Archivo de la categoría: aves

Coronavirus y los toritos ecuatorianos

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original

Orange-fronted barbet, torito frentirrojo, Capito squamatus - Female, hembra

Hoy por fin he abierto la sección de edición de mi blog después de un año sin publicar nada. Y no, no estoy orgullosa de ello. Durante esta ausencia siempre he tenido pensamientos recurrentes de volver a escribir de manera pública. Porque sí, he seguido escribiendo, pero mis textos han quedado guardados para mí o incluso los he destruido después de escribirlos. Los sentía demasido personales como para compartirlos con nadie. 

Esta mañana recordé un consejo que leí hace tiempo en una de las páginas sobre escritura. Decía algo así como que para empezar a escribir bien, primero hay que hacerse amiga de la vergüenza. Y aquí estoy, en la ultima entrada que estaba preparando hace un año con las fotos del orange-fronted barbet, especie que pude anillar durante el año 2018 viviendo en Ecuador. Todas las fotos listas, pero ni rastro de palabras acompañándolas. 

Orange-fronted barbet, torito frentirrojo, Capito squamatus - Female, hembra

He perdido mi trabajo como ecóloga en una consultoría debido a la pandemia que nos acontece. El "lockdown" en UK, donde resido actualmente, empezó, tarde en mi opinión, el pasado lunes a la tarde. Por desgracia, aquí no han sido tan organizados como en España, el primer ministro no fue en absoluto claro en su discurso sobre cuáles eran las restrincciones, y no ha habido un tiempo para preparase como con las 24h que dio el Estado español. La página web para las ayudas a todos los que hemos perdido el trabajo está colapsada y ni siquiera puedo hacer la solicitud. Mientras los británicos se aclaran en cuales van a ser las reglas a seguir, yo supongo que ahora sí tendré tiempo y podré enfocar mi mente en este blog. 

Si ya estaba asqueada por la actitud de nuestra especie ante tantas injusticias que cometemos diariamente, especialmente las que tienen como víctima a la Naturaleza, os podéis imaginar mi grado de repulsa en estos días ante cómo la sociedad británica se está comportando durante esta crisis. Negación hasta el último momento en las medidas que se deben de tomar, arrasando ya no solo con el papel higiénico, el paracetamol o el desinfectante de manos, si no con absolutamente todo (excepto con la cerveza de la marca Corona, que con ese nombre no vaya a ser que el virus este dentro de los botellines), creando ellos mismos un problema de abastecimiento que jamás hubiera existido. 

El pasado domingo fue el día de la madre en este país, el cual coincidió con un fin de semana de buen tiempo, de los cuales pocos abundan aquí. La gente acudió en masa a la costa y al campo, además de visitar a las madres y a las abuelas a pesar de las recomendaciones del gobierno de quedarse en casa, mantener una distancia de dos metros con los demás y aislar a las personas que se encuentran en el grupo de riesgo. Les dio exactamente igual, y así lo manifestaron. 

Muchas empresas han entrado en pánico y los despidos han sido inmediatos, no vaya a ser que estas multinacionales tengan pérdidas por estas tres semanas que el gobierno ha decretado el país en cuarentena. Todos nuestros problemas anteriores, negación de la realidad y tendencia al individualismo de nuestra Sociedad nos han escupido en la cara en la mas mínima emergencia. Evidentemente, no estamos preparados para lo que queda por llegar. 

Ajenos al coronavirus y si la suerte les ha acompañado, seguramente estos ejemplares de torito frentirrojo, que anillamos en una finca no muy lejos de la ciudad de Chone, sigan con su vida entre las plantaciones de cacao y café. Jamás podré olvidar la belleza (ni tampoco los buenos picotazos) de esta especie perteneciente al orden de los piciformes. Como podéis ver en las fotos, la hembra presenta la garganta negra, mientras que en el macho es blanca. 

Orange-fronted barbet, torito frentirrojo, Capito squamatus - Male, macho

Pájaro de fuerte carácter, habita tierras bajas húmedas y estribaciones del bosque lluvioso tropical al oeste de los Andes en Ecuador hasta el extremo suroeste de Colombia. Su dieta se basa principalmente en frutas, y en esta finca en concreto le estaban rindiendo buena cuenta al árbol de papaya. Desgraciadamente, esta especie se encuentra en la lista de la IUCN con la categoría "Casi Amenazado". 

Y mientras pasamos la cuarentena, esperando que todo vuelva a la normalidad pronto y que los contagios por el coronavirus queden bajo control, doy gracias de tener tan bonitos recuerdos como éste de frente naranja y gusto por la papaya. Solo espero que esa normalidad que queremos de vuelta no vuelva a ser normal nunca más. Que aprendamos la lección. 


Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds

Murciélagos, aerogeneradores, y la importancia de seguir investigando

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

La relación entre los aerogeneradores y los murciélagos es en ocasiones complicada. Probablemente más de lo que nos gustaría y de lo que muchos reconocen. Y es que tradicionalmente se ha considerado que el grueso del impacto de los parques eólicos se lo llevaban las aves, concretamente las rapaces; pero los estudios de los últimos años parecen apuntar a que los quirópteros podrían estar siendo afectados a una escala igual sino mayor. Aún no lo sabemos a ciencia cierta, pero la elevada longevidad de estos mamíferos, sus bajas tasas reproductivas (una cría por parto) y la gran dificultad para detectar sus restos en el entorno de los parques eólicos, no presagian buenas perspectivas en los niveles poblacionales. Además, la información es aun parcial y muy fragmentaria por la falta de estudios específicos y estandarizados en el largo plazo. De hecho, la mayor parte de lo que sabemos proviene de seguimientos de mortalidad de parques eólicos en fase de operación. Es decir, deriva de la constatación del impacto una vez ejecutados los proyectos, porque aún no sabemos predecirlos eficazmente.

Murciélago muerto por interacción con un aerogenerador. Fuente: www.usgs.gov.

¿Y qué es lo que sabemos entonces? Pues más bien poco.  Por el momento no hay ni consenso en la causa principal de la muerte. Algunos expertos apuntan a que es consecuencia de una brusca bajada de presión al paso de las palas del aerogenerador, que provoca el colapso de los órganos internos de los murciélagos (mortalidad indirecta por barotrauma), y otros defienden que esos daños son derivados de la propia colisión con las estructuras (mortalidad directa por impacto). Nuevamente, la falta de análisis prolongados y estandarizados, y la baja detectabilidad de los restos, impiden conclusiones más definitivas. Probablemente será una combinación de ambas, pero habrá que esperar a una confirmación más allá de la opinión.

Y tampoco sabemos por qué los murciélagos se acercan a los aerogeneradores, pero la realidad es que, de una forma u otra, se ven atraídos por su presencia. Quizás sea por la acumulación de insectos que condiciona zonas de caza atractivas cerca del nacel, pero parece que esta sería una afirmación que no podría extrapolarse a todo el grupo de forma general. Otra vez carecemos de evidencias sólidas que permitan inferir patrones universales.

Actividad de un murciélago en entorno de un aerogenerador. Fuente: www.usgs.gov.

Aparte de lo dicho, pocas conclusiones más se han podido extraer en todos estos años. La más destacable es, quizás, que la mortalidad se reduce drástica y significativamente cuando los aerogeneradores arrancan a velocidades de viento mayores de 6 m/s. Bajo esas condiciones la mayoría de los murciélagos no levantan el vuelo y por tanto no interactúan con las turbinas. También se ha observado que las especies más afectadas son aquellas que usan hábitats abiertos y presentan una morfología de alas largas y estrechas. O que en las zonas templadas del planeta se producen picos de mortalidad al final del verano y principio del otoño. Que muchas especies son migradoras, y que se da una cierta tendencia, no concluyente, a la mortalidad de individuos adultos. Y todo, por el momento, cogido con pinzas, porque, por ejemplo, apenas sabemos nada de lo que sucede en las zonas tropicales y subtropicales donde el grupo presenta sus niveles de diversidad más elevados y las condiciones ambientales son diferentes.

Por eso es tan importante optimizar la evaluación inicial y realizar estudios finos y profesionales. La mejor herramienta de la que disponemos actualmente en es, sin duda, la prevención. Es clave, para conseguir un desarrollo sostenible de la eólica y la preservación de estas especies, que podamos salvaguardar los hábitats y poblaciones de mayor importancia conservacionista, y solo lo conseguiremos realizando estudios solventes bajo la luz de los últimos conocimientos científicos.

Para terminar, os dejo algunas referencias de interés por si deseáis profundizar…

-        Arnett et al. 2016. Impacts of wind energy development on bats: A global perspective. In Bats in the Anthropocene: conservation of bats in a changing world. Chapter 11. pp. 295-323. https://doi.org/10.1007/978-3-319-25220-9_11

-        Hein & Schirmacher. 2016. Impact of wind energy on bats: a summary of our current knowledge. Human-Wildlife Interactions 10(1): 19-27. https://doi.org/10.26077/x7ew-6349


Si te interesa conocer las últimas metodologías para evaluar el impacto de los parques eólicos sobre los vertebrados voladores te recomendamos el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Cajas nido, refugios de Biodiversidad

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por SergioSMS. Texto original

La nueva lista de aves que podemos encontrar en España ha sido actualiza este mes por SEO/Birdlife con un total de 622 especies, lo que posiciona a nuestro país como el segundo país europeo con mayor variedad de especies de avifauna. Este listado llevaba sin actualizarse desde 2012, e incluye 53 especies más que su predecesora.

cajas nido, refugios de biodiversidad

En España se pueden llegar a observar más de 600 especies de aves según SEO/Birdlife. Herrerillo común (Cyanistes caeruleus). Fuente: Pixabay

Esta cifra puede llegar a sorprender, ya que las problemáticas que sufren muchas de estas especies y su debacle son bastante considerables.  Las especies exóticas invasoras, el uso indiscriminado de pesticidas, la caza descontrolada, la transformación del mundo rural, la destrucción del hábitat… son algunos de los problemas a los que se enfrentan a diario.

Un problema que a veces pasa desapercibido y que es tan importante como los anteriores es la falta de oquedades y refugios que utilizan algunas especies para anidar.

Cada vez se construyen edificios más sostenibles y eficientes energéticamente, pero en la mayoría de las ocasiones no se tiene en cuenta que las aves y otras especies como los murciélagos utilizan los pequeños huecos de nuestras casas y edificios para anidar. En el mundo rural, tradicionalmente utilizado por especies como la Golondrina común (Hirundo rustica) o el Mochuelo europeo (Athene noctua) las construcciones están siendo modificadas y no son nada amigables para ellos, obligándoles a buscar cobijo en otros lugares. Ante la falta de lugares propicios para anidar o invernar, las cajas nido se han convertido en una de las posibles soluciones para fomentar las poblaciones de especies como la Lechuza común (Tyto alba), que se encuentran en un serio declive. En un anterior post ya se mencionó este tema y alguna de sus soluciones.

cajas nido, refugios de biodiversidad

Una especie que se favorece con la instalación de cajas nido es el Mochuelo europeo (Athene noctua). Fuente: Pixabay

Las cajas nido pueden ser una solución, pero con matices. Se deben de realizar con unos estándares adecuados que en la mayoría de los casos ya están establecidos y utilizar el modelo adecuado a cada especie. Se tiene que tener en cuenta la orientación, altura de colocación y medidas para evitar la depredación ya que es uno de los principales inconvenientes de las cajas nido. En zonas forestales se utilizan refuerzos con malla metálica para evitar que los pájaros carpinteros como el Pito real (Picus viridis) puedan acceder al interior de la caja.

Además del objetivo principal, las cajas nido pueden cumplir otros como el de la reutilización. Los materiales que se pueden utilizar son variados, desde madera hasta corcho, y todos pueden ser “sobrantes” de otras actividades como la carpintería.

Desde la Asociación SERBAL Almería, El Árbol de las Piruletas y el Proyecto Sierra de Baza se ha creado un manual detallado para su construcción e instalación así como algunos de los tipos de cajas nido más utilizado.

cajas nido, refugios de biodiversidad

En ocasiones especies como los murciélagos pueden utilizar las cajas nido de otras especies como refugio. Fuente: El Objetivo Verde/Asociación de Ciencias Ambientales.

La construcción e instalación de cajas nido es parte fundamental del proceso, pero lo es también el inventario de avifauna que se debe de realizar anteriormente y el marcaje y seguimiento de las cajas nido instaladas.

Antes de instalar estas estructuras debemos de saber que especies existen en el lugar donde se va a realizar la instalación ya que puede existir competencia entre parejas de la especie objeto. Además, nos tenemos que asegurar de que no existan incompatibilidades, como es el caso de instalar cajas nidos para murciélagos en territorios de Lechuza común.

Realizar un seguimiento posterior es clave para ver la eficacia de las cajas nido, si están ocupadas o no, si han sido sustraídas o dañadas… por lo que es importante su georeferenciación y plan de seguimiento anual.

Si eres un apasionado de las aves y quieres ir más allá, te recomiendo el curso Técnicas y Metodología de Seguimiento de Avifauna del Insituto Superior del Medio Ambiente, donde podrás aprender las técnicas más utilizadas para el seguimiento de avifauna y realizar casos prácticos reales.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Mi patria es la infancia

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Se celebra hoy el Día internacional del libro infantil y juvenil, por lo que no quería dejar pasar la oportunidad de recomendar algunos títulos que, como trotalomesco Homo libris y padre del pequeño Aliso que me acompaña en mis andanzas y al que yo acompaño en sus primeras lecturas (que a veces son también mías, cuando no relecturas y reencuentros con mi pasado), me parecen de lo más interesantes.

Decía Delibes que «formar a los niños debe ser un sucesivo despertar de curiosidades, que luego, a lo largo de la vida, se irán saciando con la lectura y la experiencia», y en ese despertar de curiosidades, creo, hemos de estar presentes los padres. Alentando más que canalizando, permitiendo que se desborden sus intereses como las aguas de un río que, saliéndose de su cauce, inundan y nutren las tierras de su inteligencia.

A continuación, algunas propuestas para disfrutar y aprender con la lectura (y la naturaleza).

Los casos de Sherlock Tópez, de Lola Núñez y Rocío Antón, con ilustraciones de Lucía Serrano.

Una colección de libros que me enamoró desde que la descubrí hace un par de años y que, lo admito, he ido regalándome a mí a par que a Aliso. El propio nombre del protagonista ya nos da pistas, nunca mejor dicho, sobre la trama de los libros. Sherlock Tópez es un topo detective que, acompañado de su Watson particular, un pequeño ratón, se enfrentará a los casos más variopintos. Si ya de por sí la figura de Holmes representada por este topo es atractiva, más lo resultan los misterios a los que se enfrenta: la desaparición de los renacuajos de una charla, la magia de la lagartija que perdió su cola, el extraño polluelo aparecido en los nidos de varias avecillas que no se parece en nada al resto de hijos que tienen… La estructura de estos cuentos es común en toda la serie: estructuras repetitivas que dan sonoridad a la narración y hacen que el niño se familiarice con ella, pictogramas en el relato para unir las palabras y la imagen, unas ilustraciones deliciosas y, finalmente, el acompañamiento de un CD con el cuento narrado por un locutor y con la música para que lo leamos nosotros. Una delicia de colección que nos acerca a la lectura y a la naturaleza.

Editorial Edelvives, Los casos de Sherlock Tópez.

¿Qué le pasa al planeta?, de Eva Clemente

Me hice con él en una feria del libro de Málaga porque me llamó muchísimo la atención. El planeta empieza a tener picores y todos los habitantes empezamos a notar los efectos de la urticaria. Cuando se empiezan a desencadenar todo tipo de alarmantes fenómenos los niños se preguntan: ¿qué ocurre? Algo le ocurre al planeta y deberíamos escucharlo para saber cómo ayudarle (y ayudarnos, de paso).

Un libro para reflexionar, para trabajar con nuestros pequeños (y no tan pequeños, porque los padres somos los otros destinatarios de esta historia), ya en casa, ya en el colegio (o en nuestras asociaciones) los problemas que nuestros abusos sobre el planeta están causando: contaminación, deforestación, cambio climático, agotamiento de recursos… ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo podemos hacerlo bien? Acciones individuales y colectivas que propicien el cambio. Porque es responsabilidad de todos y debemos propiciar buenos hábitos desde la infancia.

Por el tipo de ilustraciones y por la temática creo que es idóneo para niños de cierta edad (a partir de 5-6 años, tal vez), pero es posible trabajar con él a distintos niveles y creo que es un libro que puede tener una larga vida útil e ir creciendo en complejidad conforme lo hacen los niños. Incluye un cuento y una guía pedagógica para trabajar los conceptos y problemas que se exponen en el primero.

Ficha del libro en la web de la editorial Emonautas.

Guía infantil de aves de la ribera de Córdoba, de José María Domínguez

Me hice con este libro hará bastante más de un lustro y me sigue encantando cada vez que vuelvo a él, especialmente ahora, cuando con Aliso el genérico “patitos” pasa a convertirse en ánade real, cormorán o garza.

Aunque el título nos circunscriba a Córdoba (y, en particular, a la ribera del Guadalquivir y al maravilloso monumento natural Sotos de la Albolafia que no debéis dejar de visitar), lo cierto es que la guía resulta válida para disfrutarla en cualquier humedal de nuestras latitudes y las especies que muestra son bastante comunes y representativas como para que constituya un delicioso primer acercamiento a la identificación de aves y a la ornitología.

Del mismo autor resulta muy recomendable su ya descatalogado ¿Qué tal Neandertal? y tengo muchas ganas de echarle el ojo a su nuevo libro de divulgación científica para niños Evolución que, la verdad sea dicha, tiene muy buena pinta.

Entrada en el blog de la editorial El Páramo.

Mi primera guía de aves, de José Luis Gallego

Si el niño es algo mayor, la de José Luis Gallego es una guía también muy recomendable, aunque en este caso con fotografías en lugar de ilustraciones y un CD para aprender a identificar el canto de las especies que recoge el libro. Se recogen 30 especies y se agrupan por hábitat (bosques, campos y pueblos, humedales…), por lo que la búsqueda es muy rápida y, además, también podemos preparar con ella las excursiones que realicemos, realizando previamente una lectura y reconocimiento de aves por los ambientes que sabemos que vamos a visitar, aprendiendo así las especies de aves que veremos con mayor probabilidad.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

Arasarí piquipálido, un tucán endémico amenazado por la deforestación

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original


Podría decir que eran el grupo de mafiosillos de la reserva. Al arasarí piquipálido (Pteroglossus erythropygius) no se le escaba detalle de lo que acontecía en Jama-Coaque. Les gustaba volar en pequeños bandos de unos 6-10 ejemplares controlandolo todo, especialmente nuestro jardín. Y es que, su talón de Aquiles estaba demasiado sabroso como para dejarlo escapar. Sentían perdición por las papayas que crecían en torno a nuestra casa de bambú, y era normal verlos en lo alto del papayo mirando si ya estaba madura la fruta, volviendo cada día hasta que estuvieran jugosas y listas para comer.



No fue fácil, pero conseguimos marcar 9 ejemplares. Todo un reto debido a su bajo número, su comportamiento (suele volar alto y mantenerse en el dosel de la selva) y su inteligencia. Debido a la acusada deforestación de su hábitat, su población ha disminuido drásticamente en las últimas décadas. Según el Libro Rojo de las Aves del Ecuador, hay un 30% menos de individuos maduros de esta especie que hace 18 años, y la tendencia sigue a la baja. Se estima que solo quedan entre 10 y 30 mil ejemplares. 


La distribución de esta especie está limitada al occidente de Ecuador en todo el mundo, por lo que es considerada un endemismo ecuatoriano. Con su pico largo y aserrado, se alimenta principalmente de frutas, pero también come insectos, lagartijas, pequeñas aves, sus polluelos y sus huevos, especialmente cuando tienen que alimentar a sus propios pichones. Su lengua es muy peculiar, larga y aplanada, con punta en forma de pluma, la cual también usa para hacer sonidos mecánicos dentro de su repertorio, chocándola en el interior de las paredes de su pico. 


Este arasarí actualmente se considera una especie, pero hay aún autores que siguen incluyéndola como subespecie del arasarí acollarado (Pteroglossus torquatus). Para complicar un poquito más las cosas, al norte de Ecuador, en la provincia de Esmeraldas, se encuentra el arasarí de pico rayado (Pteroglossus sanguineus), la cual también era considerada subespecie del acollarado. En la frontera donde las distribuciones de estas dos especies se unen, P. sanguineus y P.erythropygius, se han dado casos de hibridación entre ellas. 


No creo que pueda olvidar esta impresionante ave, con su llamativo obispillo rojo carmín y su inconfundible pecho amarillo con una línea negra y rojiza cruzándole el vientre. Su mancha del mismo color en el pecho con un borde desdibujado con plumas rojas entre amarillo daba la impresión de que lo habían disparado en el corazón. Aunque supongo que es así como se tienen que sentir ésta y tantas otras especies al borde de la extinción por nuestra arrogancia y ansias de dinero fácil. 




Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds

Un viaje a la Isla de la Plata (o la pequeña Galápagos)

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original


En uno de nuestros descansos mientras trabajábamos en Ecuador, aprovechamos para visitar la Isla de la Plata, o como popularmente la conocen, la pequeña Galápagos. Esta isla es la manera perfecta para ver algunas de las especies de aves marinas que también se encuentran en las Galápagos sin gastarse una fortuna. Por eso, otra manera coloquial de llamarla es "la Galápagos de los pobres". 




Llegamos a Puerto López, una pequeña población costera. Podría decirse que practicamente todo el pueblo vive directa o indirectamente de los viajes turísticos de un día a la Isla de la Plata. Era solo dar unos pasos en el paseo marítimo y los "enganchadores" te abordaban para convencerte de que vayas con su compañía. Preguntamos a varios y elegimos el mejor precio. No conseguimos bajarlo de 30 dólares por persona. El precio incluía viaje en el barco, guía, almuerzo y un rato haciendo esnórquel. 


Si de algo puedo quejarme, es que me fue imposible convencer a nadie de que nos hiciera visita solamente enfocada en aves y llegando a la isla más temprano de las diez de la mañana, pero no hubo manera. Todos los tours eran calcos unas de otras en sus ofertas. Y en mi opinión llegamos demasiado tarde, cuando ya la calor pegaba bien. Aún así, la experiencia no nos defraudó. 

Detalle del ojo de ella
Los famosos piqueros patiazules (Sula nebouxii) fueron una de las primeras aves que nos recibieron al desembarcar en la isla. Sin importarles lo más mínimo la presencia humana, perfectamente podías estar cerca de ellos durante la caminata por los senderos de la isla que hicimos junto con los guías. 

Detalle del ojo de él
Como dato curioso, uno de las diferencias dimórficas de esta especie se encontraba en el ojo: como veis en las fotos, la hembra tiene un anillo oscuro alrededor de la pupila, haciendo que ésta se vea más grande que la del macho. También pudimos comprobar durante la visita la diferencia de voz entre sexos, siendo la llamada de la hembra más grave que la del macho. 

Rabijunco etéreo, Red-billed tropicbird (Phaethon aethereus)

Tal vez todo el protagonismo se lo llevaban estos piqueros, pero disfrutamos también de otras especies tan maravillosas como el rabijunco etéreo (Phaethon aethereus) o el piquero de Nazca (Sula granti). Con respecto al rabijunco, fue todo un "amor a primera vista" lo que sentí en ese momento, mientras surfeaba el aire que ascendía por los acantilados. Así que conseguí convencer al guía, y nos quedamos un rato más de lo previsto. Así, pude conseguir algunas fotos para recordar este especial momento. 

Rabijunco etéreo, Red-billed tropicbird (Phaethon aethereus)

piquero de Nazca o alcatraz de Nazca, Nazca booby (Sula granti)


Otras especies comunes en la isla, pero también en el resto de la costa ecuatoriana, son el pelícano pardo (Pelecanus occidentalis) y la fragata real (Fregata magnificens). De hecho, de la fragata no tengo ninguna foto en la isla porque en Ecuador eran como las "gaviotas de la playa", por lo que os he puesto una imagen de ellas descansando en un cable en Pedernales al final del post (arriba a la izquierda se aprecia un ejemplar con su particular bolsa gular roja).  

Pelícano pardo, Brown pelican (Pelecanus occidentalis)
Una vez terminada la ruta guiada, con explicaciones no solamente de aves, si no también con detalles botánicos e históricos, volvimos al barco para ir a una cala a hacer esnórquel, como os comenté al principio. Así que nos dimos un chapuzón mientras disfrutamos de la riqueza marina de la isla para luego volver a Puerto López alrededor de las cinco de la tarde. Sin duda, puedo decir que después de la visita, esta isla se convirtió en uno de mis rincones favoritos de Ecuador. 

fragata real, Magnificent frigatebird (Fregata magnificens)



Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds