Archivo de la categoría: Energía

Reforestum compensa tu huella de carbono

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Hoy tenemos un post especial, un invitado ha querido compartir su proyecto y su pasión en el blog. Se trata de Diego Sanz Prieto, un ingeniero informático que tras pasar un tiempo viajando decidió dedicar su talento a hacer del mundo un lugar un poco mejor. Aquí nos presenta su proyecto: Reforestum, una aplicación que ayuda a compensar tu huella de carbono y que él considera su “bebé”.

Os dejo con él.

Hoy me gustaría repasar dos conceptos que están en boca de todos: ecología y sostenibilidad. Sin embargo, ocurre que a veces un término se repite tanto que perdemos la visión de lo que realmente significa.

Cuando hablamos de sostenibilidad y ecología inmediatamente pensamos en reciclaje, en comida orgánica, en el uso de transportes sostenibles…. En general, las personas que somos más sensibles con el medio ambiente queremos cuidarlo y protegerlo.

Es un tema muy emocional y una cuestión de valores y, seamos honestos, nos fastidia ver como otras personas, empresas, gobiernos o políticos transgreden las reglas básicas y dañan el planeta. A mí, personalmente, me molesta cuando veo que no se recicla, o a una persona tirando una colilla en una playa.

Si a ti esto también te produce un escalofrío, ¡enhorabuena! ¡llevas la ecología en la sangre!

¿Cómo puede una persona saber si es realmente sostenible?

Medir el impacto exacto de cada ser humano en términos de recursos es realmente difícil. Hay que hacer una trazabilidad de cada uno de los materiales y de la energía que se usa en cada uno de los bienes que consumimos. Pero lo que sí que existe es una medida de sostenibilidad que es objetiva y que está al alcance de todos nosotros: la huella de carbono. Cada bien o cada servicio que adquirimos necesita energía para ser producido y transportado. La mayor parte de las veces es tan obvio como la huella de carbono del transporte (coche, avión, tren, …), pero otras veces no es tan obvio, incluso navegar por internet tiene su propia huella.

Para ser sostenible se necesita un balance neutro o positivo, es decir, si capturas o generas -al menos- la misma cantidad de dióxido de carbono de la que contaminas:

Pero si generas (contaminas) más dióxido de carbono del que capturas, entonces tienes un balance negativo.

Así, el objetivo de cada persona concienciada con el medio ambiente debería ser el alcanzar un balance de carbono lo más cercano posible a la neutralidad.

¿Pero cómo puedo capturar dióxido de carbono?

Capturar dióxido de carbono es muy sencillo: podemos plantar árboles.

Los árboles almacenan carbono al crecer, capturan el dióxido de carbono, generando oxígeno y combatiendo el cambio climático.

Pero no te preocupes si no puede ir al monte a plantar árboles, Reforestum lo hace por ti.

¿Cómo? Adquiriendo participaciones de bosques. Tú decides la cantidad que quieres adquirir en función de tu presupuesto o de la huella de carbono que quieras compensar. Desde un euro puedes participar y formar parte de la lucha contra la deforestación. Puedes ponerte de acuerdo con tus amigos, familiares o compañeros de facultad para colaborar todos juntos con aportaciones pequeñas.

A este sistema lo llamamos reforestación colaborativa. Con ayuda de más de 1.000 personas ya hemos conseguido reforestar 5 hectáreas en Palencia. Este bosque ya está registrado como proyecto de compensación de huella de carbono por la Oficina española de cambio climático“.

Lo mejor de este sistema es que después puedes ir a ver “tus” árboles y saber que colaboraste para crearlo. ¿Te apuntas?

Nota: esto no es post patrocinado. De acuerdo con la política de este blog no he recibido compensación económica al mencionar este proyecto.

La entrada Reforestum compensa tu huella de carbono aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Olla exprés: ahorro de energía y tiempo

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

He de confesar que yo, hasta hace poco, era de las que le daba miedo la olla. No solo por el tema de que pasase algo en plan explosión, tampoco me gustaba no poder abrir la olla durante el proceso de cocinado. Hace tiempo me animé a usarla y ahora me parece uno de las grandes inventos en asuntos de cocina.

Tanto es así que rara es la semana en la que no la uso dos o tres veces. Es un elemento práctico y también sostenible. Por eso he decidido hablar un poco sobre este aparato, y si tu también eres como yo hace tiempo, quitarte ese miedo y animarte a usarla.

Ventajas de la olla exprés

La olla exprés no solo te ahorra tiempo, también ayuda a que el gasto energético sea menor. Esto se debe a que la presión y la temperatura de la olla hacen que el agua penetre antes en el alimento. Al ablandarse antes, se cocina más rápido. Ganas tiempo, ahorras energía y dinero.

La comida conserva todas sus propiedades, al igual que si la haces en cazuela, así que la comida que prepares seguirá siendo igual de sana. De hecho, se piensa que la comida cocinada en la olla conserva mejor las vitaminas. Esto se debe a que no hace falta tanta agua y las vitaminas no se diluyen en ella.

Algunas precauciones básicas

Antes de usarla, hay que tener algunos temas de seguridad en cuenta:

  • Asegúrate de que la olla queda bien cerrada.
  • No abras la olla mientas está funcionando.
  • Tampoco la abras justo después de retirarla del calor. Solo es seguro abrirla cuando ya ha expulsado todo el vapor.
  • Pon la temperatura máxima en la placa vitrocerámica o el sistema que uses, y una vez que empiece a salir vapor, baja el fuego a temperatura baja-media (tal y como pongo en las recetas a continuación).
  • Nunca dejes sin vigilar la olla durante un tiempo prolongado.

Mis 3 recetas estrella en olla rápida

Lentejas veganas

Para dos personas solo tienes que poner 150 gramos de lentejas que habrás puesto a ablandar durante 12 horas, un cuarto de cebolla, medio tomate y un ajo. Añade también sal, un chorro de aceite, una cucharada pequeña de pimentón y una pizca de comino. Por último, echa un vaso de agua. Es suficiente con 10 minutos, que se empiezan a contar desde que la olla empieza a echar vapor y bajes de fuego fuerte a medio.

Judías con patatas

Para dos personas puedes usar 18-20 judías frescas, lavadas y cortadas, y una patata grande pelada y cortada en dados. Añade sal, aceite y medio vaso de agua. Tienes que esperar 3 minutos, que se empiezan a contar desde que la olla empieza a echar vapor y bajes de fuego fuerte a medio. Al final, cuando ya puedas abrir la olla, le puedes añadir el resultado de freír en una sartén un ajo en láminas, una cucharada grande de tomate frito y una pequeña de pimentón.

Crema de calabaza al curry

Para dos personas puedes usar unos 800 gramos de calabaza, un vaso de agua, una pizca de sal y una cucharada de curry. Es suficiente con 10 minutos, que se empiezan a contar desde que la olla empieza a echar vapor y bajes de fuego fuerte a medio. Después solo tienes que pasarlo por la batidora. Esta receta es fácil de personalizar, puede añadir patata, zanahoria, cebolla…

Otro día te contaré más recetas que voy perfeccionando. Por ahora espero que si las pruebas me cuentes qué tal te han quedado. 😉

La entrada Olla exprés: ahorro de energía y tiempo aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Aceite de oliva ecológico y sostenible

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

aceitunas de la variedad verdeja castellana de los olivares de la Sierra de Altomira

Uno de los proyectos de emprendimiento que más me ha llamado la atención desde que me empezase a interesar por el tema allá en 2010 es “Olivares de Altomira”. Una apuesta familiar por un producto de calidad que junta innovación, tradición, conservación y desarrollo sostenible como fórmula de un éxito que cualquiera puede disfrutar en el resultado final: un aceite de oliva virgen extra de la mejor calidad, ecológico y producido de forma sostenible.

El proyecto se basa en la recuperación de los olivares que, debido al éxodo rural iniciado en las décadas de 1950 y 1970, habían ido quedando abandonados. ¿Olivares en la Alcarria conquense? Sí, en las proximidades de Segóbriga, la capital del lapis specularis, el Imperio romano dejó una de sus señas de identidad: el cultivo del olivar.

Lo primero que llama la atención de estos olivos alcarreños es que estamos ante ejemplares bajitos en comparación con los que se cultivan en otras zonas. Se trata de una variedad local, de productividad limitada, pero bien adaptada a las peculiaridades de la Sierra de Altomira. La variedad Verdeja Castellana es endémica de La Alcarria. Una materia prima con características propias que garantiza un producto final diferenciado.

La elección de esta aceituna como elemento central del modelo de negocio de Olivares de Altomira asegura su estudio y conservación. Porque el abandono progresivo estaba llevando a su desaparición por sustitución de los olivares por otros cultivos menos intensivos en mano de obra, como los cereales.

Olivares en la Sierra de Altomira

Así, la puesta en valor del olivar contribuye a la conservación de un paisaje con un mosaico variado de teselas diversas, con zonas de transición entre las estepas cerealistas y los montes de encinar, que acogen y permiten el desarrollo de distintas especies de flora y fauna que, sin el soporte del olivar, dejarían de habitar la Sierra de Altomira.

El uso de esta variedad local requiere el mantenimiento de un manejo tradicional, alineado con los criterios de producción agraria ecológica. El árbol requiere una atención y cuidados constantes por parte del agricultor que aseguran la producción de aceituna con el mínimo laboreo y sin aportes externos de fitosanitarios. En esta línea el trabajo de Olivares de Altomira ha consistido en incorporar la forma de hacer de los abuelos que mimaban sus cultivos el conocimiento y la tecnología que ayudan a mejorar las condiciones de trabajo del agricultor, siempre desde el respeto a los ciclos naturales de la planta y el ecosistema del que forma parte.

La contribución del proyecto a la sostenibilidad no está sólo en la conservación de una variedad local tradicional o mantener la fertilidad natural del suelo. Continúa en la recogida del fruto: se realiza al vuelo y con el menor daño posible al olivo. El vareo que se practica sobre variedades más frondosas no sería viable en estos árboles, ya que ocasiona una defoliación y pérdida de ramas de las que los pequeños olivos de La Alcarria no se recuperarían fácilmente.

Como recompensa a este mimo se obtiene un producto de máxima calidad, ya que las aceitunas pasan del árbol a la mano del agricultor y de allí a la almazara, sin tocar el suelo. Y allí donde se procesa la aceituna para extraer el preciado aceite sigue la apuesta por la sostenibilidad de Olivares de Altomira.

Aceituna Verdeja de Altomira

La almazara se ha instalado aprovechando la ubicación de una antigua fábrica de aceite de la que apenas se conservaban unas naves derruidas y una vieja chimenea de ladrillo. Olivares de Altomira ha limpiado y recuperado el enclave para su nueva almazara, dotada de equipos modernos con los que se realiza el proceso de extracción de aceite en condiciones óptimas.

La almazara apuesta por la autosuficiencia energética. Es más, no está conectada al sistema eléctrico. Produce su propia energía: la electricidad con paneles solares instalados sobre el techo de la nave y el calor con una caldera de biomasa en la que los huesos de las aceitunas se queman para mantener la temperatura óptima en la instalación. La instalación cuenta con un generador de gasoil de apoyo a estos sistemas para reducir la incertidumbre en una apuesta tan innovadora como un proceso industrial autosuficiente energéticamente. Si bien a largo plazo se verá la necesidad de este apoyo y la posibilidad de eliminar este último elemento de dependencia energética, de momento su papel se ha visto reducido a ese: evitar que un pico de consumo eléctrico u otro imprevisto en un momento crítico tiren por tierra toda la inversión.

La sostenibilidad también incluye la variable social, que en este proyecto encontramos en la generación de actividad económica en el mundo rural. Olivares de Altomira genera puestos de trabajo tanto en el campo como en la almazara o la distribución de su aceite. Son puestos muy especializados que requieren del conocimiento del manejo de esta variedad local de olivo o de los procesos de control de la instalación y las variables que permiten superar los exigentes criterios del aceite que obtiene.

aceite de oliva virgen extra ecológico

Y aquí llegamos a la tercera pata de la sostenibilidad: la económica. Porque mantener el manejo tradicional del olivo y financiar una almazara moderna y sostenible, así como los puestos de trabajo asociados a la actividad, requieren de ingresos económicos a medio y largo plazo. La estrategia de Olivares de Altomira es competir en calidad y llevar el aceite de la Verdeja Castellana a todos los mercados posibles.

Conseguir los distintivos de agricultura ecológica y Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) Aceite de La Alcarria implica someterse a procesos estrictos de cultivo y producción, así como a controles e inspecciones periódicas. Tan severas o más que conseguir los permisos necesarios para exportar al mercado chino, donde el aceite de oliva español es muy apreciado. O conseguir un acuerdo de distribución con Amazon, aparecer en los lineales de productos selectos de cadenas como El Corte Inglés o estar en la mesa de los restaurantes y alojamientos turísticos que apuestan por un producto de calidad y sostenible.

Así, la recuperación de una variedad local y un manejo tradicional del campo son la base con la que esta familia de emprendedores ha conseguido abrir a su producto las puertas de los mercados más exigentes del mundo. Quizá los más críticos con el modelo no vean con buenos ojos que el aceite de La Alcarria se acabe vendiendo en China o Nueva York como ecológico, pero todos tenemos en nuestra mano evitar este desplazamiento: sólo hay que comprar un aceite de oliva virgen extra que se produce a poco más de 100 kilómetros de Madrid y que Amazon pone en nuestra casa desde su centro logístico que, casualmente, está ubicado entre la almazara y la capital española.

La almazara sostenible de Olivares de Altomira

O mejor todavía. Si te gusta cuidar tu dieta y apuestas por productos saludables. Si crees en la producción sostenible y de proximidad… tienes la oportunidad de acercarte a Vellisca, disfrutar de su paisaje, conocer a sus gentes y comprar aceite de oliva virgen extra ecológico y sostenible. Oferta de alojamiento para turismo rural no falta, con excelentes rutas para practicar senderismo, disfrutar con la bicicleta o contemplar los valores naturales de la ZEC-ZEPA Sierra de Altomira.

Las 3 primeras fotos salen de Olivares De Altomira Alcarria.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

La “hiedra” que genera energía

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio. Texto original

Uno de los métodos naturales utilizados para mejorar el aislamiento térmico de un edificio durante la época estival es la cobertura vegetal. Se suelen utilizar plantas trepadoras que cubran la fachada y de este modo evitan la radiación solar directa sobre los muros del edificio, reduciendo la temperatura en 5 o 6 grados. Esta solución reduce el consumo energético produciendo un ahorro económico y convirtiendo el edificio en un lugar más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Además le confiere un aspecto agradable a la vista.

En esta idea se ha basado la compañía SMIT para crear la denominada “Solar Ivy” (hiedra solar), que consiste en unas pequeñas células fotovoltaicas con aspecto de hojas (figura 1) que tapizan la fachada de los edificios imitando la hiedra natural. El objetivo de este proyecto es la integración de las energías renovables reduciendo el impacto visual.

Figura 1. Diferentes modelos de Solar Ivy.Se soluciona de esta forma alguno de los inconvenientes que presentan los paneles solares tradicionales en cuanto a estética y a la necesidad de espacio para instalarlos, ya que hay un mayor aprovechamiento de la superficie al poderse instalar tanto en fachadas como en tejados. Además de la obtención de energía limpia, las hojas producen sombra que ayuda a regular la temperatura del edificio, del mismo modo que ocurre con la hiedra natural.

Este tipo de instalación puede ser aplicada a casas unifamiliares, edificios de vivienda y locales comerciales e industriales. Además, permite utilización conjunta con otros sistemas de generación de energía y se puede utilizar directamente o acumular la energía mediante baterías.

Otras facilidades que nos ofrece este sistema son:

1. Se adapta a las diferentes superficies

La hiedra se sujeta sobre una malla flexible de acero inoxidable, que le permite modificar su forma y adaptarse a las diferentes superficies y formas del edificio.

Figura 2. Estructura de la que consta la hiedra solar.

2. Se puede personalizar

  • Color: Se puede personalizar su tonalidad e incluso combinarse varios tonos para asemejarse más a la vegetación natural o incluso se puede incluir el logotipo de la empresa.
  • Densidad de hojas: Se puede seleccionar la densidad de hojas deseada en función de las necesidades energéticas, requisitos de visibilidad o necesidades arquitectónicas. La densidad de hojas puede ser irregular de una zona a otra de la fachada para darle un aspecto más natural.

Figura 3. Detalle de la instalación donde se pueden observar las diferentes tonalidades de las hojas y la diferencia de densidad entre unas zonas y otras.

  • Tipo de célula fotovoltaica: Se puede elegir entre varios tipos de material fotovoltaico según la producción energética requerida y los objetivos ambientales. Los tres tipos de tecnología empleada son:
  • Orgánica: Es completamente reciclable y no contiene materiales tóxicos.
  • Sílice amorfa: Tiene una vida útil mayor que la orgánica.
  • CIGS: Es la más eficiente del mercado
  • Orientación: Las hojas pueden orientarse de manera que se optimice la captación de energía solar.

3. Es sostenible en su fabricación

Incluso su producción se ha realizado desde el punto de vista del respeto al medio ambiente, utilizando materiales reciclados y regenerados  y que necesiten un menor consumo energético en su fabricación.  Además se ha analizado su ciclo de vida para determinar el mejor modo de ser reciclada una vez finalizada su vida útil.

Coste

El precio de la instalación depende del tipo de célula fotovoltaica utilizada (tabla 1) y del número de hojas del que conste. A este coste, hay que añadirle el precio de la estructura, el cable de acero que sujeta cada hoja y la mano de obra. Se estima que para una vivienda unifamiliar ubicada en Madrid en la que habitan 5 personas, se necesitarán entre 500 y 600 hojas para cubrir su consumo energético. Esto supone un desembolso de más de 7600 € si se utilizan células fotovoltaicas orgánicas, sin tener en cuenta la mano de obra. Por otro lado, su reparación es sencilla, siendo necesario tan sólo sustituir la pieza estropeada por una nueva, sin necesidad de modificar el resto de la instalación.

Tabla 1. Características de cada una de las células fotovoltaicas empleadas.

TecnologíaHuella de carbonoPrecio

(€)

Producción (vatios / hora)
OrgánicaBaja13,850,5
Silicio amorfoMedia16,620,6
CIGSAlta13,16

4,0

Nidia Rodríguez Díaz. Licenciada en Ciencias Ambientales y Máster en Tecnología y Recursos Energéticos.

Fuentes:

https://www.s-m-i-t.com/#grow_target

http://web.archive.org/web/20120510135232/http://solarivy.com/

http://www.larazon.es/historico/457-hiedra-solar-ILLA_RAZON_397357

http://www.ambientum.com/boletino/noticias/Hiedra-de-edificios-como-fuente-de-energ%C3%ADa-solar.asp?utm_campaign=11032015not&utm_medium=email&utm_source=newsnoticias

Fuente de la imagen portada: http://web.archive.org/web/20120505182542/http://solarivy.com/the_idea

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio

Los girasoles de última generación que generan energía limpia

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio. Texto original

Los avances en energía fotovoltaica avanzan cada día más rápido y para llegar a esta conclusión solo hace falta observar el nuevo modelo de panel solar bautizado convenientemente como SmartFlower POP. Este original panel solar, que combina de forma muy inteligente diseño y eficiencia, está compuesto por grandes «hojas» monocristalinas que actúan como paneles que captan la energía solar (un diseño inteligente de la naturaleza aplicado a la tecnología) y que transmiten la energía a los cables almacenados dentro de la estructura que actúa como tallo de la flor. Además su concepción tiene muy en cuenta la usabilidad y el espacio, su diseño la hace fácil de replegar en épocas con menor actividad solar. Por otro lado, cabe destacar que su inclinación de 90 grados permite captar una gran cantidad de energía solar, mejorando hasta en un 40% los resultados ofrecidos por otros paneles solares convencionales. Esta flor de alta tecnología se basa en 3 principios básicos: rapidez, eficiencia y eficacia.

La observación del propio funcionamiento de la naturaleza fue una potente fuente de inspiración, tal y como señala Alexander Swatek, CEO de la start-up que se encuentra detrás de la idea. ¿De dónde surgió el concepto? Muy sencillo: de los girasoles. Ninguna otra planta explota de forma más eficiente la energía solar. Su instalación además es sencilla puesto que no necesita más que una pequeña obra para que el equipo quede anclado a la superficie y no suponga un peligro para los usuarios. La seguridad es también un factor importante para este tipo de instalaciones, por ese motivo este panel solar es capaz de cerrar sus tallos si detecta rachas de viento superiores a 50 km/h e incluso de entrar en estado de reposo si detecta que se incrementan hasta los 60. El dispositivo incorpora para mayor comodidad un sistema plug&play que ahorra el gran esfuerzo que requiere el despliegue de paneles tradicionales. Como punto añadido frente a estos sistemas, los paneles de la flor se limpian automáticamente gracias a los sensores que le permiten detectar el polvo de las placas y de esta forma evitan la reducción de la captación de energía solar. Asimismo y por inverosímil que parezca, esta flor high-tech que mide 2,65 metros de altura se distribuye en una caja.

No hay duda de que SmartFlower POP ha basado su diseño en la elegancia pero aplicada a la eficacia. Esta curiosa planta es capaz de captar entre 3.400 y 6.200 kW al ano, aunque depende de la región geográfica en la que se encuentre. En España sería capaz de generar 5.900 kW, explican sus desarrolladores en el país, equivalente al consumo de un hogar español medio al año. Los creadores de la idea no se han quedado quietos y han lanzado innovadores productos como SmartFlower Pop-e, el primer combinado para la recarga de vehículos eléctricos. Esta nueva versión permite trasladar a la red eléctrica un suministro de hasta 22 kW, permitiendo su instalación para recargar coches o bicis eléctricas tanto en empresas como centros comerciales. Con un día de carga un coche eléctrico podría recorrer 100 km. Los paneles solares de esta segunda versión disponen de 18 metros cuadrados de superficie de captación solar y son capaces de generar unos 4.000 kW/h en las regiones de Europa Occidental.

Aunque SmartFlower POP es toda una innovación para el sector y aporta grandes beneficios a los consumidores, el dispositivo se ha encontrado con serias trabas legales para su distribución en España, concretamente por el Real Decreto 900/2015 aprobado en octubre del año pasado y conocido como «impuesto al Sol». De momento esta ingeniosa flor de alta tecnología puede adquirirse por 11.900 €, aunque será necesario mantenerse a la espera para conocer el veredicto del Tribunal Constitucional sobre la reciente legislación en materia energética en nuestro país.

Fuente imagen:  Marcel Sigg

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio

Los girasoles de última generación que generan energía limpia

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio. Texto original

Los avances en energía fotovoltaica avanzan cada día más rápido y para llegar a esta conclusión solo hace falta observar el nuevo modelo de panel solar bautizado convenientemente como SmartFlower POP. Este original panel solar, que combina de forma muy inteligente diseño y eficiencia, está compuesto por grandes «hojas» monocristalinas que actúan como paneles que captan la energía solar (un diseño inteligente de la naturaleza aplicado a la tecnología) y que transmiten la energía a los cables almacenados dentro de la estructura que actúa como tallo de la flor. Además su concepción tiene muy en cuenta la usabilidad y el espacio, su diseño la hace fácil de replegar en épocas con menor actividad solar. Por otro lado, cabe destacar que su inclinación de 90 grados permite captar una gran cantidad de energía solar, mejorando hasta en un 40% los resultados ofrecidos por otros paneles solares convencionales. Esta flor de alta tecnología se basa en 3 principios básicos: rapidez, eficiencia y eficacia.

La observación del propio funcionamiento de la naturaleza fue una potente fuente de inspiración, tal y como señala Alexander Swatek, CEO de la start-up que se encuentra detrás de la idea. ¿De dónde surgió el concepto? Muy sencillo: de los girasoles. Ninguna otra planta explota de forma más eficiente la energía solar. Su instalación además es sencilla puesto que no necesita más que una pequeña obra para que el equipo quede anclado a la superficie y no suponga un peligro para los usuarios. La seguridad es también un factor importante para este tipo de instalaciones, por ese motivo este panel solar es capaz de cerrar sus tallos si detecta rachas de viento superiores a 50 km/h e incluso de entrar en estado de reposo si detecta que se incrementan hasta los 60. El dispositivo incorpora para mayor comodidad un sistema plug&play que ahorra el gran esfuerzo que requiere el despliegue de paneles tradicionales. Como punto añadido frente a estos sistemas, los paneles de la flor se limpian automáticamente gracias a los sensores que le permiten detectar el polvo de las placas y de esta forma evitan la reducción de la captación de energía solar. Asimismo y por inverosímil que parezca, esta flor high-tech que mide 2,65 metros de altura se distribuye en una caja.

No hay duda de que SmartFlower POP ha basado su diseño en la elegancia pero aplicada a la eficacia. Esta curiosa planta es capaz de captar entre 3.400 y 6.200 kW al ano, aunque depende de la región geográfica en la que se encuentre. En España sería capaz de generar 5.900 kW, explican sus desarrolladores en el país, equivalente al consumo de un hogar español medio al año. Los creadores de la idea no se han quedado quietos y han lanzado innovadores productos como SmartFlower Pop-e, el primer combinado para la recarga de vehículos eléctricos. Esta nueva versión permite trasladar a la red eléctrica un suministro de hasta 22 kW, permitiendo su instalación para recargar coches o bicis eléctricas tanto en empresas como centros comerciales. Con un día de carga un coche eléctrico podría recorrer 100 km. Los paneles solares de esta segunda versión disponen de 18 metros cuadrados de superficie de captación solar y son capaces de generar unos 4.000 kW/h en las regiones de Europa Occidental.

Aunque SmartFlower POP es toda una innovación para el sector y aporta grandes beneficios a los consumidores, el dispositivo se ha encontrado con serias trabas legales para su distribución en España, concretamente por el Real Decreto 900/2015 aprobado en octubre del año pasado y conocido como «impuesto al Sol». De momento esta ingeniosa flor de alta tecnología puede adquirirse por 11.900 €, aunque será necesario mantenerse a la espera para conocer el veredicto del Tribunal Constitucional sobre la reciente legislación en materia energética en nuestro país.

Fuente imagen:  Marcel Sigg

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio