Archivo de la categoría: Cambio Climático

Ayudando a enfriar el Ártico con los excrementos


Quién nos lo diría. Un reciente estudio demuestra que los excrementos de las aves árticas ayudan a reducir los efectos del cambio climático. Esta afirmación, publicada esta semana en "Nature Communications", es el resultado de una investigación sobre el aumento de los niveles de amoniaco en los últimos veranos en la atmósfera que rodea al Ártico canadiense. 

Greg Wentworth, uno de los autores desde la Universidad de Toronto comentó en la entrevista realizada sobre el tema: "Debido a que el lugar de estudio es tan remoto, sólo hay unas pocas fuentes potenciales". Por lo que no fue difícil relacionar el aumento de amoniaco durante la época estival con las colonias de aves marinas que llegan a la zona en verano.

Al modelar la forma en que se comportarían los productos químicos en los excrementos de las mencionadas aves, los investigadores demostraron que éstas podrían de hecho explicar los picos anuales en las partículas de amoniaco.

Los excrementos liberan gas amoniaco, el cual reacciona con el ácido sulfúrico y el vapor de agua para formar un conjunto de moléculas en la atmósfera. "Éstos pueden cambiar las características de las nubes existentes", comenta Betty Croft de la Universidad de Dalhousie, Canadá, primera autora del estudio. 

La investigación se enfocó en los efectos del amoniaco sobre la creación de un tipo particular de nube baja que puede rebotar la luz del sol hacia el exterior y, por tanto, alejarla de la tundra. Las aves están involuntariamente ayudando a mantener una temperatura menos elevada gracias a que sus excrementos fomentan la aparición de las mencionadas nubes. 

Lo que aún no le queda claro a los investigadores es de la relevancia entre la conexión de estas nubes con los excrementos de las aves para paliar la subida de la temperatura. Por lo que el siguiente paso es crear modelos informáticos precisos de ésta y otras variables que afectan al calentamiento global.

Lo meritorio de esta publicación es el poner en la palestra una nueva variable que no se había contemplado con anterioridad."Nuestro estudio sólo destaca una conexión", dice Croft. Desgraciadamente este hecho no sería suficiente para parar el calentamiento global.

Mientras unos siguen negándolo, el cambio climático se muestra como una realidad cada vez más compleja y de difícil análisis. ¿Cuántas otras variables aún no hemos descubierto?





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.

Ayudando a enfriar el Ártico con los excrementos


Quién nos lo diría. Un reciente estudio demuestra que los excrementos de las aves árticas ayudan a reducir los efectos del cambio climático. Esta afirmación, publicada esta semana en "Nature Communications", es el resultado de una investigación sobre el aumento de los niveles de amoniaco en los últimos veranos en la atmósfera que rodea al Ártico canadiense. 

Greg Wentworth, uno de los autores desde la Universidad de Toronto comentó en la entrevista realizada sobre el tema: "Debido a que el lugar de estudio es tan remoto, sólo hay unas pocas fuentes potenciales". Por lo que no fue difícil relacionar el aumento de amoniaco durante la época estival con las colonias de aves marinas que llegan a la zona en verano.

Al modelar la forma en que se comportarían los productos químicos en los excrementos de las mencionadas aves, los investigadores demostraron que éstas podrían de hecho explicar los picos anuales en las partículas de amoniaco.

Los excrementos liberan gas amoniaco, el cual reacciona con el ácido sulfúrico y el vapor de agua para formar un conjunto de moléculas en la atmósfera. "Éstos pueden cambiar las características de las nubes existentes", comenta Betty Croft de la Universidad de Dalhousie, Canadá, primera autora del estudio. 

La investigación se enfocó en los efectos del amoniaco sobre la creación de un tipo particular de nube baja que puede rebotar la luz del sol hacia el exterior y, por tanto, alejarla de la tundra. Las aves están involuntariamente ayudando a mantener una temperatura menos elevada gracias a que sus excrementos fomentan la aparición de las mencionadas nubes. 

Lo que aún no le queda claro a los investigadores es de la relevancia entre la conexión de estas nubes con los excrementos de las aves para paliar la subida de la temperatura. Por lo que el siguiente paso es crear modelos informáticos precisos de ésta y otras variables que afectan al calentamiento global.

Lo meritorio de esta publicación es el poner en la palestra una nueva variable que no se había contemplado con anterioridad."Nuestro estudio sólo destaca una conexión", dice Croft. Desgraciadamente este hecho no sería suficiente para parar el calentamiento global.

Mientras unos siguen negándolo, el cambio climático se muestra como una realidad cada vez más compleja y de difícil análisis. ¿Cuántas otras variables aún no hemos descubierto?





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.

Before the flood, el documental

Before the flood es el documental protagonizado por Leonardo DiCaprio sobre el cambio climático. A pesar de la crítica que le dedicamos en este blog al oscarizado actor, seguimos pensando que la labor divulgativa sobre este asunto prevalece frente a otras cuestiones que pueden juzgarse dentro de lo personal. Un documento totalmente recomendable. No olvidéis […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Exácato.

El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también

Con este lema arranca la campaña de la FAO para el Día Mundial de la Alimentación, celebrado el pasado 16 de Octubre, el cual nos recuerda una verdad algo desagradable. Que se desperdicie un 40% de la producción alimentaria mundial es algo que habría que reflexionar más de un día. Cerca de 1000 millones de … Sigue leyendo El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también

Puedes leer y comentar el artículo completo en: Exácato.

Desde Escocia las aves nos alertan sobre el cambio climático


Desde la Universidad de Aberdeen y con la colaboración del Observatorio de Aves de Fair Isle, llega un descubrimiento con las aves migratorias como protagonistas. Y es que se ha ido observando a lo largo de los años que estas aves llegan antes a Escocia y también se marchan más tarde de lo habitual. Por ejemplo, las golondrinas y vencejos están invirtiendo periodos más largos de tiempo en esta región antes de viajar a África para pasar el invierno. 

Por tanto, este estudio demuestra que, tanto la llegada como la salida del país se han extendido de forma espectacular. Lo habitual era que algunas especies desaparecieran de Escocia a finales de verano para ir a África, pero actualmente tardan varias semanas más para desaparecer por completo.

Otro aspecto interesante en el análisis de los resultados es la revelación de que los periodos de migración en primavera y en otoño no están tan conectados como en un principio pudiéramos creer. Lo lógico es pensar que las aves que han adelantado su llegada y su época de cría, también adelanten el momento de partida en otoño tan pronto como los polluelos ya puedan volar. Pero los resultados muestran que éste no es el caso. Algunas de las especies estudiadas se quedan más tiempo aprovechando los veranos más largos y cálidos para alimentarse e, incluso, tener más puestas de lo habitual. 

Estas afirmaciones se basan en un trabajo continuo durante más de 60 años por expertos que han estado llevando a cabo tanto conteos como anillamientos diarios de aves migratorias en la Fair Isle, una pequeña isla situada entre los archipiélagos de las Orcadas y las Shetland. 

Dr. Will Miles, de la Universidad de Aberdeen y el Proyecto de Migración Fair Isle, comentó en la entrevista: "Las condiciones ambientales están cambiando rápidamente a escala global. En respuesta a estos cambios, los estacionales ciclos de vida de plantas y animales están cambiando también, a menudo de forma dramática e inesperada."

Es demasiado pronto para saber a ciencia cierta exactamente por qué la migración dura actualmente se dilata más en el tiempo tanto en primavera como en otoño, pero es posible que las condiciones en Europa se hayan vuelto cada vez más favorables y las aves estén ahora bajo una menor presión para migrar rápidamente dentro de un período de tiempo breve como ocurría anteriormente. 

Los resultados muestran que golondrinas y vencejos en Fair Isle están dejando la isla hasta quince días después en comparación con unas décadas atrás, mientras que los mosquiteros musicales solían estar en la isla por un periodo de cinco semanas, mientras que ahora pueden estar hasta 10 semanas.

Una vez más, las aves nos hablan sobre el cambio climático que sufrimos actualmente. Mientras, los humanos seguimos haciendo oídos sordos ante tal evidencia. ¿Aprenderemos algún día a escucharlas?




Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:





Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.

Desde Escocia las aves nos alertan sobre el cambio climático


Desde la Universidad de Aberdeen y con la colaboración del Observatorio de Aves de Fair Isle, llega un descubrimiento con las aves migratorias como protagonistas. Y es que se ha ido observando a lo largo de los años que estas aves llegan antes a Escocia y también se marchan más tarde de lo habitual. Por ejemplo, las golondrinas y vencejos están invirtiendo periodos más largos de tiempo en esta región antes de viajar a África para pasar el invierno. 

Por tanto, este estudio demuestra que, tanto la llegada como la salida del país se han extendido de forma espectacular. Lo habitual era que algunas especies desaparecieran de Escocia a finales de verano para ir a África, pero actualmente tardan varias semanas más para desaparecer por completo.

Otro aspecto interesante en el análisis de los resultados es la revelación de que los periodos de migración en primavera y en otoño no están tan conectados como en un principio pudiéramos creer. Lo lógico es pensar que las aves que han adelantado su llegada y su época de cría, también adelanten el momento de partida en otoño tan pronto como los polluelos ya puedan volar. Pero los resultados muestran que éste no es el caso. Algunas de las especies estudiadas se quedan más tiempo aprovechando los veranos más largos y cálidos para alimentarse e, incluso, tener más puestas de lo habitual. 

Estas afirmaciones se basan en un trabajo continuo durante más de 60 años por expertos que han estado llevando a cabo tanto conteos como anillamientos diarios de aves migratorias en la Fair Isle, una pequeña isla situada entre los archipiélagos de las Orcadas y las Shetland. 

Dr. Will Miles, de la Universidad de Aberdeen y el Proyecto de Migración Fair Isle, comentó en la entrevista: "Las condiciones ambientales están cambiando rápidamente a escala global. En respuesta a estos cambios, los estacionales ciclos de vida de plantas y animales están cambiando también, a menudo de forma dramática e inesperada."

Es demasiado pronto para saber a ciencia cierta exactamente por qué la migración dura actualmente se dilata más en el tiempo tanto en primavera como en otoño, pero es posible que las condiciones en Europa se hayan vuelto cada vez más favorables y las aves estén ahora bajo una menor presión para migrar rápidamente dentro de un período de tiempo breve como ocurría anteriormente. 

Los resultados muestran que golondrinas y vencejos en Fair Isle están dejando la isla hasta quince días después en comparación con unas décadas atrás, mientras que los mosquiteros musicales solían estar en la isla por un periodo de cinco semanas, mientras que ahora pueden estar hasta 10 semanas.

Una vez más, las aves nos hablan sobre el cambio climático que sufrimos actualmente. Mientras, los humanos seguimos haciendo oídos sordos ante tal evidencia. ¿Aprenderemos algún día a escucharlas?




Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:





Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.