Archivo de la categoría: Residuos

La gran problemática de los vertederos de RCD ilegales

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por analaforga. Texto original

A día de hoy,  todavía existen muchos ayuntamientos carecen de ordenanza municipal de residuos de construcción y demolición (RCD) e incumplen de forma sistemática la normativa que les obliga a dotarse de esa herramienta. Se han convertido así en “cooperantes necesarios para la comisión de delitos ambientales por parte de empresas y gestores ilegales de residuos de construcción”.

El incumplimiento generalizado de la Ley, especialmente del RD 105/2008, y la falta de ordenanzas municipales, o la no inclusión de los escombros no domiciliarios en estas, son la base del problema y el origen de buena parte de estos vertederos incontrolados.

Fuente: http://cartagenasisepuede.info/

Estos grandes vertederos ilegales, utilizados por empresas de todo tipo para enterrar lo que la ley determina que debe ser entregado a un gestor autorizado. También en este caso los ayuntamientos se sitúan en el origen del problema. La no solicitud de fianza al promotor–poseedor del residuo, hace que muchos gestores irresponsables entreguen los escombros a un gestor ilegal, ante la no obligación de presentar los correspondientes albaranes de entrega del residuo a una planta autorizada de gestión de RCD.

Desgraciadamente se trata de un hecho demasiado generalizado en todo el territorio nacional, que se cuentan por centenares los vertederos que practican una gestión irregular de residuos, básicamente consistente en recepcionar residuos de construcción y demolición que son directamente enterrados o abandonados, percibiendo dinero y por tanto ejerciendo una competencia desleal por dicha gestión, todo ello además sin las autorizaciones pertinentes para llevar a cabo ese tipo de actividad.

La gestión correcta de los “escombros” o residuos de construcción y demolición (RCD) es una de las principales asignaturas pendientes para la mayoría de los municipios españoles. Un aspecto importante es el volumen de este material; la construcción es el sector que más residuos genera, tras los urbanos, siendo responsable de la producción de más de 1 tonelada por habitante y año.

Con el objeto de evitar estas prácticas, los productores de RCD están obligados a incluir en los proyectos básicos y de ejecución un plan de gestión de residuos (PGR) en el que se acredite la correcta trazabilidad y gestión de los RCD generados, y su destino a valorización.

Si quieres saber más sobre los residuos de construcción y demolición, no te pierdas el curso “Gestión de Residuos de Construcción y Demolición y Elaboración de Plan de Gestión que impartimos desde el Instituto Superior del Medio Ambiente en colaboración con Ana Laforga.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Cómo van la recogida y el reciclaje de envases en Castilla-La Mancha?

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

En el recorrido por las estadísticas de reciclaje hoy paramos en Castilla-La Mancha. Es lo menos que se puede hacer antes de ir a hablar sobre “Aciertos y errores del reciclaje”: echar un vistazo a los datos de recogida y gestión de residuos. En particular, para los residuos de envases, en el portal autonómico podemos encontrar dos fuentes de información. Una nota basada en la información aportada por los sistemas de responsabilidad ampliada del productor y los datos de recogida y tratamiento residuos en el portal de transparencia.

Si nos quedamos con la información que se extrae del primer documento no queda otra que felicitarse: qué bien lo estamos haciendo. Llaman la atención algunos detalles, como que en el mercado castellano manchego se comercialicen 2.508 toneladas de envases metálicos, se recuperen 12.945 toneladas y se contabilice como reciclado un 89,60%.

Llama la atención, sobre todo, si se compara con los datos de plástico, donde se declara un 75.51% de envases domésticos reciclados con 29.209 toneladas de envases de este material puestas en el mercado y 24.178,21 recuperadas. A falta de unas definiciones detalladas y unas explicaciones sobre la metodología para llegar a esos indicadores, toca ponerlos en cuarentena. Porque ya sabemos que los datos de reciclaje de envases hay que cogerlos con pinzas.

Igualmente, para reforzar la importancia de la recogida selectiva, en el documento elaborado con la información de los sistemas de responsabilidad ampliada del productor afirma que “los materiales recuperados en planta han experimentado un ligero incremento, aunque se reduce su peso relativo en relación con los recuperados mediante recogida selectiva, de forma que en 2017 algo más del 70% de los materiales recuperados de residuos de envases proceden de recogida selectiva y apenas el 30% proceden de la fracción resto procesada en las plantas de tratamiento”.

Si acudimos a los datos oficiales podemos comprobar que el resultado del tratamiento de los residuos recogidos de manera selectiva es de 14.402,25 toneladas de material recuperado frente a las 39.527,23 toneladas de material recuperado del triaje del resto de los residuos, dando lugar al porcentaje inverso: 27% de materiales recuperados procedentes de la recogida selectiva frete a un 73% de los materiales recuperados del tratamiento de la basura mezclada.

Sí, faltaría añadir 30.996 toneladas de papel y cartón y 21.371 toneladas de vidrio procedentes de sus respectivos contenedores. Pero en este caso ya no estamos ante un 70% / 30%, pasamos a un 63% / 37%. Así, si nos quedamos sólo con estos flujos, los que cuentan con su propio contenedor por tipo de material podemos ver que cerca del 100% del vidrio y casi el 99% del papel y cartón recuperados para reciclaje provienen del respectivo contenedor monomaterial.

El éxito del reciclaje disminuye dramáticamente cuando hablamos de envases ligeros de plástico y metal, los que se recogen mezclados en el contenedor amarillo. Con los datos disponibles para Castilla-La Mancha es difícil saber cuántos se recogen, así que me quedo con tres de las partidas disponibles en la estadística oficial de su portal de transparencia: plástico, metal, compuestos.

Sumando los envases metálicos, de plástico y compuestos se recuperaron para reciclaje un total de 37.716,21 toneladas de materiales. De estas el 37% provenía del contenedor amarillo y el restante 63% de otras formas de recogida. Cabría analizar si el triste resultado del contenedor amarillo se debe a una falta de interés o más bien a una deficiente dotación de este tipo de contenedores. Puestos a plantear alternativas los datos hablan: la recogida separada por tipos de materiales consigue mejores resultados.

En cualquier caso, no podemos perder de vista que el reciclaje es la tercera y menos deseable de las tres erres. Si realmente queremos disminuir el impacto ambiental de nuestros envases deberíamos superar el modelo de usar y tirar, fomentando la prevención de residuos y, cuando no sea posible, la reutilización de envases. Los contenedores de colores que utilizamos actualmente, los mires por donde los mires, sólo sirven para reciclar o eliminar residuos: no fomentan su prevención ni permiten su reutilización.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

La orgánica en selectiva: motor de la economía circular de los residuos

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por J.Vinas. Texto original

El 30 de Mayo de 2018 se publicaron las nuevas directivas europeas de residuos, que suponen para los países comunitarios una mayor exigencia y el establecimiento de una serie de objetivos vinculantes en lo que se refiere al reciclaje y reutilización de residuos. Así, los Estados miembros tendrán que cumplir:

  • Objetivos para la reutilización y reciclaje de los residuos municipales: antes de 2025 el 55%, antes de 2030 el 60%, antes de 2035 el 65%.
  • Antes del 1 de enero de 2025 debe implantarse en todo el territorio la recogida selectiva de textiles y de residuos peligrosos de los hogares.
  • Antes del 31 de diciembre de 2023, debe establecerse la recogida selectiva de los residuos orgánicos o su reciclaje en origen (por ejemplo, en compostaje doméstico y/o comunitario).
  • Reducción de impactos ambientales.
  • Eficiencia en la gestión de residuos.
  • Cumplimiento de los requisitos normativos.
  • Municipios que tienen implantada desde hace años la recogida selectiva de la materia orgánica:
  • Presentan una tasa de reciclaje entre el 12-18% del total de los residuos domésticos, lo que se traduce en una reducción de la fracción resto y por lo tanto de la eliminación en vertedero; lo cual les permitirá cumplir el objetivo marcado por la normativa vigente al respecto.
  • La cantidad recogida varía según el sistema de recogida implantado. El sistema que más fracción orgánica recoge es el Puerta a Puerta (PaP), seguido del sistema en Áreas de Aportación (AP) y en Aceras (AA) que presentan datos similares.
  • En relación a la calidad, que está inversamente relacionado con la cantidad de impropios que contienen la fracción orgánica seleccionada, una vez más el sistema PaP lleva el liderazgo con una media de tan sólo un 5% de impropios; sin embargo el sistema AP alcanza un 10% de impropios, mientras que el sistema AA se va hasta el 15% aproximadamente.
  • Municipio que están comenzando con la implantación de la fracción orgánica en selectiva.
  • Podemos tomar como ejemplo el municipio de Madrid, que comenzaron con un proyecto piloto en 17 ámbitos del término municipal  en noviembre de 2017 (255.000hab. y 50 grandes generadores), y un año después se extiende la recogida a 12 distritos completos con un plan de implantación entre Octubre-Diciembre 2018.
  • A pesar del enorme esfuerzo técnico y económico realizado por el Ayuntamiento de Madrid con la implantación en la primera fase (Noviembre 2017) con 1600 contenedores, y el desarrollo de una campaña intensiva de información y concienciación ciudadana (www.aciertaconlaorganica.es), de los conserjes de las comunidades vecinales y de los mercados de alimentación, los datos todavía no son los esperados. Por un lado la cantidad recogida ronda el 12% del total de residuos domésticos, datos que no están nada mal entendiendo que se encuentra en fase inicial; el problema está en la baja calidad, ya que el % de impropios puede llegar a superar el 50%.
  • Si bien es cierto, que estos municipios que acaban de implantar la orgánica en selectiva tienen mucho camino por recorrer, mucho margen de mejora, y han comenzado con buen pie.

Por todo lo anterior, surge la necesidad desde las administraciones locales de analizar detalladamente las estrategias para mejorar la reutilización y reciclaje de los residuos domésticos hasta alcanzar los objetivos marcados por la normativa vigente. Solamente con observar la composición media de una bolsa de basura doméstica, se puede llegar a la conclusión de que el mayor margen de mejora está en la fracción mayoritaria que es la materia orgánica, y esta fracción en España no se recogía de manera selectiva (a excepción de Cataluña, País vasco y algunos municipios que tienen implantada la orgánica en selectiva desde hace varias décadas).

Es por ello que las administraciones locales, a partir del año 2016 comenzaron a fomentar la recogida selectiva en origen de la fracción orgánica, y por tanto la implantación de lo que cotidianamente llamamos 5ª contenedor o contenedor marrón, con los objetivos de:

¿En qué situación estamos?

Si hablamos de la situación actual en España, cabe diferenciar entre:

Esquema del proceso de gestión de la fracción orgánica en el municipio de Madrid. Fuente: www.aciertaconlaorganica.es

¿Cuál es la principal problemática de la materia orgánica en selectiva?

Como hemos comentado con anterioridad, la separación de la materia orgánica en algunas zonas de España está muy avanzada como es el caso de Cataluña y País vasco; pero la mayoría de municipios españoles se encuentra en una fase inicial, donde algunos están en proceso de implantación y el resto la deberán incorporar en un plazo máximo de 2 años.

Pero la problemática no está en la implantación del 5º contenedor o contenedor marrón, sino los siguientes factores:

  • En la actualidad, de carácter general en España, no existe infraestructura de instalaciones de tratamiento suficientes para procesar el volumen de generación de materia orgánica que se pretende recoger selectivamente. Es por ello que las administraciones locales deben “ponerse las pilas” sin demora, en la promoción de dicha infraestructura. Por ejemplo, en el caso de la Comunidad de Madrid, lanzó en Marzo de 2018 la nueva Estrategia Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid 2017-2024 con 3 pilares fundamentales: construcción de nuevas instalaciones de tratamiento, subvención de los costes de recogida de los residuos para pequeños municipios, y recomendar plantas que no promuevan la incineración.
  • Por lo general, la calidad de la fracción orgánica es baja debido al elevado % de impropios, lo cual no permite en muchas ocasiones que el residuos sea tratado directamente, sino que debe ser sometido a una triaje previo lo cual incrementa exponencialmente el coste de tratamiento. En el caso del proceso de compostaje, al realizarse sobre una fracción orgánica en selectiva en resultado debería de ser compost, pero la realidad es que el calidad es tan insuficiente que el resultado es material bioestabilizado, con las restricciones de utilización que ello conlleva.
  • La separación de la orgánica en selectiva permitirá a los municipios incrementar muy significativamente la tasa de reciclaje, y poder alcanzar los objetivos marcados por la normativa vigente.
  • Una buena labor inicial de concienciación ciudadana permitirá mejorar la calidad de la materia orgánica segregada, y con ello facilitar su tratamiento directo.
  • Es urgente que las administraciones locales comiencen a promover la construcción de instalaciones de tratamiento que permitan procesar la totalidad de las toneladas de materia orgánica segregadas.

¿Cuáles son las conclusiones que saco de todo esto?

Jonatan es docente del curso Valorización de Residuos que impartimos en el ISM, así que si quieres adquirir más conocimiento sobre el mundo de la gestión de residuos o especializarte en un sector en continuo crecimiento tanto desde el punto de vista técnico como de su mercado laboral, te invitamos a participar en el curso Valorización de residuos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Qué puedo hacer con mi ropa usada?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por MariaAR. Texto original

Durante mis años de carrera me harté de escuchar que el medio ambiente era una realidad holística, que el medio ambiente era todo y todo estaba relacionado. Y efectivamente así es. Si tenemos en cuenta que nuestras acciones y costumbres afectan directa e indirectamente a nuestro entorno y al medio ambiente, cómo no iba a hacerlo también la industria textil y los hábitos de consumo que la sociedad está adquiriendo en relación al sector de la moda y los residuos textiles que generamos.

La industria textil se ha convertido en una de las más contaminantes del planeta, tanto por las emisiones de gases de efecto invernadero, como por la contaminación por vertidos y microplásticos. Pero es que además, la moda rápida o fast fashion ha hecho que infrautilicemos la ropa que nos compramos y  que la generación de residuos textiles se multiplique de manera más que destacable en los últimos años.

Según el estudio, A new textiles economy: redesigning fashion’s future de la Fundación Ellen McArthur, se estima que en los últimos quince años el tiempo de uso que le damos a las prendas antes de tirarlas ha disminuido un 36%. En España, la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex), en su informe La ropa usada. Tendencias de un mercado emergente. El residuo olvidado en el siglo XXI, indica que cada español consume una media de 34 prendas al año y desecha entre 10 y 14Kg de ropa, depositando en contenedores de ropa tan solo 1,5-2,5Kg.

¿Qué puedo hacer con mi ropa usada?

Fuente: María Álvarez

Así, los residuos textiles a día de hoy son una realidad y debemos aprender a gestionarlos adecuadamente, y para ello, como residuos que son debemos pensar en la jerarquía de residuos. Si además tenemos en cuenta que la aprobación en mayo de 2018 de la Directiva 2018/851, que incluye disposiciones relativas a la obligatoriedad de la recogida separada de los residuos textiles y al fomento de la reutilización  de textiles, es más que probable que la Ley de Residuos se vea modificada en un plazo de tiempo corto para tener en cuenta ésta y otras de las exigencias marcadas por Europa en materia de gestión de residuos.

Dentro de lo que nosotros, como ciudadanos particulares comprometidos con el cuidado del medio ambiente, podemos hacer en el ámbito de los residuos textiles se incluyen una serie de prácticas sencillas que nos hagan darnos cuenta de que depositar a ropa usada que ya no queremos en bolsas de basura en el contenedor de resto es la peor de las soluciones que podemos dar.

Así, lo primero que nos deberíamos plantear es si es necesario llenar nuestros armarios de vestidos, pantalones o camisetas que nos vamos a poner en contadas ocasiones y que se van a convertir en un residuo antes que tarde. Es decir, debemos revertir el hábito de consumo innecesario de moda barata y así incidir en la prevención. Además de intentar apostar por marcas de moda sostenible.

En la línea de los siguientes escalones de la jerarquía de residuos, debemos pensar que la ropa que nosotros ya no queremos puede tener utilidad para otros. A día de hoy tenemos distintas opciones para que esas prendas usadas se reutilicen y se reciclen antes de ser desechadas definitivamente en una incineradora o un vertedero. Así que, ¿qué puedo hacer con mi ropa usada?

Algunas de las opciones son:

  • Reciclar tu ropa usada. Puedes dar una segunda vida a esas prendas que ya no usas, convirtiéndolas en nuevas prendas o accesorios.
  • Depositarla en un contenedor de ropa usada. Aquí tenemos distintas opciones dependiendo de dónde residamos. Por citar algunos ejemplos, nos encontramos con los contenedores de Humana, los de Cáritas, los de Roba Amiga, los que ubican distintas administraciones públicas como el Ayuntamiento de Madrid, etc.
  • Depositarla en los contenedores de recogida que grandes marcas de moda ubican en sus tiendas como parte de sus políticas de RSE. Entre ellas encontramos a H&M, Zara o Intimissimi
  • Sacar rentabilidad a las prendas que ya no usas. Cada vez hay más empresas que se dedican a la compra/venta de ropa usada. Algunas de ellas son: Percentil que compra prendas de niños/as, hombre y mujer siempre que estén en perfecto estado y de marcas reconocidas o Milmodelitos, plataforma de compra/venta especializada en ropa y complementos de marca, que además colabora con las ONG Cáritas y Remar.

Estos son solo algunos ejemplos, pues estoy segura de que conocéis más ONG, iniciativas, etc. que se esfuerzan por que los residuos textiles no se conviertan en un problema mucho mayor del que ya son. Así que, os invito a que si queréis dar a conocer o compartir alguna de las que no he mencionado os animéis a hacerlo en los comentarios del post.

María Álvarez es docente de los cursos Especialista en Gestión de Residuos y  Gestión de Residuos Urbanos que imparte el Instituto Superior del Medio Ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Puedo presentarme al examen de Consejero de Seguridad ADR en otra comunidad autónoma?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por avizcaino. Texto original

Las comunidades autónomas convocan periódicamente exámenes oficiales para la obtención del Certificado CE de Consejero de Seguridad para el transporte de mercancías peligrosas por carretera. Históricamente existía una restricción, de tal modo que sólo quienes estaban empadronados en la comunidad autónoma que convocaba el examen podían presentarse.

Las condiciones de acceso a la profesión de consejero de seguridad vienen fijadas en el propio Acuerdo europeo sobre transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera (ADR) y son, por lo tanto, comunes a todo el territorio de aplicación del ADR.

Así pues, no tiene sentido que en el ámbito particular de la Unión Europea, donde se promueve la libre circulación de personas, se restrinjan las oportunidades profesionales en función del lugar de empadronamiento. Y menos cuando hablamos de un certificado regulado y cuya validez se extiende a todo el territorio.

Fuente: Pixabay

Para tener seguridad sobre la validez de los certificados de Consejero de Seguridad emitidos por las distintas comunidades autónomas, podemos hacer un repaso de cómo este requisito se ha trasladado a la normativa nacional desde el Acuerdo europeo sobre transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera.

En el ámbito de la Unión Europea este Acuerdo es obligatorio para el transporte interno de mercancías peligrosas, habiendo sido incorporado por la Directiva 2008/68/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de septiembre de 2008, sobre el transporte terrestre de mercancías peligrosas y sus posteriores modificaciones. Esta directiva derogaba el marco anterior relativo a consejeros de seguridad, es decir la Directiva 96/35/CE del Consejo, de 3 de junio de 1996, relativa a la designación y a la cualificación profesional de consejeros de seguridad para el transporte por carretera, por ferrocarril o por vía navegable de mercancías peligrosas y la Directiva 2000/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de abril de 2000, relativa a los requisitos mínimos aplicables al examen de los consejeros de seguridad para el transporte de mercancías peligrosas por carretera, por ferrocarril o por vía navegable.

La transposición de la Directiva 2008/68/CE se lleva a cabo mediante la aprobación y publicación del Real Decreto 97/2014, de 14 de febrero, por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español. Esta nueva norma modifica el Real Decreto 1566/1999, de 8 de octubre, sobre los consejeros de seguridad para el transporte de mercancías peligrosas por carretera, por ferrocarril o por vía navegable, dejando las disposiciones vigentes relativas a los consejeros de seguridad ADR recogidas en el Real Decreto 97/2014.

El tipo de pruebas para el acceso a la titulación de Consejero de Seguridad ADR viene recogido en el Acuerdo, si bien en el ámbito estatal contamos con la Orden FOM/605/2004, de 27 de febrero, sobre capacitación profesional de los consejeros de seguridad para el transporte de mercancías peligrosas por carretera, por ferrocarril o por vía navegable, que detalla cómo se obtiene la capacitación de Consejero de Seguridad en España.

En su redacción original esta Orden FOM/605/2004 recogía que “Los aspirantes únicamente podrán concurrir a las pruebas que se convoquen y realicen por los órganos competentes en el territorio en que tengan su residencia habitual, salvo que obtengan autorización del órgano convocante en un territorio distinto por causa debidamente justificada”. Pero desde la entrada en vigor del Real Decreto 97/2014 esta requisito ha sido eliminado, entre otras cuestiones, por ir en contra tanto del principio de libre circulación de personas como de la lógica de un sistema de capacitación que viene contemplado en el propio ADR.

Así pues, a modo de conclusiones y resumen cabe destacar que:

-          El Certificado CE de Consejero de Seguridad ADR es una capacitación profesional regulada a nivel internacional y su validez, con independencia del lugar de obtención, es para el territorio de aplicación del ADR.

-          Los candidatos pueden presentarse a las convocatorias de los distintos organismos competentes, en el caso español las comunidades autónomas, sin restricciones en relación al lugar de residencia.

-          Todos los exámenes tienen una estructura y requisitos comunes, tal y como analizábamos en este otro artículo sobre la obtención del certificado de Consejero de Seguridad ADR.

El Instituto Superior del Medio Ambiente ha desarrollado junto con Alberto Vizcaíno el programa Consejero de Seguridad (ADR): Gestión de mercancías peligrosas para facilitar a los alumnos interesados el obtener o renovar su certificado la preparación del examen.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Más civismo, ¡por favor!

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Si alguna vez has estado un lunes al sol seguro que has visto la escena en algún parque de tu barrio. Se repite después de cada fin de semana, especialmente en primavera, a medida que alargan los días y avanza el termómetro. Un operario municipal (eufemismo para referirnos a una persona subcontratada en precarias condiciones laborales en el contexto del contrato de limpieza adjudicado a una empresa constructora) se pasea recogiendo del suelo latas de bebidas, paquetes de tabaco vacíos y otros residuos varios que se acumulan alrededor de papeleras rebosantes, tirados debajo de los bancos, magistralmente puestos en un equilibrio inestable sobre algún columpio infantil…

Barre las hojas que deja en el suelo el otoño, la marcescencia estival o la plaga de turno. Los folletos publicitarios de la inmobiliaria, las tarjetas que muestran cuerpos sometidos a la explotación más antigua del mundo, los catálogos del hipermercado… Pasa horas arrastrando grandes bolsas que llena y acumula en una esquina del parque, a la espera de que llegue la furgoneta o el camión que llevará esa mezcla de residuos directamente a vertedero.

Cansado de tanto trajín, le llega el turno al arenero donde se ubican los columpios. Sin fuerzas para mover el rastrillo, tapará un poco los excrementos de los perros que libremente han paseado por la zona infantil. Con la excusa del bienestar de sus animales, algunos desaprensivos los sueltan a sus anchas, mientras el móvil les da la coartada perfecta para no darse por aludidos de sus obligaciones higiénicas.

El domingo por la mañana la escena es algo distinta. Las niñas y los niños se manchan de mierda y se cortan con latas oxidadas mientras escavan en la arena. Los progenitores se quejan de la falta de educación de los adolescentes que hacen botellón. Algún abuelo echa la culpa de la suciedad a esos extranjeros que duermen en pisos patera y se pasan toda la tarde vagueando en el parque con tal de no subir a sus casas. Alguien discute con un macarra que achucha a su perro de presa para exhibir ante los colegas la potencia del can.

Alguien clama en el desierto por un poco de civismo. ¿Qué enseñan en los colegios? Necesitamos más educación, que esto no es un estercolero. ¡Por favor! Miren como está todo. Somos unos guarros. Muy guarros.

No le falta razón. Sabiendo que la escena no es nueva, que lleva décadas repitiéndose, me pregunto:

  • ¿Por qué seguimos vendiendo refrescos, cervezas, patatas fritas, pipas, caramelos y todo tipo de productos en latas y plásticos de usar y tirar?
  • ¿Por qué no se incentiva la devolución del envase usado al comercio que vende producto envasado?
  • ¿Por qué los ayuntamientos no exigen a Ecoembes los recursos para recoger adecuadamente los envases adheridos a su sistema que acaban abandonados en calles, parques, plazas y jardines?

Es cierto. Somos unos guarros, en más de 20 años no hemos sido capaces de llevar la bolsa de gusanitos desde el banco del parque hasta el contenedor amarillo. El viento las arrastra y acaban como fósiles modernos que encontramos en un paseo por la playa:

  • ¿Cuánto tiempo llevará esto flotando aquí?
  • Es la marca que comíamos cuando éramos pequeños ¿te acuerdas?
  • Si claro, hace más de 10 años que no los venden con este nombre.

¿Podemos cambiar estas escenas con otros 20 años de educación y concienciación ambiental? Quizá sí. Si enseñamos al Ayuntamiento a trasladar los costes de la limpieza urbana al sistema integrado de gestión al que están adheridos los envases que recoge el empleado de la subcontrata.

Quizá trasladando ese coste al responsable de la puesta en el mercado del producto envasado se liberarían recursos para vigilancia y aplicación de las sanciones previstas en las ordenanzas sobre tenencia de animales domésticos.

Tal vez podríamos enseñarle al distribuidor de bebidas enlatadas que su modelo de negocio genera un problema. Que está muy bien fomentar y favorecer el consumo compulsivo, pero afecta a la salud de las personas y genera una cantidad de residuos que hay que gestionar.

lata de Coca Cola abandonada

Quizá si los envases vacíos se admitiesen de vuelta en los establecimientos que los venden, el operario de parques y jardines podría dedicar su tiempo y esfuerzo a mantener unas condiciones higiénicas en las zonas infantiles. Tal vez esto nos ahorraría los costes sanitarios de tratar los crecientes casos de enfermedades transmitidas desde las heces de perros y gatos a los, cada vez más escasos, niños que juegan en los parques.

Con menos dinero público destinado a recoger envases adheridos al sistema integrado de gestión tendríamos más opciones de instalar y mantener fuentes públicas de agua potable, donde todas las personas podrían beber, sin necesidad de comprar bebidas azucaradas con su correspondiente coste sanitario.

Es más, si los parques pudiesen ser lugares de encuentro seguros para la infancia quizá sería más fácil integrar a todos los niños y las niñas en un modelo de educación inclusivo, donde todos sean parte de la solución. Lo mismo les daba por colaborar, compartir y proponer nuevos modelos de desarrollo más sostenibles.

Necesitamos más educación y civismo para crear círculos virtuosos que nos permitan avanzar en sostenibilidad. Pero no podemos culpar de los problemas complejos a la falta de educación del conjunto de los ciudadanos. Porque, en el tema particular de los residuos, si nos centramos únicamente en pedir más educación y civismo:

  • Exculpamos al que fabrica envases que no se pueden recuperar para el reciclaje.
  • Libramos de su responsabilidad a quien utiliza envases de usar y tirar en su modelo de negocio.
  • Legitimamos a quienes toma decisiones que no mejoran el sistema de recogida y gestión de residuos.

Quizá el civismo que necesitamos pasa por revisar modelos de negocio. Si la estrategia de una empresa pasa por comercializar productos que afectan a la salud, el medio ambiente, la limpieza de las ciudades… tendrá que asumir los sobrecostes que genera.

Somos unos guarros todos. Pero cuando las empresas deciden si sus productos y sus campañas de publicidad sirven a personas responsables o se benefician del incivismo. Y las personas tenemos que movernos dentro de las pocas opciones que nos dejan esas empresas. Eso sí, con educación y civismo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad