Archivo de la categoría: Residuos

Malta’s challenges after joining the EU: Energy, waste and water.

Ateneo Naider

Malta is a fascinating place. Just in the centre of the Mediterranean Sea, a tiny limestone rock populated for more than 6,000 years. Multiple civilizations and nations have conquered these isles; the last ones were the British, for 136 years, until the Maltese independence in 1964. Now Malta is part of the European Union and faces a huge challenge: to comply with all the European Union requirements of its new foreign masters. But Malta is a country with a unique situation: its small size (similar to the Isla of Wight in the UK), coupled with a population over 400,000 plus 1.8 Million tourists per year makes Malta one of the most densely populated places in the world with an economy mainly based on the tourism industry (42% of its GDP is based on tourism).

The biggest environmental challenges for Malta in the next few years will be to increase renewable energy provision, upgrade the wastewater treatment facilities and find a sustainable way to deal with the waste on the islands.

Waste management

Before Malta joined the European Union, the waste management situation was quite chaotic. A few years ago the government of the time decided to place a mixture of organic and construction and demolition waste in a particular rural area of the island.  Taking into account that Malta is limestone rock which creates an arid and unproductive soil for agriculture, it was aimed to generate the base for an agricultural land cover, to eventually create a better environment by transforming rocky land into agricultural areas.  But what finally happened, far from the original objective, is that organic waste was mixed with inorganic waste and everything was dumped in that place, creating what now is known as Maghtab dump site, which was the only permissible place in the island to put waste until very recently. The site is not equipped with a gas collection system and is continuously on fire, with a core temperature of around 200˚C, being a serious health hazard in one of the most touristic areas in Malta. This mountain of waste is located in the coast line, only 700 meters from 4 and 5 stars hotels in a very popular area of the island.

Maghtab dump site was closed and a new engineering landfill site is being built adjacent to it. But the capacity of this new landfill site is estimated to be only for 7 years more. There is no space to enlarge the new landfill site and it would be very difficult to find a place for a new landfill site as land is scarce and expensive. One of the biggest challenges for Malta is to find the right place to build new waste treatment plants. Most of the areas in the island are either environmentally sensitive or very close to residential and touristic areas.

Since joining the EU, Malta has to comply with the Landfill Directive by reducing the amount of organic waste going to landfill by 35% of 1995 levels by 2016. Steps have been taken to reach this target and in the last years few changes have been put into practice regarding the waste collection systems: Introduction of bring sites, Civic Amenity Sites and a weekly collection of recyclables which was introduced with a successful campaign called ‘Recycle Tuesdays’. Now public has a great awareness on the issue – especially due to the great visual impact of the “mountain-landfill” of Maghtab- and a lot of people seem to follow the new practices. The cost of collection and separation is still very high for the government and new financial arrangements should be carried out. For instance, local authorities in Malta pay to the government 0.77€ per tonne of MSW collected, whereas it is estimated that the collection, transport and landfill of waste cost the government 25 € per tonne. Maltese people do not pay a specific tax for the waste management and the concept of “landfill tax” is non-existent.

As a result of the EU landfill Directive and the lack of available space on the island, WasteServ (the public company in charge of the waste in Malta) decided to build an MBT plant with a capacity of 71,000 tonnes of household waste per year; 36,000 tonnes of dry recyclables and 35,000 tonnes of organic waste materials. The MBT is aided by the EU with funding of about 16.75 Million € and is part of the Waste Management Plan of Malta which aims to fulfill the demands of the European legislation. The sorting process of the dry recyclables is designed for waste streams which are source segregated by households and bring sites (paper, plastic, glass and metal). Waste is sorted both manually and utilising typical MBT plant technology to generate clean and segregated products: paper and cardboard; plastics and metals. Waste collection becomes of great importance in order to divert waste from landfill towards a closed cycle economy, by obtaining good quality recycled materials which are exportable to other countries for recycling (mainly to China and Pakistan).

 On completion, the biowaste fraction will be separated for biological treatment. However, other forms of biowaste such as garden and food waste are still entering the waste stream with the municipal solid waste (MSW). It is estimated that by mid 2009 the plant will generate biogas from the fermented organic waste fraction which will be utilised on an adjacent combined heat and power plant.  This plant will deliver electrical energy supplying up to 1,400 households. To deal with the odour emitted from the plant, a Regenerative Thermal Oxidizer (RTO) will be included on the site and treat the emissions from the different sections of the entire plant before releasing them to the atmosphere.

Nevertheless, this MBT plant is not enough to treat the 230,000 tonnes of waste that Malta generates annually. Wasteserv plans to build another MBT plant in the north of the island. Once the plants are finished, the Refuse Derived Fuel (RDF) generated in the MBT process will be landfilled. Curently, there is no planed energy from waste facility in Malta which could take the RDF. Bearing in mind that landfill capacity in Malta is estimated to be only 7 years more, it seems sensible to consider other alternatives for the RDF such as exporting it to neighboring countries until an energy from waste facility is built on the island.

Fresh water issues

Malta’s average rainfall of 500 mm coupled with the rainless summers typical from the Mediterranean Climate, do not generate enough fresh water supply for the permanent population plus tourism. Therefore, the freshwater demand is satisfied by desalinating almost 50% of the freshwater consumption. There are four reverse osmosis plants on the island which are highly energy intensive (7% of the energy provision of the island is used in the desalination of water).

Malta has a 100% of the population connected to the drainage and water supply network but the 3 existing waste water treatment plants are not coping very well with the sewage produced and almost 87% of the waste water is being discharged into the sea untreated. Another problem with the water system in Malta is that the drainage system is very old and was designed for a small population. During peak tourist time and during flash floods, the drainage cannot cope with the water load and it causes road flooding with serious traffic jams.

 Energy issues

Malta currently has two oil fired power stations. The renewable energy provision remains negligible. Considering that the mean bright sunshine in Malta is up to 12 hours in July (a minimum of 5 hours during December and January) Malta has a huge potential to develop solar energy. Steps have been taking and the new Civic Amenity sites are equipped with solar panels and wind turbine. Hopefully this is the first step for a more sustainable energy provision in Malta.

Conclusion

Waste, water and energy issues are the pillars of sustainability for Malta. In the short period of time since joining the EU Malta has made substantial progress however there is still a long way to go. Given the limited resources of Malta and the dependence on tourism it is important for the country to go beyond the minimum requirements of the EU legislation. As a small country with a positive attitude towards the environment, Malta is capable of rising to the challenges given the suitable technical support and financial backing.

This article was publish in the Chartered Institution of Wastes Management Magazine after Silvia a course ‘Waste In the Social Environment’ financed by the European Union programme Marie Curie Actions. 

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Son RECURSOS, no residuos

Por debajo de la media Europea en materia de residuos

ateneo naider

La Unión Europa publica todos los años datos comparativos de producción y tratamiento de residuos. En una primera lectura de los datos, Dinamarca ha aparecido un año más en el primer puesto de producción de residuos, generando 802 kg por habitante, más el doble que países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, que generan algo más de 300 kg por habitante. España se encuentra en la mitad de la tabla, generando 575 kg por habitante, un poco más que la media europea (línea roja en el gráfico) que es de 524 kg/habitante/año. 

No se encuentran todos los días datos que indiquen que países del norte de Europa presentan  “peores” resultados ambientales que países del sur o del este de Europa… pero analicemos más en profundidad los datos de Eurostat, que contienen los porcentajes de residuos vertidos, incinerados , reciclados y compostados de los 27 países de la UE. 

Vertido

Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca o Bélgica apenas si llevan residuos a vertederos mientras que los países de nueva incorporación a la UE llevan todos sus residuos al vertedero. España lleva al vertedero más de la mitad de los residuos generados, un 57%, situándose un 17% por encima de la media Europea que se sitúa en el 40%. 

Incineración

Aquí el gráfico se invierte: Los países que menos vierten son los que más incineran, y viceversa, los que más incineran son los que menos vierten. España sólo incinera el 9% de los RSU, muy por debajo de la media Europea (40%). 

Reciclado

Alemania es el país que más recicla de la UE. Un 48% de los RSU, 13 puntos porcentuales por encima de los segundos países en reciclaje – Suecia y Bélgica. España está también aquí más hacia la cola en el reciclado, 6 puntos porcentuales por debajo de la media Europea (20%).

Compostaje

España en temas de compostaje sí que aprueba (está 6 puntos porcentuales por encima de la media Europea). 

De estos datos podemos sacar interesantes conclusiones:

  • Si es cierto, como postulan muchos detractores de la incineración que en algunos casos (como Dinamarca) los países que menos usan el vertedero son los que más residuos incineran. Sin embargo, esto no se cumple en casos como el de Suecia y Alemania, países que no usan los vertederos pero que también son los que más reciclan.
  • En el caso de Dinamarca se cumpliría también la premisa de que las incineradoras necesitan de muchos residuos para funcionar: Dinamarca es el país que, con diferencia, más residuos produce y más residuos incinera.
  • En comparación con el resto de países, Alemania parece haber conseguido un equilibrio bastante bueno entre vertido (1%); incineración (34%); reciclaje (48%) y compostaje (17%) ya que estaría recuperando en forma de compost y materiales reciclables el 65% de sus residuos. La única asignatura pendiente de Alemania es la reducción en la generación de residuos, por encima de la media Europea.
  • España, comparada con los países de la Europa de los 15 vierte mucho (57%), incinera poco (9%), recicla poco (14%) pero sí que está por encima de la media en compostaje (20%). La generación de residuos por habitante y año está también por encima de la media europea.
  • Por regla general los nuevos países de la UE no disponen de tecnologías de valorización energética, compostaje o reciclaje, por lo que casi la totalidad de sus residuos acaban en el vertedero.

Gracias a la crisis, la producción de residuos en Europa se ha estabilizado y en algunos países como España hasta ha bajado. El desacoplamiento del crecimiento del PIB y la generación de residuos por habitante es algo que estaba ya presente en los Planes de Residuos de casi todos los países de la UE, sin embargo no ha sido hasta la crisis económica cuando la estabilización se ha hecho realidad – y sólo ha sido por la ralentización del crecimiento económico. Sin embargo, la nueva Directiva Marco de Residuos establece que los estados miembros realicen planes de prevención de residuos antes del 2013, por lo que se espera que esta tendencia a la baja en cuanto a generación de residuos por habitante se generalice, por lo menos en la Europa de los 15.  

En conclusión, en materia de gestión de residuos hay unas diferencias muy acusadas entre los países de la Europa de los 15 con los nuevos países del Este, estando España a caballo entre unos y otros. Necesitamos disminuir nuestra dependencia de los vertederos, aumentando el reciclaje y quizás también la incineración. Deberíamos seguir el ejemplo de Alemania (cuya generación de residuos por habitante es muy similar a la nuestra), que ha alcanzado a la vez la menor tasa de vertido de la UE (1%) y la mayor tasa de reciclaje, casi la mitad de sus residuos. 

Imagen tomada de Grays Harbor County.

Territorios sostenibles: 
Residuos

Etiquetas: 
Directiva Marco de Residuos
incineración
compostaje
reciclaje
vertido
Residuos sólidos urbanos
generación de residuos

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Son RECURSOS, no residuos

Por debajo de la media Europea en materia de residuos

La Unión Europa publica todos los años datos comparativos de producción y tratamiento de residuos. En una primera lectura de los datos, Dinamarca ha aparecido un año más en el primer puesto de producción de residuos, generando 802 kg por habitante, más el doble que países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, que generan algo más de 300 kg por habitante. España se encuentra en la mitad de la tabla, generando 575 kg por habitante, un poco más que la media europea (línea roja en el gráfico) que es de 524 kg/habitante/año. 

No se encuentran todos los días datos que indiquen que países del norte de Europa presentan  “peores” resultados ambientales que países del sur o del este de Europa… pero analicemos más en profundidad los datos de Eurostat, que contienen los porcentajes de residuos vertidos, incinerados , reciclados y compostados de los 27 países de la UE. 

Vertido

Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca o Bélgica apenas si llevan residuos a vertederos mientras que los países de nueva incorporación a la UE llevan todos sus residuos al vertedero. España lleva al vertedero más de la mitad de los residuos generados, un 57%, situándose un 17% por encima de la media Europea que se sitúa en el 40%. 

Incineración

Aquí el gráfico se invierte: Los países que menos vierten son los que más incineran, y viceversa, los que más incineran son los que menos vierten. España sólo incinera el 9% de los RSU, muy por debajo de la media Europea (40%). 

Reciclado

Alemania es el país que más recicla de la UE. Un 48% de los RSU, 13 puntos porcentuales por encima de los segundos países en reciclaje – Suecia y Bélgica. España está también aquí más hacia la cola en el reciclado, 6 puntos porcentuales por debajo de la media Europea (20%).

Compostaje

España en temas de compostaje sí que aprueba (está 6 puntos porcentuales por encima de la media Europea). 

De estos datos podemos sacar interesantes conclusiones:

  • Si es cierto, como postulan muchos detractores de la incineración que en algunos casos (como Dinamarca) los países que menos usan el vertedero son los que más residuos incineran. Sin embargo, esto no se cumple en casos como el de Suecia y Alemania, países que no usan los vertederos pero que también son los que más reciclan.
  • En el caso de Dinamarca se cumpliría también la premisa de que las incineradoras necesitan de muchos residuos para funcionar: Dinamarca es el país que, con diferencia, más residuos produce y más residuos incinera.
  • En comparación con el resto de países, Alemania parece haber conseguido un equilibrio bastante bueno entre vertido (1%); incineración (34%); reciclaje (48%) y compostaje (17%) ya que estaría recuperando en forma de compost y materiales reciclables el 65% de sus residuos. La única asignatura pendiente de Alemania es la reducción en la generación de residuos, por encima de la media Europea.
  • España, comparada con los países de la Europa de los 15 vierte mucho (57%), incinera poco (9%), recicla poco (14%) pero sí que está por encima de la media en compostaje (20%). La generación de residuos por habitante y año está también por encima de la media europea.
  • Por regla general los nuevos países de la UE no disponen de tecnologías de valorización energética, compostaje o reciclaje, por lo que casi la totalidad de sus residuos acaban en el vertedero.

Gracias a la crisis, la producción de residuos en Europa se ha estabilizado y en algunos países como España hasta ha bajado. El desacoplamiento del crecimiento del PIB y la generación de residuos por habitante es algo que estaba ya presente en los Planes de Residuos de casi todos los países de la UE, sin embargo no ha sido hasta la crisis económica cuando la estabilización se ha hecho realidad – y sólo ha sido por la ralentización del crecimiento económico. Sin embargo, la nueva Directiva Marco de Residuos establece que los estados miembros realicen planes de prevención de residuos antes del 2013, por lo que se espera que esta tendencia a la baja en cuanto a generación de residuos por habitante se generalice, por lo menos en la Europa de los 15.  

En conclusión, en materia de gestión de residuos hay unas diferencias muy acusadas entre los países de la Europa de los 15 con los nuevos países del Este, estando España a caballo entre unos y otros. Necesitamos disminuir nuestra dependencia de los vertederos, aumentando el reciclaje y quizás también la incineración. Deberíamos seguir el ejemplo de Alemania (cuya generación de residuos por habitante es muy similar a la nuestra), que ha alcanzado a la vez la menor tasa de vertido de la UE (1%) y la mayor tasa de reciclaje, casi la mitad de sus residuos. 

Imagen tomada de Grays Harbor County.

Etiquetas: 
Directiva Marco de Residuos
incineración
compostaje
reciclaje
vertido
Residuos sólidos urbanos
generación de residuos

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Son RECURSOS, no residuos

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

ateneo naider

La captura y almacenamiento de carbono puede ser una de las tecnologías presentes con más futuro en la lucha contra el cambio climático. Está considerada una tecnología de transición que puede ayudar a mitigar el problema de las emisiones  a medio plazo, durante la transición de una economía dependiente del carbono a una economía basada en las tecnologías más limpias. Todos los expertos coinciden en que va a ser necesario un período de tiempo en el que convivan tipos de tecnologías basadas tanto en la combustión de combustibles fósiles como en energías renovables. No obstante, ateniéndonos a las previsiones del IPCC, no podemos tardar muchos años más en alcanzar el pico máximo de emisiones de CO2, de lo contrario, el riesgo de superar la temperatura objetivo en el 2100 (2ºC más que en la época preindustrial) debido a la inercia climática será demasiado elevada.

En este contexto la captura y almacenamiento de carbono cobra especial importancia, ya que permitiría el tránsito de una etapa basada en las emisiones de CO2 a otra  basada en las tecnologías limpias, de una manera más cómoda y menos radical.

Pero… ¿qué es exactamente la captura y almacenamiento de carbono?

La captura y el almacenamiento de carbono engloba varios procesos tecnológicos para conseguir capturar el  CO2 de la industria (y del transporte en algunos casos) e inyectarlo en formaciones geológicas especialmente estables. También existen otros métodos para el almacenamiento, como el almacenamiento en columnas de agua o en minerales; no obstante, este tipo de almacenamientos han sido descartados, por ahora, debido a su riesgo medioambiental.

Los principales métodos para la captura en procesos industriales son “la captura post-combustión”, la “captura mediante oxicombustión“, la “captura pre-combustión”

En la captura post combustión, el CO2 se realiza después de la combustión de los combustibles fósiles. Este sistema es el que se aplicaría a las centrales térmicas de carbón, por ejemplo. El CO2 se captura en los gases de combustión de las centrales o de  otras fuentes puntuales. Es una tecnología probada que se utiliza en otras aplicaciones industriales, aunque no en la misma escala de la que podríamos estar hablando en el caso de instalarlas en una central de producción energética.

En la oxicombustión, el combustible se quema en una atmósfera rica en oxígeno en lugar de aire. Con este método, el gas de combustión que se quiere capturar, y que se compone principalmente de dióxido de carbono y vapor de agua, pasa por un pre-proceso de refrigeración en el que el vapor de agua se condensa. El resultado es un flujo casi puro de dióxido de carbono que puede ser transportado al lugar de secuestro para poder almacenarlo. Es una tecnología prometedora, pero el “pre-proceso” inicial de separación del aire requiere mucha energía.

La tecnología de pre-combustión es utilizada principalmente con los fertilizantes químicos, los combustibles gaseosos (H2, CH4) y la producción de energía. En estos casos, el combustible fósil es parcialmente oxidado. El gas de síntesis resultante (CO y H2) se convierte en CO2 y H2. Posteriormente el CO2 resultante puede ser capturado a través de un flujo relativamente puro, mientras que el H2 puede ser utilizado como combustible. Con este método, el CO2 se captura antes de empezar la combustión.

 

Secuestro de carbono

Fijando un poco la vista en el ámbito europeo, es necesario recordar que todas estas tecnologías se encuentran dentro del paquete climático que aprobó la Unión Europea en enero del 2008. Este fue un paquete de medidas transversal, en el que la reducción de emisiones, los biocombustibles, las energías renovables y los biocombustibles cobran principal protagonismo, aunque existe una partida, que es menos conocida, y con una tecnología más incipiente, referida a la captura de carbono*[1].  El objetivo marcado por el ejecutivo comunitario es el de impulsar un total de quince proyectos de captura y almacenamiento de CO2 para 2015, de manera que para 2020 sean viables a nivel comercial. Para ello, Europa ha creado una red de proyectos relacionados con la captura y almacenamiento de carbono, con el objetivo de crear una serie de proyectos que puedan estar operativos para el 2015.El Comisario de Energía, considera “imprescindible y necesaria” está tecnología y ha aprobado varias iniciativas que van a recibir en su conjunto más de mil millones de euros.

Los proyectos más avanzados en este ámbito los encontramos en Noruega, donde se ha construido el mayor prototipo del mundo utilizando para ello una central térmica en la ciudad de Mongstad, con el objetivo de que capture unas 100.000 toneladas de CO2 anualmente durante los cinco años de ensayos previstos. Además de captar el CO2, otro de los objetivos a conseguir de esta planta experimental es que el almacenamiento sea económicamente competitivo, punto que dependerá en gran medida del precio que alcance el carbono, de la evolución del mercado y de las políticas a nivel mundial, que tras el fracaso de la cumbre de Copenhague tienen un futuro incierto.
En España, también disponemos de un proyecto de almacenamiento de carbono promovido por Endesa y la fundación Ciuden: se va a llevar a cabo un proyecto experimental en la central de carbón de Compostilla utilizando tecnologías de oxicombustión. El objetivo principal del proyecto es experimentar con las tecnologías de oxicombustión; para ello cuentan con un presupuesto superior a los 100 millones de euros.

Tras este breve resumen de la situación europea, se pueden sacar varias conclusiones que nos pueden dar algo de luz en relación al futuro y a la situación de la captura y almacenamiento de carbono. Es una tecnología incipiente, cuyos beneficios están todavía por demostrar ya que los proyectos existentes hasta la fecha  están en una fase “piloto” o experimental. Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la viabilidad económica de estos proyectos, y más teniendo en cuenta la poca disposición para llegar a acuerdos de los países más contaminantes, como se ha demostrado en la cumbre de Copenhague. Si no se llega a un acuerdo para el establecimiento de en un precio por tonelada a nivel global, la viabilidad de esta tecnología quedaría en entredicho, ya que se estima que para que sea rentable, los precios por tonelada de CO2 deberían rebasar los 30 $.
Por otra parte, aunque el IPCC haya manifestado que el 99% del CO2 inyectado puede ser retenido 1000 años, surgen ciertas dudas respecto a la seguridad del almacenamiento, ya que un escape podría producir un grave impacto ecológico ( la acidificación de las aguas, degradación de ecosistemas marinos..). Si se quiere evitar esto, los lugares de almacenamiento también deberán ser controlados con el fin de evitar los escapes, y esto afectará al coste del proyecto. Por otra parte, existen otros problemas, como es la pérdida de eficiencia de las centrales, ya que parte de su energía deberá ser utilizada en procesos como la inyección del carbono, y aunque por ahora se calcule que la pérdida de eficiencia ronda el 15-20%, puede que con el avance de la tecnología esta pérdida se pueda reducir significativamente.

En mi opinión, la captura y almacenamiento de carbono debe ser una tecnología de transición, y su puesta en marcha debería ser a corto-medio plazo; de lo contrario, las reducciones que esta tecnología posibilitaría no conseguirían aportar lo suficiente para alcanzar los límites marcados por el IPCC. Al utilizar estas tecnologías tenemos que tener en cuenta que estamos hipotecando nuestro futuro y deben utilizarse con cautela, preferiblemente en centrales que estén actualmente activas. No tiene sentido seguir construyendo centrales térmicas de carbón con este sistema, con la justificación de que no emiten CO2.

Por último, antes de apostar seriamente por una tecnología de “urgencia” como esta, convendría revisar los objetivos, así como el esfuerzo y el capital invertido en ella, ya que existen muchas otras opciones de producción más sostenible en las que la inversión podría resultar mucho más rentable a largo plazo.

Para saber más:

Costes energéticos de la Captura y Almacenamiento en “The Oil Drum”

Estudio de “Harvard’s Belfer Center for Science and International Affairs” sobre el coste real de la captura y almacenamiento de Carbono.

Cuánto área ocupa la Captura y Almacenamiento de Carbono? Post con referencias de interés en WRI.

 


[1] Existe también una directiva relativa al almacenamiento y captura de carbono aprobada el 23 de abril de 2009, en la que se trata más en profundidad el CCS.

Foto Secuestro de Carbono: Wikipedia

Foto de Sparty Lea, via Flickr

Etiquetas: 
Captura Almacenamiento Carbono Cambio Climático Energía Carbón CCS IPCC Union Europea Ciuden CO2

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Ideien Baratza

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

ateneo naider

La captura y almacenamiento de carbono puede ser una de las tecnologías presentes con más futuro en la lucha contra el cambio climático. Está considerada una tecnología de transición que puede ayudar a mitigar el problema de las emisiones  a medio plazo, durante la transición de una economía dependiente del carbono a una economía basada en las tecnologías más limpias. Todos los expertos coinciden en que va a ser necesario un período de tiempo en el que convivan tipos de tecnologías basadas tanto en la combustión de combustibles fósiles como en energías renovables. No obstante, ateniéndonos a las previsiones del IPCC, no podemos tardar muchos años más en alcanzar el pico máximo de emisiones de CO2, de lo contrario, el riesgo de superar la temperatura objetivo en el 2100 (2ºC más que en la época preindustrial) debido a la inercia climática será demasiado elevada.

En este contexto la captura y almacenamiento de carbono cobra especial importancia, ya que permitiría el tránsito de una etapa basada en las emisiones de CO2 a otra  basada en las tecnologías limpias, de una manera más cómoda y menos radical.

Pero… ¿qué es exactamente la captura y almacenamiento de carbono?

La captura y el almacenamiento de carbono engloba varios procesos tecnológicos para conseguir capturar el  CO2 de la industria (y del transporte en algunos casos) e inyectarlo en formaciones geológicas especialmente estables. También existen otros métodos para el almacenamiento, como el almacenamiento en columnas de agua o en minerales; no obstante, este tipo de almacenamientos han sido descartados, por ahora, debido a su riesgo medioambiental.

Los principales métodos para la captura en procesos industriales son “la captura post-combustión”, la “captura mediante oxicombustión“, la “captura pre-combustión”

En la captura post combustión, el CO2 se realiza después de la combustión de los combustibles fósiles. Este sistema es el que se aplicaría a las centrales térmicas de carbón, por ejemplo. El CO2 se captura en los gases de combustión de las centrales o de  otras fuentes puntuales. Es una tecnología probada que se utiliza en otras aplicaciones industriales, aunque no en la misma escala de la que podríamos estar hablando en el caso de instalarlas en una central de producción energética.

En la oxicombustión, el combustible se quema en una atmósfera rica en oxígeno en lugar de aire. Con este método, el gas de combustión que se quiere capturar, y que se compone principalmente de dióxido de carbono y vapor de agua, pasa por un pre-proceso de refrigeración en el que el vapor de agua se condensa. El resultado es un flujo casi puro de dióxido de carbono que puede ser transportado al lugar de secuestro para poder almacenarlo. Es una tecnología prometedora, pero el “pre-proceso” inicial de separación del aire requiere mucha energía.

La tecnología de pre-combustión es utilizada principalmente con los fertilizantes químicos, los combustibles gaseosos (H2, CH4) y la producción de energía. En estos casos, el combustible fósil es parcialmente oxidado. El gas de síntesis resultante (CO y H2) se convierte en CO2 y H2. Posteriormente el CO2 resultante puede ser capturado a través de un flujo relativamente puro, mientras que el H2 puede ser utilizado como combustible. Con este método, el CO2 se captura antes de empezar la combustión.

 

Secuestro de carbono

Fijando un poco la vista en el ámbito europeo, es necesario recordar que todas estas tecnologías se encuentran dentro del paquete climático que aprobó la Unión Europea en enero del 2008. Este fue un paquete de medidas transversal, en el que la reducción de emisiones, los biocombustibles, las energías renovables y los biocombustibles cobran principal protagonismo, aunque existe una partida, que es menos conocida, y con una tecnología más incipiente, referida a la captura de carbono*[1].  El objetivo marcado por el ejecutivo comunitario es el de impulsar un total de quince proyectos de captura y almacenamiento de CO2 para 2015, de manera que para 2020 sean viables a nivel comercial. Para ello, Europa ha creado una red de proyectos relacionados con la captura y almacenamiento de carbono, con el objetivo de crear una serie de proyectos que puedan estar operativos para el 2015.El Comisario de Energía, considera “imprescindible y necesaria” está tecnología y ha aprobado varias iniciativas que van a recibir en su conjunto más de mil millones de euros.

Los proyectos más avanzados en este ámbito los encontramos en Noruega, donde se ha construido el mayor prototipo del mundo utilizando para ello una central térmica en la ciudad de Mongstad, con el objetivo de que capture unas 100.000 toneladas de CO2 anualmente durante los cinco años de ensayos previstos. Además de captar el CO2, otro de los objetivos a conseguir de esta planta experimental es que el almacenamiento sea económicamente competitivo, punto que dependerá en gran medida del precio que alcance el carbono, de la evolución del mercado y de las políticas a nivel mundial, que tras el fracaso de la cumbre de Copenhague tienen un futuro incierto.
En España, también disponemos de un proyecto de almacenamiento de carbono promovido por Endesa y la fundación Ciuden: se va a llevar a cabo un proyecto experimental en la central de carbón de Compostilla utilizando tecnologías de oxicombustión. El objetivo principal del proyecto es experimentar con las tecnologías de oxicombustión; para ello cuentan con un presupuesto superior a los 100 millones de euros.

Tras este breve resumen de la situación europea, se pueden sacar varias conclusiones que nos pueden dar algo de luz en relación al futuro y a la situación de la captura y almacenamiento de carbono. Es una tecnología incipiente, cuyos beneficios están todavía por demostrar ya que los proyectos existentes hasta la fecha  están en una fase “piloto” o experimental. Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la viabilidad económica de estos proyectos, y más teniendo en cuenta la poca disposición para llegar a acuerdos de los países más contaminantes, como se ha demostrado en la cumbre de Copenhague. Si no se llega a un acuerdo para el establecimiento de en un precio por tonelada a nivel global, la viabilidad de esta tecnología quedaría en entredicho, ya que se estima que para que sea rentable, los precios por tonelada de CO2 deberían rebasar los 30 $.
Por otra parte, aunque el IPCC haya manifestado que el 99% del CO2 inyectado puede ser retenido 1000 años, surgen ciertas dudas respecto a la seguridad del almacenamiento, ya que un escape podría producir un grave impacto ecológico ( la acidificación de las aguas, degradación de ecosistemas marinos..). Si se quiere evitar esto, los lugares de almacenamiento también deberán ser controlados con el fin de evitar los escapes, y esto afectará al coste del proyecto. Por otra parte, existen otros problemas, como es la pérdida de eficiencia de las centrales, ya que parte de su energía deberá ser utilizada en procesos como la inyección del carbono, y aunque por ahora se calcule que la pérdida de eficiencia ronda el 15-20%, puede que con el avance de la tecnología esta pérdida se pueda reducir significativamente.

En mi opinión, la captura y almacenamiento de carbono debe ser una tecnología de transición, y su puesta en marcha debería ser a corto-medio plazo; de lo contrario, las reducciones que esta tecnología posibilitaría no conseguirían aportar lo suficiente para alcanzar los límites marcados por el IPCC. Al utilizar estas tecnologías tenemos que tener en cuenta que estamos hipotecando nuestro futuro y deben utilizarse con cautela, preferiblemente en centrales que estén actualmente activas. No tiene sentido seguir construyendo centrales térmicas de carbón con este sistema, con la justificación de que no emiten CO2.

Por último, antes de apostar seriamente por una tecnología de “urgencia” como esta, convendría revisar los objetivos, así como el esfuerzo y el capital invertido en ella, ya que existen muchas otras opciones de producción más sostenible en las que la inversión podría resultar mucho más rentable a largo plazo.

Para saber más:

Costes energéticos de la Captura y Almacenamiento en “The Oil Drum”

Estudio de “Harvard’s Belfer Center for Science and International Affairs” sobre el coste real de la captura y almacenamiento de Carbono.

Cuánto área ocupa la Captura y Almacenamiento de Carbono? Post con referencias de interés en WRI.

 


[1] Existe también una directiva relativa al almacenamiento y captura de carbono aprobada el 23 de abril de 2009, en la que se trata más en profundidad el CCS.

Foto Secuestro de Carbono: Wikipedia

Foto de Sparty Lea, via Flickr

Etiquetas: 
Captura Almacenamiento Carbono Cambio Climático Energía Carbón CCS IPCC Union Europea Ciuden CO2

Blog: 
Puedes leer y comentar el artículo completo en: Ideien Baratza

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Ideien Baratza