Archivo de la categoría: software libre

Reutilización de aparatos electrónicos y brechas digitales.

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Otra de las realidades que está ilustrando la pandemia de COVID-19 es la de la brecha digital. Unos cuantos privilegiados tenemos la opción de seguir con cierta normalidad nuestra vida gracias al teletrabajo y las video llamadas. Evidentemente no es una opción para muchas ocupaciones que dependen de un material o un espacio físico concreto para llevar a cabo su actividad, pero es una salida para parte del sector servicios, la administración o la formación y permite, en otros ámbitos, mantener relaciones estratégicas entre proveedores y clientes.

Requiere organización e infraestructura. Y ni todas las empresas que podrían estar funcionando telemáticamente tienen capacidad de organización que se requiere para mantener la productividad a distancia, ni todas las personas cuentan en su casa con una conexión a Internet y un equipo adecuados para teletrabajar o seguir un curso a distancia.

Tanto el modelo de consumo como las limitaciones económicas hacen que en muchos hogares la única conexión disponible para una familia completa sea la tarifa de datos limitada de una línea de telefonía móvil. Y el único dispositivo con el que realizar tareas escolares o trabajos a distancia el propio teléfono asociado a esa tarifa.

En condiciones normales, con el trabajador acudiendo a diario a su puesto de trabajo o el alumno en su centro educativo, esta brecha no se manifiesta. Si hace falta un ordenador para el trabajo estará en la sede que acoge la actividad laboral. El aula de informática del colegio o el instituto tiene los equipos necesarios para resolver las necesidades de la asignatura que requiera el uso de ordenadores o conexión a Internet.

A las malas están los espacios públicos de conexión. El locutorio-cibercafé, la biblioteca municipal, la casa del compañero que sí tiene ordenador con Internet… en condiciones normales siempre hay alguna forma de completar las limitaciones domésticas de equipos y conectividad cuando surge una necesidad concreta.

Pero si nos quedamos confinados ¿cómo hacemos? Sin equipos informáticos, sin programas ofimáticos… ¿Cómo se teletrabaja? ¿Cuánto cuesta asistir a una clase por videoconferencia o ver  los documentales que recomienda el profesor sin tarifa plana de conexión a Internet con banda ancha?

Quizá la conexión es más compleja de resolver. Requerirá de revisar la forma en la que se consigue el acceso a algo que se nos antoja básico y casi imprescindible. Estructurar una conexión universal a Internet, para todos y en todas partes. Por lo menos unos mínimos que permitan hacer realidad ese teletrabajo en toda la España desconectada, coincidente en gran parte con la España Vaciada, que varios meses al año ni siquiera dispone de líneas de teléfono convencional con la que comunicarse con el resto del mundo. Tal vez una infraestructura de red educativa, quizá en manos de la Administración, que permita a toda la población escolarizada estar en contacto y acceder a contenidos de Internet relevantes para su formación.

La otra parte, el error de cálculo que nos hacía suponer que profesores y alumnos disponían en sus hogares de equipos y software para seguir el curso on line como si nada, se puede solucionar sobre la marcha. O se debería poder solucionar.

Más allá de las medidas de “coronawashing” que hemos visto estos días, con bonitos gestos para salir en la foto pero que están lejos de llegar a todos los que necesitan soluciones, deberíamos utilizar la infraestructura de la que ya disponemos. Y en el ámbito de los equipos informáticos la legislación sobre residuos de aparatos electrónicos debería ayudarnos. Especialmente el punto donde se habla de la importancia de la prevención para la reutilización.

Si el sistema de recogida y tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos funciona como debería, en este mismo momento habrá miles de equipos plenamente funcionales almacenados en los sistemas de recogida y recuperación que, de forma obligatoria, los distribuidores de electrodomésticos tienen que tener en marcha desde hace más de una década.

Sí, hablo de un Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que regula cómo y dónde tendríamos que estar dejando nuestros viejos ordenadores y cómo se documentan las entregas de estos equipos en su gestión, bien para la reutilización bien como residuos.

Si se estuviese aplicando correctamente, las distintas administraciones competentes estarían en situación de conocer la cantidad de equipos listos para reutilización o con componentes disponibles como piezas para reparar o montar otros circulan por los sistemas de responsabilidad ampliada del productor. De una forma relativamente sencilla deberían poder recopilar de los centros de preparación para la reutilización y las instalaciones de tratamiento esos equipos.

En un momento donde la responsabilidad corporativa y los Objetivos de Desarrollo Sostenible asoman a las campañas publicitarias de las grandes corporaciones y parecen iluminar la hoja de ruta, deberían sobrar iniciativas con las que esos equipos que iban camino de la trituración se recuperasen para una imprescindible función social.

El llamamiento a sacar del fondo de los armarios y los cajones de los más privilegiados los portátiles, móviles y tabletas que han sustituido recientemente y que podrían ser destinados a quienes los necesiten en este momento debería ser un clamor.

Podríamos tener a cientos de voluntarios que, no saben coser o no tienen impresoras 3D en casa pero que quieren ayudar y se manejan con la tecnología, instalando -en esos equipos a reutilizar– soluciones de software libre que atienden las necesidades concretas que profesores y alumnos tienen en estos momentos de crisis sanitaria, social y ambiental.

¿Realmente estamos preparados para plantear soluciones con los recursos disponibles? ¿Podemos experimentar nuevas formas de economía circular y responsabilidad corporativa en tiempos de pandemia? ¿Seguimos de brazos cruzados esperando a que el insostenible modelo de consumo que nos ha traído aquí nos lleve a otra parte?

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Cómo pasar todos los artículos de tu blog a un procesador de textos.

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Uno de los retos que tuve que afrontar cuando me decidí a publicar un libro recopilando entradas de los primeros diez años de vida de mi blog fue pasar los contenidos de la web a un documento que pudiese manejar con un procesador de textos. La ventaja del blog es que archiva, por orden cronológico, en categorías, por etiquetas y en formato digital los artículos que has escrito. Están todos en la base de datos del servidor que aloja la web a través de la cual te expresas. Pero si fuese tan fácil sacar los pensamientos que tienes allí seguramente no estarías leyendo esto.

Realmente sí es sencillo descargar todos los artículos de un blog en formato digital. Implica saber algo de bases de datos y disponer de acceso al servidor. Dos requisitos que no siempre están al alcance de quien se decide a la tarea de publicar un libro a partir de los contenidos de su blog.

Afortunadamente hay otras alternativas. Muchas. Algunas de pago, bastantes gratuitas y todas con sus limitaciones. Entre las que probé en su día algunas tenían un máximo de artículos que podían descargar. Otras condicionaban la descarga a formatos concretos con los que no resultaba sencillo trabajar posteriormente. En otros casos el contenido quedaba disponible para cualquiera que quisiese descargarlos en la web a través de la que se realizaba la descarga. Algunas opciones sólo facilitan descargas parciales.

Finalmente me crucé con WordPress2Doc. Un programa gratuito que me permitió realizar la tarea de pasar los contenidos del blog a un procesador de textos desde el que empezar a trabajar para el libro que acabaría impreso en papel. El proceso es relativamente sencillo:

  • Se necesita un archivo de exportación del blog. Esto se consigue en el menú “Herramientas” en la opción “Exportar”. Aquí tenemos varias opciones, si bien lo más interesante será, seguramente, elegir “Entradas” y filtrar por categorías, autores o rango de fechas. Pulsando “Descargar el archivo de exportación” generamos un documento de extensión “.xml” con el que ya podríamos trabajar, si bien es más cómodo pasarlo a un formato que nos permita abrirlo directamente en un procesador de texto.
  • Cargamos en el programa WordPress2Doc el archivo de exportación que hemos generado en el paso anterior. Esto nos permite seleccionar los artículos para pasar a nuestro documento y, a continuación, convertir y exportarlos, bien a un “.docx”, bien a un “.pdf”. Igualmente podemos elegir si queremos que todos los artículos estén en un único archivo o cada uno en el suyo propio.

Dependiendo del volumen de entradas publicadas en el blog y la forma en la que las tengamos clasificadas puede resultar interesante generar varios archivos de exportación, uno por cada categoría, ya que no tenemos esa opción en WordPress2Doc y organizar los contenidos en el procesador de textos, si son muchos, puede ser bastante tedioso.

Desde el documento resultante puedes maquetar un documento para su impresión en papel o darle formato para convertirlo en un libro electrónico, bien directamente en el procesador de texto, bien con alguna aplicación específica para crear archivos epub.

En mi caso agrupé los contenidos de 10 años de blog por temas, utilizando la estrategia de descargar por categorías. Posteriormente organicé los artículos de modo que la lectura resultase lo más coherente posible dentro de cada uno de los temas que se desarrollaban en el blog. Más o menos tenía un archivo por cada apartado de lo que acabaría siendo el índice del libro.

Si el objetivo es generar un recopilatorio manteniendo los artículos tal cual, bastaría con seleccionar el rango de fechas. Por ejemplo para un libro que recopile las reflexiones de un año concreto. Son varios los blogueros que publican recopilatorios anuales de las entradas de sus blogs y los utilizan para promocionarse. Con WordPress2Doc la tarea resultaría bastante sencilla.

La limitación más importante reside en que este programa está enfocado para trabajar con los contenidos de blogs creados con WordPress. Si cometiste el error de elegir otra plataforma de publicación es un buen momento para pasarte a WordPress.

Como ventaja destacaría que no es necesario instalar plugins ni herramientas de terceros en el blog. Tampoco hace falta crear cuentas de usuario ni suscribirse a modelos freemium en los que se ofrecen opciones similares a la que podemos conseguir con este software.

Así pues, creo que WordPress2Doc es una herramienta a considerar si te estás planteando pasar a formato papel los contenidos de tu blog. En mi caso fue un aliado en la aventura de autoeditar y autopublicar mi primer libro. Y lo está siendo para recopilar los contenidos que formarán parte del segundo. Pero de eso hablamos otro día.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

¿Por qué software libre? Ejemplos de aplicación de QGIS en el ámbito de la gestión de recursos hídricos

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Sergio Perez. Texto original

El crecimiento del software libre ha recibido una atención sustancial en los últimos años. La adopción de software libre ha aumentado de forma notable fuera de las universidades y centros de investigación (ámbitos a los que se restringía su uso hasta hace poco), a medida que más empresas y administraciones descubren las ventajas que las soluciones de código libre tienen sobre sus contrapartes no libres, también conocidas como propietarias o privativas.

Los modelos y aplicaciones GIS de código libre poseen una serie de fortalezas, entre las cuales destacan las siguientes:

  • Transparencia. En las aplicaciones GIS libres existe un acceso sin restricciones al código fuente, además de visibilidad de todas aquellas discusiones sobre cómo las comunidades desarrolladoras implementan nuevas características y resuelven errores. En contraste, el código privativo viene a menudo con limitaciones imprevistas y otras sorpresas no deseadas.
  • Mejor seguridad. El código de las aplicaciones GIS de software libre suele ser más seguro al tener detrás una comunidad que lo revisa mucho más a fondo (y cualquier problema que surja tiende a solucionarse con mayor rapidez y diligencia). Este ha sido en el pasado el mayor impedimento para la adopción de soluciones de software libre por parte de las empresas.
  • Economía. El hecho de que las soluciones de software libre no requieran inversión en costosas licencias de uso supone, sin duda, una ventaja decisiva a la hora de su uso e implementación.
  • Flexibilidad. El software libre es, por lo general más flexible, pero requiere de más esfuerzo para su uso y familiarización. Esto se debe, en parte, a que muchos desarrolladores de software suelen encontrarse más cómodos con herramientas que incorporan línea de comandos en lugar de interfaces gráficas agradables que faciliten la tarea del usuario final. Un buen ejemplo de esto es GRASS GIS cuya interfaz es lenta, pesada y contraintuitiva.
  • Apoyo de la comunidad de usuarios: Esta es quizás la mayor ventaja de las aplicaciones GIS de código libre. No hay prácticamente ninguna pregunta con respecto a una aplicación de uso extendido, tales como QGIS o gvSIG, que no tenga una respuesta exhaustiva y detallada en diversos foros de internet.

En el campo específico de la hidrología y los recursos hídricos, es posible la realización de proyectos y estudios de notable complejidad utilizando exclusivamente herramientas libres. En este sentido, uno de los paquetes de software libre de uso más extendido es QGIS.

Delimitación de cuencas vertientes en QGIS

QGIS se integra con otros paquetes GIS libres, como PostGIS, GRASS GIS y MapServer. De hecho, una de sus mayores ventajas es la posibilidad de utilizarlo como interfaz gráfica de GRASS, el cual posee un completo catálogo de poderosas herramientas para el procesado de modelos digitales del terreno, delimitación de cuencas vertientes y caracterización de redes hidrográficas.

Además, QGIS posee una miríada de complementos que amplían sus capacidades de análisis hidrológico. Uno de los mejores ejemplos es LAStools, complemento desarrollado por el profesor Martin Isenburg de la universidad de Carolina del Norte, el cual permite la creación de modelos digitales del terreno a partir de nubes de puntos LiDAR, así como su visualización y manipulación de forma sencilla.

Dentro del ámbito de la hidráulica y el análisis de inundaciones, existen otros ejemplos de software libre entre los que, sin duda, el más conocido es HEC-RAS. Este programa, desarrollado por el centro de ingeniería hidrológica (HEC) del ejército de los Estados Unidos en Davis (California), permite la realización de simulaciones de eventos de avenidas e inundaciones en una y dos dimensiones, así como el modelado de transporte de sedimentos en canales y ríos naturales.

Una de las novedades más recientes es la introducción del módulo RASMapper y de nuevas herramientas de edición que hacen posible la construcción de geometrías sin necesidad de usar aplicaciones externas tales como HEC-GeoRAS.

HEC-RAS destaca también en su velocidad de procesado frente a otros programas propietarios (y con licencias que cuestan varios miles de euros al año) tales como TUFLOW, MIKE FLOOD e ISIS, tal y como mostraron las pruebas comparativas de rendimiento (“benchmark”) realizadas por la Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido en 2016 en las que HEC-RAS realizó las computaciones y los cálculos de forma más rápida en 4 de las 7 condiciones de flujo analizadas.

Finalmente, la claridad de los resultados y la calidad de las animaciones y salidas gráficas es también un fuerte punto a favor para su adopción como solución para todo tipo de estudios y análisis hidráulicos.

Si te interesa la aplicación de Sistemas de Información Geográfica a estudios hidrológicos y de inundaciones te recomendamos consultar el curso SIG aplicados a la Hidrología y el Análisis de Inundaciones con Software Libre y ArcGIS Pro

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Cómo suscribirte a un blog y leerlo sin conexión a internet.

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

leer_offline

En los últimos años estamos viviendo un cierto resurgir de la blogosfera. El blog es una herramienta de comunicación generalizada en muchos ámbitos de actividad, utilizado tanto por empresas como por profesionales y personas a título particular. Presentar información corporativa, opinar sobre las últimas noticias, compartir impresiones sobre un determinado producto o servicio, recopilar las recetas de la abuela… todo cabe en un blog.

Existen muchas formas de acercarse a la blogosfera como lector. Desde saltar de enlace en enlace a suscribirse para recibir las actualizaciones en el buzón de correo. Pero también está la posibilidad de recopilar los artículos de nuestros blogueros favoritos a la espera del momento del día más propicio para consultarlos tranquilamente.

Son varias las aplicaciones que permiten agrupar las entradas de blogs para leerlas desde dispositivos como móviles o tabletas. Algunas, como feedly, nos presentan la información ordenada por temas para que la disfrutemos como si fuese una revista. Todo muy bonito pero, para mi gusto, presenta un pequeño problema: la gran cantidad de permisos que requiere (si sólo quiero leer noticias y blogs ¿por qué le tengo que dejar que me mire cada mañana si me he puesto o no calzoncillos? Y sobre todo ¿por qué me “invita” a darle acceso con mi cuenta de otro servicio y a mis contactos de Facebook o Gmail?).

Adicionalmente, aplicaciones como feedly -especialmente en los últimos tiempos- asumen que estamos permanentemente conectados a la red. Esto dificulta la lectura si nos alejamos del wifi, bien porque no tengamos tarifa de datos, viajemos en un medio de transporte sin cobertura… Así momentos tradicionales que aprovechábamos para hojear medios en papel, como el trayecto al trabajo en metro, una parada en el paseo dominical por el parque o una escapada fugaz a un lugar recóndito, quedan descartados para la lectura digital… salvo que la herramienta con la que seguimos los blogs tenga la opción de descargar contenidos para consulta sin conexión.

leer_parque

¿Cómo suscribirse a un blog?

Cada blog es un pequeño mundo. En función de las posibilidades de la herramienta de publicación y el criterio de configuración del autor encontramos distintas opciones. Las dos más frecuentes, cómodas y directas son:

  • Suscripción por correo electrónico: envía un mensaje a nuestra dirección de e-mail cada vez que se publica un contenido de nuestro interés. Las pegas principales de esta opción son que se nos llene la bandeja de correo electrónico de noticias y artículos que no nos da tiempo a leer, así como que la entrada de esos avisos de actualización suponga una distracción más cuando tenemos el correo electrónico abierto. La pega de esta forma de suscribirse es que ponemos nuestra dirección de correo electrónico a disposición del blog. Quizá sea buena gente y sólo nos escriba para con las novedades del blog o quizá se dedique a bombardearnos con “información” no solicitada.
  • Suscripción mediante canales web: existen varios formatos de canales o fuentes web que suministran información actualizada a los suscriptores. RSS o Atom son dos de los sistemas de redifusión de contenidos que permiten la suscripción a blogs. Como ventaja no implica facilitar datos a terceros (salvo los que necesitan las máquinas en su relación cliente –servidor para entenderse). Esta posibilidad se complementa con herramientas, que paso a comentar, para la recopilación y consulta de las actualizaciones.

En ambos casos el acceso al contenido puede ser total o parcial, según si el autor del blog prioriza las visitas –sólo te enviará el título y un extracto de cada artículo con el que te “invita” a ir a su web- o la posibilidad de leer sus contenidos –permitiendo la redifusión completa de sus contenidos en tu correo o aplicación cliente rss-.

Una ventaja de los canales web es que permiten la suscripción total o parcial, por ejemplo aquí tienes el enlace para seguir sólo los contenidos sobre gestión de residuos que se publican en este blog.

Algunas herramientas para consulta offline

Si tenemos un gestor de correo electrónico que guarda los mensajes recibidos y los muestra sin necesidad de conexión ya tendríamos resuelto el problema. Para la suscripción a canales de redifusión de contenidos web existen distintas aplicaciones que tendremos que instalar en nuestro dispositivo para recibir las actualizaciones. Por ejemplo:

  • Thunderbird: es una herramienta en la que podemos disfrutar de gestor de correo electrónico y lector de contenidos. Aquí se explica cómo añadir blogs y canales de noticias. La aplicación está disponible en múltiples idiomas para Windows, OS X y Linux. A parte de agrupar en una misma aplicación todas tus cuentas de correo electrónico y los canales de noticias, tiene la ventaja de ser software libre y gratuito.
  • GreatNews: lleva más de media década sin actualizar, por lo que seguramente no sea la aplicación más moderna ni segura del mercado. Otra limitación es que sólo está disponible para Windows. En el lado positivo, cuenta con una interesante versión portátil (unzip and run) que permite llevarlo en una memoria USB desde la que consultar nuestras noticias favoritas, incluso actualizarlas en un ordenador con conexión a Internet y leerlas en otro que no la tenga. Su navegador interno permite acceder a los contenidos sin necesidad de salir de la aplicación.
  • RSSOwl: también es una solución multiplataforma para suscribirse a blogs y canales de noticias. Los va dejando a nuestra disposición para consultarlos sin necesidad de conexión a Internet. Ideal para portátiles en los que no necesitemos gestor de correo o queramos tener una solución independiente. También cuenta con su propio navegador interno para mostrar los contenidos. Como GreatNews tiene herramientas interesantes para clasificar y etiquetar las noticias, de modo que podemos organizarlas y conservar aquellas que queramos guardar para volver a ellas en el futuro.
  • spaRSS: para dispositivos Android hay varias soluciones en el repositorio de aplicaciones libres y gratuitas F-Droid. Una de ellas es este lector que podemos programar para que busque noticias cada cierto tiempo y las deje disponibles en nuestro dispositivo hasta que podamos leerlas. También podemos programar el tiempo de retención durante el que se guardarán los contenidos descargados antes de ser borrados automáticamente.

Por supuesto, existen otras muchas aplicaciones. Me he limitado a poner ejemplos libres o gratuitos que cumplen más que dignamente con el propósito de mantenernos actualizados de la información que nos interesa. Su utilización nos evita tener que andar saltando de página web en página web y, sobre todo, nos permite decidir por nosotros mismos qué fuentes de información queremos seguir, disminuyendo la exposición a los algoritmos de los señores de la publicidad contextual: en estas aplicaciones, independientemente de que traigan una lista precargada de sitios de noticias o no, podemos añadir los canales que nosotros queramos pudiendo seguir nuestros blogs y medios favoritos.

tablet_news

OPML o cómo llevarte tus suscripciones de un lado para otro.

No podía cerrar esta entrada sin dedicarle unas líneas al formato de archivo que permite exportar las suscripciones de una herramienta e importarlas en otra. Todas las aplicaciones comentadas permiten importar y exportar este tipo de archivos, por lo que permite compartir tus fuentes favoritas con otras personas y suscribirte, en un solo gesto, a varias fuentes web.

Por ejemplo si tienes cuenta en feedly en el móvil y quieres trasladar tus fuentes de información a una aplicación menos intrusiva o que te permita descargar los contenidos y leer sin conexión en el portátil o la tablet.

En la cuenta de usuario de feedly en la web, en la columna de opciones de la izquierda existe una opción “organize sources” debajo de todas las fuentes de contenidos. En ella, abajo del todo aparece “More actions” donde se puede importar o exportar un archivo OPML. Si queremos llevarnos la lista de fuentes a otro lector de contenidos pulsamos “export OPML” e importamos el archivo resultante en la aplicación pertinente.

 

¿Te ha resultado útil esta entrada? ¿qué herramientas utilizas para sobrevivir a la vorágine informativa de la red? ¿te has suscrito ya a mi blog? ¿qué opción es tu favorita?

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Aplicaciones libres y gratuitas en Android

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

androides a paresHace tres años que caí en el mundo del teléfono Android. Hasta esa fecha me estuve resistiendo activamente a estar todo el día conectado y geolocalizado, pero acabé claudicando. El caso es que salvo el navegador Firefox y alguna otra cosa me dejé llevar. Acomodado en los cálidos brazos de la Google Play Store, fui un consumidor pasivo de aplicaciones, con las limitaciones propias de mi primer terminal inteligente.

Eso sí, cada vez más indignado con la cantidad de permisos que exige cualquier aplicación. ¿De verdad que para actualizarse, ahora también tiene que saber de qué color llevo los gayumbos y necesita permisos para comerse mi postre? No lo entiendo.

Para colmo de males, mi segundo terminal tenía una especie de antivirus chino que te avisaba cada vez que una aplicación intentaba hacer algo que yo no quería ¿Otra vez intentando activar el gps? Quizá pagando el precio de enviar más información de la cuenta al régimen oriental, aquel antivirus me hizo ser consciente de la cantidad de veces que aplicaciones comunes y corrientes consultan tu ubicación, lista de contactos, mensajes enviados, lista de llamadas… ¿para qué? ¿si eres un jueguecillo con el que entretenerse un rato mientras llega el metro? En esa época descubrí la Tienda de Apps de Amazon y su aplicación gratuita del día. Con efectos nefastos para la memoria del móvil, claro está.

El caso es que, en unas prisas, un fatídico día de mediados de junio pasó lo que tenía que pasar. No fue la primera, ni especialmente dura, pero aquella caída acabó con la pantalla táctil del teléfono. Y mi torpe intento de cambiarla destrozó otros componentes más difíciles y costosos de reemplazar. Así que acabé con un nuevo teléfono móvil. Y un feliz descubrimiento.

Ahora que tenía un terminal de “diseño español”, con un software limpio (o que al menos no ha sido descargado de un foro ruso para instalado con un programa desaconsejado por el fabricante) me sentí con fuerzas de buscar alternativas a las aplicaciones que había estado utilizando anteriormente.

fdroid

Di con F-droid. Es una recopilación de aplicaciones libres y gratuitas para dispositivos Android. Una suerte de Play Store sin Google. Tanto es así que para utilizarla tenemos que activar la posibilidad de instalar desde fuentes desconocidas. Algo que quizá pueda alarmar a algunos usuarios, pero que no deja de ser un trámite similar al de consentir a las aplicaciones que instalamos desde el Play Store que comuniquen a todo el mundo (sin nuestro conocimiento) el color de las bragas que nos hemos puesto esa mañana.

Lo más sorprendente de las aplicaciones que he instalado desde F-droid es que en su inmensa mayoría no requieren más permisos sobre el terminal que los necesarios para hacer lo que se suponen que tienen que hacer: juegos que no piden permisos especiales para la instalación, acceso al navegadores gps que quieren saber tu ubicación para decirte dónde estás pero sin preguntarte por tu lista de contactos ni pedirte permiso para utilizar el micrófono o a la cámara del teléfono…

Por supuesto que podemos desconfiar y pensar que estas aplicaciones no son seguras, pero casi que merece la pena arriesgarse a considerar la buena fe de la comunidad de desarrolladores y usuarios que las hacen posibles.

Entre las joyas que he encontrado en F-droid  (y que puedes descargar e instalar directamente sin necesidad de F-dorid) destacan:

  • Navit: un navegador gps para el coche, que cumple su función sin necesidad de piratear nada o registrarse en ningún sitio. Funciona con mapas descargados, una vez que los tienes en el móvil ya no hace falta conexión wifi para saber dónde estás. Hay que cogerle el punto, ya que es bastante básico, pero una vez que aprendemos a decirle dónde queremos que nos lleve se convierte en un buen compañero de viaje, con todas las precauciones que requiere un dispositivo gps. Por lo visto tiene una versión mejorada, que no he tenido el gusto de probar, en ZNAvi.
  • Androzic: esta aplicación gps está más orientada al senderismo, ciclismo y otros deportes de montaña, permitiendo gestionar rutas, puntos de paso (waypoints)…
  • Clientes varios para owncloud: lo de confiar todos los datos a un proveedor de servicios en la nube es algo que me da pánico, por lo que he de confesar que he estado cacharreando con software para tener mi propia nube. Y para que eso sincronice los contactos, tareas, calendario, notas, archivos y noticias con el móvil necesitas programas que están disponibles en F-droid.
  • Sugarizer: entretenimiento de corte educativo para los pequeños (y no tanto) de la casa.
  • Frozen Bubble: ¿una partidita a este clásico de lanzar bolas de colores en lo que llega el autobús?
  • Blokish: otro juego, este de colocar bloques, para desconectar durante un trayecto en metro.
  • Drum On!: para no perder el ritmo.

Lo triste es que, a pesar de todo, sigo utilizando facebook y twitter para mantener al mundo informado sobre el color de mi ropa interior.

¿Utilizas software libre en tu teléfono Android? ¿conoces algún repositorio interesante o aplicaciones que merezcan la pena?

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad