Archivo de la categoría: Residuos

La empresa nacional de residuos radiactivos no habla de Fukushima

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

Enresa, la empresa nacional encargada de gestionar los residuos de las centrales nucleares en España no quiere hablar de una verdad incómoda: la reciente catástrofe de Fukushima. El devastador accidente nuclear de Japón que siguió al terremoto que arrasó el país el pasado 11 de marzo (nivel 9 en la escala Richter), dejando cientos de víctimas y miles de toneladas de agua radiactiva liberada en el mar no es un tema de actualidad para las publicaciones editadas por la empresa estatal. Tampoco es un asunto que resaltar en su seminario anual internacional de Periodismo y Medio ambiente. En ambos casos: silencio.

La revista Sierra Albarrana, medio ambiente y sociedad, una publicación bimensual editada por Enresa y centrada en la provincia de Córdoba, donde Enresa gestiona el almacén de residuos de El Cabril (en el municipio de Hornachuelos), no dedica ni un solo artículo a Fukushima.

Ni en su número de 131, de abril y mayo. Ni en el 132, correspondiente a los meses de junio y julio. Sí aparece, no obstante, en este último número una breve referencia a la central de Fukushima, en su página 11, en ocho líneas colocadas en un lugar no destacado, dentro de un artículo mayor dedicado a un congreso de radiactividad que tuvo lugar en Sevilla.

Para Gerardo Pedros, profesor de Física en la Universidad de Córdoba este silencio es llamativo. "La revista Sierra Albarrana siempre ha tratado temas de actualidad nuclear", explica. "Por ejemplo, cubrió la información sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos; y han publicado reportajes sobre los ATC tan buenos como los que han salido publicados en otros sitios". No es el único caso. "En el número 110 de la publicación viene un reportaje de seis páginas sobre el almacen de residuos de Suecia".

Enresa se declara "no competente para hablar de Fukushima"

La empresa pública encargada de la gestión de los residuos radiactivos asegura no "tener ni idea de lo que haya podido pasado en Fukushima más allá de lo que haya podido escribir la prensa nacional o internacional" sobre el accidente. "Nosotros nos encargamos de retirar los residuos radiactivos de los hospitales y de las centrales nucleares españolas. Gestionamos los residuos radiactivos que las centrales nucleares generan para producir electricidad", explica Máximo Taranilla de Enresa.

"En ningún caso tenemos intereses eléctricos ni somos pronucleares. No conocemos la idiosincrasia de cómo se gestiona una central nuclear. Sí de cómo se gestionan los residuos que se generan en ellas. Ése es nuestro acometido", asegura. "¿Cómo vamos a hablar nosotros de Fukushima si no gestionamos centrales nucleares?", dice Taranilla.

Sí hace la revista de Enresa en estos meses posteriores a la catástrofe, sin embargo, una amplia cobertura a las cooperativas agrarias de la provincia, al campeón mundial de baloncesto Felipe Reyes, a unas jornadas que tuvieron lugar en El Cabril o los desajustes del sueño, como el insomnio o la apnea.

Actualidad sin accidente

Tampoco encuentra sitio destacado Fukushima en los seminarios que organiza Enresa estos meses: el programa del Seminario Internacional de Periodismo y Medio Ambiente que se celebra en septiembre no cita a la central nuclear que ha causado centenares de víctimas hace apenas tres meses. "El seminario de Periodismo ambiental siempre suele tratar temas de actualidad ambiental y es muy extraño que a la supernova ambiental de este año ni se la nombre", concluye Pedros.

La fotografía del incendio en la central de Fukushima en Japón es de Daveeza en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio

La empresa nacional de residuos radiactivos no habla de Fukushima

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

Enresa, la empresa nacional encargada de gestionar los residuos de las centrales nucleares en España no quiere hablar de una verdad incómoda: la reciente catástrofe de Fukushima. El devastador accidente nuclear de Japón que siguió al terremoto que arrasó el país el pasado 11 de marzo (nivel 9 en la escala Richter), dejando cientos de víctimas y miles de toneladas de agua radiactiva liberada en el mar no es un tema de actualidad para las publicaciones editadas por la empresa estatal. Tampoco es un asunto que resaltar en su seminario anual internacional de Periodismo y Medio ambiente. En ambos casos: silencio.

La revista Sierra Albarrana, medio ambiente y sociedad, una publicación bimensual editada por Enresa y centrada en la provincia de Córdoba, donde Enresa gestiona el almacén de residuos de El Cabril (en el municipio de Hornachuelos), no dedica ni un solo artículo a Fukushima.

Ni en su número de 131, de abril y mayo. Ni en el 132, correspondiente a los meses de junio y julio. Sí aparece, no obstante, en este último número una breve referencia a la central de Fukushima, en su página 11, en ocho líneas colocadas en un lugar no destacado, dentro de un artículo mayor dedicado a un congreso de radiactividad que tuvo lugar en Sevilla.

Para Gerardo Pedros, profesor de Física en la Universidad de Córdoba este silencio es llamativo. "La revista Sierra Albarrana siempre ha tratado temas de actualidad nuclear", explica. "Por ejemplo, cubrió la información sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos; y han publicado reportajes sobre los ATC tan buenos como los que han salido publicados en otros sitios". No es el único caso. "En el número 110 de la publicación viene un reportaje de seis páginas sobre el almacen de residuos de Suecia".

Enresa se declara "no competente para hablar de Fukushima"

La empresa pública encargada de la gestión de los residuos radiactivos asegura no "tener ni idea de lo que haya podido pasado en Fukushima más allá de lo que haya podido escribir la prensa nacional o internacional" sobre el accidente. "Nosotros nos encargamos de retirar los residuos radiactivos de los hospitales y de las centrales nucleares españolas. Gestionamos los residuos radiactivos que las centrales nucleares generan para producir electricidad", explica Máximo Taranilla de Enresa.

"En ningún caso tenemos intereses eléctricos ni somos pronucleares. No conocemos la idiosincrasia de cómo se gestiona una central nuclear. Sí de cómo se gestionan los residuos que se generan en ellas. Ése es nuestro acometido", asegura. "¿Cómo vamos a hablar nosotros de Fukushima si no gestionamos centrales nucleares?", dice Taranilla.

Sí hace la revista de Enresa en estos meses posteriores a la catástrofe, sin embargo, una amplia cobertura a las cooperativas agrarias de la provincia, al campeón mundial de baloncesto Felipe Reyes, a unas jornadas que tuvieron lugar en El Cabril o los desajustes del sueño, como el insomnio o la apnea.

Actualidad sin accidente

Tampoco encuentra sitio destacado Fukushima en los seminarios que organiza Enresa estos meses: el programa del Seminario Internacional de Periodismo y Medio Ambiente que se celebra en septiembre no cita a la central nuclear que ha causado centenares de víctimas hace apenas tres meses. "El seminario de Periodismo ambiental siempre suele tratar temas de actualidad ambiental y es muy extraño que a la supernova ambiental de este año ni se la nombre", concluye Pedros.

La fotografía del incendio en la central de Fukushima en Japón es de Daveeza en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio

Una huerta en Callao

Publicado en: 1/4 de ambiente por Txema CG. Texto original

Hay un movimiento que está tomando auge en las ciudades: el de los huertos urbanos que nacen para recuperar espacios en desuso tales como terrazas, parterres abandonados incluso el propio alféizar de una ventana sirve. Yo, que soy murcianico de pura cepa y me suena que mis abuelos se dedicaban a eso, he crecido rodeado de (cada vez menos) huerta y sé que los tomates no salen de los supermercados. A mí el tema me resulta atractivo pero teniendo tres gatos pululando por casa veo un poco complicado hasta lo de poner un “macetohuerto” :-P .

Cuando me llamaron de Influenzia.net para participar en la presentación para bloggers del huerto urbano que Trina montó en Madrid en plena plaza del Callao no me lo pensé dos veces. Soy bebedor habitual de la marca (por mí, me la inyectaría en vena) y tenía muchas ganas de conocer este tipo de experiencias. Me resultó sorprendente que no solo apostaran por el huerto urbano sino que también lo hicieran por el reciclaje: macetas con vinilos, disquetes, cintas vhs o los clásicos tetrabriks y botellas de pet.

Calçots

Los calçots protegen la huerta de los insectos

Aprendimos un montón de trucos para poder realizar un cultivo en casa lo más ecológico posible: fumigar con infusiones (de manzanilla o cola de caballo), tapar con una tela para que sea esta la que se hiele, hacer un compost con materia vegetal, rodear la planta de aromáticas o del genero Allium (ajos, cebolla) para que atraigan a los insectos y plagas y así no afecten a las hortalizas…

Próximamente plantarán su pequeño huerto en Barcelona pero si eres de Madrid puedes acercarte a curiosear el huerto permanente que tienen instalado en El Retiro. Y si te pica más la curiosidad y quieres unirte al movimiento #practicahuerting tienes muchos recursos en su web.

Mi teléfono móvil ya está mayor y no tengo muchas fotos porque constantemente se reinicia. Pero os enlazo el set de fotos de la gente de Influenzia.net y el vídeo que tomaron.

Puedes leer y comentar el artículo completo en 1/4 de ambiente

577.013 toneladas de residuos electrónicos caen en el mercado negro en España

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

De las 702.000 toneladas de productos electrónicos y eléctricos que se vendieron en España en 2009, tan solo se reciclan de forma apropiada el 17% (es decir, 124.987 toneladas). Son datos que hoy publica El País

Otra forma de leer los datos: unas 577.013 toneladas de residuos de productos electrónicos y eléctricos caen en manos del mercado negro en España. Son los datos del Ministerio de Medio Ambiente en 2009, últimas cifras con las que cuenta.

El hierro y el cobre que contienen estos aparatos, materiales que se venden muy bien en el mercado, explica el fraude. Chatarreros, pero también gestores y centros de tratamiento autorizados están implicados en el escape masivo de residuos electrónicos y eléctricos sin reciclar. La Fiscalía de Medio Ambiente lo investiga

Además del fraude que supone para los ciudadanos estar pagando desde hace nueve años una tasa por la compra de estos aparatos para asegurar su correcto tratamiento ambiental, la gestión inapropiada deja en los acuíferos y subsuelo toneladas de metales pesados: cadmio, plomo, mercurio. Y otras sustancias tóxicas como cloro y PVC. O decenas y decenas de kilos de emisiones de los activísimos CFCs, moléculas devoradoras de la capa de ozono.

El canon ambiental que soportan los ciudadanos cada año por la compra de estos aparatos es de 360 millones de euros. Esta nada despreciable suma de dinero debe destinarse al tratamiento de estos residuos, pero desde luego también a asegurar que los poderes públicos efectúan de forma adecuada los controles necesarios. Sin intencion de generalizar, no es aceptable que haya quienes por un lado se lleven el dinero de los ciudadanos y por otro el mordisco del mercado negro. Todo esto, claro está, sin realizar el trabajo para el que se les ha contratado.


La fotografía es de Ollie Crafoord, en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio

577.013 toneladas de residuos electrónicos caen en el mercado negro en España

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

De las 702.000 toneladas de productos electrónicos y eléctricos que se vendieron en España en 2009, tan solo se reciclan de forma apropiada el 17% (es decir, 124.987 toneladas). Son datos que hoy publica El País

Otra forma de leer los datos: unas 577.013 toneladas de residuos de productos electrónicos y eléctricos caen en manos del mercado negro en España. Son los datos del Ministerio de Medio Ambiente en 2009, últimas cifras con las que cuenta.

El hierro y el cobre que contienen estos aparatos, materiales que se venden muy bien en el mercado, explica el fraude. Chatarreros, pero también gestores y centros de tratamiento autorizados están implicados en el escape masivo de residuos electrónicos y eléctricos sin reciclar. La Fiscalía de Medio Ambiente lo investiga

Además del fraude que supone para los ciudadanos estar pagando desde hace nueve años una tasa por la compra de estos aparatos para asegurar su correcto tratamiento ambiental, la gestión inapropiada deja en los acuíferos y subsuelo toneladas de metales pesados: cadmio, plomo, mercurio. Y otras sustancias tóxicas como cloro y PVC. O decenas y decenas de kilos de emisiones de los activísimos CFCs, moléculas devoradoras de la capa de ozono.

El canon ambiental que soportan los ciudadanos cada año por la compra de estos aparatos es de 360 millones de euros. Esta nada despreciable suma de dinero debe destinarse al tratamiento de estos residuos, pero desde luego también a asegurar que los poderes públicos efectúan de forma adecuada los controles necesarios. Sin intencion de generalizar, no es aceptable que haya quienes por un lado se lleven el dinero de los ciudadanos y por otro el mordisco del mercado negro. Todo esto, claro está, sin realizar el trabajo para el que se les ha contratado.


La fotografía es de Ollie Crafoord, en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio

577.013 toneladas de residuos electrónicos caen en el mercado negro en España

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

De las 702.000 toneladas de productos electrónicos y eléctricos que se vendieron en España en 2009, tan solo se reciclan de forma apropiada el 17% (es decir, 124.987 toneladas). Son datos que hoy publica El País

Otra forma de leer los datos: unas 577.013 toneladas de residuos de productos electrónicos y eléctricos caen en manos del mercado negro en España. Son los datos del Ministerio de Medio Ambiente en 2009, últimas cifras con las que cuenta.

El hierro y el cobre que contienen estos aparatos, materiales que se venden muy bien en el mercado, explica el fraude. Chatarreros, pero también gestores y centros de tratamiento autorizados están implicados en el escape masivo de residuos electrónicos y eléctricos sin reciclar. La Fiscalía de Medio Ambiente lo investiga

Además del fraude que supone para los ciudadanos estar pagando desde hace nueve años una tasa por la compra de estos aparatos para asegurar su correcto tratamiento ambiental, la gestión inapropiada deja en los acuíferos y subsuelo toneladas de metales pesados: cadmio, plomo, mercurio. Y otras sustancias tóxicas como cloro y PVC. O decenas y decenas de kilos de emisiones de los activísimos CFCs, moléculas devoradoras de la capa de ozono.

El canon ambiental que soportan los ciudadanos cada año por la compra de estos aparatos es de 360 millones de euros. Esta nada despreciable suma de dinero debe destinarse al tratamiento de estos residuos, pero desde luego también a asegurar que los poderes públicos efectúan de forma adecuada los controles necesarios. Sin intencion de generalizar, no es aceptable que haya quienes por un lado se lleven el dinero de los ciudadanos y por otro el mordisco del mercado negro. Todo esto, claro está, sin realizar el trabajo para el que se les ha contratado.


La fotografía es de Ollie Crafoord, en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio