Archivo de la categoría: impacto ambiental

El reciclaje no sirve para contrarrestar las emisiones de los tubos de escape

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Quizá has visto una campaña publicitaria que dice que “por cada 6 latas o botellas de plástico que reciclas contrarrestas 10 minutos de un tubo de escape”. Es sencillamente mentira: un mensaje erróneo dirigido a confundir a la población y utilizar tu conciencia ambiental en favor de un modelo de negocio insostenible. En los siguientes párrafos te explico por qué.

En primer lugar destacar que las emisiones de los tubos de escape son un flujo contaminante diferente de los envases de usar y tirar. No podemos compensar los efectos de un flujo con el otro. Es como si tienes tos y te rascas un pie. Qué duda cabe que rascarse el pie reporta cierta satisfacción, pero no viene a solucionar el problema de la tos. Vamos por partes.

Las emisiones de los tubos de escape provienen, fundamentalmente, de la combustión de combustibles fósiles en el motor de los vehículos. El gesto de conducir un coche diésel o gasolina tiene una serie de impactos sobre el medio ambiente que simplificamos en:

  • Consumo de recursos fósiles: para poder repostar combustible hemos tenido que extraer petróleo de un yacimiento lejano, transportarlo, refinarlo, extraer la fracción que acabará en el surtidor de la gasolinera, llevarla hasta allí…
  • Emisión de contaminantes atmosféricos: el motor del choche quema el combustible en un proceso rápido que emite a la atmósfera los gases y partículas en los que se han convertido el gasóleo o la gasolina (entre otras cosas): dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno, compuestos volátiles y partículas.

Contrarrestar quiere decir paliar o neutralizar el efecto de algo. Y aquí viene el problema. ¿Cómo contrarrestamos los impactos causados por las emisiones de los tubos de escape? Por no complicar mucho las cosas:

  • Devolviendo petróleo a los yacimientos de los que lo extrajimos.
  • Retirando los contaminantes de la atmósfera.

Pasemos a estudiar cómo el reciclaje de los envases adheridos a la empresa que realiza la campaña publicitaria consigue devolver petróleo o retirar contaminantes de la atmósfera. Para ello hay que empezar por entender que los envases generan sus propios impactos:

  • Consumo de materias primas: en algunos casos (como los plásticos) el mismo recurso fósil (petróleo) que los combustibles de los coches. Para los envases metálicos necesitamos recurrir también a materias primas no renovables que, igualmente, hay que extraer en minas, procesar, llevar a centros de producción y, allí, fabricar los envases.
  • Generación de residuos: los envases cumplen su función y se convierten en residuos. El problema es que para poder preservar el producto están fabricados de materiales que no pueden ser descompuestos por los seres vivos y o bien se degradan muy lentamente o bien permanecen en los ecosistemas para siempre rompiéndose en partes cada vez más pequeñas. Esto genera problemas como los microplásticos.
  • Emisión de contaminantes atmosféricos: quizá es obvio, pero tanto la fabricación de envases como su distribución y la gestión de sus residuos implican emisiones a la atmósfera, tanto en las chimeneas de las fábricas que procesan las materias primas como en los vehículos que transportan los envases, productos envasados y residuos de un lado para otro.

¿Conseguimos devolver las materias primas a su origen y retirar contaminantes de la atmósfera depositando envases usados al contenedor amarillo?

La respuesta rápida es no. La larga nos habla de que después de que nosotros tiremos nuestros residuos tiene que venir un camión a por el contenido de ese contenedor, llevarlo a una planta de clasificación, de allí transportarlo a otra de recuperación, y (si ninguna de las dos sale ardiendo), una parte de lo que depositamos en el contenedor amarillo acabará siendo nuevamente materia prima. Para todo ello hace falta transporte y procesos industriales. Con sus correspondientes impactos y emisiones contaminantes.

Dejar las latas vacías en el contenedor amarillo no elimina gases o partículas contaminantes de la atmósfera. Llevarlas en un camión a una planta de clasificación (mezcladas con otras cosas recogidas en el contenedor amarillo) tampoco reduce el CO2 o los óxidos de nitrógeno. Procesar todos esos residuos en procesos industriales no disminuye la contaminación y volver a transportarlos a alguna parte donde, finalmente, puedan ser utilizados como materia prima tampoco.

En el mejor de los casos, como resultado del proceso podemos conseguir que parte de los materiales recogidos selectivamente y reciclados vuelvan a ser materias primas que podemos utilizar para fabricar nuevos productos. Pero esto no compensa el agujero que hicimos para sacarlas originalmente. Sí puede reducir la necesidad de extraer materiales de nuevo. Pero, desgraciadamente, no es un ciclo perfecto. Sólo una parte del residuo volverá a ser materia prima. Si conseguimos evitar que un recurso no renovable acabe en el vertedero el esfuerzo merece la pena. Pero no contrarresta las emisiones de los tubos de escape.

El reciclaje puede reducir la necesidad de materias primas, combustibles y dar salida a los residuos. Pero no compensa los impactos de producir los envases. Comparativamente sí genera menos impacto a la atmósfera fabricar nuevos envases a partir de envases reciclados que desde materias primas extraídas del medio natural. Pero esta reducción de la contaminación no contrarresta totalmente el impacto de los envases de un solo uso, ni tampoco las emisiones de los vehículos con motor de combustión.

Es más como sólo el 2% de los residuos de envases de plástico vuelven a ser envases de plástico, cada vez que compras algo que va envasado en este material sigues forzando la extracción de petróleo para fabricar el 98% de los envases que provienen de materia prima “nueva”.

economía circular de los envases de plástico

El mensaje subliminal

La campaña no sólo miente y confunde, también trata de instalar en el imaginario colectivo algunas ideas clave que favorecen el modelo de negocio de usar y tirar.

Así se afirma “el aire es de todos, la contaminación también”: efectivamente todos los habitantes de la atmósfera respiramos aire en una misma atmósfera compartida. Luego el aire “es” de todos y la contaminación de esa atmósfera también “es” de todos.

Compartimos un bien común y sufrimos los impactos a la atmósfera. Pero la contaminación sí es de alguien. Los gases que salen por un tubo de escape pertenecen a quien está quemando combustibles para desplazarse en ese vehículo. Igualmente, los envases de usar y tirar que llegan a tu casa son de la empresa que comercializa el producto que has comprado dentro de ese envase.

Dicha empresa podría haber elegido formas más sostenibles para vender lo que tú querías comprar. Pero ha optado por envases de usar y tirar que necesitas para llevar la comida o las bebidas hasta el lugar donde las vas a consumir. ¿Cuántas toneladas de envases y emisiones a la atmósfera se evitarían si la Coca Cola se vendiese en polvo para mezclar con el agua que tienes en el grifo de tu casa? ¿Cuánto te ahorrarías como consumidor si pagases el agua del refresco a precio de agua de grifo en vez de a precio de Coca Cola?

Mientras Ecoembes te engaña con la posibilidad de compensar las emisiones del tubo de escape, Coca Cola sigue aumentando a buen ritmo la venta de botellas de plástico de un solo uso de las que menos de la mitad se recuperan y, de esa mitad, apenas un 7% se reciclan en nuevas botellas. La misma empresa podría vender su producto a granel, en botellas de vidrio, en otros envases retornables o en latas y botellas de plástico de un solo uso. ¿Quién tiene que asumir y compensar el coste de la gestión de los residuos?

Burda manipulación

A todo lo anterior podemos sumar la escena final del anuncio. ¿Dónde está rodada esa imagen de ciudad gris y atmósfera irrespirable? En China. Sí. No, por mucho que en el cartel de la calle puedan leer “vía de servicio”, la estampa no es de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Zaragoza… es, fíjense en la arquitectura, de una gran ciudad de China cuya población que duplica la de la suma de todas las anteriores. ¿Pekín?

Tanto si has circulado por ella sufriendo sus atascos, como si la has visto en las noticias sobre contaminación, la estampa de Jianguo Road no se olvida fácilmente. Pero con 600 euros cualquiera compra un vídeo en getty, lo retoca un poco y lo lanza para atacar con su propaganda el cerebro a los indefensos niños que esperan en la sala del cine a que empiece la película.

Si las campañas de publicidad de Ecoembes manipulan así en lo evidente, en lo que salta la vista y se puede contrastar tan fácilmente… ¿qué no hacen cuando nos citan estudios que hay que buscar, leer, entender y comparar con los datos oficiales de reciclaje para darse cuenta de que presentan datos falseados, cálculos erróneos o conclusiones que no se deducen del análisis realizado?

Se nos miente sistemáticamente sobre las bondades de una forma de gestionar los residuos que está obsoleta para hipotecar nuestras posibilidades de mejorar la recogida de las basuras, su tratamiento y, sobre todo, la prevención como herramienta para evitar daños al medio ambiente y la salud de las personas. Todo para favorecer el consumo de envases de usar y tirar, manteniendo el beneficio de las corporaciones de distribución a cambio de un fuerte impacto sobre el planeta y la salud de las personas.

Todo esto sería muy gracioso si no fuese porque la contaminación de los tubos de escape es una importante causa de muertes prematuras. O porque seguimos demasiado lejos de conseguir un nivel seguro de emisiones de efecto invernadero.

Objetivo: desviar la atención

Entonces, si no podemos compensar las emisiones de los tubos de escape reciclando latas ¿por qué una empresa privada cuya actividad tiene que ver con la gestión de residuos de envases utiliza una imagen manipulada de la contaminación atmosférica? ¿Qué tienen que ver los tubos de escape con las latas de bebidas?

Nada. No tienen que ver nada. Pero en la desesperada estrategia de desviar la atención sobre el los tristes datos del reciclaje en España, Ecoembes se va quedando sin recursos. Intentó hacer greenwashing con los plásticos “pescados” en el mar, pero resulta que buena parte de esos plásticos son de empresas adheridas a su sistema de gestión de residuos basado en el contenedor amarillo. ¿Se imaginan que nos damos cuenta de que esos plásticos acaban en el mar porque Ecoembes no hace bien su trabajo y le exigimos a la empresa que los saque de allí?

Así pues, el objetivo es cambiar el foco de atención como sea. Por supuesto que las emisiones de los tubos de escape son un problema. Un problema que tiene relativamente poco que ver con los residuos de envases. Lo importante en esta campaña es que los envases no acaban en la atmósfera, por lo que conseguimos que la conciencia ambiental de los ciudadanos bombardeados con publicidad deje de fijarse en las calles, parques, jardines, espacios naturales, playas… llenos de envases de usar y tirar y… que miren hacia el cielo, donde no suele haber latas ni botellas abandonadas.

6 latas

¿Por qué utiliza el anuncio de Ecoembes la unidad de 6 latas como medida de compensación de las emisiones de los tubos de escape? Podía haber utilizado una lata o 10 latas. Pero seis es el tamaño del paquete estándar de latas sujetas por anillas de plástico. El que aparece en esta imagen de la tortuga Peanut con la que una generación entera se ha concienciado sobre el daño de los envases de usar y tirar:

Ecoembes, empresa privada al servicio de la industria del envase de usar y tirar, busca cambiar el rechazo que te causan esas anillas de plástico. Con esta campaña busca que cuando estés en el lineal del hipermercado no veas que 6 latas es un incordio que no te cabe en la nevera, si no el número perfecto para dejar tranquila tu conciencia ambiental.

¿Por qué voy a separar una, dos o tres latas (si es lo que necesito) cuando llevándome 6 latas juntas estoy compensando la contaminación? Error… comprando bebidas en latas estás llevando a tu casa envases de usar y tirar que requieren materias primas, cuyo transporte emite contaminación a la atmósfera, que alguien tendrá que reciclar para reducir el impacto de esos productos de un solo uso en el planeta…

Seis latas son… 2 litros. Si el objetivo es concienciarnos y ayudarnos a reducir el daño que causamos a nuestro entorno ¿por qué no promocionan las botellas reutilizables de 2 litros?

Entonces, ¿qué puedo hacer para compensar mis impactos?

Por tu parte puedes evitar el consumo de envases de usar y tirar. Con gestos sencillos como dejar de comprar botellas de plástico y beber agua de grifo. O, con un poco más de compromiso, evitando los plásticos de usar y tirar en tu día a día. Y, siempre que tengas elección, parar a pensar qué envase es más fácil de reciclar.

¿Quieres contrarrestar las emisiones de tu tubo de escape?

Esto es más difícil. No puedes devolver petróleo a los yacimientos, pero sí buscar formas alternativas de desplazarte o generar energía para evitar ese consumo de recursos fósiles.

Si no te queda más remedio que utilizar un vehículo con motor de combustión procura conducir de forma eficiente. Comparte el espacio que queda libre en tu coche cuando te sea posible. También es importante repostar en las horas del día con menor temperatura: primera hora de la mañana. No sólo por el pequeño ahorro que supone el aumento de densidad del combustible, también porque con menos calor hay menos vapores escapando a la atmósfera desde la boca de la manguera y el depósito de tu coche.

Retirar los gases de efecto invernadero y las partículas resulta complicado, pero ayuda mucho la vegetación: las plantas retiran CO2 de la atmósfera para crecer. Siempre que tengas ocasión planta: en tu terraza, en un huerto, en un descampado, en los bordes de los caminos… si son semillas autóctonas mejor que mejor. Deberíamos pensar en los árboles como infraestructuras de salud pública.

Da igual si las macetas se te secan en vacaciones. Lo importante es mantener todo el tiempo que te sea posible plantas verdes. Cada día retiran una (muy) pequeña cantidad de CO2 de la atmósfera. Ese CO2 podemos retenerlo en el suelo. Idealmente, compostando las plantas muertas con otros restos vegetales y aportando el resultado como enmienda orgánica. Pero también puedes conseguirlo enterrando los tallos secos en las jardineras antes de plantar semillas nuevas o tirando las plantas que se te olvidó regar al contenedor marrón (o al de restos, si no hay contenedor de materia orgánica en tu barrio o ciudad).

¿Cómo podría Ecoembes compensar el impacto de su actividad?

Siguiendo con las propuestas, cabe recordar que Ecoembes es el sistema integrado de gestión de residuos de envases ligeros. Su responsabilidad es recuperar los envases puestos en el mercado por las empresas adheridas a su modelo de gestión de residuos de envases. Así pues, en vez de confundirnos con la utilidad del reciclaje debería invertir los recursos que obtiene de todos los consumidores en:

  • Ir a rescatar todos esos envases que “se pierden”. No hacer greenwashing para urbanitas, si no dedicando la partida presupuestaria a un trabajo que actualmente está sin hacer.
  • Solucionar el problema creciente de las instalaciones de reciclaje que salen ardiendo cada año en España.
  • Dejar de obstaculizar la aplicación de la normativa europea que España tiene que cumplir para alcanzar sus compromisos en materia de residuos.
  • Impedir que se pongan en el mercado (adheridos a su sistema) envases que no se pueden recuperar o reciclar en los procesos convencionales de gestión de residuos.
  • Mejorar la dotación de recursos para mejorarla recogida separada por tipos de material.
  • Retirar este despropósito de campaña publicitaria y pedir disculpas por un nuevo insulto a la inteligencia colectiva.

En resumen, menos propaganda y más contenedores amarillos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Deporte de Orientación y Medio Ambiente

Publicado en: manuelmedioambiente por Manuel Oñorbe. Texto original

La Orientación puede definirse como un deporte en el cual los competidores visitan un número de puntos marcados en el terreno, llamados controles o balizas, en el menor tiempo posible, en base a la información que da un mapa y con la única ayuda de una brújula. Se trata de un deporte minoritario y poco conocido en nuestro país que en los últimos años está sufriendo enormes restricciones en el medio natural.

Estas limitaciones han sido en muchos casos generalizadas o extrapoladas de otros deportes más populares como las carreras por montaña, sin que se hayan analizado en detalle sus propias peculiaridades.

Es por ello que el Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, con el apoyo de la Federación Madrileña de Orientación, ha elaborado el documento “Deporte de Orientación y Medio Ambiente. Guía orientativa para la sostenibilidad de las carreras de orientación” a fin de proporcionar una herramienta que permita orientar en la integración de los aspectos ambientales en la organización de carreras de orientación, así como mejorar el entendimiento y la comunicación entre la Administración y gestores del territorio con los clubes y promotores deportivos de carreras de orientación.

También es objeto de esta Guía proponer actuaciones para sensibilizar e implicar a los corredores y practicantes de este deporte con la necesidad de que sus pautas de comportamiento en la realización de esta actividad deportiva se lleven a cabo con el mayor respeto al entorno en el que se desarrollan.

Finalmente se pretende explicar al público no familiarizado con el deporte de la orientación, en qué consiste y cuáles son sus características para poder así discutir y matizar cuáles pueden ser sus potenciales afecciones sobre el medio natural.  En base a ello se proponen una serie de medidas ambientales para minimizar estas afecciones.

Se parte por tanto de la concepción y visión de que el deporte de orientación puede y debe ser compatible con la conservación del patrimonio natural e incluso cultural de los enclaves en los que se práctica. Para ello se debe hacer un mayor esfuerzo en evaluar, controlar y minimizar los posibles impactos que esta actividad deportiva puede ocasionar en el medio así como sensibilizar tanto a clubs y corredores para que cada vez sean más sensibles a la necesidad de aplicar códigos de conductas más exigentes y respetuosas con el entorno.

La Guía se estructura en tres grandes bloques: en primer lugar, se describe someramente en qué consisten las carreras de orientación y se realiza una reflexión acerca de su relación con el medio natural. A continuación se enumeran una batería de requisitos ambientales que deberían cumplir las pruebas de orientación a pie al objeto de minimizar sus afecciones ambientales.

Para finalizar se propone un estudio de evaluación ambiental de una carrera de orientación que pretende servir de base para la evaluación ambiental de carreras de orientación que tienen lugar en áreas naturales.

Puedes descargar la guía aquí.


Puedes leer y comentar el artículo completo en manuelmedioambiente

QUE SON LAS TIERRAS RARAS – Parte 2.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

En la primera parte pudimos hablar de lo que eran las tierras raras, de sus propiedades, y de cómo gracias a las mismas su implementación en múltiples campos y aplicaciones de todo tipo había hecho de estos elementos de la naturaleza una materia prima imprescindible en nuestra vida diaria, en la evolución tecnológica de nuestras sociedades modernas e incluso en la mejora de nuestro

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

MICOTOXINAS Y AGRICULTURA ECOLÓGICA: Artículos científicos

Publicado en: Mhitos de la Agricultura Ecológica por Quimico yorganico. Texto original

Como comentábamos en la anterior entrada, las micotoxinas están en el top ten de las alertas, en especial las aflatoxinas, y sobre todo en productos de importación (frutos secos, pasas).
Sin restar importancia a las micotoxinas en maíz, que normalmente son anecdóticas, pero en años con determinadas condiciones climáticas podrían originar problemas, especialmente si tenemos en cuenta que la ingesta de maíz es, en general, superior a la de frutos secos.

También comentábamos que la agricultura ecológica podría ser más susceptible de tener problemas con las micotoxinas dado que no se utilizan los fungicidas clásicos, aunque las variables que influyen en la concentración de micotoxinas son múltiples. como lesiones mecánicas, daños por insectos, tratamiento químico, fertilización mineralotros post-tratamientos…….

Sin embargo la FAO sigue empeñada en lo contrario. Según esta organización “Los estudios no han demostrado que el consumo de productos orgánicos incremente el riesgo de contaminación por micotoxinas”

¿tiene sentido lo que dice la FAO? ¿qué dicen los estudios?.

He de reconocer que durante la redacción de estas dos entradas he encontrado varios artículos a favor y en contra de que los productos orgánicos tengan mayor cantidad de micotoxinas, pero, para evitar sesgo por mi parte sólo recogeré los que respondan a una búsqueda concreta y trazable.

Las búsqueda realizada fue la siguiente:

Palabras clave “mycotoxin organic conventional agriculture”
Plataforma: sciencedirect.
Nº de artículos: 50, ordenados por la plataforma  en orden de relevancia.
Plataforma: PubMed
Nº de artículos: 10, ordenados por la plataforma  en orden de relevancia.

No encontré meta análisis ni revisiones sistemáticas, por lo que los estudios tienen el valor que tienen, pero, viéndolos ustedes ¿qué opinan?

Science Direct:

-Mycotoxins in maize grains grown in organic and conventional agriculture. 2015
Fumonisina y DON en maíz, diferentes lugares, procedimientos, dos años. No hubo diferencias entre orgánico y convencional. Las diferencias fueron por localización o por año según la toxina.

-Co-occurrence and evaluation of mycotoxins in organic and conventional rye grain and products. 2013
Fusarium (DON, ZEN, T-2 y HT-2)  en cereales. Concentraciones de DON, HT-2 and T-2 y ZEN fueron superiores en convencionales que en orgánicos.


-Emerging Fusarium mycotoxins in organic and conventional pasta collected in Spain. 2013
Fusarium en pasta: frecuencias de contaminación mayores en pastas orgánicas que en pastas convencionales

-Statistical comparison of Fusarium mycotoxins content in oat grain and related products from two agricultural systems 2013
T richothecenes  deoxynivalenol, nivalenol, 3-acetyldeoxynivalenol, T-2 toxin, HT-2 toxin, monoacetoxyscirpenol, diacetoxyscirpenol and Zearalenona en avena. Material convencional mayor contaminación que las muestras orgánicas

-Occurrence of fumonisins in organic and conventional cereal-based products commercialized in France, Germany and Spain 2016
Fumonisina más elevada en Orgánico que en convencional

-Organic vs conventional farming: Differences in infection by mycotoxin-producing fungi on maize and wheat in Northern and Central Italy
Difference in fungi incidence more relevant between years than between farming systems. Incidence of Fusarium spp. similar in conventional and organic wheat. Fusarium verticillioides incidence significantly higher in organic than in conventional maize.

Pubmed

-Occurrence of aflatoxin M1 in conventional and organic milk offered for sale in Italy, 2016
Aflatoxinas en leche: no hay diferencias significativas

-Occurrence of patulin in organic and conventional apple-based food marketed in Catalonia and exposure assessment. 2013
Mayor incidencia de muestras positivas y mayor concentración de patulina en purés de manzana orgánicos en comparación con los convencionales.


-Occurrence of type A trichothecenes in conventionally and organically produced oats and oat products. 2007
Thricotecenes A en avena. Orgánico más bajo

-Dietary intake of ochratoxin A from conventional and organic bread. 2007
Ochratoxina A en pan, más bajo en pan orgánico que en pan convencional.






Puedes leer y comentar el artículo completo en Mhitos de la Agricultura Ecológica

QUÉ SON LAS TIERRAS RARAS – Parte 1.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Hace tiempo que se han puesto sobre la mesa de algunas administraciones públicas, entre ellas Castilla-La Mancha, proyectos para la explotación de yacimientos mineros de las conocidas como “Tierras Raras”, un recurso naciente del que dependen las nuevas tecnologías y que muchos definen como el petróleo del Siglo XXI.Como ocurre en muchas ocasiones, frente a novedades de este estilo, no han

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

MICOTOXINAS: QUÉ SON Y CUÁL ES SU PROBLEMÁTICA.

Publicado en: Mhitos de la Agricultura Ecológica por Quimico yorganico. Texto original


Aquellos que frecuenten los blogs y artículos en los que sistemáticamente se evalúan las desventajas e inconvenientes de la agricultura ecológica, ya sabrán que hay una asociación entre micotoxinas y agricultura ecológica, por aquello de que en la AE no se emplean fungicidas (o sí, pero peores…).
También habrán leído que los niveles de micotoxinas se duplicaron en 2007 por culpa de la agricultura ecológica, que sus valores límite son el doble en productos ecológicos que en convencionales, que en 2013 se dispararon los niveles de micotoxinas en agricultura ecológica…..

Después de haber tratado aspectos generales de alertas alimentarias en esta entrada, el recuento de intoxicaciones aquí, y la crisis de E. Coli de 2011 en esta otra, le toca el turno a las micotixinas.

Expondré la información encontrada y veremos, o no veremos, qué hay de cierto en todo esto.
En esta primera entrada trataré de explicar qué son, y por qué son importantes.


MICOTOXINAS, QUÉ SON:
Las micotoxinas, como su propio nombre indica, son toxinas producidas por hongos.
Poniéndonos más serios, son metabolitos secundarios producidos por una gran variedad de especies de hongos que causan pérdidas y representan un riesgo significativo para la cadena alimentaria. Existen numerosos tipos de micotoxinas, y la normativa al respecto es muy larga. Las micotoxinas aparecen a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde los cultivos en el campo hasta los alimentos procesados, pasando por piensos y alimentos crudos o sin procesar.
Algunos alimentos sin procesar susceptibles de la contaminación por micotoxinas y que contribuyen a la exposición a micotoxinas son: los cereales, las semillas oleaginosas, frutas, verduras, frutos secos, frutas desecadas, habas de café, habas de cacao y especias. También aparecen en alimentos procesados.
Para quien quiera saber un poco más, sin complicaciones, puede leer este artículo de la revista consumer.
Y para quien quiera hacerse una idea de cómo de familiarizados estamos con ellas, que pinche aquí.
Su aparición está condicionada por Varios factores ambientales como temperatura, humedad y suelo o Condiciones de almacenamiento. Se ven favorecidas por la humedad y el calor prolongados, e intervienen otras variables, como lesiones mecánicas, daños por insectos, tratamiento químico, fertilización mineral, otros post-tratamientos…….


PROBLEMÁTICA
Las micotoxinas, además de producir efectos tóxicos, pueden ser cancerígenas (IARC), así como producir diversos efectos sobre la salud.
Según IARC “Se observan niveles muy altos de exposición a estas potentes toxinas en el África subsahariana, Asia sudoriental, partes de América Latina, donde las condiciones son adecuadas para que el hongo crezca y produzca la toxina. Y el problema particular que enfrentamos en esas regiones es que las personas a menudo consumen muchos de esos tipos de alimentos (maíz y cacahuete) como parte de su dieta básica, por lo que la combinación de contaminación con un alto nivel de consumo conduce a las exposiciones muy altas que vemos en estas regiones”.

ALERTAS ALIMENTARIAS EN EUROPA:
Las alertas alimentarias en Europa se pueden consultar en los informes anuales RASFF (Rapid Alert System for Food). En este informe se analizan todas las notificaciones realizadas (rechazadas o aprobadas), los rechazos en frontera, en controles rutinarios, y finalmente las alertas.

¿Cuántas notificaciones en 2015?


Las micotoxinas, analizadas como familias/producto/origen aparecen en el Top Ten de alertas “notificadas” en 2015, en particular son las aflatoxinas en frutos secos, las que están en el top ten.
  
Las Aflatoxinas en frutos secos aparecen en primer lugar
Top Ten notifications RASFF 2015

Sin embargo, como grupo, tal como vimos en esta entrada, el mayor número de alertas es debido a patógenos (640) seguido de las micotoxinas (475), en tercer lugar los plaguicidas (398), y en cuarto metales pesados (208).
Es difícil saber cuáles de estas notificaciones son debidas a agricultura ecológica, ya que sólo se detallan los casos individuales cuando se producen intoxicaciones, o en casos muy peculiares. Las micotoxinas no suelen aparecer en el capítulo de intoxicaciones, por lo que no es posible determinar su origen (orgánico o no) en estos informes.

Pero sí podemos conocer qué micotoxinas aparecen, en qué productos y cuál es su procedencia. Las Aflatoxinas son con diferencia las más notificadas con un total de 421 notificaciones.
La práctica totalidad de las alertas se han producido en la importación de diferentes productos, especialmente frutos secos. El informe los clasifica según la normativa de control afectada:

Micotoxinas en Principales países de importación

Regulation (EU) No 884/2014 of 13 August 2014 imposing special conditions governing the import….








Micotoxinas en Principales países de importación

Regulation (EC) No 669/2009 of 24 July 2009 implementing Reg­ulation (EC) No 882/2004 of the European Parlia­ment and of the Council as regards the increased level of official controls on imports
El resto, hasta los 475 son también pasas, higos, etc. la mayoría de importación. En 2015 sólo 11 fueron debidas a maíz.
Si revisamos los informes Rasff de años anteriores encontraremos también la importación de frutos secos como principal fuente de notificaciones. Tendríamos que retroceder hasta 2012 para encontrar en los informes un cuadro comparativo por micotoxina y producto, observando que en ese año el principal problema siguen siendo las aflatoxinas, pero en esta ocasión, tras los frutos secos aparecen las frutas y vegetales.


Principalmente Aflatoxinas en frutos secos, frutos y vegetales
Ocurrencia de micotoxinas en diferentes productos (2012)
Cabe destacar que en 2013, de acuerdo con el informe, se incrementó el número de alertas por aflatoxinas en maíz, debido a las condiciones climáticas en Bulgaria, Rumanía, Servia, Ucrania, Hungría, España, Eslovaquia, Grecia e Italia. Pero fundamentalmente se dieron en la producción de pienso.
Esto se compensó con un menor número de alertas por aflatoxinas en la importación de frutos secos. Ese mismo año Francia solicitó aumentar temporalmente el nivel permitido en DON, fumonisin y zearalenona en maíz , pero la EFSA lo rechazó, tras realizar el correspondiente análisis de riesgos y consideró que podría suponer un riesgo para la salud, y superar las tasas de ingesta diarias en determinados grupos de población.
También se incrementó el número de alertas en “frutas y verduras” principalmente en “higos secos” importados.


Principal problema las Aflatoxinas
Ocurrencia de micotoxinas 2004-2013

CONCLUSIONES 

-El principal problema de micotoxinas se produce en Aflatoxinas, en frutos secos, y específicamente en importación.

--Que las micotoxinas en maíz no sean el principal problema no significa que deban menospreciarse, dada la mayor ingesta de éste cereal en la población europea.

-En 2013 además de resultar problemáticas las micotoxinas de Francia (ecológicas o no...no he encontrado referencia al respecto...) se produjeron problemas en producción de pienso animal en los países mediterráneos, debido al clima (EFSA).


En la próxima entrada analizaré la literatura científica que relaciona las micotoxinas y la agricultura ecológica.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Mhitos de la Agricultura Ecológica