UN SAPO CORREDOR Y MUCHAS RAPACES

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Hacía muchas semanas que por falta de tiempo o mal tiempo no salíamos todos al campo y este sábado lo hemos conseguido, incluida la más pequeña, que estrenó la mochila grande de porteo. El día fue soleado y agradable y muy abundantes las aves rapaces que siempre son fáciles de ver por los niños aún sin prismáticos. Además, como ha llovido bastante este invierno los arroyos iban cargados, vimos huevos y renacuajos de sapo e incluso un adulto hizo las delicias de los pequeños. Sé que no se deben manipular estos animales por su delicada situación frente a enfermedades de la piel pero los niños no se resistieron.

Siempre me han llamado la atención los ojos de los sapos,
los de los sapos corredores (Bufo calamita) son verdes y preciosos

No, los sapos no escupen ni lanzan veneno, sólo saben inflarse para parecer más grandes y segregar veneno por las glándulas y verrugas de su piel, veneno que no hace nada si luego te lavas las manos.

Las primeras rapaces que vimos fue una pareja de aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) en vuelo nupcial, éste es el macho

Luego no dejaron de pasar decenas de buitres leonados (Gyps fulvus)...

... y algún buitre negro también (Aegypus monachus)

También estaban or la zona muchos milanos reales (Milvus milvus)

Éste nos sobrevoló bastante cerca y llevaba algo en las garras


Los aguiluchos se sintieron amenazado su territorio y empezaron a escoltar a los milanos. Aquí un milano real cogiendo altura para escapar del aguilucho

Pocos pájaros se dejaron fotografiar, como este macho de tarabilla común (Saxicola rubicola)

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...