Archivo de la categoría: ornitología

Anillando en Siberia: los escribanos

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original

Escribano enmascarado, black-faced bunting (Emberiza spodocephala)
Ya han pasado más de nueve meses desde que escribí por última vez en mi blog. Y es que la realidad ha estado entreteniéndome y alejándome de mi vida virtual más de lo que me hubiera gustado. En los mencionados meses he podido trabajar en diversos proyectos, el más espectacular, mis dos meses en Rusia. En este tiempo estuve anillando en Siberia, concretamente en Muraviovka Park, 800 km al norte de las Coreas y con la frontera china al otro lado de la marisma. Este lugar está tan al este de Rusia, que los propios rusos no consideran esta región Siberia, y prefieren llamarla el "Far East". 

Un lugar tan remoto, que pude sentir por ese tiempo qué es ser famosa, ya que los visitantes del parque incluso hasta hacían cola para tomarse fotos conmigo. Yo era ¡la primera española que veían en sus vidas! y no podían perder la oportunidad de llevarse un selfie conmigo a sus muros de Facebook y contárselo a los amigos. 

Son muchas y maravillosas las aves que pudimos estudiar en la migración postnupcial durante los meses de septiembre y octubre. En concreto, conseguimos marcar seis mil ochocientos individuos de nada menos que 95 especies diferentes. En esta entrada quiero centrarme en la diversidad de escribanos de este espacio natural. Doce fueron las especies que nos visitaron. El más abundante, el escribano enmascarado, con 556 anillamientos prácticamente confinados en septiembre, con pico de migración a primeros de la segunda quincena y el cual podéis ver en la primera foto. 

Escribano pigmeo, little bunting (Emberiza pusilla)
Desde muy cerca, le siguió el pequeño que tenéis arriba, el escribano pigmeo, con 486 anillamientos, e igualmente tuvo pico de migración en la tercera semana de septiembre. Su paso fue más numeroso a finales del dicho mes que en el caso del escribano enmascarado y se extendió a primeros de octubre, aunque con un número más reducido. Confieso que me gusta más su nombre en inglés que en castellano por su pequeño porte en relación con la mayoría de sus "familiares". De hecho, su nombre en latín "pusilla", significa muy pequeño. 

Escribano rústico, rustic bunting (Emberiza rustica)
El escribano rústico fue el tercero más anillado, con 227 individuos marcados. Un poco más tardío que los anteriores escribanos, su pico de migración se concentró entre la última semana de septiembre y la primera semana de octubre. Con sus preciosos flancos moteados tan característicos, esta especie me enseñó a apreciar aún más la belleza contenida en las diferentes tonalidades de color marrón. 

Desgraciadamente, tendría que haber sido más abundante. Y es que el escribano rústico se encuentra en serio declive, con una reducción devastadora del 75-85% menos en su población global en menos de 30 años. Si no tomamos medidas, esta especie será una de las siguientes a añadir en la lista de extinciones que los humanos hemos provocado.

Escribano de Pallas, Pallas's reed bunting (Emberiza pallasi)
Cuando me preguntan cuál fue mi escribano favorito en esta región llamada Amur (al igual que el inmenso río fronterizo entre China y Rusia), siempre contesto con el escribano de Pallas. De tonalidades crema y con un precioso gris plateado en los "hombros" del macho, pudimos registrar propiamente su paso gracias a las redes que instalamos para prospectar el carrizo del parque. Su pico de migración tuvo lugar a mediados de octubre y, excepto por un solo individuo, no estuvo presente en septiembre. 

Escribano elegante, elegant bunting (Emberiza elegans)
Un escribano muy elegante, la siguiente especie más abundante, con 84 anillamientos, se mantuvo constante durante los dos meses. Normalmente siempre se dejaba ver en parejas por la zona de los merenderos buscando semillas por debajo de las mesas. Aunque en la foto no se aprecia, estos escribanos tienen una graciosa cresta que solían erizar cuando yo los observaba posados en los arbustos bajos y ellos me observaban a mí haciendo las rondas.

Escribano cejigualdo, yellow-browed bunting (Emberiza chrysophrys)
El escribano cejigualdo no fue una especie tan común, y solamente tuvimos 20 anillamientos, más de la mitad a primeros de septiembre y el resto repartidos el dicho mes y a primeros de octubre. A esta especie le sigue el escribano herrumbroso con solo siete anillamientos en septiembre. 

Escribano herrumbroso, chestnut bunting, (Emberiza rutila)
El escribano de Tristram nos visitó en cuatro ocasiones durante la segunda quincena de septiembre en su paso hacia sus cuarteles de invernada al sureste de China.  Una de las características más llamativas de su plumaje es el obispillo de una bonita tonalidad marrón-rojiza. 

Escribano de Tristram, Tristram's bunting (Emberiza tristrami)

El escribano aureolado, un hermoso escribano de buen porte, se merece con creces su nombre castellano. Y es que esta especie se encuentra catalogada como "En Peligro". Solamente anillamos dos ejemplares, pero este parque natural es esencial para su supervivencia, ya que es uno de sus  escribanos reproductores. Desde los años 80, su población se ha reducido un alarmante 95% debido a su caza. Se me cae el alma al pensar que en muy poco tiempo puede desaparecer para siempre porque los humanos no tenemos reparos en seguir matándolos.

Escribano aureolado, yellow-breasted bunting (Emberiza aureola)

Las siguientes tres especies que nos visitaron tuvieron solamente como representación un único individio: el escribano de Gmelin, nuestro conocido escribano palustre (Emberiza schoeniclus) y  el escribano culiocre. Este último escribano "japonés" es de tonalidades muy similares al escribano de Pallas, semejantes a los colores del carrizo otoñal, habitat que suele frecuentar y en el cual tuvimos la fortuna de encontrarlo.

Escribano culiocre, Japanese reed bunting (Emberiza yessoensis)

Mientras, el escribano de Gmelin es similar al escribano cerillo, donde la pigmentación amarilla es reemplazada por el blanco. Se reproduce en Siberia en hábitats similares y estrechamente relacionados con el cerillo pero más asociados con el bosque que este último escribano. En cierta medida, existen casos de hibridación entre las dos especies mencionadas al oeste de Siberia.

Escribano de Gmelin, pine bunting (Emberiza leucocephalos)

Espero que muy pronto pueda publicar otras entradas sobre el resto de especies rusas. Hasta pronto.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds

CORZOS, AGUILUCHOS, BAÑOS DE JABALÍES, LIBÉLULA…

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

Ha pasado un poco de tiempo desde que no salía por Santorcaz, y he tenido que madrugar mucho este sábado para no pasar demasiado calor. La verdad es que no han salido muchos pájaros, pero en cambio he llegado a ver hasta cinco corzos (Capreolus capreolus). 

Amanecer en Santorcaz
Enseguida, desde un sitio alto pude ver, un primer corzo y con algo de tiempo aparecieron dos más, sus crías. Después, a media mañana vi otra corza, esta vez con una sola cría, y que no pude fotografiar.

A pesar de la vegetación, los escudos anales blancos delatan a veces a los corzos
Los que no fallan nunca, son los aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus). Esta vez había uno de los juveniles comiendo insectos en el rastrojo mientras su padre vigilaba a distancia.

Aguilucho juvenil, muy oscuro
Macho adulto, se nota la cabeza más clara y los hombros blancos
La cosecha de fotos de pájaros no dio para mucho más, debe ser que no era cuestión de salir al descubierto con tanto sol.

Alcaudón común  (Lanius senator) en una coscoja

Pito real (Picus viridis)
Un pequeño buitrón (Cisticola juncidis)
No obstante, también me entretuve con los rastros que dejan los jabalíes (Sus scrofa): su bañera y su rascadero.

Toda la fuente era barro, la vegetación la habían destrozado
Todos los alrededores estaban llenos de salpicaduras de barro
En la rugosa corteza de un quejigo, se quitan el barro, dejando también pelos y parásitos
Acabo con una bonita libélula, probablemente una hembra, por lo que es más difícil conocer su especie.

A pesar de sus delicadas alas...
... son unas criaturas prodigiosas, siempre listas para volar

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

Iniciación a la ornitología: Identificar las aves del parque por su canto

Publicado en: EL AMBIENTÓLOGO por Jorge Iglesias. Texto original

Qué mejor manera de iniciarse en la ornitología que empezando en el jardín de tu casa o en el parque de tu barrio. En los parques de las ciudades tenemos una diversidad propia de aves, podríamos decir que adaptadas al ser humano o bien algunas oportunistas que se benefician del refugio y los recursos que le… Sigue leyendo Iniciación a la ornitología: Identificar las aves del parque por su canto

Puedes leer y comentar el artículo completo en EL AMBIENTÓLOGO

La exitosa adaptación del gorrión común al ser humano puede tornarse en su fin como especie

Publicado en: EL AMBIENTÓLOGO por Jorge Iglesias. Texto original

Los gorriones (Passer domesticus) llevan ligados al hombre más de 10.000 años, gracias a la relación ecológica de tipo comensalista que se establece entre estas aves y los seres humanos. Estos representantes inequívocos del orden de los paseriformes se benefician tanto del refugio como de los lugares de nidificación que les proporcionan las infraestructuras urbanas, […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en EL AMBIENTÓLOGO

Penya Migjorn desde Xixona

Publicado en: Más allá de la ciudad por Fran Mercader Román. Texto original


     Antes de llegar al pueblo de Xixona (Jijona, Alicante) nos llamará la atención una montaña roja con grandes cortados que se alza hasta los 1226 msnm, se trata de la Penya Migjorn o Penya Roja, otro de los mil de Alicante que hemos ascendido. 

Ruta 

    Vamos a seguir el PR-CV 212, aunque no de forma íntegra, ya que nosotros vamos a iniciar nuestro camino en la llamada Casa de Gacimal y no en el pueblo de Xixona. De esta forma nos evitaremos un tramo con bastante pendiente aunque con bonitas vistas ya que pasa por el Barranc de la Font y por el Castillo de Xixona (o lo que queda de él), que nosotros ya hemos visitado. 

     Por tanto, nuestra ruta tiene unos 7,27 kms y un desnivel de 584 metros positivos que en total hicimos en 3 horas. No la recomendamos para todos los públicos ya que el sendero en muchos lugares es complicado aunque la puede hacer cualquier persona que esté en buenas condiciones físicas aún sin hacer deporte a diario (aunque le costará más). 


    Como hemos comentado anteriormente, dejamos el coche cerca de la puerta de la casa (sin molestar) y comenzamos aquí el camino que viene de Xixona (al final decimos cómo llegar). Vamos por una pista forestal de la que nos tendremos que salir a la izquierda, cuando veamos el poste de la foto anterior. 

      Ahora seguimos por un sendero que discurre entre arbustos hasta llegar a un pino donde el camino se bifurca y hay marcas ambos lados (aquí empieza la ruta  circular). Hay que decir que la ruta está bien señalizada, pero aquí es donde tendremos el primer problema, ya que el poste que indica la subida más directa, pero más dura, está roto y camuflado en el pino (lo vimos a la bajada). De manera que nosotros tiramos por el sendero de la derecha y la hicimos al revés. Sin embargo, fue mejor puesto que por aquí, nos costó menos la subida

Ophrys fusca  y Ophrys tenthredinifera
     Durante todo el camino, nos encontraremos flora típica mediterránea donde escasea el estrato arbóreo pero hay una gran muestra del estrato arbustivo y, si la hacéis en estas fechas (Febrero - Marzo) podréis encontraros diversos ejemplares de orquídeas

       Pasaremos el Barranco del Tio Pintado y volveremos a otra pista forestal de la que tendremos que salirnos enseguida por otro camino a la izquierda, señalizado por un mojón de piedras. 





    El camino sigue cogiendo altura, y pasaremos por un roquedo en el que las piedras se desprenden con forma plana y nos encontraremos este ejemplar de cerezo en plena floración, apoyado sobre rocas y al que parece que le quedan dos días, aunque no sabremos cuantos años llevará resistiendo la erosión. La verdad es que nos deja una toma muy bonita. 

    Una vez llegamos a lo más alto de la loma por la que subimos, llegamos a una intersección, donde nosotros seguiremos camino de la cima. En este camino notamos que el suelo es mucho más duro, más liso, hay menos sendero, y esto se debe al afloramiento de sedimentos marinos de hace millones de años en los que podremos observar numerosos fósiles de bivalvos como el de la imagen.

Afloramiento de sedimentos marinos
      A nuestra derecha tenemos el Barranc de la Cova dels Corrals y, un poco más adelante, veremos porque tiene este nombre ya que nos encontraremos con una construcción en ruinas con el mismo nombre y alguna cueva. 

     Aquí ya empezamos a ver nuestro bosque mediterráneo, con la encina como protagonista y un bonito ejemplar de cerezo en flor que llamó nuestra atención bajo las paredes del barranco. 

Cova del Corrals


       Nuestro camino sigue ascendiendo poco a poco, sin grandes esfuerzos hasta que llegamos a un gran mojón de piedras. Decidimos seguir el camino a la izquierda que nos subirá, de forma pronunciada, hasta la cima (si seguimos hacia delante, otro camino paralelo nos llevará al mismo sitio). 

Camino duro hacia la cima

       Desde aquí arriba podemos observar las numerosas montañas que tenemos en la provincia. Desde Sierra de Bernia, Puig Campana y Ponoig al norte, hasta el Maigmó al sur, pasando por el Cabeçó d'or al este y la Font Roja y la  Sierra de Mariola al oeste.

      Además, podemos observar las poblaciones de Tibi, Onil, Castalla, Busot, San Vicente del Raspeig, Alicante y San Juan de Alicante, entre otras.

       Al fondo, un mar de nubes bajas cubre la costa y nos impide ver el mar y la ciudad de Alicante. Unos minutos reponiendo fuerzas nos sirve para descubrir los animales que viven en esta sierra. Cuervos, chovas piquirrojas, un halcón peregrino y un grupo de buitres leonados nos deleitaron con sus vuelos, a la vez que descubrimos un grupo de cabra montés bajando por un canchal a lo lejos. Todo un espectáculo para nuestros sentidos. 

Grupo de chova piquirroja sobrevolando la sierra 

Bonito ejemplar de cuervo

Grupo de cabra montés descendiendo por la pedrera. El ruido de las piedras nos alertó de su presencia.
Buitre leonado en la Penya Migjorn (seguramente proviene de la población introducida en Sierra de Mariola)
      Preguntamos a un par de chicos que estaban en la cima y nos dicen que la vuelta es por delante. Así que bajaremos por el collado que vemos ahí abajo, que está señalizado con las marcas amarillas y blancas y que, nos llevará, a través del Barranco del Choquero, a la intersección en la que nos equivocamos. 

Penya Migjorn (1226 msnm)
     Aquí el camino es bastante peligroso, puesto que el sendero no está muy claro, hay que destrepar por zonas donde la roca madre aflora y otras donde hay mucha piedra suelta. Además, el desnivel es bastante alto y cualquier resbalón puede costar muy caro. 

Camino de ascenso/descenso a la Penya Migjorn

Like a cabras
     Una vez llegamos a la intersección de antes, vemos la señal apoyada en el árbol y nos damos cuenta de que aquí es donde se separaba el camino y de que la hicimos al revés. Pero vista como es la pendiente por donde bajamos, casi que mejor. Os costará menos hacerla de esta forma. Solo nos queda seguir por la misma pista por la que subimos. 

Itinerario

    Os dejamos el Track GPS aunque no tiene mucha pérdida. Solamente la bifurcación en la que se convierte en circular la ruta por la caída del poste (puede que cuando leas esto, este reparado). 


Powered by Wikiloc

Cómo llegar 

       Para llegar a nuestro punto de partida, tendremos que atravesar el pueblo de Xixona y llegar hasta su Castillo. Una vez allí iremos dirección Tibi por la CV-810 y nos saldremos de ella muy pronto, justo tras pasar el Parque Bassonets que nos queda a la derecha de la carretera. Cuando caminemos por esta carretera pronto veremos un poste del PR-CV 212 a nuestra izquierda, ahora vamos por una pista forestal que llega hasta una casa. Ahí dejaremos el coche. 


Puedes leer y comentar el artículo completo en Más allá de la ciudad

La odisea del petirrojo aventurero y sus más de 1000 km en 5 días

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original



No solamente fue el reyezuelo sencillo uno de los grandes pequeños viajeros que nos visitaron en la migración otoñal del pasado año. También tuvimos otra gran sorpresa de la mano (o mejor dicho, del ala) del petirrojo que podéis ver en la imagen. 

Cuando nos llegó la información al reportar el número identificativo de su anilla (algo así como el equivalente al DNI para quienes no estén familiarizados con el anillamiento científico), no pudimos dejar de sorprendernos. Dentro de un periodo de cinco días...


¡¡¡el pequeño petirrojo viajó un total de 1085 kilómetros desde Dinamarca!!!


Los datos que hemos obtenido son los siguientes: 
  • El 11 de octubre a las 9:30 de la mañana, nuestro petirrojo fue anillado en Bornholm, una isla de Dinamarca localizada en el mar Báltico, al este del país, entre la costa sur de Suecia y al norte de Polonia.
  • El 16 de octubre a las 8:00 de la mañana Euan y yo pegamos un bote de alegría en la costa de Aberdeen al descubrir que la anilla de este petirrojo tenía remite danés. 

Seguramente, desviado por los fuertes vientos de componente este y sureste que tuvieron lugar en esos días, el petirrojo consiguió sobrevivir a la tempestad después de cruzar el mar del Norte y llegar sano y salvo a Escocia. 


Como he podido leer en "Birds in Scotland" por Valerie M.Thom, la mayoría de los petirrojos inmigrantes en Escocia proceden de Fenoscandia, Dinamarca y Alemania. Aunque hay que tener en cuenta que, a pesar de que muchos de estos petirrojos migrantes procedentes de estos lugares en el continente han sido recuperados en Escocia, la mayoría parece moverse realmente hacia el Sur, teniendo lugar la gran parte de las recuperaciones en Francia, Iberia y Argelia en el periodo Octubre-Febrero.

A veces las cosas no salen como queremos y tenemos que ir improvisando al momento para superar imprevistos indeseables. Y si no, que se lo digan a este petirrojo que, a pesar de las condiciones meteorológicas, consiguió arribar a una "Escocia salvadora" antes de que el mar se convirtiera en el inmenso océano Atlántico, pudiendo vivir para contárnoslo. 

Todo un honor el haber sido sus "biógrafos" de semejante aventura. 


Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds