Archivo de la categoría: impacto ambiental

Mhito: La Agricultura Ecológica también utiliza plaguicidas


Vamos con una de respuestas cortas, a comentarios que se vierten a menudo en las redes

1.    La AE (agricultura ecológica) también utiliza plaguicidas: cierto

2.    En el listado de plaguicidas de la AE hay productos tóxicos: cierto

3.    Los productos naturales pueden ser tan tóxicos como los de síntesis: cierto

4.    La AE está sometida a los mismos límites de seguridadque la convencional: cierto

5.    Por tanto, la AE tiene el mismo riesgoque la convencional: No tiene por qué. En mi opinión: Falso.

6.    La EFSA hizo un estudio concluyendo que los niveles de plaguicidas en los alimentos no suponen ningún riesgo para la salud humana Falso

La primera afirmación, ampliamente repetida por los contrarios a la AE,  es cierta pero matizable. De hecho, creo que se deberían matizar las tres primeras al mismo tiempo.

Si atendemos al Human health implications of organic food and organic agricultura, European Parlament Research Service, Scientific Foresign Unit, 2016, nos encontramos la siguiente tabla:

El número de sustancias tóxicas en la agricultura ecológica es sustancialmente inferior que en la convencional

Active substances approved in the EU and important toxicological properties according to risk
assessments by EFSA

Es verdad, en la agricultura ecológica hay sustancias tóxicas, 3 sustancias para ser precisos. Una de ellas son las piretrinas, y las otras dos, son sustancias empleadas en trampas para insectos (no en contacto con la planta), por lo que prácticamente estaríamos hablando de una sóla sustancia tóxica en contacto con la planta (piretrinas).

Otra de ellas (cobre) cumple los criterios para ser además de tóxica, persistente y bioacumulable, ya que se acumula en agua y sedimentos, y es tóxico para las algas.

Ahora vamos a decir lo que no hay en agricultura ecológica:

            No hay cancerígenos

            No hay mutagénicos

            No hay tóxicos para la reproducción

Tal como hemos comentado antes, la mayoría de las sustancias aprobadas además no son tóxicas, y en el caso de las tres primeras, serían de clase 3 y 4 (los rangos de toxicidad más baja).
 

Quien siga pensando que la agricultura ecológica es equiparable a la convencional en toxicidad, será que piensa en la posibilidad de que los agricultores ecológicos utilizan las sustancias más tóxicas del listado, y lo hacen abundantemente, incumpliendo la reglamentación que les obliga a utilizarlas de forma excepcional.


Sin embargo los informes de la EFSA muestran sistemáticamente que los productos de la Agricultura Ecológica tienen niveles inferiores de plaguicidas.

Estos son los resultados del informe The 2014 European Union Report on Pesticide Residues in Food, EFSA Journal 2016


Contenido de plaguicidas en A. Convencional y A. Ecológica




Convencional

Ecológica

% de muestras con pesticidas

46,4%

13,6%

% muestras con valores superiores a los legales

2,9%

1,2%


Visto gráficamente:




En la agricultura ecológica se detectaron menos muestras con pesticidas, y menos superaciones de los límites legales
% de muestras con plaguicidas en A. convencional v.s. A Ecológica

 

Del total de residuos encontrados en la AE, se estima que sólo el 9% derivaría del uso de plaguicidas autorizados en el Anexo II. El resto (91%) obedecerían a contaminación natural, contaminación ambiental persistente y contaminación ¿cruzada?. Gráficamente lo veríamos así:



Sólo el 4% de las muestras tenían pesticidas autorizados por la Agricultura Ecológica
Origen de los plaguicidas en Agricultura Ecológica

En cuanto a las muestras de agricultura Ecológica con valores superiores a los legales, este es el "Top Three", que muestra el informe:

         Fosetyl-Al (20 casos)

         Malation (49)

         Cypermetrin (4)

Los tres, son plaguicidas usados en agricultura convencional. Esta es la razón por la que antes hablaba de contaminación ¿cruzada?, ya que es difícil saber cuándo, cómo y por qué se produjo esa contaminación.
 

Respecto al riesgo de los productos agrícolas “en conjunto”:

A pesar de ello, y para tranquilidad de todos, la nota de prensa concluye que el riesgo para la salud a largo plazo es bajo. Esto es tranquilizador, y entra dentro de lo normal, pero no es riguroso decir que no hay “ningún riesgo” como se lee en  algunos artículos.


A este respecto, el informe da algo más de información que la nota de prensa, y concluye (esta vez lo reproduzco en inglés para evitar malentendidos):


“Based on these results, EFSA concluded that the probability of European citizens being exposed to pesticide residues exceeding concentrations that may lead to negative health outcomes was low but for a limited number of samples a possible short-term consumer health risk could not be completely ruled out”.

  

CONCLUSIÓN:

·        La agricultura ecológica utiliza plaguicidas, pero son (en promedio) menos peligrosos que en la convencional.

·        En los productos ecológicos, se encuentran menos muestras con plaguicidas y menos muestras superando el valor límite legal, que en la convencional (y no es porque no se analicen).

·        Las superaciones en agricultura ecológica, no son debidas fundamentalmente a los plaguicidas aprobados en el Anexo II (ese tan demonizado).

 


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Mhito: La agricultura ecológica tiene mayor impacto ambiental (I). Visión general




Antecedentes: Agricultura y medio ambiente

La agricultura provee de los llamados “servicios ecosistémicos”, entre los que se encuentran, la regulación de la calidad del suelo y del agua, secuestro de carbono, biodiversidad, y servicios culturales (fuente, fuente). Además, según la FAO, los excrementos animales pueden ser una fuente importante de nutrientes y de dispersión de semillas y pueden mantener la fertilidad de los suelos en los pastizales.

Pero también son consumidores de servicios ecosistémicos, incluyendo pérdida de hábitat de vida silvestre, escorrentía de nutrientes, sedimentación en vías fluviales, emisiones de gases de efecto invernadero y contaminación por plaguicidas y excrementos. Además, los plaguicidas junto con la homogenización del paisaje pueden reducir la polinización natural.

Agricultura de conservación:

La agricultura de conservación, de acuerdo con la FAO, tiene como objeto “lograr una agricultura sostenible y rentable y en consecuencia dirigida al mejoramiento del sustento de los agricultores mediante la aplicación de los tres principios de la AC: una perturbación mínima del suelo; cobertura permanente del suelo; y la rotación de cultivos”.

Los beneficios ambientales de la AC son los siguientes:

  • Reducción de la erosión del suelo, y de esa manera de los costos de mantenimiento de los caminos y de las plantas hidroeléctricas.
  •  Mejora de la calidad del agua.
  •  Mejora de la calidad del aire.
  •  Incremento de la biodiversidad.
  •  Secuestro de carbono.
Por dar una idea de la importancia de la biodiversidad y del carbono en suelos (en gran medida sustentado por microorganismos), cabe mencionar que la cuarta parte de la biodiversidad de nuestro planeta está en el suelo (FAO). La agricultura tiene una alta incidencia en la disminución de carbono y biodiversidad en suelos.
disminución de materia orgánica por décadas de cultivo agrícola

Agricultura ecológica:

En los foros, tertulias y artículos de opinión, hay una tendencia a reducir todo el reglamento europeo de agricultura ecológica al anexo II. Sin embargo, los principios que rigen la agricultura ecológica son los mismos que la agricultura de conservación, y por tanto, el sello se crea como garantía frente al consumidor de que los productos agrícolas se han producido bajo estas condiciones.
Además, el consumidor tendrá la garantía de que no se han empleado plaguicidas y fitoquímicos distintos de los del anexo II, y que estos últimos se habrán empleado como último recurso, de acuerdo con las condiciones establecidas por el reglamento.

El anexo II es polémico, ya que se excluyen productos de acuerdo a su origen (síntesis). Siendo muy benévolos,  podríamos pensar que, para definir la lista de productos "naturales" incluidos, se tiene en cuenta su impacto, lo que justifica que por ejemplo, la nicotina no esté permitida, o que determinados productos que antes estaban permitidos, ya no lo estén.
Siendo más benévolos aún, podríamos pensar que, la única justificación de que algunos productos se mantengan, por ejemplo los derivados del cobre (que son tóxicos), sea que en determinados casos, no haya otras alternativas "naturales". Esto significaría haber realizado un análisis coste/beneficio. Pero como he dicho, esto sería ser muy benévolos, porque no he hallado rastro de los estudios de impacto pertinentes. Mi opinión es que se ha jugado a ser pragmático, y poner una raya entre un origen y otro es más fácil, y genera menos conflictos con los fabricantes de insumos, que tratar de establecer un ranking de buenos/malos.

Polémicas aparte, la FAO también reconoce el beneficio ambiental de la agricultura ecológica:

http://www.fao.org/organicag/oa-faq/oa-faq6/es/

Os dejo un resumen muy críptico de lo que dice:

  •  En suelos: Enriquecimiento.
  •  Agua: menor contaminación.
  •  Aire: mitigación del efecto invernadero.
  •  Biodiversidad: mejora de los hábitat.
  •  Servicios ecológicos.
También habla de los OMGs, lo justito sin mojarse.
En el repositorio de la FAO podemos encontrar un monográfico relativo a la agricultura ecológica, con la siguiente tabla de impacto ambiental frente a la convencional.

Impacto ambiental de la agricultura ecológica v.s. convencional
FAO: Assessment of organic agriculture's impact on the environment compared to conventional agriculture based on a multi-criteria analysis (2003)

Resumiendo la anterior tabla, podemos concluir que, salvo en la nitrificación de aguas, en todos los impactos, la agricultura ecológica es mejor o igual que la convencional.
Es una revisión bastante antigua, pero a quien quiera estar a la última, le gustará la siguiente revisión de junio de 2015:

Natural Capital impacts in agricultura (FAO 2015)

En la que se comparan los impactos de la agricultura convencional y la orgánica en varios productos y países, una vez “monetizados” obteniendo resultados favorables a la agricultura ecológica. Dejo una imagen de muestra.

En todos los impactos es superior la ecológica, excepto en uso del suelo. En cómputo global la ecológica tiene menor impacto
MONETARY VALUE OF THE OPERATIONAL IMPACTS CAUSED BY PRODUCING ONE TONNE OF WHEAT IN GERMANY



Articulitis:
Habrá quien piense que este apartado está falto de evidencia científica, y que debería haber hecho una exposición de los artículos científicos que llevan a las anteriores conclusiones. También habrá quien diga “pues yo he leído un artículo que dice…” (ver el capítulo de “sobre este blog” en el que hablo de "un artículo que dice....")

A este respecto:
Entiendo que la agricultura de conservación está basada sobradamente en evidencia científica, así que no voy a perder tiempo en este apartado.

La agricultura ecológica sí está en entredicho, por lo que he recurrido a la FAO que ya  realiza sus propias revisiones y  estudios:



Esto me parece más útil y fiable que un toma y daca de "este estudio dice esto" y "este estudio dice lo otro".

No obstante, para saciar los espíritus más científicos, os dejo con la segunda parte


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Mhito: La agricultura ecológica tiene mayor impacto ambiental (II). Artículos Científicos


Impacto Ambiental. Una de artículos científicos.

Tal como comentaba en la anterior entrada (impactoambiental I), tenía pendiente una revisión de artículos científicos en relación al impacto ambiental, y comentar los claroscuros de los artículos científicos. Las revisiones más importantes desde el punto de vista conceptual, me han parecido estas:


-Un meta análisis concluye que muchos artículos pro-ecológica, han contabilizado el impacto por hectárea y no por unidad de producto.

 
-Otra revisión (2015) hace notar que en muchos artículos de análisis de ciclo de vida (ACV) no se han tenido en cuenta las especificidades de la agricultura ecológica, obteniéndose así resultados peores de lo que le corresponde.


-Un meta análisis (2015) concluye que a medida que las muestras son mayores, y los factores empleados de mayor nivel (es decir, a medida que los datos son mejores), más favorables son para la agricultura ecológica.


Este meta análisis, sobre 107 estudios y 360 observaciones también aprecia mayores publicaciones científicas a favor que en contra de la agricultura orgánica.

El 89% concluye menor impacto en la agricultura convencional
Measuring the environmental effects of organic farming: A meta-analysis of structural variables in empirical research
Ki Song Lee a , Young Chan Choe b, * , Sung Hee Park b, Elsevier (2015)


Parece que en el peso científico, va ganando la agricultura ecológica, aunque algunos se empeñen en lo contrario.

Por lo que haya podido aparecer después de 2015, yo mismo he hecho una búsqueda, según palabras clave (agricultura orgánica, convencional, greenhousegases, life cicle análisis....). La práctica totalidad de las búsquedas las he hecho en sciencedirect, y una sola en springer. Aunque no tenga validez científica, me ha servido para darme una idea, de lo que me haya podido dejar.




Estos son los resultados de títulos revisados, abstracts revisados, artículos con conclusiones al respecto, así como el número de artículos posicionados a favor de la agricultura ecológica, de la convencional y artículos que no encuentran diferencia.



Títulos revisados
111
Abstracts revisados
53
Con conclusiones
13
A favor orgánica
10
A favor convencional
2
Sin diferencias
1




Advierto de que he tratado de ser riguroso con los que dan como positivos a la agricultura ecológica, excluyendo los que se han calculado por hectárea.



En la lectura de los que no eran de pago, he apreciado que a menudo no se considera el carbono absorbido en el suelo, lo que perjudica a la agricultura ecológica. Además hay problemas en los factores específicos de N2O, y en la definición del "alcance" en este insumo, cuando proviene de residuos de animales. No he excluido un artículo a favor de la agricultura convencional, que reconocía problemas en estos factores y no he podido comprobarlos en los otros dos en que la ecológica no salía beneficiada.



También he encontrado científicos discutiéndose unos a otros si "tal artículo que escribiste" era conceptualmente correcto o no. Y es que el cálculo del impacto ambiental, aunque parezca sencillo, tiene sus claros, sus oscuros, y sus zonas de incertidumbre.

Así que, mientras no haya grandes avances en meta análisis, a poder ser, sobre artículos con alcances bien detallados y sobre analíticas específicas (por climatología, tipo de suelo, etc.), me sigo quedando con lo que dice la FAO (ver entrada anterior) y dice que sí, que la agricultura ecológica, es ecológica.


A quien esté pensando que, una cosa es impacto ambiental, y otra el uso del suelo (ya que la AE tiene una productividad inferior) le comentaré que la mayoría de los Análisis de Ciclo de Vida ya han considerado el uso del suelo, aunque podamos estar o no de acuerdo con la ponderación que se le da. En próximas entradas trataré el tema.


Y aprovecho para hacer mi “cherry picking” particular, os dejo con dos huellas de carbono de numerosos productos agrícolas que me parecen de interés porque:

          

  • Se han hecho en nuestra tierra.
  • Se emplean factores de emisión/absorción específicos previos.


Resultado, todos salen a favor de la agricultura orgánica excepto el arroz, que sale peor por las emisiones de metano.









Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

¿Cuántas toneladas de material recuperado se quemaron en 2016?

Extinción de incendio en planta de envases recuperados para reciclar

2016 ha sido un año muy negro para la gestión de residuos en España. Las alarmas saltaron con el incendio de Seseña, poniendo de manifiesto –una vez más- que la complacencia del sector no se corresponde con la realidad. Sin contar la acumulación ilegal de neumáticos, más de veinte instalaciones de gestión de residuos fueron pasto de las llamas en 2016.

Un drama económico, social y ambiental que debería hacernos reflexionar sobre muchas cuestiones. En esta ocasión me voy a centrar en la trazabilidad de la información y los datos sobre reciclaje. Y mi duda es ¿cuántas toneladas de material recuperado se quemaron en 2016?

¿Por qué me planteo esta pregunta? Mira la foto que ilustra la entrada. ¿Qué ves? Toneladas de materiales prensados calcinados. Una gran cantidad de residuos de envases que podrían haberse reciclado pero se encontraron con las llamas. El resultado de todo el esfuerzo de separación, recogida selectiva, clasificación de residuos, prensado y transporte convertido en humo y cenizas. Las opciones de valorizar todos esos materiales volatilizadas justo cuando estaban a punto de dejar de ser residuos para convertirse en materias primas.

Porque el reciclaje no ocurre en el contenedor amarillo. En el momento en que depositamos nuestros residuos en los contenedores empieza un complejo proceso. Tras la recogida los residuos se transportan a una planta de clasificación. Allí, básicamente se separan por tipos de materiales en grandes fardos, balas prensadas… como los de la foto siguiente.

Y esto tampoco es reciclaje: es la recuperación de materiales. A partir de estas plantas de clasificación estos grandes paquetes son transportados a otros centros de gestión donde se vuelven a procesar con el objetivo de mejorar la calidad final del material. De la planta de clasificación salen con un porcentaje importante de impropios, por lo que suelen ir a instalaciones especializadas en el tipo de material mayoritario, de forma que se consiguen calidades atractivas para otras industrias donde sí se utilizarán los residuos como materias primas.

Esas instalaciones especializadas que reciben papel y cartón, latas, bricks, envases de plástico… -tanto de plantas de clasificación de residuos de envases como de otros orígenes- y los procesan para convertir ese material recuperado en una materia prima que cierre el ciclo del reciclaje. El drama es que muchas de las plantas de residuos que han ardido de este verano son de este tipo de instalaciones.

¿Cómo vamos a contabilizar las pérdidas? El material salió como recuperado de las instalaciones de clasificación de residuos -y así constará en las estadísticas de reciclajepero que nunca llegó a cerrar el ciclo: humo, cenizas, lixiviados, escorias a vertedero. Toneladas de plástico, latas, botellas, bricks, cartones… que eran materiales recuperados pasaron a ser impactos ambientales, sociales y económicos. El sueño de la economía circular convertido en su peor pesadilla: la cadena rota por el eslabón más débil.

Y no hay forma de compensarlo. Sí, optimizando la recogida para una mejor gestión de residuos podemos prevenir daños futuros, pero la contaminación causada ya no se puede evitar: paliaremos sus efectos o repararemos los daños… pero el valor contenido en los materiales, el esfuerzo y el talento puestos en su recuperación, esos no volverán. El poder de la colaboración no es sólo hacer campañas publicitarias distrayendo la atención sobre las deficiencias del reciclaje, también toca asumir responsabilidades.

¿Conoceremos algún día cuántas toneladas de material recuperado se quemaron en 2016 sin llegar a reciclarse? Quizá no son un porcentaje significativo del total de los residuos gestionados, pero sería bueno que en futuras estadísticas o informes anuales sobre reciclaje se informase al respecto. Sería una interesante contribución de los agentes de la cadena de valor de los residuos de envases para facilitar el estudio del problema de los incendios en las plantas de gestión y nos ayudaría comprender mejor el problema. Entre otras cosas, porque es la única manera de dimensionarlo y proponer soluciones adecuadas.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

MUERTOS ECOLÓGICOS.

Fuente: propia La muerte es el hito final de la vida de todo ser humano. Un hecho ineludible que pone fin a nuestras vidas y que, puesto que para muchos es un tema tabú o escabroso a tratar, no se analiza con todo el rigor y la debida amplitud desde los distintos puntos de vista, y entre ellos el ambiental, algo que desde luego es un error grave, tal y como veremos más adelante. Visto el

Puedes leer y comentar el artículo completo en: La Calidad Ambiental.

MUERTOS ECOLÓGICOS.

Fuente: propia La muerte es el hito final de la vida de todo ser humano. Un hecho ineludible que pone fin a nuestras vidas y que, puesto que para muchos es un tema tabú o escabroso a tratar, no se analiza con todo el rigor y la debida amplitud desde los distintos puntos de vista, y entre ellos el ambiental, algo que desde luego es un error grave, tal y como veremos más adelante. Visto el

Puedes leer y comentar el artículo completo en: La Calidad Ambiental.