Archivo de la categoría: impacto ambiental

Mortalidad de fauna en infraestructuras: la importancia de lo que no se ve

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Una parte de la sostenibilidad que reclama la sociedad pasa porque el desarrollo de infraestructuras esenciales como carreteras, líneas de ferrocarril, proyectos energéticos o edificaciones de distinta naturaleza, implique el menor impacto posible sobre el medio ambiente. Para ello es necesario conocer con detalle cuales son las afecciones que provocan sobre los ecosistemas y sus elementos.

Uno de los impactos más comunes y evidentes es la mortalidad de fauna. Sin embargo, se trata de una afección difícil de concretar con precisión, y que requiere de técnicas de análisis que van más allá del mero registro de incidencias. Esto es debido a que la mortalidad real no presenta una relación directa con la efectivamente observada. Es decir, los eventos de mortalidad observados y asociados a la propia infraestructura no son todos lo que se producen, por lo que ceñirse a estos cálculos infravalora el impacto.

busardo ratonero

busardo ratonero electrocutado/ Fuente: SINC

El motivo es que la detección de cadáveres o restos de fauna por parte de los buscadores (normalmente humanos, pero también perros adiestrados) se ve condicionada por factores externos que introducen sesgos significativos. Así, se consideran tres fuentes principales de error:

1) la cobertura parcial de la zona de estudio, 2) la desaparición de cadáveres y restos antes de ser detectados, y 3) que no se registre la incidencia estando presente. Pero no solo.

También hay que tener en cuenta que la capacidad de detección de los buscadores puede variar en función de las características de la vegetación, la accesibilidad del terreno, las condiciones climatológicas, sus propias capacidades o el tipo y tamaño de la especie.

Las influencias son múltiples y suponen sesgos importantes en los cálculos, por lo que es fundamental corregirlos a posteriori. Para ello, se han desarrollado herramientas matemáticas que permiten acercar lo observado sobre el terreno a la realidad, y controlar, al menos en parte, las desviaciones asociadas. Existen varios modelos probabilísticos que, sin bien aún son parciales y poco generalizables, coinciden en cuáles son las principales variables de influencia que siempre deben monitorizarse: la permanencia de los restos y la eficacia de detección de los buscadores.

Cada una de ellas es propia de cada proyecto, ubicación y tipo de buscador. Por tanto, es indispensable que los estudios sobre la mortalidad no natural asociada a una infraestructura, cuenten con mecanismos de control de estos sesgos, estandarizados, fiables y adaptados a las necesidades concretas de cada situación, que permitan un acercamiento más realista al impacto que generan.

Paras terminar os dejo algo de bibliografía sobre el tema:

A review of searcher efficiency and carcass persistence in infrastructure-driven mortality assessment studies.

Estimating bird and bat fatality at wind farms: a practical overview of estimators, their assumptions and limitations.

Estimating wind turbine-caused bird mortality.

Jon Domínguez Del Valle, consultor en biodiversidad e impacto ambiental, es docente del curso del ISM Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna. Si estáis interesados en conocer y profundizar sobre las técnicas e estimación de la mortalidad de fauna en infraestructuras, no os perdáis la próxima edición del curso. Os esperamos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Amazonas, origen de paradojas para especialistas en Medio Ambiente

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por ancogra90. Texto original

El pasado mes, todos nos sobrecogimos debido al gran incendio que ha sufrido el Amazonas, principalmente en Brasil, pero que también ha afectado a zonas de Bolivia. La cuenca del río Amazonas, lugar idílico de naturaleza en su máximo esplendor de biodiversidad y densidad de fauna y flora, con culturas que conservar su modo de vida ancestral, y uno de los principales pulmones del planeta, siempre hace volar nuestra imaginación con formas de vida distinta.

La cuenca del Amazonas resultaba un lugar inhóspito y aislado, donde sólo los exploradores y buscadores de oro se arriesgaban a adentrarse. Claro ejemplo de ello lo encontramos en el Palacio de Carondelet, donde reside el presidente de Ecuador. En el pórtico de la escalinata central, se encuentra un hermoso mural de grandes dimensiones, en el que se pueden observar las figuras armadas de varios indígenas con la siguiente inscripción: “El sacrificio de tres mil aborígenes glorifica la presencia del Ecuador en el Río de las Amazonas”. Esta inscripción rinde homenaje a los miembros sin nombre procedentes de las poblaciones locales que formaron parte de la expedición de Francisco de Orellana en año 1542.

Tanto en Ecuador como en el resto de países amazónicos, a pesar de algunos intentos de asentamientos en el siglo XIX, no fue hasta mediados del siglo XX cuando comienza la auténtica transformación del Amazonas, con el inicio de la actividad petrolera y el resto de actividades intensivas, junto con los planes de colonización, donde principalmente sectores sociales desfavorecidos de las regiones de la costa y de la sierra se desplazan a la Amazonía en busca de tierras que les permitan subsistir. Esta colonización tenía tanto un fin estratégico de ocupación de fronteras, como apoyo para el desarrollo industrial.

Como resultado, se produjo el desarrollo un nueva red social, que se puede englobar en los siguientes agentes:

●        Las poblaciones indígenas, con un mayor o menor grado de “contacto”, que en la mayoría de los casos ejercen como valedores de la conservación per sé del territorio junto con las ONG´s, y son los afectados directos de los impactos ambientales junto con los colonos;

●        Los colonos, cultivan la tierra, son ganaderos, forman un pequeño tejido con sector terciario e industrial (a forma de entender, se asemejan a las sociedades característicamente rurales), y suelen ser los empleados y suministradores de algunos servicios de las medianas y grandes industrias;

●        La mediana y gran industria, podemos incluir las grandes plantaciones, la extractiva de crudo y minerales, o la forestal, entre otras;

●        La Administración, que ejerce como regulador e intermediario, que tiene en su mano la balanza entre la protección del medio ambiente y la obtención de recursos económicos y de empleo;

●        El resto de la población nacional, no viven en la Amazonía, pero se benefician de forma directa o indirecta, ya que generalmente la economía de estos países está completamente ligada a lo que ocurre allí. Uno de los sectores que es el primero en sentir estas variables es el de la consultoría ambiental y servicios ambientales, afectando directamente a compañeros de profesión.

La explotación de hidrocarburos es el pilar fundamental de muchos países extractores de petroleo. Cuando se produjo la caída de los precios del petróleo en 2015 y 2016, países como Ecuador, Venezuela, Colombia o Perú sufrieron enormemente, reduciéndose la economía del estado, arrastrando a toda la población, siendo los que más sufrieron las incipientes clases medias y las bajas.

Cuando se atraviesan complicadas situaciones económicas como ocurre actualmente en Latinoamérica, la desesperación lleva a apoyar el extremismo. Una vez leí una pintada en la pared de un barrio humilde de Quito, y no puedo negar lo mucho que me impactó: “Qué fácil es proteger la naturaleza cuando se tiene todo”.

Vaya por delante, por si mi exposición pueda lleva a error, nada justifica la destrucción indiscriminada de un espacio natural de gran valor como la Amazonas, pero es fundamental entender el porqué de las circunstancias, para conseguir aportar mejores soluciones desde nuestra vida diaria y nuestra profesión como especialistas ambientales. Por ello, si revisamos Estudios de Impacto Ambiental en Latinoamérica, el componente social es un componente clave, sin el cual no podemos entender realmente la influencia del proyecto.

Curso alto del Amazonas. Río Puyo. Foto: Ángel Collado

Ahí, dentro de éste complicado puzle, es donde los ambientólogos nos encontramos, intentando traducirlo en medidas preventivas y correctivas, que permita la ejecución de una actividad económica estratégica para el sustento del país, pero que logre preservar uno de los mayores tesoros del planeta.

Afortunadamente nos encontramos en un momento clave de la historia, ante lo que puede ser una autentica revolución del sistema de producción energetica, con un abandono de los combustibles fósiles. Es nuestra responsabilidad dar nuestro aporte para la constatación de una nueva revolución, que llegue a todos los rincones del planeta, donde nadie se quede atrás.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Murciélagos, aerogeneradores, y la importancia de seguir investigando

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

La relación entre los aerogeneradores y los murciélagos es en ocasiones complicada. Probablemente más de lo que nos gustaría y de lo que muchos reconocen. Y es que tradicionalmente se ha considerado que el grueso del impacto de los parques eólicos se lo llevaban las aves, concretamente las rapaces; pero los estudios de los últimos años parecen apuntar a que los quirópteros podrían estar siendo afectados a una escala igual sino mayor. Aún no lo sabemos a ciencia cierta, pero la elevada longevidad de estos mamíferos, sus bajas tasas reproductivas (una cría por parto) y la gran dificultad para detectar sus restos en el entorno de los parques eólicos, no presagian buenas perspectivas en los niveles poblacionales. Además, la información es aun parcial y muy fragmentaria por la falta de estudios específicos y estandarizados en el largo plazo. De hecho, la mayor parte de lo que sabemos proviene de seguimientos de mortalidad de parques eólicos en fase de operación. Es decir, deriva de la constatación del impacto una vez ejecutados los proyectos, porque aún no sabemos predecirlos eficazmente.

Murciélago muerto por interacción con un aerogenerador. Fuente: www.usgs.gov.

¿Y qué es lo que sabemos entonces? Pues más bien poco.  Por el momento no hay ni consenso en la causa principal de la muerte. Algunos expertos apuntan a que es consecuencia de una brusca bajada de presión al paso de las palas del aerogenerador, que provoca el colapso de los órganos internos de los murciélagos (mortalidad indirecta por barotrauma), y otros defienden que esos daños son derivados de la propia colisión con las estructuras (mortalidad directa por impacto). Nuevamente, la falta de análisis prolongados y estandarizados, y la baja detectabilidad de los restos, impiden conclusiones más definitivas. Probablemente será una combinación de ambas, pero habrá que esperar a una confirmación más allá de la opinión.

Y tampoco sabemos por qué los murciélagos se acercan a los aerogeneradores, pero la realidad es que, de una forma u otra, se ven atraídos por su presencia. Quizás sea por la acumulación de insectos que condiciona zonas de caza atractivas cerca del nacel, pero parece que esta sería una afirmación que no podría extrapolarse a todo el grupo de forma general. Otra vez carecemos de evidencias sólidas que permitan inferir patrones universales.

Actividad de un murciélago en entorno de un aerogenerador. Fuente: www.usgs.gov.

Aparte de lo dicho, pocas conclusiones más se han podido extraer en todos estos años. La más destacable es, quizás, que la mortalidad se reduce drástica y significativamente cuando los aerogeneradores arrancan a velocidades de viento mayores de 6 m/s. Bajo esas condiciones la mayoría de los murciélagos no levantan el vuelo y por tanto no interactúan con las turbinas. También se ha observado que las especies más afectadas son aquellas que usan hábitats abiertos y presentan una morfología de alas largas y estrechas. O que en las zonas templadas del planeta se producen picos de mortalidad al final del verano y principio del otoño. Que muchas especies son migradoras, y que se da una cierta tendencia, no concluyente, a la mortalidad de individuos adultos. Y todo, por el momento, cogido con pinzas, porque, por ejemplo, apenas sabemos nada de lo que sucede en las zonas tropicales y subtropicales donde el grupo presenta sus niveles de diversidad más elevados y las condiciones ambientales son diferentes.

Por eso es tan importante optimizar la evaluación inicial y realizar estudios finos y profesionales. La mejor herramienta de la que disponemos actualmente en es, sin duda, la prevención. Es clave, para conseguir un desarrollo sostenible de la eólica y la preservación de estas especies, que podamos salvaguardar los hábitats y poblaciones de mayor importancia conservacionista, y solo lo conseguiremos realizando estudios solventes bajo la luz de los últimos conocimientos científicos.

Para terminar, os dejo algunas referencias de interés por si deseáis profundizar…

-        Arnett et al. 2016. Impacts of wind energy development on bats: A global perspective. In Bats in the Anthropocene: conservation of bats in a changing world. Chapter 11. pp. 295-323. https://doi.org/10.1007/978-3-319-25220-9_11

-        Hein & Schirmacher. 2016. Impact of wind energy on bats: a summary of our current knowledge. Human-Wildlife Interactions 10(1): 19-27. https://doi.org/10.26077/x7ew-6349


Si te interesa conocer las últimas metodologías para evaluar el impacto de los parques eólicos sobre los vertebrados voladores te recomendamos el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Murciélagos y parques eólicos, esos grandes desconocidos

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Retomamos tema. Puedo parecer pesado, lo sé, pero es que la conservación de la biodiversidad y las energías renovables es una de mis especialidades y, por tanto, un ámbito en el que creo que puedo aportar algo de utilidad. Por eso insisto. Pero tranquilos, esta vez no voy a extenderme en detalles técnicos y verborrea teórica, más bien voy a aportar algunas herramientas de aplicación directa en relación al tema del título.

Registro termográfico de la actividad de murciélagos en el entorno de un aerogenerador. Fuente: Cryan et al. 2014. PNAS 111(42): 15126-15131

Ya hemos comentado en algún momento que es posible que los murciélagos sean el grupo de fauna más afectado por los parques eólicos. Hay indicios relativamente sólidos que así lo apuntan, si bien aún no son del todo concluyentes por falta de información de calidad y de estudios a largo plazo. Y es que los murciélagos han sido sistemáticamente ignorados por la sociedad en general, y por los profesionales del impacto ambiental en particular, durante demasiado tiempo. Por fortuna las tornas están cambiando, y ahora, incluso, podríamos hablar de una época dorada en la atención a estos mamíferos voladores.

Aunque este boom mediático no ha hecho que el de los murciélagos deje de ser un grupo difícil de estudiar que cuenta con pocos especialistas dedicados y cualificados. De hecho, la dificultad de su estudio, junto con un imaginario colectivo muy injusto, es lo que les ha mantenido en ese ostracismo del que hablaba antes. Y los detalles sobre la relación que establecen con los parques eólicos no son una excepción. Apenas acabamos de empezar a rascar la superficie de la problemática. Se sabe muy poco, y la mala calidad de los estudios de impacto, que apenas pasan de meros listados de especies, no ayuda.

Definición del buffer de estudio en el entorno de los aerogeneradores. Fuente: Scottish Natural Heritage

Definición del buffer de estudio en el entorno de los aerogeneradores. Fuente: Scottish Natural Heritage

Por eso quería dedicar este post a un par de herramientas con vocación de cambiar las tornas sobre el conocimiento del impacto de los aerogeneradores sobre los murciélagos, y la sana intención mejorar la integración de los parques eólicos en los ecosistemas. El objetivo es aportar recursos de fácil acceso que faciliten a los expertos poder diseñar estudios que recojan información útil de forma estandarizada. No son primicias pero creo que sí de utilidad. Ahí van:

Para terminar quisiera daros un par de pautas a tener en cuenta. Hay pocos especialistas realmente cualificados para realizar estudios solventes sobre el impacto de los parques eólicos en los murciélagos, solicitad siempre credenciales. Y desconfiad, por insuficientes a la hora de valorar el impacto, de aquellos estudios que ofrezcan simples listados de especies obtenidos a ras de suelo.

Si deseáis conocer más acerca de la interacción entre los parques eólicos y los murciélagos, y sobre las técnicas de estudio y minimización del impacto de este tipo de infraestructuras, no podéis perderos el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna que impartimos en formato online a través del Instituto Superior del Medioambiente. Te esperamos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Sobre la necesidad de un grupo de trabajo para la integración ambiental de las energías renovables en España

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Leía el otro día en la prensa que en España se ha solicitado la instalación de 87.500 MW de energías renovables (24.400 MW de eólica y 61.100 MW de solar). Y aunque muchos de estos proyectos se quedarán por el camino y no se ejecutarán, no dejan de ser datos de vértigo que desvelan el nuevo boom que vive el sector y una tendencia creciente de iniciativas. Parece evidente que caminamos hacia un importante incremento de centrales eólicas y solares por todo el territorio nacional.

Buque chino con palas para España

Buque de transporte chino con palas de aerogeneradores para proyectos en España. Fuente: Xataka.

Es un reto mayúsculo, no solo en el plano de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero donde no cabe discusión, sino también en el de la integración ambiental de estas infraestructuras. Y es que a pesar del liderazgo de España en renovables, especialmente en eólica terrestre, hasta el momento su implantación ha carecido de una coordinación global efectiva en lo referente a la gestión del impacto ambiental que provocan. Las características territoriales del país han condicionado esfuerzos dispares en la evaluación de los proyectos entre las regiones, que se han visto acentuados por una escasa trasferencia de información y experiencias entre las distintas administraciones y el resto de agentes implicados. Si a todo esto le sumamos que el conocimiento de la influencia real sobre los ecosistemas es aún pobre, no encontremos con que no estamos valorando ni gestionando correctamente las afecciones sobre la biodiversidad, como empiezan a apuntar algunos metaestudios recientes. Y parece que es un problema que trasciende fronteras. Por tanto, el inminente e importante desarrollo al que nos enfrentamos en España ya no puede basarse en procedimientos más o menos anárquicos e independientes, sino que ha de coordinarse y ordenarse a nivel nacional (al menos). Debemos cambiar el enfoque y asumir que el modelo actual de evaluación y gestión del impacto sobre el medio natural no está dando los resultados esperados. Hay que tomar la iniciativa.

Un paso fundamental e ineludible para conseguir la armonización y mejora de los protocolos de evaluación y gestión del impacto es, en mi opinión, la creación de un grupo de trabajo nacional que aborde de forma científica y neutral la influencia que el desarrollo de las energías renovables supone sobre los ecosistemas españoles. El objetivo de una iniciativa de esta naturaleza sería el de aglutinar en un mismo foro de debate a representantes de todos los sectores implicados en los proyectos energéticos (promotores, administraciones, consultoras, sociedad civil, etc.); creando mesas de trabajo donde se analicen los impactos ambientales y se definan estrategias de mitigación, control y planificación estandarizadas y comunes. El fin último sería disponer de un órgano independiente y multidisciplinar que aporte pautas y protocolos actualizados, y aconseje acerca del desarrollo sostenible de los proyectos de renovables. No hay que olvidar que una coordinación de este tipo no solo mejoraría la integración ambiental de las centrales, sino que también supondría una ventaja en la planificación de los proyecto desde las fases iniciales, optimizando los costes y ayudando a mantener la competitividad del sector al más alto nivel. Se trata, por tanto, de una cuestión casi estratégica (o sin casi).

The National Wind Coordinating Collaborative

Logotipo del NWCC, un modelo de coordinación del que aprender.

Pero es que ni si quiera estaríamos inventando nada nuevo. Ya hay modelos de éxito en otros países de los que aprender. Uno de ellos, quizás el mejor, es The National Wind Coordinating Collaborative (NWCC), que desde 1994 lleva asesorando y orientando para que la energía eólica se instale de la forma más sostenible posible en los EEUU. ¿A qué esperamos para copiar el formato adaptándolo a las características del sector en España y en la UE? ¿No parece una necesidad evidente? Aún estamos a tiempo para abrir el debate y tomar decisiones, pero no deberíamos entretenernos en interés cortoplacistas o excesivamente regionales. El margen de maniobra es muy reducido.

Y mientras esperamos a que alguien con más autoridad o capacidad de actuación que la mía capte el mensaje, desde el Instituto Superior del Medio Ambiente seguiremos trabajando para que el impacto de los parques eólicos sobre la biodiversidad sea el menor posible. Por eso ponemos nuestro granito de arena a través del curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna, que pretende dar a conocer las herramientas teóricas y prácticas para analizar el impacto que genera la energía eólica sobre los vertebrados voladores y sus hábitats, con la finalidad de minimizar sus efectos y facilitar la integración en los ecosistemas.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Naves industriales: la necesidad de buenas prácticas en integración paisajística

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

La evaluación de los impactos visuales sobre el paisaje es un procedimiento, que forma parte indisociable de cualquier Estudios de Impacto Ambiental (EsIA), enfocado a la identificación y estimación de estos cambios determinando la calidad de lo que se ve y la capacidad de respuesta del paisaje al proyecto que se pretende implantar. Esto último denominado fragilidad visual como la susceptibilidad de un paisaje al cambio. Mientras que la calidad visual  de un paisaje es una cualidad intrínseca del territorio,  la fragilidad depende del tipo de actividad que se piensa desarrollar y de su grado de visibilidad; en principio las zonas más visibles son las más frágiles. Por ello, en paisajes rurales deben evitarse construcciones modernas que por su posición constituyen un punto dominante de atención que reste valor al carácter del paisaje.

Muchos ejemplos se podrían destacarse de la importancia de la localización, sea para muestra el caso de una nave industrial en Navajas (Castellón, España), municipio caracterizado por presentar un paisaje interurbano, caracterizado por la morfología rural y agrícola. La nave industrial está situada en un lugar en donde es visible por su volumen y ubicación desde varios puntos del municipio restándole capacidad de integración paisajística de la obra. En este caso, la construcción se comporta con un elemento focalizado que  interrumpe la línea del horizonte. A su vez, la materialidad acristalada utilizada para cubrir la nave industrial busca “ aminorar el impacto visual tratando de fusionarse con el fondo escénico” del entrono; pero no considerando un factor clave del paisaje la avifauna. Al recorrer el perímetro de la nave no se observa ninguna medida para proteger a las pequeñas aves contra eventuales colisiones con la nave industrial. Varios estudios indican que las grandes cristaleras de centros comerciales, edificios o naves industriales e instalaciones deportivas, así como los paneles de aislamiento del ruido que provocan los coches en las autopistas, autovías o el ferrocarril, traen aparejado la muerte de un elevado número de aves que, incapaces de verlas, chocan violentamente con ellas. Lo más normal es que estos choques produzcan grandes daños internos, provocándoles finalmente la muerte. Solo en algunos casos, las aves chocan y quedan aturdidas durante un  corto periodo de tiempo, recuperándose después. Asimismo, American Bird Conservancy señala que la razón por la que el vidrio plantea una triple amenaza para las aves es que:

  • El vidrio puede reflejar la vegetación o el paisaje circundante (árboles, cielo, nubes), y así atraer a las aves.
  • Las macetas con grandes plantas dentro de los edificios podrían atraer a las aves.
  • Si la construcción es completamente acristalada (o recubierta de vidrio) permiten que las aves vean el paisaje de la otra cara del edificio creando un efecto túnel y que mueran cuando intenten atravesarlo.

En pocas palabras, las aves chocan contra los vidrios porque no pueden verlos. Una solución es la colocación de adhesivos en los cristales representando las siluetas negras de aves como halcones, águilas, búhos u otros depredadores pueden funcionar no por su forma (que debería asustar a las pequeñas y evitar su acercamiento a las cristaleras) sino porque hacen visibles las ventanas. Adhesivos semitransparentes tipo tela de araña u otros dibujos también son recomendables. Cuanto más claro sea el color del adhesivo mejor, ya que así se verá también al amanecer y al anochecer. Otras opciones según American Bird Conservancy son:

  • Cubrir las ventanas con redes o vegetación. Creará una barrera física que hará visible el cristal, pero no obstruirá la vista. Por ejemplo, mallas tipo mosquiteras.
  • Eliminar la apariencia de túneles. Utilizar cortinas u otro elemento que haga una de las ventanas no visibles desde el otro lado.
  • Cubrir las ventanas con cuerdas verticales. Colocar cuerdas a 10 cm entre sí y que se dejan colgar desde la parte superior de la ventana.  Las cuerdas no son gruesas, por tanto no obstruyen la visión, y además, el viento las mueve, así que las aves difícilmente las pasarán por alto.

¿Qué acciones se están desarrollando para favorecer la adopción de buenas prácticas en la integración de nuevas construcciones industriales en el paisaje? Bajo estas directrices se publico en 2010 la Guía de Integración Paisajística de los Polígonos Industriales y Parques Empresariales de Cantabria (España) que busca promover infraestructuras y dotaciones de áreas productivas que cumplen con unos requisitos de calidad, con unos estándares de sostenibilidad medio ambiental y de eficiencia energética, de servicios avanzados para las empresas, además de una irrenunciable ubicación estratégica integrada en su entorno urbano y rural próximo. Como asegura Víctor Valle, del Gobierno de Cantabria, en la introducción de la guía: “Debemos de ser capaces de generar paisajes alejados de los prejuicios y el descuido de otros tiempos que relacionan la industria con el ruido, el humo y el impacto visual. Sin embargo, hoy más que nunca, hablar de industria es hablar de bienestar social y su imagen debe dar respuesta a las nuevas demandas de calidad surgidas de entornos socioeconómicos más competitivos”. En el curso ofertado desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, sobre Paisaje e Intervención Ambiental, que se imparte en su totalidad en modalidad ON LINE, dedicaremos – en su próxima edición – especialmente atención a la discusión de cómo construir un territorio que favorezca la integración de nuevas obras sin poner en riesgo el valor paisaje cultural y natural del paisaje. Además, veremos en detalle las herramientas para valorar la calidad visual del paisaje así como la normativa e instrumentos legales que se le aplican como las herramientas de gestión, ordenación y protección que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo. Te esperamos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs