Archivo de la categoría: biodiversidad

Análisis sobre la accesibilidad ciudadana a la Red de Alerta para la vigilancia de especies exóticas invasoras. El caso de Percnon gibbesi, invasora de reciente introducción.

Publicado en: Ecopixeladas por Javier de los Reyes. Texto original

Cualquier persona que transite por alguno nuestros parajes naturales puede encontrarse en cualquier momento con una especie exótica invasora, en mi caso recientemente ha sido Percnon gibbesi. Explico brevemente como la identifiqué y procedí a su reporte. A continuación y a raíz de esta experiencia, he analizado la situación en cada Comunidad Autónoma de la Red de Alerta Temprana y si es accesible a la participación ciudadana. Con ello pretendo unificar y aclarar los modos de participación de los que disponemos para frenar uno de los mayores problemas que afectan a nuestra biodiversidad. Seguir leyendo

Puedes leer y comentar el artículo completo en Ecopixeladas

Las 5 mejores rutas para este otoño (Alicante)

Publicado en: Más allá de la ciudad por Fran Mercader Román. Texto original

1. Font Roja (Alcoy)


      Si piensas en otoño y ruta por Alicante, la primera que te viene a la cabeza es ésta. El bosque mixto mediterráneo te ofrece una amalgama de colores sin igual en la provincia. Especies de hoja perenne se entremezclan con caducifolias ofreciéndonos un paisaje precioso. Además, podrás recorrer estos bosques gracias a la ruta que sube al Menejador, la cima del Parque Natural. 



      Otro de los lugares mágicos en otoño es el Paraje del Salt (Sella), un pequeño pueblo situado en las faldas de la Sierra de Aitana, gracias a los colores amarillos que nos ofrecen los grandes chopos situados en los márgenes del río. Además, os aconsejamos que vayáis justo tras un episodio de lluvias intenso, así podréis disfrutar de la fuerza del agua bajando por las cascadas y pozas que hay en la zona. 


      Otro precioso y húmedo lugar, cargado de historia, que en otoño ofrece una vista distinta y singular en el interior de la provincia. Un viejo molino (año 1760) situado en un precioso enclave natural, que aprovechaba la fuerza del agua para moler el trigo. Posteriormente fue reconvertido en central hidroeléctrica para abastecer de luz al pequeño pueblo de Benilloba. 

        También recomendamos en este caso visitarlo tras unas fuertes lluvias para poder disfrutar del agua cayendo con fuerza por el Salt. 



       Una bonita ruta que parte desde uno de los barrios de Alcoy y que nos lleva hasta un precioso paraje natural que en otoño coge ese tono amarillo que tanto nos gusta. Sin duda, la Hoya de Alcoy es una de nuestras zonas favoritas para visitar en esta época, ya que es de las mas húmedas de la provincia. 



       Otra de las rutas que discurre por los márgenes del río y para nosotros, una de las más bonitas de la provincia es la vía verde que nos lleva desde el pequeño pueblo de L'Orxa (Lorcha) hasta Villalonga (aunque podéis llegar desde o hasta Gandía).  

       La podéis hacer andando o en bicicleta y discurre por un bonito sendero que atraviesa el valle del Serpis siguiendo el antiguo trazado del tren Xixarra


      Si queréis saber cómo de largas son las rutas, cómo llegar, si son aptas para toda la familia y más información, pinchad en el título de cada una y os llevará a la descripción completa. Por último os dejamos el mapa con todas las rutas que tenemos en el Blog. 



Puedes leer y comentar el artículo completo en Más allá de la ciudad

¿Qué hacer si te metes en un banco de medusas?… a cuento de eso de los plásticos

Publicado en: Ecopixeladas por Javier de los Reyes. Texto original

Esta vez os dejo un vídeo con unos consejos básicos, producto de la propia experiencia, indicando como proceder si por algún casual os vierais alguna vez rodeados por decenas de medusas mientras documentáis el problema de los plásticos marinos y su interacción con la fauna marina. Sólo espero que tras visualizarlo lo que os produzca fobia no sean las medusas.

A continuación unas imágenes con el nombre de las especies del vídeo y su grado de peligrosidad.

Banco de Pelagia noctiluca

Banco de Pelagia noctiluca

Pelagia noctiluca

Pelagia noctiluca, peligrosidad alta

Pelagia noctiluca enredada plástico

Residuo plástico, peligrosidad… incalculable

Cotylorhiza tuberculata

Cotylorhiza tuberculata, peligrosidad baja

Todas las fotos e imágenes de vídeo son del verano de 2017 en la costa de Granada… mucha belleza, y por ello hay que ser conscientes de la peligrosidad que encierra el problema de los plásticos marinos para estos ecosistemas.

Hasta la próxima,

(Vídeos de Contaminación e impactos)

(Fotos de Contaminación y residuos)

(Fotos de Fauna)

 

 


Archivado en: Biodiversidad, Educación Ambiental, Residuos Tagged: Biodiversidad, Buceo Sostenible, Mediterráneo, Residuos, Sensibilización

Puedes leer y comentar el artículo completo en Ecopixeladas

Deporte de Orientación y Medio Ambiente

Publicado en: manuelmedioambiente por Manuel Oñorbe. Texto original

La Orientación puede definirse como un deporte en el cual los competidores visitan un número de puntos marcados en el terreno, llamados controles o balizas, en el menor tiempo posible, en base a la información que da un mapa y con la única ayuda de una brújula. Se trata de un deporte minoritario y poco conocido en nuestro país que en los últimos años está sufriendo enormes restricciones en el medio natural.

Estas limitaciones han sido en muchos casos generalizadas o extrapoladas de otros deportes más populares como las carreras por montaña, sin que se hayan analizado en detalle sus propias peculiaridades.

Es por ello que el Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, con el apoyo de la Federación Madrileña de Orientación, ha elaborado el documento “Deporte de Orientación y Medio Ambiente. Guía orientativa para la sostenibilidad de las carreras de orientación” a fin de proporcionar una herramienta que permita orientar en la integración de los aspectos ambientales en la organización de carreras de orientación, así como mejorar el entendimiento y la comunicación entre la Administración y gestores del territorio con los clubes y promotores deportivos de carreras de orientación.

También es objeto de esta Guía proponer actuaciones para sensibilizar e implicar a los corredores y practicantes de este deporte con la necesidad de que sus pautas de comportamiento en la realización de esta actividad deportiva se lleven a cabo con el mayor respeto al entorno en el que se desarrollan.

Finalmente se pretende explicar al público no familiarizado con el deporte de la orientación, en qué consiste y cuáles son sus características para poder así discutir y matizar cuáles pueden ser sus potenciales afecciones sobre el medio natural.  En base a ello se proponen una serie de medidas ambientales para minimizar estas afecciones.

Se parte por tanto de la concepción y visión de que el deporte de orientación puede y debe ser compatible con la conservación del patrimonio natural e incluso cultural de los enclaves en los que se práctica. Para ello se debe hacer un mayor esfuerzo en evaluar, controlar y minimizar los posibles impactos que esta actividad deportiva puede ocasionar en el medio así como sensibilizar tanto a clubs y corredores para que cada vez sean más sensibles a la necesidad de aplicar códigos de conductas más exigentes y respetuosas con el entorno.

La Guía se estructura en tres grandes bloques: en primer lugar, se describe someramente en qué consisten las carreras de orientación y se realiza una reflexión acerca de su relación con el medio natural. A continuación se enumeran una batería de requisitos ambientales que deberían cumplir las pruebas de orientación a pie al objeto de minimizar sus afecciones ambientales.

Para finalizar se propone un estudio de evaluación ambiental de una carrera de orientación que pretende servir de base para la evaluación ambiental de carreras de orientación que tienen lugar en áreas naturales.

Puedes descargar la guía aquí.


Puedes leer y comentar el artículo completo en manuelmedioambiente

Salpa maxima, una gran desconocida

Publicado en: Ecopixeladas por Javier de los Reyes. Texto original

En esta nueva entrada os traigo como protagonista a un ejemplar de Salpa maxima (Forsskål, 1775), localizado en la costa de Salobreña, en la provincia de Granada (España) a 50 metros de la costa y a unos 2m de profundidad. Las condiciones de gran visibilidad facilitaron localizarlo mientras hacía fotos a un cardumen de caballas que se alimentaban en la superficie. El vídeo que os inserto a continuación ha llamado la atención de aquellos que lo habéis visto, e indagando he llegado a la conclusión de que Salpa máxima es una gran desconocida.

Es la primera vez que tengo un encuentro con esta especie y tomé las precauciones necesarias al desconocer en ese momento su grado de peligrosidad; en este caso carece de ella.

En cualquier caso las prácticas de buceo sostenible aconsejan introducirse en el medio como un mero observador y disfrutar fijándonos en el comportamiento, características y biología, sin molestar a la fauna ni provocar impactos en el medio. Sostenible porque el “bicho” pretende continuar con su ciclo vital al día siguiente, no necesita que nadie lo exhiba exprimiéndolo bajo el surrealista titular “el increíble pez transparente” y cosas similares; sostenible porque desempeña un papel en su ecosistema y sostenible para que las generaciones futuras puedan seguir contando con su presencia. Esto es importante dada la presión a la que están sometidos los ecosistemas costeros.

Al contrario de lo que puede parecer no se trata ni de una medusa (filo Cnidaria) ni de un ctenóforo (filo Ctenophora); pertenece a los urocordados o tunicados (unas 3.000 especies). Dentro de los urocordados se encuentran las salpas.

El ejemplar que nos ocupa mide unos 30 cm; es solitario aunque también pueden encontrarse en colonias formando cadenas de varios ejemplares. Es transparente y gelatinoso, carece de tentáculos y tiene dos aberturas o sifones, una en cada extremo a través de la cuáles por movimientos contráctiles origina la corriente necesaria para desplazarse. No obstante el movimiento es lento como a la deriva.

salpa grafico

 

Pueden apreciarse los haces musculares como anillos a lo largo de la túnica; es una especie planctónica y el aparato digestivo de un color rojizo contrasta con el resto de la morfología. El sifón posterior termina coronado por dos extensiones a modo de cuernos que son característicos de la especie.

Lo más llamativo es el cordón interior ligeramente luminiscente, que cobra una mayor viveza al buscar un plano que recoja los rayos de luz a su través, son salpas de menor tamaño, formando una cadena en el interior.

Según la web del proyecto Jellyfish Research South Spain (http://jellyfishresearchsouthspain.moonfruit.com/) suelen verse entre primavera y otoño y puede alcanzar los 60cm de longitud.

Una primera identificación me la facilitaron a través del correo electrónico del proyecto, a quienes remití una imagen. El proyecto en parte se alimenta de la colaboración de quienes informan de este tipo de avistamientos.

Posteriormente fue identificada por un experto en biodiversidadvirtual.org, os dejo enlace a la ficha.

Taxonomía:

  • Filo: Urochorda

  • Subfilo: Tunicata

  • Infrafilo: Thalida

  • Clase: Thaliacea

  • Orden: Salpida

  • Familia: Salpidae

  • Género: Salpa

(Fuente: http://iberfauna.mncn.csic.es/showficha.aspx?rank=J&idtax=1217 )

En las imágenes podéis observar una vista en detalle del sifón anterior.

Haga click para ver el pase de diapositivas.

En cuanto a la taxonomía R.C Brusca y G.J. Brusca sitúan Urochorda como un subfilo dentro de Chordata, mientras que el banco de datos de Iberfauna (CSIC) y Biodiversidadvirtual hacen distinción entre el filo Chordata y el filo Urochorda.

Respecto a la biología Mojetta y Ghisotti, en la Guía de flora y fauna del Mediterráneo describen la reproducción de la especie Thalia democratica (fam. Salpidae); el huevo fecundado origina un individuo asexuado, del cuál por gemación se forman individuos sexuados hermafroditas que forman una cadena; dentro de cada individuo vuelve a fecundarse un huevo comenzando de nuevo el ciclo.

Otra de las peculiaridades, según algunas publicaciones, es que de algún modo Salpa maxima tiene una gran capacidad para fijar CO2 y depositarlo en el lecho marino, lo cuál podría tener supuestamente algunas aplicaciones, aunque teóricas, para reducir el calentamiento global.

Espero haber contribuido, aunque brevemente, a que se conozca un poco más una criatura tan fascinante.

Autor: Javier de los Reyes @jareyme

Más vídeos de Ecopixeladas

Bibliografía


Archivado en: Biodiversidad, Sin categoría Tagged: Biodiversidad, Buceo Sostenible, Fauna, Mediterráneo

Puedes leer y comentar el artículo completo en Ecopixeladas

COSTA DEL JURÁSICO Y PARQUE DE LAS UBIÑAS, EN ASTURIAS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original



Estamos recién llegados de la primera parte de las vacaciones, y no nos cansamos, hemos vuelto a disfrutar de las costas y las montañas asturianas. Con una pequeña de 22 meses, el protagonismo no ha estado en disputa, siempre lo tiene ella, y sin embargo hemos vuelto con una buena cosecha de fotografías de la naturaleza, que no tardo más en compartir con los lectores.
Llegamos a Ribadesella con un día estupendo y además de sus casas de indianos, su playa y su río Sella, enseguida me entretuve con algunas gaviotas que comían el pan que algunos niños les daban.

Gaviota patiamarilla (Larus michaellis) a la izquierda y gaviota reidora (Larus ridibundus)
Los jóvenes de gaviota patiamarilla tienen un plumaje menos llamativo
La primera mañana amaneció lluviosa y fresca, así que nos fuimos al Museo del Jurásico de Asturias, y aunque Silvia aún es muy pequeña lo disfrutamos bastante.  Después de comer en Lastres, nos fuimos a la playa de La Griega, en busca de las huellas que los dinosaurios dejaron hace más de 70 millones de años.

Con plumas en vez de escamas, como muchos tuvieron en realidad,
 los dinosaurios tienen otro aspecto
Una de las huellas de un dinosaurio era tan grande que no tenia nada a su escala,
 excepto un bichillo que pasaba por allí
El día siguiente amaneció más despejado, pero aún demasiado fresco para bañarse, así que hicimos parte de la ruta que, bordeando la costa, va desde Isla a la Playa de la Griega.

La ruta sigue la costa, dominada por acantilados...
... y zonas de rasas mareales.
En los prados abundaban las tarabillas (Saxicola torquata)
Y algunas se posaban en las flores de las zanahorias silvestres
También había jilgueros (Carduelis carduelis)
Un joven cuco (Cuculus canorus) chillaba desde una rama seca
También había recién llegadas a la costa, como esta lavandera boyera (Motacilla flava) de 
la subespecie centroeuropea
A la vuelta a La Isla, estuve trajinando entre las rocas
Había anémonas al aire de la especie Anemonia viridis
Grandes algas llamadas laminarias
Pequeños peces en los charcos junto a lapas y caracolas
Y una roca con una forma sospechosa, que indagaré a ver de qué se trata. Edito: preguntados los técnicos del Museo del Jurásico de Asturias, amablemente me han dicho que que se trata de microbialitas: rocas formadas por microbios que atrapan sedimento y afectadas por grietas de desecación.
Entrando desde la costa, apareció trinando un grupo de zarapitos
Al final nos remojamos un poco en la playa, porque era nuestro último día. Al día siguiente, que ya salimos hacia la montaña, hicimos dos paradas intermedias: el Mirador del Fito, que estaba cubierto de niebla y la Iglesia prerrománica de Santa Cristina de Lena.

Iglesia prerrománica de Santa Cristina de Lena
Mientras esperábamos a entrar, nos sobrevoló un milano negro (Milvus migrans
que estaba mudando las rectrices de la cola
Llegamos a nuestro destino: Traslacruz, una pequeña aldea rodeada de bosques y prados, en el Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa, y donde desde la puerta de la casa en que nos alojábamos ya podíamos ver un montón de animales.

La pequeña aldea de Traslacruz
Todos los días venían a comer manzanas caídas algunos arrendajos (Garrulus glandarius)
Había muchos papamoscas grises (Muscicapa striata) capturando insectos
Y entre los arbustos, muchos petirrojos (Erithacus rubecula)
Había también una pareja de ratoneros (Buteo buteo) juveniles que 
chillaban y sobrevolaban el pueblo
Sobre el fondo de las nubes son muy oscuros
A veces pasaban tan cerca que no daba tiempo a enfocarlos
y finalmente se posaban en los castaños
Y allí seguían chillando

Al día siguiente con un sol de justicia, subimos al Puerto de la Cubilla, dejando abajo los bosques y disfrutando de los prados de diente que mantienen vacas y caballos.

Prados de diente en el puerto de la Cubilla, con muchas vacas y caballos
En la propia carretera también había vacas y terneros
Las vistas y la carretera son espectaculares
Empezando a caminar, nos topamos con un encierro de vacas, así que 
nos volvimos un momento al coche hasta que las encerraron y separaron en una corraliza
Hasta los asturcones y sus potros salieron corriendo ante
 los chillidos de vaqueros y mugidos de vacas
Había muchas aves alpinas, pero sólo pude fotografiar a este bisbita campestre (Anthus campestris)
Entre las rocas se soleaban las lagartijas roqueras (Podarcis murales)
Y en los regatos y charcas había muchas ranas verdes (Pelophylax perezi)

Otro día subimos a un pintoresco pueblo: Tuiza de Arriba, e iniciamos una marcha hacia el Refugio del Meicín. No llegamos, hacía calor y cargar con una niña de unos 14 kg, no ayudaba tampoco. Aún así, lo disfrutamos igualmente.

Camino al Meicín con las Ubiñas al fondo
Aún se conservan los cercados de piedra en algunos prados
Como siempre que hay prados las tarabillas nos observaban
De entre los arbustos salió un acentor común (Prunella modularis) que se posó cerca,  
y con el pico abierto demostraba que hacía mucho calor
Sobre los prados de siega una pareja de cernícalos (Falco tinnunculus) estuvieron de caza
Algún insecto debieron coger porque con las garras llevaban algo pequeño...
... y pronto volvían a buscar más presas
Sobre una teja, una lavandera blanca (Motacilla alba) empezó a acicalarse...
... de vez en cuando nos miraba...
... pero enseguida volvía a arrascarse
Nuestro último día lo pasamos haciendo parte de la Senda del Oso, entre Tuñón y Proaza. Se trata de una senda adecuada para ir con carrito y con el aliciente de ver osos cantábricos en unos cercados.

La senda es practicable para todos los públicos y
en algunos tramos proporciona una refrescante sombra
Al final pudimos ver tres de los cuatro osos (Ursus arctos) que tienen en los recintos,
y que al igual que nosotros, necesitaban refrescarse

En definitiva unas intensas y estupendas vacaciones en familia, rodeados de naturaleza, paisajes, historia, cultura y... ¡algunas fabes! 




Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...