Archivo de la categoría: Cambio Climático

#EA26 se une a la Madres por el Clima y #FridaysForFuture

Publicado en: #EA26 Educación Ambiental por Daniel Rodrigo. Texto original

En #EA26 nos sumamos a la propuesta de Madres por el Clima en la próxima para la convocatoria de acción global del próximo 24 de mayo de Fridays for Future.

 

WhatsApp Image 2019-05-13 at 23.59.33

Para ello, el próximo día 24 de mayo pinta tu camiseta por el clima, coge una camiseta blanca y escribir en verde tu mensaje por el clima.

Mira este ejemplo

Muestra tu apoyo al movimiento #FridaysForFuture y Juventud por el clima llevando el 24 de mayo tu camiseta.

Puedes leer y comentar el artículo completo en #EA26 Educación Ambiental

Mi patria es la infancia

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Se celebra hoy el Día internacional del libro infantil y juvenil, por lo que no quería dejar pasar la oportunidad de recomendar algunos títulos que, como trotalomesco Homo libris y padre del pequeño Aliso que me acompaña en mis andanzas y al que yo acompaño en sus primeras lecturas (que a veces son también mías, cuando no relecturas y reencuentros con mi pasado), me parecen de lo más interesantes.

Decía Delibes que «formar a los niños debe ser un sucesivo despertar de curiosidades, que luego, a lo largo de la vida, se irán saciando con la lectura y la experiencia», y en ese despertar de curiosidades, creo, hemos de estar presentes los padres. Alentando más que canalizando, permitiendo que se desborden sus intereses como las aguas de un río que, saliéndose de su cauce, inundan y nutren las tierras de su inteligencia.

A continuación, algunas propuestas para disfrutar y aprender con la lectura (y la naturaleza).

Los casos de Sherlock Tópez, de Lola Núñez y Rocío Antón, con ilustraciones de Lucía Serrano.

Una colección de libros que me enamoró desde que la descubrí hace un par de años y que, lo admito, he ido regalándome a mí a par que a Aliso. El propio nombre del protagonista ya nos da pistas, nunca mejor dicho, sobre la trama de los libros. Sherlock Tópez es un topo detective que, acompañado de su Watson particular, un pequeño ratón, se enfrentará a los casos más variopintos. Si ya de por sí la figura de Holmes representada por este topo es atractiva, más lo resultan los misterios a los que se enfrenta: la desaparición de los renacuajos de una charla, la magia de la lagartija que perdió su cola, el extraño polluelo aparecido en los nidos de varias avecillas que no se parece en nada al resto de hijos que tienen… La estructura de estos cuentos es común en toda la serie: estructuras repetitivas que dan sonoridad a la narración y hacen que el niño se familiarice con ella, pictogramas en el relato para unir las palabras y la imagen, unas ilustraciones deliciosas y, finalmente, el acompañamiento de un CD con el cuento narrado por un locutor y con la música para que lo leamos nosotros. Una delicia de colección que nos acerca a la lectura y a la naturaleza.

Editorial Edelvives, Los casos de Sherlock Tópez.

¿Qué le pasa al planeta?, de Eva Clemente

Me hice con él en una feria del libro de Málaga porque me llamó muchísimo la atención. El planeta empieza a tener picores y todos los habitantes empezamos a notar los efectos de la urticaria. Cuando se empiezan a desencadenar todo tipo de alarmantes fenómenos los niños se preguntan: ¿qué ocurre? Algo le ocurre al planeta y deberíamos escucharlo para saber cómo ayudarle (y ayudarnos, de paso).

Un libro para reflexionar, para trabajar con nuestros pequeños (y no tan pequeños, porque los padres somos los otros destinatarios de esta historia), ya en casa, ya en el colegio (o en nuestras asociaciones) los problemas que nuestros abusos sobre el planeta están causando: contaminación, deforestación, cambio climático, agotamiento de recursos… ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo podemos hacerlo bien? Acciones individuales y colectivas que propicien el cambio. Porque es responsabilidad de todos y debemos propiciar buenos hábitos desde la infancia.

Por el tipo de ilustraciones y por la temática creo que es idóneo para niños de cierta edad (a partir de 5-6 años, tal vez), pero es posible trabajar con él a distintos niveles y creo que es un libro que puede tener una larga vida útil e ir creciendo en complejidad conforme lo hacen los niños. Incluye un cuento y una guía pedagógica para trabajar los conceptos y problemas que se exponen en el primero.

Ficha del libro en la web de la editorial Emonautas.

Guía infantil de aves de la ribera de Córdoba, de José María Domínguez

Me hice con este libro hará bastante más de un lustro y me sigue encantando cada vez que vuelvo a él, especialmente ahora, cuando con Aliso el genérico “patitos” pasa a convertirse en ánade real, cormorán o garza.

Aunque el título nos circunscriba a Córdoba (y, en particular, a la ribera del Guadalquivir y al maravilloso monumento natural Sotos de la Albolafia que no debéis dejar de visitar), lo cierto es que la guía resulta válida para disfrutarla en cualquier humedal de nuestras latitudes y las especies que muestra son bastante comunes y representativas como para que constituya un delicioso primer acercamiento a la identificación de aves y a la ornitología.

Del mismo autor resulta muy recomendable su ya descatalogado ¿Qué tal Neandertal? y tengo muchas ganas de echarle el ojo a su nuevo libro de divulgación científica para niños Evolución que, la verdad sea dicha, tiene muy buena pinta.

Entrada en el blog de la editorial El Páramo.

Mi primera guía de aves, de José Luis Gallego

Si el niño es algo mayor, la de José Luis Gallego es una guía también muy recomendable, aunque en este caso con fotografías en lugar de ilustraciones y un CD para aprender a identificar el canto de las especies que recoge el libro. Se recogen 30 especies y se agrupan por hábitat (bosques, campos y pueblos, humedales…), por lo que la búsqueda es muy rápida y, además, también podemos preparar con ella las excursiones que realicemos, realizando previamente una lectura y reconocimiento de aves por los ambientes que sabemos que vamos a visitar, aprendiendo así las especies de aves que veremos con mayor probabilidad.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

Una mala alimentación como causa del declive del charrán sombrío

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original



Créditos de la imagen: Dawn Osborn

Este mes de febrero, desgraciadamente el charrán sombrío (Onychoprion fuscatus) ha sido protagonista en las noticias sobre temática ambiental. Y digo por desgracia, porque el motivo de su salto a los titulares se debe a la reducción alarmante de su población en la Isla Ascensión, de origen volcánico y situada en el océano Atlántico, a medio camino entre Sudamérica y África.

La población de esta especie de charrán ha disminuido en número desde varios millones a mediados del siglo pasado, hasta unos pocos cientos de miles. La isla en la que se encuentra es uno de los catorce territorios británicos de ultramar (UKOTs) declarado Santuario Oceánico (AIOS). Sin embargo, todos los esfuerzos de conservación (esta reserva es una de las más grandes y totalmente protegidas del océano Atlántico), no se ha podido recuperar la colonia de este charrán, la cual sigue en vertiginoso descenso. 

Se esperaba que los charranes sombríos se iban a beneficiar del trabajo de conservación en la isla, especialmente el realizado entre el 2002 y 2004 por la famosa Royal Society for the Protection of Birds (RSPB) que englobaba la protección de diversas especies reproductoras, incluyendo la fragata de Ascensión que solo se reproduce en esta isla y en un islote a unos 270 metros de la costa de Ascensión, la isla Boatswain Bird. 

Sin embargo, mientras que otras aves marinas que crían en el santuario, han empezado a prosperar, la colonia de charranes no se está recuperando como se esperaba, y la Universidad de Birmingham, junto con otros investigadores de la Universidad de Exeter, el Departamento de Conservación Gubernamental de la Isla Ascensión y la Army Ornithological Society (AOS) comenzaron un estudio para averiguar el por qué.

Causas del descenso poblacional del charrán sombrío

El Dr. Jim Reynolds, el autor principal de la investigación cree que una serie de factores podrían influir en el tamaño de la población reproductora de charranes sombríos en la isla, pero queríamos entender dichos factores con mayor detalle, lo que ha dado como resultado este estudio donde se presentan las explicaciones causales de la disminución de la población en los últimos 60 años.

Hay varios factores que podrían haber llevado a los charranes a comer menos pescado. Parte de la respuesta radica en el rápido crecimiento de la pesca industrial de especies como el atún en las últimas décadas, pero los ecosistemas son complejos y otras formas de cambio global, como el calentamiento de los océanos, también pueden desempeñar un papel importante en esta historia. A medida que los océanos se calientan, los movimientos de los principales depredadores y los peces en los que se alimentan están cambiando, posiblemente haciendo que sea más difícil para los charranes capturarlos.

Un cambio de dieta forzado

El equipo comenzó a observar  y registrar información sobre la dieta de las aves después de darse cuenta de que algunos de los alimentos regurgitados naturalmente por los charranes contenían muchas presas bajas en nutrientes, como calamares, caracoles marinos e incluso insectos como langostas.

Para obtener una muestra comparativa, comenzaron a buscar en las bases de datos de los museos para encontrar ejemplares de charran sombrío de la isla Ascensión en colecciones de museos de todo el mundo. Las plumas de estos especímenes pueden analizarse utilizando técnicas de espectrometría de masas para revelar pistas sobre lo que comían estas aves en el pasado.

Las plumas de más de 180 especímenes, que datan desde 1890 hasta nuestros días, fueron recolectadas y analizadas por colaboradores de la Universidad de Coimbra en Portugal. Los resultados mostraron claramente un cambio en la dieta del charran, pasando de comer principalmente pescado a comer alimentos de baja calidad,  hecho que coincidente con el declive de su población.

Todo está conectado

Con este estudio se demuestra que la protección aisla de pequeñas reservas no tiene por qué ser la solución definitiva en la conservación de una especie. Muchos otros factores están en juego, y problemas ambientales como el Cambio Climático y la sobrepesca a la que los humanos sometemos a nuestros océanos tienen un caracter global que afectan hasta las más remotas áreas de nuestro planeta. 





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:








Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds

Cómo alinear la estrategia empresarial con el cambio climático

Publicado en: envirall asesoría y consultoría ambiental en Asturias por Paula Baldó de Andrés. Texto original

Si las empresas tienen controladas sus inversiones, activos, pasivos, proveedores, recursos materiales y humanos, mercados… ¿por qué dejan de lado la sostenibilidad y, especialmente, el cambio climático? Que el cambio climático ya está aquí es un hecho incuestionable (aunque todavía existan quienes opinen lo contrario) y el reto al que nos enfrentamos ahora es como […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en envirall asesoría y consultoría ambiental en Asturias

LA HUELLA HUMANA I. Huella de carbono.

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Este es el primero de una serie de artículos haciendo un cálculo muy, pero que muy informal de la huella ecológica del Hombre. Que nadie se enfade, el artículo está en un evidente tono de humor, intentando ser lo más instructivo posible y generar conciencia sobre la realidad del impacto de nuestra vida cotidiana. Que nadie se espere que me ponga a fijar de forma seria el sistema de producto o

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

Huracán en la puerta de casa.

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

12 de octubre de 2018, día de la Fiesta Nacional, mientras estamos entretenidos en las celebraciones típicas de esta fecha, el Centro de Huracanes de EEUU informa sobre Leslie. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) lanza un aviso especial de fenómenos adversos. Y lo destaca en la predicción especial para el puente del 12 de octubre:

“Un elemento importante de incertidumbre para la predicción del domingo lo constituye la presencia sobre el Atlántico del ciclón tropical “Leslie”, catalogado hoy viernes como huracán de categoría 1 por el CNH (Centro Nacional de Huracanes de Florida, responsable de la predicción de este tipo de ciclones sobre el Atlántico) y cuya trayectoria aún no se puede determinar con precisión.

Existen dos escenarios principales en cuanto a su posible evolución. En el primero, se aproximaría al suroeste peninsular, produciendo precipitaciones que podrían llegar a ser fuertes y que irían acompañadas de vientos fuertes con rachas muy fuertes, en Extremadura, Andalucía y área del Estrecho. En el segundo escenario, los modelos de predicción señalan una aproximación a Canarias, donde podrían producirse precipitaciones y vientos fuertes.”

Y ahora ¿qué? Un huracán aproximándose a la Península Ibérica. No nos había dado tiempo a reponer los libros de la biblioteca inundada en Cebolla cuando una nueva tromba de agua tiñe de luto y catástrofe Sant Llorenç y otras zonas de Mallorca ¿ya hemos roto el clima? ¿Qué está pasando?

Es difícil de explicar, tanto que algunos encuentran resquicios por los que colar campañas publicitarias con las que tranquilizar la conciencia colectiva y despistar nuestra atención de los problemas reales o las verdaderas soluciones al problema.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) nos alerta en su último informe de que ya estamos viviendo las consecuencias del calentamiento global de 1°C, lo que nos está dejando condiciones meteorológicas más extremas, aumentos en el nivel del mar y cada vez menos hielo marino en el Ártico. En su último informe, el IPCC destaca una serie de impactos del cambio climático que podrían evitarse limitando el calentamiento global a 1,5°C. Por ejemplo:

  • En 2100 la elevación del nivel global del mar sería 10 cm inferior con un calentamiento global de 1,5°C en comparación con uno de 2°C.
  • La probabilidad de que el océano Ártico quedara libre de hielo en verano sería de una vez por siglo con un calentamiento global de 1,5 °C, frente a un mínimo de una vez por decenio con uno de 2°C.
  • Los arrecifes de coral disminuirían entre un 70% y un 90% con un calentamiento global de 1,5°C, mientras que prácticamente todos ellos (> 99%) desaparecerían con uno de 2°C.
  • La limitación del calentamiento global daría más margen a las personas y los ecosistemas para adaptarse y permanecer por debajo de unos umbrales de riesgo pertinentes

La buena noticia es que algunas de las medidas necesarias para limitar el calentamiento global a 1,5°C están en marcha, pero es necesario acelerarlas, realizando transiciones rápidas y de gran alcance. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en 2050.

Dejar de emitir CO2 implica cambios serios en nuestro modelo de producción y consumo, no vale con lanzar campañas blandas de concienciación ambiental o conformarse con mejorar ligeramente algunas estadísticas ambientales basadas en soluciones al final de la tubería.

Tampoco podemos olvidarnos de que el aumento de las temperaturas medias sigue en aumento y vamos a seguir sintiendo los efectos de ese aumento. Quizá el huracán Leslie, las trombas de agua, los veranos e inviernos “raros”… sean la nueva normalidad.

De momento el domingo 14 de octubre se esperan lluvias de 100 mm en Andalucía. En España estas precipitaciones son un problema porque según estimaciones de Ecologistas en Acción, existen más de 40.000 construcciones distribuidas por el conjunto del Estado situadas en cauces y zonas de alto riesgo de inundación.

La situación, cuando un huracán llama a nuestra puerta, es preocupante. Alucinante. Quizá no podemos atribuir este fenómeno al cambio climático, pero tampoco podemos descartarlo. En cualquier caso no podemos seguir mirando para otro lado. Las alarmas se han encendido y la hoja de ruta es clara.

Tenemos que frenar locuras como la nueva burbuja inmobiliaria que estamos inflando al borde de la siguiente crisis financiera. Tenemos que ser conscientes del impacto de nuestro modo de consumo y cómo repercute en el clima la industrialización de la producción de carne. Tenemos que poner los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el horizonte de cualquier proceso de toma de decisiones…

Tenemos que hacer muchas cosas mientras perdemos el tiempo discutiendo si hay que recoger envases en contenedores amarillos o con maquinitas: hay que dejar de utilizar, cuanto antes, envases de usar y tirar. Es algo que implica a todo el modelo de producción y consumo, no solo a la contaminación por plástico.

Y no podemos dejarlo para mañana, porque solo tenemos un planeta. Y no lo podemos reciclar. El huracán llama a nuestra puerta ¿nos damos por enterados?

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad