Archivo de la categoría: Residuos

Por debajo de la media Europea en materia de residuos

ateneo naider

La Unión Europa publica todos los años datos comparativos de producción y tratamiento de residuos. En una primera lectura de los datos, Dinamarca ha aparecido un año más en el primer puesto de producción de residuos, generando 802 kg por habitante, más el doble que países del este de Europa, como Polonia y Eslovaquia, que generan algo más de 300 kg por habitante. España se encuentra en la mitad de la tabla, generando 575 kg por habitante, un poco más que la media europea (línea roja en el gráfico) que es de 524 kg/habitante/año. 

No se encuentran todos los días datos que indiquen que países del norte de Europa presentan  “peores” resultados ambientales que países del sur o del este de Europa… pero analicemos más en profundidad los datos de Eurostat, que contienen los porcentajes de residuos vertidos, incinerados , reciclados y compostados de los 27 países de la UE. 

Vertido

Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca o Bélgica apenas si llevan residuos a vertederos mientras que los países de nueva incorporación a la UE llevan todos sus residuos al vertedero. España lleva al vertedero más de la mitad de los residuos generados, un 57%, situándose un 17% por encima de la media Europea que se sitúa en el 40%. 

Incineración

Aquí el gráfico se invierte: Los países que menos vierten son los que más incineran, y viceversa, los que más incineran son los que menos vierten. España sólo incinera el 9% de los RSU, muy por debajo de la media Europea (40%). 

Reciclado

Alemania es el país que más recicla de la UE. Un 48% de los RSU, 13 puntos porcentuales por encima de los segundos países en reciclaje – Suecia y Bélgica. España está también aquí más hacia la cola en el reciclado, 6 puntos porcentuales por debajo de la media Europea (20%).

Compostaje

España en temas de compostaje sí que aprueba (está 6 puntos porcentuales por encima de la media Europea). 

De estos datos podemos sacar interesantes conclusiones:

  • Si es cierto, como postulan muchos detractores de la incineración que en algunos casos (como Dinamarca) los países que menos usan el vertedero son los que más residuos incineran. Sin embargo, esto no se cumple en casos como el de Suecia y Alemania, países que no usan los vertederos pero que también son los que más reciclan.
  • En el caso de Dinamarca se cumpliría también la premisa de que las incineradoras necesitan de muchos residuos para funcionar: Dinamarca es el país que, con diferencia, más residuos produce y más residuos incinera.
  • En comparación con el resto de países, Alemania parece haber conseguido un equilibrio bastante bueno entre vertido (1%); incineración (34%); reciclaje (48%) y compostaje (17%) ya que estaría recuperando en forma de compost y materiales reciclables el 65% de sus residuos. La única asignatura pendiente de Alemania es la reducción en la generación de residuos, por encima de la media Europea.
  • España, comparada con los países de la Europa de los 15 vierte mucho (57%), incinera poco (9%), recicla poco (14%) pero sí que está por encima de la media en compostaje (20%). La generación de residuos por habitante y año está también por encima de la media europea.
  • Por regla general los nuevos países de la UE no disponen de tecnologías de valorización energética, compostaje o reciclaje, por lo que casi la totalidad de sus residuos acaban en el vertedero.

Gracias a la crisis, la producción de residuos en Europa se ha estabilizado y en algunos países como España hasta ha bajado. El desacoplamiento del crecimiento del PIB y la generación de residuos por habitante es algo que estaba ya presente en los Planes de Residuos de casi todos los países de la UE, sin embargo no ha sido hasta la crisis económica cuando la estabilización se ha hecho realidad – y sólo ha sido por la ralentización del crecimiento económico. Sin embargo, la nueva Directiva Marco de Residuos establece que los estados miembros realicen planes de prevención de residuos antes del 2013, por lo que se espera que esta tendencia a la baja en cuanto a generación de residuos por habitante se generalice, por lo menos en la Europa de los 15.  

En conclusión, en materia de gestión de residuos hay unas diferencias muy acusadas entre los países de la Europa de los 15 con los nuevos países del Este, estando España a caballo entre unos y otros. Necesitamos disminuir nuestra dependencia de los vertederos, aumentando el reciclaje y quizás también la incineración. Deberíamos seguir el ejemplo de Alemania (cuya generación de residuos por habitante es muy similar a la nuestra), que ha alcanzado a la vez la menor tasa de vertido de la UE (1%) y la mayor tasa de reciclaje, casi la mitad de sus residuos. 

Imagen tomada de Grays Harbor County.

Territorios sostenibles: 
Residuos

Etiquetas: 
Directiva Marco de Residuos
incineración
compostaje
reciclaje
vertido
Residuos sólidos urbanos
generación de residuos

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

ateneo naider

La captura y almacenamiento de carbono puede ser una de las tecnologías presentes con más futuro en la lucha contra el cambio climático. Está considerada una tecnología de transición que puede ayudar a mitigar el problema de las emisiones  a medio plazo, durante la transición de una economía dependiente del carbono a una economía basada en las tecnologías más limpias. Todos los expertos coinciden en que va a ser necesario un período de tiempo en el que convivan tipos de tecnologías basadas tanto en la combustión de combustibles fósiles como en energías renovables. No obstante, ateniéndonos a las previsiones del IPCC, no podemos tardar muchos años más en alcanzar el pico máximo de emisiones de CO2, de lo contrario, el riesgo de superar la temperatura objetivo en el 2100 (2ºC más que en la época preindustrial) debido a la inercia climática será demasiado elevada.

En este contexto la captura y almacenamiento de carbono cobra especial importancia, ya que permitiría el tránsito de una etapa basada en las emisiones de CO2 a otra  basada en las tecnologías limpias, de una manera más cómoda y menos radical.

Pero… ¿qué es exactamente la captura y almacenamiento de carbono?

La captura y el almacenamiento de carbono engloba varios procesos tecnológicos para conseguir capturar el  CO2 de la industria (y del transporte en algunos casos) e inyectarlo en formaciones geológicas especialmente estables. También existen otros métodos para el almacenamiento, como el almacenamiento en columnas de agua o en minerales; no obstante, este tipo de almacenamientos han sido descartados, por ahora, debido a su riesgo medioambiental.

Los principales métodos para la captura en procesos industriales son “la captura post-combustión”, la “captura mediante oxicombustión“, la “captura pre-combustión”

En la captura post combustión, el CO2 se realiza después de la combustión de los combustibles fósiles. Este sistema es el que se aplicaría a las centrales térmicas de carbón, por ejemplo. El CO2 se captura en los gases de combustión de las centrales o de  otras fuentes puntuales. Es una tecnología probada que se utiliza en otras aplicaciones industriales, aunque no en la misma escala de la que podríamos estar hablando en el caso de instalarlas en una central de producción energética.

En la oxicombustión, el combustible se quema en una atmósfera rica en oxígeno en lugar de aire. Con este método, el gas de combustión que se quiere capturar, y que se compone principalmente de dióxido de carbono y vapor de agua, pasa por un pre-proceso de refrigeración en el que el vapor de agua se condensa. El resultado es un flujo casi puro de dióxido de carbono que puede ser transportado al lugar de secuestro para poder almacenarlo. Es una tecnología prometedora, pero el “pre-proceso” inicial de separación del aire requiere mucha energía.

La tecnología de pre-combustión es utilizada principalmente con los fertilizantes químicos, los combustibles gaseosos (H2, CH4) y la producción de energía. En estos casos, el combustible fósil es parcialmente oxidado. El gas de síntesis resultante (CO y H2) se convierte en CO2 y H2. Posteriormente el CO2 resultante puede ser capturado a través de un flujo relativamente puro, mientras que el H2 puede ser utilizado como combustible. Con este método, el CO2 se captura antes de empezar la combustión.

 

Secuestro de carbono

Fijando un poco la vista en el ámbito europeo, es necesario recordar que todas estas tecnologías se encuentran dentro del paquete climático que aprobó la Unión Europea en enero del 2008. Este fue un paquete de medidas transversal, en el que la reducción de emisiones, los biocombustibles, las energías renovables y los biocombustibles cobran principal protagonismo, aunque existe una partida, que es menos conocida, y con una tecnología más incipiente, referida a la captura de carbono*[1].  El objetivo marcado por el ejecutivo comunitario es el de impulsar un total de quince proyectos de captura y almacenamiento de CO2 para 2015, de manera que para 2020 sean viables a nivel comercial. Para ello, Europa ha creado una red de proyectos relacionados con la captura y almacenamiento de carbono, con el objetivo de crear una serie de proyectos que puedan estar operativos para el 2015.El Comisario de Energía, considera “imprescindible y necesaria” está tecnología y ha aprobado varias iniciativas que van a recibir en su conjunto más de mil millones de euros.

Los proyectos más avanzados en este ámbito los encontramos en Noruega, donde se ha construido el mayor prototipo del mundo utilizando para ello una central térmica en la ciudad de Mongstad, con el objetivo de que capture unas 100.000 toneladas de CO2 anualmente durante los cinco años de ensayos previstos. Además de captar el CO2, otro de los objetivos a conseguir de esta planta experimental es que el almacenamiento sea económicamente competitivo, punto que dependerá en gran medida del precio que alcance el carbono, de la evolución del mercado y de las políticas a nivel mundial, que tras el fracaso de la cumbre de Copenhague tienen un futuro incierto.
En España, también disponemos de un proyecto de almacenamiento de carbono promovido por Endesa y la fundación Ciuden: se va a llevar a cabo un proyecto experimental en la central de carbón de Compostilla utilizando tecnologías de oxicombustión. El objetivo principal del proyecto es experimentar con las tecnologías de oxicombustión; para ello cuentan con un presupuesto superior a los 100 millones de euros.

Tras este breve resumen de la situación europea, se pueden sacar varias conclusiones que nos pueden dar algo de luz en relación al futuro y a la situación de la captura y almacenamiento de carbono. Es una tecnología incipiente, cuyos beneficios están todavía por demostrar ya que los proyectos existentes hasta la fecha  están en una fase “piloto” o experimental. Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la viabilidad económica de estos proyectos, y más teniendo en cuenta la poca disposición para llegar a acuerdos de los países más contaminantes, como se ha demostrado en la cumbre de Copenhague. Si no se llega a un acuerdo para el establecimiento de en un precio por tonelada a nivel global, la viabilidad de esta tecnología quedaría en entredicho, ya que se estima que para que sea rentable, los precios por tonelada de CO2 deberían rebasar los 30 $.
Por otra parte, aunque el IPCC haya manifestado que el 99% del CO2 inyectado puede ser retenido 1000 años, surgen ciertas dudas respecto a la seguridad del almacenamiento, ya que un escape podría producir un grave impacto ecológico ( la acidificación de las aguas, degradación de ecosistemas marinos..). Si se quiere evitar esto, los lugares de almacenamiento también deberán ser controlados con el fin de evitar los escapes, y esto afectará al coste del proyecto. Por otra parte, existen otros problemas, como es la pérdida de eficiencia de las centrales, ya que parte de su energía deberá ser utilizada en procesos como la inyección del carbono, y aunque por ahora se calcule que la pérdida de eficiencia ronda el 15-20%, puede que con el avance de la tecnología esta pérdida se pueda reducir significativamente.

En mi opinión, la captura y almacenamiento de carbono debe ser una tecnología de transición, y su puesta en marcha debería ser a corto-medio plazo; de lo contrario, las reducciones que esta tecnología posibilitaría no conseguirían aportar lo suficiente para alcanzar los límites marcados por el IPCC. Al utilizar estas tecnologías tenemos que tener en cuenta que estamos hipotecando nuestro futuro y deben utilizarse con cautela, preferiblemente en centrales que estén actualmente activas. No tiene sentido seguir construyendo centrales térmicas de carbón con este sistema, con la justificación de que no emiten CO2.

Por último, antes de apostar seriamente por una tecnología de “urgencia” como esta, convendría revisar los objetivos, así como el esfuerzo y el capital invertido en ella, ya que existen muchas otras opciones de producción más sostenible en las que la inversión podría resultar mucho más rentable a largo plazo.

Para saber más:

Costes energéticos de la Captura y Almacenamiento en “The Oil Drum”

Estudio de “Harvard’s Belfer Center for Science and International Affairs” sobre el coste real de la captura y almacenamiento de Carbono.

Cuánto área ocupa la Captura y Almacenamiento de Carbono? Post con referencias de interés en WRI.

 


[1] Existe también una directiva relativa al almacenamiento y captura de carbono aprobada el 23 de abril de 2009, en la que se trata más en profundidad el CCS.

Foto Secuestro de Carbono: Wikipedia

Foto de Sparty Lea, via Flickr

Etiquetas: 
Captura Almacenamiento Carbono Cambio Climático Energía Carbón CCS IPCC Union Europea Ciuden CO2

Blog: 

Captura y almacenamiento de carbono, ¿una opción de futuro?

ateneo naider

La captura y almacenamiento de carbono puede ser una de las tecnologías presentes con más futuro en la lucha contra el cambio climático. Está considerada una tecnología de transición que puede ayudar a mitigar el problema de las emisiones  a medio plazo, durante la transición de una economía dependiente del carbono a una economía basada en las tecnologías más limpias. Todos los expertos coinciden en que va a ser necesario un período de tiempo en el que convivan tipos de tecnologías basadas tanto en la combustión de combustibles fósiles como en energías renovables. No obstante, ateniéndonos a las previsiones del IPCC, no podemos tardar muchos años más en alcanzar el pico máximo de emisiones de CO2, de lo contrario, el riesgo de superar la temperatura objetivo en el 2100 (2ºC más que en la época preindustrial) debido a la inercia climática será demasiado elevada.

En este contexto la captura y almacenamiento de carbono cobra especial importancia, ya que permitiría el tránsito de una etapa basada en las emisiones de CO2 a otra  basada en las tecnologías limpias, de una manera más cómoda y menos radical.

Pero… ¿qué es exactamente la captura y almacenamiento de carbono?

La captura y el almacenamiento de carbono engloba varios procesos tecnológicos para conseguir capturar el  CO2 de la industria (y del transporte en algunos casos) e inyectarlo en formaciones geológicas especialmente estables. También existen otros métodos para el almacenamiento, como el almacenamiento en columnas de agua o en minerales; no obstante, este tipo de almacenamientos han sido descartados, por ahora, debido a su riesgo medioambiental.

Los principales métodos para la captura en procesos industriales son “la captura post-combustión”, la “captura mediante oxicombustión“, la “captura pre-combustión”

En la captura post combustión, el CO2 se realiza después de la combustión de los combustibles fósiles. Este sistema es el que se aplicaría a las centrales térmicas de carbón, por ejemplo. El CO2 se captura en los gases de combustión de las centrales o de  otras fuentes puntuales. Es una tecnología probada que se utiliza en otras aplicaciones industriales, aunque no en la misma escala de la que podríamos estar hablando en el caso de instalarlas en una central de producción energética.

En la oxicombustión, el combustible se quema en una atmósfera rica en oxígeno en lugar de aire. Con este método, el gas de combustión que se quiere capturar, y que se compone principalmente de dióxido de carbono y vapor de agua, pasa por un pre-proceso de refrigeración en el que el vapor de agua se condensa. El resultado es un flujo casi puro de dióxido de carbono que puede ser transportado al lugar de secuestro para poder almacenarlo. Es una tecnología prometedora, pero el “pre-proceso” inicial de separación del aire requiere mucha energía.

La tecnología de pre-combustión es utilizada principalmente con los fertilizantes químicos, los combustibles gaseosos (H2, CH4) y la producción de energía. En estos casos, el combustible fósil es parcialmente oxidado. El gas de síntesis resultante (CO y H2) se convierte en CO2 y H2. Posteriormente el CO2 resultante puede ser capturado a través de un flujo relativamente puro, mientras que el H2 puede ser utilizado como combustible. Con este método, el CO2 se captura antes de empezar la combustión.

 

Secuestro de carbono

Fijando un poco la vista en el ámbito europeo, es necesario recordar que todas estas tecnologías se encuentran dentro del paquete climático que aprobó la Unión Europea en enero del 2008. Este fue un paquete de medidas transversal, en el que la reducción de emisiones, los biocombustibles, las energías renovables y los biocombustibles cobran principal protagonismo, aunque existe una partida, que es menos conocida, y con una tecnología más incipiente, referida a la captura de carbono*[1].  El objetivo marcado por el ejecutivo comunitario es el de impulsar un total de quince proyectos de captura y almacenamiento de CO2 para 2015, de manera que para 2020 sean viables a nivel comercial. Para ello, Europa ha creado una red de proyectos relacionados con la captura y almacenamiento de carbono, con el objetivo de crear una serie de proyectos que puedan estar operativos para el 2015.El Comisario de Energía, considera “imprescindible y necesaria” está tecnología y ha aprobado varias iniciativas que van a recibir en su conjunto más de mil millones de euros.

Los proyectos más avanzados en este ámbito los encontramos en Noruega, donde se ha construido el mayor prototipo del mundo utilizando para ello una central térmica en la ciudad de Mongstad, con el objetivo de que capture unas 100.000 toneladas de CO2 anualmente durante los cinco años de ensayos previstos. Además de captar el CO2, otro de los objetivos a conseguir de esta planta experimental es que el almacenamiento sea económicamente competitivo, punto que dependerá en gran medida del precio que alcance el carbono, de la evolución del mercado y de las políticas a nivel mundial, que tras el fracaso de la cumbre de Copenhague tienen un futuro incierto.
En España, también disponemos de un proyecto de almacenamiento de carbono promovido por Endesa y la fundación Ciuden: se va a llevar a cabo un proyecto experimental en la central de carbón de Compostilla utilizando tecnologías de oxicombustión. El objetivo principal del proyecto es experimentar con las tecnologías de oxicombustión; para ello cuentan con un presupuesto superior a los 100 millones de euros.

Tras este breve resumen de la situación europea, se pueden sacar varias conclusiones que nos pueden dar algo de luz en relación al futuro y a la situación de la captura y almacenamiento de carbono. Es una tecnología incipiente, cuyos beneficios están todavía por demostrar ya que los proyectos existentes hasta la fecha  están en una fase “piloto” o experimental. Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la viabilidad económica de estos proyectos, y más teniendo en cuenta la poca disposición para llegar a acuerdos de los países más contaminantes, como se ha demostrado en la cumbre de Copenhague. Si no se llega a un acuerdo para el establecimiento de en un precio por tonelada a nivel global, la viabilidad de esta tecnología quedaría en entredicho, ya que se estima que para que sea rentable, los precios por tonelada de CO2 deberían rebasar los 30 $.
Por otra parte, aunque el IPCC haya manifestado que el 99% del CO2 inyectado puede ser retenido 1000 años, surgen ciertas dudas respecto a la seguridad del almacenamiento, ya que un escape podría producir un grave impacto ecológico ( la acidificación de las aguas, degradación de ecosistemas marinos..). Si se quiere evitar esto, los lugares de almacenamiento también deberán ser controlados con el fin de evitar los escapes, y esto afectará al coste del proyecto. Por otra parte, existen otros problemas, como es la pérdida de eficiencia de las centrales, ya que parte de su energía deberá ser utilizada en procesos como la inyección del carbono, y aunque por ahora se calcule que la pérdida de eficiencia ronda el 15-20%, puede que con el avance de la tecnología esta pérdida se pueda reducir significativamente.

En mi opinión, la captura y almacenamiento de carbono debe ser una tecnología de transición, y su puesta en marcha debería ser a corto-medio plazo; de lo contrario, las reducciones que esta tecnología posibilitaría no conseguirían aportar lo suficiente para alcanzar los límites marcados por el IPCC. Al utilizar estas tecnologías tenemos que tener en cuenta que estamos hipotecando nuestro futuro y deben utilizarse con cautela, preferiblemente en centrales que estén actualmente activas. No tiene sentido seguir construyendo centrales térmicas de carbón con este sistema, con la justificación de que no emiten CO2.

Por último, antes de apostar seriamente por una tecnología de “urgencia” como esta, convendría revisar los objetivos, así como el esfuerzo y el capital invertido en ella, ya que existen muchas otras opciones de producción más sostenible en las que la inversión podría resultar mucho más rentable a largo plazo.

Para saber más:

Costes energéticos de la Captura y Almacenamiento en “The Oil Drum”

Estudio de “Harvard’s Belfer Center for Science and International Affairs” sobre el coste real de la captura y almacenamiento de Carbono.

Cuánto área ocupa la Captura y Almacenamiento de Carbono? Post con referencias de interés en WRI.

 


[1] Existe también una directiva relativa al almacenamiento y captura de carbono aprobada el 23 de abril de 2009, en la que se trata más en profundidad el CCS.

Foto Secuestro de Carbono: Wikipedia

Foto de Sparty Lea, via Flickr

Etiquetas: 
Captura Almacenamiento Carbono Cambio Climático Energía Carbón CCS IPCC Union Europea Ciuden CO2