Archivo de la categoría: Residuos

¿Existe comida en el mundo para que el ser humano pueda vivir en un futuro próximo?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por rodriArenas. Texto original

El avance tecnológico es imparable existiendo grandes inversiones en diferentes campos como la robótica o informática, pero mientras parece que avanzamos hacia el futuro, en los países subdesarrollados más de 6400 niños mueren al día por desnutrición y más de 1800 lo hacen por problemas de diarrea , según fuentes de UNICEF, al no disponer de agua potable o una higiene adecuada.

Por el lado contrario, según fuentes de la Organización Mundial de la Salud (WHO en inglés), en los países desarrollados, cada año mueren más de 2,8 millones de personas por enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso, siendo los problemas de corazón las más comunes.

Si a ello le sumamos que según estimaciones de la OMS, se está desperdiciando alrededor de un tercio de la comida producida, es decir, de las más de 3.500 millones de toneladas anuales  de alimentos producidos en el mundo (que según diferentes estimaciones es casi el doble de los alimentos que se necesitan), anualmente 1.300 millones de toneladas se tiran a la basura, nos encontramos ante un grave problema ya no exclusivamente tecnológico sino de gestión global que hay que mejorar urgentemente.

consejos para evitar el desperdicio de comida en casa

Desperdicio de comida. Fuente: Acciona

Por todo ello es fundamental el consumo sostenible y responsable de los alimentos, ya que el desperdicio alimentario no es solo comida que se tira a la basura, sino también todos esos recursos necesarios para su producción, ya que este desperdicio conlleva una gran problemática ambiental, que se traduce según la FAO en:

  • Una  huella de carbono que se estima en 3.300 millones de toneladas de CO2 equivalente de gases de efecto invernadero, que son desperdiciados cada año por la comida tirada. Esta cantidad está por delante del 3º país con mayores emisiones del mundo.
  • La huella hídrica usada para la producción de esos alimentos que se tiran se estima en unos 250 km3 anuales, lo que equivale al caudal anual del río Volga en Rusia, o tres veces el volumen del lago de Ginebra.
  • La huella ecológica de los productos desperdiciados es de unos, 1.400 millones de hectáreas (el 28% por ciento de la superficie agrícola del mundo). Esto equivaldría a la superficie de China, Mongolia y la República de Kazajastán

Además del desperdicio, ¿Cuál es el otro problema de la alimentación mundial?

El abuso de carne y proteína animal se sitúa entre otro de los problemas que comprometen la alimentación de generaciones futuras. Ya que como hemos citado anteriormente, la producción global de alimentos es suficiente para satisfacer las necesidades del ser humano a nivel mundial, pero dentro de los alimentos con mayor impacto ambiental se encuentra la proteína animal debido a sus altas necesidades de recursos para su producción.

El problema es, como se ve en el curso de Nutrición y medio ambiente, que nos estamos alejando mucho de una dieta saludable como la dieta mediterránea, rica en gran variedad de alimentos, en pro de dietas hiperproteicas de origen animal, la dieta paleo o dunkan son algunos claros ejemplos.

Por ello es fundamental la formación de los individuos en este campo, consiguiendo un mejor conocimiento para entender como nutrir adecuadamente a tu cuerpo, de forma sencilla, saludable y sostenible.

¿Y qué puedo hacer yo como individuo?

A nivel individual el desperdicio alimentario se basa en:

Reducir: Es fundamental no comprar más de lo necesario, por ello se recomienda:

  • Hacer una lista de la compra, para adquirir lo necesario y tener una mejor organización.
  • Evitar comprar grandes cantidades aunque esté de oferta. Compra lo que tú necesites, no lo que necesite la tienda.
  • Comprar a granel, así podrás elegir la cantidad que desees.
  • En caso de comprar gran cantidad, congelar el alimento en porciones.
  • En caso de no saber el alimento se consumirá en un espacio breve de tiempo, las conservas son una alternativa de producto con una mayor duración de vida.

Reutilizar/ recuperar: Se basa en transformar el alimento.

  • No tires lo que te sobre, haz otro plato. Una alternativa fácil suele ser añadir arroz o pasta y hacer un plato a partir de las sobras.
  • Si el producto fresco se está deteriorando, puedes congelarlo o transformarlo. Por ejemplo, el tomate puede ser transformado en tomate frito y  almacenarlo en tarros al vacío.

Si quieres tener más ideas, debes saber que están surgiendo diferentes páginas web, empresas y app que están ayudando a mitigar el impacto generado.

Algunas de ellas son:

  • Lifewell: Es una web de WWF  financiada por  Proyecto Life, cuyo lema es “Gente sana, planeta sano”
  • Thinkeatsave: Es un proyecto en el que colaboran el PNUMA y la FAO, que contribuye al Programa de Sistemas Alimentarios Sostenibles del Marco de 10 Años de los Programas sobre Consumo y Producción Sostenibles.
  • Love food, hate waste: Es una web donde puedes encontrar consejos y recetas para evitar el desperdicio alimentario.

Y aplicaciones móviles contra el desperdicio como:

Conclusión, come mejor y con cabeza. Tu cuerpo y medio ambiente te lo agradecerá.

Rodrigo Nuñez de Arenas es profesor en el ISM y con él hemos puesto en marcha el curso online de Nutrición y Medio Ambiente. A través de este programa formativo, hablaremos del trasfondo que tienen los alimentos que consumimos, de cómo realizar un menú saludable y sostenible para ti y tu entorno, desmentiremos mitos y miraremos más allá del envoltorio, aprendiendo a comer de una forma saludable, sencilla y consciente y sostenible.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

El Escarabajo Verde: Amarillo 2

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Sistema de clasificación de residuos de envases de la empresa TOMRA instalado en la planta de tratamiento del contenedor amarillo en Valdemingomez.

Traigo al blog el segundo de los reportajes que El Escarabajo Verde ha dedicado al contenedor amarillo. En el primero se hablaba sobre el funcionamiento del contenedor amarillo y los resultados que consigue esta forma de recoger residuos. En esta ocasión se abordan las alternativas pue pueden mejorar las tasas de recuperación y reciclaje de los residuos de envases.

Aparecen varias propuestas, desde la recuperación incentivada, en la que se premia a quienes depositan envases usados en una máquina de recogida; los sistemas de depósito, devolución y retorno, en los que se entrega una cantidad a cuenta que se recupera cuando el envase vuelve al lugar de venta; o la recogida domiciliaria puerta a puerta, que permite identificar (y en su caso sancionar) comportamientos en la entrega de basuras contrarios a las ordenanzas municipales.

En poco más de 20 minutos se exponen estas distintas formas de recoger los residuos y se ilustra cómo cada uno de ellos contribuye a la mejora de la recuperación y el reciclaje de los residuos que generamos en nuestros hogares.

El equipo ha visitado instalaciones que reciben materiales procedentes de cada una de estos sistemas de recogida, evidenciando que una mejor recogida incide en un menor coste de tratamiento y en unas mayores posibilidades de convertir la basura en materias primas.

Un reportaje imprescindible para comprender la necesidad de seguir evolucionando en el modelo de gestión de envases, que ilustra lo que pasa con lo que dejamos en el contenedor amarillo y lo que podría pasar si avanzásemos en los sistemas de recogida. No te lo pierdas.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

De 9 de cada 10 a 3 de cada 4 latas recicladas.

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Estos días un sistema integrado de gestión de residuos se felicitaba en Twitter por un dato histórico: “Se han reciclado 31.000 millones de #latas de #aluminio. 3 de cada 4 puestas en el mercado (74,5%).” Decía el tuit. Curiosamente llevo escuchando el mantra, desde 2013, de que en España 9 de cada 10 latas se reciclan. ¿En qué quedamos 9 de cada 10 o 3 de cada 4? Porque… no es exáctamente lo mismo.

La diferencia es pasar del 90% al 75%. Una cuestión significativa a la hora de saber qué esfuerzos tenemos que hacer, o no, para mejorar la recogida y el tratamiento de las latas de bebidas. Más ahora que estamos en plena guerra contra el plástico de usar y tirar, con el personal proponiendoideas como sustituirlo por aluminio… de usar y tirar ¿Cuántas latas se reciclan en España?

Pues ni una cosa ni la otra. Según datos de Metal Packaging Europe, en España estaríamos reciclando el 62% de las latas de bebidas. Y la fuente del dato es, precisamente, una asociación sectorial nada sospechosa de querer dar una cifra baja para este indicador. Es más, la propia Asociación de Latas de Bebidas (que era la fuente para la estadística de 9 de cada 10) forma parte de Metal Packaging Europa, que dice deja la tasa de reciclaje en 6 de cada 10 envases para el caso español.

Tasas de reciclaje de latas de aluminio en la Unión Europea. Datos de 2017. Fuente: Metal Packaging Europe.
Fuente: Metal Packaging Europe.

¿Por qué estamos así? Pues por el sistema de recogida. En el contenedor amarillo mezclamos muchos materiales diferentes que después se separan en procesos industriales sin la capacidad de preparar adecuadamente los residuos de envases para el reciclaje. Si necesitas una explicación gráfica puedes encontrarla en el reportaje del programa “El escarabajo verde” Amarillo 2, en el que muestran, de una forma muy didáctica, los resultados de la recuperación de materiales en distintos sistemas de recogida de residuos.

No me voy a repetir mucho más: los sistemas integrados de gestión de residuos en España gastan mucho dinero en desinformación ambiental, falsas noticias y en ocultar a la opinión pública lo que realmente está ocurriendo con la basura. Este es otro ejemplo más de las mentiras del sistema que gestiona el contenedor amarillo y las organizaciones que se crean con el dinero que debería ir a recogida selectiva pero se gasta en propaganda y manipulación.

Lo que me pregunto es, ahora que todo empieza a ser evidente a la opinión pública y cada vez quedan menos alfombras para esconder la basura… ¿Cuánto va a tardar Coca – Cola en encargarle a Ecoembes que compre e instale máquinas para la devolución de envases? ¿Las pagarán las grandes superficies comerciales o saldrán del presupuesto público de las comunidades autónomas que se han negado a estudiar los beneficios económicos, ambientales y sociales de mejorar el modelo del contenedor amarillo? ¿Lo harán bajo un sistema de depósito y devolución de retorno de envases contra el que han despotricado corporaciones como el Grupo DIA y Mercadona o bajo los criticados modelos de “reciclaje incentivado”? ¿Cederan espacio las cadenas de hipermercados que tanto se oponían a las máquinas o habrá que hacer un hueco en las aceras de las calles?

Y lo que es más preocupante ¿alguien en la Administración está tomando nota de lo que pasa o este cambio de 9 de cada 10 a 6 de cada 10 nos da igual y vamos a seguir mirando para otro lado? Porque 6 de cada 10 latas de bebidas, 3 de cada 10 envases de plástico… estamos muy lejos de llegar al 80% de reciclaje de residuos de envases. Y esta vez la colleja no viene de parte de una organización ecologista, es la propia industria la que dice que, en una fracción relativamente sencilla de reciclar, nos quedamos en un 62% ¿Qué pasa con los envases que no se pueden recuperar del contenedor amarillo? ¿En qué estadístinas nos movemos? ¿Nos acercan a los compromisos europeos?

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Certificado Residuo Cero: qué es y cómo conseguirlo

Publicado en: envirall – Consultoría Ambiental Estratégica por Paula Baldó de Andrés. Texto original

Aprovechando que estamos terminando el proceso de implantación del certificado Residuo Cero para uno de nuestros maravillosos clientes, hoy voy a contaros un poquito en qué consiste este sello. ¿Qué es el certificado Residuo Cero? Este certificado se enmarca dentro de las líneas de actuación de la economía circular y reconoce a aquellas organizaciones que […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en envirall – Consultoría Ambiental Estratégica

El Escarabajo Verde: Amarillo 1

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

La nueva temporada de El Escarabajo Verde ha empezado fuerte. La presentación del programa prometía: “En plena crisis del plástico, ¿hay que reducir la compra de los envases o es suficiente con llevarlos al amarillo? El Escarabajo Verde sigue los rastros de los envases y los datos del reciclaje”. Y cumple las expectativas. Con creces. Si no lo has visto todavía no deberías perder el tiempo leyendo esta entrada, busca 32 minutos y ponte con él. El Escarabajo Verde: Amarillo 1.

Empieza con los residuos de la noche de San Juan. Poniendo en contexto la sensación que nos genera la vista de los envases que se acumulan en la playa tras una noche de fiesta con el impacto que supone la cantidad de envases que se consumen: cada minuto un millón de botellas de plástico se venden en el mundo. A partir de aquí vienen las preguntas ¿Cuántos envases se reciclan en España? ¿Reciclamos mucho o reciclamos poco? ¿Quién tiene la responsabilidad del impacto de los residuos?

El equipo del programa recoge desde la respuesta social a los envases de usar y tirar al estudio “forense” de las bolsas de basura que depositamos en los residuos o la capacidad de la industria del plástico de asumir el material recuperado.

Abordan la cuestión desde el requisito de la normativa europea que establece la responsabilidad de los envasadores en la gestión de residuos de envases, lo que lleva a explicar qué es Ecoembes y cómo se gestiona el contenedor amarillo. Se plantean qué se tira o no al contenedor amarillo, si los plásticos que no son envases pueden recuperarse después de depositarlos en el amarillo o qué pasa con todo lo que hemos dejado en este contendor.

Para dar respuestas nos llevan a plantas de clasificación de residuos, ilustrando cómo se preparan los residuos para el reciclaje y la distribución de costes entre las empresas que ponen envases en el mercado y las administraciones que se encargan de la recogida y gestión de residuos.

De todos los envases que van al amarillo, el programa le sigue la pista a las botellas de plástico de PET y a los briks. Desde la propia industria del PET expresan que no hay suficiente material recuperado para toda la demanda de botellas que está habiendo y que va a haber, por lo que habría que mejorar la recogida de los residuos de envases.

En el apartado de los datos ponen de manifiesto la falta de documentación y la escasa información que no tenga como fuente el sistema integrado de gestión de envases Ecoembes. En este punto cuentan con el testimonio de Julià Álvaro, que manifiesta la falta de datos fiables, entre otras cuestiones en relación a la cantidad de envases que se ponen en el mercado.

A modo de ejemplo, el propio Ayuntamiento de Madrid sólo pudo tratar una tercera parte de los envases recogidos en 2016. Desde el Parque Tecnológico de Valdemingomez (P.T.V.) reconocen que el 13% en peso de la fracción resto son envases ligeros que deberían ir al contenedor amarillo. Unas cien mil toneladas en 2017. El máximo de esa cantidad que se podría aprovechar, según José Luis Cifuentes (Jefe del Departamento de Comunicación del P.T.V.) es de un 10%.

Durante todo el programa hay un juego entre dos visiones del reciclaje en España: con Julio Barea, de Greenpeace, contrastan los argumentos de Ecoembes, aportados por Nieves Rey. No es una elección casual: la organización ecologista ha contestado a los complacientes datos de la industria del envase de usar y tirar con un estudio en el que se calcula que sólo se recicla la cuarta parte de los envases de plástico. Y añaden testimonios de la industria del plástico, empresas de reciclaje, asociaciones y algún que otro experto (entre los que he tenido la suerte de colarme haciendo realidad un sueño).

El resultado me parece brillante, un gran trabajo de documentación del que resulta un reportaje muy pedagógico, que nos debería invitar a la reflexión y a asumir la importancia de prevenir la generación de residuos, en tanto que el sistema de recogida y tratamiento no es la solución a todos los problemas de nuestro modelo de producción y consumo.

Me quedo con una de las conclusiones que cierran el programa: el sistema debería mejorar. Y me apunto para ver el resto de esta línea de investigación que aborda el estudio de nuestras basuras.

Lo bueno es que hay esperanza. El foco está puesto sobre el problema y, pese a los intentos de ocultar la información y las estrategias para engañar a la opinión pública, quedan espacios donde se hace investigación, se contrastan argumentos y la información fluye.

Gracias a todo el equipo de El Escarabajo Verde por hacerlo posible. Con vuestro trabajo de servicio público estáis consiguiendo que las cosas cambien y que podamos mantener la esperanza de dejar un planeta habitable para las generaciones siguientes.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Valorización material del residuo textil

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por David Canales. Texto original

De un tiempo a esta parte estamos muy centrados en la problemática de los plásticos en nuestro planeta y su difícil gestión, pero también es difícil imaginar un mundo sin textiles y sin ropa, así como los residuos generados. La industria textil también es un sector importante de la economía, proporcionando empleo a cientos de millones en todo el mundo. El sistema textil opera de forma casi completamente lineal; grandes cantidades de productos no renovables se extraen para producir elementos que a menudo se usan por poco tiempo, terminado estos residuos textiles principalmente en los vertederos o incinerados. Además en cuando se lavan, algunas prendas liberan microfibras de plástico, de las cuales alrededor medio millón de toneladas cada año contribuyen a la contaminación del océano, 16 veces más que microperlas de plástico de cosméticos.

Valorización material del residuo textil

Fuente: Pixabay

El residuo textil está compuesto por;

  • La ropa de vestir es la principal fracción presente en la composición del residuo textil, y por eso es donde están centrados todos los datos y sistemas de recogida selectiva en la actualidad.
  • Ropa de casa (cortinas, mantas, sábanas…).
  • Calzado.
  • Complementos.
  • Tapicerías.
  • Deshechos de la propia industria textil.
  • Bayetas, mochos de fregona…
  • Y un largo etc.

En los últimos años, la generación de residuos textiles se ha multiplicado por 2, debido a diversos factores:

  • En la década de los 80 la ropa usada se cedía a familiares o personas próximas.
  • En la década de los  90 se empleaban canales de solidaridad comunitaria.
  • El fast fashion se ha multiplicado por dos en este siglo, pero sin solución a sus residuos.

El residuo textil es el segundo más contaminante del mundo y supone ya “un grave problema” en todos los vertederos de España y del resto de Europa. En España se generan 1.000.000 toneladas anuales de residuo textil, lo que supone que es un 10% – 14% de la composición de la basura doméstica. Lo que equivale a 8 barcos mercantes con toda la Soja comercializada por EEUU en un año. En cuanto a la producción, las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la producción textil se cifra en 1.200 millones de toneladas anuales, son más que las de todos los vuelos internacionales y envíos marítimos combinados.

Con la implantación de la recogida selectiva de materia orgánica en todos los municipios españoles, obligatoria a partir de 2020, provocará que el RESIDUO TEXTIL será el principal residuo en la composición de nuestra basura. Actualmente, en España, sólo se recoge separadamente el 10% del residuo textil mediante los circuitos de recogida selectiva (retales de fabricación, recuperación por grandes distribuidores comerciales, circuitos de recogida de ropa fuera de uso ropa de vestir y calzado) como fracciones prácticamente exclusivas debido tanto a su interés humanitario como comercial, donde el 70% de la ropa reutilizable se exporta a países como Kenia, Uganda, Tanzania o Ruanda, pero empiezan a poner restricciones.

Con el objetivo de extenderse en la cadena de valor de los residuos y siguiendo los principios de un modelo de gestión basado en la Economía Circular, donde empresas privadas y la propia administración pública están inmersos en el desarrollo de proyectos cuyo objetivo es la valorización material del residuo textil presente en el RSU, su recuperación y valorización, evitando que termine en vertedero, tratarla y llevar a cabo un Upcycling.

Los proyectos, como los que se ven durante el curso de Valorización de residuos,  contemplan diferentes fases de estudio y desarrollo que abarcan desde la selección del material en la línea de triaje y el estudio de los potenciales sectores de demanda, hasta la puesta en marcha de un proceso de recuperación y reciclaje del textil recuperado;

a)       Cuantificación y determinación de la composición del residuo textil en un flujo de RSU.

b)      Mediante un estudio del estado del arte y posteriormente mediante la realización de ensayos, se diseña y valida un proceso mecánico para la optimización del volumen de textil recuperado del RSU.

c)       Una vez conocida la cantidad y composición de textil recuperado se identifican los potenciales sectores de demanda del textil recuperado o de productos fabricados a partir de dicho textil. Éstos se abordan tanto desde la perspectiva del upcycling como del downcycling. En el primer caso, se busca la reintroducción en el ciclo productivo de fibras o hilos recuperados de alta calidad (algodón, nylon, lana…) para su uso en la fabricación de nuevos tejidos en sustitución de fibras vírgenes. En contraste, el downcycling busca la fabricación de nuevos productos a partir del residuo textil recuperado (materiales no tejidos, fibras, fieltros, etc.).

d)      Del contacto con los consumidores finales, se determinan los requerimientos técnicos del textil asociados a cada una de las aplicaciones de mercado (características organolépticas, nivel de aislamiento, reacción al fuego,…). A partir de aquí, se definen las tecnologías y procesos de higienización necesarios para alcanzar dichas especificaciones, teniendo en cuenta, sobre todo, el origen residual del material.

e)      Por último, y como paso previo al diseño final de la línea de tratamiento y reciclaje, se deben llevar a cabo diversas pruebas de higienización y procesamiento del material en las que se han obtenido diversos demostradores.

A modo de conclusión final podemos identificar los siguientes puntos:

  1. El residuo textil va a ser la fracción principal de la composición de la basura doméstica.
  2. Recogida selectiva de residuo textil obligatoria a partir de 2025.
  3. Previsión más pesimista; en 2025 se tendrán que tratar al menos 500.000 t/a en plantas específicas para residuo textil en España.
  4. El potencial económico es superior a los 35 M€ anuales.
  5. Potencial negocio, el primero en desarrollar una tecnología propia será el ganador.
  6. Aumento de la imagen social y medioambiental corporativa.
  7. Reintroducción en la economía circular de nuevos productos, con valor añadido.
  8. Casi 400 ktCO2eq evitadas a la atmósfera anualmente.

David Canales es docente del curso Valorización de Residuos que imparte el Instituto Superior del Medio Ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs