Archivo de la categoría: Cambio Climático

Vidas de cambio climático

Olas de calor abrasivas, aumento de sequías o fenómenos meteorológicos severos cada vez más intensos y frecuentes… ¿Te gusta el nuevo clima?

Estos son solo un par de los numerosos efectos del cambio climático, y el IPCC, organismo encargado de evaluarlo, nos alerta de que sus impactos serán cada vez mayores y más violentos si no hacemos nada para remediarlo.

Suzanne Ouedra (campesina de la comunidad de Fanka) muestra, durante la distribución de semillas, cuáles son las hojas con las que se están alimentando este último año de sequía y falta de alimentos. La sequía y el aumento de los precios de los alimentos sitúa a las personas que habitan el Sahel Burkinabes en riesgo de inseguridad alimentaria. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y un obstáculo para combatir el hambre

Sí, la lucha contra el cambio climático forma parte de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por las Naciones Unidas para reformar el mundo en que vivimos.

Exactamente es el número 13, y tanto este como el resto de los que forman parte de la Agenda 2030 deben lograrse durante los próximos 15 años.

Partiendo de la realidad de que el cambio climático es perjudicial para todo el planeta y para los seres que lo habitan, y que sus efectos se agravarán en el futuro, 193 países aceptaban hace tan solo dos años la necesidad apremiante de tomar medidas para frenarlo. Se comprometían, por ejemplo, a impedir el incremento de la temperatura media del planeta por encima de los 2 grados.

Acuerdos como el de París son imprescindibles cuando vivimos en un mundo desigual, y cada día se evidencia aún más que el cambio climático agudiza este desequilibrio entre regiones desarrolladas y en desarrollo.

Precisamente, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura pone el foco en este punto y trabaja para concienciar sobre la enorme amenaza que supone el cambio climático a la hora de conseguir eliminar la pobreza, el hambre mundial y garantizar la seguridad alimentaria.

Al cambio climático no se le espera, ¡ya ha llegado!

Los países desarrollados parecían haber admitido al fin su responsabilidad como principales fuentes emisoras de gases con efecto invernadero.

Pero ha sido una breve ilusión. Una potencia mundial como EE. UU. decidía dejar el problema en manos del resto del planeta y abandonar recientemente el Acuerdo de París al considerar que este implicaba una gran pérdida de empleos y una redistribución de su riqueza hacia otras naciones.

Ante noticias de esta envergadura, cabe plantearse si realmente sirven para algo las responsabilidades contraídas por los líderes mundiales, o si las cumbres se realizan por cuestiones de marketing más que para buscar soluciones factibles.

Hay personas, familias y comunidades que no pueden perder el tiempo planteándose estas cuestiones. Ya están sufriendo los efectos de un cambio climático, que si bien nos afecta a todos y todas, no lo hace por igual. Y es que, los que menos tienen, son los más vulnerables ante él.

Lluvias violentas y rápidas, junto con sequías prolongadas. Un clima extremo. Este es el día a día de Burkina Faso.

El resultado: cultivos que se pierden debido a las inundaciones o cosechas que no maduran por la falta de agua, degradación de los terrenos y suelos menos aptos para las labores agrícolas, agricultores y agricultoras que pierden su medio de vida y familias que no disponen de suficientes alimentos para sustentarse hasta la llegada de la próxima recolección.

En Burkina Faso, un 80% de su población vive de la agricultura y la ganadería. Las familias trabajan pequeñas explotaciones, cuyos cultivos están destinados a cubrir las necesidades alimenticias de la unidad familiar.

Una gran mayoría de la población rural, el desarrollo de una agricultura prácticamente de subsistencia, la escasez de agua o un bajo índice de crecimiento convierten a Burkina Faso en una región muy indefensa ante las temperaturas cada vez más extremas.

Según los datos de 2016 del Índice Global del Hambre, este país se sitúa dentro de la lista de naciones afectadas de forma grave por el hambre: un 20,7 % de su población padece desnutrición, un 32,9 % de los niños y niñas menores de cinco años sufren retraso del crecimiento  y la tasa de mortalidad infantil en menores de cinco años es del 8,9 %. Además, Burkina Faso ocupa el puesto 185 según el Informe de Desarrollo Humano 2016, precediendo tan solo a Chad, Níger y República Centroafricana.

Maïmouna dando de beber agua a su hijo. El aumento de la intensidad de las precipitaciones facilita la aparición de períodos cálidos y secos más largos, con riesgos periódicos de sequías y de inundaciones. Alrededor del 10v% de la población sufre hambre crónica y casi el 50 % vive en la pobreza. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Mientras los líderes políticos deciden ignorar el problema, otras entidades se enfrentan a él. Oxfam Intermón trabaja en Burkina Faso con proyectos de distribución de simientes más fuertes y con un ciclo de crecimiento rápido, e impulsa los Comités de Alerta Temprana para que los agricultores y agricultoras tengan acceso a información sobre el tiempo.

Pascaline en su plantación de sorgo junto a Yasmina Bona, del departamento de comunicación de Oxfam Intermón. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

El cambio climático es un desafío real y global. Pero… ¿está todo perdido? ¿Puedes hacer algo? Da respuesta a estas preguntas en la guía El Cambio Climático y conócelo a fondo.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Repensando la manera de movernos en las ciudades: impactos ambientales y sociales

Estamos viviendo unos años de grandes cambios a la hora de entender las ciudades, y uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos es conseguir una movilidad urbana sostenible.

Antes de proponer las posibles soluciones, debemos conocer bien los problemas a los que nos enfrentamos. El actual modelo de movilidad lleva consigo ligados una serie de impactos ambientales, sociales y económicos que debemos de corregir y de los que a veces no somos del todo conscientes de su magnitud e implicaciones.

A continuación resumimos los principales impactos y en la próxima entrada del blog analizaremos las posibles actuaciones que podemos realizar para tender hacia una movilidad más sostenible.

Impactos de la movilidad

  • Pérdida de competitividad y tiempo

Una de las consecuencias del modelo de movilidad urbana imperante en las ciudades españolas, en las que predomina el uso del vehículo privado, es la pérdida de competitividad y la ineficiencia en tiempos, costes y sostenibilidad.

Según el Ranking anual que realiza INRIX en las ciudades españolas debido a los atascos se perdieron de media 20 horas por conductor en 2016. Esto nos sitúa en el puesto 30 en el Ranking mundial.

Las ciudades grandes con mayores congestiones fueron Madrid y Barcelona, donde se perdieron 39,6 y 33,8 horas por conductor en atascos, respectivamente. En Londres se llegó a las 73,4 horas y en París a las 65,3.

A esto se suman los días de trabajo perdidos por bajas laborales relacionadas con accidentes de tráfico y enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica.

Además, sufrimos una importante pérdida de competitividad del país por la dependencia energética que tenemos del exterior, donde estamos 10 puntos por encima de la Unión Europea.

Aproximadamente un 40% del total de la energía que utilizamos es consumida por el sector transporte, un porcentaje también mucho mayor que la media europea. A esto se añade que, salvo un pequeño porcentaje, casi la totalidad de la energía utilizada proviene de combustibles fósiles (gasolina, diesel, queroseno…) que además de ser contaminantes no son autóctonos.

  • Emisiones

El sector transporte representa el 25% de las emisiones totales de Gases de Efecto Invernadero en España. La movilidad urbana representa casi la mitad de estas emisiones (Un 40% según Greenpeace). Estos gases son los principales causantes del cambio climático.

Además contribuyen a la existencia de gran cantidad de gases contaminantes como monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre, metano, ozono, etc.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente en la UE la polución del aire mata de manera prematura a 450.000 personas, 27.000 en España.

  • Ruido

Según la OMS la fuente principal de ruido en los ambientes urbanos sigue siendo el tráfico, que causa más del 80% de la contaminación acústica que se registra en las ciudades españolas. A nivel europeo, alrededor del 40% de la población está expuesta a niveles de ruido por culpa del tráfico superiores a los 55 decibelios.

Una exposición prolongada al ruido puede afectar a nuestra salud a través de efectos en el sueño, enfermedades cardiovasculares o trastornos relacionados con la audición.

  • Ineficiencia energética

La mayor parte de la flota de vehículos actual compuesta mayoritariamente por vehículos diesel o de gasolina no tiene una gran eficiencia energética. Un vehículo de gasolina sólo aprovecha aproximadamente el 25% de la energía del combustible, desaprovechándose el 75% restante (rozamiento, calor, etc).

En el caso del vehículo eléctrico de batería las estimaciones muestran una eficiencia del 77% si la electricidad utilizada es de origen renovable.

Es decir, se mueven vehículos que pesan mucho y requieren gran cantidad de energía para desplazarse (en su mayoría fósil y por tanto contaminante) con una ocupación muy baja, 1,2 personas por vehículo de media.

  • Consumo de suelo y territorio

En España hemos triplicado la longitud de nuestras autovías desde 1990, y con más de 15.000 km nos hemos convertido en el tercer país del mundo con más km (detrás solamente de EEUU y China), pese a ser un país pequeño.

Hemos hecho una gran inversión, consumido muchos recursos y fragmentado el paisaje y los ecosistemas, pero no hemos conseguido resolver el problema de la movilidad, muy basado en el uso del coche privado.

  • Afectación de la salud pública

Como hemos comentado antes este modelo de movilidad, basado principalmente en el vehículo privado, provoca una gran contaminación y pérdida de la calidad del aire. Esto repercute muy negativamente en la salud.

Las emisiones de los diésel por encima de los límites legales causan 38.000 muertes prematuras en el mundo –11.400 en Europa– según un estudio publicado en Nature en mayo de 2017.

A día de hoy 34 ciudades españolas no cumplen los parámetros que exige la UE de calidad de aire.

Resumiendo: el coche mata y no sólo por accidentes de tráfico.

Relación entre obesidad y modo de transporte ( bici+andando). Fuente: Anders Adamsen

Otra cuestión a tener en cuenta es el sedentarismo que va asociado a la movilidad.  En la gráfica superior, utilizada por Manel Ferri Tomás en el pasado Congreso Nacional del Medio Ambiente,  se compara la obesidad en relación con un tipo de movilidad que utilice principalmente la bicicleta o caminar.

Un dato: España es el 2º país con mayor número de personas obesas de la UE.

  • Exclusión laboral

Patrón modal no inclusivo, excluye a una parte de la población, principalmente jóvenes, mujeres y población extracomunitaria

Aunque la movilidad urbana y la oferta adecuada de los servicios de transporte colectivo han sido poco estudiados en sus relaciones con la pobreza y la exclusión es conocido que el actual patrón modal no es inclusivo y ya que existe una desigualdad en el acceso a distintas oportunidades de participación de los habitantes en sus actividades, según las diferencias entre modos de transporte y localización de los hogares.

  • Accidentes de tráfico

La primera causa de muerte en accidentes laborales es por accidente de tráfico. De cada 2 accidentes laborales uno es “in itinere”, es decir que le ocurre al trabajador durante el desplazamiento desde su domicilio hasta su lugar de trabajo, y viceversa.

Conscientes de la importancia de apostar por un nuevo modelo de movilidad, el Instituto Superior del Medio Ambiente y la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) han creado un nuevo programa formativo, Técnico en Movilidad Sostenible para formar a los profesionales en esta materia tan necesaria en administraciones locales y empresas.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Feliz día de los océanos. Hoy es el día de acordarse de los mares y océanos. Algunas reflexiones sobre mi viaje a las Azores

El pasado día 5 de Junio celebramos el Día Internacional del Medio Ambiente y hoy es el día de mirar hacia los mares y océanos. A día y hora de escribir este artículo, las Naciones Unidas están reunidas en la Conferencia sobre los Océanos para tratar la problemática del cambio climático, la sobrepesca, la contaminación y pérdida de biodiversidad marina.

Puedes leer y comentar el artículo completo en: EL AMBIENTÓLOGO.

Ayudando a enfriar el Ártico con los excrementos


Quién nos lo diría. Un reciente estudio demuestra que los excrementos de las aves árticas ayudan a reducir los efectos del cambio climático. Esta afirmación, publicada esta semana en "Nature Communications", es el resultado de una investigación sobre el aumento de los niveles de amoniaco en los últimos veranos en la atmósfera que rodea al Ártico canadiense. 

Greg Wentworth, uno de los autores desde la Universidad de Toronto comentó en la entrevista realizada sobre el tema: "Debido a que el lugar de estudio es tan remoto, sólo hay unas pocas fuentes potenciales". Por lo que no fue difícil relacionar el aumento de amoniaco durante la época estival con las colonias de aves marinas que llegan a la zona en verano.

Al modelar la forma en que se comportarían los productos químicos en los excrementos de las mencionadas aves, los investigadores demostraron que éstas podrían de hecho explicar los picos anuales en las partículas de amoniaco.

Los excrementos liberan gas amoniaco, el cual reacciona con el ácido sulfúrico y el vapor de agua para formar un conjunto de moléculas en la atmósfera. "Éstos pueden cambiar las características de las nubes existentes", comenta Betty Croft de la Universidad de Dalhousie, Canadá, primera autora del estudio. 

La investigación se enfocó en los efectos del amoniaco sobre la creación de un tipo particular de nube baja que puede rebotar la luz del sol hacia el exterior y, por tanto, alejarla de la tundra. Las aves están involuntariamente ayudando a mantener una temperatura menos elevada gracias a que sus excrementos fomentan la aparición de las mencionadas nubes. 

Lo que aún no le queda claro a los investigadores es de la relevancia entre la conexión de estas nubes con los excrementos de las aves para paliar la subida de la temperatura. Por lo que el siguiente paso es crear modelos informáticos precisos de ésta y otras variables que afectan al calentamiento global.

Lo meritorio de esta publicación es el poner en la palestra una nueva variable que no se había contemplado con anterioridad."Nuestro estudio sólo destaca una conexión", dice Croft. Desgraciadamente este hecho no sería suficiente para parar el calentamiento global.

Mientras unos siguen negándolo, el cambio climático se muestra como una realidad cada vez más compleja y de difícil análisis. ¿Cuántas otras variables aún no hemos descubierto?





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.

Ayudando a enfriar el Ártico con los excrementos


Quién nos lo diría. Un reciente estudio demuestra que los excrementos de las aves árticas ayudan a reducir los efectos del cambio climático. Esta afirmación, publicada esta semana en "Nature Communications", es el resultado de una investigación sobre el aumento de los niveles de amoniaco en los últimos veranos en la atmósfera que rodea al Ártico canadiense. 

Greg Wentworth, uno de los autores desde la Universidad de Toronto comentó en la entrevista realizada sobre el tema: "Debido a que el lugar de estudio es tan remoto, sólo hay unas pocas fuentes potenciales". Por lo que no fue difícil relacionar el aumento de amoniaco durante la época estival con las colonias de aves marinas que llegan a la zona en verano.

Al modelar la forma en que se comportarían los productos químicos en los excrementos de las mencionadas aves, los investigadores demostraron que éstas podrían de hecho explicar los picos anuales en las partículas de amoniaco.

Los excrementos liberan gas amoniaco, el cual reacciona con el ácido sulfúrico y el vapor de agua para formar un conjunto de moléculas en la atmósfera. "Éstos pueden cambiar las características de las nubes existentes", comenta Betty Croft de la Universidad de Dalhousie, Canadá, primera autora del estudio. 

La investigación se enfocó en los efectos del amoniaco sobre la creación de un tipo particular de nube baja que puede rebotar la luz del sol hacia el exterior y, por tanto, alejarla de la tundra. Las aves están involuntariamente ayudando a mantener una temperatura menos elevada gracias a que sus excrementos fomentan la aparición de las mencionadas nubes. 

Lo que aún no le queda claro a los investigadores es de la relevancia entre la conexión de estas nubes con los excrementos de las aves para paliar la subida de la temperatura. Por lo que el siguiente paso es crear modelos informáticos precisos de ésta y otras variables que afectan al calentamiento global.

Lo meritorio de esta publicación es el poner en la palestra una nueva variable que no se había contemplado con anterioridad."Nuestro estudio sólo destaca una conexión", dice Croft. Desgraciadamente este hecho no sería suficiente para parar el calentamiento global.

Mientras unos siguen negándolo, el cambio climático se muestra como una realidad cada vez más compleja y de difícil análisis. ¿Cuántas otras variables aún no hemos descubierto?





Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Only Birds.