Archivo de la categoría: impacto ambiental

La agricultura ecológica ¿puede alimentar al mundo?.

La agricultura ecológica ¿puede alimentar al mundo?.
semillas brotando

Esta es una pregunta controvertida, detrás de la cual se esconden otras, como por ejemplo ¿si nos pasásemos a la agricultura ecológica….
cuántas selvas deberíamos deforestar?.

Puestos a preguntar, podríamos preguntarle también a la agricultura convencional, ¿podrá la agricultura convencional alimentar al mundo en el futuro? ¿y actualmente puede alimentar al mundo?
Esta es pregunta trampa, técnicamente sabemos que sí, pero en la práctica no lo hace, ya que la barrera no es técnica….
También podríamos preguntarnos a nosotros mismos ¿Cuántas selvas salvaríamos si los campos dedicados a cerveza y vino los dedicásemos a alimentar al mundo?
Y es que, hay quien piensa que la agricultura ecológica es una “comida para pijos”. En este sentido, no me cabe duda de que, los afortunados que podemos tomar cerveza y vino (ecológico o no), y conducir coches, y usar móviles, somos unos pijos, y gracias a nuestros caprichos, además de estar destrozando el planeta, estamos matando de hambre, de enfermedades y de guerras a otros, y a veces a nosotros mismos.

Dado el limitado papel que tiene actualmente la agricultura ecológica, tardé bastante en plantearme el problema de la seguridad alimentaria. Mientras la agricultura ecológica juegue un papel modesto, no me parecía mala idea que los países “pijos” dejemos de contaminar, y de sobre-producir alimentos. Al fin y al cabo, visto de forma burda, podía dar una opción a aquellas tierras y pueblos que, por falta de competitividad, se están abandonando en muchos países desarrollados. Apostar por vender calidad en vez de precio, no es una mala opción en este mundo en el que los agricultores apenas cubren gastos, ni cuando la cosecha es mala (porque no producen) ni cuando es buena (porque los precios se hunden).

Sin embargo, el menor rendimiento de la agricultura ecológica es un tema que cada vez preocupa y me preocupa más. A medida que la Agricultura Ecológica se extienda, más importante será esta pregunta junto con otras preguntas:
  • ¿Qué papel tendrán en el futuro los distintos modos de agricultura ecológica”?
  • ¿Algún día la Agricultura Ecológica y la convencional tenderán a un punto en común? ¿o deberán ser complementarias?
  • ¿La necesidad de nitrógeno hará que la Agricultura ecológica permita añadir ciertos porcentajes de fertilizante sintéticos, siempre que se mantengan determinadas prácticas de protección del suelo?
  • ¿Tendrán los transgénicos un papel relevante en esta nueva agricultura ecológica?
He encontrado estudios que analizan algunas de estas cuestiones, pero me han parecido demasiado antiguos para enlazarlos.
Hechas estas reflexiones, trataré de resumir lo que a nivel científico "creo" que hay al respecto de los rendimientos de la agricultura ecológica.

Aunque muchos artículos  concluyen que el rendimiento de la ecológica es entre un 8 y un 25% inferior a la convencional, un reciente meta estudio: “Diversification practices reduce organic to conventional yield gap” concluye que en promedio, la agricultura ecológica tiene un rendimiento un 19,2% inferior. Sin embargo, esta diferencia varía según el tipo de producto cultivado, habiendo productos en los que la diferencia es muy baja, y otros, llega al 30%.
Esto me lleva a pensar nuevamente en un futuro papel combinado AE/AC, en función del tipo de cultivo, tamaño de granja, lugar geográfico….
Además, concluye que, aplicando adecuadamente las técnicas de diversificación y rotación la brecha disminuiría hasta el 4-5%.
Lógicamente, hay quien piensa que, en la medida en que estas técnicas puedan implantarse en los sistemas convencionales, la brecha volvería a aproximarse al 20%.

¿Y qué dice la FAO?
Dice que, aunque es necesaria una mayor evidencia científica, parece que la agricultura ecológica ofrece rendimientos menores en los países más industrializados, y rendimientos mayores en las zonas de secano, con bajos insumos.
Vaya, de confirmarse, podría ser una opción para dar opciones a los agricultores locales de las regiones más pobres....pero como dice la FAO, hacen falta más evidencias.

En otra entrada, discutiré sobre si producir más para tirarlo, y más barato, y más cereales, sirve para paliar el hambre, para generar más obesidad  (muere más gente por obesidad que por hambre) o para arruinar más agricultores. Advierto de que aún no lo tengo claro.




Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

La verdadera Smart City – Parte 2.

Si nos ponemos a hablar de Smart City y no terminamos hablando de medio ambiente, el artículo que comenzamos el año pasado no tendría cabida en este blog, y nuestro repaso por este concepto quedaría más que incompleto. En este punto, alguno de los que haya leído el anterior artículo preguntará: ¿y qué tiene que ver una Smart City con el medio ambiente?.... Pues bien, lo tiene que ver todo. El

Puedes leer y comentar el artículo completo en: La Calidad Ambiental.

Un producto ecológico transportado “X” kilómetros, no puede ser ecológico



Vaya por delante que soy fiel defensor del comercio y del consumo de productos locales, pero cuando se repite el mantra de “un producto ecológico transportado X kilómetros, no puede ser ecológico…”, siempre me pregunto:

-¿cuántos kilómetros deberían definir esa “X”?

-La reflexión de si es ecológico o no, se hace...¿comparado con qué?.


Ese ¿comparado con qué? es muy importante. Entiendo que la agricultura ecológica debería ser lo más ecológica posible, y lo más ejemplar (si se me permite), pero no podemos pecar de ingenuos y pensar que podemos regular el mercado internacional (ahí está Donald Trump intentándolo, ya veremos si le va mejor que a Fidel Castro…), ni podemos exigir que la agricultura ecológica sea totalmente prístina y utópica, mientras la agricultura convencional hace más turismo que un nuevo rico:



La agricultura convencional también recorre kilómetros, ejemplo espárragos de navarra procedentes del Perú
Espárragos "de Navarra" cultivados en Perú, ( +Reyno Gourmet )
Ya que, si quisiéramos que lo que comemos tuviera un impacto igual a cero, deberíamos dejar de comer. Aunque nos venga mal, el planeta se vería muy beneficiado. 

Ese comparado con qué, es el que hay que ponderar, y se pueden dar varias situaciones, por lo que sólo se puede responder haciendo hipótesis de escenarios.

Hace poco, se criticaba en la radio, que haya tomates ecológicos de Almería que se venden en Alemania (pecado mortal, por lo que parece). Para ver si esto es “criticable” o no, debemos preguntarnos qué comprarían esos Alemanes si no dispusiesen de “esos” tomates ecológicos viajados, y calcular el “impacto marginal”, que no es más que comparar el impacto de dos opciones.

Sería mejor que los Alemanes, en vez de tomates ecológicos de Almería comprasen....

1-¿tomate convencional de Almería?. Supongo que no.

2-¿tomate ecológico Alemán ?. Supongo que sí

3-¿tomate convencional Alemán?.  Pues depende 

Veamos pues: 

1: TOMATES ECOLÓGICOS O CONVENCIONALES DE ALMERÍA EN ALEMANIA.

Ya que los alemanes no pueden cubrir su elevada demanda de tomates con producción interior, si no comprasen tomates ecológicos almerienses, lo más probable es que siguiesen comprando tomates de Almería, pero en este caso convencionales. Este sería casi seguro el resultado de imponer a la agricultura ecológica una limitación de kilómetros, tal como pretenden algunas personas críticas con este sistema.

En este caso, el transporte no afecta (o afecta por igual a ambas opciones), por lo que el tomate ecológico seguirá siendo más ecológico que el convencional (si partimos de esa premisa, que yo creo más que justificada…), tanto en Almería como en Alemania.

2: TOMATES ECOLÓGICOS DE ALMERÍA O TOMATES ECOLÓGICOS ALEMANES EN ALEMANIA.
Otra posibilidad, quizá minoritaria, pero posible al fin y al cabo, sería que, en caso de no haber tomates ecológicos Almerienses en Alemania, éstos, decidieran comprar más tomates ecológicos Alemanes, fomentando así la producción ecológica Alemana.
En este caso, en general (salvo que los sistemas de producción en Alemania y Almería fuesen muy diferentes), la opción alternativa es mejor que la compra de tomates ecológicos Almerienses, ya que los segundos llevan asociado transporte.

3: TOMATES ECOLÓGICOS DE ALMERÍA O TOMATES CONVENCIONALES ALEMANES EN ALEMANIA

También habrá quien, en caso de no disponer de esos tomates ecológicos almerienses, comprase tomates convencionales locales. Esto nos plantea un dilema, ¿Cuál tendría menor impacto ambiental?:

  • El que se produjo en convencional pero es “local”, y no lleva asociado transporte

  • El que se produjo en ecológico (ahorrando CO2 y aporte de tóxicos, mejorando la biodiversidad) pero ha recorrido más de 2.000 Kilómetros

En este caso habría que comparar los impactos ambientales de uno y de otro en sus distintas producciones (convencional vs ecológico), y al ecológico sumarle el impacto ambiental del transporte. Imposible saberlo, sin hacer antes un análisis de ciclo de vida de cada uno.

Competición 3 SIMPLIFICADA:
Ya que la diferencia entre un tomate y otro es el transporte a larga distancia, cuyo efecto principal es la emisión de CO2, podemos hacer una simplificación, olvidándonos de todas las ventajas ambientales de la producción ecológica, excepto las relacionadas con el CO2, y hacer este sencillo balance:
 
  • Cuanto CO2 ahorra el cultivo ecológico.
  •  Cuanto CO2 emite de más el transporte a larga distancia.


Partiendo del artículo que veíamos en la anterior entrada, en la que:



  • Una tonelada de trigo ecológico emite  132 kg de CO2 menos que el convencional
  • Una tonelada de verduras ecológicas ahorra 77 kg de CO2


El cálculo es relativamente sencillo, si tenemos en cuenta los datos del “Estudio del transporte marítimo, por carretera y ferroviario en España mediante modelos numéricos para el análisis de costes”:

Un barco consume aprox. 3,08 gr de gasoil, para transportar una tonelada, un kilómetro. Esto equivale aprox. a 10,3 gr de CO2
Un camión consume aprox. 15,8 gr de Gasoil, para transportar una tonelada, un kilómetro. Esto equivale aprox. a 52,9 gr de CO2
 Con todo lo anterior, el CO2 ahorrado en la producción ecológica, se emitiría en transporte alcanzados los siguientes kilómetros:

            Para el trigo: 2.500 kilómetros en camión, o 12.800 km en barco.

No es que vayamos a llevarlo en barco a Alemania, pero da una idea de hasta donde podríamos enviar el trigo ecológico en barco, sin emitir más de lo ahorrado.


            Para las verduras: 1.500 km en camión, o 7.500 km en barco.

Algo parecido a esto, hicieron en el siguiente artículo “decisions to reduce greenhouse gases from agriculture and product transport: LCA casestudy of organic and conventional wheat”, en el que concluían que el trigo ecológico, en las condiciones analizadas, ahorraba 30 kgr de CO2 por tonelada, lo que, según sus estimaciones, daba para transportarlo 420 km más lejos que el convencional.

Conclusiones:

  •             Generalmente, en mi opinión, lo ideal es consumir local (por muchos motivos)…
  •             Por tanto, sería mejor comprar ecológico local, que ecológico lejano….
  •             Cuando podemos elegir convencional local o ecológico lejano, se nos plantea un problema de cálculo….
  •             En términos de CO2, se puede estimar el límite en km en el que el ecológico pasa a ser peor que el convencional…

Y en definitiva

            En cualquier caso, cabe recordar que ese límite de km estimado, es el número de kilómetros de más que puede hacer el ecológico respecto al convencional, que recordemos, también es viajero.....

La carne en el supermercado tiene diversas procedencias
Un día cualquiera en el Super. Carne de España, Polonia, Alemania, Dinamarca.....
 Nota: he hecho pequeños cambios de redacción tras publicar, ya que las frases demasiado largas encajaban mal en dispositivos móviles.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

DIGAMOS QUE HABLO DE MADRID

Analizando el impacto ambiental de una Smart City y las posibilidades de alcanzar la Sostenibilidad de la misma, necesaria para poder denominar la misma como Smart, me propuse en el post sobre "Smart Cities – Parte 2" realizar un análisis de una de las principales ciudades de España, y una de mis favoritas: MADRID. La alta disponibilidad de datos y las ganas enormes de profundizar en este

Puedes leer y comentar el artículo completo en: La Calidad Ambiental.

Mhito: La Agricultura Ecológica también utiliza plaguicidas


Vamos con una de respuestas cortas, a comentarios que se vierten a menudo en las redes

1.    La AE (agricultura ecológica) también utiliza plaguicidas: cierto

2.    En el listado de plaguicidas de la AE hay productos tóxicos: cierto

3.    Los productos naturales pueden ser tan tóxicos como los de síntesis: cierto

4.    La AE está sometida a los mismos límites de seguridadque la convencional: cierto

5.    Por tanto, la AE tiene el mismo riesgoque la convencional: No tiene por qué. En mi opinión: Falso.

6.    La EFSA hizo un estudio concluyendo que los niveles de plaguicidas en los alimentos no suponen ningún riesgo para la salud humana Falso

La primera afirmación, ampliamente repetida por los contrarios a la AE,  es cierta pero matizable. De hecho, creo que se deberían matizar las tres primeras al mismo tiempo.

Si atendemos al Human health implications of organic food and organic agricultura, European Parlament Research Service, Scientific Foresign Unit, 2016, nos encontramos la siguiente tabla:

El número de sustancias tóxicas en la agricultura ecológica es sustancialmente inferior que en la convencional

Active substances approved in the EU and important toxicological properties according to risk
assessments by EFSA


Es verdad, en la agricultura ecológica hay sustancias tóxicas, 3 sustancias para ser precisos. Una de ellas son las piretrinas, y las otras dos, son sustancias empleadas en trampas para insectos (no en contacto con la planta), por lo que prácticamente estaríamos hablando de una sóla sustancia tóxica en contacto con la planta (piretrinas).

Otra de ellas (cobre) cumple los criterios para ser además de tóxica, persistente y bioacumulable, ya que se acumula en agua y sedimentos, y es tóxico para las algas.

Ahora vamos a decir lo que no hay en agricultura ecológica:

            No hay cancerígenos

            No hay mutagénicos

            No hay tóxicos para la reproducción

Tal como hemos comentado antes, la mayoría de las sustancias aprobadas además no son tóxicas, y en el caso de las tres primeras, serían de clase 3 y 4 (los rangos de toxicidad más baja).
 

Quien siga pensando que la agricultura ecológica es equiparable a la convencional en toxicidad, será que piensa en la posibilidad de que los agricultores ecológicos utilizan las sustancias más tóxicas del listado, y lo hacen abundantemente, incumpliendo la reglamentación que les obliga a utilizarlas de forma excepcional.


Sin embargo los informes de la EFSA muestran sistemáticamente que los productos de la Agricultura Ecológica tienen niveles inferiores de plaguicidas.

Estos son los resultados del informe The 2014 European Union Report on Pesticide Residues in Food, EFSA Journal 2016


Contenido de plaguicidas en A. Convencional y A. Ecológica




Convencional

Ecológica

% de muestras con pesticidas

46,4%

13,6%

% muestras con valores superiores a los legales

2,9%

1,2%


Visto gráficamente:




En la agricultura ecológica se detectaron menos muestras con pesticidas, y menos superaciones de los límites legales
% de muestras con plaguicidas en A. convencional v.s. A Ecológica

 

Del total de residuos encontrados en la AE, se estima que sólo el 9% derivaría del uso de plaguicidas autorizados en el Anexo II. El resto (91%) obedecerían a contaminación natural, contaminación ambiental persistente y contaminación ¿cruzada?. Gráficamente lo veríamos así:



Sólo el 4% de las muestras tenían pesticidas autorizados por la Agricultura Ecológica
Origen de los plaguicidas en Agricultura Ecológica

En cuanto a las muestras de agricultura Ecológica con valores superiores a los legales, este es el "Top Three", que muestra el informe:

         Fosetyl-Al (20 casos)

         Malation (49)

         Cypermetrin (4)

Los tres, son plaguicidas usados en agricultura convencional. Esta es la razón por la que antes hablaba de contaminación ¿cruzada?, ya que es difícil saber cuándo, cómo y por qué se produjo esa contaminación.
 

Respecto al riesgo de los productos agrícolas “en conjunto”:

A pesar de ello, y para tranquilidad de todos, la nota de prensa concluye que el riesgo para la salud a largo plazo es bajo. Esto es tranquilizador, y entra dentro de lo normal, pero no es riguroso decir que no hay “ningún riesgo” como se lee en  algunos artículos.


A este respecto, el informe da algo más de información que la nota de prensa, y concluye (esta vez lo reproduzco en inglés para evitar malentendidos):


“Based on these results, EFSA concluded that the probability of European citizens being exposed to pesticide residues exceeding concentrations that may lead to negative health outcomes was low but for a limited number of samples a possible short-term consumer health risk could not be completely ruled out”.

  

CONCLUSIÓN:

·        La agricultura ecológica utiliza plaguicidas, pero son (en promedio) menos peligrosos que en la convencional.

·        En los productos ecológicos, se encuentran menos muestras con plaguicidas y menos muestras superando el valor límite legal, que en la convencional (y no es porque no se analicen).

·        Las superaciones en agricultura ecológica, no son debidas fundamentalmente a los plaguicidas aprobados en el Anexo II (ese tan demonizado).



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Mhito: La agricultura ecológica tiene mayor impacto ambiental (I). Visión general




Antecedentes: Agricultura y medio ambiente

La agricultura provee de los llamados “servicios ecosistémicos”, entre los que se encuentran, la regulación de la calidad del suelo y del agua, secuestro de carbono, biodiversidad, y servicios culturales (fuente, fuente). Además, según la FAO, los excrementos animales pueden ser una fuente importante de nutrientes y de dispersión de semillas y pueden mantener la fertilidad de los suelos en los pastizales.

Pero también son consumidores de servicios ecosistémicos, incluyendo pérdida de hábitat de vida silvestre, escorrentía de nutrientes, sedimentación en vías fluviales, emisiones de gases de efecto invernadero y contaminación por plaguicidas y excrementos. Además, los plaguicidas junto con la homogenización del paisaje pueden reducir la polinización natural.

Agricultura de conservación:

La agricultura de conservación, de acuerdo con la FAO, tiene como objeto “lograr una agricultura sostenible y rentable y en consecuencia dirigida al mejoramiento del sustento de los agricultores mediante la aplicación de los tres principios de la AC: una perturbación mínima del suelo; cobertura permanente del suelo; y la rotación de cultivos”.

Los beneficios ambientales de la AC son los siguientes:

  • Reducción de la erosión del suelo, y de esa manera de los costos de mantenimiento de los caminos y de las plantas hidroeléctricas.
  •  Mejora de la calidad del agua.
  •  Mejora de la calidad del aire.
  •  Incremento de la biodiversidad.
  •  Secuestro de carbono.
Por dar una idea de la importancia de la biodiversidad y del carbono en suelos (en gran medida sustentado por microorganismos), cabe mencionar que la cuarta parte de la biodiversidad de nuestro planeta está en el suelo (FAO). La agricultura tiene una alta incidencia en la disminución de carbono y biodiversidad en suelos.
disminución de materia orgánica por décadas de cultivo agrícola

Agricultura ecológica:

En los foros, tertulias y artículos de opinión, hay una tendencia a reducir todo el reglamento europeo de agricultura ecológica al anexo II. Sin embargo, los principios que rigen la agricultura ecológica son los mismos que la agricultura de conservación, y por tanto, el sello se crea como garantía frente al consumidor de que los productos agrícolas se han producido bajo estas condiciones.
Además, el consumidor tendrá la garantía de que no se han empleado plaguicidas y fitoquímicos distintos de los del anexo II, y que estos últimos se habrán empleado como último recurso, de acuerdo con las condiciones establecidas por el reglamento.


El anexo II es polémico, ya que se excluyen productos de acuerdo a su origen (síntesis). Siendo muy benévolos,  podríamos pensar que, para definir la lista de productos "naturales" incluidos, se tiene en cuenta su impacto, lo que justifica que por ejemplo, la nicotina no esté permitida, o que determinados productos que antes estaban permitidos, ya no lo estén.
Siendo más benévolos aún, podríamos pensar que, la única justificación de que algunos productos se mantengan, por ejemplo los derivados del cobre (que son tóxicos), sea que en determinados casos, no haya otras alternativas "naturales". Esto significaría haber realizado un análisis coste/beneficio. Pero como he dicho, esto sería ser muy benévolos, porque no he hallado rastro de los estudios de impacto pertinentes. Mi opinión es que se ha jugado a ser pragmático, y poner una raya entre un origen y otro es más fácil, y genera menos conflictos con los fabricantes de insumos, que tratar de establecer un ranking de buenos/malos.

Polémicas aparte, la FAO también reconoce el beneficio ambiental de la agricultura ecológica:

http://www.fao.org/organicag/oa-faq/oa-faq6/es/

Os dejo un resumen muy críptico de lo que dice:

  •  En suelos: Enriquecimiento.
  •  Agua: menor contaminación.
  •  Aire: mitigación del efecto invernadero.
  •  Biodiversidad: mejora de los hábitat.
  •  Servicios ecológicos.
También habla de los OMGs, lo justito sin mojarse.
En el repositorio de la FAO podemos encontrar un monográfico relativo a la agricultura ecológica, con la siguiente tabla de impacto ambiental frente a la convencional.

Impacto ambiental de la agricultura ecológica v.s. convencional
FAO: Assessment of organic agriculture's impact on the environment compared to conventional agriculture based on a multi-criteria analysis (2003)

Resumiendo la anterior tabla, podemos concluir que, salvo en la nitrificación de aguas, en todos los impactos, la agricultura ecológica es mejor o igual que la convencional.
Es una revisión bastante antigua, pero a quien quiera estar a la última, le gustará la siguiente revisión de junio de 2015:

Natural Capital impacts in agricultura (FAO 2015)

En la que se comparan los impactos de la agricultura convencional y la orgánica en varios productos y países, una vez “monetizados” obteniendo resultados favorables a la agricultura ecológica. Dejo una imagen de muestra.

En todos los impactos es superior la ecológica, excepto en uso del suelo. En cómputo global la ecológica tiene menor impacto
MONETARY VALUE OF THE OPERATIONAL IMPACTS CAUSED BY PRODUCING ONE TONNE OF WHEAT IN GERMANY



Articulitis:
Habrá quien piense que este apartado está falto de evidencia científica, y que debería haber hecho una exposición de los artículos científicos que llevan a las anteriores conclusiones. También habrá quien diga “pues yo he leído un artículo que dice…” (ver el capítulo de “sobre este blog” en el que hablo de "un artículo que dice....")

A este respecto:
Entiendo que la agricultura de conservación está basada sobradamente en evidencia científica, así que no voy a perder tiempo en este apartado.

La agricultura ecológica sí está en entredicho, por lo que he recurrido a la FAO que ya  realiza sus propias revisiones y  estudios:



Esto me parece más útil y fiable que un toma y daca de "este estudio dice esto" y "este estudio dice lo otro".

No obstante, para saciar los espíritus más científicos, os dejo con la segunda parte


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.