Archivo de la categoría: urbanismo

Repensando la manera de movernos en las ciudades: impactos ambientales y sociales

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Roberto_R_R. Texto original

Estamos viviendo unos años de grandes cambios a la hora de entender las ciudades, y uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos es conseguir una movilidad urbana sostenible.

Antes de proponer las posibles soluciones, debemos conocer bien los problemas a los que nos enfrentamos. El actual modelo de movilidad lleva consigo ligados una serie de impactos ambientales, sociales y económicos que debemos de corregir y de los que a veces no somos del todo conscientes de su magnitud e implicaciones.

A continuación resumimos los principales impactos y en la próxima entrada del blog analizaremos las posibles actuaciones que podemos realizar para tender hacia una movilidad más sostenible.

Impactos de la movilidad

  • Pérdida de competitividad y tiempo

Una de las consecuencias del modelo de movilidad urbana imperante en las ciudades españolas, en las que predomina el uso del vehículo privado, es la pérdida de competitividad y la ineficiencia en tiempos, costes y sostenibilidad.

Según el Ranking anual que realiza INRIX en las ciudades españolas debido a los atascos se perdieron de media 20 horas por conductor en 2016. Esto nos sitúa en el puesto 30 en el Ranking mundial.

Las ciudades grandes con mayores congestiones fueron Madrid y Barcelona, donde se perdieron 39,6 y 33,8 horas por conductor en atascos, respectivamente. En Londres se llegó a las 73,4 horas y en París a las 65,3.

A esto se suman los días de trabajo perdidos por bajas laborales relacionadas con accidentes de tráfico y enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica.

Además, sufrimos una importante pérdida de competitividad del país por la dependencia energética que tenemos del exterior, donde estamos 10 puntos por encima de la Unión Europea.

Aproximadamente un 40% del total de la energía que utilizamos es consumida por el sector transporte, un porcentaje también mucho mayor que la media europea. A esto se añade que, salvo un pequeño porcentaje, casi la totalidad de la energía utilizada proviene de combustibles fósiles (gasolina, diesel, queroseno…) que además de ser contaminantes no son autóctonos.

  • Emisiones

El sector transporte representa el 25% de las emisiones totales de Gases de Efecto Invernadero en España. La movilidad urbana representa casi la mitad de estas emisiones (Un 40% según Greenpeace). Estos gases son los principales causantes del cambio climático.

Además contribuyen a la existencia de gran cantidad de gases contaminantes como monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre, metano, ozono, etc.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente en la UE la polución del aire mata de manera prematura a 450.000 personas, 27.000 en España.

  • Ruido

Según la OMS la fuente principal de ruido en los ambientes urbanos sigue siendo el tráfico, que causa más del 80% de la contaminación acústica que se registra en las ciudades españolas. A nivel europeo, alrededor del 40% de la población está expuesta a niveles de ruido por culpa del tráfico superiores a los 55 decibelios.

Una exposición prolongada al ruido puede afectar a nuestra salud a través de efectos en el sueño, enfermedades cardiovasculares o trastornos relacionados con la audición.

  • Ineficiencia energética

La mayor parte de la flota de vehículos actual compuesta mayoritariamente por vehículos diesel o de gasolina no tiene una gran eficiencia energética. Un vehículo de gasolina sólo aprovecha aproximadamente el 25% de la energía del combustible, desaprovechándose el 75% restante (rozamiento, calor, etc).

En el caso del vehículo eléctrico de batería las estimaciones muestran una eficiencia del 77% si la electricidad utilizada es de origen renovable.

Es decir, se mueven vehículos que pesan mucho y requieren gran cantidad de energía para desplazarse (en su mayoría fósil y por tanto contaminante) con una ocupación muy baja, 1,2 personas por vehículo de media.

  • Consumo de suelo y territorio

En España hemos triplicado la longitud de nuestras autovías desde 1990, y con más de 15.000 km nos hemos convertido en el tercer país del mundo con más km (detrás solamente de EEUU y China), pese a ser un país pequeño.

Hemos hecho una gran inversión, consumido muchos recursos y fragmentado el paisaje y los ecosistemas, pero no hemos conseguido resolver el problema de la movilidad, muy basado en el uso del coche privado.

  • Afectación de la salud pública

Como hemos comentado antes este modelo de movilidad, basado principalmente en el vehículo privado, provoca una gran contaminación y pérdida de la calidad del aire. Esto repercute muy negativamente en la salud.

Las emisiones de los diésel por encima de los límites legales causan 38.000 muertes prematuras en el mundo –11.400 en Europa– según un estudio publicado en Nature en mayo de 2017.

A día de hoy 34 ciudades españolas no cumplen los parámetros que exige la UE de calidad de aire.

Resumiendo: el coche mata y no sólo por accidentes de tráfico.

Relación entre obesidad y modo de transporte ( bici+andando). Fuente: Anders Adamsen

Otra cuestión a tener en cuenta es el sedentarismo que va asociado a la movilidad.  En la gráfica superior, utilizada por Manel Ferri Tomás en el pasado Congreso Nacional del Medio Ambiente,  se compara la obesidad en relación con un tipo de movilidad que utilice principalmente la bicicleta o caminar.

Un dato: España es el 2º país con mayor número de personas obesas de la UE.

  • Exclusión laboral

Patrón modal no inclusivo, excluye a una parte de la población, principalmente jóvenes, mujeres y población extracomunitaria

Aunque la movilidad urbana y la oferta adecuada de los servicios de transporte colectivo han sido poco estudiados en sus relaciones con la pobreza y la exclusión es conocido que el actual patrón modal no es inclusivo y ya que existe una desigualdad en el acceso a distintas oportunidades de participación de los habitantes en sus actividades, según las diferencias entre modos de transporte y localización de los hogares.

  • Accidentes de tráfico

La primera causa de muerte en accidentes laborales es por accidente de tráfico. De cada 2 accidentes laborales uno es “in itinere”, es decir que le ocurre al trabajador durante el desplazamiento desde su domicilio hasta su lugar de trabajo, y viceversa.

Conscientes de la importancia de apostar por un nuevo modelo de movilidad, el Instituto Superior del Medio Ambiente y la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) han creado un nuevo programa formativo, Técnico en Movilidad Sostenible para formar a los profesionales en esta materia tan necesaria en administraciones locales y empresas.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

La verdadera Smart City – Parte 2.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Si nos ponemos a hablar de Smart City y no terminamos hablando de medio ambiente, el artículo que comenzamos el año pasado no tendría cabida en este blog, y nuestro repaso por este concepto quedaría más que incompleto.En este punto, alguno de los que haya leído el anterior artículo preguntará: ¿y qué tiene que ver una Smart City con el medio ambiente?.... Pues bien, lo tiene que ver todo. El

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

La verdadera Smart City – Parte 1.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Hace un tiempo estuvimos hablando en el blog del concepto de “Big Data”. Estuvimos desarrollando el verdadero potencial ambiental que se esconde tras un término muy de moda, pero que pocas veces se muestra en toda su extensión, pues suele ser utilizado como arma propagandística por parte de los más “snob”.Algo similar ocurre, y así lo poníamos de manifiesto en el mismo artículo, con el

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

La verdadera Smart City – Parte 1.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Hace un tiempo estuvimos hablando en el blog del concepto de “Big Data”. Estuvimos desarrollando el verdadero potencial ambiental que se esconde tras un término muy de moda, pero que pocas veces se muestra en toda su extensión, pues suele ser utilizado como arma propagandística por parte de los más “snob”.Algo similar ocurre, y así lo poníamos de manifiesto en el mismo artículo, con el

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

La verdadera Smart City – Parte 1.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Hace un tiempo estuvimos hablando en el blog del concepto de “Big Data”. Estuvimos desarrollando el verdadero potencial ambiental que se esconde tras un término muy de moda, pero que pocas veces se muestra en toda su extensión, pues suele ser utilizado como arma propagandística por parte de los más “snob”.Algo similar ocurre, y así lo poníamos de manifiesto en el mismo artículo, con el

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

La ideología del espacio público

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio. Texto original

¿Qué es el espacio público? ¿Cuál es su función?

Responder a estas dos preguntas no es para nada fácil. En principio podría haber acuerdo en una breve definición como el “espacio de todos y todas”, pero ésta no dejará contento a nadie. Desde una visión puramente técnica de arquitectos y urbanistas, el espacio público podría ser considerado como el espacio entre edificaciones. Un vacío entre construcciones que, como dice Manuel Delgado, “hay que llenar de forma adecuada a los objetivos de promotores y autoridades, es decir, como un complemento para operaciones urbanísticas”.

Por otra parte, existe una concepción del espacio público construida en el imaginario social desde la antigüedad clásica y que el capitalismo de libre mercado ha ido arrinconando de manera obvia en muchas de nuestras ciudades, sobre todo a partir de la era postfordista. Ese punto de vista define el espacio público como un territorio de intercambio, de encuentro, de disfrute, un espacio político de la ciudadanía, un rincón de democracia.

Plazade Santo Domingo. Madrid

Plazade Santo Domingo. Madrid

Es en este punto donde la ideología entra en acción: concebir el espacio público como lugar de paso o como lugar de descanso e intercambio. He ahí la cuestión. Tan simple como eso, pero a la vez tan complejo. Esta confrontación se puede observar en algunas de las ciudades europeas y españolas más importantes, como Madrid. Durante los casi 15 años de gobierno conservador en la capital, se produjo una transformación urbana basada en la inversión en grandes proyectos inmobiliarios y un abandono palpable de los barrios y distritos. Un ejemplo muy concreto de la ideología política de esos años con respecto a su concepción de espacio público es la desaparición prácticamente total de elementos antes cotidianos para los madrileños como los bancos de madera, la arena de los parques infantiles, las fuentes de agua, la ausencia de árboles productores de sombra… Todo ello tiene su paradigma en la aparición masiva de las denominadas “plazas duras”, que no son más que las plazas de toda la vida aunque ahora carentes de esos elementos antes enumerados y cuyo pavimento granítico destaca por hacerlas prácticamente intransitables durante épocas de mucho calor o de mucho frío (es decir, casi todo el año climático en la capital). Por ello, se ha tendido desde este tipo de gobiernos a potenciar la desnaturalización de los espacios públicos con una intención muy clara: desmotivar a la ciudadanía a reunirse, a debatir, a jugar, a crear. En su lugar se han transformado estas plazas, otrora lugares de disfrute, en lugares de paso donde lo único que se induce a hacer al paseante es sentarse en una terraza de alguna  de las muchas franquicias que invaden plazas y calles. Se trata de un urbanismo psicológico que le viene a decir al ciudadano: aquí no te quedes, busca algo que comprar o vete.

 

Plaza de Tirso de Molina. Madrid

Plaza de Tirso de Molina. Madrid

Ejemplos hay muchos como las plazas de Callao, Ópera, Puerta del Sol, Tirso de Molina, Lavapiés, Santo Domingo, Pedro Zerolo, Chueca, de los Cubos, etc. Muchas de ellas afrontaron hace no mucho obras de peatonalización, algo positivo sin duda, pero el resultado final está lejos de la finalidad de lo que debe ser una plaza.

Pero a partir del 15 de mayo de 2011, cuando los ciudadanos de Madrid y de muchas ciudades españolas se lanzaron a las plazas a reclamar una democracia real, el espacio público adquirió de nuevo su función más pura: la del intercambio. Durante unos días, la Puerta del Sol, plaza de plazas en Madrid, abandonó su carácter forzado de lugar de paso para volver a su esencia de espacio público. Prácticamente se tornó en un mercado de abastos de ideas y propuestas.

15M en la Puerta del Sol

15M en la Puerta del Sol

Ese punto de inflexión se vio reforzado por el cambio de gobierno local y el ascenso de una candidatura municipalista, Ahora Madrid, en sintonía con las propuestas quincemayistas. Un ejemplo de la influencia ideológica sobre el espacio público de la nueva corporación es la creación de un canal participativo donde por primera vez se preguntó a los madrileños qué tipo de plaza querían, en relación a la remodelación de la Plaza de España. La respuesta de los ciudadanos no fue ninguna sorpresa. Simplemente quieren que la Plaza de España vuelva a ser una plaza con lo que ello implica (pavimento verde, acceso abierto, lugar de permanencia  y ocio, diáfana y con sombra). Aquí los resultados completos: https://decide.madrid.es/encuesta-plaza-espana-resultados

Extracto de resultados de la consulta de Plaza de España. Fuente: Ahora Madrid.

Extracto de resultados de la consulta de Plaza de España. Fuente: Ahora Madrid.

Es por tanto el espacio público un caballo de batalla donde no sólo se juega la existencia o no de elementos que a priori pueden parecer triviales como las fuentes de agua que prolonguen nuestra estancia en ese lugar, campos de arena con la que rasparse las rodillas jugando con los amigos, bancos donde descansar sin consumir. Es mucho más. Está en juego el fomento de un derecho tan importante como el de reunión. La motivación al intercambio de pareceres. Instar o no a la ciudadanía a vivir sus espacios y no sólo a consumirlos. Hacer, en definitiva, de la ciudad, no ya el espacio aséptico de granito y cristal que algunos se han esforzado tanto en conseguir, sino un espacio que integra la naturaleza y el urbanismo. En definitiva, hacer o no de la ciudad un espacio humano y no sólo mercantil. Ahí está la ideología.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio