Archivo de la categoría: ciencias ambientales

Ambientólogo en Latinoamérica: ¿Cómo empezar a buscar trabajo?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por ancogra90. Texto original

En mi primer post os contaba cómo empezó mi experiencia como ambientólogo en latinoamérica, en el segundo os contaba cómo realizar el papeleo para viajar y en este os cuento mi experiencia en la búsqueda de empleo.

Mientras regularizaba mi visado que me permitiera trabajar de forma permanente como profesional en Ecuador, me enfrenté a una realidad. ¿Dónde y cómo buscar trabajo en un nuevo país? ¿Cuáles son las empresas más importantes? ¿Dónde puedo conocer cómo funciona el sector? En mi caso, no tenía nada preestablecido, todo fue a base de investigación por redes y apoyo de la gente que fui conociendo durante mi estancia en el país.

En Ecuador, existe un abanico de sectores donde un profesional en medio ambiente puede encontrar su lugar y dar inicio a su carrera. En 2014, prácticamente desconocía todo el sistema empresarial y del sector, por lo que tuve que hacer un esfuerzo y empaparme lo máximo posible, en el menor tiempo que pudiera disponer.

Como primeros pasos, recuerdo que pasaba días enteros estudiando legislación, identificando toda la información posible del sector y buscando trabajo a través de diferentes medios y redes. Tenía apuntes, paginas subrayadas, artículos identificados… Todo eso fue una buena forma de posicionamiento. Sin embargo, cuando lo miro con perspectiva, fueron mucho más útiles los consejos de mis compañeros una vez que empecé a trabajar, que toda la información que hubiera podido recopilar previamente.

Laderas del volcán Tungurahua. Ángel Collado

Afortunadamente en Ecuador también existen herramientas muy útiles para alguien desconocedor del medio. Desde el Ministerio del Ambiente de Ecuador se dispone de un sistema de clasificación de consultoras ambientales y un listado de los gestores de residuos autorizados. En el caso de las consultoras, se realiza una clasificación de la A a la C, en función de la experiencia y capacidad para el desarrollo de Estudios Ambientales, otorgando la clasificación A a las compañías con un mayor número de proyectos ejecutados y con un equipo profesional mínimo de amplia formación y experiencia. En el caso de las gestoras de residuos la clasificación se realiza en base al tipo de residuo que gestiona. Esta base de datos también se componía de la base de datos de la compañía, incluyendo su página web, correo electrónico e incluso teléfono de contacto. Para mí, esas tablas en Excel se presentaron como una mina.

De forma automática, ya disponía de una estupenda base de datos para poder iniciar la búsqueda de empleo. En Ecuador, todavía existía un sistema de contratación de contacto directo, y la mayoría de las compañías no disponen de portales de contratación, o no emiten ofertas de trabajo para todas las vacantes disponibles. De forma práctica se utiliza el sistema de recomendación, consulta a conocidos y redes de contacto, o se analizan las candidaturas espontaneas que los candidatos envían a las empresas.

También es muy empleado el sistema de búsqueda de puestos de trabajo a través de ofertas en periódicos. El Comercio es uno de los diarios con mayor distribución en el país y en su edición especial del domingo se publican aglutinadas varias ofertas de empleo. Algunas entrevistas las conseguí por ese medio, aunque no llegasen a prosperar. Ser un recién graduado sin experiencia, ni con un gran conocimiento del país y de la legislación, era una carga muy pesada. Aunque en algunos casos estuve muy muy cerca…

Esto no quiere decir que no existan grandes empresas que utilicen portales de contratación, pero sigue siendo más eficiente la presentación directa de tu candidatura, o incluso la recepción de ofertas de conocidos. Al menos, de esa forma, así encontré trabajo.

Como pasa algunas veces en la vida, cuando estas a punto de rendirte, llega la salvación. Tras unos meses infructuosos, y tras una gran una cantidad incontable de curriculum enviados, entrevistas y contactos realizados, me llamaron de una consultora ambiental, en la que tras dos entrevistas fui el candidato elegido. ¡Por fin! No se pueden imaginar la alegría y el alivio que sentí en ese momento. De esta forma, mi camino laboral en el sector ambiental por fin empezaba. Primer trabajo, participar en una Auditoria Ambiental de Cumplimiento de un cementerio con licencia de incineración, a las laderas del Chimborazo, cuya cumbre es el punto de la tierra más cercano al espacio, un auténtico espectáculo. A partir de ahí, todo acababa de comenzar…

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

El objetivo todo terreno ¿definitivo?

Cuando nos acercamos al mundo de la fotografía una de las cosas que pronto nos llama la atención es el apartado de los objetivos. Ese complemento imprescindible de tu cámara que limita las posibilidades creativas a la capacidad de compra del bolsillo de cada uno. Objetivos los hay para todos los gustos y necesidades, siempre que se tenga dinero suficiente para comprar el que requiere cada situación.

AF-S DX NIKKOR 18-200mm f/3.5-5.6G ED VR II

Salvo que nos dediquemos a ello profesionalmente e invirtamos con la esperanza de amortizar el desembolso inicial, o que se trate de una afición elevada al rango de pasión, lo normal es contar con una cámara y un número limitado de objetivos. Normalmente el que acompañaba al cuerpo en el kit que compramos inicialmente.

Por otro lado está el problema de viajar cargando distintas ópticas y, lo que es peor, encontrar el momento adecuado para cambiarlas mientras hacemos fotos. Porque, salvo que dediquemos a nuestra pasión el tiempo que requiere… lo de pararse a echar una foto en condiciones es algo que no se entiende la mayoría de las compañías que suelen rodear al fotógrafo.

El reto para muchos fotógrafos aficionados reside, precisamente, en encontrar un objetivo “todo terreno”, capaz de resolver la mayor parte de las situaciones en las que se pueda encontrar cuando va de viaje, va de excursión o sale a pasear acompañado. Un objetivo con cierta capacidad para acercar, pero también con buena amplitud de campo, que no pese mucho y que no tenga que estar cambiando en cada toma.

El tamaño y la luminosidad suelen ser dos factores que juegan en contra de los objetivos con zoom. Son grandes y requieren unas condiciones de iluminación bastante exigentes.

Pero, sin ser la solución a todos los problemas del fotógrafo aficionado, he dado con un objetivo más que decente, a un precio asequible, que se ha convertido en mi todo terreno favorito (no tengo otro). Estaba acostumbrado al 18 – 105 mm que venía con mi cámara réflex, pero se me quedaba algo corto para hacer fotografía de naturaleza. Me gusta salir al campo, hacer algunas rutas y tirar muchas fotos. Rara vez encuentro tiempo para salir solo, lo que limita el tiempo que puedo dedicar a cada toma, ya sabéis aquello de párate a mear y verás los pies de tu amigo andar…

El salto ha sido a un 18 – 200 mm. Y se nota, ya lo creo que se nota. El asunto de la luminosidad me tiraba para atrás, pero a base de buscar y comparar encontré un objetivo que tenía un rango de exposición similar al del objetivo que estaba utilizando y el mismo que el de los objetivos de los kits que vende la marca (soy nikonista, qué le voy a hacer). Así que poco a poco me puse a ahorrar los 500 euros que me costaba cambiar de objetivo y hacerme con el Nikon AF-S DX 18-200mm F3.5-5.6 G ED VR II – Objetivo con montura para Montura F.

Quizá no sea el objetivo todo terreno definitivo, pero es bastante pequeño y me permite tirar fotos más que decentes a cierta distancia con un zoom de 11 aumentos. Convierte a tu réflex Nikon en la compañera inseparable en las salidas de campo. Creo que me ayudará a seguir creciendo como fotógrafo y mejorar mis habilidades en lo que sigo ahorrando para la siguiente óptica que me pueda permitir. Quién sabe, quizá con el tiempo me doy algún lujo y salto a un teleobjetivo en condiciones.

¿Te interesa la fotografía de naturaleza? ¿Qué objetivos utilizas? ¿Cual es tu todo terreno de cabecera? ¿Algún objetivo te quita el sueño? ¿Nikonista o canonista?

Amazon Prime Student

Prueba Amazon Prime durante 90 días

Disfruta de envíos en 1 día GRATIS en dos millones de productos, miles de películas y series con Prime Video y accede a ofertas exclusivas para estudiantes

Suscríbete a Prime Student – 90 días de prueba

90 días de periodo de prueba en colaboración con Microsoft Surface. Después del periodo de prueba, disfruta de una suscripción con descuento a Prime Student por EUR 18,00/año, hasta que te gradúes o por un máximo de 4 años. Puedes cancelarla en cualquier momento.

Ambientólogo en Latinoamérica: Documentación a preparar

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por ancogra90. Texto original

Como os comentaba en mi primer post, el objetivo de este blog es, a través de mi experiencia, contar los diferentes aspectos que se deben tener en cuenta para trabajar en Ecuador en particular, y en Latinoamérica en general.

Antes de planificar nuestra salida de España, ya sea Latinoamérica o cualquier país fuera de la Unión europea, entre todos los trámites administrativos que se deban realizar, existen dos de vital importancia: el visado y la certificación del título.

Baños desde ladera del Tungurahua. Ecuador

Para el visado, debemos ir al consulado e informarnos adecuadamente. No hay que salir sin tener realmente claro todo lo que vamos a necesitar y ejecutar, tanto para ingresas al país como una vez dentro de él. Puede parecer algo obvio o que realmente se puede hacer con facilidad, pero es mucho más seguro y más práctico llegar al nuevo país con todos los pasos claros e identificados, con el donde, cuando, cómo y con qué. Dejar documentos en España por temor a perderlos, pero que luego pueden ser importantes, implica pérdida de tiempo, mayor duración de los trámites y mayores costes en los envíos de documentación. A su vez, dar vueltas por una ciudad desconocida, con un sistema de transporte público al que no nos encontramos adaptados, a través de filas y diferentes organismos públicos para solicitar información, resulta una actividad muy agotadora que se puede evitar en cierta parte.

Antes de viajar, se debe revisar la web del ministerio de asunto exteriores, y leer detenidamente todas las recomendaciones que facilitan para viajar al extranjero y nuestros países de destino. Es relevante sobre todo el tema de vacunación, y más si queremos trabajar como especialistas ambientales, ya que es posible que, si desarrollamos trabajo de campo, y en la costa y amazonia ecuatoriana como fue mi caso, tengamos una mayor exposición y riesgo a enfermedades. En las plantas de compañías mineras y petroleras, suele un requisito obligatorio para otorgar el permiso de acceso a sus instalaciones. En el caso de Ecuador las más importantes son la fiebre amarilla, el tétanos, Hepatitis A y B y fiebre tifoidea.

Es muy importante conocer si vamos a disponer de cobertura médica, y en qué condiciones. Por ejemplo, en la actualidad en Ecuador, se requiere para ingresar disponer de un seguro médico contratado en el país, debiéndose presentar una factura, certificado o comprobante de la póliza a las autoridades de migración de aeropuertos, puertos o fronteras terrestres. En 2014 ese requisito no era necesario, pero si era necesario conocer en qué condiciones podrías ser atendido en un centro de salud.

Por supuesto, una vez lleguemos al país de destino, tenemos que tener localizado el consulado e ir a registrarnos debidamente como españoles residentes en el extranjero. Por lo que pueda pasar y ante cualquier inconveniente, cuanto antes se realice este trámite será mucho mejor. A su vez, eso nos permite mantener nuestros derechos como ciudadanos españoles en el extranjero.

Y sin duda, hay que tener paciencia. Las filas en las oficinas de inmigración suelen ser largas y tediosas, tanto en nuestro propio consulado como en las oficinas del país. Hay que tomárselo de la forma más positiva posible.

En referencia al título, debemos considerar que nuestra titulación universitaria no tiene por qué ser válida en el país de acogida, y se puede requerir un proceso de revisión y certificación por parte de las autoridades del nuevo país de destino. Esta situación nos puede entorpecer en trabajos para instituciones públicas, en empresas que trabajan para éstas, o empresas que en base a sus contratos con sus clientes tengan que tener profesionales con nivel académico específico.

Peter y yo en Parque de la Carolina. Quito

Por lo tanto, antes de salir, debemos asegurarnos de que nuestro título (tanto de licenciatura, grado o master), tengan el sello de La Haya que nos ayude a darle validez en nuestro viaje. En el caso de Ecuador, existe la oficina del SENESCYT (Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación), que es la encargada de acreditar los títulos universitarios.

En mi caso tuve mucha suerte, y conté con la ayuda estimable de Ronaldo, al que conocíamos como Peter. Me acompañó durante mis primeros pasos: a conocer el sistema de buses, como llegar a la embajada, a las diferentes oficinas… No me imagino como podría haber salido de todo ese laberinto burocrático sin su ayuda. Aprovecho este post para mandarle el mayor de mis agradecimientos.

Continuará…

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Conceptos generales para emigrar a Latinoamérica

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por ancogra90. Texto original

En mi primer post os contaba cómo empezó mi experiencia como ambientólogo en latinoamérica, en este segundo me gustaría dar algunas pautas que puedan servir de ayuda a aquellos que se animen a cruzar el charco.

Como especialistas ambientales, incorporamos durante nuestra etapa formativa conceptos muy asociados al país o región donde la realizamos: componentes bióticos, base legal, normativa, tipo de administración, e incluso una imagen particular de tu responsabilidad como profesional en medio ambiente.

Cuando emigramos y queremos ejercer esa misma actividad en una sociedad y entorno diferentes, estamos en la obligación de realizar un auténtico esfuerzo de adaptación, intentando incorporar a nuestra propia identidad como profesional todos los nuevos factores del entorno.

El primer factor y más intuitivo es conocer el sistema político y administrativo, con un marco legal diferente, el cual se desarrolla y se estructura de forma distinta. Es fundamental estar al día no solo de los temas ambientales, si no ser conscientes del día a día del país. Estudiar y conocer la estructura de la legislación, seguir las noticias y leer la prensa, son las primeras obligaciones que debemos apuntar en nuestra lista.

Jotoco, Ecuador. Ángel Collado

Si viajamos sin ser contratados previamente y por nuestra propia cuenta y riesgo, como fue mi caso, es fundamental ser conscientes de que no se ingresa como turistas, si no como profesional en la búsqueda de empleo, y deberemos cumplir una serie de requisitos administrativos, como la obtención de visa y la regulación de nuestra titulación universitaria.

No podemos olvidar nunca que, a pesar de un pasado común, son países que han creado su propia identidad, de la cual se sienten orgullosos, con carácter marcado por su pasado colonial y vestigios procedentes de las sociedades precolombinas. Éste último muy presente en toda la sociedad pero principalmente en las comunidades e individuos indígenas. Nuestra idea original de indígena se encuentra muy sesgada, pero es un concepto con una gran diversidad, principalmente en países como Bolivia, Ecuador o Perú. Éste carácter les aporta una visión diferente de la vida, incluyendo la relación del ser humano con la naturaleza.

En la historia más reciente, durante la segunda mitad del XX y hasta la actualidad, se encuentran enfrentando grandes dificultades económicas, impactos ambientales y sociales. Esta circunstancia ha creado un marco de tensión y desconfianza ante la ejecución de nuevos proyectos y nuevas actividades económicas, principalmente en la construcción de infraestructuras estratégicas como presas y en la industria extractiva como la petrolera y minera.

Por último, son países con un capital natural extraordinario, con una transformación del territorio mucho menor en algunos casos, y con los mayores índices de biodiversidad del planeta. De forma implícita, eso hace que nuestra actividad profesional sea todavía mucho más relevante, con mucha mayor presión desde todos los puntos: empresas, agentes gubernamentales (locales, nacionales e internacionales), agentes sociales y ONG. Debemos ser conscientes que la toma de decisiones y como ayudemos a equilibrar la actividad económica con el medioambiente puede tener consecuencias y repercusiones de interés internacional. Supone un auténtico reto para un profesional en medio ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Introducir un nuevo producto en el mercado para reducir nuestros residuos? Parece incongruente pero tiene una explicación

Por: Jennifer Berengueras. Cofundadora de Next Step Bags
www.nextstepbags.com

Recientemente he lanzado una marca de bolsas reutilizables hechas de materiales reciclados para sustituir a las bolsas plásticas de usar y tirar – principalmente las utilizadas para la compra a granel de frutas y verduras. Detallo el ‘porqué’ hemos creído que era necesario poner un nuevo producto en el mercado y el ‘cómo’ hemos intentado que todo el proceso fuera sostenible.

Pocas personas dudan ya de los problemas que el exceso de residuos plásticos genera en el ambiente; afectación del medio natural, muertes de animales, inmensas islas flotantes de plástico en medio de los océanos, microplásticos en la cadena alimentaria…. Y algunos reciclan. Pero no tantos se han hecho en planteamiento de realmente qué es lo que podemos hacer a nivel individual que tenga un mayor impacto en evitar esta ‘pandemia’.

Hasta ahora la sociedad ha confiado en el reciclaje como su aportación a reducir la contaminación por plásticos. Aun así, no todas las personas lo hacen. Las cifras indican que sólo se recicla un 37% del plástico que se genera. El resto termina en vertederos (un 46%) o incinerado (un 17%). Existe una cierta opacidad en el destino de los plásticos que entran el “circuito” del reciclaje, como a través de las subastas que dificultan su trazabilidad. Lo que sí se sabe es que una cuarta parte de estos plásticos- los de peor calidad, más sucios, contaminados y más difíciles de reciclar, históricamente se ha exportado a países como China, Vietnam o Hong Kong.

Gracias – si, “gracias”- a que China cerró recientemente sus puertas a las importaciones de residuos plásticos -recibía hasta entonces la mitad de estas importaciones de todas partes del mundo- quedó en evidencia la incapacidad de gestionar la inmensa cantidad de estos residuos que generamos. Se puso de relieve que estas basuras no desaparecen cuando las introducimos en el contenedor amarillo. Otros países a los que se desviaron los residuos como Tailandia, Vietnam, Indonesia, Malasia o Polonia, también están cerrando sus fronteras a nuestra basura. Aunque siempre nos quedaran las trampas legales- como declarándolos bajo otra calificación- o más países dispuestos a aceptarla como actualmente Afganistán o Pakistán.

Todo ello deja en evidencia que hay que dar un paso más y empezar por reducir el consumo de plásticos de un solo uso en primer lugar. Cada vez más personas apuestan por un estilo de vida que les acerque al residuo cero (conocido en inglés como zero waste) modificando sus hábitos de compra y consumo para generar menos residuos en nuestro día a día. Éstas adoptan prácticas como ir a comprar con los propios envases, adquirir productos a granel y no empaquetados o producir sus propios productos de limpieza o higiene, entre otros.  

Volviendo a las bolsas… Según Greenpeace cada español utiliza 144 bolsas de plástico al año- 6.800 millones de bolsas fabricadas cada año en este país. Y se estima que en cada bolsa de la compra que se lleva un cliente a casa, hay 3 bolsas de productos a granel, principalmente de frutas y verduras. Unas bolsas que se utilizan de media unos 15 minutos, tardan al menos 500 años en descomponerse y de las que solo se recicla un 7%.

El plástico es un material casi indestructible. Y aunque hay en el mercado materiales como los plásticos biodegradables, bioplásticos, oxoplásticos o plásticos compostables,  no hay mucho consenso en cuáles son realmente biodegradables, si se degradan en microplásticos o bajo qué condiciones concretas se compostan o terminan siguiendo el proceso de un residuo cualquiera.  Sea como fuere, estos materiales siguen requiriendo una extracción de recursos de la tierra y perpetúan una economía linear de producir-usar-tirar. ­­­­­

Aunque el mayor beneficio ambiental de las bolsas reutilizables es su uso (evitando así el uso de bolsas de plástico de un solo uso), para las bolsas Next Step quisimos que su producción fuera lo más sostenible posible en todas las fases de su ciclo de vida.

Nuestro proyecto ha querido apostar por la economía circular fabricando las bolsas de un 80% algodón reciclado y un 20% poliéster reciclado – aprovechando lo que de otra manera serían residuos destinados al vertedero o a la incineradora y convirtiéndolos en materia prima. Así pues, el algodón utilizado proviene de fibras de los retales pre-consumidor que suelen descartarse en las fábricas textiles mezcladas con poliéster para poderlas aprovechar creando tejidos resistentes.  Este poliéster proviene de fuentes post-consumidor como las botellas de PET recicladas.

Reciclando el poliéster reducimos nuestra dependencia del petróleo y reutilizando residuos textiles ahorramos una gran cantidad de energía y agua, se utilizan menos productos químicos en el procesamiento de las fibras y se preservan las tierras de cultivo. El cultivo y la producción de algodón convencional requiere de enormes cantidades de agua – 2.000 litros para conseguir 1 kilo bruto, ocupa el 3% de las tierras cultivables, usa el 25% de los pesticidas globales y el 25% de los plaguicidas y genera el 1% de las emisiones mundiales de los gases de efecto invernadero. A lo que tendríamos que añadir las afectaciones al agua, el suelo y la biodiversidad de las comunidades, así como a la salud de los trabajadores. Según la consultora Made-by, el algodón reciclado se encuentra entre las fibras mejor situadas a nivel de sostenibilidad.

Aunque utilizar algodón ecológico en las bolsas ya hubiera sido una mejor alternativa al convencional, el que encontramos no nos pareció suficientemente sostenible ya que, antes de llegar a nosotros, había viajado por varios países para cada proceso de su producción (por ejemplo, algodón cultivado en EEUU, hilado en Turquía, tejido en Portugal y teñido en España). Las Next Step se producen en India. Aunque pueda parecer extraño, es una de las opciones más sostenibles que hemos encontrado que se adaptara a nuestras necesidades (explicamos en más detalle la decisión en este post de Carro de Combate).

A nivel legislativo, la Comunidad Europea está empezando a regular para reducir el uso de plásticos de un solo uso. Recientemente ha elaborado una lista de 10 productos cuya comercialización dentro de la UE se prohibirá a través de una Directiva como los bastoncillos de las orejas, los cubiertos, platos y vasos, las pajitas, los agitadores de bebidas o los palitos de los globos. En cuanto a las bolsas – y como siempre tarde, España traspone otra directiva europea que prohibirá, a partir del año 2021, las bolsas de plástico en los supermercados incluyendo las llamadas “muy ligeras” utilizadas para la compra de fruta y verdura. Sólo se podrán ofrecer bolsas compostables.

Aunque algunas empresas y administraciones van asumiendo responsabilidad y tomando cartas en el asunto, se debe apostar más fuerte por medidas que pasen por el ecodiseño, la reducción de plásticos de baja calidad, tasas a los plásticos de un solo uso y contenidos mínimos de contenido reciclado que estimulen la inversión de plantas de reciclaje. Mientras tanto, los consumidores podemos empezar a adoptar medidas, ahora mismo. Y por lo que dicen los estudios, parece que la intención la tenemos; un 38% de los españoles damos prioridad a los envases reutilizables y un 30% a los productos mínimamente envasados. Vayamos más allá del reciclaje y reduzcamos nuestro impacto en el planeta y nuestra dependencia de los materiales.

Fuentes de información: Informe “Un món de plàstic” (Diari Ara), Libro “Tu Consumo puede cambiar el mundo” (Brenda Chavez), “Algodón reciclado; su contribución a la economía circular (slowfashionnext.com), “Reducir el exceso de plástico” (ambientum.com)