Archivo de la categoría: maltrato animal

Sin sentido y con sensibilidad

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Cuando unos meses atrás vi que desde el Foro Ambiental de la UNED habían programado en Málaga una charla sobre especies invasoras, en particular sobre las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) que pueblan la ciudad, tomé buena nota en la agenda para seguir el evento. Finalmente, aunque no me fue posible asistir esa tarde a la charla, seguí con interés las noticias que fueron surgiendo a partir de la misma. En ellas se hacía notar que las propuestas de los expertos incluían la eliminación de las cotorras mediante el uso de carabinas de aire comprimido, acordonando zonas de la ciudad y abatiendo a las aves. Las reacciones no se hicieron de esperar: ciertos sectores de la ciudadanía lamentaban esta decisión, especialmente los grupos animalistas. El PACMA anunció una propuesta de controlar a medio plazo las poblaciones de cotorra mediante el uso de piensos esterilizantes. A mí me dio por compartir en Twitter esta medida y lo poco conveniente que resultaba, por desgracia, para controlar las poblaciones de cotorra y evitar los daños a la fauna y a la agricultura y se lió buena:

Todo empezó por aquí y siguió liándose a partir de este tuit.

El caso es que ya días atrás defendía en algún grupo de WhatsApp de pajareros aficionados a la ornitología que, a pesar de lo errado de las propuestas de PACMA, tampoco era cuestión el generalizar y tratar como ignorantes a todos los integrantes de estos grupos de ecologistas/animalistas. Mi experiencia personal me dice que en ellos hay de todo, como en cualquier grupo humano. Yo he colaborado con miembros de agrupaciones ecologistas para tratar de frenar algunos desaguisados y, como bien sabéis quienes me habéis leído desde hace tiempo, soy miembro de una agrupación de voluntariado ambiental. Creo que no es excluyente ser ecologista y ecólogo (el gran González Bernáldez, por ejemplo, lo demostró), es más, lo ideal sería que cualquier ecologista fuese, al menos, escéptico, que tuviese mentalidad crítica, científica, y cuestionase las verdades absolutas tratando de mantener una visión global e informada. (Algo que, por ejemplo, me gusta de Ciencias Ambientales es esa visión general que ofrece sobre nuestro entorno.) Después de la historia de Twitter (y del absoluto silencio en que se ha mantenido el perfil oficial de PACMA tras dos días de intensas discusiones sobre el tema) la verdad es que voy a terminar por dar la razón, aunque sea parcialmente, a quienes cuestionan la seriedad de esta agrupación política y social. Y si no, que me demuestren por qué no debería hacerlo.

Volviendo al tema que nos ocupa, las cotorras en Málaga (algo que sería extrapolable a otras ciudades, como Madrid, Barcelona o Sevilla, y esta última, que es la que nos queda más cerca, como ejemplo a no seguir a la hora de demorar las decisiones que están sufriendo los nóctulos), lo cierto es que es un problema que viene de lejos. Llevo viviendo en la provincia algo más de una década y desde que llegué me llamó la atención la proliferación de nidos de cotorras tanto en la capital como en el resto de la provincia, conforme la iba conociendo mejor, incluyendo parajes protegidos como la Desembocadura del Guadalhorce. Ya antaño, en la época en que vivía en Granada, recuerdo ver una colonia creciente de cotorras argentinas que anidaba en la zona del barrio de Bobadilla, a la entrada de la Chana, y que me sorprendía por su adaptación al clima de Granada capital, ciertamente más exigente que el de Málaga con sus fríos inviernos con temperaturas bajo cero. A lo largo de este tiempo las colonias de cotorra han crecido de una forma espectacular (y aterradora). La ausencia de predadores naturales, su inteligencia y adaptabilidad, han supuesto una ventaja competitiva frente a otras especies autóctonas que ahora sufren la presión de una población creciente de cotorras. No pueden más que venirme a la cabeza nuestros gorriones comunes (cada vez menos, por desgracia) que, por si no tenían bastante con las tórtolas turcas, ahora han de competir por los recursos (alimento, zonas de nidificación…) con las cotorras.

PACMA planteaba el uso de pienso esterilizante para controlar el crecimiento de las colonias de cotorra. Este método conlleva varios problemas que lo hacen inviable. Por un lado, no es posible asegurar que el 100 % de la población de cotorras llegue a ser estéril. Se podría frenar así el crecimiento de sus poblaciones, pero no aseguraríamos su exterminio local a largo plazo. Por otro lado, es un método no selectivo, por lo que nada nos aseguraría que el pienso no pueda ser ingerido por otras especies que no interese controlar, incluyendo aquellas que están en franca regresión a nivel europeo (como los gorriones). También es un método lento: las cotorras pueden vivir en torno a 15 años, por lo que, aunque llegase a frenarse el crecimiento de sus poblaciones, durante ese tiempo seguirían constituyendo un problema para los ecosistemas (incluyendo agroecosistemas) en los que se encontrasen. Y, además, según indica la SEO, los componentes esterilizantes de estos piensos podrían pasar a otras especies depredadoras, como por ejemplo los halcones peregrinos y otras rapaces que se encuentran en la ciudad y su entorno, perjudicando la viabilidad de sus poblaciones locales.

Por otro lado, otros métodos propuestos, como la captura mediante trampas (de dudosa viabilidad, dado el escaso éxito de capturas en estas aves que, por su inteligencia, son difíciles de engañar), mediante el uso de dardos sedantes (resulta difícil calcular la cantidad de anestesia para aves tan pequeñas, aparte del daño que se harían al caer dormidas, golpeándose con las ramas y el suelo), no son demasiado efectivos. Y habría que cuestionarse también lo ético de, una vez capturadas, qué hacer con esas aves: ¿las encerramos y mantenemos en cautividad de por vida, durante varios lustros? ¿Se “repatrian”, siendo especímenes que han nacido aquí en España, que pueden mostrar comportamiento anómalos y más agresivos que en su lugar de origen, que podrían portar parásitos y enfermedades a las poblaciones locales? Independientemente del coste económico de estas medidas, lo fundamental es que no resultan viables y, por desgracia (como decía en Twitter, a ninguno nos gusta que tengan que sacrificar a estos animales), no dan rápida solución a un problema que está afectando a otras especies autóctonas.

En resumen, que a nadie le gusta ver y saber que hay que sacrificar a unos animales que están aquí porque el hombre decidió traer a sus ascendientes para que sirviesen de animales de compañía. Y que, hartos de ellos, de sus ruidos y chismorreos, los dejasen en libertad para quitarse un problema creando uno mayor para nuestro entorno. El hombre aquí es el culpable directo, está claro. Y lo será también, de forma más o menos directa, cuando el cambio climático, por ejemplo, obligue a migrar o facilite el establecimiento de otras especies alóctonas, o expulse (o extinga) a especies autóctonas. Pero, en cualquier caso, lo primero que deberíamos exigirnos es capacidad de realizar una autocrítica informada, poniendo sobre la mesa todas las variables que entran en juego en este tipo de problemas siempre complejos. Para eso es fundamental informar a la población. Días atrás oía una conversación entre dos ciudadanos en la que mantenían que el virus que estaba matando a las tórtolas del parque Huelin de Málaga lo habían introducido los que querían ver el parque libre de tórtolas y que las próximas iban a ser las cotorras. La ignorancia es lo que deberíamos hacernos mirar.

Para saber más:

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

Pet Shop

Publicado en: La respuesta está en las calles por Adolfo Gasca. Texto original

Están al otro lado del cristal, grueso, infranqueable, seguro, no para protegerles de una supuesta amenaza exterior, por seguridad, por la seguridad de un pingüe negocio. En un cubículo de cristal iluminado con una luz potente, fría y algo tétrica viven, en una suerte de Gran Hermano absurdo, expuestos al micromundo del centro comercial bajo carteles con precios desorbitadas. 

Me acerco con curiosidad, sabiendo que lo que voy a ver no me va a gustar nada, pero por cerrar los ojos no va a dejar de ocurrir, la táctica del avestruz casi nunca funciona. No hay demasiados, un par de bichones durmiendo plácidamente, un chiguagua toy (!?!) con cara de susto y otro de cuya raza no puedo acordarme jugando aparentemente alegre desconocedor de que para su desgracia es sólo un producto más en esta asquerosa sociedad de consumo. No hay mucha gente, es temprano por lo que está muy desangelado, pero ellos están ahí, siempre están ahí, expuestos. Cualquiera que pase puede puede asomarse a sus celdas transparentes entre un café en el Starbucks y unas compras en Zara, no se puede negar que es muy es práctico, pero con estos precios es difícil que termine pasando por caja para satisfacer a sus criaturas, de todos es sabido que a los niños les van muy bien las mascotas para su desarrollo. Ya es demencial ponerle precio a un animal y venderlo en una tienda como si fuera un bolso exclusivo, resulta que además es un negocio muy lucrativo y oscuro. Uno se aleja de allí pensando en sus perezosos perritos y en lo miserablemente absurda que puede llegar a ser esta sociedad en la que vivimos sin levantar demasiado la voz, no sea que nos vayan a oír.




Imagen obtenida aquí



Algo vamos avanzando, el pasado mes de agosto se aprobó en respuesta a la ILP de El Refugio la Ley de Protección deAnimales de Compañía de la Comunidad de Madrid que tiene como objetivo principal el sacrificio cero prohibiendo el sacrificio de los animales de compañía “excepto por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental”. Sobre las tiendas de animales establece que la adquisición de perros y gatos “se deberá realizar por catálogo y medios similares que no requieran la presencia física de los animales en la tienda”. Para posteriormente puntualizar que el Gobierno regional podrá autorizar la presencia de perros y gatos en aquellos centros de venta que cumplan las condiciones de salubridad y espacio que se determinen reglamentariamente en el plazo de seis meses a partir de la aprobación de la ley. Pero estas condiciones aun no están elaboradas, cuando lo estén las tiendas tendrán un plazo máximo de dos años para adaptarse.

Por lo visto al fin se lo están tomando en serio, pero siempre con tibieza y lentitud. Como se puede dar un plazo de dos años cuando ya se haya determinado que no se cumplen las condiciones de salubridad, dos años en los que perros y gatos puedan estar malviviendo, ¿eso no es un maltrato? Y previo a esto, ¿existen condiciones adecuadas para que un perro o un gato viva en un escaparate? Tiende a prevalecer siempre la salud de los negocios, se piensa en puestos de trabajo y todo parece justificable.

Parece obvio que habría que unificar criterios, sentar una bases sobre las que cada autonomía pueda desarrollar su propia legislación según sus peculiaridades, así en change.org hay una petición muy ambiciosa que está cogiendo fuerza, solicitan una Ley Marco de Protección Animal, afirman que estamos en el país europeo que más animales abandona. Solicitan que el  "Gobierno de España debe impulsar legislación para proteger la tenencia responsable y garantizar sanciones contundentes contra quién maltrate, abandone o trate de forma irresponsable a los animales domésticos."



Más Info: Estudio de la FundaciónAffinity sobre el abandonode animales de compañíaen España 2014: interpretaciónde los resultados.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La respuesta está en las calles

Pet Shop

Publicado en: La respuesta está en las calles por Adolfo Gasca. Texto original

Están al otro lado del cristal, grueso, infranqueable, seguro, no para protegerles de una supuesta amenaza exterior, por seguridad, por la seguridad de un pingüe negocio. En un cubículo de cristal iluminado con una luz potente, fría y algo tétrica viven, en una suerte de Gran Hermano absurdo, expuestos al micromundo del centro comercial bajo carteles con precios desorbitadas. 

Me acerco con curiosidad, sabiendo que lo que voy a ver no me va a gustar nada, pero por cerrar los ojos no va a dejar de ocurrir, la táctica del avestruz casi nunca funciona. No hay demasiados, un par de bichones durmiendo plácidamente, un chiguagua toy (!?!) con cara de susto y otro de cuya raza no puedo acordarme jugando aparentemente alegre desconocedor de que para su desgracia es sólo un producto más en esta asquerosa sociedad de consumo. No hay mucha gente, es temprano por lo que está muy desangelado, pero ellos están ahí, siempre están ahí, expuestos. Cualquiera que pase puede puede asomarse a sus celdas transparentes entre un café en el Starbucks y unas compras en Zara, no se puede negar que es muy es práctico, pero con estos precios es difícil que termine pasando por caja para satisfacer a sus criaturas, de todos es sabido que a los niños les van muy bien las mascotas para su desarrollo. Ya es demencial ponerle precio a un animal y venderlo en una tienda como si fuera un bolso exclusivo, resulta que además es un negocio muy lucrativo y oscuro. Uno se aleja de allí pensando en sus perezosos perritos y en lo miserablemente absurda que puede llegar a ser esta sociedad en la que vivimos sin levantar demasiado la voz, no sea que nos vayan a oír.




Imagen obtenida aquí



Algo vamos avanzando, el pasado mes de agosto se aprobó en respuesta a la ILP de El Refugio la Ley de Protección deAnimales de Compañía de la Comunidad de Madrid que tiene como objetivo principal el sacrificio cero prohibiendo el sacrificio de los animales de compañía “excepto por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental”. Sobre las tiendas de animales establece que la adquisición de perros y gatos “se deberá realizar por catálogo y medios similares que no requieran la presencia física de los animales en la tienda”. Para posteriormente puntualizar que el Gobierno regional podrá autorizar la presencia de perros y gatos en aquellos centros de venta que cumplan las condiciones de salubridad y espacio que se determinen reglamentariamente en el plazo de seis meses a partir de la aprobación de la ley. Pero estas condiciones aun no están elaboradas, cuando lo estén las tiendas tendrán un plazo máximo de dos años para adaptarse.

Por lo visto al fin se lo están tomando en serio, pero siempre con tibieza y lentitud. Como se puede dar un plazo de dos años cuando ya se haya determinado que no se cumplen las condiciones de salubridad, dos años en los que perros y gatos puedan estar malviviendo, ¿eso no es un maltrato? Y previo a esto, ¿existen condiciones adecuadas para que un perro o un gato viva en un escaparate? Tiende a prevalecer siempre la salud de los negocios, se piensa en puestos de trabajo y todo parece justificable.

Parece obvio que habría que unificar criterios, sentar una bases sobre las que cada autonomía pueda desarrollar su propia legislación según sus peculiaridades, así en change.org hay una petición muy ambiciosa que está cogiendo fuerza, solicitan una Ley Marco de Protección Animal, afirman que estamos en el país europeo que más animales abandona. Solicitan que el  "Gobierno de España debe impulsar legislación para proteger la tenencia responsable y garantizar sanciones contundentes contra quién maltrate, abandone o trate de forma irresponsable a los animales domésticos."



Más Info: Estudio de la FundaciónAffinity sobre el abandonode animales de compañíaen España 2014: interpretaciónde los resultados.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La respuesta está en las calles

Las 5 “fiestas” españolas más crueles con los animales

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio (online). Texto original

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados según la forma en que trata a sus animales”.

Acogiéndonos a esta magnífica cita de Ghandi, hemos elaborado una lista de las 5 “fiestas” españolas, bajo nuestro criterio, más salvajes en su trato con los animales.

1. El toro de la Vega: Probablemente la tortura más conocida mediáticamente y una de las mayores vergüenzas de este país. Se trata de un evento medieval celebrado en la localidad vallisoletana de Tordesillas el segundo martes de septiembre. Esta barbaridad consiste en soltar un toro y perseguirlo con centenares de lanceros a caballo, que alancean al animal hasta su muerte.

Toro de la vega. Fuente: La Marea

Toro de la vega. Fuente: La Marea

2. Las corridas de toros: Se trata del evento taurino más internacionalizado. En palabras de Félix Rodríguez de la Fuente “la Fiesta Nacional, es la exaltación máxima de la agresividad humana”. Vendido como una lucha entre el hombre y el toro, de tú a tú, se acerca más a un espectáculo sádico donde el toro, en ocasiones, sale mermado por los golpes que recibe antes de salir al ruedo, medio ciego tras pasar horas en la oscuridad y con los cuernos habitualmente limados.

Corrida de toros. Fuente: Wikipedia

Corrida de toros. Fuente: Wikipedia

3.Toro enmaromado:  Aunque la más famosa es la que tiene lugar en la localidad de Benavente (Zamora), lo cierto es que también se lleva a cabo de otros puntos de Castilla y León, Navarra, La Rioja y Navarra. Esta práctica consiste en atar cuerda alrededor de los cuernos del toro y tirar de ella con fuerza para obligar al animal a recorrer las calles del pueblo. Durante el acto, el toro se resbala y cae al suelo en numerosas ocasiones, lo que le produce dolor y se desorienta mientras los vecinos le persiguen, atosigándole y golpeándole. El último punto del recorrido es el matadero.

Toro enmaromado. Fuente: PACMA

Toro enmaromado. Fuente: PACMA

4. El toro júbilo: Medinaceli (Soria) es la localidad en la que se llevan a cabo estos “festejos”. Consiste en colocar al toro un instrumento metálico en la cabeza con dos bolas de fuego en los astados. A consecuencia de ello el animal sufre graves quemaduras y estrés.

Toro Jubilo. Fuente: PACMA

Toro Jubilo. Fuente: PACMA

5. Toro de San Juan: La última barbaridad de nuestra lista, pero no por ello menos aberrante, es la del Toro de San Juan. Se celebra en la localidad cacereña de Coria entre el 23 y el 28 de junio, y consiste en soltar un toro por el recinto amurallado de la ciudad y lanzarle soplillos (algo así como dardos) a modo de diana que quedan clavadas en la piel del animal. Para acabar se le dispara un tiro. Por todo ello, este evento está declarado bien de interés turístico…

Toro San Juan, Fuente: Público.es

Toro San Juan, Fuente: Público.es

Aunque hemos seleccionado 5, tristemente a esta lista se podrían sumar muchos más ejemplos, algunos tan crueles como  el toro ensogado de Beas de Segura (Jaén), el burro de Peropalo de Villanueva de la Vera (Cáceres), los bous a la mar (toros a la mar) en Denia (Alicante), los patos al agua de Sagunto (Valencia), etc.

Hay otras fiestas que dado su nivel extremo de salvajismo se han ido moderando un poco con el paso de los tiempos gracias a la presión de la sociedad española. Éste es el caso de las “Corridas de gansos” y “Fiestas de los gansos” que tienen lugar en El Carpio de Tajo (Toledo) y Lekeito (Euskadi) respectivamente, consistentes sendas “fiestas” en arrancar la cabeza de unos gansos, en la actualidad ya muertos previamente, colgados bocabajo en lo que se conoce como “correr los gansos”. Otro ejemplo es la famosa fiesta en la que se lanzaba una cabra desde lo alto un campanario, como en el pueblo de  Manganeses de la Polvorosa (Zamora) donde, después de muchos años finalmente fue prohibido en el año 2002. Ahora los vecinos  pasean a la cabra atada por las calles del pueblo y desde el campanario tiran un muñeco en representación del animal.

Corridas de gansos. Fuente: David Utrilla

Corridas de gansos. Fuente: David Utrilla

Los defensores de estas atrocidades se parapetan bajo el endeble argumento de la tradición, intentando esconder las mayores y más aberrantes torturas que dejan un balance de 60.000 animales muertos al año en estos “festejos” (Ecologistas en Acción),  y que ponen de manifiesto lo más perverso del ser humano.

Hay que recordar que el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, aprobada por la ONU en 1978, proclama lo siguiente: “Ningún animal será sometido a malos tratos ni actos de crueldad. Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia”.

Acabamos pues, como empezamos este artículo, con la misma cita de Ghandi:

“”La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados según la forma en que trata a sus animales”.

Juzgad vosotros mismos.

Más información: 

http://www.20minutos.es/noticia/1925964/0/animales/fiestas/maltrato/

http://www.justiciaydefensaanimal.es

http://www.thinkfuture.es/archives/2605

http://www.cuartopoder.es/planetaherido/miles-de-animales-son-torturados-y-sacrificados-en-las-fiestas-de-toda-espana/4028

 Fuente imagen destacada: http://lanoticiaimparcial.com/

 

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio

Las 5 “fiestas” españolas más crueles con los animales

Publicado en: Pensando el territorio por Pensando el territorio. Texto original

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados según la forma en que trata a sus animales”. Acogiéndonos a esta magnífica cita de Ghandi, hemos elaborado una lista de las 5 “fiestas” españolas, bajo nuestro criterio, más salvajes en su trato ...

Puedes leer y comentar el artículo completo en Pensando el territorio

Sobre el maltrato animal

Publicado en: La respuesta está en las calles por Adanes. Texto original

En el artículo 13 del TFUE se establece que los animales son seres sensibles y que hay que tener plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar animar a la hora de formular y aplicar determinadas políticas de la UE.

Varios representantes del Parlamento Europeo pidieron al Presidente del Gobierno de España, el 4 de Octubre de 2011, que endurezca el marco legal para evitar el maltrato que sufren los galgos.


Aquí se puede leer la misiva en castellano, solo resalto las partes que más me ha impactado de la breve, pero muy descriptiva carta.

"Galgos son encontrados severamente golpeados, quemados vivos, rociados con ácido, tirados en pozos, atados en cuevas y abandonados hasta morir, colgados o torturados de otras formas."


Me niego a poner la imagen de un galgo maltratado

"Respetamos las tradiciones culturales de todos los Estados Miembros. Pero estas no pueden ser excusa para este tipo de atrocidades contra seres vivos."

En ésta entrada del blog El Guadiana y la Traílla explican la importancia de esta misiva, ya que se trata de un texto oficial enviado a un estado miembro.

"La protección de los animales de compañía en Europa es responsabilidad de los Estados Miembros. En España, esta competencia se ha trasladado a las Comunidades Autónomas, que han promulgado leyes de protección animal autonómicas."

"La única referencia al maltrato de los animales a nivel nacional la encontramos en el Código Penal, concretamente en el artículo 632. Sin embargo, este artículo no fue acertado en su planteamiento y da la impresión de que el legislador quiso cubrir el expediente y quedar bien sin comprometerse a nada. Textualmente castiga a: «los que maltrataren cruelmente a los animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente». "

En ésta entrada que acabo de citar hay información muy interesante de la legislación española sobre el tema que nos ocupa.

La UE y el bienestar animal Hay una serie de principios clave que la Unión se compromete a respetar. Aparecen en el Título II del Tratado de Funcionamiento, cuyo artículo 13 (introducido por el Tratado de Lisboa) establece que "al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio, la Unión y los Estados miembros tendrán plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles, respetando al mismo tiempo las disposiciones legales o administrativas y las costumbres de los Estados miembros relativas, en particular, a ritos religiosos, tradiciones culturales y patrimonio regional".

Ante este desolador panorama no parece que vayamos a ir a mejor. Con el cambio de gobierno y su querencia por la tauromaquia, la cosa se complica aun más. La argucia legal es simple, declarar los espectáculos taurinos Bien de Interés Cultural. No obstante, siempre nos quedará Cataluña.

«En Catalunya no habrá más corridas. A no ser que vengan con la Legión»

Le espeto Joan Tardá a el nuevo Ministro de Cultura, el señor José Ignacio Wert Ortega
en una reciente comisión que presidía éste. Por casualidades de la vida, tuve la ocasión de ver parte de la comisión en directo y el ministro se quedó a cuadros. Rapidamente se recompuso y con la verborrea habitual de todo político que se precie salió del paso honrosamente. Pero Cataluña no se salva de la quema, Convergencia quiere blindar los Correbous, no sé que opinará Tardá sobre esto aunque me lo puedo imaginar, cosas del nacionalismo, que respeto. Pero a veces puede llevar a engaños este tipo de declaraciones, pues a simple vista parece que se trata de una postura antitaurina. Obviando este párrafo aguafiestas, la declaración de Tardá es genial.

Y para terminar decir algo conocido por todos. Tenemos tradiciones más bestias aún, el Toro de la Vega, Bous a la mar, el Toro embolado, el Toro ensogado, los Sanjuanes de Coria...
El caso extremeño es peculiar, prohiben los toros embolados y ensogados que no existen allí, pero continúan acribillando con soplillos al pobre toro que le toque divertir a los alegres participantes del edificante festejo.


Bous a la Mar

Este moderno país, no se puede negar que va progresando, ya no tiramos las cabras por el campanario.


Más información:

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo relativa a la estrategia de la UE para la protección y el bienestar de los animales.
PACMA
Federación Española de Galgos (FEG)

Noticias en Público:
Dos años a la espera de una ley de Protección de Maltrato Animal.
Bruselas reprende a España por no Minimizar el maltrato animal

Puedes leer y comentar el artículo completo en La respuesta está en las calles