Archivo de la categoría: medio ambiente

LOS 7 ELEMENTOS CLAVE PARA QUE LA RECOGIDA SELECTIVA DE TU EMPRESA FUNCIONE

Publicado en: Trabajar en Gestión Ambiental por Verónica García Correa. Texto original

Sea cual sea el proceso que desarrolle tu empresa, fabriques lo que fabriques y tenga el tamaño que tenga, un aspecto que seguro se va a generar en ella y que vas a tener que gestionar, van a ser los Residuos. Puede ser en mayor o menor cantidad, puede que sean peligrosos o no peligrosos, […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en Trabajar en Gestión Ambiental

EL 2018 EN EL MEDIO AMBIENTE: ¿Un año bien invertido o un año malgastado?

Publicado en: Trabajar en Gestión Ambiental por Verónica García Correa. Texto original

Pues sí, aquí estamos de nuevo, a puntito de acabar otro año más. Doce meses enteritos que han pasado, como siempre, casi sin darnos cuenta. Y como todo va tan rápido, no hay nada como pararse un rato para echar cuentas y ser conscientes de que, aunque a priori parece que no ha pasado nada, […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en Trabajar en Gestión Ambiental

Los post más leídos en 2018

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por comunidad ism. Texto original

Al terminar este 2018 hacemos un repaso a los post más leídos escritos por nuestros blogueros en Comunidad ISM. Perfiles profesionales, post técnicos, novedades legislativas y artículos que reflejan la experiencia personal de sus autores han sido los más consultados. Gracias a autores y lectores por mantener viva esta sección.

  1. ¿Cuáles son las funciones y obligaciones del Consejero de Seguridad ADR? Alberto Vizcaíno nos aclara el perfil profesional de los Consejeros de Seguridad de Mercancías Peligrosas.
  2. ¿Conocemos el impacto de la energía eólica sobre la fauna? ¿Lo estamos evaluando correctamente? Jon Domínguez escribe sobre la importancia de una correcta evaluación de impacto en la planificación y seguimiento de parques eólicos para minimizar sus efectos sobre la biodiversidad.
  3. Un buen ejemplo de Visor Cartográfico: Catálogo Nacional de Inundaciones Históricas Iria Ordás nos propone este ejemplo de visor cartográfico para ilustrar las bondades de estos mapas web.
  4. El controvertido mundo de la gestión cinegética Gonzalo Castillo habla sobre el correcto equilibro entre conservación de biodiversidad y gestión cinegética.
  5. Medio Ambiente, Big Data e Inteligencia Artificial Jose Mª Cornejo escribe sobre la nueva corriente del “Big Data” y como aplicarla al sector medioambiental.
  6. Guía para calcular la garantía financiera por responsabilidad ambiental. José Luis Canga escribía sobre este instrumento de la Ley 26 de Responsabilidad Medioambiental.
  7. Publicada la nueva norma ISO 45001 Miguel González explica las novedades de esta norma ISO sobre Prevención de riesgos laborales.
  8. Fototrampeo. Una de las mejores armas para inventariar especies Justo Sanz escribía sobre esta técnica para el inventario de biodiversidad con el uso de cámaras de fototrampeo.
  9. El Arte del Aprendizaje Fluido: Una práctica transformadora de Educación Ambiental en la naturaleza Paqui Godino participó en el blog para hablarnos de la filosofía del educador ambiental Joseph Cornell, sobre un aprendizaje consciente en la naturaleza.
  10. Cómo usar SIG en la Gestión y Modelización Hidrológica Sergio Pérez nos detalla las ventajas de utilizar herramientas GIS para estudios hidrológicos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Sin sentido y con sensibilidad

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Cuando unos meses atrás vi que desde el Foro Ambiental de la UNED habían programado en Málaga una charla sobre especies invasoras, en particular sobre las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) que pueblan la ciudad, tomé buena nota en la agenda para seguir el evento. Finalmente, aunque no me fue posible asistir esa tarde a la charla, seguí con interés las noticias que fueron surgiendo a partir de la misma. En ellas se hacía notar que las propuestas de los expertos incluían la eliminación de las cotorras mediante el uso de carabinas de aire comprimido, acordonando zonas de la ciudad y abatiendo a las aves. Las reacciones no se hicieron de esperar: ciertos sectores de la ciudadanía lamentaban esta decisión, especialmente los grupos animalistas. El PACMA anunció una propuesta de controlar a medio plazo las poblaciones de cotorra mediante el uso de piensos esterilizantes. A mí me dio por compartir en Twitter esta medida y lo poco conveniente que resultaba, por desgracia, para controlar las poblaciones de cotorra y evitar los daños a la fauna y a la agricultura y se lió buena:

Todo empezó por aquí y siguió liándose a partir de este tuit.

El caso es que ya días atrás defendía en algún grupo de WhatsApp de pajareros aficionados a la ornitología que, a pesar de lo errado de las propuestas de PACMA, tampoco era cuestión el generalizar y tratar como ignorantes a todos los integrantes de estos grupos de ecologistas/animalistas. Mi experiencia personal me dice que en ellos hay de todo, como en cualquier grupo humano. Yo he colaborado con miembros de agrupaciones ecologistas para tratar de frenar algunos desaguisados y, como bien sabéis quienes me habéis leído desde hace tiempo, soy miembro de una agrupación de voluntariado ambiental. Creo que no es excluyente ser ecologista y ecólogo (el gran González Bernáldez, por ejemplo, lo demostró), es más, lo ideal sería que cualquier ecologista fuese, al menos, escéptico, que tuviese mentalidad crítica, científica, y cuestionase las verdades absolutas tratando de mantener una visión global e informada. (Algo que, por ejemplo, me gusta de Ciencias Ambientales es esa visión general que ofrece sobre nuestro entorno.) Después de la historia de Twitter (y del absoluto silencio en que se ha mantenido el perfil oficial de PACMA tras dos días de intensas discusiones sobre el tema) la verdad es que voy a terminar por dar la razón, aunque sea parcialmente, a quienes cuestionan la seriedad de esta agrupación política y social. Y si no, que me demuestren por qué no debería hacerlo.

Volviendo al tema que nos ocupa, las cotorras en Málaga (algo que sería extrapolable a otras ciudades, como Madrid, Barcelona o Sevilla, y esta última, que es la que nos queda más cerca, como ejemplo a no seguir a la hora de demorar las decisiones que están sufriendo los nóctulos), lo cierto es que es un problema que viene de lejos. Llevo viviendo en la provincia algo más de una década y desde que llegué me llamó la atención la proliferación de nidos de cotorras tanto en la capital como en el resto de la provincia, conforme la iba conociendo mejor, incluyendo parajes protegidos como la Desembocadura del Guadalhorce. Ya antaño, en la época en que vivía en Granada, recuerdo ver una colonia creciente de cotorras argentinas que anidaba en la zona del barrio de Bobadilla, a la entrada de la Chana, y que me sorprendía por su adaptación al clima de Granada capital, ciertamente más exigente que el de Málaga con sus fríos inviernos con temperaturas bajo cero. A lo largo de este tiempo las colonias de cotorra han crecido de una forma espectacular (y aterradora). La ausencia de predadores naturales, su inteligencia y adaptabilidad, han supuesto una ventaja competitiva frente a otras especies autóctonas que ahora sufren la presión de una población creciente de cotorras. No pueden más que venirme a la cabeza nuestros gorriones comunes (cada vez menos, por desgracia) que, por si no tenían bastante con las tórtolas turcas, ahora han de competir por los recursos (alimento, zonas de nidificación…) con las cotorras.

PACMA planteaba el uso de pienso esterilizante para controlar el crecimiento de las colonias de cotorra. Este método conlleva varios problemas que lo hacen inviable. Por un lado, no es posible asegurar que el 100 % de la población de cotorras llegue a ser estéril. Se podría frenar así el crecimiento de sus poblaciones, pero no aseguraríamos su exterminio local a largo plazo. Por otro lado, es un método no selectivo, por lo que nada nos aseguraría que el pienso no pueda ser ingerido por otras especies que no interese controlar, incluyendo aquellas que están en franca regresión a nivel europeo (como los gorriones). También es un método lento: las cotorras pueden vivir en torno a 15 años, por lo que, aunque llegase a frenarse el crecimiento de sus poblaciones, durante ese tiempo seguirían constituyendo un problema para los ecosistemas (incluyendo agroecosistemas) en los que se encontrasen. Y, además, según indica la SEO, los componentes esterilizantes de estos piensos podrían pasar a otras especies depredadoras, como por ejemplo los halcones peregrinos y otras rapaces que se encuentran en la ciudad y su entorno, perjudicando la viabilidad de sus poblaciones locales.

Por otro lado, otros métodos propuestos, como la captura mediante trampas (de dudosa viabilidad, dado el escaso éxito de capturas en estas aves que, por su inteligencia, son difíciles de engañar), mediante el uso de dardos sedantes (resulta difícil calcular la cantidad de anestesia para aves tan pequeñas, aparte del daño que se harían al caer dormidas, golpeándose con las ramas y el suelo), no son demasiado efectivos. Y habría que cuestionarse también lo ético de, una vez capturadas, qué hacer con esas aves: ¿las encerramos y mantenemos en cautividad de por vida, durante varios lustros? ¿Se “repatrian”, siendo especímenes que han nacido aquí en España, que pueden mostrar comportamiento anómalos y más agresivos que en su lugar de origen, que podrían portar parásitos y enfermedades a las poblaciones locales? Independientemente del coste económico de estas medidas, lo fundamental es que no resultan viables y, por desgracia (como decía en Twitter, a ninguno nos gusta que tengan que sacrificar a estos animales), no dan rápida solución a un problema que está afectando a otras especies autóctonas.

En resumen, que a nadie le gusta ver y saber que hay que sacrificar a unos animales que están aquí porque el hombre decidió traer a sus ascendientes para que sirviesen de animales de compañía. Y que, hartos de ellos, de sus ruidos y chismorreos, los dejasen en libertad para quitarse un problema creando uno mayor para nuestro entorno. El hombre aquí es el culpable directo, está claro. Y lo será también, de forma más o menos directa, cuando el cambio climático, por ejemplo, obligue a migrar o facilite el establecimiento de otras especies alóctonas, o expulse (o extinga) a especies autóctonas. Pero, en cualquier caso, lo primero que deberíamos exigirnos es capacidad de realizar una autocrítica informada, poniendo sobre la mesa todas las variables que entran en juego en este tipo de problemas siempre complejos. Para eso es fundamental informar a la población. Días atrás oía una conversación entre dos ciudadanos en la que mantenían que el virus que estaba matando a las tórtolas del parque Huelin de Málaga lo habían introducido los que querían ver el parque libre de tórtolas y que las próximas iban a ser las cotorras. La ignorancia es lo que deberíamos hacernos mirar.

Para saber más:

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

¿Es segura tu red de LinkedIn?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por avizcaino. Texto original

Hay muchas formas de utilizar las diferentes herramientas sociales que nos ofrece Internet a día de hoy. Entretenimiento, información, conversación… Twitter, Instagram, Youtube, las opciones son múltiples y variadas.

Pero hay una algo diferente: LinkedIn. Esta web social nos ofrece gestionar la identidad profesional. Tiene el foco puesto en las empresas, los negocios y el empleo. Con independencia de la forma en la que cada persona utilice LinkedIn, el punto común es un perfil de usuario basado en el curriculum vitae.

En este escenario los contactos vienen mediados por la experiencia laboral y las destrezas que cada usuario declara con la intención de ampliar e interactuar con su red profesional. Es una agenda de contactos viva, en la que no sólo vamos archivando tarjetas de visita, hojas de vida o cartas de motivación. Todo eso se va actualizando en el tiempo y nos permite conocer la situación y las inquietudes laborales de las personas que forman esa red.

El entramado de relaciones, en el que cada uno de los usuarios es un nodo que conecta otros nodos, se configura con una red entretejida entre centros de formación compartidos, experiencias laborales comunes, interés en puestos de trabajo similares…  Una red virtual de conexiones reales, que tienen su reflejo en el día a día de compañeros de trabajo, clientes y proveedores de productos y servicios, ofertas de empleo, entrevistas comerciales… contratos.

Desde hace algún tiempo veo LinkedIn no sólo como una red de información, también como una red de seguridad. El equilibrio dinámico que supone una carrera profesional a todos nos toca vivir etapas que podemos representar como la escalada a una pared vertical, otras en las que nos vemos paseando por el cable de un funambulista. Y de vez en cuando nos toca hacer de trapecistas: soltar las manos, hacer una pirueta y confiar en que podremos agarrar, al vuelo, la siguiente oportunidad de seguir participando en el gran circo del mercado laboral.

pixabay

No siempre sale bien. Y, a pesar de que hay profesionales más o menos temerarios, conviene tener una buena red. Una red segura que te sujete antes de llegar al suelo. O, si no es posible, que sea capaz de recogerte, al menos, en el segundo bote.

¿Es segura mi red de LinkedIn? No puedes saberlo hasta que no la pruebas. Y, normalmente, como cualquier otro equipo de seguridad, prefieres no tener la oportunidad. En mi caso ocurrió en 2010, cuando me metí en un callejón sin salida y me vi saltando al vacío sin haberlo previsto ni preparado. Pero salió bien para los tiempos que corrían. Un mensaje en LinkedIn sirvió para que varias personas viniesen al rescate y me ayudasen a levantarme.

Aprendí que lo importante de la red no es que sea muy extensa, que también tiene su valor, la clave esté en que tenga nodos fuertes que distribuyan bien la tensión. Esos nodos hay que cuidarlos periódicamente. Sin perder de visa que estamos ante relaciones personales.

Afortunadamente el sector ambiental nos ofrece oportunidades periódicas de hacerlo. Momentos de encuentro donde podemos desvirtualizar a nuestros contactos en redes sociales. Un Congreso Nacional del Medio Ambiente cada dos años marca el ritmo, pero son muchas las jornadas y eventos sectoriales que nos permiten compartir tiempo y espacio.

Porque no se trata solo de escribir convincentes recomendaciones, puntuar las habilidades y conocimientos de otros usuarios, o regalar kudos de vez en cuando. LinkedIn también es la oportunidad para enterarse cuando es la próxima presentación de iAgua o el siguiente sarao de la agenda ambiental. Pero también para saber quién tiene intención de asistir, si me encontraré allí a alguien a quien hace tiempo que no veo, o si alguien con quien me interesaría charlar participa próximamente en algún evento al que yo pueda acudir. Por cierto ¿Cuándo es el próximo greendrinks?

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Mi pueblo más sostenible

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Saraguco. Texto original

El término sostenibilidad tiene su origen en 1987 tras el informe elaborado por la ONU, dónde la idea central mantener la riqueza presente abastecer las necesidades principalmente de los seres humanos sin comprometerlas generaciones futuras.

La propia definición de sostenibilidad podría ser uno de los objetivos fundamentales que tienen las administraciones locales, poder satisfacer las necesidades de sus habitantes sin poner en juego las necesidades el agotamiento de recursos para generaciones futuras.

Las pequeñas localidades cuentan con legislación que pueden servir como base para hacer ciudades o pueblos más sostenibles.

La primera iniciativa que se puede llevar a cabo es la implantación de un sistema de gestión ambiental preferiblemente certificables según modelos normalizados como puede ser la norma ISO 14001 para la gestión ambiental y el Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría: Reglamento (CE) Nº 1221/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2009. Tanto ISO 14001 como Reglamento EMAS son modelos genéricos de gestión ambiental, aplicables a todo tipo de organizaciones incluyendo la administración públ

Sumado a lo anterior, según un informe de la OCDE si no se modifican las políticas actuales en 2050 la mayoría de la población vivirá en las ciudades, es decir será población urbana y ya podemos ver por ejemplo en Madrid por las mañanas en hora punta como van masificados los transportes públicos, grandes atascos de coches y amplias masas humanas que cruzan los pasos de peatones.

La gestión ambiental de las localidades deberá pasar por un compromiso y apuesta:

  • Por las energías renovables
  • Un plan de movilidad sostenible que acoja carriles bici reales
  • Fomentar una economía local a través de una economía circular
  • Construir bajo una planificación que integre e entorno natural
  • Buenos planes de comunicación y educación ambiental

Para aprender mucho más sobre la gestión local te invitamos a participar en el curso online Agenda 21 y Herramientas de Sostenibilidad

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs