Archivo de la categoría: biodiversidad

Introducción de especies ¿Sí? ¿No?, controversias sobre el tema

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gcastillo. Texto original

Cada cierto tiempo los medios de comunicación nos muestran noticias sobre diferentes situaciones asociadas a programas de reintroducción de especies, famosa ha sido sobre todo la situación del oso pardo en el pirineo, donde uno de los ejemplares eslovenos reintroducido denominado “Goiat”, liberado en el Pirineo de Lleida hace dos años (2016), ha causado más de quince bajas en el ganado de la zona, entre ellas seis yeguas y cuatro potros, algo que resulta excepcional en la especie. Los responsables del programa de reintroducción del oso pardo en el pirineo Pyroslife, están decidiendo que hacer con él, ya que ha creado una gran alarma entre las asociaciones de ganaderos de todo el pirineo de Lérida.  Teniendo en cuenta que actualmente hay una población de 43 ejemplares de osos en el Pirineo, los medios de comunicación y la población de la zona, se centran en este ejemplar que tiene un comportamiento anormal en la especie.

INTRODUCCIÓN DE ESPECIES ¿SI? ¿NO?, CONTROVERSIAS SOBRE EL TEMA

Fuente: Pixabay

Otro caso totalmente distinto pero muy interesante es el del quebrantahuesos. Varios son los programas de introducción que se están realizando en diferentes zonas de España: Aragón, Andalucía, Navarra, Cataluña y Asturias. Cada programa tiene sus particularidades. Unos han optado por la cría en cautividad, otros por la extracción del segundo pollo de los nidos y su cría para posteriormente llevarlos a las zonas de reintroducción. Todos tienen algo en común: mortalidades elevadas y causadas habitualmente por factores humanos.

Estos dos ejemplos y muchos más que podríamos poner, nos dan una idea de lo complejo que es la introducción de una especie.

Está claro, que una de las mejores formas de paliar la pérdida de biodiversidad, es la introducción de ejemplares de una especie. Esto que parece lógico y que debería ser sencillo, necesita de un programa técnico muy elaborado, y un programa de sensibilización social tanto de la población en general, como de la población local en particular extremadamente delicado, puesto que el éxito de una introducción no está solo en que las condiciones del medio permitan de nuevo mantener a la población de esa especie,  también es muy necesario tener el apoyo de la especie que habitualmente provoca su desaparición; la especie humana.

Desde ISM, y particularmente yo como tutor,  queremos aportar nuestro conocimiento mediante los materiales elaborados en el Curso de Gestión y Conservación de la Fauna, donde se plantea de manera sencilla y didáctica como abordar este campo de conocimiento, permitiendo al participante obtener una visión general de esta compleja materia, aportando actividades y ejemplos de gestión, que le servirán al participante como herramientas en su carrera profesional, aportando su granito de arena  para entre todos evitar la pérdida de biodiversidad.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

MILANO REAL, MUSARAÑA Y PAJARILLOS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

Estos primeros días del año, hemos seguido aprovechando el buen tiempo para dar algún paseo hasta los parques del pueblo. No es que sea fácil ver grandes cosas, pero siempre puede ser interesante conocer los pájaros más comunes para los principiantes. Además, justo antes de los Reyes me di un paseo muy cortito hasta el Carrascal donde me entretuve con un milano real (Milvus milvus) y alguna cosilla más. Por el final empiezo:


Los últimos inviernos los milanos reales están por todos lados

Inconfundibles con su cola ahorquillada y rojiza

El final hizo un picado y empezó a comer lo que fuese mientras volaba

En el camino una pobre musaraña (Crocidura russula) no aguantó la fuerte helada nocturna

A la vuelta, un grupito de gorriones morunos (Passer hispaniolensis) merodeaba por allí
Como contaba, en los parques de la piscina y del Molino de Viento también se ven pajarillos.

En lo alto de un abeto un estornino negro (Sturnus unicolor) tomaba el sol...
… y luego le acompañó un gorrión común (Passer domesticus)
En el capirote de una chimenea otro gorrión tomaba el sol
Un colorido herrerillo común (Cyanistes caeruleus)
En la báscula una lavandera blanca (Motacilla alba
Un pinzón vulgar (Fringilla coelebs) entre las ramas de un almendro

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

Los post más leídos en 2018

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por comunidad ism. Texto original

Al terminar este 2018 hacemos un repaso a los post más leídos escritos por nuestros blogueros en Comunidad ISM. Perfiles profesionales, post técnicos, novedades legislativas y artículos que reflejan la experiencia personal de sus autores han sido los más consultados. Gracias a autores y lectores por mantener viva esta sección.

  1. ¿Cuáles son las funciones y obligaciones del Consejero de Seguridad ADR? Alberto Vizcaíno nos aclara el perfil profesional de los Consejeros de Seguridad de Mercancías Peligrosas.
  2. ¿Conocemos el impacto de la energía eólica sobre la fauna? ¿Lo estamos evaluando correctamente? Jon Domínguez escribe sobre la importancia de una correcta evaluación de impacto en la planificación y seguimiento de parques eólicos para minimizar sus efectos sobre la biodiversidad.
  3. Un buen ejemplo de Visor Cartográfico: Catálogo Nacional de Inundaciones Históricas Iria Ordás nos propone este ejemplo de visor cartográfico para ilustrar las bondades de estos mapas web.
  4. El controvertido mundo de la gestión cinegética Gonzalo Castillo habla sobre el correcto equilibro entre conservación de biodiversidad y gestión cinegética.
  5. Medio Ambiente, Big Data e Inteligencia Artificial Jose Mª Cornejo escribe sobre la nueva corriente del “Big Data” y como aplicarla al sector medioambiental.
  6. Guía para calcular la garantía financiera por responsabilidad ambiental. José Luis Canga escribía sobre este instrumento de la Ley 26 de Responsabilidad Medioambiental.
  7. Publicada la nueva norma ISO 45001 Miguel González explica las novedades de esta norma ISO sobre Prevención de riesgos laborales.
  8. Fototrampeo. Una de las mejores armas para inventariar especies Justo Sanz escribía sobre esta técnica para el inventario de biodiversidad con el uso de cámaras de fototrampeo.
  9. El Arte del Aprendizaje Fluido: Una práctica transformadora de Educación Ambiental en la naturaleza Paqui Godino participó en el blog para hablarnos de la filosofía del educador ambiental Joseph Cornell, sobre un aprendizaje consciente en la naturaleza.
  10. Cómo usar SIG en la Gestión y Modelización Hidrológica Sergio Pérez nos detalla las ventajas de utilizar herramientas GIS para estudios hidrológicos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Sin sentido y con sensibilidad

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Cuando unos meses atrás vi que desde el Foro Ambiental de la UNED habían programado en Málaga una charla sobre especies invasoras, en particular sobre las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) que pueblan la ciudad, tomé buena nota en la agenda para seguir el evento. Finalmente, aunque no me fue posible asistir esa tarde a la charla, seguí con interés las noticias que fueron surgiendo a partir de la misma. En ellas se hacía notar que las propuestas de los expertos incluían la eliminación de las cotorras mediante el uso de carabinas de aire comprimido, acordonando zonas de la ciudad y abatiendo a las aves. Las reacciones no se hicieron de esperar: ciertos sectores de la ciudadanía lamentaban esta decisión, especialmente los grupos animalistas. El PACMA anunció una propuesta de controlar a medio plazo las poblaciones de cotorra mediante el uso de piensos esterilizantes. A mí me dio por compartir en Twitter esta medida y lo poco conveniente que resultaba, por desgracia, para controlar las poblaciones de cotorra y evitar los daños a la fauna y a la agricultura y se lió buena:

Todo empezó por aquí y siguió liándose a partir de este tuit.

El caso es que ya días atrás defendía en algún grupo de WhatsApp de pajareros aficionados a la ornitología que, a pesar de lo errado de las propuestas de PACMA, tampoco era cuestión el generalizar y tratar como ignorantes a todos los integrantes de estos grupos de ecologistas/animalistas. Mi experiencia personal me dice que en ellos hay de todo, como en cualquier grupo humano. Yo he colaborado con miembros de agrupaciones ecologistas para tratar de frenar algunos desaguisados y, como bien sabéis quienes me habéis leído desde hace tiempo, soy miembro de una agrupación de voluntariado ambiental. Creo que no es excluyente ser ecologista y ecólogo (el gran González Bernáldez, por ejemplo, lo demostró), es más, lo ideal sería que cualquier ecologista fuese, al menos, escéptico, que tuviese mentalidad crítica, científica, y cuestionase las verdades absolutas tratando de mantener una visión global e informada. (Algo que, por ejemplo, me gusta de Ciencias Ambientales es esa visión general que ofrece sobre nuestro entorno.) Después de la historia de Twitter (y del absoluto silencio en que se ha mantenido el perfil oficial de PACMA tras dos días de intensas discusiones sobre el tema) la verdad es que voy a terminar por dar la razón, aunque sea parcialmente, a quienes cuestionan la seriedad de esta agrupación política y social. Y si no, que me demuestren por qué no debería hacerlo.

Volviendo al tema que nos ocupa, las cotorras en Málaga (algo que sería extrapolable a otras ciudades, como Madrid, Barcelona o Sevilla, y esta última, que es la que nos queda más cerca, como ejemplo a no seguir a la hora de demorar las decisiones que están sufriendo los nóctulos), lo cierto es que es un problema que viene de lejos. Llevo viviendo en la provincia algo más de una década y desde que llegué me llamó la atención la proliferación de nidos de cotorras tanto en la capital como en el resto de la provincia, conforme la iba conociendo mejor, incluyendo parajes protegidos como la Desembocadura del Guadalhorce. Ya antaño, en la época en que vivía en Granada, recuerdo ver una colonia creciente de cotorras argentinas que anidaba en la zona del barrio de Bobadilla, a la entrada de la Chana, y que me sorprendía por su adaptación al clima de Granada capital, ciertamente más exigente que el de Málaga con sus fríos inviernos con temperaturas bajo cero. A lo largo de este tiempo las colonias de cotorra han crecido de una forma espectacular (y aterradora). La ausencia de predadores naturales, su inteligencia y adaptabilidad, han supuesto una ventaja competitiva frente a otras especies autóctonas que ahora sufren la presión de una población creciente de cotorras. No pueden más que venirme a la cabeza nuestros gorriones comunes (cada vez menos, por desgracia) que, por si no tenían bastante con las tórtolas turcas, ahora han de competir por los recursos (alimento, zonas de nidificación…) con las cotorras.

PACMA planteaba el uso de pienso esterilizante para controlar el crecimiento de las colonias de cotorra. Este método conlleva varios problemas que lo hacen inviable. Por un lado, no es posible asegurar que el 100 % de la población de cotorras llegue a ser estéril. Se podría frenar así el crecimiento de sus poblaciones, pero no aseguraríamos su exterminio local a largo plazo. Por otro lado, es un método no selectivo, por lo que nada nos aseguraría que el pienso no pueda ser ingerido por otras especies que no interese controlar, incluyendo aquellas que están en franca regresión a nivel europeo (como los gorriones). También es un método lento: las cotorras pueden vivir en torno a 15 años, por lo que, aunque llegase a frenarse el crecimiento de sus poblaciones, durante ese tiempo seguirían constituyendo un problema para los ecosistemas (incluyendo agroecosistemas) en los que se encontrasen. Y, además, según indica la SEO, los componentes esterilizantes de estos piensos podrían pasar a otras especies depredadoras, como por ejemplo los halcones peregrinos y otras rapaces que se encuentran en la ciudad y su entorno, perjudicando la viabilidad de sus poblaciones locales.

Por otro lado, otros métodos propuestos, como la captura mediante trampas (de dudosa viabilidad, dado el escaso éxito de capturas en estas aves que, por su inteligencia, son difíciles de engañar), mediante el uso de dardos sedantes (resulta difícil calcular la cantidad de anestesia para aves tan pequeñas, aparte del daño que se harían al caer dormidas, golpeándose con las ramas y el suelo), no son demasiado efectivos. Y habría que cuestionarse también lo ético de, una vez capturadas, qué hacer con esas aves: ¿las encerramos y mantenemos en cautividad de por vida, durante varios lustros? ¿Se “repatrian”, siendo especímenes que han nacido aquí en España, que pueden mostrar comportamiento anómalos y más agresivos que en su lugar de origen, que podrían portar parásitos y enfermedades a las poblaciones locales? Independientemente del coste económico de estas medidas, lo fundamental es que no resultan viables y, por desgracia (como decía en Twitter, a ninguno nos gusta que tengan que sacrificar a estos animales), no dan rápida solución a un problema que está afectando a otras especies autóctonas.

En resumen, que a nadie le gusta ver y saber que hay que sacrificar a unos animales que están aquí porque el hombre decidió traer a sus ascendientes para que sirviesen de animales de compañía. Y que, hartos de ellos, de sus ruidos y chismorreos, los dejasen en libertad para quitarse un problema creando uno mayor para nuestro entorno. El hombre aquí es el culpable directo, está claro. Y lo será también, de forma más o menos directa, cuando el cambio climático, por ejemplo, obligue a migrar o facilite el establecimiento de otras especies alóctonas, o expulse (o extinga) a especies autóctonas. Pero, en cualquier caso, lo primero que deberíamos exigirnos es capacidad de realizar una autocrítica informada, poniendo sobre la mesa todas las variables que entran en juego en este tipo de problemas siempre complejos. Para eso es fundamental informar a la población. Días atrás oía una conversación entre dos ciudadanos en la que mantenían que el virus que estaba matando a las tórtolas del parque Huelin de Málaga lo habían introducido los que querían ver el parque libre de tórtolas y que las próximas iban a ser las cotorras. La ignorancia es lo que deberíamos hacernos mirar.

Para saber más:

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

¿Cómo utilizar la base de datos WILD Wind-Wildlife Impacts Literature Database?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Esta vez quiero aprovechar el post para hablaros de lo que para mí es uno de los mejores recursos que conozco para documentarse sobre la interacción entre la fauna, la energía eólica, las líneas eléctricas y otras infraestructuras asociadas. Me refiero a WILD o Wind-Wildlife Impacts Literature Database.

Esta enorme base de datos dispone actualmente de casi 3.000 referencias que abordan distintos aspectos del impacto de las energías renovables sobre la biodiversidad. Y aunque la función de WILD no es estar a la última en cuanto a bibliografía se refiere, el personal del National Renewable Energy Laboratory (NREL), la institución encargada de la base de datos, hace lo posible por mantenerla actualizada e ir incorporando todo lo que se va publicando. Es por ello que sus fondos abarcan desde los trabajos pioneros llevados a cabo por el médico militar y naturalista Elliott Coues en 1876, que estudió la interacción de las aves con los cables de telégrafo en el centro de EEUU, hasta recientes modelizaciones del riesgo de electrocución en España utilizando especies indicadoras.

Portada del trabajo de Elliott Coues "The Destruction of Birds By Telegraph Wire", publicado en The American Naturalist en diciembre de 1876.

De hecho la colección de documentos que atesora WILD es enormemente variada, e incluye desde artículos científicos a informes gubernamentales, pasando por ponencias en congresos, estudios de impacto ambiental, libros, tesis o patentes. Y aunque las leyes de propiedad intelectual limitan la posibilidad de acceso a algunos de ellos, los responsables del NREL siempre intentan facilitar al usuario la publicación original completa. Pero aquí no terminan las bondades de WILD, pues no solo se conforman con poner a disposición pública todo este material, sino que además organizan los contenidos de manera que es posible localizar información en función de su ubicación geográfica, tecnología implicada, grupo faunístico analizado, año de publicación o tipo de documento.

Sin duda una joyita que debería forma parte del material habitual de cualquier técnico implicado en este tipo de proyectos. Disponer de información de partida fiable es la base de cualquier buen análisis de impacto ambiental ;)

Artículo original publicado en LinkedIn

De estos recursos y muchas más herramientas para la correcta evaluación del impacto de las infraestructuras eólicas sobre la fauna hablaremos en el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Descubriendo el PN El Hondo (Elche)

Publicado en: Más allá de la ciudad por Fran Mercader Román. Texto original


El Parque Natural de El Hondo se encuentra entre los municipios de Elche y Crevillente, en el Bajo Vinalopó, ,y nos ofrece una serie de caminos muy bonitos donde descubriremos muchas aves, insectos y más animales, gracias a su gran extensión. 

Fue declarado Parque Natural en 1994 y además está incluido en el convenio internacional RAMSAR de protección de Zonas Húmedas y cuenta con una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). 


Cuenta con múltiples lagunas, aunque las más grandes son las de Poniente y Levante (650 y 450 hectáreas respectivamente). El agua que llega aquí viene de la desembocadura del río Segura y no del Vinalopó. Con este agua se riegan cerca de 40.000 hectáreas localizadas en la zona situada entre San Juan y Orihuela. 

Este espacio natural forma parte de la antigua albufera de Elche, que durante la Edad Media fue desecada casi totalmente. En esa época, las zonas húmedas eran una fuente enfermedades ya que eran el hábitat de mosquitos y ratas, vectores de la peste. Otro de los motivos era convertir esos campos en nuevas zonas de cultivo

En los años 20 del siglo pasado, la Compañía de Riegos de Levante construyó un par de embalses en esta zona pantanosa. Hoy en día la vegetación se ha apoderado de este enclave, por lo que parece un lugar completamente natural y además, es el hábitat de numerosas especies de aves muy importantes como la malvasía cabeciblanca o la cerceta pardilla, dos de las aves más amenazadas del planeta. 

Garceta común sobre un poste de la pasarela
Dentro de este espacio natural podemos encontrar cuatro rutas diferenciadas, la roja, la azul, la amarilla y la verde.  

La más sencilla de todas es la que parte del Centro de Interpretación del Parque, la ruta amarilla. Sirve para darte una idea de lo que es una zona húmeda. Una pasarela situada sobre una pequeña laguna llena de aves como fochas, ánades o garzas. 



La ruta roja es la que discurre paralela a uno de los canales principales. Un largo camino lleno de eucaliptos y donde podremos ver otra pasarela sobre el agua y varios miradores de madera, uno de ellos con bastante altura.

Para esta os recomendamos que llevéis prismáticos o una cámara con teleobjetivo porque si no vais a ver bien poco, ya que las lagunas son inmensas y los animales suelen recelar bastante de los humanos (y con razón). 

Ruta roja
La ruta verde es parecida a la amarilla pero un poco más larga. Aunque la más extensa es la ruta azul, que borde parte del embalse de Poniente (estas dos últimas no salen en la guía del Parque, aunque en la web sí, algo un poco raro) y en la que tenemos varios observatorios de madera tipo caseta. Aquí podéis ver más información de cada una de las rutas.



Track GPS 

Aquí os dejamos el track de la ruta para que podáis seguir nuestros pasos. Aunque es un lugar que no tiene pérdida alguna y que podéis recorrer por multitud de senderos.

Powered by Wikiloc

Cómo llegar 

Para hacer la ruta amarilla, verde y azul, deberéis dirigiros al Centro de Interpretación del Parque, pero si queréis hacer la ruta roja aquí os dejo el punto exacto donde debéis dejar el coche. 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Más allá de la ciudad