Archivo de la categoría: fauna

Educación ambiental desde casa

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por SergioSMS. Texto original

El ser humano es una especie con cualidades excepcionales. Destaca nuestra capacidad de adaptación a todo tipo de situaciones. Nuestra rutina llena de eventos, compromisos y traslados continuos ha derivado en otra realidad totalmente distinta en estos últimos días.

La primavera es la época estrella para las actividades de educación e interpretación ambiental, pues es el momento en el que los profesionales tienen mayores recursos a su disposición. La biodiversidad este año disfrutará de un “descanso” ya que estaremos durante un tiempo en casa, pero la capacidad creativa de los profesionales sigue en pleno funcionamiento. En las últimas semanas han surgido diferentes movimientos, proyectos e iniciativas que utilizan las redes sociales para llegar a todos nosotros y aprender sin salir de nuestro hogar.

Una de las especies de aves más fáciles de ver estos días, el Mirlo común. Fuente: Pixabay

Las aves son las grandes protagonistas, ya que, si observamos con detenimiento desde el balcón o terraza, se pueden descubrir especies que hasta ahora habían pasado desapercibidas.  El proyecto “A ver Aves” ha lanzado la iniciativa #AvesdesdeCasa, una divertida manera de contar aves que hace mucho más ameno este periodo de confinamiento. En pocos días han llegado un gran número de fotografías y vídeos de diferentes especies a través de su hashtag en twitter.

Incluso se puede ir más allá, y además de contarlas y fotografiarlas, observar su comportamiento, y confirmar si en estos días, debido a la poca presencia de gente en las calles, han cambiado algunas de sus pautas. Es lo que propone la asociación Ecourbe a través de su proyecto de ciencia ciudadana #YoPajareodesdeCasa. Podemos registrar ese cambio de comportamiento a través de las fichas disponibles en su página web.

Divulgadores y educadores ambientales como  Entre Pinos y Sembrados o Luis Martínez nos proponen diferentes juegos donde poner a prueba nuestra pericia pajarera, identificando rasgos de diferentes especies. En sus cuentas de twitter nos cuentan de manera detallada y amena las soluciones y en qué cosas poner más atención.

juego de ornitología

Juego de ornitología/ Fuente: Luís Martínez Martínez

Otras redes sociales como Instagram se llenan estos días de directos de profesionales de la educación y la interpretación ambiental, una forma interactiva de participar y preguntar dudas que en otro momento sería difícil que pudieran atender.

Un ejemplo de ello es la iniciativa Planeta Biodiverso, que este fin de semana ha reunido a varios especialistas que han hablado diversos temas, desde el comportamiento de las hormigas y de los reptiles hasta del voluntariado ambiental, todo de forma amena y divertida.

Festival de la Biodiversidad/ Fuente: Planeta Biodiverso

Youtube es una fuente inagotable de recursos ambientales. En el canal Aventuras Barbudas comienzan una iniciativa muy interesante, “El cambio climático son los padres”, un programa semanal que reúne a profesionales destacados de la materia para hablar del cambio climático desde diferentes perspectivas.

Gracias a diversas organizaciones podemos disfrutar desde nuestras pantallas de varias webcams como las instaladas por SEO/Birdlife en diferentes puntos de nuestra geografía, como el Parque Nacional de Cabañeros, Alcalá de Henares o el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, pudiendo observar de la manera más íntima el comportamiento de especies como el Halcón peregrino, el buitre negro, la cigüeña blanca o la lechuza común.

Desde el Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental de Cantabria (CEDREAC) nos proponen participar en la iniciativa “Educación Ambiental en tiempos de cuarentena” como un punto de encuentro para los profesionales de la EA, para reflexionar sobre el papel y la importancia de los educadores ambientales en una situación como la actual, de lunes a viernes en directo desde las 18:00 h.

Es un buen momento para implicar a los más pequeños en todas las temáticas ambientales, ya que existen multitud de recursos para hacerlo de una manera interactiva. Las orquídeas silvestres tienen unos complejos mecanismos de polinización y adaptaciones muy complejas, pero es muy fácil aprender con estás láminas recortables. Además de encontrar mucha información, se pueden fabricar de una manera realista las especies más comunes que podemos encontrar en estas fechas en el campo.

Recortables de orquídeas silvestres. Fuente: Flora de Almansa.

Una buena manera de aprovechar este tiempo extra es ayudando a la biodiversidad urbana. Podemos elaborar bebederos y comederos, hoteles de insectos, pasos de fauna, cajas nido para aves y murciélagos… todo ello aprovechando materiales reutilizados e implicando también a los más pequeños. Es lo que nos propone el naturalista Víctor J. Hernández desde su web “Naturaleza desde casa”.

biodiversidad urbana

Podemos favorecer enormemente la biodiversidad desde nuestros hogares. Fuente: Víctor J Hernández.

También, durante este tiempo, podemos seguir nuestra formación, con una amplia oferta de cursos online sobre medio ambiente. La educación ambiental es herramienta esencial y lo seguirá siendo en el futuro. Cursos online como el Especialista en Educación Ambiental, Interpretación y Voluntariado en la Naturaleza en el Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM) te dará las claves necesarias para mejorar tus conocimientos en este campo.

Como puedes ver no hay excusa para no seguir aprendiendo y disfrutando desde casa con el amplio abanico y las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías.

Y recuerda, ¡Quédate en casa!

Sergio Martín Serrano, ambientólogo especializado en educación ambiental es docente en el Instituto Superior del Medio Ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Mortalidad de fauna en infraestructuras: la importancia de lo que no se ve

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Una parte de la sostenibilidad que reclama la sociedad pasa porque el desarrollo de infraestructuras esenciales como carreteras, líneas de ferrocarril, proyectos energéticos o edificaciones de distinta naturaleza, implique el menor impacto posible sobre el medio ambiente. Para ello es necesario conocer con detalle cuales son las afecciones que provocan sobre los ecosistemas y sus elementos.

Uno de los impactos más comunes y evidentes es la mortalidad de fauna. Sin embargo, se trata de una afección difícil de concretar con precisión, y que requiere de técnicas de análisis que van más allá del mero registro de incidencias. Esto es debido a que la mortalidad real no presenta una relación directa con la efectivamente observada. Es decir, los eventos de mortalidad observados y asociados a la propia infraestructura no son todos lo que se producen, por lo que ceñirse a estos cálculos infravalora el impacto.

busardo ratonero

busardo ratonero electrocutado/ Fuente: SINC

El motivo es que la detección de cadáveres o restos de fauna por parte de los buscadores (normalmente humanos, pero también perros adiestrados) se ve condicionada por factores externos que introducen sesgos significativos. Así, se consideran tres fuentes principales de error:

1) la cobertura parcial de la zona de estudio, 2) la desaparición de cadáveres y restos antes de ser detectados, y 3) que no se registre la incidencia estando presente. Pero no solo.

También hay que tener en cuenta que la capacidad de detección de los buscadores puede variar en función de las características de la vegetación, la accesibilidad del terreno, las condiciones climatológicas, sus propias capacidades o el tipo y tamaño de la especie.

Las influencias son múltiples y suponen sesgos importantes en los cálculos, por lo que es fundamental corregirlos a posteriori. Para ello, se han desarrollado herramientas matemáticas que permiten acercar lo observado sobre el terreno a la realidad, y controlar, al menos en parte, las desviaciones asociadas. Existen varios modelos probabilísticos que, sin bien aún son parciales y poco generalizables, coinciden en cuáles son las principales variables de influencia que siempre deben monitorizarse: la permanencia de los restos y la eficacia de detección de los buscadores.

Cada una de ellas es propia de cada proyecto, ubicación y tipo de buscador. Por tanto, es indispensable que los estudios sobre la mortalidad no natural asociada a una infraestructura, cuenten con mecanismos de control de estos sesgos, estandarizados, fiables y adaptados a las necesidades concretas de cada situación, que permitan un acercamiento más realista al impacto que generan.

Paras terminar os dejo algo de bibliografía sobre el tema:

A review of searcher efficiency and carcass persistence in infrastructure-driven mortality assessment studies.

Estimating bird and bat fatality at wind farms: a practical overview of estimators, their assumptions and limitations.

Estimating wind turbine-caused bird mortality.

Jon Domínguez Del Valle, consultor en biodiversidad e impacto ambiental, es docente del curso del ISM Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna. Si estáis interesados en conocer y profundizar sobre las técnicas e estimación de la mortalidad de fauna en infraestructuras, no os perdáis la próxima edición del curso. Os esperamos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Los post más leídos en 2018

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por comunidad ism. Texto original

Al terminar este 2018 hacemos un repaso a los post más leídos escritos por nuestros blogueros en Comunidad ISM. Perfiles profesionales, post técnicos, novedades legislativas y artículos que reflejan la experiencia personal de sus autores han sido los más consultados. Gracias a autores y lectores por mantener viva esta sección.

  1. ¿Cuáles son las funciones y obligaciones del Consejero de Seguridad ADR? Alberto Vizcaíno nos aclara el perfil profesional de los Consejeros de Seguridad de Mercancías Peligrosas.
  2. ¿Conocemos el impacto de la energía eólica sobre la fauna? ¿Lo estamos evaluando correctamente? Jon Domínguez escribe sobre la importancia de una correcta evaluación de impacto en la planificación y seguimiento de parques eólicos para minimizar sus efectos sobre la biodiversidad.
  3. Un buen ejemplo de Visor Cartográfico: Catálogo Nacional de Inundaciones Históricas Iria Ordás nos propone este ejemplo de visor cartográfico para ilustrar las bondades de estos mapas web.
  4. El controvertido mundo de la gestión cinegética Gonzalo Castillo habla sobre el correcto equilibro entre conservación de biodiversidad y gestión cinegética.
  5. Medio Ambiente, Big Data e Inteligencia Artificial Jose Mª Cornejo escribe sobre la nueva corriente del “Big Data” y como aplicarla al sector medioambiental.
  6. Guía para calcular la garantía financiera por responsabilidad ambiental. José Luis Canga escribía sobre este instrumento de la Ley 26 de Responsabilidad Medioambiental.
  7. Publicada la nueva norma ISO 45001 Miguel González explica las novedades de esta norma ISO sobre Prevención de riesgos laborales.
  8. Fototrampeo. Una de las mejores armas para inventariar especies Justo Sanz escribía sobre esta técnica para el inventario de biodiversidad con el uso de cámaras de fototrampeo.
  9. El Arte del Aprendizaje Fluido: Una práctica transformadora de Educación Ambiental en la naturaleza Paqui Godino participó en el blog para hablarnos de la filosofía del educador ambiental Joseph Cornell, sobre un aprendizaje consciente en la naturaleza.
  10. Cómo usar SIG en la Gestión y Modelización Hidrológica Sergio Pérez nos detalla las ventajas de utilizar herramientas GIS para estudios hidrológicos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Objetivo: Impacto cero de la energía eólica

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

Que la energía eólica va a formar parte del futuro necesario del planeta, y en especial de la Unión Europea (UE), es algo difícil de negar. Incluso a pesar de algunas políticas cortoplacistas que insisten en mirar para otro lado. La realidad es imparable. Y no lo digo yo, lo confirman las cifras. Según el Global Wind Energy Council (GWEC) a finales de 2016 había 90 países con algún tipo de capacidad generadora, lo que supone una potencia instalada a nivel mundial de 487 GW. Y la Asociación Mundial de Energía Eólica (WWEA)ha estimado, a falta de confirmación definitiva, que en 2017 se ha llegado a los 540 GW instalados. En fin, que los datos hablan por sí solos. La tendencia es claramente alcista. Incuso para España, últimamente demasiado miope y empeñada en descolgarse de la UE, va a ser difícil no verse arrastrada por la ola imparable que suponen las energías renovables. De momento el año pasado se subastaron 8.000 MW, que deberán ser funcionales en 2020 y dónde la eólica tiene un peso importante. Si queremos cumplir con las Directivas y no ser sancionados ni convertirnos en un ejemplo de torpeza histórica, deberemos coger este tren. Un tren que ha de llevarnos a la sostenibilidad y a la suficiencia energética.

Capacidad instalada e incremento anual a nivel mundial entre 2012 y 2016. Imagen:www.wwindea.org

Y precisamente de la sostenibilidad de la energía eólica quiero hablaros en este post. Como he mencionado y muchos probablemente ya sabríais, la evolución en la instalación de MW eólicos es constante y en alza. Pero si queremos que la implantación de esta fuente de energía continúe a buen ritmo y haga honor a su calificativo de renovable, debemos abordar los nuevos retos ambientales que nos plantea su imparable crecimiento.

Es de conocimiento público, y los datos así lo avalan, que la energía eólica tiene una huella ecológica más reducida que la mayoría de las fuentes energéticas. Pero también sabemos que esta característica no la libra de estar exenta de impactos en los ecosistemas, especialmente sobre las poblaciones de aves y murciélagos. Y aquí radica la cuestión central que quiero abordar. Si queremos que la eólica pueda presumir de ser realmente renovable y que su influencia neta sobre el medio ambiente sea cero, hay que retomar el debate sobre su evaluación e integración ambiental. No es una propuesta gratuita. Desde hace tiempo los expertos llevan alertando de que los estudios y evaluaciones de impacto son deficientes, y no han permitido anticipar los impactos de forma adecuada ni establecer medias de mitigación realmente efectivas (ver p.ej Ferrer et al. 2011Lintott et al. 2016). Es un problema generalizado. A las carencias de conocimiento de la influencia del impacto sobre la fauna, se le unen protocolos de evaluación y control deficientes e incompletos que impiden la plena integración de la energía eólica en los ecosistemas dónde proyecta ubicarse (traté el tema en un reciente post).

impacto eolica sobre la fauna

Esto no quiere decir que estemos ante una situación irreversible. Aún tenemos margen de maniobra para hacer las cosas a la altura del papel que ha de jugar la eólica en la sostenibilidad global. Pero eso sí, debemos actuar cuanto antes. Dejando el sensacionalismo fuera de este debate (ya se encargarán otros de incorporarlo), es prioritario entender que solo alcanzaremos los objetivos de impacto cero desde un enfoque riguroso basado en la evidencia científica. Y sin duda esto pasa por mejorar sustancialmente las estrategias de evaluación de impacto y seguimiento ambiental de los parques eólicos a todas las escalas. Porque minimizar la influencia de la energía eólica sobre los vertebrados voladores no solo facilita su integración en los ecosistemas y la hace más sostenible, sino que supone una reducción de costos importante y mejora sustancialmente la competitividad de los proyectos.

Conscientes de la problemática y de la necesidad de aportar calidad y fiabilidad en las evaluaciones y seguimiento del impacto de la energía eólica sobre la fauna, el Instituto Superior del Medio Ambiente y el que suscribe hemos desarrollado recientemente el curso online Evaluación y seguimiento del impacto de los parques eólicos sobre la fauna.

Artículo original publicado en Linkedin

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

El controvertido mundo de la gestión cinegética

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gcastillo. Texto original

Durante mis estudios de biología y por mi manera de entender la naturaleza, la visión de un montón de ciervos y jabalíes, alineados en el suelo y rodeados de sonrientes personas que posaban orgullosas de su hazaña en la foto, me parecía algo macabro e inconcebible para una sociedad “civilizada”. No entendía que diversión podía tener esa “afición” y sobre todo no concebía la necesidad de tenerla.

Una vez terminada la carrera, mis primeros pasos como profesional, me condujeron de manera directa al trato con el colectivo de la caza, programas de reintroducción de conejos, censos de especies cinegéticas, elaboración de planes técnicos de caza.

Muchas horas de trato con gestores de cotos, técnicos de la administración de los departamentos de caza y pesca, celadores de caza de reservas, cazadores, etc., fueron ampliando mis conocimientos y también modificando la percepción del “mundo de la caza”.

Fuente: Gonzalo Castillo

Lo que aprendí fue la complejidad asociada a este colectivo, el arraigo que tiene en las zonas rurales, la importancia económica que tiene, la controversia social que genera (ya la conocía) y sobre todo la necesidad de una adecuada gestión para conseguir un equilibrio en las poblaciones de especies denominadas “cinegéticas” que permitan el mantenimiento de las cadenas tróficas naturales y la conservación de los ecosistemas.

Como conservacionista comparto el sentimiento de muchas personas que no aceptan la actividad cinegética y que la querrían ver prohibida. Sin embargo, como gestor de fauna, tengo clara la necesidad  de una adecuada gestión de esta actividad, porque sin esta gestión, las consecuencias serían catastróficas para el medio natural.

Como en todo lo relacionado con la gestión de la fauna, el aspecto social tiene casi la misma importancia que los aspectos técnicos y es en este punto donde la gestión cinegética genera mucha controversia:

El colectivo de “cazadores”, defiende su gestión y muchos de ellos se declaran como abanderados de la conservación.

El colectivo “anti-caza”, considera esta actividad como “innecesaria” y proclama que debería minimizarse o incluso prohibirse.

Las administraciones encargadas de la gestión cinegética  se enfrentan continuamente a controversias generadas por los dos colectivos anteriores y muchas de ellas carecen de los suficientes recursos (materiales y humanos) para realizar adecuadamente sus tareas.

Cada poco tiempo, salen noticias en los medios de comunicación, sobre la mala gestión que se hace de la caza en España, sobre poblaciones de especies cinegéticas descontroladas, sobre cómo se debería actuar sobre determinadas especies, etc..

En colaboración con el ISM he querido aportar mi conocimiento sobre este tema en el diseño y elaboración de los materiales de estudio del Curso de Gestión y Conservación de la Fauna, del que soy tutor, donde  la gestión cinegética se explica de manera sencilla, permitiendo al participante obtener una visión general de cómo abordar este campo de conocimiento.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Conocemos el impacto de la energía eólica sobre la fauna? ¿Lo estamos evaluando correctamente?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Jon Dominguez. Texto original

La respuesta a la primera pregunta sería “no demasiado”. Y a la segunda habría que contestar con un rotundo “no”.

Los buitres leonados (Gyps fulvus) cumplen los requisitos de riesgo asociados a las factores de la especie. Foto: Mario modesto, CC BY-SA 3.0 Wikipedia

Respecto al primer interrogante, existe una tendencia bastante común por la que solemos pensar que el impacto de los parques eólicos sobre la fauna es bien conocido. Si nos preguntaran, la mayoría responderíamos rápidamente que el principal problema es la mortalidad de las aves al colisionar con las palas de los aerogeneradores. E incluso algunos también mencionaríamos a los murciélagos como grupo de riesgo. Y aunque no iríamos desencaminados, la realidad es que, tras 50 años de energía eólica a escala industrial, seguimos sin saber mucho sobre su impacto en los vertebrados voladores. Nuestra comprensión no pasa de conocer algunas características que hacen a unas especies más propensas que otras a sufrir impactos, y de cierto consenso al considerar que la magnitud del impacto es en general reducida, aunque en determinadas situaciones puede implicar importantes efectos negativos sobre las especies.

De hecho, seguimos sin entender prácticamente nada de la influencia a largo plazo sobre las poblaciones, y muy poco del peso de las características del entorno en la mortalidad. Un problema que se agrava con los murciélagos, hasta hace poco sistemáticamente ignorados en las evaluaciones de impacto, y que probablemente se estén llevando la peor parte.

Este vacío de información, que dificulta en buena medida la implantación realmente sostenible de la energía eólica, está estrechamente relacionado con la segunda cuestión que planteaba en el título. Sabemos poco, sí, pero es que además no estamos gestionando correctamente el desarrollo de la eólica ni si quiera en base a esos escasos conocimientos. Los expertos llevan tiempo alertando de carencias serias en las metodologías de evaluación y en los programas de seguimiento de impacto, especialmente a largo plazo. Hace unos años, por ejemplo, científicos del CSIC y de la Fundación Migres (entre otros) detectaron que los estudios de impacto ambiental no conseguían predecir correctamente cuáles iban a ser los proyectos con mayor mortalidad. Pudieron comprobarlo sobre el terreno, y concluyeron que acertaban muy poco.

Fragmentación y pérdida de hábitat en un parque eólico de Virginia Occidental (EEUU). Fuente: www.wind-watch.org

Más recientemente, una amplia revisión sobre las evaluaciones de impacto de los parques eólicos en murciélagos del Reino Unido extraía conclusiones muy similares. Los análisis son incompletos, las metodologías muchas veces erróneas y los estudios no terminan de servir para reconocer el impacto ni para establecer medidas de mitigación adecuadas. Y son solo dos ejemplos.

Si queremos que la energía eólica siga siendo una de las opciones con mayor potencial para luchar contra el cambio climático y facilitar la suficiencia energética; y que el título de renovable que se le otorga no haga referencia exclusivamente al origen del recurso, debemos aumentar el esfuerzo y la calidad de la evaluaciones de impacto. Para ello es fundamental que estandaricemos los protocolos, apliquemos técnicas repetibles y mejoremos sustancialmente los seguimientos a largo plazo. Y es que conseguir una mayor sostenibilidad no solo beneficia al medioambiente, sino que también reduce los costes y aporta competitividad. Es necesario entender que una buena planificación es una oportunidad al desarrollo de la industria.

En el ISM hemos captado el mensaje y queremos contribuir con nuestro granito de arena a la consecución de la plena sostenibilidad de la energía eólica. Por eso hemos desarrollado el curso Evaluación y Seguimiento del Impacto de los Parques Eólicos sobre la Fauna, donde ayudaremos a los alumnos a profundizar en el conocimiento del impacto de los parques eólicos, aportaremos las herramientas necesarias para evaluar de forma científica y estandarizada su influencia sobre las aves y los murciélagos, y abordaremos las distintas soluciones de mitigación existentes. El objetivo es que de nuestras aulas salgan técnicos con la capacitación suficiente como para revertir la situación descrita en los párrafos anteriores. Yes we can!

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs