Los testigos de hielo de Groenlandia, la clave del paleoclima


Seguramente habréis oído hablar sobre los testigos de hielo y la valiosa información que hay en ellos. Antes de nada, por si alguien no lo sabe y tiene la duda, el paleoclima es el clima antiguo del planeta Tierra de hace miles y millones de años, y un testigo de hielo es una columna de hielo extraída de los glaciares que puede llegar hasta los tres kilómetros de longitud. Y os preguntaréis, ¿Cómo puede extraer una columna de hielo de tanta profundidad y sacar información sobre el clima de hace miles de años atrás?

Pues bien, los testigos de hielo se sacan con un taladro de perforación de gran longitud. Este taladro tiene un fuste con cuchillas afiladas en la punta y va descendiendo desde la plataforma hasta el punto de perforación. Para impedir que el agujero perforado se desplome (no olvidemos que es hielo lo que estamos perforando) los técnicos inyectan un fluido con el que se iguala la presión respecto al hielo que hay alrededor. Luego un motor activa las cuchillas y va realizando pequeños cortes para ir profundizando. De esa manera el hielo va quedando en el taladro y luego se extrae y se conserva.

 

Vale, ya hemos contestado la primera pregunta, ahora pasamos a la segunda. ¿Cómo pueden extraer información del clima de miles de años atrás de un hielo? Bien, como sabéis, cada año, en Groenlandia existen varios episodios de nevadas fuertes y otras nevadas más débiles pero continuas ya que se encuentra cercano al polo Norte y en invierno los rayos de sol inciden muy oblicuos, por lo que la radiación que llega a la superficie es baja y da lugar a bajísimas temperaturas. Conforme la nieve se va depositando en el suelo se va comprimiendo por su propio peso y se van formando capas.

De esa forma, las capas de nieve anuales van formando una especie de anillos donde se va diferenciando la cantidad de nieve que ha caído a lo largo del año. Según el espesor de cada capa conoceremos el régimen de precipitaciones que hubo ese año y podemos ir contando el número de años que han pasado gracias a esos anillos que se extraen del testigo (es muy semejante a contar el número de anillos del tronco de los árboles para conocer la edad de dicho árbol).

Por otro lado, nos encontramos con las partículas en el hielo. Se puede conocer si hubo erupciones volcánicas si hay restos de ceniza en los anillos de testigo de hielo. También podemos conocer el régimen de vientos que hubo en esa época viendo la cantidad de partículas de polvo y polen que hubo en las estaciones primaverales. Con las burbujas de aire que quedan atrapadas en el hielo, podemos conocer las diferencias que hubo en las concentraciones de CO2 y metano en la atmósfera. La existencia de átomos de oxígeno 17 y 18 nos señala las temperaturas en el momento de las precipitaciones. Normalmente, el enfriamiento de una masa de aire provoca la lluvia que lleva un agua más «pesada» con átomos de oxígeno de peso molecular 17 y 18 en vez de 16. Por lo tanto una nevada tierra adentro en épocas frías tiende a tener más agua «ligera» ya que los átomos más pesados han caído en forma de lluvia en su curso por el océano.

El testigo de hielo funciona como un alimento congelado que metemos en un microondas. Comienza a aumentar su temperatura por los bordes y tiende a mantener su temperatura baja en el centro. Pues igual ocurre con los testigos de hielo. El centro del testigo de hielo tiende a mantener la temperatura original a la que se formó, por lo tanto nos revela información de las temperaturas en esos tiempos.

Por lo que podéis observar, y por muchas más cosas, los testigos de hielo nos hablan sobre los acontecimientos que ha tenido nuestro clima en tiempos muy atrás y son cruciales para conocer hasta qué punto la influencia del ser humano y sus actividades degradantes pueden afectar al clima mundial. Existen testigos de hielo que nos dan información incluso del clima de hace 110.000 años. Por lo que si con el cambio climático los casquetes de hielo desaparecen, estaremos perdiendo valiosa información sobre los ciclos que ha tenido la Tierra a lo largo de miles de años.

Twittear

Leer más

¿Es el calentamiento global provocado solamente por la revolución industrial?


Todos estamos acostumbrados a asociar el cambio climático y el aumento del efecto invernadero y los gases en la atmósfera con la revolución industrial. La revolución industrial es el punto de inflexión en el que el ser humano descubre el uso de combustibles fósiles para la maquinaria, transporte, industria, etc. El continuo uso de los combustibles fósiles emite gases de efecto invernadero a la atmósfera y éstos almacenan calor y no dejan que se vaya la radiación, haciendo aumentar la temperatura media del planeta. Pero, ¿y si te digo que el cambio climático fue provocado en una menor medida mucho antes de la edad industrial?

Existe un calentamiento antropogénico preindustrial provocado por las actividades agrarias. Las actividades agrarias de nuestros antepasados iniciaron el calentamiento global miles de años antes de la revolución industrial. Normalmente, el planeta tierra tiene ciclos de 11 000 años llamado precesión. El eje de la tierra orbita y da una vuelta sobre sí mismo haciendo cambiar la cantidad de radiación que llega del sol al planeta. Generalmente, en esos ciclos de 11 000 años, las tendencias de aumento y bajada en la concentración de dióxido y metano se han mantenido estables. En los años del ciclo donde la tierra recibe mayor radiación solar, la concentración de
metano y dióxido de carbono aumenta, y en los años en los que la radiación incidente en la Tierra es menor, la concentración de ambos gases también es menor. Esto cambió en los últimos 8 000. Con el inicio de la agricultura de nuestro antepasados aumentaron la cantidad de gases de dióxido de carbono y metano. De dióxido de carbono por la tala de árboles para poder generar grandes extensiones llanas en las que poder sembrar. Los árboles talados se descomponen y liberan todo el carbono de su interior en forma de dióxido de carbono. Por parte del metano, aumentó por el inicio de la técnica de inundado en terrazas para el cultivo del arroz. El agua estancada en las terrazas provoca estados de descomposición de la materia orgánica por falta de oxígeno y en ello se libera el gas metano. 


Todas estas cantidades de metano y dióxido de carbono no se pueden comparar a las que se emiten hoy día ni al principio de la era industrial, pero si contribuyeron al cambio en los ciclos de aumento y bajada de la concentración de estos dos gases en la atmósfera. Después de este último ciclo de precesión la tendencia natural sería la de ir disminuyendo la concentración de gases de metano y dióxido de carbono ya que la radiación que llega a la Tierra es menor. Sin embargo, esa tendencia cambió con el origen de nuevas técnicas y extensión de la agricultura hace 8 000 años. Varias actividades relacionadas con la agricultura generan metano. Los arrozales inundados lo producen por la misma razón que los terrenos pantanosos: la vegetación en descomposición. También se desprende metano cuando los campesinos queman las praderas para atraer la caza y promover la germinación de árboles y arbustos y los animales domésticos emiten metano en sus heces y eructos. 

En definitiva, el cambio climático y el aumento de gases de efecto invernadero no ha comenzado en la revolución industrial si no que la tendencia a incrementar esa concentración de gases en la atmósfera viene desde hace unos 8 000 años donde en lugares como la china septentrional, la región del Creciente Fértil del Mediterráneo y más tarde en América se iniciaban nuevas técnicas de agricultura en las que se liberaban a la atmósfera grandes cantidades de metano y dióxido de carbono, la suficiente como para cambiar el ciclo natural de descenso de estos gases en la atmósfera.
 

Twittear

Leer más

¿Es el calentamiento global provocado solamente por la revolución industrial?


Todos estamos acostumbrados a asociar el cambio climático y el aumento del efecto invernadero y los gases en la atmósfera con la revolución industrial. La revolución industrial es el punto de inflexión en el que el ser humano descubre el uso de combustibles fósiles para la maquinaria, transporte, industria, etc. El continuo uso de los combustibles fósiles emite gases de efecto invernadero a la atmósfera y éstos almacenan calor y no dejan que se vaya la radiación, haciendo aumentar la temperatura media del planeta. Pero, ¿y si te digo que el cambio climático fue provocado en una menor medida mucho antes de la edad industrial?

Existe un calentamiento antropogénico preindustrial provocado por las actividades agrarias. Las actividades agrarias de nuestros antepasados iniciaron el calentamiento global miles de años antes de la revolución industrial. Normalmente, el planeta tierra tiene ciclos de 11 000 años llamado precesión. El eje de la tierra orbita y da una vuelta sobre sí mismo haciendo cambiar la cantidad de radiación que llega del sol al planeta. Generalmente, en esos ciclos de 11 000 años, las tendencias de aumento y bajada en la concentración de dióxido y metano se han mantenido estables. En los años del ciclo donde la tierra recibe mayor radiación solar, la concentración de
metano y dióxido de carbono aumenta, y en los años en los que la radiación incidente en la Tierra es menor, la concentración de ambos gases también es menor. Esto cambió en los últimos 8 000. Con el inicio de la agricultura de nuestro antepasados aumentaron la cantidad de gases de dióxido de carbono y metano. De dióxido de carbono por la tala de árboles para poder generar grandes extensiones llanas en las que poder sembrar. Los árboles talados se descomponen y liberan todo el carbono de su interior en forma de dióxido de carbono. Por parte del metano, aumentó por el inicio de la técnica de inundado en terrazas para el cultivo del arroz. El agua estancada en las terrazas provoca estados de descomposición de la materia orgánica por falta de oxígeno y en ello se libera el gas metano. 


Todas estas cantidades de metano y dióxido de carbono no se pueden comparar a las que se emiten hoy día ni al principio de la era industrial, pero si contribuyeron al cambio en los ciclos de aumento y bajada de la concentración de estos dos gases en la atmósfera. Después de este último ciclo de precesión la tendencia natural sería la de ir disminuyendo la concentración de gases de metano y dióxido de carbono ya que la radiación que llega a la Tierra es menor. Sin embargo, esa tendencia cambió con el origen de nuevas técnicas y extensión de la agricultura hace 8 000 años. Varias actividades relacionadas con la agricultura generan metano. Los arrozales inundados lo producen por la misma razón que los terrenos pantanosos: la vegetación en descomposición. También se desprende metano cuando los campesinos queman las praderas para atraer la caza y promover la germinación de árboles y arbustos y los animales domésticos emiten metano en sus heces y eructos. 

En definitiva, el cambio climático y el aumento de gases de efecto invernadero no ha comenzado en la revolución industrial si no que la tendencia a incrementar esa concentración de gases en la atmósfera viene desde hace unos 8 000 años donde en lugares como la china septentrional, la región del Creciente Fértil del Mediterráneo y más tarde en América se iniciaban nuevas técnicas de agricultura en las que se liberaban a la atmósfera grandes cantidades de metano y dióxido de carbono, la suficiente como para cambiar el ciclo natural de descenso de estos gases en la atmósfera.
 

Twittear

Leer más

Camuflaje y supervivencia, el día a día de muchos animales

De seguro todos vosotros habéis visto alguna vez a un camaleón, el famoso animal que cambia de color según donde se encuentre para camuflarse. Famoso por ser lento, tener los ojos saltones y sacar la lengua de golpe para cazar a sus presas desde media distancia. Pues bien, el método del camuflaje no sólo es del camaleón, si no que muchos animales lo utilizan para poder sobrevivir día a día y no ser comidos por otros depredadores. Os voy a enseñar algunas técnicas de camuflaje y algunas especies que las utilizan.

Estos animales que se camuflan para no ser perseguidos y detectados han evolucionado a lo largo de millones de años desarrollando técnicas para reducir la probabilidad de ser visto. Hay dos grandes tipos principales de técnicas, el mimetismo y el camuflaje. El mimetismo es la capacidad de un animal a parecerse o imitar a otro animal para no ser visto o no llamar la atención de los depredadores y presas. Por otro lado, el camuflaje es la técnica que sirve para adoptar forma o parecerse a un objeto inanimado y no comestible a simple vista. No solo los insectos y reptiles puede camuflarse si no que existen especies marinas y mamíferos terrestres capaces de hacerlo.

 

El primer ejemplo que pongo es el del insecto palo que todos hemos visto alguna vez. Estos tienen el color y la forma de rama de las hojas de tal forma que cuando están inactivos por de día se quedan totalmente quietos y pasan desapercibidos ya que simplemente parece una rama de hoja más.

Insecto palo camuflado ente hojas y ramas
La oruga es un artista del camuflaje ya que normalmente es muy difícil de visualizar cuando se haya entre hojas.

La oruga tiene prácticamente el mismo color que la hoja
La araña lobo, es un tipo de araña capaz de copiar el color de las piedras donde se encuentra y parecer parte del suelo. En este caso no lo hacen para protegerse si no para no ser visto durante la caza de sus presas. Su movimiento lento y su camuflaje hacen que estas arañas sean todas unas cazadoras expertas.

Araña lobo camuflada
Pasando al ámbito marino, el pez piedra es un pésimo nadador, pero su potencial reside en la capacidad para camuflarse al fondo de la costa. Toma forma y aspecto de las rocas de la costa a poca profundidad y ataca a sus presas inyectándole con sus trece aguijones un veneno muy fuerte. El veneno puede ser mortal en los humanos si no es tratado con rapidez. Se encuentran en Australia y puede pisarse sin querer creyendo que es una piedra.

Pez piedra camuflado
Los pulpos y caballitos de mar también son capaces de poder camuflarse. Los primeros son capaces de mezclarse con el entorno y copiar formas e imitar a otros animales para pasar desapercibidos. Los caballitos de mar, al igual que los peces piedra, son lentos nadadores y en este caso no sólo lento, sino frágil, por lo que no le queda de otra que imitar el hábitat donde viven, las gorgonias. Se esconden de tal forma que parecen los pólipos de estas medusas. 

El pulpo es capaz de tomar el mismo color y forma que el suelo marino

El caballito de mar puede camuflarse entre los pólipos de los Cnidarios (medusas)
Por último, también tengo que añadir que hay mamíferos terrestres con capacidad de camuflarse en los bosques a través de su pelaje característico. Por ejemplo el guepardo y su pelaje con coloración interrumpida y manchas hacen que pueda ser más eficiente a la hora de aguardar a sus presas. Un caso curioso es el de la cebra, cuyo pelaje no sirve explícitamente para camuflarse si no que indirectamente cuando su depredador, el león, les ataca a la manada, ellos son incapaces de percibir cuando empieza y cuando termina una cebra por lo que no lanza el ataque hasta asegurarse. Con ello consiguen despistar a los leones y aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Guepardo aguardando a su presa

Bueno para no hacerlo muy largo, volveré con este tema tan interesante otro día, añadiendo más especies curiosas y comunes que utilizan estos mecanismos tan fantásticos desarrollados a través de miles de años para poder sobrevivir en el entorno.

Twittear

Leer más

Camuflaje y supervivencia, el día a día de muchos animales

De seguro todos vosotros habéis visto alguna vez a un camaleón, el famoso animal que cambia de color según donde se encuentre para camuflarse. Famoso por ser lento, tener los ojos saltones y sacar la lengua de golpe para cazar a sus presas desde media distancia. Pues bien, el método del camuflaje no sólo es del camaleón, si no que muchos animales lo utilizan para poder sobrevivir día a día y no ser comidos por otros depredadores. Os voy a enseñar algunas técnicas de camuflaje y algunas especies que las utilizan.

Estos animales que se camuflan para no ser perseguidos y detectados han evolucionado a lo largo de millones de años desarrollando técnicas para reducir la probabilidad de ser visto. Hay dos grandes tipos principales de técnicas, el mimetismo y el camuflaje. El mimetismo es la capacidad de un animal a parecerse o imitar a otro animal para no ser visto o no llamar la atención de los depredadores y presas. Por otro lado, el camuflaje es la técnica que sirve para adoptar forma o parecerse a un objeto inanimado y no comestible a simple vista. No solo los insectos y reptiles puede camuflarse si no que existen especies marinas y mamíferos terrestres capaces de hacerlo.

 

El primer ejemplo que pongo es el del insecto palo que todos hemos visto alguna vez. Estos tienen el color y la forma de rama de las hojas de tal forma que cuando están inactivos por de día se quedan totalmente quietos y pasan desapercibidos ya que simplemente parece una rama de hoja más.

Insecto palo camuflado ente hojas y ramas
La oruga es un artista del camuflaje ya que normalmente es muy difícil de visualizar cuando se haya entre hojas.

La oruga tiene prácticamente el mismo color que la hoja
La araña lobo, es un tipo de araña capaz de copiar el color de las piedras donde se encuentra y parecer parte del suelo. En este caso no lo hacen para protegerse si no para no ser visto durante la caza de sus presas. Su movimiento lento y su camuflaje hacen que estas arañas sean todas unas cazadoras expertas.

Araña lobo camuflada
Pasando al ámbito marino, el pez piedra es un pésimo nadador, pero su potencial reside en la capacidad para camuflarse al fondo de la costa. Toma forma y aspecto de las rocas de la costa a poca profundidad y ataca a sus presas inyectándole con sus trece aguijones un veneno muy fuerte. El veneno puede ser mortal en los humanos si no es tratado con rapidez. Se encuentran en Australia y puede pisarse sin querer creyendo que es una piedra.

Pez piedra camuflado
Los pulpos y caballitos de mar también son capaces de poder camuflarse. Los primeros son capaces de mezclarse con el entorno y copiar formas e imitar a otros animales para pasar desapercibidos. Los caballitos de mar, al igual que los peces piedra, son lentos nadadores y en este caso no sólo lento, sino frágil, por lo que no le queda de otra que imitar el hábitat donde viven, las gorgonias. Se esconden de tal forma que parecen los pólipos de estas medusas. 

El pulpo es capaz de tomar el mismo color y forma que el suelo marino

El caballito de mar puede camuflarse entre los pólipos de los Cnidarios (medusas)
Por último, también tengo que añadir que hay mamíferos terrestres con capacidad de camuflarse en los bosques a través de su pelaje característico. Por ejemplo el guepardo y su pelaje con coloración interrumpida y manchas hacen que pueda ser más eficiente a la hora de aguardar a sus presas. Un caso curioso es el de la cebra, cuyo pelaje no sirve explícitamente para camuflarse si no que indirectamente cuando su depredador, el león, les ataca a la manada, ellos son incapaces de percibir cuando empieza y cuando termina una cebra por lo que no lanza el ataque hasta asegurarse. Con ello consiguen despistar a los leones y aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Guepardo aguardando a su presa

Bueno para no hacerlo muy largo, volveré con este tema tan interesante otro día, añadiendo más especies curiosas y comunes que utilizan estos mecanismos tan fantásticos desarrollados a través de miles de años para poder sobrevivir en el entorno.

Twittear

Leer más

¿Qué es el fenómeno de El Niño?

Muy buenas a todos, lo primero, ¡Feliz Año Nuevo 2016! Espero que otro año más pueda estar a vuestro lado informando y despertando más curiosidades sobre el medioambiente. 2016 va a ser un año muy duro meteorológicamente hablando debido a que nos azota un fenómeno con efectos a nivel mundial y que se ve acentuado por los efectos del cambio climático. Ese fenómeno se llama El Niño.
                                  

El Niño es una perturbación del sistema océano-atmósfera en el que las masas de agua cálida del Oeste y centro del Pacífico se dispersan hasta las costas sudamericanas, especialmente a Perú. En ciclos de 2 a 7 años, este fenómeno se ha dado cíclicamente desde hace mucho tiempo. La primera vez que se data una vez conocido los efectos de El Niño, se remonta al año 2100 a.C donde fue la causa de la desaparición de toda una civilización en lo que ahora es conocido como Perú. El fenómeno se conoció gracias a los pescaderos de Perú que cada 4 o 5 años se percataban de que no había bancos de peces donde otros años si lo había. Esto sucede por la llegada de las masas de agua cálida a las costas de Perú a causa de El Niño. Este nombre se le dio por la fecha en la que ocurre el fenómeno. Se produce a finales de diciembre y se le llamó El Niñohaciendo reverencia a la llegada del niño Jesús. 

Inundaciones provocadas por El Niño
En condiciones normales, cuando no existe El Niño, los vientos alisios soplan hacia el Oeste de pacífico transportando una gran masa de agua cálida hacia las costas ecuatoriales de Asia y Australia. La masa de agua cálida se acumula en el Oeste del Pacífico de manera que el nivel de la superficie del mar es alrededor de medio metro más alto en Indonesia que en Ecuador. También la temperatura es alrededor de 8ºC más elevada. Esto ayuda a la formación de los monzones y es gracias a ellos por lo que Indonesia puede cultivar y proliferar.

En la parte Este del Pacífico, en las costas de Sudamérica, se complementa la pérdida de masa de agua superficial, con la ascensión de aguas más frías hacia la superficie. Las aguas más profundas disponen de mayor contenido en  nutrientes debido a los aportes de la superficie, por lo que ayuda al aumento de los bancos de anchoas, atunes, aves marinas, etc.

Sin embargo, cuando se da el fenómeno de El Niño, los vientos alisios soplan de Oeste a Este y las masas de agua cálidas de Oceanía acaban en las costas de Sudamérica. Esto provoca grandes tormentas e inundaciones en Perú y en los alrededores y sequía en la parte centro de América. Debido a que no se forman los monzones, los cultivos de Indonesia no resisten la fuerte sequía y desencadena en una hambruna que provocan miles de muertes. 
 

Sequías provocadas por El Niño

También se ha descubierto que El Niño es tan devastador que tiene efectos en todo el mundo.  Provoca sequías en el centro de América y en Sudáfrica, tormentas tropicales en Canadá, propagación de enfermedades e incluso inundaciones en Inglaterra. También se ha descubierto que el efecto de El Niño se ve acentuado por el cambio climático. La subida de las temperaturas de las masas oceánicas provoca que los efectos de ElNiño sean más pronunciados. El Niño, junto con el cambio climático, son los causantes de estas temperaturas tan altas en todo el mundo y este clima tan «loco» del que todos hablan.

Esperemos que las grandes potencias mundiales se pongan de acuerdo para adoptar políticas que ayuden a frenar o a reducir los efectos del cambio climático y de esa forma El Niño no tenga tantas consecuencias devastadoras que provoque la pobreza, la muerte de personas, la propagación de enfermedades y la terrible sequía.
Resumen

Twittear

Leer más