Archivo de la categoría: Residuos

¿Agua de grifo en la empresa?

Hace unas semanas tuve la ocasión de impartir una charla de 5 minutos sobre el impacto de las botellas de plástico y cómo reducirlo con un gesto sencillo: beber agua del grifo.

Pinche aquí para ver el vídeo

Muchas de las organizaciones que he visitado a lo largo de mi vida profesional ofrecen (bien mediante máquinas, bien en los comedores de empresa), agua embotellada a sus empleados, a pesar de estar conectadas a la red de agua potable en lugares con excelente calidad de agua de grifo.

Incluso en algunas de estas empresas los empleados reutilizan este tipo de envases para contener sustancias peligrosas sin sustituir el etiquetado para evitar el riesgo que puede llegar a suponer tener una botella de agua rellenada con líquido de frenos, aceites de corte u otras sustancias. ¿Nunca han abierto la nevera de un taller y han encontrado allí una botella de plástico llena de un líquido de llamativo color verde?

Son muchas las formas en las que la gestión de una organización puede influir en su entorno, así como en el impacto que causan sus trabajadores. En empresas como los hoteles no sólo pueden influir sobre la sostenibilidad de los hábitos de consumo de su personal: una buena información a los clientes puede ahorrar la fabricación de un buen número de envases y los costes de su gestión.

Por supuesto, en muchas actividades económicas el impacto de los envases de plástico generados por los trabajadores en su horario laboral no es un impacto ambiental significativo. Pero es una actuación fácil de acometer en el contexto de la responsabilidad social corporativa y las inversiones se recuperarían a muy corto plazo.

Pixabay

¿Se imaginan a los hijos de todos los empleados paseando por el parque y en sus centros escolares una botella reutilizable marcada con el logotipo de la empresa? ¿O a todos los empleados luciendo en el gimnasio el logotipo de la empresa? El coste es muy bajo y el retorno puede ser importante. ¿Qué me dicen de las ruedas de prensa? ¿Poner en primer plano la marca de la empresa impresa en una jarra de vidrio?

Hay mil formas de que un gesto tan potente como evitar las botellas de plástico de un solo uso se convierta en una brillante actuación de responsabilidad social corporativa. ¿Qué tal si en una cadena hotelera sustituimos las botellas de plástico “de cortesía” por una de acero reutilizable y una pegatina en el lavabo, quizá de la compañía distribuidora de agua, informando sobre la calidad del agua? ¿Se imaginan a los clientes del hotel luciendo la marca en los lugares turísticos más concurridos, sus reuniones de empresa o los congresos a los que asistan?

¿Dejaría de ingresar el restaurante que incluyese en su carta la opción de agua del grifo? ¿Qué pasaría si le pusiese un precio simbólico destinando la recaudación por jarras de agua a una causa social o ambienta?

Conocer la calidad del agua de nuestro grifo en España es fácil, basta acudir al Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo Humano. Quizá en algunas zonas sea necesario someter el agua a filtración u otro tratamiento que mejore las características organolépticas del agua. Tal vez para reducir la dureza que, sin perjudicar la potabilidad del agua, causa tanto rechazo. ¿Es una inversión excesiva para una empresa? ¿Cuántas botellas de agua pagan unas jarras especiales y sus filtros?

Creo que, aparte de otras actuaciones vistosas, es interesante incorporar gestos relacionados con el consumo responsable dirigidos a los trabajadores de las organizaciones, sobre todo aquellos que pueden reproducir en su hogar y trasladar a su entorno cercano.

Y tú ¿dejarías de utilizar botellas de plástico en tu lugar de trabajo si la empresa ofreciese alternativas?



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Flecha litoral de Calahonda

Con la presente entrada pretendo dar a conocer la riqueza geológica y valor ecológico que encierra una franja del litoral granadino, y que precisamente por su sobriedad es una gran desconocida. Por supuesto también resaltar algún impacto negativo que remueva alguna conciencia.

Se trata de la flecha litoral de Calahonda ubicada entre la Punta de Cerro Gordo y el Cabo Sacratiff en la entidad local de Carchuna-Calahonda.

En cuanto a historia, como breve reseña, destacar que el puerto de Calahonda en el S.XIX por las características de su playa natural, con una pronunciada pendiente y gran calado a escasos metros de la orilla, fue usado como puerto principal de Motril para el trasiego de mercancías en el Mediterráneo y con América. Hoy en día tan solo dá cobijo a la sombra de la imponente Punta de Cerro Gordo, a un puñado de embarcaciones de pequeña eslora pertenecientes a los lugareños.

Hacia el este y a partir de la Punta de Cerro Gordo encontramos una zona de acantilados protegidos dentro de la Red Natura 2000 y calificados como Lugar de Interés Comunitario LIC ES6140014 Acantilados y fondos marinos de Calahonda-Castell de Ferro; al norte de este área protegida, se sitúa además en tierra firme la LIC ES6140011 Sierra de Castell de Ferro. Esta sierra favorece unas condiciones climatológicas locales algo más suavizadas que en el resto de la provincia, razón por la que prolifera la agricultura de invernaderos, fenómeno parecido al del municipio de El Ejido.

Visor Geoportal

Flecha litoral de Calahonda y LICs cercanos

Elaboración propia. Fuente GeoPortal MAPAMA

Respecto a la flecha litoral de Calahonda – señalada con un contorno rojo en las imágenes – su formación es de origen natural y por las peculiares características en las que se produjo ese proceso ha sido incluida en el inventario Andaluz de Georrecursos. Recordemos que la iniciativa de dicho inventario nace en el marco de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad la cual contempla la figura de los Lugares de Interés Geológico (LIG) como aquellos que tienen un valor científico, cultural y educativo para entender el origen, evolución y procesos de nuestra orografía, así como los paisajes y la vida que albergan en parte como resultado de esos pocesos.

Sin bien la mayoría de las playas granadinas se forman a la desembocadura de ríos y ramblas por el aporte de sedimentos, esta flecha litoral se forma por los sedimentos del río Adra distante 40 kilómetros hacia el este y por la rambla de Gualchos de Castell de Ferro que son transportados por las corrientes de levante.

Ortofoto 2013

Flecha litoral de Calahonda

Elaboración propia. Ortofoto 2013, GeoPortal MAPAMA

Básicamente, en el cabo Sacratiff durante los últimos 2.400 años se han ido depositando gracias a estos sedimentos una serie de cordones litorales permitiendo la formación de la flecha hacia levante, dando lugar a las actuales playa de Carchuna y playa de Calahonda.

A los que os guste la geología os animo a leer el informe de Lario, Zazo y Goy (CSIC 1999) sobre el sistema de Calahonda y sus conclusiones de como afecta actualmente a esta formación las obras realizadas en el puerto de Almería (90 km al este) y las alteraciones realizadas en el río Adra.

Adjunto imágenes de la Punta de Cerro Gordo (con la playa de Calhonda), Cabo Sacratiff (con la playa de Carchuna), Punta de Carchuna y afloramiento de conglomerados en la misma.

Haga click para ver el pase de diapositivas.

Los tipos de hábitats principales presentes según Natura 2000 son Acantilados de las costas mediterráneas, acantilados calcáreos con vegetación adaptada al sustrato vertical (casmofítica) y matorrales halo-nitrófilos.

Respecto a la vegetación, a pie de playa se nos informa de las especies mediterráneas presentes en la zona, de modo que nos proporcionan una información que da un valor añadido al paisaje que contemplamos:

  • Romero blaco (Rosmarinus tormentosus) – Endemismo local

  • Agazul (Mesembryathenum nodiflorum)

  • Algodonosa

  • Collejas de mar (Silene litoral)

  • Lechetrezna de las arenas (Chamaesyce peplpis)

  • Asterisco marino (Asteriscos maritimus)

  • Grama marina (Elymus farctus)

  • Cruga o Recamar (Cakile marítima)

  • Espigadilla de mar (Crucianella marítima)

  • Espinardo (Salsola kali)

  • Carretón (Ononis ramosissima)

  • Amapola de mar (Glacium flavum)

  • Alhelí marino (Malcomia litorae)

  • Hinojo marítimo (Crithmum maritimum)

  • Mielga marina (Medicago marina)

  • Estrella de mar (Plantago coronopus)

  • Salado negro (Salsola oposifolia)

  • Uña de gato (Carpobrutus edulis) – Invasora

  • Tabaco o Gandul (Nicotinia glauca) – Invasora

Los amantes de las aves podrán con la paciencia que les caracteriza avistar ejemplares de Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) que anida en los acantilados y algún ejemplar de Halcón peregrino (Falco peregrinus), Cormorán grande (Phalacrocorax carbo) o Garza real (Ardea cinerea).

Para más información sobre otras especies de flora y fauna consultad las fichas de las correspondientes LIC.

Amapola de mar

Amapola de mar, Glaucium flavum Crantz

Si nos sumergimos en las transparentes aguas de la playa de Calahonda encontraremos grandes contrastes, una gran diversidad y la inconfundible huella del hombre.

Al tratarse de un fondeadero natural, a 40 metros de la orilla y a unos 5 metros de profundidad son fácilmente detectables bidones, redes y neumáticos.

Haga click para ver el pase de diapositivas.

También un ejemplar de Echinoidea que ha atrapado entre sus púas una inconfundible toallita higiénica. La toallita podría decirse que es un auténtico “monstruo marino” en este caso.

Por otra parte la inmersión nos revela la existencia de una gran diversidad de la cual os dejo un video de un ejemplar de babosa marina, Felimare villafranca (Risso, 1818) de unos 10mm con sus llamativos colores azul y amarillo de advertencia. (podéis consultar la ficha en Biodiversidadvirtual.com.

Igualmente podéis consultar la ficha en Biodiversidadvirtual.com

Por último, indicar que sería muy aconsejable indicar en los accesos a estos lugares, si gozan de algún tipo de protección y cuál. En la mayoría de los casos, los usuarios tienen la percepción errónea de que acceden a una playa normal y corriente que no requiere ningún tipo de observancia en especial más allá del civismo más elemental.

También quisiera hacer un llamamiento a interesarnos e informarnos de las riquezas ocultas de aquellos lugares que visitamos.

Hasta la próxima.

Bibliografía:

– Lario, J., Zaro, C., Goy, J.L. Fases de progradación y evolución morfosedimentaria de la flecha litoral de Calahonda (Granada) durante el Holoceno. 1999 Estudio Geol., 55: 247-250 (1999). Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Link http://estudiosgeol.revistas.csic.es/index.php/estudiosgeol/article/viewArticle/164

– Villalobos Megía, M., Pérez Muñoz, A.B. Geodiversidad y Patrimonio Geológico de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía.

http://sig.mapama.es/geoportal/visor.html

– Mapa de georrecursos de Andalucía http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente

– Ficha LIC ES6140014 Acantilados y fondos marinos de Calahonda-Castell de Ferro

http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/ES6140014_tcm7-154488.pdf

– Ficha LIC ES6140011 Sierra de Castell de Ferro http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/ES6140011_tcm7-154485.pdf


Archivado en: Biodiversidad, Red Natura, Residuos Tagged: Biodiversidad, Paisajes, Red Natura, Residuos, Sensibilización

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Ecopixeladas.

Bebe agua de grifo #IgniteMAD4

Hace unas semanas tuve la oportunidad subirme al escenario de Ignite Madrid #4 para compartir, como no podía ser de otra manera, unas ideas sobre el impacto de los residuos y nuestro modelo de consumo. Una experiencia que os cuento en esta entrada y que quedó documentada en este vídeo:

 




 

Conocí Ignite gracias a Txema, que ha participado en la edición valenciana del evento. Y gracias a él me enteré de que se buscaban oradores para la cuarta edición de Ignite en Madrid, así que me propuse para hablar sobre la economía circular de los envases de plástico.

Y lo primero que tengo que a gradecer a la organización y el resto de ponentes de Ignite Madrid #4 es un baño de realidad: todo muy bonito pero… ¿qué es eso de la economía circular? Tuve que simplificar mi planteamiento inicial para adaptarlo al formato: 5 minutos y 20 transparencias que pasan automáticamente cada 15 segundos. Creo que no fui plenamente consciente de lo que significa esto hasta que no subí al escenario y me dí cuenta de que no es lo mismo que dar una ponencia con el mando de la presentación en la mano y una cierta flexibilidad en el tiempo.

Y eso que Nacho Arenas nos había avisado previamente de lo complejo de es concretar y transmitir una idea en 5 minutos. Con su ayuda y la de el resto de ponentes conseguí sintetizar el mensaje: una llamada de atención sobre la importancia de evitar la generación de residuos para reducir nuestro impacto en el planeta y nuestra propia salud. Los privilegiados que disfrutamos de agua de calidad y barata tenemos la responsabilidad de dejar de comprar botellas de plástico y beber agua del grifo.

Otras de las interesantes charlas que se pudieron escuchar en Ignite Madrid 4 fueron:

Pues eso, si te lo perdiste en directo aquí tienes la lista completa de Ignite Madrid 4.

Que lo disfrutes.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

¿Dónde tiro un termómetro de mercurio?

Reconócelo, a pesar de que hace años que la Unión Europea prohibió la utilización de mercurio en termómetros para medir la fiebre y otros instrumentos de uso doméstico, todavía guardas en el cajón de las medicinas un práctico y fiable termómetro de mercurio. Y haces bien, si funciona no es un residuo. Y mientras sigas utilizándolo evitas la necesidad de fabricar y comprar uno nuevo.

Afortunadamente, mientras que esté en manos de alguien conocedor de los secretos de uso y lectura, el termómetro de mercurio no se va a ver afectado por la obsolescencia programada, con lo que puede seguir indefinidamente en el cajón, sin necesidad de preocuparnos por él.

Pero quizá algún día ocurra el drama y tengamos que deshacernos del termómetro. En el peor de los casos porque se nos ha roto y queremos dar la mejor gestión posible a las bolitas de metal líquido. Lo primero es recogerlo con cuidado y evitando tocarlo con las manos: podemos utilizar papel o cinta adhesiva. Metemos el mercurio, los restos del termómetro y lo que utilizásemos para recogerlo en un recipiente cerrado que no sea metálico –preferiblemente de plástico o vidrio – y lo dejamos lejos del alcance de los niños y las mascotas.

Y ahora sí, viene la pregunta clave ¿dónde llevo el termómetro?

Quizá el primer impulso es llevarlo a una farmacia, donde recogen los medicamentos. Pero el punto SIGRE está destinado a medicamentos, por lo que no aceptará nuestro termómetro. Y mucho menos si está roto.

Entonces ¿quién recoge el mercurio del termómetro? Tu ayuntamiento. Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados la recogida, el transporte y el tratamiento de los residuos domésticos generados en los hogares es un servicio obligatorio que corresponde a las Entidades Locales.

Como el mercurio es un material peligroso no podemos depositarlo en los contenedores de recogida convencional: si lo juntamos con la materia orgánica la contaminaríamos y, en caso de que se compostase y utilizase como abono, el mercurio pasaría a los alimentos o a los ecosistemas, pudiendo entrar en nuestra cadena alimentaria en forma de tomate.

En los otros contenedores el riesgo es que los operarios de gestión de residuos (en cualquiera de las fase de recogida, clasificación, tratamiento…) entren en contacto directo con ese mercurio, que se disgrega y evapora con relativa facilidad, por lo que puede acabar inhalado.

La ley de residuos también establece que las Entidades Locales habilitarán espacios, establecerán instrumentos o medidas para la recogida separada de residuos domésticos a los que es preciso dar una gestión diferenciada bien por su peligrosidad, para facilitar su reciclado o para preparar los residuos para su reutilización.

Es decir, si en mi hogar se genera un residuo doméstico peligroso que no puedo depositar en los contenedores normales de basuras, el ayuntamiento tiene que poner a mi disposición alguna forma de recogida de ese residuo para evitar que cause daños al medio ambiente y la salud de las personas. Esa instalación suele ser un punto limpio, fijo o móvil, donde se me permite llevar este tipo de residuos.

Es más, si vamos –por ejemplo- a la lista de puntos limpios de la Comunidad de Madrid, veremos que muchos de ellos recogen termómetros. Pero la experiencia de usuario dice que el operario de la puerta no suele admitir el termómetro roto. En principio, el recipiente que recoge los termómetros enteros -¿quién querría llevar a un punto limpio un termómetro entero que funciona correctamente?- debería estar preparado para contener el mercurio de una hipotética rotura. Y si el tratamiento es la recuperación del mercurio, en algún momento se tendrán que romper los termómetros ¿tiene sentido que no recojan el mercurio de tu termómetro roto en el punto limpio?

El caso es que estamos de vuelta en casa con nuestro mercurio ¿Qué hacemos ahora?

Reclamar por escrito al ayuntamiento para que tenga constancia del problema y tome las medidas pertinentes. Mientras dejemos el incidente en una discusión con el operario del punto limpio o una queja al servicio de atención telefónica, nadie va a tomar medidas para solucionarlo. Si quieres dejar de recibir largas y ver cómo se tiran la pelota de un lado a otro, lo mejor es pasar a la acción: acudir al procedimiento administrativo.

Si inicias una petición en el registro de tu ayuntamiento como mínimo te tienen que dar una respuesta por escrito. Y su obligación legal es recoger los residuos domésticos generados en los hogares ¿no es el caso de tu termómetro roto? No van a ir a tu casa a por el mercurio, pero quizá aclaren al operario del punto limpio cómo tiene que recoger los termómetros rotos.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

¿Dónde tiro un termómetro de mercurio?

Reconócelo, a pesar de que hace años que la Unión Europea prohibió la utilización de mercurio en termómetros para medir la fiebre y otros instrumentos de uso doméstico, todavía guardas en el cajón de las medicinas un práctico y fiable termómetro de mercurio. Y haces bien, si funciona no es un residuo. Y mientras sigas utilizándolo evitas la necesidad de fabricar y comprar uno nuevo.

Afortunadamente, mientras que esté en manos de alguien conocedor de los secretos de uso y lectura, el termómetro de mercurio no se va a ver afectado por la obsolescencia programada, con lo que puede seguir indefinidamente en el cajón, sin necesidad de preocuparnos por él.

Pero quizá algún día ocurra el drama y tengamos que deshacernos del termómetro. En el peor de los casos porque se nos ha roto y queremos dar la mejor gestión posible a las bolitas de metal líquido. Lo primero es recogerlo con cuidado y evitando tocarlo con las manos: podemos utilizar papel o cinta adhesiva. Metemos el mercurio, los restos del termómetro y lo que utilizásemos para recogerlo en un recipiente cerrado que no sea metálico –preferiblemente de plástico o vidrio – y lo dejamos lejos del alcance de los niños y las mascotas.

Y ahora sí, viene la pregunta clave ¿dónde llevo el termómetro?

Quizá el primer impulso es llevarlo a una farmacia, donde recogen los medicamentos. Pero el punto SIGRE está destinado a medicamentos, por lo que no aceptará nuestro termómetro. Y mucho menos si está roto.

Entonces ¿quién recoge el mercurio del termómetro? Tu ayuntamiento. Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados la recogida, el transporte y el tratamiento de los residuos domésticos generados en los hogares es un servicio obligatorio que corresponde a las Entidades Locales.

Como el mercurio es un material peligroso no podemos depositarlo en los contenedores de recogida convencional: si lo juntamos con la materia orgánica la contaminaríamos y, en caso de que se compostase y utilizase como abono, el mercurio pasaría a los alimentos o a los ecosistemas, pudiendo entrar en nuestra cadena alimentaria en forma de tomate.

En los otros contenedores el riesgo es que los operarios de gestión de residuos (en cualquiera de las fase de recogida, clasificación, tratamiento…) entren en contacto directo con ese mercurio, que se disgrega y evapora con relativa facilidad, por lo que puede acabar inhalado.

La ley de residuos también establece que las Entidades Locales habilitarán espacios, establecerán instrumentos o medidas para la recogida separada de residuos domésticos a los que es preciso dar una gestión diferenciada bien por su peligrosidad, para facilitar su reciclado o para preparar los residuos para su reutilización.

Es decir, si en mi hogar se genera un residuo doméstico peligroso que no puedo depositar en los contenedores normales de basuras, el ayuntamiento tiene que poner a mi disposición alguna forma de recogida de ese residuo para evitar que cause daños al medio ambiente y la salud de las personas. Esa instalación suele ser un punto limpio, fijo o móvil, donde se me permite llevar este tipo de residuos.

Es más, si vamos –por ejemplo- a la lista de puntos limpios de la Comunidad de Madrid, veremos que muchos de ellos recogen termómetros. Pero la experiencia de usuario dice que el operario de la puerta no suele admitir el termómetro roto. En principio, el recipiente que recoge los termómetros enteros -¿quién querría llevar a un punto limpio un termómetro entero que funciona correctamente?- debería estar preparado para contener el mercurio de una hipotética rotura. Y si el tratamiento es la recuperación del mercurio, en algún momento se tendrán que romper los termómetros ¿tiene sentido que no recojan el mercurio de tu termómetro roto en el punto limpio?

El caso es que estamos de vuelta en casa con nuestro mercurio ¿Qué hacemos ahora?

Reclamar por escrito al ayuntamiento para que tenga constancia del problema y tome las medidas pertinentes. Mientras dejemos el incidente en una discusión con el operario del punto limpio o una queja al servicio de atención telefónica, nadie va a tomar medidas para solucionarlo. Si quieres dejar de recibir largas y ver cómo se tiran la pelota de un lado a otro, lo mejor es pasar a la acción: acudir al procedimiento administrativo.

Si inicias una petición en el registro de tu ayuntamiento como mínimo te tienen que dar una respuesta por escrito. Y su obligación legal es recoger los residuos domésticos generados en los hogares ¿no es el caso de tu termómetro roto? No van a ir a tu casa a por el mercurio, pero quizá aclaren al operario del punto limpio cómo tiene que recoger los termómetros rotos.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

Evolución de los Residuos en España 2002 – 2014

Para conocer la evoluciónde un parámetro ambiental de interés en la gestión ambiental resulta especialmente interesante pararse a analizar estadísticas y estudiar la información detallada respecto a dicho parámetro ambiental.

Desde los hogares y la ciudadanía, muchas veces se ha dicho que puede hacerse mucho para cuidar y proteger el medio ambiente. Como suele decir Anna Grimau en Radio 5 “Haz gestos, los pequeños gestos son poderosos” Y es que desde nuestro hogar, algo que nos resulta especialmente fácil es separar los residuos para reciclar.

Sin embargo, también resulta interesante analizar los resultados de esos gestos para animar a continuar con esas acciones y/o valorar cómo de bien lo estamos haciendo.

Por este motivo, en 2013 en este mismo blog pudisteis valorar cómo habían evolucionado la generación de residuos en nuestro país a través de la entrada “Más de Residuos… Hoy con datos”.

Contenedores en Sebúlcor. Autora: Mila Martín
Dado que el pasado 17 de Mayo celebramos el Día Internacional del Reciclaje, vamos a pararnos a pensar de nuevo qué ha ocurrido con los residuos y ver si como ciudadanos nos merecemos una medallita o tal vez un tirón de orejas y una palmadita en la espalda para animarnos a seguir. La novedad respecto a la entrada anterior es la incorporación de datos de 2011 a 2014. Sin embargo, he preferido mantener los datos anteriores para que se pueda ver la evolución de nuestros hábitos de reciclaje en el medio plazo (no solo en el corto plazo). De este modo, los datos que aquí se exponen incluyen la serie temporal que abarca los años 2002 – 2014 y sólo se refieren a los Residuos Urbanos.



Para comenzar es interesante valorar cuántos residuos generamos en España.


TONELADAS DE R.S.U.
TOTAL RESIDUOS MEZCLADOS
TOTAL RESIDUOS DE RECOGIDA SEPARADA
TOTAL RESIDUOS
2002
24.015.152
2.580.646
26.595.798
2003
24.583.907
3.002.795
27.586.702
2004
21.207.615
6.385.527
27.593.142
2005
21.639.537
6.422.808
28.062.345
2006
21.861.821
6.556.724
28.418.545
2007
21.925.920
6.314.550
28.240.470
2008
21.045.683
5.276.701
26.322.384
2009
20.341.700
4.416.413
24.758.113
2010
19.395.265
4.984.758
24.380.023
2011
18.773.628
4.508.351
23.281.979
2012
18.315.103
4.080.708
22.395.811
2013
17.852.826
3.932.859
21.785.685
2014
17.530.077
3.798.230
21.328.307
PROMEDIO
20.652.941
4.789.313
25.442.254

Así, de media podemos estimar que en estos 12 años hemos generado más de 25.000 Toneladas de residuos, de las cuales sólo 4.700 aproximadamente se separan en origen.

En este aspecto por tanto ¿se puede hacer más? ¡Por supuesto!

Pero vamos a analizar un poquito más la evolución de los residuos durante el período de tiempo considerado. Si valoramos la tabla anteriormente expuesta, los datos nos arrojan variaciones interesantes pero vamos a valorarlas más fácilmente a través del siguiente gráfico:


Con esto más o menos podemos deducir que existe una clara tendencia a la reducción de la generación de residuos mezclados. ¿Qué % de residuos reciclamos entonces?

AÑO
% RESIDUOS MEZCLADOS
% RESIDUOS SEPARADOS
2002
90%
10%
2003
89%
11%
2004
77%
23%
2005
77%
23%
2006
77%
23%
2007
78%
22%
2008
80%
20%
2009
82%
18%
2010
80%
20%
2011
81%
19%
2012
82%
18%
2013
82%
18%
2014
82%
18%

Vemos entonces que antes de la última crisis económica se estaba llevando a cabo un aumento significativo del reciclaje de los residuos (los datos de 2003 a 2007 fueron muy positivos). No obstante, con la crisis financiera comenzó de nuevo a reducirse el % de residuos que reciclábamos y a aumentar el % de residuos mezclados, aunque no se ha llegado a los datos tan desalentadores de 2002.

Estos datos requieren de un análisis interesante ¿Qué ha paso entonces con la cantidad total de residuos generados?



Se ve entonces que antes de la crisis económica la generación de residuos aumentaba de forma progresiva, mientras que a partir del estallido de la burbuja inmobiliaria este parámetro ambiental comenzó a reducirse (¡más de 7.000 Toneladas de 2007 a 2014! ¡1.000 Toneladas al año!).

Hasta ahora hemos hablado de cantidades totales de residuos pero es importante valorar los datos en términos relativos en base al censo de población, dado que ante un escenario como la reducción de población (ejemplo: inmigrantes que han decidido volver a su país de origen), estaríamos poniéndonos medallas que no nos corresponden (en este caso no somos políticos vendiendo nuestras estadísticas para decir lo bien que lo hemos hecho). Por este motivo, vamos a tener en cuenta el indicador ambiental de residuos por habitante al año. Evaluando dicho indicador, los datos de residuos son los siguientes:


Kilogramos/habitante/año
AÑO
Residuos mezclados
Residuos separados
TOTAL
2002
586,2
39,0
625,2
2003
590,1
46,1
636,2
2004
500,8
73,1
573,9
2005
502,8
54,1
556,9
2006
500,0
53,3
553,3
2007
493,0
57,5
550,5
2008
464,8
67,3
532,1
2009
443,9
57,6
501,5
2010
412,5
61,9
474,4
2011
401,7
56,8
458,5
2012
391,6
52,6
444,2
2013
383,2
48,7
431,9
2014
377,4
49,0
426,4

Y visualmente para que sea más fácil de comprender:

Por tanto, la gráfica muestra claramente que la reducción de residuos no es debida a una reducción de población sino que ahora generamos menos residuos que antes.

La cantidad de residuos separados en origen muestra una clara tendencia a disminuir tristemente, aunque es muy paulatina (esperemos que esto podamos revertirlo).

En el caso de nuestras pautas de reciclaje, y considerando los principales residuos que reciclamos en nuestros hogares, esta ha sido la evolución:


Hemos reducido muy significativamente el reciclaje de envases en el inicio de la crisis (¿puede ser que adquiriésemos menos productos envasados? ¿Puede que las fábricas, para reducir costes redujeran la cantidad de embalajes plásticos de sus productos? ¿Simplemente reciclamos menos este tipo de material?). La tendencia registrada en los residuos del contenedor amarillo se duplica con un desfase temporal en los residuos del contenedor azul (¡curioso!) mientras que el vidrio no experimenta tan drásticamente las modificaciones de la pauta de reciclaje de los otros materiales.  Sé que tal vez me consideréis muy optimista pero yo me voy a quedar con una pequeña ilusión: en 2014 todos los materiales principales de reciclaje aumentan un poquito. Quiero pensar que cuando se publiquen los datos de 2014 a 2017 esa pauta continúe a la par que se reduce la cantidad de residuos totales en los hogares.

En el cálculo de la cantidad de residuos generado por un/a español/a al día hemos pasado de 1,71 kg de residuo en 2002 a 1,17 kg en 2014.

Teóricamente los analistas financieros consideran que España salió en 2016 de la crisis. Por tanto, toca esperar unos años para valorar si en verdad nos hemos vuelto más racionales y concienciados con los residuos o en verdad, la reducción de nuestro poder adquisitivo y recursos a nuestro alcance en una crisis financiera nos afecta para generar menos residuos.


Con todo esto las conclusiones obtenidas son que en España se ha reducido considerablemente la cantidad de residuos que generamos pero hemos reducido también tristemente nuestras pautas de reciclaje. Aún nuestras tasas de reciclaje frente a la cantidad de residuos mezclados es muy elevada y por tanto queda mucho por hacer. Ojala que las corporaciones municipales y consorcios de residuos entiendan lo importante que es la concienciación y educación ambiental para continuar fomentando adecuadas pautas de consumo y reciclaje. Nuestro planeta es limitado y es fundamental empezar a cuidar las materias primas y los recursos a nuestra disposición, motivo por el que el reciclaje se vuelve más indispensable.

Otro día con calma seguiremos analizando más datos relativos a los residuos en nuestro país. De momento espero que os haga reflexionar y sacar conclusiones para la mejora de la Gestión ambiental municipal si sois técnicos ambientales o para poner en marcha acciones de reciclaje en vuestros hogares independientemente de vuestra labor profesional.

Todos los datos han sido extraídos del INE. Las gráficas son de elaboración propia.


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Gestión Ambiental Municipal.