades reales de su día a día.

El SDDR perjudica a esas grandes superficies, planteadas en un sistema de producción y consumo lineal, en las que no cabe la posibilidad de aceptar de vuelta millones de unidades de envases vacíos. Para eso inventaron el contenedor amarillo y por eso atacan el SDDR.

  • El SDDR perjudica el medio ambiente.

Resulta que un sistema de depósito, devolución y retorno permite recuperar los envases uno a uno y prepararlos para su reutilización. ¿Cuál es la alternativa al SDDR? Los contenedores de colores ¿Cómo recuperas un envase del contenedor amarillo para su reutilización? ¿La recogida en el contenedor verde permite la reutilización del vidrio?

Se habla mucho de economía circular. Pues la forma de recoger envases para su reutilización es, precisamente, mediante sistemas de depósito, devolución y retorno. Si los distribuidores no aceptan de vuelta los envases vacíos están fomentando una economía lineal que apunta a un vertedero o a una incineradora como destino para los residuos de envases.

Por otro lado hay que analizar los modelos de producción y consumo de los envases retornables frente a los que promueve el envase de usar y tirar. Con envases de usar y tirar nos vamos a cadenas lineales de producción y consumo, donde se concentra la producción y se alarga la distancia recorrida por los productos envasados. Donde se destruyen puestos de trabajo y se cierran pequeños establecimientos de proximidad.

¿Lo comparamos con un sistema en el que los envases vacíos vuelven al distribuidor en un esquema de logística inversa que utiliza los mismos camiones en los que se hace el reparto? ¿Quién gasta más combustible? ¿Quién tiene más emisiones? ¿Un modelo de usar y tirar con camiones de reparto que vuelven vacíos y camiones de basura que también inician y finalizan su ruta sin carga o una logística inversa basada en SDDR?

  • El SDDR aumenta la suciedad en las calles.

En el SDDR todos los envases adheridos tienen un valor, por lo que existe un incentivo para su recogida. Mira las calles y dime que suciedad ves. Vale, olvida los excrementos caninos y las hojas secas. Botellas, latas, envases de plástico… si se comercializasen sujetos a SDDR no estarían ensuciando las calles:

  • Primero porque la mayoría de los consumidores tendrían un incentivo para devolver el envase al establecimiento donde compraron el producto envasado.
  • Segundo porque quien encontrase esos envases abandonados tendría un incentivo para llevarlo a un punto de recogida donde recuperar el depósito.

Se argumenta que la rebusca de envases por personas indigentes podría causar más suciedad en las calles. La cuestión es ¿qué se rebusca actualmente en los contenedores? Residuos con algún valor.

Los envases ligeros no valen nada para esos rebuscadores que, básicamente, tratan de encontrar objetos de metal con peso suficiente para conseguir unos pocos euros en alguna chatarrería cercana. Su actividad ensucia las calles de envases que no tienen valor porque nadie se los compra. Si consiguiesen más dinero recogiendo los envases abandonados que metiéndose en los contenedores de basura a buscar restos metálicos, tendrían un incentivo para dejar de hacerlo.

  • El SDDR tiene un coste desorbitado.

Es curioso que esta mentira se basa solo en el coste de implantar el SDDR, no considera los costes del sistema actual de contenedores de colores. Es como si los camiones y los cubos de basura fuesen gratis. Pero tampoco entra en la cuestión clave ¿Quién asume los costes de la gestión de residuos? La legislación establece que deben ser asumidos por quien pone en el mercado los productos que con su uso se convierten en residuos.

Con un SDDR todo el coste de la gestión de residuos queda en las empresas que venden productos sujetos a SDDR, mientras que con un sistema de contenedores de colores el coste se traslada a los municipios que recogen sus residuos con estos contenedores y los ciudadanos que pagan impuestos y tasas para que el sistema funcione.

¿Cuánto te cuesta aparcar el coche en la calle? ¿Cuánto ubicar un contenedor de obra delante de tu portal para recoger los escombros de una reforma en tu piso? La recogida selectiva no paga por el espacio que ocupa en las calles de las ciudades.

El coste del SDDR no es desorbitado, es justo. Exactamente lo que tienen que pagar quienes ponen en el mercado productos que con su uso se convierten en residuos. Por el contrario, los contenedores de colores trasladan costes al conjunto de la sociedad. Mucho más barato para las multinacionales de la distribución, pero no para los ciudadanos ni para los ayuntamientos.

La ventaja del SDDR es que el agente con capacidad de decidir sobre el envase percibe el coste y puede tomar medidas adecuadas y pertinentes para aplicar la jerarquía de residuos en su modelo de negocio.

  • El SDDR dificulta el reciclaje.

El principal problema de la recogida de residuos con contenedores es la mezcla de distintos tipos de residuos y materiales que luego hay que tratar en plantas de clasificación de residuos para volver a separarlos y conseguir materiales homogéneos que puedan utilizarse como materias primas. ¿Cómo dificulta esto la recogida separada de envases uno a uno? De ninguna manera. Recuerda que estamos desmontando un decálogo de mentiras y algunas, como esta, caen por su propio peso. Los sistemas de depósito, devolución y retorno consiguen materiales más atractivos para las empresas que se dedican al reciclaje.

Los envases que no son reciclables no pasan a serlo porque estén fuera o dentro de un SDDR. El contenedor amarillo da cabida a toneladas de envases que no se pueden recuperar ni reciclar, pero se venden dentro del mismo sistema de que otros que sí lo son. Así se camufla impacto ambiental de los envases que no se recuperan, pero con la contrapartida de que se encarece la clasificación de residuos y muchos de los que se recuperarían en un SDDR se pierden mezclados con los que no se pueden reciclar.

Nuevamente un SDDR podría mejorar el reciclaje enviando una señal a los distribuidores: si vuestros vacíos envases tienen un valor en el mercado de las materias primas el SDDR tiene un coste menor que si, por el contrario, nadie quiere el material que se obtiene de vuestros envases residuales. Con el sistema del contenedor amarillo los residuos de envases que no se recuperan van a incineradoras y vertederos al mismo coste, para el distribuidor de producto envasado, que los que sí reciclan.

envases de plástico recuperados y listos para el reciclaje

  • El SDDR ha sido rechazado por los países que lo han estudiado.

Esta es una verdad a medias, que casi puede ser peor que una mentira. El SDDR funciona en muchos países y regiones del mundo. Algunos lo estudian y lo incorporan a sus modelos de gestión de residuos. En otros van las corporaciones multinacionales de distribución de productos envasados y crean grupos de presión para que la opinión pública rechace el SDDR.

Si te interesa el tema, en este enlace tienes una entrevista sobre cómo se obstaculiza el avance de los SDDR y el ejemplo de la Comunidad Valenciana, pionera en estudiar el modelo.

  • El SDDR no está implantado en Bélgica, que es el ejemplo a seguir.

Está implantado en otros países que también son ejemplo a seguir. ¿Por qué elige Bélgica el autor del decálogo de mentiras? ¿Qué pasa en Bélgica que no pasa en España? Analizar el caso belga y compararlo con el español o con otros países con SDDR excede el objetivo de este artículo. Sí cabría destacar que, de modo general, los países con SDDR gestionan mejor sus residuos que aquellos que no lo tienen. Realizar esa comparativa a escala global también excede el objetivo de este artículo.

En cualquier caso, es pertinente a recordar que la Unión Europea propone a España considerar la implementación de sistemas de depósito y devolución para mejorar la gestión de sus residuos y avanzar en materia de reciclaje. Puedes leer al respecto en este enlace.

  • El SDDR, por tanto, solo tiene un beneficiado.

Efectivamente, el SDDR solo tiene un beneficiario: el conjunto de la sociedad. No perdamos de vista que SDDR no es una propuesta concreta de una empresa determinada, es un instrumento económico que se puede implantar de muchas formas y con muchos matices.

Quienes atacan el SDDR se centran en una forma de entenderlo que les permite hacer análisis a la medida de sus intereses particulares. Pero los sistemas de depósito, devolución y retorno admiten varias opciones que redundan en un menor impacto ambiental, económico y social en la gestión de envases, empezando por la aplicación de la jerarquía de residuos.

Frente al contenedor amarillo, que destina los residuos -en el mejor de los casos- a un reciclaje de baja calidad, tenemos la posibilidad de implantar sistemas de depósito, devolución y retorno basados en envases reutilizables.

Seguro que podemos encontrar más argumentos en favor y en contra de los sistemas de depósito, devolución y retorno, pero no hace falta mentir para imponer un modelo de recogida de gestión sobre otros posibles.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies