Archivo de la categoría: Educación Ambiental

Plan de Acción de Educación Ambiental, oportunidad para el cambio

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Beatriz Fernández. Texto original

El pasado 4 de Diciembre tuve la oportunidad de asistir a la presentación del Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad, en el Espacio Mare Nostrum de la Zona Verde de la Cumbre del Clima (COP25) celebrada en Madrid. Cuando llegué allí me sorprendió que el aforo estuvo más que completo con mucha gente interesada en lo que iba a hablarse relacionado con la Educación Ambiental*.

El punto de partida de la jornada fue la presentación pública del informe de 2019 “Hacia una Educación para la Sostenibilidad. 20 años después del Libro Blanco de la Educación Ambiental en España”, un documento de análisis y diagnóstico que recoge la trayectoria de la educación ambiental en los últimos 30 años en nuestro país, en distintos ámbitos y sectores sociales, la presentación corrió a cargo de Leire Pajín, y los encargados del informe Carmelo Marcén y Javier Benayas nos contaron su proceso de elaboración y las conclusiones a las que habían llegado.

Seguidamente, compañeros y compañeras educadoras expusieron sus puntos de vista  sobre el pasado, presente y futuro de la Educación Ambiental. En esta parte de mesa redonda, motivadora e inspiradora estuvieron compañeros del colectivo  #EA26  que nunca defraudan como Jose Manuel Gutiérrez de Esenred, Serafín Huertas y también Miriam Leirós representando a Teachers for Future.

Foto de la presentación del Plan en COP 25

Finalmente y como primicia; Álvaro de Torres, director del CENEAM y Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad, presentaron el marco de trabajo y la estructura del proceso participativo para la elaboración de un Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad para los próximos años (2020-2025, ampliable hasta 2030). Este Plan, coordinado desde el CENEAM y la Fundación Biodiversidad  y cuyo proceso se inició en ese momento, se está definiendo de forma conjunta con todos los actores y sectores significativos en esta materia y se ha incluido dentro de las acciones a la declaración de Emergencia Climática que presentó la Ministra de Transición Ecológica esta semana.

Álvaro de Torres del CENEAM

Como describe el MITECO, los sectores implicados (administraciones públicas, sector privado, asociaciones y colectivos, medios de comunicación y redes sociales, universidades, espacios naturales protegidos, profesionales de la Educación Ambiental, educación formal y comunidad educativa…) están representados por expertos y cuentan con un coordinador. Los ámbitos estratégicos en los que están actualmente trabajando son :

  • cambio climático (mitigación y adaptación)
  • transición energética
  • economía, consumo y estilos de vida
  • conservación de la biodiversidad
  • medio rural y medio urbano
  • gobernanza, capacitación y desarrollo profesional

Finalmente, la Ministra Teresa Ribera cerró el acto con unas motivadoras palabras sobre la alta implicación de educadores y educadoras en cualquier proceso participativo en que se les tenía en cuenta y también se anunció la celebración de un Congreso Nacional de Educación Ambiental, en el CENEAM, en el último trimestre de 2020, donde se presentará para su aprobación el  Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad consensuado por todos los actores.

Este domingo celebramos el día de la Educación Ambiental y espero y deseo que 2020 sea un año recordado por todos los que nos sentimos educadores y que finalmente la Educación Ambiental tenga la voz y el reconocimiento como profesión que lleva demandándose mucho tiempo en nuestro país. Tengo la suerte de conocer a bastantes personas implicadas en el proceso de desarrollo del Plan, y son grandes profesionales,  por lo que espero que con una financiación suficiente y un efectivo apoyo de la Administración este plan puede marcar un antes y un después en la Educación Ambiental en España. Feliz Día de la Educación Ambiental

* Si no pudisteis asistir a la presentación, podéis consultar el vídeo del evento aquí

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

La Educación Ambiental en tiempos de Emergencia Climática. 26/1/2020 #EA26

Publicado en: #EA26 Educación Ambiental por Daniel Rodrigo. Texto original

Texto por

Sera Huertas
@reverdeconcausa

Hemos comenzado un año que se presume importante para la educación ambiental. Se han iniciado los primeros pasos para la puesta en marcha del Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad, que si todo sigue según el cronograma previsto, culminará con el esperadísimo Congreso Estatal de Educación Ambiental en septiembre, algo que el sector demandaba insistentemente desde hace años. Solo por esto ya sería más que suficiente para considerar 2020 como un año clave para la educación ambiental, pero todas sabemos que aún hay más…

La pasada COP25, celebrada en Madrid, dejó patente que la sociedad civil, y con ella el sector de la Educación Ambiental, ha creado suficiente masa crítica para hacerse oír y dejar claro que quiere acción frente a la emergencia climática, y la quiere ya. Una sociedad civil que estuvo muy por encima de los representantes políticos y que está dispuesta a exigirles y dictarles el camino que han de seguir desde las administraciones públicas.

Este tren está en marcha y la Educación Ambiental debe ser locomotora junto a los ilusionantes movimientos juveniles, del profesorado y de la ciudadanía en general.

Y no me voy a olvidar de Teresa Ribera y la Vicepresidencia de Transición Ecológica y Reto Demográfico, algo que muchos albergábamos como un deseo, y que por fin se ha hecho realidad, una Vicepresidencia “verde” desde la que abordar el mayor reto que tiene la humanidad, y por tanto este Gobierno, como es la emergencia climática.

Y escribo esto como miembro del equipo #EA26, ¡JODER #EA26! Una iniciativa y un equipo de personas que en el último año han actuado de catalizador del resurgir de la EA en este país e incluso, según nos cuentan, en algunos países de Latinoamérica.

No voy a referirme a todo lo hecho en el último año por #EA26, pero si queda claro que este 2020 está plagado de retos y exigencias para todo el equipo y estoy seguro que vamos a estar a la altura.

Y para empezar estamos en enero ¿Y eso que significa? Pues que llegamos al Día Mundial de la Educación Ambiental, que como todas sabéis a estas alturas es el 26 de enero, y en nuestro caso tenemos debate.

Os cuento que este año hemos pensado que los debates deben basarse en las temáticas que se tratan en el Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad, con el objetivo de canalizar las muchas voces que se reúnen en torno a los debates #EA26 y acompañarlas al trabajo que muchas compañeras y compañeros realizaran en los grupos de trabajo de este plan durante los próximos meses. De igual modo plantearemos encuentros en el formato #EA26_con con profesionales de otros temas que consideremos interesante incluir también.

Para este primer debate, que además coincide con el Día Mundial de la Educación Ambiental planteamos el siguiente tema: La Educación Ambiental en tiempos de Emergencia Climática. Y para nutrir el debate de buenas ideas te recomendamos leer esta reciente publicación de nuestro compañero Daniel Rodrigo-Cano @drotorrent , que ha coordinado junto
a Rogelio Fernández Reyes, La Situación de la #EducaciónAmbiental en tiempos de #EmergenciaClimática, que te puedes descargar aquí.

Próximo debate #EA26 será el domingo 26 de enero de 18:00 a 19:00 ¿Te lo vas a perder?

Puedes leer y comentar el artículo completo en #EA26 Educación Ambiental

Encuentro presencial #EA26: La Educación Ambiental, más viva que nunca

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Beatriz Fernández. Texto original

El pasado 26 de octubre celebramos en las instalaciones del ISM el encuentro anual del movimiento de Educación Ambiental #EA26 al que tengo la suerte de pertenecer, donde profesionales de la educación ambiental y muchos otros colectivos interesados se reunieron para hablar de diversos temas y desvirtualizarse.

Para los que no lo conozcáis todavía “EA26 es una movimiento que surge en las redes sociales con la intención de promover la educación ambiental en ellas. Es una iniciativa que comenzó espontáneamente en una conversación en twitter y con el tiempo ha ido madurando y creando en verdadero espacio de encuentro y debate entre numerosas personas del sector usuarias de esta red social cada 26 de mes. En #EA26 hay personas que organizan, profesionales que aportan su experiencia, personas que aprenden, personas que desarrollan su pensamiento crítico, personas que se divierten, pero ante todo personas que viven la educación ambiental como una opción sincera de promover un futuro más equitativo y saludable para todos. En cada intenso debate se reflejan problemáticas, fortalezas, caminos, consejos, interrelaciones y sobre todo ideas que en cada 140 caracteres se encadenan. Pero sobre todo se muestra compromiso y tozudez, quizás, de muchas personas por seguir en este camino un tanto pedregoso pero tan necesario”.

En mayo de 2018 se celebró el primer evento presencial con gran un éxito de participación y de implicación por los asistentes,  y tuvimos la sensación de que habia una gran necesidad de reunirnos y compartir experiencias además de debatir por twitter, por lo que decidimos repetir la experiencia.

En este Segundo Encuentro Presencial #EA26 se desarrolló una participativa dinámica en la que primero se hizo un diagnóstico de los problemas a los que se enfrenta actualmente la educación ambiental,y después se buscaron respuestas a los problemas detectados.

En el siguiente vídeo podéis ver un resumen del trabajo realizado, que fue grabado por cada uno de los equipos que participaron en el encuentro.

Una vez más, el encuentro fue un éxito y las participantes compartieron sus puntos de vista sobre la educación ambiental, consiguiendo un enriquecedor debate al proceder de diferentes colectivos procedentes de toda España y también de México entre los que podemos destacar a personas representantes del CENEAM, EsenRED, AVEDAM, Imedes, Arriba las RamasBosque Habitado, Teachers for future, Conama, COAMBM, y muchas otras personas que vinieron a nivel particular.

El equipo de #EA26 ha creado esta infografía para resumir las conclusiones del encuentro, en el que destacamos la preocupación por poner el valor la Educación Ambiental y las personas que se dedican a ella, evitando caer en la banalización y en los tópicos que tiene asociada como actividad únicamente lúdica, o dirigida a un público infantil.

En tiempos de Emergencia Climática se reivindica una Educación Ambiental transversal que se incorpore al currículum educativo y que nos ayude a luchar contra el cambio climático no solo a nivel escolar sino a todos los públicos, impartida por profesionales bien formados e informados.

Mi sensación en este encuentro es que hay muchas personas implicadas en mejorar la Educación Ambiental en nuestro país y ponerla en valor y que a pesar de las muchas dificultades, está más viva que nunca.

Para seguir la actividad de #EA26 no olvides seguir el perfil @Edu_ambiental y el hashtag #EA26 y conectarte a twitter cada 26 de mes a las 18h para debatir sobre el tema correspondiente.

Si te interesa la Educación Ambiental, el ISM dispone del programa formativo Educador e Intérprete Ambiental y el programa Especialista en Educación ambiental, intepretación y voluntariado en la naturaleza.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Una EDUCACIÓN AMBIENTAL que brilla por su ausencia

Publicado en: Trabajar en Gestión Ambiental por Verónica García Correa. Texto original

Cada año el Medio Ambiente está más presente en nuestras vidas. Es una realidad. Pero esta presencia no es en positivo. Todo lo contrario. Pensamos más en él porque, cada vez más, sufrimos en “nuestras carnes”, como estaba claro que sería, las consecuencias de la desastrosa gestión que de él hacemos. Y no nos engañemos, […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en Trabajar en Gestión Ambiental

Proyecto FarFalle: Turismo Científico en las Islas Canarias

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Karpamenpe. Texto original

Carmen Meléndez, exalumna del ISM ha puesto en práctica sus conocimientos de oceanografía, turismo sostenible y educación ambiental con un proyecto único en investigación oceanográfica con un laboratorio a bordo de un velero que nos cuenta a continuación:

Proyecto FarFalle abre fronteras para fomentar un turismo científico y con rigor, que permitirá a los participantes iniciar y ampliar sus conocimientos, aprender los aspectos del mundo del Océano y de los procesos y mecanismos que lo han hecho un medio único, acercando a la sociedad la investigación oceanográfica y la importancia del estudio y conservación del mundo marino. Con una perspectiva divulgo-educativo-científica, transmitimos la importancia de la preservación, conservación y protección de la Naturaleza, de los Océanos y de la Biodiversidad.

Muestreo

Ofrecemos experiencias de corta y larga duración a bordo de un velero para estudiar las aguas y la biodiversidad marina que rodean las Islas Canarias, nos centramos en la actualidad en la zona de Los Gigantes, en Tenerife, Zona de Especial Conservación dentro de la Red Natura 2000, un acuario natural con unas vistas espectaculares.

Las Islas Canarias son un lugar único en el mundo, cuentan con la biodiversidad de cetáceos más alta en Europa, pudiendo encontrar tanto especies de ambientes cálido-templados (las más numerosas) como de latitudes más septentrionales. Esto sucede por las especiales condiciones que se dan en la zona, entre las que destacan la presencia del Afloramiento del Noroeste Africano, es decir, la acción de los vientos alisios que soplan paralelos a esta costa durante una gran parte del año. Estos originan que la masa de agua se transporte hacia el océano dando lugar a que las aguas profundas, frías y ricas en nutrientes, ocupen el lugar de éstas. De las 89 especies de cetáceos descritas en el planeta, se tienen registros de 30 en aguas Canarias.Así, durante las salidas que ofrecemos disponemos de un hidrófono a bordo y se podrán avistar especies residentes de calderón tropical (Globicephala macrorhynchus) y de delfín mular (Tursiops truncatus) durante todo el año, y muchas veces, también de delfines moteados, delfines comunes, rorcuales, zifios o cachalotes.

Se trata de una iniciativa sostenible, un agradable recorrido en velero con la intención de fomentar el sentido crítico entre los participantes hacia las acciones que provocan la degradación del mar con el fin de cambiar costumbres y hábitos. Comprobaremos el preocupante estado de nuestros océanos y aprenderemos nuevos hábitos que reviertan la situación. Estudiamos y analizamos los microplásticos presentes en la superficie y en el fondo marino ademas del plancton, organismos vegetales y animales presentes en el agua de mar. Son los propios participantes los que recogen las muestras con el objetivo de que vean con sus propios ojos la salud actual de nuestros océanos. Hay tiempo para disfrutar, almorzar y realizan snorkel cerca de los Acantilados de Los Gigantes, uno de los lugares mas impresionantes de las Islas Canarias.

Estamos colaborando con Proyecto Microtrofic, Grupo de Investigación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, se centra en el estudio sobre los microplásticos marinos y su incorporación a las redes tróficas en Canarias. Gracias al turismo científico, destinamos el 70% de cada entrada vendida a la investigación.

Farfalle project

Proyecto FarFalle invierte también parte de su actividad en fomentar una educación ambiental marina a través de cursos teórico-prácticos de larga duración y realiza travesías alrededor de las islas ofreciendo charlas y jornadas en diferentes puertos insulares. Trabajamos para que la situación de los océanos mejore ya que nos encontramos en una situación vital. Proyecto FarFalle esta a disposición de la sociedad para dar a conocer el Océano ¿Como, por qué y para que se estudia el Océano? ¡Ven e investiga con nosotros!

#vamosqueinvestigamos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Aquí no se recicla

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

El otro día, de camino al punto limpio, pasé por delante de una parada de autobús que lucía un cartel como el de la imagen que ilustra e inspira esta entrada. A distancia se puede leer “aquí se recicla”, junto con imágenes de tubos fluorescentes y distintos tipos de bombillas. En mi ingenuidad sentí una gran alegría. Pensé que Ambilamp había encontrado la forma de convertir las marquesinas de las paradas de autobús en puntos de recogida de bombillas, de modo similar al sistema que lleva años recogiendo las pilas en estos y otros elementos del mobiliario urbano. Pero no.

A pesar de la invitación “reciclemos también las bombillas” y el mensaje “recicla tus bombillas aquí”, no era más que un anuncio. No había ningún hueco donde dejar las bombillas o los fluorescentes. ¡Qué desilusión!

En España tenemos un problema con la manera en la que afrontamos los problemas ambientales. En particular con los residuos y su gestión. El país con más infracciones ambientales abiertas por la Unión Europea, también es uno de los rezagados en la materia. A pesar de los constantes avisos y recomendaciones para mejorar la gestión de residuos estamos en riesgo de incumplir los objetivos europeos de reciclaje. Y así lo cree el propio sector.

Ocultar el problema no ayuda a solucionarlo. Distintos estudios independientes ponen de manifiesto las carencias y cuestionan las estadísticas sobre residuos. Hasta el punto de, analizando los datos publicados por distintas administraciones competentes en gestión de residuos, concluir que sólo el 25,4% de los envases plásticos se recuperaron en España en 2016. 20 años después de su entrada en funcionamiento el sistema del contenedor amarillo apenas llega a recuperar poco más de la cuarta parte de los residuos para los que se puso en marcha.

¿Qué tienen que ver las bombillas y los envases de plástico? Pues poco o muy poco. Son flujos de residuos independientes, regulados por normativa diferente, con distintos objetivos… pero los sistemas de gestión de sus residuos comparten una misma estrategia corporativa. Y ese es otro de los errores en la gestión de residuos en España. Nos preguntamos por qué fracasan las campañas de comunicación y la respuesta está en la parada de autobús con la que empezaba esta entrada.

En gestión de residuos juega un papel clave la responsabilidad ampliada del productor, un principio plasmado en requisitos legales para que quienes pone en el mercado productos que con su uso se convierten en residuos asuman los costes de la correcta gestión de esos residuos.

Los agentes responsables de la fabricación, distribución y puesta en el mercado de esos productos se organizan en Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), cuya finalidad es dar cumplimiento a esos requisitos legales, entre otras cuestiones, organizando la recogida de los residuos de las empresas adheridas al sistema.

En la mayoría de los casos, como es el de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) con los que trabaja Ambilamp, la normativa sobre responsabilidad ampliada del productor establece que los residuos deben recogerse en el establecimiento que vende los productos que generan esos residuos.

Requisitos para la recogida de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos domésticos.

A pesar de que esta obligación tiene más de una década de antigüedad, son muchos los establecimientos que siguen sin darse por enterados y muchos más los consumidores que la desconocen: para la inmensa mayoría de los flujos de residuos regulados por la legislación existe la obligación de recogerlos en los mismos lugares donde se ponen en el mercado.

Esta idea no le gusta mucho al hermano mayor de todos los SCRAP, el primero en organizarse en España, el de los residuos de envases ligeros: Ecoembalajes España, S.A. (Ecoembes). Es más, inventó un sistema de contenedores de colores para que los residuos de envases no volviesen a los establecimientos. Y, por si fuera poco, lucha con todas sus fuerzas por intentar convencernos de que la devolución y el retorno nos perjudican a todos.

Ecoembes también es el SCRAP que dispone de una mayor cantidad de recursos: 500 millones de euros al año que liquida puntualmente en varias partidas, incluida una importante destinada a comunicación y mercadotecnia. No sabemos la magnitud, pero es suficiente para comprar el discurso de varios divulgadores y medios de comunicación.

Es una estrategia suicida de desinformación ambiental, fake news y greenwashing. Frente a un desafío urgente, la comunicación se centra en ocultar el problema, mantener un modelo de negocio insostenible y silenciar las evidencias de que necesitamos mejorar la recogida y gestión de residuos.

Son tantas las agencias de comunicación y los periodistas afectados por la influencia del hermano mayor de los SCRAP que toda la comunicación del sector está contagiada por esa estrategia. Si se queman cuatro instalaciones de gestión de residuos al mes en España, la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER) se cierra en banda y niega la mayor. Ante el clamor de los consumidores que demandan fruta sin plástico, la industria del plástico echa balones fuera. Todos en la misma línea de victimizarse y acusar a otros de intentar confundir que utiliza Ecoembes contra quienes contrastan sus datos.

En vez de avanzar en la gestión de residuos de envases e invertir en más capacidad de recogida y mejor tratamiento, se gasta el dinero de la responsabilidad ampliada del productor –el que todos los consumidores de productos envasados aportamos al sistema en cada compra- en crear imagen de marca y condicionar el discurso ambiental. Hasta el extremo de entrar en las universidades y en los colegios. Ecoembes nos miente para mantener un sistema de recogida de envases que está hipotecando el futuro.

Y sí, nos queda claro que Ecoembes no quiere que se hable de sistemas de depósito, devolución y retorno, que para eso puso en marcha el contenedor amarillo. Tan claro como que ese hermano mayor se ha encargado de difuminar su responsabilidad y señalar los neumáticos, neveras y lavadoras que acaban como basuraleza, desviando la atención sobre los envases de usar y tirar que reinan entre la basura que se abandona en el medio natural.

El mensaje “aquí se recicla” colgado en la parada del autobús responde más a la estrategia de ocultar los tristes datos de reciclaje que a una realidad sobre la gestión de nuestros residuos. Nadie cuestiona que en España se esté reciclando. Ni la labor de los SCRAP. Claro que se recicla y es necesario contar con entidades que organicen la gestión de residuos. Pero queda mucho por hacer y hay que centrar los esfuerzos.

No haría falta gastar el dinero de todos los consumidores en publicidad si nos asegurásemos de que los establecimientos donde se comercializan los productos están en situación de recogerlos cuando se convierten en residuos e informar a los consumidores sobre derechos y obligaciones. Harían falta menos anuncios en marquesinas de autobús si nos asegurásemos de garantizar que las grandes superficies cuentan con espacios adecuados para que los consumidores depositen allí los productos adheridos a SCRAP cuando dejan de ser útiles.

Están muy bien los anuncios sensibleros, pero hace años que el reto no está en concienciar a la gente sobre reciclaje. Menos todavía cuando hay obligaciones legales que cumplir. El reto está en alinear las formas de recogida con los tratamientos que contribuyen al reciclaje de residuos, poner fácil la entrega de esos materiales que la economía circular podría convertir en nuevas materias primas.

Quizá sea cómodo identificarse con un bando y sentarse cómodamente con los que se quieren identificar como nuestros iguales a preparar el ataque al enemigo. Pero estamos todos en el mismo barco. No hay enemigos más allá de los que fabrica la estrategia de comunicación de Ecoembes para seguir dilapidando sin control los recursos de todos que deberían estar destinados a recoger mejor los residuos de envases.

No podemos seguir el ejemplo de un contenedor amarillo que apenas tiene capacidad para el 30% de los residuos que debería recoger y dice estar reciclando más del 70%. No es creíble y no ayuda a mejorar la situación. ¿Qué sentido tiene plantear campañas que responden a los intereses estratégicos del hermano mayor y su modelo de negocio? Estamos ante una urgencia que no admite excusas o lavados de imagen y que no puede esperar.

A pesar de todo, no puedo cerrar esta entrada sin reconocer que el vídeo de Ambilamp que he visto (en “exclusiva”) mientras documentaba esta entrada me parece un rayo de esperanza. Pierde la oportunidad de aclarar que la opción de devolver las bombillas al sitio donde las compramos no es una molestia ni un favor, si no la obligación aparejada a venderlas, financiada por todos los consumidores con la compra de bombillas nuevas pero, por lo menos, invita a llevar las bombillas a los establecimientos donde se comercializan. Un anuncio que se pierde en el buenismo pero, por lo menos, es un paso para sacar la palabra reciclaje de los contenedores de colores. De todos modos no creo que compense el nivel de frustración de quien se acerque a una marquesina del anuncio con el que abría esta entrada con un fluorescente en la mano.

Seamos claros: en la parada de autobús no se reciclan los fluorescentes

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad