Todas las entradas de: Santiago Molina Cruzate

Son recursos, estúpido: el deseado camino hacia la Economía Circular

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Santiago Molina Cruzate. Texto original

* El pasado 20 de marzo se presentó el último número de la revista iAgua Magazine, un especial que ponía el foco en la Economía Circular y lo mucho que el sector Agua tiene que aportar en relación a este concepto. Comparto por aquí el artículo que escribí con motivo de este especial y en el que hago una breve reflexión que estoy seguro muchos compartiréis.

La primera vez que leí sobre la estrategia KISS me sentí un tanto molesto e incluso ofendido con este concepto impertinente y limitado. A día de hoy tengo claro que el keep it simple, stupid debería ser el punto de partida de cualquier proyecto y que la búsqueda de la simplicidad siempre aporta resultados positivos. Y es precisamente esa búsqueda de la simplicidad la que me lleva a pensar que estamos dándole vueltas y vueltas al término de moda y la que me ha servido para dar con un título provocador y un motivo más para invitar a la reflexión en términos de economía circular. Son recursos, estúpido: el deseado camino hacia la Economía Circular Nos estamos olvidando de la base. Nos olvidamos que el principio es la consideración del residuo como recurso y la obligación de pensar en términos de sostenibilidad cuando planteamos nuevos productos. La necesidad de reutilizar y reducir el consumo en la búsqueda de la eficiencia y la obligada consideración de los ciclos independientemente del sector en que operemos. Una economía circular persigue mantener el valor de los productos, materiales y recursos por el mayor tiempo posible (qué buen ejemplo nos brinda el agua en eso de reutilizar y dar nueva vida a un recurso que, afortunadamente, hace tiempo ya consideramos un bien muy preciado). Considerando esta definición, llega el momento de hablar de herramientas y de valorar en qué medida vamos a ser capaces de interiorizar este concepto y preparar a los profesionales que han de aplicar estas herramientas y hacer posible el cambio. Ahora que ya sabemos qué es necesitamos avanzar en su puesta en marcha y conocer cómo una empresa puede aplicar sus principios a los productos que fabrica o a los servicios que presta. Ecodiseño, compra verde y huella ambiental de la Unión Europea probablemente sean las tres herramientas clave en este sentido y aquellas en las que debería incidir cualquier empresa comprometida con este compromiso. ¿Cómo se diferencian y qué hace especial a cada una de ellas? A saber:

  • El ecodiseño consiste en incorporar criterios ambientales en la fase de concepción y desarrollo de cada producto (bien o servicio), tratando de tomar medidas preventivas con el objetivo de disminuir los impactos ambientales en las diferentes fases de su ciclo de vida, desde la producción hasta la eliminación del mismo.

La economía circular trata de desvincular el crecimiento económico de un obligado consumo de recursos naturales. En el tránsito hacia una economía circular, las empresas hacen todo lo posible por conservar los recursos y aprovecharlos, evitando en la medida de lo posible el consumo de nuevos recursos, especialmente de aquellos que pueden resultar críticos. En definitiva, la economía circular es el ecodiseño llevado al máximo, pensando, desde el diseño inicial, cómo conseguirlo.

  • Por su parte, la huella ambiental de productos (HAP) y organizaciones es una medida multicriterio del comportamiento ambiental de un producto (bien o servicio) y de una organización, a lo largo de su ciclo de vida.

La huella ambiental de la UE es un buen indicador multi-criterio que evalúa el ciclo de vida completo y que resulta de gran utilidad para: valorar adecuadamente el perfil ambiental de un producto; identificar los puntos críticos en los que es de mayor interés concentrar los esfuerzos; identificar las oportunidades de mejora y evaluar las consecuencias ambientales de un cambio de diseño o de una mejora de un producto. En definitiva, la huella ambiental de la UE es un indicador multi-criterio que las empresas pueden emplear para incorporar los conceptos de la economía circular en sus productos.

  • Por último, la compra verde basa su estrategia de aplicación en el plan de acción sobre consumo y producción sostenible y una política industrial sostenible, una nueva comunicación de compra y contratación pública verde.

Conocer y saber aplicar estas tres herramientas probablemente sea la más inteligente forma de comenzar el deseado camino hacia la economía circular. Ya sólo falta identificar si estamos dispuestos a recorrerlo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Qué es el Seguimiento y Vigilancia Ambiental?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Santiago Molina Cruzate. Texto original

Desde el enfoque más amplio, entendemos la vigilancia ambiental como el control de aquellos indicadores que permiten comprobar la correcta ejecución de un determinado proyecto desde un enfoque de protección del entorno.

En el ámbito de la Evaluación Ambiental, el seguimiento y vigilancia ambiental tiene su origen en el propio Programa de Vigilancia Ambiental, considerando éste, de acuerdo a la Ley de Evaluación Ambiental, como el “sistema que garantice el cumplimiento de las indicaciones y medidas, preventivas y correctoras y compensatorias contenidas en el EsIA tanto en la fase de ejecución como en la de explotación”. Hablamos de seguimiento y vigilancia ambiental, por tanto, como la ejecución efectiva del programa de vigilancia ambiental.

Ahora que la Evaluación Ambiental de proyectos vuelve a tomar protagonismo y que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación prepara la inminente modificación de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación Ambiental, el momento parece idóneo para reflexionar sobre la figura del Coordinador Ambiental y el papel que juegan los profesionales encargados de velar por el seguimiento y control ambiental de cada proyecto.

pixabay

La función del técnico/ coordinador ambiental

A la hora de participar en la supervisión y gestión ambiental de una obra o proyecto, el técnico ambiental puede acercarse al Seguimiento y Vigilancia Ambiental desde muy diversos frentes. Cabe la posibilidad de que su dedicación tenga origen en su condición de especialista y que participe en la definición, diseño y seguimiento de la ejecución de unidades de obra asociadas a su ámbito profesional o formando parte de la Dirección Ambiental de Obra, coordinando y siendo responsable de la implantación y ejecución de un Sistema de Gestión Medioambiental de la propia obra o desarrollando cualesquiera otras funciones en colaboración con la Dirección de Obra o con el Contratista encargado de ejecutarla.

El técnico ambiental puede igualmente aproximar su labor profesional a este campo asumiendo la Dirección de Obra en la ejecución de proyectos de carácter ambiental como pudieran ser la restauración de ríos y riberas, la recuperación de espacios degradados o la ejecución de infraestructuras de tratamiento y depuración de aguas.

Si bien cualquiera de las posibilidades mencionadas es habitual en el ámbito de la obra, son especialmente comunes las asociadas a la Dirección Ambiental de Obra y, por afinidad, a las labores relacionadas con la coordinación, supervisión y ejecución del Programa de Vigilancia Ambiental independientemente del término (Asistente Técnico Ambiental, Coordinador Ambiental, Inspector Ambiental, etc.) que se emplee para designar al técnico ambiental que las desempeña.

La terminología a este respecto es diversa y depende no sólo de las referencias que la Administración haya hecho a esta figura en función de la Comunidad Autónoma que haya promulgado la Declaración de Impacto Ambiental, sino también en ocasiones del tipo de proyecto que estemos ejecutando. De esta forma, resulta bastante habitual que en los proyectos relacionados con Infraestructuras de Transporte de Energía se identifique al técnico ambiental encargado de la supervisión del Programa de Vigilancia Ambiental como ATA o Asistente Técnico Ambiental. En Ferrocarriles, y por afinidad en Carreteras, se habla sin embargo de Dirección Ambiental de Obra en prácticamente la totalidad de los proyectos promovidos a nivel estatal. Al final nos encontramos con que hay todo un conjunto de términos afines para denominar circunstancias y funciones similares que giran entorno a la Dirección Ambiental de Obra aunque es preciso determinar en qué medida la responsabilidad de las labores desempeñadas implica la posible toma de decisiones.

Sobre estas funciones asociadas a la labor del Coordinador o Director Ambiental de Obra y sobre las herramientas y metodologías a aplicar en el desarrollo de su actividad trabajamos en el curso de Seguimiento y Vigilancia Ambiental en la EIA.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

De autores de éxito y eventos donde dar visibilidad a grandes proyectos

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Santiago Molina Cruzate. Texto original

Siempre he pensado que deberíamos aprovechar #GreenDrinks para dar visibilidad a iniciativas que resultando de interés para los profesionales del sector, fueran además proyectos dignos de reconocimiento. Así presentamos en su día en Madrid la propuesta de Car2GO, el concepto Banca Ética de la mano de Triodos o las políticas conservacionistas de SEO Birdlife.

En esta ocasión, GreenDrinks albergaba la presentación de Pero… ¿tiene arreglo?, el primer libro de Alberto Vizcaíno y un sensacional resumen de lo que ha acontecido en los ya diez años de su blog, productor de sostenibilidad.

Además de agradecer a Alberto Vizcaíno que eligiera GreenDrinks Madrid para su puesta de largo, no tengo idea cómo podré devolverle que me haya hecho partícipe de este excepcional proyecto invitándome a prologar su libro.

Por el momento, aprovecho este espacio para compartir esta somera aportación en un esfuerzo por dar visibilidad a esta iniciativa sensacional que, confío, sea sólo la primera aproximación de una trayectoria editorial plagada de éxitos.

Prólogo de Pero… ¿tiene arreglo?, por Santiago Molina Cruzate

Cuando a principios de 2011 comenzamos a imaginar cómo debía organizarse el curso de Redes Sociales y Medio Ambiente no tuvimos la más mínima duda de que debíamos trasladar al Sr. Vizcaíno la dirección y coordinación de los contenidos orientados a blogs si queríamos ofrecer recursos y conocimientos de verdad útiles para el destinatario. Nuestra intención con aquel programa formativo, que no sólo fue pionero en nuestro sector sino que se consolidó durante años como uno de los más demandados y mejor valorados de todos los promovidos desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, era conocer las principales herramientas en relación al entonces incipiente universo social media e integrarlas en una estructura común que permitiera al participante apostar por el desarrollo de su propia estrategia.

Redes Sociales y Medio Ambiente congregó en torno a su programa toda una comunidad de profesionales activos e inquietos con quienes años después nos seguimos cruzando en un enriquecedor modelo donde los otrora alumnos son hoy proveedores, colaboradores y, por qué no decirlo, buenos amigos. Creo que no exagero si digo que la base de aquel éxito y el vértice de todo lo que allí hicimos nació en las publicaciones periódicas del autor de este libro y de la admiración que despertaba ya entonces en el resto de docentes esa ingente capacidad para crear relatos y poner en duda y contexto datos que antes recibíamos y asumíamos como axiomas inquebrantables. Axiomas que, como bien nos ha mostrado Productor de Sostenibilidad en multitud de ocasiones, resultaron a menudo ser cuanto menos escasamente rigurosos.

“Tu actividad en redes, tus acciones y tus contenidos tienen que responder a un fin y lo primero debe ser marcar tus objetivos”, solía repetir. Desconozco cuáles eran los objetivos o la motivación del autor cuando comenzó a volcar reflexiones e ideas en su blog, pero tengo muy claros cuáles han sido los resultados. Alberto se ha consolidado como un creador de opinión, un analista y un experto en el difícil arte de contrastar la verdad con datos y argumentos. Ha discutido hasta la saciedad con profesionales y colectivos de diversa índole y nos ha ayudado durante estos diez años a poner un poco de luz en asuntos que, sin sus observaciones, no nos permitirían tener una foto completa del problema. Ha aportado experiencia, conocimiento y una excepcional capacidad de análisis desgranando la actualidad en un tono a menudo beligerante e incisivo pero siempre riguroso, certero y transparente.

La realidad es que nuestro sector adolece de la existencia de canales alternativos, diversidad de opiniones y, sobre todo, de profesionales rigurosos dispuestos a exponerse de forma altruista y desinteresada. Necesitamos expertos con conocimiento y voluntad para desmenuzar estudios y contrastar datos y puntos de vista. No sólo porque nos ayuda a valorar otros enfoques sino porque su mera existencia supone una barrera a la desinformación y obliga a unos y otros a ser especialmente prudentes con el trabajo que hacemos y divulgamos, cautelosos en definitiva ante la posibilidad de que nuestra credibilidad sea cuestionada tras la valoración de terceros. Eso el Sr. Vizcaíno lo hace como nadie y buena prueba de ello es este libro que tengo hoy el honor de prologar y que reúne el trabajo de años de análisis, muchas horas de reflexión y, presiento, numerosas frustraciones y sinsabores.

Yo, que llevo tiempo siguiendo su actividad y que en no pocas ocasiones he ejercido de mediador entre el autor y algunos lectores no especialmente satisfechos con las opiniones vertidas, no puedo más que invitar a la reflexión y lectura sosegada de este libro, compendio genial de contenidos de un blog que confío podamos disfrutar durante muchísimos años más.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

La necesaria orientación a resultados de los profesionales de la formación

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Santiago Molina Cruzate. Texto original

Si bien es cierto que la cualificación y la permanente actualización de conocimientos ha caracterizado siempre al sector ambiental, la situación vivida en los últimos años ha supuesto muchos cambios, también en lo relativo a la formación y al interés que las distintas propuestas despiertan en profesionales y empresas.

Todos los profesionales encaran su preparación y su apuesta por la formación continua en un escenario de considerable incertidumbre en el que cada vez toman mayor relevancia las habilidades personales y la aportación de valor. Este nuevo enfoque, centrado en el protagonismo de la persona en detrimento de la institución, abre infinidad de posibilidades para freelances y profesionales capaces de gestionar su propia carrera profesional, habituados a participar en diversos proyectos y a no limitar su actividad a la colaboración con un único equipo o empresa.

El Instituto Superior del Medio Ambiente nace en 2010 como la única Escuela de Negocios española especializada en facilitar al técnico de medio ambiente las herramientas y recursos que pueden ayudarle a desarrollar su labor profesional de una forma más eficaz. Esta situación nos convierte en un observador privilegiado, al tanto de las inquietudes de profesionales y futuros profesionales que se acercan a este sector con el objetivo de desarrollar su actividad con responsabilidad y criterio.

Teniendo en cuenta que hoy en día juegan un papel determinante conceptos como confianza, personalización y rigor en el trato con el cliente, las opciones en el ámbito de la formación pasan por identificar qué buscas y cómo quieres sacar adelante tu proyecto. Porque quienes nos dedicamos a la formación no podemos ser ajenos a esta realidad y tenemos que movilizar todos los recursos a nuestra disposición para satisfacer estas necesidades, debemos más que nunca reflexionar. Y esta reflexión nos lleva a considerar algunos aspectos que entendemos clave y que pueden ayudar a quien hoy tiene que elegir hacía dónde orientar su trayectoria y en qué forma. Por limitar el análisis a las cuestiones más relevantes y concretas, me permito seleccionar seis de ellos que considero imprescindibles.

A saber.

  • Se está dando más protagonismo que nunca a la participación de consultores y profesionales en activo, perfiles que desarrollan su actividad diaria en el mismo ámbito de conocimiento en el que participan como docentes. El alumno demanda cada vez más conocimiento aplicado y que su paso por las aulas le ayude a saber hacer más que a conocer.
  • Independientemente del coste, que siempre fue y será un factor determinante, la duración ha pasado a tomar un papel protagonista. Se buscan cursos cortos y de máxima especialización, que nos permitan diferenciarnos pero también que nos ofrezcan resultados con razonable inmediatez. El alumno diseña a menudo su propio itinerario formativo, combinando la aplicación de herramientas GIS con las consideraciones de la Evaluación Ambiental, por ejemplo, eligiendo aquellos conocimientos y herramientas que considera mejor complementan su perfil profesional.
  • El formato on line abre todo un universo de posibilidades al alumno y le permite acceder a contenidos y conocimientos que de otra forma tendría restringidos. La formación presencial sigue sin embargo estando muy presente, especialmente cuando hablamos de disciplinas en las que las interacciones alumno- docente y alumno-alumno pueden ofrecer un valor añadido en términos de experiencia y conocimiento aplicado. Si a esta circunstancia le sumamos la consolidación de contactos y networking, resulta comprensible que infinidad de cursos y temáticas impartidas en formato presencial o blended-learning como las relacionadas con Cálculo de Huella de Carbono, Ahorro y Eficiencia Energética o Responsabilidad Social Empresarial, estén teniendo una excepcional aceptación y estén en permanente demanda.
  • Temáticas y contenidos probablemente sean criterios prioritarios a la hora de realizar un curso o decantarse por una entidad u otra pero no son los únicos. El alumno demanda cada vez más servicios que complementen su experiencia formativa con actividades que le ofrezcan recursos, herramientas e información actualizada y contrastada. En el caso del Instituto Superior del Medio Ambiente, la Comunidad de Profesionales ISM se diseñó con el objetivo de atender esta necesidad y, cuatro años después de su puesta en marcha, son casi 20.000 los profesionales que consultan periódicamente este espacio en búsqueda de nuevos conocimientos.
  • Máxima especialización y nuevos ámbitos de conocimiento parecen ser la apuesta clara en la búsqueda de diferenciación. De esta forma, aspectos relacionados con la Agricultura Ecológica, el Ecodiseño o la Sostenibilidad se han convertido en principal inquietud de un muy importante número de profesionales que quieren conocer nuevas herramientas y ampliar su ámbito de especialización.
  • Por último, prestigio y credibilidad, que habiendo sido siempre aspectos clave se convierten hoy en elementos absolutamente determinantes en la medida en que van a ser seguro objeto de análisis en cualquier tipo de proceso de selección o potencial colaboración con otros profesionales. Y no sólo porque la credibilidad lleva implícita confianza, sino porque aprovechar los recursos que las distintas entidades y escuelas de negocio ofrecen en términos de contacto con docentes y alumnos supone un valor añadido que deberíamos intentar aprovechar.

En definitiva, que si los resultados después de estos primeros meses que llevamos de año pueden ser excepcionalmente alentadores y un reflejo claro de que el sector se está moviendo, es imprescindible ser más exigentes que nunca y pedir a los profesionales de la formación lo que siempre debió ser principio rector de su actividad: orientación a resultados.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs