Archivo de la categoría: consumo

Cómo comprar ropa de segunda mano sin volverte loca

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Comprar ropa online puede dar un poco más de miedo que ir a la tienda. Si a esto le sumamos que hablamos de ropa de segunda mano, la cosa se complica aún más. Por si este tipo de compras te echan para atrás, te dejo una serie de consejos para cuando uses webs de ropa de segunda mano.

1. Utiliza los filtros

Puede que encontrar lo que buscas te parezca imposible. Si estas acostumbrada a buscar en las webs de ropa en la que todo está ordenado, puede que las webs de segunda mano te parezcan la madre de todos los caos. Sin embargo, no te preocupes, casi todas tienen filtros en los que puedes elegir la prenda que quieres, talla y en algunas webs también la marca de ropa.

Una vez que te familiarices con los filtros, verás que es muy fácil encontrar prendas del tipo que te gustan y no perderás el tiempo a la hora de elegir.

2. Busca ropa con etiqueta

Uno de los principales miedos cuando se compra ropa de segunda mano es la calidad de la misma. Parece lógico asociar ropa de segunda mano con ropa vieja, pero no es así. En las webs que recomiendo en el blog se vende única y exclusivamente ropa nueva con etiqueta o casi nueva. Si este también es tu miedo, te recomiendo que utilices el filtro “ropa nueva con etiqueta“. Si más adelante te sientes confiada puedes buscar ropa poco usada.

3. Solicita más fotos o busca la prenda en Internet

¿No estás segura de que el color te vaya a gustar? ¿No te queda claro cómo quedaría la prenda puesta? Sin problemas, algunas webs permiten interacción entre comprador y vendedor, así que si tienes dudas, pide más fotos. En el caso de que no se puedan solicitar más fotos, siempre puedes buscar la prenda en concreto en Internet. San Google seguro que te resuelve las dudas.

4. Compara precios

Vale, puede que te parezca que la ropa de segunda mano va a ser más barata que la de las tiendas siempre, pero puede que no. Yo este verano quería comprarme un monedero de una marca en concreto, y estaba más barata en la tienda que de segunda mano. Ya sé que el objetivo no es ahorrar dinero, aunque también es importante, pero puede que te sientas estafada si luego lo ves en la tienda más barato. Por eso siempre es mejor comparar.

5. Pide medidas de las prendas

Si con una foto y la talla no sabes si te va quedar bien lo que has elegido, pide medidas. Hay que resaltar que no todas las webs ofrecen la posibilidad de poder solicitar más fotos o medidas. En las que se puede, no dudes en plantear tus dudas. Mide tu ropa y compara con las medidas que te ofrecen, será más fácil acertar.

6. Si no quedas satisfecha, dilo

No tiene por qué pasar, pero si alguna vez te sientes engañada, puedes reclamar. En casi todas las webs podrás hacer devoluciones sin problemas y, si tienes algún problema con la persona que ha vendido la prenda, puedes contactar con los gestores de la web para que te ofrezcan solución.

Espero que estos consejos te hayan servido de ayuda. Si tienes algún truco, ¡compártelo!

 

La entrada Cómo comprar ropa de segunda mano sin volverte loca aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Tres cosas que debería incluir el Real Decreto de reducción de bolsas y que aún estamos a tiempo de cambiar

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

¿Te suena aquel titular sobre que en 2018 se prohibirían por ley las bolsas de plástico gratuitas? Pues atempera tu entusiasmo porque no es tan bonito como parece. Sí, ya sé que soy una corta-rollos, pero es que he leído el proyecto de Real Decreto de reducción de bolsas y tampoco es que sea para tirar cohetes.

ley prohibición bolsas plástico

Real Decreto de reducción de bolsas de plástico

De momento puedes leer el Proyecto de Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico. Si te interesa este tema te recomiendo que lo leas porque actualmente se encuentra en proceso de información pública. Puedes hacer que tus ideas y sugerencias queden reflejadas en esta ley. Tienes hasta el 15 de septiembre para enviar tus comentarios a la dirección bzn-sug_residuos@mapama.es

El texto es fácil de entender y no muy largo, pero te lo resumo. Lo primero que hay que saber es que el RD establece un precio mínimo a las bolsas, y luego cada comercio decide el precio final. Tampoco se cobran todas las bolsas, aunque sí la mayoría de ellas.

Objetivo y plazos

El objetivo es claro: reducir el consumo de bolsas de plástico y cumplir con la Directiva (UE) 2015/720. De manera que, por persona, sean menos de 90 bolsas al año el 31 de diciembre de 2019, y 40 bolsas por persona a más tardar el 31 de diciembre de 2025.

Para ello, a partir de marzo de 2018, la mayoría de las bolsas entregadas pasarán a tener un precio.

Bolsas que se cobrarán

El proyecto de RD indica diferentes precios mínimos en función de si son o no compostables y su espesor. Es decir, a mayor espesor, aumenta su precio. Si no son compostables serán más caras que las compostables.

Bolsas que no se cobrarán

Aún así, seguirá habiendo bolsas que sí serán gratis ya que el RD prevé una exención de pago en las bolsas más ligeras que bolsas de plástico:

“con un espesor inferior a 15 micras que son necesarias por razones de higiene o suministradas como envase primario para alimentos a granel cuando su uso contribuye a prevenir el desperdicio de alimentos”

¿Por qué se prohiben las bolsas oxodegradables?

Las bolsas oxodegradables más ligeras se prohiben debido a que se fragmentan en pedazos pequeños. Esta características las hace más contaminantes. Es decir, que eso de degradables puede hacer pensar que son mejores, pero es justo lo contrario. Las bolsas de mayor espesor de este tipo pasarán a tener un precio disuasorio.

De lo que se han olvidado

En mi opinión, si este Real Decreto sigue adelante tal y como está será un primer paso demasiado tímido.

  • Lo primero. No habla nada de las bolsas del pan. Esas que son de papel y plástico y cada vez se ven más. Deberían incluirse tanto en las definiciones como en su gestión y/o alternativas.
  • Segundo. Se han olvidado por completo de los guantes de plástico que en muchos sitios te obligan a usar. Sé que no son bolsas, pero están muy ligadas a las bolsas de venta de fruta en grandes superficies. Habría sido una buena oportunidad para verlos desaparecer.
  • Por último, un precio de 5 céntimos por bolsa no resulta muy disuasorio que digamos.

Como he dicho, este Real Decreto de reducción del consumo de bolsas de plástico se encuentra en proceso de información pública. Haz que tus sugerencias se tengan en cuenta si crees que debe cambiar algo.

Actualización: El periodo de información publica ha terminado

 

Imagen: ja ma

La entrada Tres cosas que debería incluir el Real Decreto de reducción de bolsas y que aún estamos a tiempo de cambiar aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Sorbos con pajitas comestibles

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

A pesar de que trato de ser coherente y reducir al máximo mi impacto ambiental, hay determinados pecados que sigo cometiendo. Uno de ellos son las pajitas de plástico. Sí… confieso que, en ocasiones, utilizo pajitas de plástico.

Fuera de casa, en verano para el granizado de limón, uno de esos placeres terrenales en los que caigo año tras año… sumando cerca de una docena de pajitas de plástico al año.

Pero también en casa. A mi favor argumentaré que si el pediatra de atención temprana te dice que sorber con pajita y hacer burbujas ayuda a que los pequeños desarrollen los músculos del aparato fonador no hay más que hablar: pajitas para los niños. Y lo que más a mano queda en el supermercado son las pajitas de plástico de un solo uso, con todo lo que implican de despilfarro de materias primas y generación de residuos difícilmente reciclables.

Este verano he descubierto una alternativa: las pajitas comestibles de Sorbos. Un paso interesante en la sostenibilidad de las pajitas para bebidas. Nada de plásticos biodegradables, directamente una golosina que puedes comer al terminar tu refresco. La ventaja es evidente: la pajita no deja residuos después de su uso. Pero si no te la comes alguien en la naturaleza podrá hacerlo por ti.

A diferencia de los plásticos convencionales, cuyos polímeros artificiales no se descomponen, por lo que sus residuos se degradan durante miles de años dando lugar a microplásticos que acaban en la cadena alimentaria, los materiales comestibles pueden ser procesados por los seres vivos.

Los materiales comestibles también suponen una ventaja sobre los plásticos biodegradables, que muchas veces sólo lo son en unas condiciones de laboratorio tan concretas que no se dan en los ecosistemas donde acaban abandonados los plásticos, por lo que no llegan a ser degradados por los seres vivos.

Las pajitas de Sorbos muestran un camino interesante. Especialmente para el público objetivo al que van dirigidas. Son ideales para su consumo en cócteles y demás bebidas de celebración que suelen servirse con algún adorno plástico inservible. En este caso la pajita, además de servir para remover o beber pausadamente, contribuye a aromatizar los sorbos y aporta un final agradable para el trago.

Las pajitas se hacen en varios sabores, limón, fresa, manzana, canela, jengibre, lima… que puedes elegir para acompañar a distintas bebidas. La textura y sabor es similar al de esas pastillas de caramelo que no faltan en los paquetes de cumpleaños de los niños y que, personalmente, era una de las chucherías favoritas en mi infancia.

A pesar de las ventajas ambientales de las pajitas comestibles tienen dos líneas de trabajo a mejorar:

  • Una relativa a los aditivos de las pajitas. Su composición es similar a la de muchas de las chucherías que podemos encontrar en las confiterías… incluyendo los colorantes. El problema es que incluyen E 129, un colorante presente en gran cantidad de golosinas de color rojo, pero sospechoso de tener,como se avisa en el etiquetado de las pajitas Sorbos, efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños.
  • Los sobres individuales para cada pajita. Vienen en papel plastificado, supongo que por alguna exigencia higiénico – sanitaria. La cantidad de plástico es mínimo e implica una reducción muy significativa, tanto como para ser una buena alternativa a las pajitas de plástico, y como para recomendar que, para optimizar la gestión del residuo, el sobre individual se deposite en el contenedor de papel y cartón.

Las pajitas comestibles son una alternativa interesante para reducir el impacto de un residuo tan difícil de recuperar y reciclar como son las pajitas de plástico. Especialmente para el uso en coctelería al que están dirigidos. Ilustran un camino a seguir para evitar los plásticos en un utensilio tan empleado en bares y cafeterías, que podría ser imitado en otros elementos como los agitadores, las sombrillitas y demás adornos o accesorios plásticos que, normalmente, aportan poco o muy como a la bebida y mucho impacto al planeta.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

¿Agua de grifo en la empresa?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por avizcaino. Texto original

Hace unas semanas tuve la ocasión de impartir una charla de 5 minutos sobre el impacto de las botellas de plástico y cómo reducirlo con un gesto sencillo: beber agua del grifo.

Pinche aquí para ver el vídeo

Muchas de las organizaciones que he visitado a lo largo de mi vida profesional ofrecen (bien mediante máquinas, bien en los comedores de empresa), agua embotellada a sus empleados, a pesar de estar conectadas a la red de agua potable en lugares con excelente calidad de agua de grifo.

Incluso en algunas de estas empresas los empleados reutilizan este tipo de envases para contener sustancias peligrosas sin sustituir el etiquetado para evitar el riesgo que puede llegar a suponer tener una botella de agua rellenada con líquido de frenos, aceites de corte u otras sustancias. ¿Nunca han abierto la nevera de un taller y han encontrado allí una botella de plástico llena de un líquido de llamativo color verde?

Son muchas las formas en las que la gestión de una organización puede influir en su entorno, así como en el impacto que causan sus trabajadores. En empresas como los hoteles no sólo pueden influir sobre la sostenibilidad de los hábitos de consumo de su personal: una buena información a los clientes puede ahorrar la fabricación de un buen número de envases y los costes de su gestión.

Por supuesto, en muchas actividades económicas el impacto de los envases de plástico generados por los trabajadores en su horario laboral no es un impacto ambiental significativo. Pero es una actuación fácil de acometer en el contexto de la responsabilidad social corporativa y las inversiones se recuperarían a muy corto plazo.

Pixabay

¿Se imaginan a los hijos de todos los empleados paseando por el parque y en sus centros escolares una botella reutilizable marcada con el logotipo de la empresa? ¿O a todos los empleados luciendo en el gimnasio el logotipo de la empresa? El coste es muy bajo y el retorno puede ser importante. ¿Qué me dicen de las ruedas de prensa? ¿Poner en primer plano la marca de la empresa impresa en una jarra de vidrio?

Hay mil formas de que un gesto tan potente como evitar las botellas de plástico de un solo uso se convierta en una brillante actuación de responsabilidad social corporativa. ¿Qué tal si en una cadena hotelera sustituimos las botellas de plástico “de cortesía” por una de acero reutilizable y una pegatina en el lavabo, quizá de la compañía distribuidora de agua, informando sobre la calidad del agua? ¿Se imaginan a los clientes del hotel luciendo la marca en los lugares turísticos más concurridos, sus reuniones de empresa o los congresos a los que asistan?

¿Dejaría de ingresar el restaurante que incluyese en su carta la opción de agua del grifo? ¿Qué pasaría si le pusiese un precio simbólico destinando la recaudación por jarras de agua a una causa social o ambienta?

Conocer la calidad del agua de nuestro grifo en España es fácil, basta acudir al Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo Humano. Quizá en algunas zonas sea necesario someter el agua a filtración u otro tratamiento que mejore las características organolépticas del agua. Tal vez para reducir la dureza que, sin perjudicar la potabilidad del agua, causa tanto rechazo. ¿Es una inversión excesiva para una empresa? ¿Cuántas botellas de agua pagan unas jarras especiales y sus filtros?

Creo que, aparte de otras actuaciones vistosas, es interesante incorporar gestos relacionados con el consumo responsable dirigidos a los trabajadores de las organizaciones, sobre todo aquellos que pueden reproducir en su hogar y trasladar a su entorno cercano.

Y tú ¿dejarías de utilizar botellas de plástico en tu lugar de trabajo si la empresa ofreciese alternativas?

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Pep Lemon: un ejemplo español de Economía Circular, que permite entender el “upcycling”

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

La Economía Circular trata de desvincular el crecimiento económico, de un obligado consumo de recursos naturales. En el modelo de la Economía Circular las empresas hacen todo lo posible por conservar sus recursos y aprovecharlos, evitando, en la medida de lo posible el consumo de nuevos recursos, especialmente de aquellos que pueden resultar críticos. En definitiva, es el ecodiseño llevado al máximo, pensando, desde el diseño inicial, cómo conseguirlo.

En la Economía Circular se ha acuñado un término nuevo, el “upcycling”, de difícil traducción, pero importante significado. Se trata de una reutilización creativa, en la que los co-productos, los subproductos, los materiales no útiles y los residuos se transforman en productos de mejor calidad o mayor valor ambiental. Es lo contrario del “downcycling”, en el que todo se convierte en algo de menos calidad, que es lo que con frecuencia ocurre en el reciclado, en que se extrae o se obtiene un material útil de un producto, para emplearlo en otro sistema de producción. El upcycling requiere la intervención a fondo del ecodiseño, en todas las etapas del ciclo de vida del producto.

Pues bien, hoy quiero que conozcas Pep Lemon, una ejemplar iniciativa española de Economía Circular, social y colaborativa, que te ayudará a entender bien el concepto de “upcycling”.

En el año 2016 tuve el honor de ser invitado a participar como jurado de un concurso de ecodiseño en el CONAMA. De esa manera tuve la oportunidad de conocer el proyecto de Pep Lemon, en la isla de Mallorca, que me parece un excelente ejemplo de Economía Circular, social y colaborativa, que merece ser divulgado y apoyado.

El proyecto nace en 2013, de una realidad dura, marcada por la crisis vivida a partir del año 2007:

  • Cada año se perdían en Mallorca toneladas de limones que no tenían aprovechamiento, por tener una forma o un tamaño rechazados por el mercado, o por ser producciones familiares de pequeña dimensión.
  • La progresiva desaparición de empresas embotelladoras en Mallorca. En 1973 había 131 empresas, pero en 2017 ya sólo quedaban 2.
  • Un mercado de bebidas refrescantes acaparado en un 90% por grandes multinacionales. Pero con un pujante nacimiento de marcas locales (indie brands), muy creativas, que con ingenio y buen hacer se van haciendo un hueco en los mercados locales.

Pep Lemon es una brillante combinación de voluntades y oportunidades, que se desarrolla en la isla de Mallorca:

  • En primer lugar, recogen los limones y naranjas que son rechazados por el mercado convencional. Todos provienen de fincas de la isla de Mallorca. También aprovechan las algarrobas, otro producto local en desuso, para hacer una bebida de cola local.
  • Después los exprimen, con la ayuda de personas con discapacidad, que tratan cada limón y cada naranja con todo el cariño; y que gracias a esta iniciativa cuentan con un trabajo estable y útil, del que estar orgullosos.
  • A continuación, embotellan el zumo (totalmente natural) en la última embotelladora independiente de las Islas Baleares. Para ello emplean envases reutilizables.
  • Distribuyen su producto, mediante la colaboración de los medios de transporte de otra empresa local, en aquellos locales de la isla que entienden el proyecto, valoran un producto natural y apuestan por lo que Pep Lemon representa.
  • Aprovechan la pulpa de la producción de la bebida, que podría ser un residuo, para producir mermelada de limón y naranja.
  • Y para que no falte de nada, también tienen el Gin&Lemon, la combinación perfecta: zumo de limón natural, sin gas y ginebra con aromas de romero.
  • Dedican un 5% de lo obtenido con la producción, al fomento de la cultura local.

Como ves, se trata de una idea sencilla, a la que no le falta de nada. Una industria local, que:

  • Emplea productos que se desaprovechaban, convirtiéndolos en algo de más valor.
  • Hace un producto natural, con una producción sostenible.
  • Utiliza envases reutilizables.
  • Tiene un contenido social, dando trabajo a personas con discapacidad, que no lo tienen nada fácil.
  • Minimiza su Huella de Carbono y su Huella Ambiental, con una producción y una distribución local, que cierran el ciclo de vida del producto.

En definitiva, un ejemplo español de “upcycling”.

Otro aspecto interesante de Pep Lemon es que no tienen interés en exportar botellas fuera de Mallorca. Prefieren que otros repliquen el modelo a nivel local, utilizando recursos y creando riqueza a nivel local, de manera que se produzcan beneficios ambientales y sociales, a pequeña escala, pero en muchos lugares.

Confío que el proyecto te haya gustado tanto como a mí, y que las ganas de probar cualquier especialidad Pep te desborden, por ser un buen producto natural, que cuida su ciclo de vida completo, y un excepcional ejemplo de economía circular, local, social y colaborativa. Es difícil compendiar tantas cosas en un solo proyecto.

Pero la felicidad nunca puede ser completa, y Pep Lemon fue demandada por PepsiCo, alegando que se sentían perjudicados por que los consumidores se confundirán con los nombres, que en su opinión son demasiado similares. De momento, en octubre de 2016, los tribunales le dieron la razón al poderoso, en una discutible sentencia, pero Pep Lemon no tira la toalla.

Si la iniciativa de Pep Lemon te parece valiosa, crees que la demanda de PepsiCo es una desmesura y que Pep Lemon merece seguir adelante, quizá te interese colaborar en una campaña que pide que se respete a la empresa mallorquina.

Si estás interesado en los temas de Ecodiseño, la Declaración Ambiental de Producto, Análisis de Ciclo de Vida, software de ACV, Huella de Carbono, la Huella Hídrica, la Huella de Agua, la Huella Ambiental de un producto y cómo se calculan, te invitamos a participar en el curso que impartimos sobre las Huellas de Producto en el Instituto Superior de Medioambiente (ISM) sobre esta materia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Bebe agua de grifo #IgniteMAD4

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Hace unas semanas tuve la oportunidad subirme al escenario de Ignite Madrid #4 para compartir, como no podía ser de otra manera, unas ideas sobre el impacto de los residuos y nuestro modelo de consumo. Una experiencia que os cuento en esta entrada y que quedó documentada en este vídeo:

 




 

Conocí Ignite gracias a Txema, que ha participado en la edición valenciana del evento. Y gracias a él me enteré de que se buscaban oradores para la cuarta edición de Ignite en Madrid, así que me propuse para hablar sobre la economía circular de los envases de plástico.

Y lo primero que tengo que a gradecer a la organización y el resto de ponentes de Ignite Madrid #4 es un baño de realidad: todo muy bonito pero… ¿qué es eso de la economía circular? Tuve que simplificar mi planteamiento inicial para adaptarlo al formato: 5 minutos y 20 transparencias que pasan automáticamente cada 15 segundos. Creo que no fui plenamente consciente de lo que significa esto hasta que no subí al escenario y me dí cuenta de que no es lo mismo que dar una ponencia con el mando de la presentación en la mano y una cierta flexibilidad en el tiempo.

Y eso que Nacho Arenas nos había avisado previamente de lo complejo de es concretar y transmitir una idea en 5 minutos. Con su ayuda y la de el resto de ponentes conseguí sintetizar el mensaje: una llamada de atención sobre la importancia de evitar la generación de residuos para reducir nuestro impacto en el planeta y nuestra propia salud. Los privilegiados que disfrutamos de agua de calidad y barata tenemos la responsabilidad de dejar de comprar botellas de plástico y beber agua del grifo.

Otras de las interesantes charlas que se pudieron escuchar en Ignite Madrid 4 fueron:

Pues eso, si te lo perdiste en directo aquí tienes la lista completa de Ignite Madrid 4.

Que lo disfrutes.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad