Local, cooperativo, comprometido… Pon tu consumo en movimiento

Publicado en: Un viaje hacia el activismo por Un viaje hacia el activismo. Texto original

A la emergencia ambiental, las desigualdades sociales y las consecuencias de la pandemia, se van sumando el encarecimiento de la energía, fallos de las cadenas de distribución que ya no garantizan el flujo de mercancías, fábricas que tienen que parar por falta de componentes… El espejismo de la economía globalizada se ha venido abajo.

Frente a este sistema que convirtió en mercancía a las personas, los servicios públicos y el planeta, necesitamos una economía al servicio de la vida. Necesitamos producir, distribuir y consumir los bienes y servicios que sustentan nuestras vidas respetando los derechos humanos y el planeta del que formamos parte. 

Tenemos que impulsar y hacer crecer las alternativas que llevan años abriéndose paso. La Economía Social y Solidaria es una de estas alternativas. Está basada en criterios de cooperación, igualdad, compromiso social y respeto al medio ambiente. 

Hoy quiero hablar de una de sus iniciativas, el Mercado Social de Madrid. Lo formamos una red de más de 160 empresas y cooperativas de los más variados sectores. Ya es posible cubrir buena parte de las necesidades de la vida diaria dentro de esta red.


#CONSUMOenMOVIMIENTO

También son parte del Mercado Social personas que quieren poner su consumo en movimiento. ¿Esto que significa? Que al mismo tiempo que encontramos dónde adquirir productos y servicios de forma coherente con nuestros valores, contribuimos a que la Economía Social crezca y con ello la capacidad de transformar la economía desde el consumo cotidiano.

- En la vida diaria 

Alimentos de producción local y agroecológica en supermercados cooperativos, comercio justo, compra directa a productores de pan, cerveza artesana, huertos, quesería… o comer en un restaurante vegetariano de productos agroecológios.

Prendas de vestir y también clases para aprender a realizar arreglos creativos con las que ya no utilizamos.

Productos de limpieza, cosmética e higiene personal, artículos para bebés, juguetes.

Asesoría legal, seguros, proveedores de energía, banca ética.

En ámbito de la cultura, clases de idiomas, talleres de escritura, club de lectura, cuentos infantiles, cursos y encuentros formativos de temas sociales de actualidad, huertos escolares, librerías o medios de comunicación como El Salto, La Marea y Alternativas económicas.

Y también ecoturismo, cicloturismo, viajes solidarios, jardinería y actividades de ocio.

- Y en la colectiva

Si formas parte de un colectivo –o también para tu trabajo– puedes encontrar un espacio de coworking, catering para eventos, mensajería, asesoría jurídica, fiscal, agencia de comunicación, diseño editorial y web, servicios de consultoría en diferentes ámbitos sociales, investigación social.


En definitiva, hacemos activismo social con nuestra vida cotidiana

Es imposible detallar en este espacio todo lo que podemos encontrar en el Mercado Social. Porque no paran de sumarse empresas y cooperativas, unas ya consolidadas y otras de nueva creación que llegan de la mano de gente joven que quiere emprender en coherencia con sus valores. Innovación y creatividad a raudales, pero con los pies en la tierra, buscando dar servicio a las necesidades reales de la vida.

Cualquier persona puede ser socia del Mercado Social de Madrid pagando una cuota de tan sólo 20€ al año, lo que además le da derecho a beneficiarse de descuentos y ventajas dentro de la red.

Tenemos que conseguir que estas formas de entender la actividad económica crezcan y amplíen su capacidad para transformar nuestra sociedad y nuestras vidas. ¿Quieres formar parte? Echa un vistazo:

El Mercado Social de Madrid

Cómo asociarte

Ventajas de las personas socias 



Puedes leer y comentar el artículo completo en Un viaje hacia el activismo

Entradas relacionadas