Archivo de la categoría: Residuos

Demolición selectiva, posible solución a la problemática de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD)

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por analaforga. Texto original

España se encuentra a la cola de Europa en la gestión de residuos de construcción y demolición (RCD). La situación actual en España es muy preocupante, ya que en torno al 75% de este tipo de residuos se gestionan de manera incorrecta e ilegal, generando serios problemas a nivel medio ambiental, paisajístico, económico y cultural.

La Unión Europea está promoviendo la mejora de la gestión de los RCD a nivel Europeo, habiendo publicado en el año 2016 el Protocolo de gestión de residuos de construcción y demolición en la UE, que tiene como objetivo establecer unas pautas o medidas para mejorar la gestión de estos residuos.

Una de las medidas más interesantes es la que consiste en favorecer las técnicas de demolición selectiva, es decir fomentar la secuenciación de las actividades de demolición de modo que sea posible separar y clasificar los materiales de construcción.

DEMOLICIÓN SELECTIVA, POSIBLES SOLUCION A LA PROBLEMÁTICA DE LA GESTIÓN DE RESIDUOS DE CONTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN (RCD)

Fuente: http://ncarquitectura.com/demolicion-selectiva-y-reciclaje/

Esta técnica de demolición tiene como objetivo principal mejorar las condiciones de clasificación y valorización en origen, alargando el ciclo de vida de los materiales de construcción, favoreciendo la reutilización, generando menos residuos cuyo destino final será el depósito en vertedero…

Uno de los grandes problemas para la aplicación de la demolición selectiva en nuestro país es que los edificios no se han diseñado con criterios de desmontaje y demolición selectiva, lo que implica una gran inversión de dinero y tiempo hasta que se implante dicha filosofía.

Como conclusión, desde mi humilde punto de vista, el primer paso de debemos de dar para mejorar la gestión de estos residuos, es pensar en las condiciones constructivas iniciales, empleando tanto un diseño como materiales de construcción que faciliten la posibilidad de alargar la vida útil de los mismos y evitar el depósito innecesario de residuos en vertedero.

Ana Laforga colabora con el ISM como docente del curso de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición y Elaboración de Plan de Gestión en el que se proporciona al alumno/a los conocimientos necesarios para identificar, clasificar y gestionar adecuadamente los RCD tanto en obra como en la fase posterior y se le enseña a preparar un Plan de Gestión de RCD completo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

5 cosas que debes saber sobre los residuos plásticos

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

A veces me han preguntado por qué le tengo tanta manía al plástico. Mi respuesta siempre es la misma: no tengo manía al plástico. Podría ser un material como cualquier otro, el problema del plástico se encuentra en sus características y los usos que se le suele dar.

Una de las principales características es que un material muy duradero, y unos de los usos que se le suele dar al plástico es para fabricar productos que tienen una vida útil breve. En muchos casos son elementos de usar y tirar. 

Por lo tanto, se puede decir que no culpo al plástico de nada, pero tampoco voy a defender a quien se empeña en contar mediasverdades sobre esta material.

Respecto a este material hay muchas cosas que desconocemos y que la industria del plástico se empeña en ocultar, pero si las tienes en cuenta descubres por qué son tan necesarias las campañas como Desnuda La Fruta o leyes como el futuro RD de reducción de bolsas de plástico.

5 verdades sobre el plástico

Está  presente en más productos de los que crees

Sí, seguro que hay muchos productos que no tenías ni idea de que tenían plástico entre sus componentes. Uno de esos productos son las tazas de café que se sirven para llevar. Sí, ya sé que parecen de cartón, pero también llevan plástico en su composición y eso hace que estos vasos sean casi imposibles de reciclar. Por eso, es mejor que recuerdes que las tazas desechables siempre son una mala idea.

Los tetrabriks también llevan plástico entre sus capas, además de aluminio y cartón. Estas capas hacen que su proceso de reciclaje sea algo más complejo de lo que cabe esperar.

Uno de los elementos que tampoco te planteas que tiene plástico es la ropa. Si tu ropa está fabricada con poliéster, una vez más, también tiene plástico.

No todo el plástico es igual

Cada tipo de plástico tiene unas características. Como en todo hay calidades, hay algunos que se reciclan mucho más fácilmente y otros que no. Por ejemplo, los plásticos de color negro no son muy compatibles con entrar la cadena de reciclar, ya que el resultado no sería un plástico transparente o de un color que la industria encuentre atractivo.

Hay algunos que se emplean para elementos duraderos y otros que se emplean para productos de vida muy corta. Por eso cada vez que compres un producto, fíjate en sus materiales, y si tiene plástico piensa en si tiene una alternativa que prescinda de este material. Sobre todo si es un producto de usar y tirar, piensa si puedes hacer algo: no gastes en desechables e invierte en reutilizables.

Qué cantidad se recicla

Lo de pensar que no importa la cantidad de productos de plástico que se utiliza porque después se reciclan es una de las grandes mentiras. Hay algo que nos tenemos que grabar en el cerebro.

No es más eco quien más recicla.

Si reciclas mucho es que algo estás haciendo mal.

En serio, reciclar sin reducir no sirve de nada. Más que nada porque lo que tú haces no es reciclar. Simplemente es separar residuos, y porque cada vez que compras un producto sobreenvasado o que tiene envase sin necesitarlo estás apostando por un modelo de consumo que no es sostenible.

Si además tienes en cuenta dónde termina el plástico que se consume, verás que hay que empezar a reducir a toda costa. Ya ves que apenas un 9% acaba en el circuito del reciclaje, y aunque este porcentaje también se debe a que no todo el mundo separa los residuos, vale la pena hacer un esfuerzo para reducir su uso siempre que se pueda.

Qué porcentaje de plástico se usa para envases

A veces he leído que solo el 39% de plástico se usa para envases. A mí este porcentaje me parece altísimo, teniendo en cuenta la corta vida útil de estos productos. De hecho, los envases suponen en volumen el principal uso del plástico.

Cuánto dura en el ambiente

En esta cuestión hay que tener en cuenta el tipo plástico y las condiciones ambientales. Pero el hecho es que si un elemento de plástico acaba en el medioambiente, va a permanecer allí mucho tiempo. Puede que no en el mismo estado, puede que se fraccione en partes más pequeñas y acabe en el estómago de algún animal, pero no desaparecerá con facilidad.

La verdad sobre el plástico es que dura mucho, no se degrada y, lamentablemente, sigue acumulándose y abandonándose  en el medioambiente.

 

La entrada 5 cosas que debes saber sobre los residuos plásticos aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Residuos innecesarios

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por MariaAR. Texto original

En mi interés y preocupación por el medio ambiente, y más en el ámbito de los residuos, no deja de llamarme la atención que sea cada vez más común el uso de envases en la mayoría de productos puestos en el mercado que desde mi punto de vista son innecesarios.

Ahora mismo, puedes encontrar en los supermercados bolsas de magdalenas o croisants en las que además de la bolsa general, cada uno de los productos está envasado individualmente. Igual sucede con el pan de molde, que además del envase general, dentro hay otro envase de plástico que envuelve la totalidad de las rebanadas.

En los productos cosméticos en muchas ocasiones nos encontramos con la misma tendencia. Tenemos la crema hidratante facial, que se encuentra precintada con un plástico, que a su vez está metida dentro de una caja que a su vez está envuelta en un plástico.

Todo esto podría tener sentido si tenemos en cuenta que  el envasado de los productos está pensado para su adecuada protección, distribución, almacenaje y transporte. Habría que analizar cada caso en concreto y valorar si realmente los beneficios de ese sobreenvasado son reales para la conservación y distribución del producto o si es por una mera cuestión de marketing.

Sin embargo, hay un envasado que cada vez es más frecuente e innecesario y es el de las frutas y verduras. En los últimos tiempos se está haciendo un uso abusivo de envases de plástico para comercializar estos alimentos que podrían seguirse vendiendo a granel sin perjudicar su distribución, almacenaje o conservación. De hecho estos alimentos no van a durar más, ni son mejores por presentarse de esa manera al consumidor. Lo único que generan es un residuo de envase innecesario que hay que gestionar y que conlleva un coste económico y ambiental que a la hora de comprar estos productos deberíamos plantearnos.

Residuos innecesarios

Fuente: https://www.lahipotesisgaia.com

En este sentido se ha puesto en marcha la campaña en redes sociales #DesnudaLaFruta. En el mes de febrero, Isabel Vicente, ingeniera técnica agrícola y ambientóloga lanzó en su blog La hipótesis Gaia este movimiento con el que pretendía denunciar el abuso del plástico en la venta de algunos alimentos.

Así, tras unos meses en los que esta campaña ha tenido un gran seguimiento y apoyo por parte de usuarios particulares (entre los que me incluyo), Greenpeace ha unido sus fuerzas para lograr un objetivo común: que los supermercados eliminen los plásticos de un solo uso de nuestra comida.

Desde aquí os invito a que conozcáis la iniciativa y os suméis a ella. Tal y como dice Isa en su blog,  me permito utilizarlo aquí, pues suscribo palabra por palabra y espero que no le moleste):

Soñemos que entre todos cambiamos algo y, dentro de un tiempo podremos decir: yo también formé parte de ese cambio.

No te quedes fuera, participa. Esto solo lo conseguiremos entre todos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Reciclar sin reducir no sirve de nada

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Hace tiempo hablaba de las personas que ponían excusas para no reciclar. Hace poco me he dado cuenta de que también hay otro grupo de gente que pone la excusa de sí reciclar para no reducir residuos. La verdad es que yo también he estado en ese grupo. Tampoco voy a decir que ahora lo haga todo bien y que no necesite ir de vez en cuando hasta el contenedor de reciclaje, pero la verdad es que cada día soy más consciente de que reciclar no sirve de nada si antes no has hecho todo lo posible por reducir los residuos que generas. Y no me entendáis mal, todo lo que se pueda reciclar se debe reciclar. Pero siempre hay que señalar que al principio de todo se encuentra algo más importante: REDUCIR.

No te conformes con reciclar

Muchas veces me encuentro explicando por qué hay ciertos productos que prefiero evitar, o por qué me “gasto” el dinero en una botella reutilizable cuando son mucho más baratas las de plástico. Después de cada pregunta siempre la misma conclusión: se puede reciclar.

Es fácil que hayamos interiorizado fácilmente que es necesario reciclar, pero no tanto que es imprescindible reducir. Hay muchas campañas que fomentan el reciclaje, o empresas que presumen de que sus productos están fabricados con materiales reciclados. Lo raro será encontrarnos con una campaña que fomente que bebas agua de grifo, o que hagas el zumo en tu casa, mejor que comprar uno envasado. Eso iría en contra del beneficio económico que persiguen la mayoría de los anunciantes.

No existen compañas que fomenten reducir residuos

La publicidad pro-reciclaje es muy poderosa y necesaria, pero si no va acompañada de campañas pro-reducción es peligrosa. Puede hacernos pensar que cuanto más reciclamos, más sostenible es nuestra vida. Sin embargo, es justo lo contrario. Sobre todo porque, a pesar de que nunca se hable de ello, el reciclaje también genera contaminación. (Pero nunca tanta como no reciclar, así que sigue separando residuos 🙂 )

No es más eco el que más recicla

Si tu bolsa para reciclar se llene cada vez antes es síntoma de que algo estamos haciendo mal. La mayoría de las veces esto se debe a que el consumo es excesivo o poco recapacitado. Pero no te preocupes, hay un camino para que tu bolsa de reciclaje sea cada vez más pequeña, solo tienes que hacer un pequeño análisis de qué hay dentro de ella.

La próxima vez que vayas al contenedor de reciclaje piensa qué hay dentro y hazte unas cuantas preguntas. Fíjate en cada uno de los objetos que tiras y haz una serie de preguntas:

¿Puedo prescindir de este producto?

Es la principal pregunta. Si la respuesta es sí ya tienes un gran trabajo hecho. Si la respuesta es no, tendrás que seguir haciendo las siguientes preguntas.

¿Hay alguna alternativa sin envase?

Cuando empecé a reducir los envases que usaba, lo primero que me sorprendió fue la cantidad de alternativas que existen. Champú, gel, desodorante o pasta de dientes se pueden encontrar sin envases y en productos de gran calidad. Muchas veces incluso mejor que los “convencionales”.

¿Es algo sano? ¿Puedo intercambiarlo por algo que sí lo sea?

Especialmente en temas de alimentación podemos encontrar productos que además de llevar envase no son sanos. Seguro que hay algún fruto seco que puedas comprar a granel que sustituya a ciertos snacks que van en bolsa de plástico. Una vez más, vida sostenible y saludable van de la mano.

¿Es algo que puedo hacer en casa?

Otra fuente de residuos son los platos precocinados. Muchas veces pensamos que los platos que ya vienen preparados son difíciles de elaborar, pero solo hay que intentarlo para ver que existen muchas alternativas sin plástico. De verdad que con un poco de tiempo e interés lograrás, por ejemplo, pizzas igual de ricas que las que van en envase. Además, seguro que son más sanas.

Espero haberte ayudado. Cuéntame cuál es tu forma de reducir residuos.

La entrada Reciclar sin reducir no sirve de nada aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Mar de Ontígola. Un mes después del incendio. Inestabilidad de la presa

Publicado en: Ecopixeladas por Javier de los Reyes. Texto original

Estado actual de la presa

Estado actual de la presa

(Publicado originalmente en blogs iAgua el 23mar2018)

El 18 de febrero de 2018 se declaró un incendio  en la reserva El Regajal – Mar de Ontígola, también perteneciente a la Red Natura 2000.

Una nueva visita un mes después del incendio nos revela:

  • El comienzo de la regeneración de la zona quemada.
  • Presencia de numerosos residuos.
  • Presencia de espumas aguas arriba y aguas abajo.
  • Deterioro de la estructura externa de la presa.

La zona quemada comienza a regenerarse con la aparición de los primeros brotes verdes; sin duda las abundantes lluvias y el comienzo de la primavera están siendo un buen aliado para la recuperación del humedal.

Comienzo regeneración

Comienzo regeneración

Se atisban los primeros brotes verdes

Se atisban los primeros brotes verdes

La agrupación local de Seo BirdLife en Aranjuez lanzó un comunicado oficial en relación al incendio una vez analizadas y valoradas las consecuencias del desastre; se quemaron 3,5 Ha y se detalla las especies arbóreas afectadas y enumera los daños al dormidero de fringílidos y paseriformes. Podéis leerlo aquí.

comunicado

Siguen siendo visibles las grandes rodadas realizadas por los vehículos pesados de emergencias, con grandes charcos que hacen intransitable el camino; también se aprecia el desbroce realizado para facilitar las labores de extinción.

Del mismo modo, aún siguen en el mismo sitio los innumerables restos de envases que quedaron al descubierto al desaparecer la vegetación. Si no se retiran, pronto estarán cubiertos de nuevo y permanecerán así durante años degradándose y contaminando el humedal.

“siguen en el mismo sitio los innumerables restos de envases que quedaron al descubierto al desaparecer la vegetación”

Lata oxidada en zona quemada

Lata oxidada en zona quemada

Lata quemada entre brotes verdesLata quemada entre brotes verdes

Lata quemada entre brotes verdes

Lata quemada entre brotes verdes

Lata quemada entre brotes verdes

Resto plástico quemado

Resto plástico quemado

Latas flotando Mar de Ontígola

Latas flotando Mar de Ontígola

Al ser visible la estructura de la presa del siglo XVI y las canalizaciones de desagüe de la laguna, puede apreciarse mejor la calidad de las aguas que descienden por el arroyo de Ontígola, normalmente oculto por la densa vegetación. Llama la atención la presencia de espumas tanto aguas arriba como aguas abajo de la presa. Cabe preguntarse si es habitual la presencia de estas espumas y habría que indagar en los posibles orígenes, y los posibles focos son numerosos; no olvidemos que el arroyo está estrechamente delimitado por la carretera de Ontígola, las vías del tren y el polígono Gonzalo-Chacón, atravesando además núcleos urbanos.

“Llama la atención la presencia de espumas tanto aguas arriba como aguas abajo de la presa.”

Espumas en el arroyo de Ontígola

Espumas en el arroyo de Ontígola

Espumas en el arroyo de Ontígola

Espumas en el arroyo de Ontígola

Vieja compuerta y balón

Vieja compuerta y balón

Aliviadero de la presa

Aliviadero de la presa

Espumas y botella en el arroyo de Ontígola

Espumas y botella en el arroyo de Ontígola

Por otra parte, no parece estar en buen estado al menos la estructura externa de la presa. Siendo una infraestructura esencial de la ruta del agua en Aranjuez que abasteció e hizo posible el desarrollo de los Reales Sitios que aún disfrutamos y de la formación del humedal. La restauración medio ambiental debería ir pareja a una restauración del patrimonio histórico, aprovechando que la decadencia de ambos ha quedado en evidencia; una actuación en ambos sentidos será garantía de perdurabilidad del ecosistema tal y como está hoy en día planteado.

“En 2011 la Dirección General de Aguas clasificó el dique como presa de tipo A por el riesgo que supone su inestabilidad actual.”

Estado actual de la presa

Estado actual de la presa

Sobre el estado de la presa se celebró un pleno el 20 de marzo en el Ayuntamiento de Aranjuez, donde quedó en evidencia la gravedad de la situación; según recoge dicho pleno:

  • En 2011 la Dirección General de Aguas clasificó el dique como presa de tipo A por el riesgo que supone su inestabilidad actual. El tipo A corresponde a “presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales, o producir daños materiales o medioambientales muy importantes”.

  • Dado el volumen de la inversión necesaria, en 2015 el Ayuntamiento devolvió la titularidad al estado.

  • La Confederación Hidrográfica del Tajo señaló en 2015 la urgencia de acometer obras en la estructura de la presa, pues los estudios realizados constataban su inestabilidad y para la recuperación paisajística de la zona.

En el mismo se denunció por parte de la Agrupación Ciudadana Independiente (Acipa) la indefinición en la que se encuentra la titularidad de la presa, lo cual también señaló en su momento la CHT, y que el limbo administrativo provocado por ello imposibilita cualquier tipo de actuación.

Mientras el tiempo pasa, la Reserva se degrada con rapidez y aumentan las probabilidades de una rotura con consecuencias de catástrofe.

Todas las fotografías han sido tomadas el 22 de marzo de 2018.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Ecopixeladas

La Comunidad de Madrid necesita recoger mejor sus residuos

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

La Comunidad de Madrid necesita recoger mejor sus residuos

Estos días están en fase de información pública el Estudio Ambiental Estratégico y la versión inicial de la Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid. Esto significa que cualquier persona puede consultar dichos documentos y hacer los comentarios que estime pertinentes. Es un ejercicio más que recomendable para entender la situación actual de la gestión de residuos en este territorio y de la necesidad de replantearse el futuro.

En particular en esta entrada me centro en el análisis del documento relativo al Plan de Gestión de Residuos Domésticos y Comerciales, que, como su nombre indica, incluye:

  • Residuos domésticos: residuos generados en los hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios e industrias. Se incluyen generados en los hogares de aparatos eléctricos y electrónicos, ropa, pilas, acumuladores, muebles y enseres así como los residuos procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria. También tienen consideración de residuos domésticos los residuos procedentes de limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales domésticos muertos y los vehículos abandonados.
  • Residuos comerciales: residuos generados por la actividad propia del comercio, al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, así como del resto del sector servicios.

Como Síntesis de la situación actual, el documento recoge datos muy interesantes, indicando que:

  • En el caso de envases ligeros se recogen en la bolsa resto 25,97 kg/hab.año y en los contenedores de recogida específica de bolsa amarilla 11,20 kg/hab.año (65,81% en la bolsa resto y 28,39% en bolsa amarilla).
  • Para envases de vidrio tenemos que se recogen en la bolsa resto 8,90 kg/hab.año y en el contenedor de vidrio 12,35 kg/hab.año (39,33% en bolsa resto y 54,61% en contenedor de vidrio).
  • En el caso de papel y cartón e recogen en la bolsa resto 33,99 kg/hab.año y en el contenedor de calle de papel y cartón 12,28 kg/hab.año (descontada la retirada informal de material de este contenedor).
  • De materia orgánica se recogen, en la bolsa resto, 67,87 kg/hab año, lo que representa el 92,12% de la materia orgánica y 32,37 kg/hab.año de residuos de jardín y podas que representan el 60,14% de los restos de jardín y podas.
  • En la bolsa resto se recogen 25,48 kg/hab.año de residuos textiles, es decir el 83,29% de los residuos textiles.

A la vista de estos datos “se concluye que en la Comunidad de Madrid se debe abordar un ambicioso plan de construcción de nuevas instalaciones de tratamiento y de modernización y adecuación de las existentes”.

Quizá sea cierto, tal vez necesitamos más y mejores infraestructuras para mejorar los resultados del tratamiento de los residuos. Pero lo que sí que está claro es que el sistema de contenedores de colores no da buenos resultados: la mayoría de los residuos no acaban en un lugar adecuado para su tratamiento y gestión.

plásticos, metales, materia orgánica, papel y cartón, recuperados en una planta de clasificación de residuos

Para que funcionen bien las instalaciones de gestión y tratamiento los residuos deben llegar separados de forma que puedan ser procesados en dichas instalaciones. Es decir, si construyo una planta de clasificación de envases ligeros para recuperar materiales reciclables, necesito que allí me lleguen los envases ligeros. Si el 65,81% de los envases ligeros no van a mi planta de clasificación… no los puedo recuperar para el reciclaje.

¿Cuál es el objetivo? Es una buena pregunta para un Plan de Gestión ¿Qué objetivos y metas quiere conseguir la Comunidad de Madrid con su Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos? Vamos a suponer que lo que se plantea es “incrementar la recogida separada de residuos de envases domésticos de forma que en 2020 como mínimo el 70% del reciclado proceda de residuos de envases recogidos separadamente”, alcanzando para 2020 los siguientes objetivos de reciclado aplicables a envases por tipo de material:

  • Papel: 85% de reciclado
  • Vidrio: 75% de reciclado
  • Metales: 70:70 (Aluminio: Acero)
  • Plástico: 40% de reciclado
  • Madera: 60% de reciclado

¿Puedo reciclar el 75% del vidrio si cerca del 40% se recoge en un contenedor que va a parar a una planta de tratamiento que no está preparada para recuperarlo?

Sí, una asignatura pendiente es mejorar las instalaciones de tratamiento para que puedan procesar la basura tal y como la presentamos las personas que llenamos los contenedores de residuos. Pero si después de 20 años funcionando el sistema se ha estancado y no es capaz de mejorar los resultados… toca hacer cambios. ¿Qué podemos hacer para mejorar la cifra de recogida que nos dice que más del 65% de los residuos de envases de los madrileños no van al contenedor amarillo?

Quizá una opción sea cambiar la forma en la que se recogen los residuos. De una parte está claro que sabemos tirar la materia orgánica al contenedor de restos, pues consagremos ese contenedor a la materia orgánica y llevemos todo lo demás a otra parte. ¿Dónde? Pues hay cosas que por su gran tamaño o peligrosidad habrá que llevar a lugares específicos, como los puntos limpios. Pero quizá sea hora de asumir que es fácil entender que podríamos utilizar el contenedor amarillo como contenedor de “plásticos y metales”. Y establecer que se procese su contenido para recuperar plásticos y metales. Una recogida separada como manda la Unión Europea.

Y no podemos perder de vista que con los contenedores de colores estamos trasladando responsabilidades. Si quienes ponen en el mercado productos envasados aceptasen los envases vacíos de vuelta en sus establecimientos reduciríamos significativamente muchos de los problemas y costes del modelo actual de gestión. Todo lo que entregásemos de vuelta a los centros comerciales no estaría abandonado en el campo, no tendría que ser barrido de las calles y no viajaría en los camiones de la recogida municipal. ¿Por qué no aprovechamos la nueva estrategia de residuos para implicar directamente a quienes tienen un modelo de negocio que implica la generación de residuos?

envases de plástico recuperados y listos para el reciclaje

Por otro lado parece que las campañas de concienciación, en las que descansa la esperanza de que los residuos acaben correctamente depositados en los contenedores de colores, no están bien enfocadas: cada vez consumimos más envases de usar y tirar, lo que implica que generamos más residuos y más costes ambientales y económicos. Tampoco parecen adecuadas para mejorar los resultados de participación en el modelo actual de recogida de residuos: 20 años después seguimos tirando más de la mitad de los residuos donde no corresponde. Quizá es que quienes diseñan esas campañas tienen otros intereses y lo que hacen es perpetuar modelos insostenibles de consumo con la excusa de la concienciación ambiental.

Tampoco estaría de más implantar medidas que incentiven la participación, favoreciendo una recogida que optimice el reciclaje o permita la reutilización. Porque no podemos perder de vista que el modelo de basado en contenedores perpetúa los envases de usar y tirar y obstaculiza la implantación de sistemas basados en envases reutilizables. Parece que estamos más dispuestos a hacer las cosas bien si tenemos una respuesta positiva que si se nos castiga ¿por qué no probar si mejora la recogida con sistemas de depósito, devolución y retorno?

Por algún extraño motivo la Comunidad de Madrid rechaza en la versión inicial de su Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos los sistemas de depósito, devolución y retorno. No presenta conclusiones de investigaciones sobre la viabilidad o los posibles resultados que podría generar en la región esta forma de recoger los residuos. Por el contrario reproduce argumentos que hemos leído en estudios chapuceros y argumentaciones sesgadas por instituciones y personas a sueldo de la industria del envase de usar y tirar.

Quizá no estaría de más que el Plan de Gestión de Residuos Domésticos y Comerciales de la Comunidad de Madrid dedicase unas líneas al modelo de recogida de residuos y propusiese medidas encaminadas a cambiar algo en una forma de retirar la basura de nuestros municipios que no nos lleva a alcanzar los objetivos europeos de reciclaje. Y que, por supuesto, no nos acerca a la economía circular, ni mucho menos a la sostenibilidad en la gestión de residuos.

Lo bueno es que estamos en pleno proceso de información pública, durante el cual todas y cada una de las personas que queramos tomarnos la molestia de hacerlo podemos presentar alegaciones y propuestas siguiendo las indicaciones del enlace. Yo estoy preparando las mías, no esperes más y presenta las tuyas, seguro que tienes algo interesante que aportar.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad