Todas las entradas de: gdelafte

El Confort Emocional en la Planificación del Paisaje

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

El Convenio Europeo del Paisaje (CEP) parte de una concepción integradora del paisaje, que alcanza no sólo los espacios naturales o rurales, sino también los urbanos y periurbanos, y no sólo paisajes singulares sino también los cotidianos o degradados. El CEP ha despertado la sensibilización social por el paisaje; las personas cada vez sienten más inquietudes con respecto a la calidad de su entorno.

Según Joan Nogué (2005) “es un hecho demostrado que un entorno físico atractivo, limpio, afable y estéticamente armonioso genera una agradable sensación de bienestar, que aumenta notablemente la calidad de vida de los ciudadanos“.

La revista Observer, de la Association for Psychological Science de Estados Unidos, publico en 2010 un artículo en el que se revisaban estudios científicos que mostraban la importancia de la naturaleza para la salud humana. Por ejemplo, tras más de una década de investigaciones, científicos del Laboratorio de Paisaje y Salud de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, han concluido que la naturaleza es un componente esencial para una buena salud y un factor influyente en el comportamiento humano. Según los investigadores, en zonas donde hay espacios verdes, la gente es más generosa y sociable y existen fuertes lazos de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y una mayor voluntad de ayudar a los demás. En cambio, en entornos con menos naturaleza, el índice de violencia, crimen y delitos contra la propiedad es mayor.

De este modo, la calidad y bienestar con el entorno tiene que ver, por tanto, con los sentimientos que despierta la contemplación del paisaje, y si uno toma conciencia de que muchos paisajes se están deteriorando, se percata también de que eso perjudica su calidad de vida.

Cómo podemos incorporar la idea de bienestar y confort emocional en la gestión y planificación del paisaje. Desde 2005, en Inglaterra el proyecto Campaign to Protect Rural England (CPRE) viene trabajando en una sugerente metodología para crear mapas de tranquilidad (en inglés “tranquility maps”) que identifican áreas de bienestar social y paisajístico del territorio.

Según la metodología del CPRE, la tranquilidad es la sensación de paz, tranquilidad y de “naturalidad” que despierta un paisaje. Esto puede ser determinado en función del grado de visibilidad y el nivel ruido así como de las cualidades estéticas y del placer que obtenemos al visitar un paisaje. Por lo tanto, la tranquilidad se puede resumir como la calidad y el grado de bienestar que sentimos cuando nos “alejamos de todo“.

Para efectos prácticos, en los mapas de tranquilidad nos encontraríamos un gradiente de bienestar y confort emocional desde áreas que poseen una alta tranquilidad por la ausencia de ruido (como, por ejemplo, tráfico vehicular, aviones, instalaciones industriales etc.) y de intrusión visual (como, por ejemplo, la ausencia de perturbaciones e impactos visuales negativos provenientes de áreas urbanizadas, áreas industriales, explotaciones agrícolas, terrenos abandonados, parques eólicos, etc.) hasta áreas con una baja o absoluta falta de tranquilidad (asociadas, principalmente, a entornos urbanos e industriales).

Los mapas de tranquilidad se podrían precisar, aun más, considerando que el ruido disminuye con la distancia y que la morfología del terreno bloquea la propagación del ruido. Así mismo, la tranquilidad en espacios abiertos puede verse más afectado por el ruido e intrusión visual que en áreas en que predominan masas forestales. Considerando estos, y otros supuestos, se podrían modelar diferentes escenarios de tranquilidad percibida de un paisaje.

Mapa de Tranquilidad de Inglaterra (Fuente: Campaign to Protect Rural England, 2007)

Con sus limitaciones, los mapas de tranquilidad son una interesante herramienta de diseño, planificación y gestión del paisaje que ofrecen enormes posibilidades para la toma decisiones en un marco para re-establecer los vínculos entre los ciudadanos y la naturaleza:

Considerar el ruido ambiental urbano e industrial como un objetivo primordial de la calidad paisajística. Asumiendo que el control de las fuentes y zonas ruidosas producirá una amplia gama de beneficios sociales como también ayudara a fortificar la calidad ambiental del entorno.

  • Identificar y proteger reservas de tranquilidad es decir conservar aquellas zonas silenciosas, libres de contaminación acústica e intrusión visual, en que primen los sonidos naturales intrínsecamente locales y específicos del lugar.
  • Enfatizar la tranquilidad en el diseño de parques urbanos y periurbanos públicos a través de ofrecer “experiencias de aislamiento “. Es decir, crear espacios aislados, arbolados, silenciosos, oasis de calma y de contemplación que ayuden a combatir el estrés, aumentar la percepción de confort y los valores emocionales positivos de la naturaleza en los ciudadanos.

Por último, la tranquilidad puede convertirse es un factor de competitividad económica y atractivo turístico para pequeños pueblos rurales. A través de la gestión del silencio, con una estética cuidada, con una gastronomía ecológica y el desarrollo de actividades de ocio de bajo impacto (como, ejemplo, rutas de senderismo terapéuticas) pueden ofrecer experiencias vitales para la promoción de la salud, la amabilidad, la inteligencia, y la eficacia en mejorar el estado emocional de la población.

En el curso ofertado desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, sobre Paisaje e Intervención Ambiental, veremos en detalle las herramientas para valorar la calidad visual del paisaje así como la normativa e instrumentos legales que se le aplican como las herramientas de gestión, ordenación y protección que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Descubre las características principales de la Calidad del Paisaje

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

El Convenio Europeo del Paisaje (CEP)  ha permitido desarrollar un concepto de integración  del paisaje que llega no sólo a los paisajes singulares, naturales o rurales, sino también a los urbanos y periurbanos, así como  a los cotidianos, a esos paisajes de cada día, de cualquier lugar…

Todo ello producto de una mayor sensibilización social hacia el paisaje; las personas cada vez sienten más inquietud con respecto a la calidad de su entorno sea natural, sea rural o urbano.

Pero cuando hablamos de calidad y paisaje a que nos referimos. Pues igual que el término paisaje, el término de calidad también tiene múltiples acepciones e interpretaciones. Según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, calidad se define como ”la propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una persona o cosa que permiten apreciarla con respecto a las restantes de su especie”, o también como “superioridad o excelencia”.

Desde el punto de vista de la gestión, según ISO 9001:2015 el concepto de calidad está muy relacionado con el nivel de satisfacción o conformidad del cliente con el servicio que se le presta, o por el producto que éste consume. Dependiendo de la forma en que un producto o servicio sea aceptado o rechazado, podremos decir si éste es bueno o malo. De ahí, que muchas veces el nivel de calidad se mide en función de la reacción y preferencias del cliente.

Revisando la literatura de ordenación del territorio, el término calidad se entiende como el grado de excelencia de un recurso, o de un punto del territorio, que no debe ser destruido, o señalado de otra manera, el mérito para ser conservado, entendiendo su uso sustentable, de forma que se garantice su producción indefinida. Otros asumen que la calidad de un paisaje debe entenderse como el grado de excelencia de sus características visuales, olfativas y auditivas como también por razones ambientales, sociales, culturales, entre otros factores.

El CEP define la calidad paisajística, de una manera simple, como el encuentro entre las aspiraciones de la ciudadanía, la opinión de los expertos y las políticas públicas en relación al paisaje. De este modo, la calidad plasma de manera fidedigna y después de un intenso proceso de consulta y participación pública, la meta final que una ciudad, pueblo o localidad se marca a sí misma en términos de mantenimiento y mejora de sus paisajes.

Así la calidad del paisaje es un proceso de participación, dialogo, negociación y de expectativas, en donde los ciudadanos muestran su aspiración hacía  un entorno físico atractivo, limpio, afable y estéticamente armonioso que genere bienestar y mejore su calidad de vida. Esta calidad tiene que ver, por tanto, con los sentimientos que despierta la contemplación del paisaje, y si uno toma conciencia de que muchos paisajes cotidianos están deteriorados, carentes de cuidado, sin identidad se percata también de que eso perjudica la calidad de vida de los ciudadanos.

En el curso ofertado desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, sobre Paisaje e Intervención Ambiental, veremos en detalle las herramientas para valorar la calidad visual del paisaje así como la normativa e instrumentos legales que se le aplican como las herramientas de gestión, ordenación y protección que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

La justicia social del Turismo Sostenible: el desafío de hoy, no de mañana

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

El año que recién comienza se presenta con un montón de oportunidades, desafíos y deseos; de entre ellos la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha fijado el 2017 como “Año Internacional de Turismo Sostenible para el Desarrollo. La OMT promoverá el papel del turismo en cinco prioridades: 1) Crecimiento económico inclusivo y sostenible. 2) Inclusión social, empleo y reducción de la pobreza. 3) Uso eficiente de los recursos, protección del medio ambiente y cambio climático. 4) Valores culturales, diversidad y patrimonio. 5) Entendimiento mutuo, paz y seguridad.

Si miramos las estadísticas, según la OMT, “un total de 1.184 millones de turistas internacionales viajaron por el mundo en 2015, un 4,4% más que el año anterior, y de cara a 2016 se prevé un porcentaje cerca del 4% en todo el mundo”. Es así que para 2030, más de 1.800 millones de personas viajarán anualmente al extranjero, la mayoría tendrán como destino de sus vacaciones a los países emergentes, convirtiendo al turismo como uno de los sectores más importantes y con un mayor impacto socio-económico a nivel mundial (OMT, 2016).

Con estas cifras, el desafío es evidente como el turismo puede alcanzar un desempeño operativo sostenible en un mundo cambiante bajo la dinámica del cambio global. Diferentes estrategias, congresos, estudios e investigaciones se llevaran a cabo durante este año para discutir sobre sostenibilidad, responsabilidad, tecnología, patrimonio y seguridad. Todas ellas con objeto que ayuden a mejorar la planificación y gestión del crecimiento turístico en destinos y empresas, el uso racional del territorio, el control de los recursos frágiles, fomento de tecnologías dirigidas a lograr la minimización de los impactos negativos junto con mejorar el aprovechamiento de las oportunidades de negocio y empleo por parte de la población local para favorecer un reparto equitativo de los beneficios.

Entre los distintos eventos contemplados para este año podemos indicar:

  • Feria Internacional del Turismo (FITUR), 18-20 Enero en Madrid. En el Foro de Tecnología y Sostenibilidad de FITUR, busca introducir el concepto sostenibilidad turística desde sus tres ramas: medio ambiente, economía y sociedad. El planteamiento de este año gira en torno al nuevo modelo de sostenibilidad turística del ITH, la rehabilitación sostenible en edificios turísticos y su integración en el destino. Además se trabajará para buscar la respuesta a cómo integrar los criterios de economía circular en el desarrollo de la actividad turística.
  • The Ecotourism and Sustainable Tourism Conference (ESTC 17), 12-17 de Septiembre en Korea. En la conferencia pondrá su acento en destacar y promover el papel del ecoturismo en el desarrollo sostenible, fortaleciendo el compromiso de la industria con los esfuerzos de desarrollo comunitario sostenible, de acuerdo con la resolución de la ONU “Promoción del Ecoturismo para la Erradicación de la Pobreza y la Protección del Medio Ambiente“. Para mayor información: http://www.ecotourismconference.org/

A lo largo del año también se plantearán más iniciativas y actividades que buscarán no solo potenciar estos otros aspectos del turismo, sino concienciar a la ciudadanía de sus beneficios y su capacidad para contribuir al desarrollo, y su actitud frente a los destinos. Ha llegado también el momento de “actuar con acciones que promuevan actitudes y comportamientos positivos de los turistas antes, durante y después de haber vivido la experiencia vacacional. Sea mediante mensajes por redes sociales, portales de viajes, trípticos informativos en hoteles y/o en aviones, etc.  apelando a que cada turista debe tener una actitud responsable y consciente de los sitios que visita. Despertando su interés en comprender, aprender e identificar los valores naturales, culturales y sociales de cada lugar; y que su presencia debe ser siempre inofensiva y amigable(¿Cómo somos como turistas?).

De igual modo, se incentivaran iniciativas que ayuden a la ciudadanía a comprender las implicaciones del turismo en cuanto al ámbito de la responsabilidad social y del comercio justo para alcanzar un modelo sostenible que favorezca la inclusión social, el empleo digno y reduzca la pobreza.

Iniciativas como esta pueden marcar un rumbo, la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) promueve la aplicación “Fair Hotel) que sirve de buscador de hoteles sostenibles y con un modelo de responsabilidad social para con sus trabajadores. La iniciativa nace de la organización sindical “UNITE HERE” sindicato con más de 270 mil trabajadores de la industria hotelera y gastronómica de Norteamérica.La plataforma permite buscar hoteles en los Estados Unidos y Canadá, incluyendo todos los hoteles importantes y todos los niveles de servicio, desde boutiques hasta destinos emblemáticos. Además cuentan con una aplicación para iPhone y Android. “Cuando utiliza la plataforma no sólo se asegura de que los trabajadores trabajan en condiciones dignas sino que también ayudan a demostrar que los hoteles que hacen lo correcto pueden ser hoteles prósperos”, afirman en la plataforma.

Todo indica que lo social tendrá un mayor protagonismo, por cuanto, es una necesidad sin paliativos promover un turismo justo con viajes más responsables y equitativos en los beneficios para disfrutar plenamente de la experiencia al tiempo que se benefician las comunidades que se visitan. Donde todos los actores asumen compromisos y actúan de acuerdo a valores éticos en cualquier actividad o transacción de la cadena productiva turística en destino aplicando principios de equidad y de justicia distributiva. Para que el graffiti de Banksy solo sea una anécdota de un tiempo pasado.

Graffiti de Bansky http://allyouneedisbass.com/

Ello probablemente, siguiendo los cambios responsabilidad social que vienen desarrollando empresas como Starbucks, PepsiCo, Walmart y M&S (ComunicaRSE, 2017). Las certificaciones o sellos de comercio justo tendrán un papel singular por cuanto ayudaran a distinguir a los productos que son fabricados o producidos cumpliendo criterios sociales, ambientales y económicos como, por ejemplo, café, azúcar, chocolate, bananas o artesanía entre otros. Los cuales, puedan ser promovidos para su uso en cruceros, hoteles, hostales, congresos, etc. incentivando de esta forma la responsabilidad social empresarial en la cadena de suministros. Por ejemplo:

  • Fair for Life Social, certificación social y de comercio justo, que además de los criterios de responsabilidad social, el cumplimiento de prácticas comerciales justas, tales como el pago de precios justos y el uso de un premio de Comercio Justo para el desarrollo en la mejora de las condiciones de vida de las personas o grupos marginados.
  • Fairtrade, representa una alternativa al comercio convencional y se basa en la cooperación entre productores y consumidores. Ofrece a los productores un trato más justo y condiciones comerciales más provechosas. Esto les permite mejorar sus condiciones de vida y para para los consumidores, fairtrade es una manera eficaz de reducir la pobreza a través de sus compras diarias.
  • Flocert, es el certificador independiente para Fairtrade. FLOCERT opera un sistema de certificación transparente y coherente a nivel mundial que sigue los requisitos de la norma ISO 17065. Al comprobar el cumplimiento de los Criterios Fairtrade, la empresa garantiza que los criterios económicos, sociales y ambientales pertinentes se cumplen y que los productores reciben el Precio Mínimo y la Prima Fairtrade. De esta forma, FLOCERT audita a productores, comerciantes y empresas para garantizar el cumplimiento de los Criterios Fairtrade acordados internacionalmente.
  • World Fair Trade Organization (WFTO), la etiqueta de WFTO garantiza que los productos de artesanías son producidos y comercializados de acuerdo a los estándares éticos y de comercio Justo. WFTO congrega a productores, comerciantes, exportadores, importadores, mayoristas y minoristas que demuestran el 100% de su compromiso con el comercio justo, y aplican los 10 Principios del comercio justo en toda la cadena de suministro. WFTO opera en más de 70 países en los 5 continentes con directorios electos tanto a nivel regional como mundial.

En definitiva, este 2017 ofrece significativos desafíos para perfilar un modelo de turismo que se rija por la sostenibilidad y que permita profundizar e incentivar una mayor comprensión de los aspectos sociales y ambientales de las cuestiones turísticas.Por cuando, la justicia social forma parte del turismo responsable y sostenible, según Rebecca Hawkins . Las empresas no deben solo comprometerse con el medioambiente si no también con las trabajadores, turistas, locales en definitiva con las personas.

En el curso ofertado desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, sobre Turismo y Desarrollo Sostenible que se imparte en su totalidad en modalidad On line, dedicaremos – en su próxima edición – especialmente atención a la discusión de cómo construir un turismo sostenible, responsable e inclusión social que favorezca el proteger el paisaje cultural y natural de los destinos cumpliendo los objetivos de innovación, competitividad y sostenibilidad.

Con ello, queremos contribuir aportar conocimiento y  herramientas técnicas para consolidar el concepto de turismo sostenible, así como abrir nuevas perspectivas para gestionar con eficacia el medio natural y cultural, a efectos de aportar beneficios a la sociedad y acrecentar el interés de los visitantes por los destinos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Gestión de Paisajes: buscando el Santo Grial

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

Más allá de las connotaciones religiosas y de las cruzadas, el término santo grial nos habla de una manera metafórica de la búsqueda de un objetivo final y bajo esa prisma me gustaría compartir mi “Santo Grial” por el paisaje urbano.

Uno de los parámetros más citados para definir la calidad paisajística de las ciudades es la cantidad de área verde por habitante. La mayoría de los estudios relacionados con el paisaje urbano, urbanismo o políticas públicas de vegetación urbana utilizan la cifra estándar de 9m2 áreas verdes por habitante como proporción mínima recomendado por la Organización Mundial de la Salud (en adelante OMS) y que cubriría, en principio, las necesidades “sociales” actuales de la ciudadanía.

Distintos informes, estudios e incluso artículos científicos recurren al citado parámetro de la OMS para valorar y/o validar sus resultados a la espera de conocer el nivel de cumplimientos de los objetivos propuestos del plan, programa o proyecto. Pero cuando uno desea leer el texto original para profundizar e indagar sobre el fundamento y las variables quedan lugar a este parámetro se encuentra que no hay una referencia bibliográfica precisa de la OMS para documentarse. Esto es, en los textos se cita el indicador, en algunos casos se justifican sus resultados, pero en la bibliografía no hay ninguna reseña.

Las preguntas son simples, o complejas al parecer, ya que lo evidente es conocer:

  • Qué documento de la OMS avala dicho parámetro,
  • Que se debe entender por área verde,
  • El área verde se debe entender como un espacio abierto, un espacio arbolado o un espacio mixto que permita el esparcimiento, la recreación y el ocio.
  • Que influencia tiene el contexto geográfico como la estructura urbana en la formulación del indicador,
  • Cuáles son los argumentos que definen el indicador y como se definió la cifra mínima de 9m2 áreas verdes por habitante,
  • Entre otras cosas.

Después de 4 años de búsqueda en  artículos, informes, estudios, tesis doctorales, etc. que expliquen los fundamentos del estándar de la OMS lamentablemente todavía no he encontrado nada al respecto.

He contactado con profesores, investigadores, doctorando y expertos en espacios verdes urbanos de varios países, y ha sido infructuoso localizar alguna referencia al respecto. Todos tienen el mismo problema que no encuentran el documento científico que avale esta información. Una vez un investigador me dijo (cito textual) … ”creemos que ese dato nunca fue dicho, sino que se asumió y hoy es usado como un dato objetivo”. Con lo cual, nos debe llamar la atención sobre la nebulosa que ha ido perviviendo en el tiempo en los estudios de gestión e intervención ambiental del paisaje urbano en relación al indicador de áreas verdes de la OMS.

En cambio es sabido y suficientemente documentado el efecto positivo de las áreas verdes en la promoción, el mantenimiento y la recuperación de la salud física y mental de las personas (ASLA, 2016). Por ejemplo, un equipo de científicos del Laboratorio de Paisaje y Salud de la Universidad de Illinois, publicaron los resultados de un largo trabajo en el tiempo de la relación naturaleza-salud que abarcaba diferentes regiones y en distintos segmentos de población (Sullivan y colaboradores, 2004), llegando a la conclusión que frecuentar zonas verdes, ya sean bosques, jardines e incluso zonas peatonales, hace que la gente sea más saludable, tienda a ser generosa, a confiar en los demás, y a mostrar mayor voluntad en ofrecer su ayuda. Como explican “Un paseo por el parque es más que una buena manera de pasar la tarde. Es un componente esencial para una buena salud“.

Los espacios verdes urbanos también juegan un papel importante en la estructura urbana e interacción social, aportando calidad de vida a los ciudadanos (Hough, 1995: Priego, 2011). En el libro de Sukop y Werner (1989) se puede constatar algunas de las justificaciones más razonables que se refieren a las propiedades de los espacios verdes en la ciudad, tales como el mayor tamaño de estas áreas permite una mayor diversidad y riqueza de especies vegetales, lo cual va acompañado también de una mayor diversidad de fauna. Además, contribuyen más efectivamente a la regulación de las inundaciones ocasionadas por la acumulación de aguas lluvias, ya que mantienen una alta permeabilidad del suelo y su capacidad de infiltración. Mejoran las condiciones climáticas de la ciudad (aumento de la humedad y control de la temperatura), reducen la contaminación ambiental, ya que las hojas sirven como depósito de las partículas contaminantes en suspensión, entre otras propiedades.

Habiendo revisado sucintamente algunos efectos documentados de las áreas verdes en las personas y en la ciudad, en contraposición a la falta de evidencias científicas del indicador de la OMS me parece, por lo tanto, poco plausible seguir sosteniendo que la OMS dijo tal o cual cosa sin que se conozca el sustento de tales definiciones, su justificación y los criterios utilizados para definirlo.

De momento, solo cabe decir que es un parámetro indeterminado carente de valor como indicador ambiental y paisajístico. Lo preocupante es que, de momento, se juzgan ciudades y países por su grado de sostenibilidad en función de un indicador que nadie sabe que expresa más allá de una superficie. Sobre todo es común ver este indicador en memorias de sostenibilidad en el ámbito urbano como la Agenda 21.

Esta semana (21/10/2016) fue promulgada en Hábitat III (Quito, Ecuador) la Nueva Agenda Urbana (https://habitat3.org/) que impulsará el desarrollo urbano para los próximos 20 años de forma equitativa, sostenible, productiva y segura, en los 193 países de las Naciones Unidas.

Fueron aprobados 175 puntos principales, sobre la base de tres principios básicos: no dejar a alguna ciudad atrás (en su desarrollo), promover las economías urbanas sostenibles e inclusivas, y fomentar la sostenibilidad ambiental. Uno de los puntos es ”Promover espacios públicos seguros, accesibles y ecológicos”. La interacción humana debe ser facilitada por la planificación urbana, por lo que en la Nueva Agenda Urbana se pide un aumento de los espacios públicos como aceras, carriles para bicicletas, jardines, plazas y parques.

Cabe preguntarse qué papel tendrá, y si lo tendrá, el indicador de la OMS en las toma de decisiones en las cuestiones de la planificación del paisaje así como monitorear el nivel de cumplimiento  de los acuerdos y compromisos establecidos en la Nueva Agenda Urbana, cuando sus características para sacar conclusiones útiles y de confiablidad están todavía por validar.

REFERENCIAS

  • Hough, M. (1995). Cities and Natural Process: A Basis for Sustainability. London: Routledge.
  • Priego, C. (2011). Naturaleza y sociedad. El valor de los espacios verdes urbanos. Madrid:  Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (España).
  • Sukopp, H. y Werner, P. (1989). Naturaleza en las Ciudades. Madrid: Centro de publicaciones de la Secretaría General Técnica del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (España).
  • American Society of Landscape Architects (ASLA). Health Benefits of Nature: https://goo.gl/TEj2Gs. Consultado el 23/10/2106.
  • Sullivan, W., Kuo, F. y DePooter, S. (2004). The fruit of urban nature: Vital neighbourhood spaces. Environment & Behavior, 36(5), 678-700.

Gonzalo de la Fuente colabora con el Instituto Superior del Medio Ambiente como docente de los cursos: Paisaje e intervención ambientalTurismo y desarrollo sostenible, yEcoturismo: Diseño y comercialización de productos

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Paisaje + TICs = Interpretación del entorno

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

Recorrer un territorio a través de rutas paisajísticos es una práctica cada vez más común en muchos lugares como objeto de promoción turística con orientación hacia la naturaleza y el patrimonio.

Pero también, nos encontramos con rutas mal diseñadas que no permiten disfrutar del paisaje y en casos extremos desvirtuar el sentido del lugar (Olvera, 2004). Siendo un tema complejo, aportaremos algunas pautas generales de como planificar una ruta, fomentando la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) para mejorar la experiencia del visitante con el entorno.

La interpretación, según la Asociación para la Interpretación del Patrimonio (AIP), es el “arte de revelar in situ el significado del legado natural y cultural al público que visita esos lugares en su tiempo libre”. Por ende, es un proceso comunicativo, cuyo fin es ayudar a las personas (visitantes, etc.) a establecer conexiones (emocionales, intelectuales o físicas) con el recurso que está siendo interpretado, sea éste natural o cultural.

Al diseñar una ruta se deben definir los objetivos que se pretende alcanzar y analizar las necesidades y oportunidades interpretativas del lugar. Una vez establecido lo anterior, se debe definir:

QUÉ VAMOS A INTERPRETAR

Hacer un estudio en profundidad del recurso que se va a interpretar. Es aconsejable entrevistar a la gente de la zona para capturar el carácter e identidad del sitio, leer guías, libros, artículos, etc. u otras fuentes que nos aporten información sobre del sitio.

Recopilada la información, elegiremos el recurso a interpretar dentro de los potenciales que se hayan detectado. Hay que tener en cuenta varios factores, como la seguridad, el acceso, el impacto de las visitas, el atractivo del recurso o si éste está sujeto a estacionalidad etc. Debido a diferentes causas (personal,  duración  de  las  visitas,  presupuesto, extensión de  la zona etc.), no siempre se puede interpretar todo aquello que muestre potencial, a la hora de elegir se debe contar con criterios objetivos.

PARA QUIÉN INTERPRETAMOS

Recoger datos sobre el perfil del visitante existente y potencial. Cuantos más datos se tenga acerca de las figuras interpretativas y su interés, más probable es que la oferta interpretativa satisfaga a los futuros visitantes.

MEDIOS INTERPRETATIVOS

Una vez definido los objetivos, y los elementos o recursos que se va a interpretar, se debe centrarse en los medios que van a utilizar. Éstos son los canales de comunicación que el intérprete utilizara para comunicarse con los receptores y enviarles en mensaje. El tema es la historia o relato que se quiere transmitir, los medios son cómo se transmite. Se trata de decidir cómo se va expresar el tema. De debe tener en cuenta los distintos tipos de visitantes que pueden estar tomando parte en la actividad interpretativa.

Según Stewart (1981; en Morales (2001)) hay dos tipos de medios interpretativos:

  • Medios personales: implica la participación de personas en tours (en todas sus variantes), Mecanismos audiovisuales accionados por el personal, Personal especializado (exposiciones, actividades, conferencias), Animación (en todas sus variantes) y otros servicios no tipificados  (ayuda espontánea, información  y recibimiento etc.)
  • Medios no personales: aquellos que no implican la intervención humana, y pueden clasificarse en distintos tipos: Señalizaciones y etiquetas; Publicaciones, Medios de comunicación; Itinerarios auto guiados; Mecanismos audiovisuales automáticos y exposiciones.

El desarrollo de las TICs ha significado un importante aporte al desarrollo de rutas e interpretación del patrimonio paisajístico, cultural, …. El Código QR (Quick Response Code – Respuesta Rápida) o Realidad Aumentada (o mejorada), por ejemplo, son herramientas TICs que pretenden acercar el público a interpretar un paisaje, como facilitar el uso educativo de los recursos culturales o bien desarrollar herramientas destinadas al uso turístico y/o comercial del patrimonio cultural.

Los códigos QR son similares a los códigos de barras tradicionales pero ofrecen mayores posibilidades. Su gran atractivo es su potencial en conjunción con los teléfonos móviles al suministrar información de manera sencilla y ágil.

Los códigos QR pueden ser leídos por aquellos terminales que dispongan de cámara y puedan, a través de un software gratuito específico instalado, reconocer la información almacenada en ellos. El usuario obtendrá, desde información ampliada de lo que está viendo, hasta contenidos multimedia si dispone de Internet en el móvil o conexión Wi-Fi.

Ejemplo aplicado al paisaje:

Ruta de los Paisajes de Navarra. Agua y Miradores (http://goo.gl/GTIhSz). Ruta con 35 hitos de interés paisajístico, plástico y escénico de Navarra (España), en los que el visitante puede sentir el poder y la belleza natural de los enclaves, Con el fin de que el visitante reconozca el lugar y lo relaci  one con la ruta, se han instalado mesas de interpretación, de forma que el visitante puede identificar fácilmente el hito de la ruta. Cada mesa contiene información sobre el recurso visitado en cuatro idiomas, además, la información se completa con un código QR, gracias al cual el turista puede acceder a mayor información de la ruta en Internet.

La Realidad Aumentada consiste en la generación de una visión compuesta que combina la escena real vista por el usuario y la escena virtual generada por el ordenador que enriquece la escena con información adicional, en tiempo real.

Los modelos se utilizan unas plantillas que son detectadas por la cámara web. La aplicación estudia la orientación, posición y tamaño de la plantilla, siendo capaz de calcularlo en relación a la cámara respecto a la plantilla, y usando esta información procede a dibujar el objeto en 3 dimensiones correspondiente sobre la imagen capturada. De este modo el objeto aparece sobre la plantilla en la posición, orientación y tamaño correspondiente al punto de vista de la cámara.

La realidad aumentada ofrece infinidad de nuevas posibilidades de interacción, que hacen que esté presente en muchos y varios ámbitos, como son la arquitectura, el patrimonio, entretenimiento, la educación, el arte, la medicina o las comunidades virtuales.

Actualmente la mayoría de aplicaciones de realidad aumentada aprovechan las conexiones Wi-Fi para mostrar información sobre objetos o lugares, así como imágenes virtuales como por ejemplo ruinas reconstruidas, resucitar virtualmente edificios históricos destruidos o paisajes tal y como eran en el pasado. Además de escenarios completos en realidad aumentada, donde se pueden apreciar e interactuar con los diferentes elementos en 3D.

Ejemplo aplicado al paisaje:

inatuRA (http://www.inatura.es/) es la guía web del patrimonio natural, geológico y arqueológico del parque natural de Cabo de Gata (Almería, España), que a partir de rutas preestablecidas facilita el acercamiento a este espacio protegido, incluyendo herramientas sociales para compartir y opinar sobre los contenidos. inatuRA es también una aplicación para dispositivos móviles que permite su uso sobre el terreno con fichas explicativas, cartografía de alta calidad off-line y posibilidad de visualizar la información a través de la vista realidad aumentada.

EVALUACIÓN DE LA INTERPRETACIÓN

Por último, para evaluar si la ruta cumple con los objetivos definidos, si el mensaje que se transmite llega adecuadamente a los visitantes, etc. es aconsejable:

  • Medir la actitud de  los visitantes, por ejemplo, el tiempo que tardan en leer los contenidos, qué contenidos les llaman más la atención, si muestran alguna dificultad específica para hacer o entender alguna actividad etc.
  • Analizar los movimientos de los visitantes; hacia dónde se dirigen, qué  itinerario siguen, cuánto  tiempo se quedan en el  lugar, cómo distribuyen el recorrido total, etc.
  • Analizar la opinión y nivel de satisfacción de los visitantes.

En definitiva, realizar el diseño de una ruta de interpretación del paisaje es una labor compleja, donde lo fundamental es analizar y evaluar muy bien el paisaje que se busca interpretar. No se puede interpretar un territorio sin antes analizar, y comprender cuáles son sus recursos claves, que nos permiten explicar el conjunto. Así, difícilmente se podrá interpretar la identidad y poner en valor un paisaje, y sus recursos.

Las TICs son herramientas que ofrecen nuevas formas de visualizar el paisaje y el patrimonio, pero es sólo un medio y no un fin en sí mismo. Por tanto, la interpretación del paisaje y sus recursos a través de las TICs va más allá de poner información geolocalizada, y otras aplicaciones, accesible a todo tipo de público. Debe aportar, además, una reflexión sosegada sobre la identidad y el carácter del paisaje, permitiendo así la creación de discursos bien estructurados.

REFERENCIAS

Morales, J. 2001. “Guía Práctica para la Interpretación del Patrimonio: El arte de acercar el legado natural y cultural al público visitante”. Consejería de Cultura. Junta de Andalucía.

Olvera, H. 2004. Guía para el diseño y operación de rutas de caminata. Dirección General de Desarrollo de Productos Turísticos, Dirección de Desarrollo de Turismo Alternativo, México, D. F.

Gonzalo de la Fuente colabora con el Instituto Superior del Medio Ambiente como docente de los cursos: Turismo y desarrollo sostenibleEcoturismo: Diseño y comercialización de productos y Paisaje e intervención ambiental

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Cómo somos como turistas?

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

Recientemente el periódico digital El País (España) público un artículo “La oleada de turistas que impidió anidar a las tortugas” (Artículo: http://goo.gl/UYZfQY ). La noticia exponía como una cantidad ingente de “excursionistas se aglomeraban en la playa de Ostional … para contemplar uno de los espectáculos más extraordinarios de la naturaleza: cientos de miles de tortugas oliváceas que salen lentamente del océano para poner sus huevos en la arena”.

La playa de Ostional,  situada en la costa pacífica de Costa Rica, es una de las dos zonas más importantes del mundo para la anidación de tortuga lora (Lepidochelys olivacea). Y, como era de esperar, “las tortugas no deseaban compañía. Espantadas por los miles de turistas que se concentraban a lo largo haciéndose selfis y sentando a los niños sobre los caparazones de las tortugas, los antiguos reptiles se dieron media vuelta sin más y regresaron al mar” sin concretar el proceso de anidación. Esta demás decir, el impacto negativo que ello supone.

Turistas en la arribada de tortugas en Ostional (Costa Rica) www.nacion.com

A todas luces esto ha sido un hecho lamentable y caótico, tal y como expresan los guías turísticos, guardaparques e investigadores. Razón, como indica Mauricio Méndez, director adjunto del Área de Conservación Tempisque,  están “replanteándonos  el  método de trabajo y el modo en que hacemos frente a este asunto”.

Pero, ciertamente el artículo debe llamarnos la atención sobre el modelo de turismo  y de su sostenibilidad en el sentido más amplio del concepto. Tanto en cuanto, cuando hablamos de turismo sostenible es algo más complejo que solo buscar, por ejemplo, la eficiencia energética y ambiental de un hotel o de un destino determinado sino también entender, analizar y conjugar la dinámica y funcionalidad de los espacios naturales con el uso público.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo sostenible “es aquel que pretende satisfacer las necesidades de los turistas así como los destinos turísticos, protegiendo e incrementando las oportunidades de futuro”.

Por ello, cabe aquí reflexionar en la responsabilidad individual de cada turista, en su actitud y comportamiento, cuando visita un destino de naturaleza y los procesos que ahí suceden.

Cada visitante debe ser consciente y sensible al lugar que visita, más allá de sus motivaciones y necesidades individuales, existen responsabilidades colectivas de garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales y culturales del destino que visita. Tanto en cuanto, el destino será disfrutado por el turista actual como una experiencia única e inolvidable, sino que permitirá su disfrute por parte de otros turistas en el futuro, pilar fundamental de la sostenibilidad del turismo.

Numerosos documentos y manuales de buenas prácticas en turismo sostenible y éticos de turismo responsable, coinciden en sugerir un conjunto de normas básicas de comportamiento cívico, sin conflicto y convivencia positiva del turista en destino.  Tales como, por ejemplo, “en un espacio natural procurar que la única huella que deje atrás sea la de su calzado. Si visitas ecosistemas sensibles, como arrecifes de coral o selvas, infórmate de cómo hacerlo para causar el menor impacto posible”, “Guarde silencio y disfrute del sonido de la naturaleza. El ruido perturba a la fauna” o “Respete y proteja todo aquello que hace de un destino un lugar único y diferente: desde su historia, su arquitectura y sus valores culturales, naturales y propios como: religión, gastronomía, música, arte, entre otros ”.  (Por ejemplo: Rainforest Alliance, 2015).

Entonces, cabe empezar a fomentar a que estas normas sean una realidad activa que mejore la actitud y compartimiento de los turistas en destino. Por ejemplo, en 2013, un estudiante chino provocó una protesta en Egipto después de escribir su nombre en la pared de un antiguo templo en Luxor. Esta situación, juntos a otras han desencadenado que el gobierno chino este haciendo un gran esfuerzo para convencer a sus ciudadanos a comportarse durante el viaje dentro y fuera del país; incluso el Gobierno chino ha anunciado que penalizará los comportamientos “incívicos” de los turistas chinos tanto dentro como fuera del país (20 minutos, 2015).

Pero así mismo, cuando el mal comportamiento social de un turista no es individual sino colectivo y realizado de forma sistemática puede llegar a terminar afectando a la calidad percibida y satisfacción experimentada en el destino. Ello tendría consecuencias nefastas en la imagen y reputación del lugar, sea desvirtuando sus valores, afectando a la demanda futura o perdiendo en competitividad, que en definitiva significa perder atractivo para el mercado (Acerenza, 2003).

Por ello, ha llegado el momento de actuar con acciones que promuevan actitudes y comportamientos positivos de los turistas antes, durante y después de haber vivido la experiencia vacacional. Sea mediante mensajes por redes sociales, portales de viajes, trípticos informativos en hoteles y/o en aviones, etc.  apelando a que cada turista debe tener una actitud responsable y consciente de los sitios que visita. Despertando su interés en comprender, aprender e identificar los valores naturales, culturales y sociales de cada lugar; y que su presencia debe ser siempre inofensiva y amigable. Tal como indica el gobierno de China “ser un turista civilizado es obligación de todo ciudadano“(20 minutos, 2015).

Gonzalo de la Fuente colabora con el Instituto Superior del Medio Ambiente como docente de los cursos: Turismo y desarrollo sostenibleEcoturismo: Diseño y comercialización de productos y Paisaje e intervención ambiental

BIBLIOGRAFÍA
20 Minutos (2015). El Gobierno chino anuncia que castigará los comportamientos incívicos de los turistas del país. 12/10/2015, del periódico 20 Minutos Sitio web: http://goo.gl/B8tHib
Rainforest Alliance (2015). Guide for Sustainable Tourism Best Practices. 13/10/2015, del Sitio web: http://goo.gl/TBapHL
Acerenza, M. (2003). Gestión de Marketing de destinos turísticos en el ambiente competitivo actual. Aportes y transferencias, 7(11):43-56. http://goo.gl/OjpCp0

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs