Archivo de la categoría: agricultura ecológica

¿Existe comida en el mundo para que el ser humano pueda vivir en un futuro próximo?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por rodriArenas. Texto original

El avance tecnológico es imparable existiendo grandes inversiones en diferentes campos como la robótica o informática, pero mientras parece que avanzamos hacia el futuro, en los países subdesarrollados más de 6400 niños mueren al día por desnutrición y más de 1800 lo hacen por problemas de diarrea , según fuentes de UNICEF, al no disponer de agua potable o una higiene adecuada.

Por el lado contrario, según fuentes de la Organización Mundial de la Salud (WHO en inglés), en los países desarrollados, cada año mueren más de 2,8 millones de personas por enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso, siendo los problemas de corazón las más comunes.

Si a ello le sumamos que según estimaciones de la OMS, se está desperdiciando alrededor de un tercio de la comida producida, es decir, de las más de 3.500 millones de toneladas anuales  de alimentos producidos en el mundo (que según diferentes estimaciones es casi el doble de los alimentos que se necesitan), anualmente 1.300 millones de toneladas se tiran a la basura, nos encontramos ante un grave problema ya no exclusivamente tecnológico sino de gestión global que hay que mejorar urgentemente.

consejos para evitar el desperdicio de comida en casa

Desperdicio de comida. Fuente: Acciona

Por todo ello es fundamental el consumo sostenible y responsable de los alimentos, ya que el desperdicio alimentario no es solo comida que se tira a la basura, sino también todos esos recursos necesarios para su producción, ya que este desperdicio conlleva una gran problemática ambiental, que se traduce según la FAO en:

  • Una  huella de carbono que se estima en 3.300 millones de toneladas de CO2 equivalente de gases de efecto invernadero, que son desperdiciados cada año por la comida tirada. Esta cantidad está por delante del 3º país con mayores emisiones del mundo.
  • La huella hídrica usada para la producción de esos alimentos que se tiran se estima en unos 250 km3 anuales, lo que equivale al caudal anual del río Volga en Rusia, o tres veces el volumen del lago de Ginebra.
  • La huella ecológica de los productos desperdiciados es de unos, 1.400 millones de hectáreas (el 28% por ciento de la superficie agrícola del mundo). Esto equivaldría a la superficie de China, Mongolia y la República de Kazajastán

Además del desperdicio, ¿Cuál es el otro problema de la alimentación mundial?

El abuso de carne y proteína animal se sitúa entre otro de los problemas que comprometen la alimentación de generaciones futuras. Ya que como hemos citado anteriormente, la producción global de alimentos es suficiente para satisfacer las necesidades del ser humano a nivel mundial, pero dentro de los alimentos con mayor impacto ambiental se encuentra la proteína animal debido a sus altas necesidades de recursos para su producción.

El problema es, como se ve en el curso de Nutrición y medio ambiente, que nos estamos alejando mucho de una dieta saludable como la dieta mediterránea, rica en gran variedad de alimentos, en pro de dietas hiperproteicas de origen animal, la dieta paleo o dunkan son algunos claros ejemplos.

Por ello es fundamental la formación de los individuos en este campo, consiguiendo un mejor conocimiento para entender como nutrir adecuadamente a tu cuerpo, de forma sencilla, saludable y sostenible.

¿Y qué puedo hacer yo como individuo?

A nivel individual el desperdicio alimentario se basa en:

Reducir: Es fundamental no comprar más de lo necesario, por ello se recomienda:

  • Hacer una lista de la compra, para adquirir lo necesario y tener una mejor organización.
  • Evitar comprar grandes cantidades aunque esté de oferta. Compra lo que tú necesites, no lo que necesite la tienda.
  • Comprar a granel, así podrás elegir la cantidad que desees.
  • En caso de comprar gran cantidad, congelar el alimento en porciones.
  • En caso de no saber el alimento se consumirá en un espacio breve de tiempo, las conservas son una alternativa de producto con una mayor duración de vida.

Reutilizar/ recuperar: Se basa en transformar el alimento.

  • No tires lo que te sobre, haz otro plato. Una alternativa fácil suele ser añadir arroz o pasta y hacer un plato a partir de las sobras.
  • Si el producto fresco se está deteriorando, puedes congelarlo o transformarlo. Por ejemplo, el tomate puede ser transformado en tomate frito y  almacenarlo en tarros al vacío.

Si quieres tener más ideas, debes saber que están surgiendo diferentes páginas web, empresas y app que están ayudando a mitigar el impacto generado.

Algunas de ellas son:

  • Lifewell: Es una web de WWF  financiada por  Proyecto Life, cuyo lema es “Gente sana, planeta sano”
  • Thinkeatsave: Es un proyecto en el que colaboran el PNUMA y la FAO, que contribuye al Programa de Sistemas Alimentarios Sostenibles del Marco de 10 Años de los Programas sobre Consumo y Producción Sostenibles.
  • Love food, hate waste: Es una web donde puedes encontrar consejos y recetas para evitar el desperdicio alimentario.

Y aplicaciones móviles contra el desperdicio como:

Conclusión, come mejor y con cabeza. Tu cuerpo y medio ambiente te lo agradecerá.

Rodrigo Nuñez de Arenas es profesor en el ISM y con él hemos puesto en marcha el curso online de Nutrición y Medio Ambiente. A través de este programa formativo, hablaremos del trasfondo que tienen los alimentos que consumimos, de cómo realizar un menú saludable y sostenible para ti y tu entorno, desmentiremos mitos y miraremos más allá del envoltorio, aprendiendo a comer de una forma saludable, sencilla y consciente y sostenible.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Huertos ecosociales de Azuqueca de Henares

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Lararoman. Texto original

Un año más se convocan en la Universidad Autónoma de Madrid las Jornadas sobre dinamización agroecológica organizadas por la Red TERRAE.

El próximo jueves 12 de abril se contarán con detalle experiencias que los compañeros y compañeras de los municipios de la Asociación están realizando.

La Red de Municipios TERRAE, se constituye oficialmente en el 2012, vinculada a la idea de la soberanía alimentaria como recurso de desarrollo local y de conservación como entidad de Custodia del Territorio.

Uno de los proyectos enmarcados en esta Red, es el Proyecto de los huertos ecosociales de Azuqueca de Henares, experiencia que actualmente sigue en marcha, en la que colabora el Observatorio para una Cultura del Territorio, Entidad a la que pertenezco.

Huertas ecosociales de Azuqueca de Henares

Huertas ecosociales de Azuqueca de Henares

Esta experiencia comienza en el año 2014, en este municipio de Guadalajara, con el objetivo fundamental de desarrollar una comunidad de pequeños/as agricultores/as agroecológicos/as como herramienta de apoyo social desde la municipalidad.

A esta línea de producción agroecológica para el autoconsumo se le suma en el 2015 el comienzo de un banco de tierras y de una línea formativa para la producción ecológica dirigida a la generación de ingresos.

huertos urbanos

Elaborando purín de ortigas para fortalecer nuestras huertas.

Además de esta Red, existen varias iniciativas para la creación de huertos agroecológicos desde las Administraciones así como desde otros sectores sociales.

Si quieres saber más sobre las potencialidades y dificultades actuales de los huertos urbanos en la actualidad y más concretamente sobre cómo poner en marcha tu propio huerto de manera agroecológica, te recomendamos el curso on line Iniciación a la Agroecología: Diseño y manejo de los huertos urbanos, que impartimos en el Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM).

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Aceite de oliva ecológico y sostenible

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

aceitunas de la variedad verdeja castellana de los olivares de la Sierra de Altomira

Uno de los proyectos de emprendimiento que más me ha llamado la atención desde que me empezase a interesar por el tema allá en 2010 es “Olivares de Altomira”. Una apuesta familiar por un producto de calidad que junta innovación, tradición, conservación y desarrollo sostenible como fórmula de un éxito que cualquiera puede disfrutar en el resultado final: un aceite de oliva virgen extra de la mejor calidad, ecológico y producido de forma sostenible.

El proyecto se basa en la recuperación de los olivares que, debido al éxodo rural iniciado en las décadas de 1950 y 1970, habían ido quedando abandonados. ¿Olivares en la Alcarria conquense? Sí, en las proximidades de Segóbriga, la capital del lapis specularis, el Imperio romano dejó una de sus señas de identidad: el cultivo del olivar.

Lo primero que llama la atención de estos olivos alcarreños es que estamos ante ejemplares bajitos en comparación con los que se cultivan en otras zonas. Se trata de una variedad local, de productividad limitada, pero bien adaptada a las peculiaridades de la Sierra de Altomira. La variedad Verdeja Castellana es endémica de La Alcarria. Una materia prima con características propias que garantiza un producto final diferenciado.

La elección de esta aceituna como elemento central del modelo de negocio de Olivares de Altomira asegura su estudio y conservación. Porque el abandono progresivo estaba llevando a su desaparición por sustitución de los olivares por otros cultivos menos intensivos en mano de obra, como los cereales.

Olivares en la Sierra de Altomira

Así, la puesta en valor del olivar contribuye a la conservación de un paisaje con un mosaico variado de teselas diversas, con zonas de transición entre las estepas cerealistas y los montes de encinar, que acogen y permiten el desarrollo de distintas especies de flora y fauna que, sin el soporte del olivar, dejarían de habitar la Sierra de Altomira.

El uso de esta variedad local requiere el mantenimiento de un manejo tradicional, alineado con los criterios de producción agraria ecológica. El árbol requiere una atención y cuidados constantes por parte del agricultor que aseguran la producción de aceituna con el mínimo laboreo y sin aportes externos de fitosanitarios. En esta línea el trabajo de Olivares de Altomira ha consistido en incorporar la forma de hacer de los abuelos que mimaban sus cultivos el conocimiento y la tecnología que ayudan a mejorar las condiciones de trabajo del agricultor, siempre desde el respeto a los ciclos naturales de la planta y el ecosistema del que forma parte.

La contribución del proyecto a la sostenibilidad no está sólo en la conservación de una variedad local tradicional o mantener la fertilidad natural del suelo. Continúa en la recogida del fruto: se realiza al vuelo y con el menor daño posible al olivo. El vareo que se practica sobre variedades más frondosas no sería viable en estos árboles, ya que ocasiona una defoliación y pérdida de ramas de las que los pequeños olivos de La Alcarria no se recuperarían fácilmente.

Como recompensa a este mimo se obtiene un producto de máxima calidad, ya que las aceitunas pasan del árbol a la mano del agricultor y de allí a la almazara, sin tocar el suelo. Y allí donde se procesa la aceituna para extraer el preciado aceite sigue la apuesta por la sostenibilidad de Olivares de Altomira.

Aceituna Verdeja de Altomira

La almazara se ha instalado aprovechando la ubicación de una antigua fábrica de aceite de la que apenas se conservaban unas naves derruidas y una vieja chimenea de ladrillo. Olivares de Altomira ha limpiado y recuperado el enclave para su nueva almazara, dotada de equipos modernos con los que se realiza el proceso de extracción de aceite en condiciones óptimas.

La almazara apuesta por la autosuficiencia energética. Es más, no está conectada al sistema eléctrico. Produce su propia energía: la electricidad con paneles solares instalados sobre el techo de la nave y el calor con una caldera de biomasa en la que los huesos de las aceitunas se queman para mantener la temperatura óptima en la instalación. La instalación cuenta con un generador de gasoil de apoyo a estos sistemas para reducir la incertidumbre en una apuesta tan innovadora como un proceso industrial autosuficiente energéticamente. Si bien a largo plazo se verá la necesidad de este apoyo y la posibilidad de eliminar este último elemento de dependencia energética, de momento su papel se ha visto reducido a ese: evitar que un pico de consumo eléctrico u otro imprevisto en un momento crítico tiren por tierra toda la inversión.

La sostenibilidad también incluye la variable social, que en este proyecto encontramos en la generación de actividad económica en el mundo rural. Olivares de Altomira genera puestos de trabajo tanto en el campo como en la almazara o la distribución de su aceite. Son puestos muy especializados que requieren del conocimiento del manejo de esta variedad local de olivo o de los procesos de control de la instalación y las variables que permiten superar los exigentes criterios del aceite que obtiene.

aceite de oliva virgen extra ecológico

Y aquí llegamos a la tercera pata de la sostenibilidad: la económica. Porque mantener el manejo tradicional del olivo y financiar una almazara moderna y sostenible, así como los puestos de trabajo asociados a la actividad, requieren de ingresos económicos a medio y largo plazo. La estrategia de Olivares de Altomira es competir en calidad y llevar el aceite de la Verdeja Castellana a todos los mercados posibles.

Conseguir los distintivos de agricultura ecológica y Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) Aceite de La Alcarria implica someterse a procesos estrictos de cultivo y producción, así como a controles e inspecciones periódicas. Tan severas o más que conseguir los permisos necesarios para exportar al mercado chino, donde el aceite de oliva español es muy apreciado. O conseguir un acuerdo de distribución con Amazon, aparecer en los lineales de productos selectos de cadenas como El Corte Inglés o estar en la mesa de los restaurantes y alojamientos turísticos que apuestan por un producto de calidad y sostenible.

Así, la recuperación de una variedad local y un manejo tradicional del campo son la base con la que esta familia de emprendedores ha conseguido abrir a su producto las puertas de los mercados más exigentes del mundo. Quizá los más críticos con el modelo no vean con buenos ojos que el aceite de La Alcarria se acabe vendiendo en China o Nueva York como ecológico, pero todos tenemos en nuestra mano evitar este desplazamiento: sólo hay que comprar un aceite de oliva virgen extra que se produce a poco más de 100 kilómetros de Madrid y que Amazon pone en nuestra casa desde su centro logístico que, casualmente, está ubicado entre la almazara y la capital española.

La almazara sostenible de Olivares de Altomira

O mejor todavía. Si te gusta cuidar tu dieta y apuestas por productos saludables. Si crees en la producción sostenible y de proximidad… tienes la oportunidad de acercarte a Vellisca, disfrutar de su paisaje, conocer a sus gentes y comprar aceite de oliva virgen extra ecológico y sostenible. Oferta de alojamiento para turismo rural no falta, con excelentes rutas para practicar senderismo, disfrutar con la bicicleta o contemplar los valores naturales de la ZEC-ZEPA Sierra de Altomira.

Las 3 primeras fotos salen de Olivares De Altomira Alcarria.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Biodiversitat cultivada

Publicado en: Manel Cunill i Llenas por Manel Cunill i Llenas. Texto original

(Publicat al Diari de Sabadell, dimarts 21 de novembre de 2017)

El temps atmosfèric forma part de la nostra agenda diària, sigui pel canvi climàtic o per viure en una contrada on la meteorologia esdevé una passió col·lectiva. A més, dirimir si plou o fa massa fred és la tècnica més emprada per trencar el gel a l’hora d’empatitzar entre saludats i coneguts. I si es tracta de les dones i homes del camp ho podem considerar com una de les preocupacions més rellevants. Al cap i a la fi, els sembrats i les collites depenen de la pluja que cau dels núvols.

Les Refardes
Actualment les dades avalen certs escenaris de canvi motivats per les conseqüències de l’alteració del clima i de la meteorologia impredictible. Aquesta incertesa també la noten les plantes conreades que estan sotmeses a episodis que les persones els titllem d’anormals. És cert que els darrers anys les tardors esdevenen suaus, els hiverns les temperatures baixes es concentren en pocs dies i a la sortida de la primavera la calor canicular apareix sobtadament al maig o juny, per després recuperar la “normalitat” fins a entrar definitivament a l’estiu. Aquesta percepció acientífica observada és suficient per concloure que l’elecció de les varietats per sembrar serà cada vegada més important. En aquest escenari, disposar d’un ventall ampli d’espècies i varietats per cultivar es converteix en estratègic. Si no es disposa d’aquesta riquesa agrobotànica hi haurà més dificultats per facilitar l’obtenció de productes agraris en un entorn amb dificultats ambientals. La simplificació de les varietats cultivades i la millora per part de l’agroindústria ha comportat una pèrdua de diversitat de llavors. Segurament la priorització de l’increment de la producció ha anat en detriment de la pèrdua de varietats menys productives, però a vegades més adaptades al nostre entorn local i mediterrani. La pèrdua de diversitat genètica ens fa més vulnerables a la capacitat d’adaptació als canvis globals, sigui per la calor o la manca d’aigua.

Des dels inicis de l’agricultura, aquesta fita de conservar el patrimoni agrícola de llavors s’ha concretat en diferents iniciatives arreu del món a través dels bancs de llavors. Malauradament, ja sigui pels conflictes bèl·lics, com el cas del banc de llavors d’Alep a Síria, o bé per les polítiques de sembrar llavors més productives, la conservació o pèrdua de patrimoni agrogenètic és candent. Malgrat tot, existeixen arreu de món diverses iniciatives per conservar i utilitzar aquest patrimoni agrari. A Catalunya, l’acció del Departament d’Agricultura de crear un banc de llavors de les varietats locals d’interès agrari de Catalunya i l’elaboració del Catàleg de varietats ha esdevingut una bona iniciativa. Així i tot, s’ha de sumar les propostes pioneres de diverses organitzacions de conservació de varietats locals com la Fundació Miquel Agustí, el Consell Comarcal del Vallès Oriental, Esporus, Les Refardes i el banc de llavors de la Garrotxa. Precisament gràcies a la tasca constant de Les Refardes els agricultors poden accedir, fàcilment, a una gran varietats de llavors locals. L’accés a aquestes varietats per part dels pagesos, tal vegada és una de les fites més importants per garantir la conservació d’aquesta biodiversitat cultivada.

El repte no només es limita a disposar de diversitat de llavors, sinó d’incorporar noves pràctiques agronòmiques com ara la rotació de cultius i la millora de la fertilitat del sòl. I més quan la disponibilitat d’aigua serà un factor limitant pels conreus agrícoles. Una tècnica apropiada és millorar la fertilitat del sòl incrementant els nivells de matèria orgànica per sobre del 3%. A més matèria orgànica, més capacitat de retenció d’aigua tenen els sols. Noves pràctiques per garantir la producció agrícola i el benestar de tots.

Sabadell, 19 de novembre de 2017

Puedes leer y comentar el artículo completo en Manel Cunill i Llenas

LA UE PERMITE EL DOBLE DE MICOTOXINAS EN AGRICULTURA ECOLÓGICA (?)

Publicado en: Mhitos de la Agricultura Ecológica por Quimico yorganico. Texto original

Una de preguntas rápidas:

1-Valores límite de micotoxinas. ¿tienen los alimentos ecológicos un valor límite del doble que los convencionales?. No
2-La UE, en 2007 ¿Duplicó los valores límite de micotoxinas?. No. Sólo incrementó 4 valores de 48.
3-¿fue esta elevación por culpa de los alimentos ecológicos?. No parece. Según el reglamento, el motivo fue otro.

En anteriores entradas vimos que las alertas por micotoxinas se producen fundamentalmente en importaciones de frutos secos. Sin querer minusvalorar el maíz, que genera menos alertas, pero se consume de forma más elevada, y puede resultar problemático según las condiciones climáticas.
También vimos, que no parece haber evidencia científica para asegurar que haya mayores niveles de micotoxinas en productos ecológicos que convencionales, aunque históricamente ha sido una preocupación de los investigadores.

Sin embargo hemos leído varias veces esta asociación entre micotoxinas y alimentos ecológicos, y en especial la de que tienen un valor límite legal del doble.

¿de dónde procede este mito?

El origen de esta asociación, parece ser el libro de J.M. Mulet “los productos naturales, vaya timo” en el que se dice:

En la modificación del reglamento 1126/2007 se tolera que el nivel máximo de micotoxinas (sustancias tóxicas provenientes de hongos) y aflatoxinas(micotoxinas carcinogénicas provenientes de algunos tipos de hongos) en la producción ecológica sea el doble que en la producción convencional.


Bien, pues como se puede observar del título del reglamento 1126/2007, regula los niveles de toxinas derivados de hongos Fusarium,  en concreto deoxidivalenol, zearalenona, y fumonisin B1, B2. No regula Aflatoxinas (que proceden de otra familia de hongos....)


REGLAMENTO (CE) No 1126/2007 DE LA COMISIÓN de 28 de septiembre de 2007 que modifica el Reglamento (CE) no 1881/2006 por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios por lo que se refiere a las toxinas de Fusarium en el maíz y los productos del maíz



Además, regula ciertos niveles de ciertos productos en general, no sólo en agricultura convencional, es decir que Agricultura ecológica y convencional tienen los mismos MRL (valores límite).  Por tanto la afirmación, tal cual está redactada es falsa.


La entrada podría terminar aquí, pero vamos a analizar un poco más este reglamento de 2007.

¿por qué decidieron modificar el reglamento de 2006 y elevar algunos valores de micotoxinas?


El reglamento de 2006, pionero regulando estas sustancias, establecía los MRL (valores límite) para 6 familias de micotoxinas (aflatoxinas, ocratoxina A, patulina, deoxinivalenol, zearalenona, fumonisinas, toxinas T-2 y HT-2), en un total de relaciones de 48 valores límite.

Y reconocía que, en relación con el maíz, no se conocen con precisión los factores de formación de fusarium, en especial zearalenona y fumonisinas, y sus valores se revisarían (o no) en 2007, en función del nuevo conocimiento adquirido.

Por tanto, la aplicación o revisión de valores límite en 2007 estaba ya prevista.

El reglamento de 2007 justifica los nuevos valores, de acuerdo con que “debido a las condiciones climáticas, en las cosechas de 2005 y 2006 se han observado niveles más altos en el maíz, principalmente de zearalenona y fumonisinas, y en menor medida de deoxinivalenol, que en las cosechas de 2003 y 2004”. Lo mismo se dice en el informe Rasff de 2006.

He buscado en los informes Rasff 2005-2006, en los informes de la EFSA y en artículos científicos. No he encontrado relación entre el incremento de micotoxinas de 2004-2005 y la agricultura ecológica. Incluso he hecho alguna búsqueda en google, en inglés, y no encuentro a nadie, periodista, científico o bloguero hablando del problema de 2004-2005, ni del aumento de los valores en 2007 por culpa de la agricultura ecológica. Buscando en castellano, sí he encontrado escritos y comentarios en los que se repite la errónea frase de J.M. Mulet.

Tendré que ser humilde y admitir que, el hecho de que yo no haya encontrado la relación, no significa que no exista, sólo que no la puedo incluir en mi análisis. Ya comenté en mi primera entrada que mi objetivo era compensar las entrada en la que hablé de “menos plaguicidas” con una en la que hablara de “más micotoxinas”, pero parece que me va a costar hacerlo.


¿Qué valores se modifican?


El reglamento de 2007 establece 26 valores, de los cuales, en 13 de ellos se mantienen los valores de 2006, 7 son valores nuevos(categorías que no aparecían en el anterior reglamento) y 4 valores que fueron modificados (recordemos, frente a 48 del reglamento de 2006)

Los valores modificados son estos:

sólo 4 valores fueron modificados


Se duplicó el MRL de zearalenona de aperitivos y cereales de desayuno, pero no el de harinas y triturados.
Se duplicó el MRL de fumonisinas de maíz no elaborado, se “más que duplicó” el valor para alimentos (excepto los mencionados en otras categorías) y se mantuvo el valor de las harinas. Se duplicó el valor para cereales de desayuno.

El resto de categorías no se modificaron.
  

¿Algún error más en el libro respecto a micotoxinas?

Veamos lo que dice el libro:

Sin ir más lejos, en 2008 el sistema de alertas rápidas de la UE para temas alimentarios (RASFF) detectó varios problemas graves por contaminación en alimentos “ecológicos/orgánicos/biológicos” motivados por una presencia de micotoxinas más alta de la autorizada, a pesar de ser el doble que en la agricultura convencional.

Nuevamente no he podido contrastar que el problema de 2008 haya sido debido a la agricultura ecológica, pero sí, que fueron las Aflatoxinasen cereales y frutas/vegetales (además de los recurrentes frutos secos) las que generaron problemas. Recordemos que éstas no fueron modificadas en 2007.

Fueron aflatoxinas, fundamentalmente en frutos secos
Rasff 2008

“As in previous years, also in 2008 mycotoxins are the hazard category with the highest number of notifications. The RASFF received in 2008 a total of 931 notifications on mycotoxins, of which as many as 902 concerned aflatoxins. This means that the decreasing trend of the previous years is inversed with an increase of 28% for aflatoxins and 23% for mycotoxins in general.


Conclusión: No podemos creer sin someter a cierto espíritu crítico, ni lo que digan los expertos, ni tan siquiera a aquellos que seguimos y a veces veneramos, sin riesgo de caer en la “falacia ad hominem” en dirección inversa a la habitualmente empleada. 

Puedes leer y comentar el artículo completo en Mhitos de la Agricultura Ecológica

MICOTOXINAS Y AGRICULTURA ECOLÓGICA: Artículos científicos

Publicado en: Mhitos de la Agricultura Ecológica por Quimico yorganico. Texto original

Como comentábamos en la anterior entrada, las micotoxinas están en el top ten de las alertas, en especial las aflatoxinas, y sobre todo en productos de importación (frutos secos, pasas).
Sin restar importancia a las micotoxinas en maíz, que normalmente son anecdóticas, pero en años con determinadas condiciones climáticas podrían originar problemas, especialmente si tenemos en cuenta que la ingesta de maíz es, en general, superior a la de frutos secos.

También comentábamos que la agricultura ecológica podría ser más susceptible de tener problemas con las micotoxinas dado que no se utilizan los fungicidas clásicos, aunque las variables que influyen en la concentración de micotoxinas son múltiples. como lesiones mecánicas, daños por insectos, tratamiento químico, fertilización mineralotros post-tratamientos…….

Sin embargo la FAO sigue empeñada en lo contrario. Según esta organización “Los estudios no han demostrado que el consumo de productos orgánicos incremente el riesgo de contaminación por micotoxinas”

¿tiene sentido lo que dice la FAO? ¿qué dicen los estudios?.

He de reconocer que durante la redacción de estas dos entradas he encontrado varios artículos a favor y en contra de que los productos orgánicos tengan mayor cantidad de micotoxinas, pero, para evitar sesgo por mi parte sólo recogeré los que respondan a una búsqueda concreta y trazable.

Las búsqueda realizada fue la siguiente:

Palabras clave “mycotoxin organic conventional agriculture”
Plataforma: sciencedirect.
Nº de artículos: 50, ordenados por la plataforma  en orden de relevancia.
Plataforma: PubMed
Nº de artículos: 10, ordenados por la plataforma  en orden de relevancia.

No encontré meta análisis ni revisiones sistemáticas, por lo que los estudios tienen el valor que tienen, pero, viéndolos ustedes ¿qué opinan?

Science Direct:

-Mycotoxins in maize grains grown in organic and conventional agriculture. 2015
Fumonisina y DON en maíz, diferentes lugares, procedimientos, dos años. No hubo diferencias entre orgánico y convencional. Las diferencias fueron por localización o por año según la toxina.

-Co-occurrence and evaluation of mycotoxins in organic and conventional rye grain and products. 2013
Fusarium (DON, ZEN, T-2 y HT-2)  en cereales. Concentraciones de DON, HT-2 and T-2 y ZEN fueron superiores en convencionales que en orgánicos.


-Emerging Fusarium mycotoxins in organic and conventional pasta collected in Spain. 2013
Fusarium en pasta: frecuencias de contaminación mayores en pastas orgánicas que en pastas convencionales

-Statistical comparison of Fusarium mycotoxins content in oat grain and related products from two agricultural systems 2013
T richothecenes  deoxynivalenol, nivalenol, 3-acetyldeoxynivalenol, T-2 toxin, HT-2 toxin, monoacetoxyscirpenol, diacetoxyscirpenol and Zearalenona en avena. Material convencional mayor contaminación que las muestras orgánicas

-Occurrence of fumonisins in organic and conventional cereal-based products commercialized in France, Germany and Spain 2016
Fumonisina más elevada en Orgánico que en convencional

-Organic vs conventional farming: Differences in infection by mycotoxin-producing fungi on maize and wheat in Northern and Central Italy
Difference in fungi incidence more relevant between years than between farming systems. Incidence of Fusarium spp. similar in conventional and organic wheat. Fusarium verticillioides incidence significantly higher in organic than in conventional maize.

Pubmed

-Occurrence of aflatoxin M1 in conventional and organic milk offered for sale in Italy, 2016
Aflatoxinas en leche: no hay diferencias significativas

-Occurrence of patulin in organic and conventional apple-based food marketed in Catalonia and exposure assessment. 2013
Mayor incidencia de muestras positivas y mayor concentración de patulina en purés de manzana orgánicos en comparación con los convencionales.


-Occurrence of type A trichothecenes in conventionally and organically produced oats and oat products. 2007
Thricotecenes A en avena. Orgánico más bajo

-Dietary intake of ochratoxin A from conventional and organic bread. 2007
Ochratoxina A en pan, más bajo en pan orgánico que en pan convencional.






Puedes leer y comentar el artículo completo en Mhitos de la Agricultura Ecológica