Todas las entradas de: JLCanga

Pep Lemon: un ejemplo español de Economía Circular, que permite entender el “upcycling”

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

La Economía Circular trata de desvincular el crecimiento económico, de un obligado consumo de recursos naturales. En el modelo de la Economía Circular las empresas hacen todo lo posible por conservar sus recursos y aprovecharlos, evitando, en la medida de lo posible el consumo de nuevos recursos, especialmente de aquellos que pueden resultar críticos. En definitiva, es el ecodiseño llevado al máximo, pensando, desde el diseño inicial, cómo conseguirlo.

En la Economía Circular se ha acuñado un término nuevo, el “upcycling”, de difícil traducción, pero importante significado. Se trata de una reutilización creativa, en la que los co-productos, los subproductos, los materiales no útiles y los residuos se transforman en productos de mejor calidad o mayor valor ambiental. Es lo contrario del “downcycling”, en el que todo se convierte en algo de menos calidad, que es lo que con frecuencia ocurre en el reciclado, en que se extrae o se obtiene un material útil de un producto, para emplearlo en otro sistema de producción. El upcycling requiere la intervención a fondo del ecodiseño, en todas las etapas del ciclo de vida del producto.

Pues bien, hoy quiero que conozcas Pep Lemon, una ejemplar iniciativa española de Economía Circular, social y colaborativa, que te ayudará a entender bien el concepto de “upcycling”.

En el año 2016 tuve el honor de ser invitado a participar como jurado de un concurso de ecodiseño en el CONAMA. De esa manera tuve la oportunidad de conocer el proyecto de Pep Lemon, en la isla de Mallorca, que me parece un excelente ejemplo de Economía Circular, social y colaborativa, que merece ser divulgado y apoyado.

El proyecto nace en 2013, de una realidad dura, marcada por la crisis vivida a partir del año 2007:

  • Cada año se perdían en Mallorca toneladas de limones que no tenían aprovechamiento, por tener una forma o un tamaño rechazados por el mercado, o por ser producciones familiares de pequeña dimensión.
  • La progresiva desaparición de empresas embotelladoras en Mallorca. En 1973 había 131 empresas, pero en 2017 ya sólo quedaban 2.
  • Un mercado de bebidas refrescantes acaparado en un 90% por grandes multinacionales. Pero con un pujante nacimiento de marcas locales (indie brands), muy creativas, que con ingenio y buen hacer se van haciendo un hueco en los mercados locales.

Pep Lemon es una brillante combinación de voluntades y oportunidades, que se desarrolla en la isla de Mallorca:

  • En primer lugar, recogen los limones y naranjas que son rechazados por el mercado convencional. Todos provienen de fincas de la isla de Mallorca. También aprovechan las algarrobas, otro producto local en desuso, para hacer una bebida de cola local.
  • Después los exprimen, con la ayuda de personas con discapacidad, que tratan cada limón y cada naranja con todo el cariño; y que gracias a esta iniciativa cuentan con un trabajo estable y útil, del que estar orgullosos.
  • A continuación, embotellan el zumo (totalmente natural) en la última embotelladora independiente de las Islas Baleares. Para ello emplean envases reutilizables.
  • Distribuyen su producto, mediante la colaboración de los medios de transporte de otra empresa local, en aquellos locales de la isla que entienden el proyecto, valoran un producto natural y apuestan por lo que Pep Lemon representa.
  • Aprovechan la pulpa de la producción de la bebida, que podría ser un residuo, para producir mermelada de limón y naranja.
  • Y para que no falte de nada, también tienen el Gin&Lemon, la combinación perfecta: zumo de limón natural, sin gas y ginebra con aromas de romero.
  • Dedican un 5% de lo obtenido con la producción, al fomento de la cultura local.

Como ves, se trata de una idea sencilla, a la que no le falta de nada. Una industria local, que:

  • Emplea productos que se desaprovechaban, convirtiéndolos en algo de más valor.
  • Hace un producto natural, con una producción sostenible.
  • Utiliza envases reutilizables.
  • Tiene un contenido social, dando trabajo a personas con discapacidad, que no lo tienen nada fácil.
  • Minimiza su Huella de Carbono y su Huella Ambiental, con una producción y una distribución local, que cierran el ciclo de vida del producto.

En definitiva, un ejemplo español de “upcycling”.

Otro aspecto interesante de Pep Lemon es que no tienen interés en exportar botellas fuera de Mallorca. Prefieren que otros repliquen el modelo a nivel local, utilizando recursos y creando riqueza a nivel local, de manera que se produzcan beneficios ambientales y sociales, a pequeña escala, pero en muchos lugares.

Confío que el proyecto te haya gustado tanto como a mí, y que las ganas de probar cualquier especialidad Pep te desborden, por ser un buen producto natural, que cuida su ciclo de vida completo, y un excepcional ejemplo de economía circular, local, social y colaborativa. Es difícil compendiar tantas cosas en un solo proyecto.

Pero la felicidad nunca puede ser completa, y Pep Lemon fue demandada por PepsiCo, alegando que se sentían perjudicados por que los consumidores se confundirán con los nombres, que en su opinión son demasiado similares. De momento, en octubre de 2016, los tribunales le dieron la razón al poderoso, en una discutible sentencia, pero Pep Lemon no tira la toalla.

Si la iniciativa de Pep Lemon te parece valiosa, crees que la demanda de PepsiCo es una desmesura y que Pep Lemon merece seguir adelante, quizá te interese colaborar en una campaña que pide que se respete a la empresa mallorquina.

Si estás interesado en los temas de Ecodiseño, la Declaración Ambiental de Producto, Análisis de Ciclo de Vida, software de ACV, Huella de Carbono, la Huella Hídrica, la Huella de Agua, la Huella Ambiental de un producto y cómo se calculan, te invitamos a participar en el curso que impartimos sobre las Huellas de Producto en el Instituto Superior de Medioambiente (ISM) sobre esta materia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Ecodiseño para reducir la Huella de Carbono del ciclo de vida de los coches

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

¿Te habías planteado, en algún momento, dónde se produce la parte más importante de la Huella de Carbono de un coche, a lo largo de su ciclo de vida completo? Vamos a intentar aclararlo y para ello nos vamos a basar en un estudio realizado por la World Auto Steel, que nos lleva a otras conclusiones interesantes, para el ecodiseño de los coches.

La Huella de Carbono de un coche comienza con la extracción y procesado de las materias primas necesarias para fabricar el coche, y el propio proceso de fabricación. Sigue con la fase de uso, en la que se consume combustible, lo que obliga a considerar también la extracción y refino de éste. Y termina al final de la vida útil, con el reciclado de la mayor parte de materiales posibles y el depósito en vertedero del resto.

Ciclo de vida de un vehículo. Fuente: http://www.nextgreencar.com

Hay una demanda legislativa creciente de una mayor eficiencia en el consumo de combustible por los automóviles. Ello ha llevado, entre otras cosas, a buscar una reducción de su peso, para lo que se ha recurrido a considerar el uso de materiales alternativos en el diseño de varios componentes del coche, que históricamente se han producido utilizando acero.

Pero, esta sustitución de materiales, con la consiguiente reducción del peso del vehículo, ¿es siempre positiva? La forma de dar una respuesta fiable es estudiar los impactos ambientales del ciclo de vida completo del vehículo, cuyos resultados nos dan alguna sorpresa.

En el estudio encargado por la World Auto Steel se han comparado tres opciones de fabricación de vehículos: la fabricación tradicional con acero; la fabricación con aluminio; y la fabricación eficiente con acero, en la que se optimiza la cantidad y resistencia del acero.

Como indicador ambiental se ha empleado la Huella de Carbono del Ciclo de Vida (tal y como se ha descrito antes) de las tres alternativas de fabricación mencionadas. Los resultados obtenidos son los siguientes:

En la fase de extracción y procesado de las materias primas, junto con la fabricación del coche, las emisiones de Gases de Efecto Invernadero ocasionadas por las partes de aluminio aumentan mucho las emisiones de la fase de fabricación, debido a que la producción del aluminio es muy intensiva en consumo de energía. La producción primaria de acero produce de 7 a 20 veces menos emisiones que otros materiales alternativos.

Las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de la fase de uso son ocasionadas en: la extracción, refino y fabricación del combustible; y en el uso del combustible en el vehículo. En esta fase se produce la parte más importante de emisiones del ciclo de vida; y se nota el menor peso de los vehículos de acero y aluminio eficiente, con ventaja para este último.

En la fase de fin de vida útil, el reciclado de los materiales da lugar a emisiones de Gases de Efecto Invernadero evitadas, gracias a que ello evita el uso de materia prima. Como la producción del aluminio tiene mayores emisiones que la del acero, el reciclado del aluminio le da una mayor descarga ambiental.

El resultado para el ciclo de vida completo es que:

  • El coche de aluminio eficiente tiene unas emisiones de CO2e un 1% mayores que las de un coche de acero convencional. Además, su coste de fabricación es 3 veces mayor.
  • El coche de acero eficiente tiene unas emisiones de CO2e un 1% menores que las de un coche de acero convencional.

Los resultados del estudio muestran que:

  • Es importante tener en cuenta el ciclo de vida completo, para tener una visión correcta de los efectos ambientales de un producto. Mejoras parciales en una fase pueden conllevar a un empeoramiento global en el ciclo de vida completo, lo que sería perjudicial.
  • Los diseños actuales de coches con acero varían drásticamente en eficiencia.
  • La comparación de un diseño eficiente con acero, con un diseño eficiente en aluminio, reduce significativamente el ahorro en peso conseguido con la fabricación en aluminio.
  • En materia de ecodiseño, hay un importante potencial de ahorro en peso a mejorar, para la fabricación con acero.
  • Teniendo en cuenta que, en la fabricación con aluminio, el ahorro en peso del vehículo es de sólo un 2,8% frente a los diseños de acero eficientes, el incremento de coste que se produce con los materiales de aluminio no parece justificado.

También te puede interesar conocer la herramienta de apoyo al ecodiseño de vehículos, que World AutoSteel ha hecho pública recientemente. Se trata de la versión 5.0 del Modelo de Energía y Huella de Carbono de vehículos, desarrollado por la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB). El modelo, gratuito, en formato Excel, ayuda al usuario a hacer el Análisis del Ciclo de Vida y analizar los impactos ambientales del diseño de un nuevo vehículo.

Para los usuarios que quieran ir más allá de conocer la Huella de Carbono, el modelo puede interactuar con autoLCA™, que permite la conexión con el software Gabi (de la empresa thinkstep), de Análisis se Ciclo de Vida y sus bases de datos (requiere el pago de la licencia).  De esta manera, se puede hacer una evaluación completa de los impactos ambientales del Ciclo de Vida completa con metodologías como ILCD/PEF, que es la recomendada por la Huella Ambiental de la Unión Europea.

Si todos estos temas te interesan y además quieres formarte en la materia, te invitamos a visitar la web del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM), en la que encontrarás una amplio abanico de cursos sobre Ecodiseño, Huella de Carbono, Huella de Agua, Huella Ambiental de la Unión Europea, Ecoetiquetado, Análisis de Ciclo de Vida (incluido softwares SimaPro y Gabi), Gestión Ambiental de Producto, etc.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Reducción de la Huella Hídrica en la industria del automóvil

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

Reutilización del agua de lluvia para reducir la Huella Hídrica, en una planta de montaje de coches

Para reducir la Huella Hídrica y la Huella de Agua pueden aplicarse diversas estrategias. Hoy veremos un ejemplo que creemos que puede resultar interesante, porque además de permitir una reducción en el consumo de agua, ha supuesto ahorros de costes para la compañía (del orden de 2 millones de dólares anuales).

Es el caso de General Motors, que ha acometido unas interesantes modificaciones en la planta de montaje de Detroit-Hamtramck, con el objetivo de reutilizar el agua de lluvia que cae sobre sus instalaciones.

En la situación previa a los cambios, el agua de lluvia que caía sobre la planta quedaba potencialmente contaminada y era vertida al sistema de saneamiento, teniendo que pagar el correspondiente canon de depuración municipal. Este coste era del 14% del presupuesto destinado al pago de servicios en la planta.

El proyecto desarrollado por General Motors ha preparado en la planta tres estanques, para tener la capacidad de recoger el agua de lluvia que cae sobre ella, hasta la cantidad correspondiente a un período de retorno de 100 años. Desde allí el agua es bombeada hasta la planta de tratamiento, donde se pasa por unos filtros de arena.

huella hídrica reutilización agua de lluvia GM

Fuente: General Motors

El agua así tratada se utiliza en las torres de refrigeración de la planta. El agua sobrante se trata a su vez mediante filtros de carbono y ósmosis inversa; el objetivo es emplear esta agua para producir vapor, con el que suministrar calor y energía a la propia planta de General Motors y a otras 145 empresas de la zona.

El agua de rechazo del proceso de tratamiento de agua se emplea a su vez para limpiar los lodos de pintura que se producen en las cabinas de pintura de los coches. Esto produce unos ahorros anuales de unos 75.000 dólares.

El desarrollo del proyecto ha obligado a una estrecha colaboración de la empresa con la municipalidad de Detroit. Se espera que le ahorre a la compañía unos 2 millones de dólares al año.

A pesar de lo que pudiera parecer, con este proyecto, en principio, no se reduce la Huella Hídrica azul de la planta, porque esta sigue usando la cantidad de agua que necesita para sus procesos (no nos dicen que se hayan hecho más eficientes). Hay que tener en cuenta que, en la situación previa al proyecto, el agua de lluvia que caía sobre la planta y salía de ella no forma parte de la Huella Hídrica azul, porque no era consumida en la planta.

Con el aprovechamiento del agua de lluvia lo que cambia es el origen del agua que se usa en la planta, que ya no proviene de la red de suministro, sino de la lluvia.

Sin embargo, el proyecto sí ayuda a reducir la Huella Hídrica gris, porque toda el agua de lluvia que caía sobre la planta y que, inevitablemente, adquiría un cierto nivel de contaminación, sí formaba parte del vertido. Con el desarrollo del proyecto de reutilización del agua de lluvia, la planta de General Motors reduce la cantidad de agua vertida y la carga contaminante que lleva, lo que contribuye a minorar la Huella Hídrica gris.

Gracias a las inversiones realizadas (tanques de retención del agua de lluvia, bombeos y tratamientos de agua), la empresa consigue reducir su Huella Hídrica gris y además ahorros económicos anuales: por un lado, al no pagar el canon de vertido del agua de lluvia a la red de saneamiento; y por otro, por no tener que pagar tampoco por la cantidad de agua de lluvia que reutiliza y que no debe tomar de la red de suministro general.

Desde 2010 hasta 2015, la compañía ha reducido su consumo de agua en un 10%. General Motors se ha propuesto el objetivo de reducir su intensidad de uso del agua en un 15%, en el año 2020, respecto al año 2010. El proyecto de reutilización del agua de lluvia, desarrollado en la Detroit-Hamtramck Assembly Plant, es un buen ejemplo que puede ser aplicado en otras plantas del grupo.

Fuente: General Motors. 2015 Sustainability Report

2015-sustainability-report-gm

Este post se publicó originalmente en el blog de Abaleo

Si todos estos temas te interesan, te gustaría aprender a hacer estos cálculos y quieres formarte en la materia, te invitamos a visitar la web del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM), en la que encontrarás una amplio abanico de cursos sobre Huella Hídrica y Huella de AguaEcodiseñoHuella de CarbonoHuella Ambiental de la Unión EuropeaEcoetiquetado, Análisis de Ciclo de Vida (incluido softwares SimaProGabi), Gestión Ambiental de Producto, etc.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Ley de Responsabilidad Medioambiental: La Malquerida

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

La Ley 26/2007 de responsabilidad medioambiental es un ejemplo más de ley de contenido ambiental que fracasa, que con el paso del tiempo queda descafeinada hasta casi desaparecer.

Para empezar la ley nació con 5 meses de retraso, respecto a las fechas exigidas por la Directiva que traspone. Este embarazo de elefante no sirvió para tener una ley mejor terminada; más bien fue al contrario. En primer lugar, nació en octubre y teniendo que ser aplicada con efecto retroactivo al 30 de abril anterior, algo jurídicamente raro. Pero, además, la ley nació muy ambiciosa y en su devenir a lo largo de ya cerca de 10 años ha ido sufriendo sucesivos recortes y prácticamente no se ha aplicado. Me pasa por la cabeza que, además de Malquerida, esta Ley fue “mal parida y peor criada”, a lo largo de su vida.

¿Quieres un buen ejemplo? Las empresas de prioridad 1 (por su máximo riesgo ambiental) que, “teóricamente”, como muy tarde el pasado 30 de junio de 2014, debían haber visto publicada la Orden Ministerial que fijaba la fecha en que debían haber realizado ya un Análisis de Riesgos Ambientales y contratado una garantía financiera, siguen esperando con escepticismo y sin prisa.

Y las de prioridad 2, ven como el plazo de su Orden Ministerial (el 30 de junio de 2016) se supera ampliamente, por lo que se han puesto a la cola; y tampoco tienen prisa.

Para el resto de actividades incluidas en el nivel 3, la publicación de las Órdenes Ministeriales tiene de plazo hasta el 22 de junio de 2019. ¿Será capaz el Ministerio de cumplirlo? Se admiten apuestas.

¿Alguien recuerda casos significativos de aplicación de esta Ley en los últimos 10 años? Porque casos a los que aplicarlos ha habido. Recordemos, por ejemplo, el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña, sobre el que nuestros responsables políticos de dos comunidades autónomas se apresuraron a decir que no había ocasionado ningún riesgo ambiental y que todo estaba controlado. Me encantaría poder confiar en sus manifestaciones, pero:

  • En incendios similares en otros países ha quedado demostrado que los riesgos ambientales de estos incendios son elevados para la salud humana, los suelos y las aguas subterráneas, etc.
  • Los abundantes precedentes de minusvaloración sistemática de todo aquello que pueda causar un perjuicio a la carrera del político de turno (o implicar la asunción de responsabilidades, hasta ahí podíamos llegar) nos hacen sospechar que este es un caso más, en el que no nos han contado toda la verdad.

Un excelente ejemplo de la inoperancia del Ministerio es su actitud ante actividades como el fracking, que, tras la subida del precio del petróleo, retomará su interés en abrir explotaciones en España.

El fracking es una actividad que entraña riesgos ambientales que pueden ser importantes y afectar también a la salud y los bienes económicos de las personas. Es un tema suficientemente serio como para hacerlo bien desde el primer momento y procurar no equivocarse.

Por ello la Comisión Europea publicó en 2014 una Recomendación con unos principios mínimos para la utilización del fracking. Su objetivo es que el empleo del fracking se haga garantizando la preservación de la salud pública, el clima y el medio ambiente, el uso eficiente de los recursos y la información del público. Si de verdad hay recursos energéticos suficientes para que merezca la pena aplicar las técnicas del fracking: hágase bien y con todas las garantías; cuéntese a los ciudadanos la verdad siempre; y créense los medios adecuados para informar bien a la población.

El fracking debe ser sometido, entre otras autorizaciones ambientales, a un Análisis de Riesgos Ambientales serio y profundo, que permita adoptar las medidas de prevención y contención necesarias para evitar problemas ambientales, incluidas garantías financieras de cuantía suficiente. Y si a las empresas explotadoras no les salen las cuentas, que no sufran; que se dediquen a otra cosa más rentable. Que no sea necesario crear también una empresa pública que compre los “pozos de fracking malos”.

¿Se tomará en serio el Ministerio aplicar la responsabilidad medioambiental al fracking? Hasta la fecha no ha tomado siquiera en consideración el tema.

Afortunadamente, a pesar de la mala ejecutoria del Ministerio en materia de responsabilidad medioambiental, tenemos una Directiva Europea que tenemos que cumplir, por lo que la Ley se aplicará y el Análisis de Riesgos Ambientales se convertirá, para las empresas serias y solventes, en una buena herramienta de prevención.

En último término tenemos a la Unión Europea, a la que podemos recurrir planteando quejas que obliguen a nuestros gobiernos a respetar el medio ambiente y arreglarlo cuando se daña, siendo los causantes los que paguen los “platos rotos”. Ya está bien de que entre todos los españoles paguemos a escote todo lo que estropean unos empresarios irresponsables.

Si estos temas te interesan y te apetece profundizar, te recomendamos el curso on line de Análisis de Riesgos Ambientales que impartimos en el Instituto Superior de Medioambiente (ISM). En él abordamos toda esta temática con una visión muy práctica y completamente actualizada.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Declaración Ambiental de Producto en la ISO 14001:2015

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

¿Sabías que es posible que puedas encontrar Declaraciones Ambientales de productos similares a las de los productos de tu empresa, a las que puedes tener acceso gratuitamente?

La ISO 14001:2015 pide a las organizaciones que, para definir su Sistema de Gestión Ambiental, adopten la perspectiva del ciclo de vida; es decir, que tengan en cuenta las etapas consecutivas e interrelacionadas de su sistema de producto (o servicio), desde la adquisición de materia prima o su generación a partir de recursos naturales hasta la disposición final. Esta perspectiva debe estar presente tanto en la determinación de los aspectos ambientales como en la planificación y control operacional, así como, cuando sea relevante, para el desempeño ambiental de la organización.

Las empresas tienen de plazo hasta septiembre de 2018 para adaptar los sistemas de gestión ambiental a la nueva ISO 14001:2015. Eso sí, las nuevas certificaciones de sistemas de gestión serán conformes a la ISO 14001:2015, por lo que desde sus inicios deberán adoptar la perspectiva del ciclo de vida.

En definitiva, la adopción de la perspectiva del ciclo de vida en los Sistemas de Gestión Ambiental es algo inevitable. La mejor respuesta es poder hacer un Análisis del Ciclo de Vida de los productos o servicios de la empresa. Pero la norma no exige realizar un Análisis del Ciclo de Vida, consciente de que es una herramienta que no está al alcance de todo el mundo.

¿Qué podemos hacer entonces, si queremos dar respuesta a los requisitos de la nueva norma? Hay varias opciones y vamos a comentaros una que os puede ser de gran utilidad: se trata de las Declaraciones Ambientales de Producto.

Una Declaración Ambiental de Producto es:

  • Un “inventario de datos medioambientales cuantificados de un producto, con unas categorías de parámetros prefijadas, basados en la serie de normas ISO 14040, referentes al Análisis de Ciclo de Vida”.
  • Un informe detallado (Ecoetiqueta tipo III; ISO 14025), con información muy técnica, realizado dentro de un Programa de Declaración Medioambiental (Global EPD – Aenor; Environdec; IBU; etc.).
  • Un documento muy técnico, que:

-          Se verifica por una tercera parte independiente, que debe estar debidamente acreditada por el Programa bajo el que se desarrolla.

-          Se suele usar en la relación entre empresas (B2B); no es simplemente un símbolo o un logotipo.

En el esquema siguiente se muestra la relación entre las diferentes normas y las Reglas de Categoría de Producto, que regulan la realización de las Declaraciones Ambientales de Producto.

Lo mejor sería que la empresa se planteara hacer la Declaración Ambiental de un producto importante o representativo de su actividad. Con ello tendría una buena base para saber cómo son los efectos ambientales de su actividad, a lo largo de todo su ciclo de vida. Y basándose en ese conocimiento podría extraer conclusiones aplicables al resto de sus productos.

Pero si no es el momento adecuado para hacer la Declaración Ambiental de alguno de sus productos, la empresa puede recurrir a buscar Declaraciones Ambientales de Productos similares a los suyos. Este es un documento que:

  • Se habrá elaborado siguiendo una Regla de Categoría de Producto (es pública y casi siempre gratuita), que especifica con todo detalle cómo debe hacerse el Análisis de Ciclo de Vida.
  • Debe describir muy bien y con claridad, cómo se ha realizado y sus resultados.

Por ello, debería ser razonablemente sencillo sacar conclusiones aplicables a nuestros productos, introduciendo indirectamente la perspectiva del ciclo de vida, en nuestro Sistema de Gestión Ambiental.

Por ejemplo, debajo mostramos unas gráficas extraídas de la Declaración Ambiental de Producto de un parque eólico de Siemens. En ella podemos ver que:

  • La obtención de los materiales con que se fabrican los molinos eólicos es la fase que más contribuye a las seis categorías de impacto ambiental estudiadas. Y que el proceso de fabricación de los molinos y la construcción del parque eólico, son las siguientes fases en importancia.
  • La fase de operación contribuye poco.
  • El desmantelamiento y reciclado de los molinos, al final de su vida útil, tiene un apreciable impacto positivo, sobre todo en la categoría de disminución de recursos minerales.

En las gráficas siguientes se muestra el porcentaje de contribución a la Huella de Carbono (por kWh de electricidad producida) de los materiales empleados en la fase de fabricación de los molinos y de construcción del parque eólico. Se observa claramente que:

  • La obtención del acero contribuye al 51% de la Huella de Carbono de la fase de obtención de los materiales, mientras hormigón aporta el 13% y el aluminio y el epoxi el 11%, cada uno.
  • En la fabricación y construcción del molino, la torre del molino contribuye al 39%; las cimentaciones, con el 21%; las palas, con el 16%; y la góndola, con el 11%.

Por tanto, de una manera muy preliminar y básica, por ejemplo, podríamos orientar nuestros indicadores de sostenibilidad del Sistema de Gestión Ambiental, a evaluar el consumo de materias primas (acero, hormigón, aluminio y epoxi) y energía empleados (por kWh de electricidad producida), en la fabricación y construcción de la torre del molino, las cimentaciones, las palas y las góndolas.

Las Declaraciones Ambientales de Producto de los Programas serios se hacen públicas y son accesibles gratuitamente en sus respectivas webs. Por tanto, es posible que dispongas de una información muy interesante, de productos similares a los que necesitas, que puede ayudarte a introducir la perspectiva del ciclo de vida en tu Sistema de Gestión Ambiental.

También, tanto si has hecho la Declaración Ambiental de alguno de tus productos, como si has encontrado alguna similar (cuyas conclusiones puedas justificar que son aplicables a tu caso), a partir de ella puedes identificar unos indicadores ambientales, que tienen un peso importante en el perfil ambiental de tu producto y que son fáciles de monitorizar, a lo largo de los años.

Si todos estos temas te interesan y quieres formarte en la materia, te invitamos a visitar la web del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM), en la que encontrarás una amplio abanico de cursos sobre Ecoetiquetado, Declaración Ambiental de Producto, Ecodiseño, Huella de Carbono, Huella de Agua, Huella Ambiental de la Unión Europea, Análisis de Ciclo de Vida (incluido softwares SimaPro y Gabi), etc.

Si quieres ampliar la información sobre este tema consulta el resto de nuestras publicaciones en Comunidad ISM y nuestro blog Abaleo

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Reciclar es siempre la mejor opción? El Análisis de Ciclo de Vida nos lo aclara

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por JLCanga. Texto original

Como criterio general, frente a la generación de residuos se plantean los principios de reducir, reutilizar y reciclar. Y como principios generales son correctos. Pero ¿puede haber casos en que reciclar sea menos deseable que gestionar el residuo? La respuesta es que sí, puede ocurrir que reciclar no sea siempre la mejor solución; y la forma de saberlo es hacer un Análisis de Ciclo de Vida completo, empleando alguna de las herramientas típicas para ello, como SimaPro o Gabi.

Tradicionalmente se dice que reciclar supone un ahorro de energía, de agua y de materias primas, así como un menor impacto en los ecosistemas y los recursos naturales. Y es cierto. Por ejemplo, si se recicla el acero de la maquinaria, los vehículos, los barcos, etc., al final de su vida útil, se evita tener que extraer materia prima mediante minería.

Pero una vez que un producto llega al final de su vida útil, prepararlo para su reciclado consume energía, agua, recursos naturales, terreno (para la planta de reciclado) y genera emisiones a la atmósfera, el agua y los suelos:

  • Para empezar hay que recoger los productos a reciclar y llevarlos a una instalación donde se hagan las operaciones necesarias para que pueda ser incorporado otra vez en el ciclo de producción. Tanto el transporte como la planta de reciclado consumen importantes cantidades de combustibles y energía.
  • A veces los lugares donde se hace el reciclado son lejanos, obligan a grandes transportes de ida y vuelta y las condiciones en que se hace esta operación dejan mucho que desear.
  • La combustión de combustibles, la generación de energía y la propia operación de reciclado:
  • Precisan el consumo de algunas materias primas.
  • Ocasionan la emisión de Gases de Efecto Invernadero, partículas y otros gases.
  • Generan vertidos y residuos.
  • Suponen la ocupación de suelos.

Si el saldo en la comparación entre lo que se ahorra con el producto reciclado y lo que se genera para reciclarlo es positivo, el reciclado es la elección adecuada. Pero no siempre las cosas están tan claras como sería de desear. Es necesario evitar que como consecuencia del reciclado se produzca un traslado de impactos de unas fases del Ciclo de Vida del producto a otras, y que ello conduzca a un resultado global peor que el inicial sin reciclaje. En Ecodiseño es indispensable tener en cuenta los posibles traslados de impactos.

http://noticias.coches.com/

Y para ponerlo de manifiesto (a título meramente orientativo y como ejemplo) vemos a continuación la comparación del impacto ambiental que genera obtener madera en una explotación forestal para producir pasta de papel y reciclar papel usado para que pueda ser utilizado para hacer otra vez papel. La comparación la hemos realizado con la metodología de evaluación de impacto ambiental de la Unión Europea (ILCD 2011 midpoint). Y hemos utilizado el programa SimaPro.

Como puede verse en la gráfica (en la que presentamos la fase de normalización de la evaluación de impactos), hay categorías de impacto que son más favorables a la obtención de la madera de una explotación forestal (columna verde) y otras que muestran como preferible el reciclado de papel usado (columna roja).

En definitiva, para hacer las cosas “con fundamento” conviene estudiarlas bien y para ello, una metodología muy útil es el Análisis de Ciclo de Vida, que se utiliza en el Ecodiseño serio de productos complejos e importantes. La herramienta que permite aplicarla es un software como Sima Pro o Gabi.

Si te interesa aprender a aplicar herramientas de ACV para procesos de gestión ambiental te invitamos a conocer nuestros cursos de Software Sima Pro y Gabi, así como nuestro programa Especialista en Gestión Ambiental de Producto

Este post fue originalmente publicado en el blog de Abaleo SL

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs