Archivo de la categoría: agricultura ecológica

ALERTAS EN EUROPA. PATÓGENOS, MICOTOXINAS, PLAGUICIDAS Y METALES PESADOS….

Aquellos que frecuenten los blogs y artículos en los que sistemáticamente se evalúan las desventajas e inconvenientes de la agricultura ecológica, ya sabrán que se suele asociar E. Coli y agricultura ecológica, aunque la FAO se empeñe en lo contrario. Esta relación es especialmente grave desde la mal llamada crisis de los pepinos, cuyo origen más probable fueron las semillas germinadas egipcias de origen ecológico.

Hace unos días me dieron un “Zasca!” en un blog, por meterme donde no me llaman….y me invitaron a estudiar el caso de la E. Coli y de las micotoxinas en la agricultura ecológica. 
Después de haber escrito sobre el menor impacto ambiental (aquí y aquí) y menores niveles de pesticidas (aquí), ahora toca hablar de algunos de sus posibles inconvenientes. Hagamos penitencia tras la semana santa....
He de reconocer que me siento más cómodo hablando de toxicidad y de huella de carbono que de patógenos y “cepas”. Espero que el esfuerzo que me ha costado, haya merecido la pena.

Antes de nada, haré una breve introducción sobre el sistema de las alertas alimentarias en Europa.
Vamos a analizar los informes Rasff (rapid alert system in food and feed) de los últimos años.
Un primer vistazo al “timeline” nos da la idea de que la mal llamada “crisis de los pepinos” de 2011 fue la más grave de los últimos años. A este episodio le dedicaré una entrada monográfica. A los que peinamos canas, nos da también la idea de que en los años 80 aún no estábamos integrados en el sistema de alertas europeo, ya que no se menciona el gravísimo episodio del aceite de colza.


Histórico de las principales alertas alimentarias
Historial de las principales alertas alimentarias, Rasff Timeline



De acuerdo con el informe Rasff de 2015 se produjeron del orden de 3.000 notificaciones originales, de las cuales 775 se clasificaron como alerta. Cabe destacar que 1380 notificaciones fueron debidas a rechazos en frontera. Estas notificaciones “originales” dieron lugar a un total de 6.240 notificaciones. Las cifras parecen confusas si no se lee con detenimiento el informe, pero dan una idea de la magnitud del trabajo que realiza la UE para garantizar la seguridad alimentaria.

Por tipo de problemática, el mayor número de notificaciones fue debido a patógenos (637) seguido de las micotoxinas (476), en tercer lugar los plaguicidas (398), seguidos de metales pesados (208).



Principales patógenos, micotoxinas, plaguicidas y metales pesados

Notificaciones clasificadas por categoría RASFF 2015 

No es posible saber cuáles de estas notificaciones son debidas a la alimentación ecológica, ya que sólo se detallan los casos individuales cuando se producen intoxicaciones, o en casos muy peculiares.

Analizando el capítulo de intoxicaciones, observamos que en 2015 se produjeron 59
El siguiente gráfico muestra las intoxicaciones producidas en el año 2015.


Alérgenos, histamina, salmonela, norovirus
Número de intoxicaciones por agente 2015. Elaboración propia, informe Rasff

La mayor parte fueron debidas a que algún producto alimentario contenía alérgenos no indicados en la etiqueta, o por histaminas. En concreto, los episodios de histaminas se dieron principalmente en atún y bonito congelado, o descongelado. Es remarcable que muchas de las partidas que dieron problemas en 2015 procedían de España (aunque el pescado tuviera otros orígenes).
También hubo salmonela, especialmente en carne picada congelada (aunque también se dio en otros muchos productos muy variados).
Listeria, enterotoxina y E. coli en queso de leche cruda
Norovirus en frambuesas, ostras y otros. 
La toxina botulínica se dio en paté de garbanzo, salchichas y pasta con tomate, aunque supongo que en diferentes años se dará en distintos productos. No es objeto de esta entrada analizar históricamente estas relaciones.
Tratando de explicar qué son cada uno de estos patógenos, y siendo muy muy muy (remarco muy) simplista, en versión para “doomies” se resumiría así:
                Botulinum: Producida por una bacteria desarrollada en condiciones de poco oxígeno, generalemente en conservas mal esterilizadas o mal conservadas.
                Campilobacter: aves de corral mal cocinadas.
                E. Coli: Caca
                Enterotoxina estafilocócica: Contaminación de la bacteria (estafilococo) por contacto humano o animal con la comida preparada.
                Norovirus: Virus diarreico, por contacto de la persona infectada con la comida
                Salmonela: Caca
                Hepatitis: Contacto de la persona infectada

Para más información, aquí:


Aunque, tanto en E.Coli como en salmonela he dicho que su origen es “caca”, son distintos “animales” quienes generalmente propagan una y otra.
En próximas entradas revisaremos las intoxicaciones producidas en los últimos años, y hablaremos más de E. Coli.








Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Revisión: La agricultura ecológica en el siglo XXI


Esta revisión publicada en Nature (2016), y disponible aquí,  hace un repaso por las ventajas y desventajas de la agricultura orgánica frente a la convencional. Cabe mencionar que es una revisión (no un meta análisis), y que hay opiniones encontradas respecto a algunas de sus conclusiones, pero me parece de especial utilidad para conocer los puntos de debate que actualmente están candentes. 

Lo que me gusta de esta revisión es que da una visión integrada de multitud de aspectos. A partir de esta visión, ya, quien quiera saber más o no esté de acuerdo podrá buscar los artículos científicos por temáticas y sacar sus propias conclusiones. Visión integrada que plasma en este gráfico.



En diversos impactos ambientales es mejor. En producción es peor.
Figure 4 | Assessment of organic farming relative to conventional farming in the four major areas of sustainability. Lengths of the 12 flower petals are qualitatively based on the studies discussed in this Review 15–23,25–29,32–56,58,62–74 and indicate the level of performance of specific sustainability metrics relative to the four circles representing 25, 50, 75 and 100%. Orange petals represent areas of production; blue petals represent areas of environmental sustainability; red petals represent areas of economic sustainability; green petals represent areas of wellbeing. The lengths of the petals illustrate that organic farming systems better balance the four areas of sustainability. 

En el texto, incide en que la agricultura ecológica tiene un menor impacto ambiental, (salvo uso del suelo):


“Reviews and meta-analyses generally support the perception that organic farming systems are more environmentally friendly than conventional farming systems45–58. For example, such aggregate studies have found that organic farming systems consistently have greater soil carbon levels, better soil quality and less soil erosion compared with conventional systems”

Y concretando, que tiene unas menores emisiones de CO2 por hectárea, aunque esta ventaja se reduce al considerar el menor rendimiento de la agricultura ecológica.

Esto es coherente con el IPCC, que establece unos factores de absorción de carbono en suelos del 50% asociados a las “prácticas de conservación” (considerando factores conservadores, a nivel promedio mundial, y su consiguiente incertidumbre). Estos factores deben verse minorados por el efecto “menor rendimiento” y puestos en contexto con el resto de “insumos”…pero explicar esto me dará para otra entrada.



Directrices del IPCC de 2006 para los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero, Volumen 4, Agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra, Capítulo 5.5

IPCC. Factores multiplicadores del contenido en carbono en suelo, según clima y práctica agrícola

Hasta aquí, es básicamente lo que venía yo diciendo en los artículos impactoI e impactoII

También aborda la cuestión de los supuestos mayores contenidos nutritivos de la agricultura ecológica, concluyendo que no hay suficiente evidencia que pruebe tal afirmación. Sí está comprobado que tienen menos residuos de plaguicidas (sobre este tema hablé aquí)


Haciendo un resumen que ponga esto en contexto:
Las prácticas agrícolas de conservación están reconocidas por la FAO, y por el IPCC y son anteriores a la creación de la agricultura ecológica.
La FAO reconoce las bondades de la agricultura ecológica.
Inicialmente la literatura científica ha fallado en la unidad funcional (ha ó unidad de producto), de lo que se hace eco un meta-análisis del año 2012
La proliferación de Análisis de Ciclo de Vida y Huellas de Carbono, con distintos “alcances” (p.e. algunos no consideran la absorción en el suelo), y calidades de datos (factores por defecto vs factores específicos), proporcionan gran dispersión de resultados (revisión de 2015).
Un meta análisis de 2015, concluye que, cuanto mejores son los datos, más favorables los resultados a la agricultura ecológica.

Cada cual que saque sus conclusiones. 



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Pseudoescépticos, y la responsabilidad de quien divulga ciencia

En una entrada anterior, comentaba cómo alguien que se creía “escéptico”, después de tuitear una serie de falsedades, unidas a varias cuestiones discutibles, me pedía artículos revisados por pares hasta para extraer información de la EFSA.

Esta persona, divulgador científico y youtuber, parece (en mi humilde opinión) un científico competente en diversas materias, pero con los divulgadores pasa como con los tertulianos, que no se puede saber de todo. Es normal, todos nos equivocamos.

Lo que quiero hacer notar es que hay una corriente de pseudoescépticos, cazadores de magufos, que no se molestan en informarse y contrastar las informaciones, siempre que vengan de otros pseudoescépticos reconocidos como ellos, y ahí se van colando opiniones e ideologías disfrazadas de “rigor científico”, con un tufo a “yo soy superior y la ciencia está de mi parte” indigno de un científico y mucho más de un escéptico.

Así que estoy viendo cómo en esta corriente de cazadores de magufos, mezclan a antivacunas, pseudocientíficos, ecologetas, progres, feministas, buenrrolleros y new age….como dijo alguien…..
No parecen diferenciar entre ecólogos, ecologistas y ecologetas, siempre que les lleven la contraria en algo. Ya sabéis, profesionales ambientalistas, da igual que seáis becarios o jefes, estudiantes o catedráticos, que trabajéis en residuos, en contaminación del aire o del agua, o que estéis investigando con grafeno o con algas. Si os dedicáis al medio ambiente, sois todos unos Magufos!!




No se puede criticar a Greenpeace por ser demagogos, sectarios y no ofrecer datos científicos, haciendo lo mismo que se critica.

Cualquier divulgador científico (hangout24 +Dietética Sin Patrocinadores )  debería ser consciente de la responsabilidad de sus palabras, y diferenciar en todo caso las opiniones de los datos contrastados. 
Si Greenpeace, o la APPA (asociación de renovables) te explica algo, lo pones en cierta cuarentena. Si te lo explica el Foro Nuclear, o un comunicador de CocaCola, exactamente igual. Pero si lo dice un científico escéptico riguroso cazador de magufos, cualquier persona no experta en el tema se lo creerá a pies juntillas (y entre los seguidores de Twiter contrasté que había muchos no conocedores del tema).

Yo, que ya peino canas (de ahí mis dificultades con Twiter) ya tuve una cura de humildad. Yo era un cuñadísimo de esos “científicos escépticos” que repetían como loros “si lo ha aprobado la EFSA no puede ser malo”, “si lo ha prohibido la EPA es que es malo”, y me sentía orgulloso de desmentir los mitos de la abuela (ponte la bufanda hijo, tómate un caldito de pollo…). También repetía lo que decían médicos en los medios de comunicación, “si quieres adelgazar come menos y muévete más”, “si no desayunas tu cuerpo se ralentiza, y engordarás más”, “lo que engorda no es el pan, sino lo que hay dentro”.

Hasta que un buen día, alguien al que yo consideraba Magufo, me dijo que la pirámide nutricional estaba equivocada. ¿Le creí? Por supuesto que no, le dije cuatro cosas bien (mal) dichas…Posteriormente caí en mi error, y gracias a él descubrí a Aitor Sánchez +Mi dieta cojea , y a Centinel (loquedicelacienciaparadelgazar). Ahora me lo pienso dos veces antes de menospreciar a otro.

Ojo con lo que se divulga, porque hasta vuestro más querido referente (en mi caso Manuel Toaria) un día va y la lía.

Y si os sentís como yo, en la cuerda floja, exlicando un día a alguien que el microondas no convierte la comida en peligrosa, y explicando a otro que el pilates no es una pseudociencia, que es un ejercicio bueno para la espalda, y que no me voy a morir por comer pocos cereales, te gustará ver esto: Goles nutricionales

Y si quieres saber lo último en impacto ambiental de la agricultura ecológica, lo tienes aquí:





Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

¿Pseudoescépticos?: Seminavi Mendacium


Esta semana me he topado en Twitter con un escéptico ( o así se autodefinía), de esos que van por ahí cazando magufos. Parece que le dio por hacer pedagogía rescatando un antiguo artículo en contra de la agricultura ecológica (de otro supuesto escéptico), explicando algunas cosas que seguramente sean correctas, otras discutibles y otras que son directamente falsas.

Para parecer más culto y ganarme su aprecio, en vez de decir que son falsas,  debería decir que son "falacias" o "falsus" o algo que "mole" en latín, así que diré que son "seminavi mendacium" o como dirían en mi barrio "mentira cochina"


Para no aburrir, sólo comentaré 3 cosas:


"salubridad"

Afirma que la agricultura ecológica no es más sana

1-según él, los pesticidas no llegan al plato. ¡!!!. Seminavi Mendacium!!!
 

Sostenibilidad:
afirma que la agricultura ecológica es ambientalmente peor

2-Afirma que, el transporte es el mismo, por tanto la huella ecológica es la misma.


Chiquito de la calzada


Comor????
3-Los pesticidas convencionales son más eficaces pero menos acumulativos. !!!Seminavi Mendacium!!!

Después explica que no son más sabrosos, y para resumir sentencia, sin opción a discusión, sin un sólo "potencial" en ninguno de los verbos de su Twit, como si de las tablas de Moises se tratara:

 
La agricultura eco no es más saludable, ni sostenible, ni sabrosa

Aparentemente esta persona no lee mucho a la EFSA, porque si lo hiciera sabría que los plaguicidas sí llegan al plato. Tampoco debe de saber lo que es una huella de carbono, dado el comentario tontorrón relativo al transporte.

Por supuesto le contesté con los artículos científicos que apoyan que la agricultura ecológica tiene menor impacto ambiental, (excepto en uso del suelo) pero  no le servían porque son estudios a nivel mundial, lo que implica que mezclan "muchas cosas" no sólo la agricultura ecológica europea.
Me pregunto cuántos meta análisis habrá encontrado él circunscritos al ámbito europeo.

Le hice saber que la agricultura convencional tiene mayor número de compuestos acumulativos, a partir de esta tabla, que no es más que un resumen de la base de datos de la EFSA. Me pidió un estudio revisado por pares que refute mi afirmación.

Como tardé en contestarle me silenció. En mi defensa diré que soy nuevo y lento en Twiter y que además, prefiero documentarme antes de contestar, que contestar sandeces.
Como conclusión de esta entrada sólo diré, que no todo vale a la hora de justificar tu opinión, ni a la hora de cazar Magufos.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

La agricultura ecológica ¿puede alimentar al mundo?.

La agricultura ecológica ¿puede alimentar al mundo?.
semillas brotando

Esta es una pregunta controvertida, detrás de la cual se esconden otras, como por ejemplo ¿si nos pasásemos a la agricultura ecológica….
cuántas selvas deberíamos deforestar?.

Puestos a preguntar, podríamos preguntarle también a la agricultura convencional, ¿podrá la agricultura convencional alimentar al mundo en el futuro? ¿y actualmente puede alimentar al mundo?
Esta es pregunta trampa, técnicamente sabemos que sí, pero en la práctica no lo hace, ya que la barrera no es técnica….
También podríamos preguntarnos a nosotros mismos ¿Cuántas selvas salvaríamos si los campos dedicados a cerveza y vino los dedicásemos a alimentar al mundo?
Y es que, hay quien piensa que la agricultura ecológica es una “comida para pijos”. En este sentido, no me cabe duda de que, los afortunados que podemos tomar cerveza y vino (ecológico o no), y conducir coches, y usar móviles, somos unos pijos, y gracias a nuestros caprichos, además de estar destrozando el planeta, estamos matando de hambre, de enfermedades y de guerras a otros, y a veces a nosotros mismos.

Dado el limitado papel que tiene actualmente la agricultura ecológica, tardé bastante en plantearme el problema de la seguridad alimentaria. Mientras la agricultura ecológica juegue un papel modesto, no me parecía mala idea que los países “pijos” dejemos de contaminar, y de sobre-producir alimentos. Al fin y al cabo, visto de forma burda, podría dar una opción a aquellas tierras y pueblos que, por falta de competitividad, se están abandonando en muchos países desarrollados. Apostar por vender calidad en vez de precio, no es una mala opción en este mundo en el que los agricultores apenas cubren gastos, ni cuando la cosecha es mala (porque no producen) ni cuando es buena (porque los precios se hunden).


Sin embargo, el menor rendimiento de la agricultura ecológica es un tema que cada vez preocupa y me preocupa más. A medida que la Agricultura Ecológica se extienda, más importante será esta pregunta junto a otras:
  • ¿Qué papel tendrán en el futuro los distintos modos de agricultura ecológica”?
  • ¿Algún día la Agricultura Ecológica y la convencional tenderán a un punto en común? ¿o deberán ser complementarias?
  • ¿La necesidad de nitrógeno hará que la Agricultura ecológica permita añadir ciertos porcentajes de fertilizantes sintéticos, siempre que se mantengan determinadas prácticas de protección del suelo?
  • ¿Tendrán los transgénicos un papel relevante en esta nueva agricultura ecológica?
He encontrado estudios que analizan algunas de estas cuestiones, pero me han parecido demasiado antiguos para enlazarlos.
Hechas estas reflexiones, trataré de resumir lo que a nivel científico "creo" que hay al respecto de los rendimientos de la agricultura ecológica.

Aunque muchos artículos  concluyen que el rendimiento de la ecológica es entre un 8 y un 25% inferior a la convencional, un reciente meta estudio: “Diversification practices reduce organic to conventional yield gap” concluye que en promedio, la agricultura ecológica tiene un rendimiento un 19,2% inferior. Sin embargo, esta diferencia varía según el tipo de producto cultivado, habiendo productos en los que la diferencia es muy baja, y en otros, llega al 30%.
Esto me lleva a pensar nuevamente en un futuro papel combinado AE/AC, en función del tipo de cultivo, tamaño de granja, lugar geográfico….
Además, concluye que, aplicando adecuadamente las técnicas de diversificación y rotación la brecha disminuiría hasta el 4-5%.
Lógicamente, hay quien piensa que, en la medida en que estas técnicas puedan implantarse en los sistemas convencionales, la brecha volvería a aproximarse al 20%.

¿Y qué dice la FAO?
Dice que, aunque es necesaria una mayor evidencia científica, parece que la agricultura ecológica ofrece rendimientos menores en los países más industrializados, y rendimientos mayores en las zonas de secano, con bajos insumos.
Vaya, de confirmarse, podría ser una alternativa para dar opciones a los agricultores locales de las regiones más pobres....pero como dice la FAO, hacen falta más evidencias.

En otra entrada, discutiré sobre si producir más para tirarlo, y más barato, y más cereales, sirve para paliar el hambre, para generar más obesidad  (muere más gente por obesidad que por hambre) o para arruinar más agricultores. Advierto de que aún no lo tengo claro.




Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

Un viaje hacia el activismo 2017-03-21 18:20:00


¿Qué está pasando? Muchas abejas mueren, otras enferman, las hay que se desorientan y no son capaces de regresar a la colmena. Proliferan las investigaciones, los informes, las campañas en defensa de las abejas... ¿Por qué tanto interés? 


En su vuelo de flor en flor en busca de alimento, transportan el polen y se convierten en un aliado esencial para la reproducción de las plantas. 
La inmensa mayoría de las plantas silvestres con flor y la tercera parte de los cultivos que nos alimentan son polinizados por animales. Y las abejas son el principal polinizador

Manzanas, peras, melocotones, almendras, aguacates, ciruelas, cerezas, fresas, tomates... una interminable lista de frutas y verduras son polinizadas por las abejas. 
Y también lo son otros cultivos, como la alfalfa, tan importante para la alimentación del ganado. Sólo en Europa, más de 4.000 cultivos dependen de la polinización.

En el continuo declive de las abejas, el modelo de producción agrícola juega un papel importante:
  • Los monocultivos han hecho que se pierda la biodiversidad en los campos y las abejas no pueden encontrar la variedad de alimentos que necesitan. 
  • El uso de plaguicidas tóxicos las envenena. Hay un tipo especialmente dañino, los neonicotinoides, que afectan al sistema nervioso de las abejas y de otros insectos polinizadores.

Se ha conseguido que la Unión Europea prohíba cuatro de estos insecticidas tóxicos, pero es sólo un primer paso, parcial e insuficiente. En España todavía están autorizados más de 300 productos peligrosos para las abejas. 
Es urgente que se prohiban los pesticidas más dañinos y que se apoye decididamente la agricultura ecológica (que además de respetar la naturaleza, produce alimentos saludables, genera más empleo que la agricultura industrial y sirve de impulso al desarrollo rural).




Infórmate, en la web de Greenpeace hay información y vídeos muy interesantes.
Consume productos ecológicos, si los tienes a tu alcance.
Firma la petición al Gobierno español para que proteja a las abejas.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Un viaje hacia el activismo.