Publicado en: Only birds por Carmen Azahara. Texto original


Foto propia tomada durante nuestros anillamientos en Jama-Coaque reserve, Ecuador 2018

Una de las noticias de esta semana que me ha llamado más la atención tiene como objeto de estudio el tamaño del ojo de las aves y la intensidad de la luz. Este artículo publicado en Science resume el estudio durante cuatro años de 15 especies del bosque nuboso en Perú. Y es que la luz es importante, no solamente para las plantas, sino también para nosotros los animales. 

Aunque ya se asociaba un tamaño mayor de ojos con la necesidad de ver en condiciones pobres de luz, esta investigación recoge datos concretos demostrando la veracidad de esta suposición. Recientemente han sido publicados otros estudios que han señalado que el tamaño relativo de los ojos de las ranas se corresponde con el lugar donde viven, se alimentan y reproducen. Y varios estudios publicados en los últimos 3 años sugieren que los ojos de las pulgas de agua varían en tamaño dependiendo de la presencia de depredadores. Incluso sin depredadores, los ojos un poco más grandes ofrecen una ventaja potencial de supervivencia.

Ahora era el turno de las aves, e investigadores del Museo de Historia Natural de Florida se pusieron a ello recurriendo a  las 240 especies que habían identificado en uno de los bosques nubosos del Perú. El área de estudio incluyó no solo el bosque nublado, sino también una variedad representativa de hábitats dentro de la reserva como granjas, áreas de arbustos y terrenos abiertos. Asimismo, tuvieron en cuenta la variación de la luz con la altura en el bosque nuboso, por lo que incluyeron en el estudio tanto especies que viven en el suelo hasta especies asociadas al dosel. 

Para llevar a cabo el estudio, durante 4 años los investigadores midieron el ancho de los ojos en 192 especies de aves anilladas y estimaron el tamaño de los ojos de las especies restantes a partir de fotografías. Las aves más grandes tienden a tener ojos más grandes, por lo que utilizaron el tamaño relativo de los ojos para sus análisis posteriores. A su vez, dividieron a las aves en dos grupos en función de los hábitos de alimentacion: las que normalmente capturan la presa desde su percha y las que normalmente se abalanzan o se zambullen para agarrar su comida.  Luego, el equipo documentó aproximadamente dónde estas aves pasan la mayor parte del tiempo.

También colocaron detectores de luz en 71 aves de 15 especies, uniéndolas a pequeñas mochilas con un adhesivo médico que duró adherido al obispillo de los individuos varias semanas. Una vez que se cayeron, los investigadores usaron la señal de radio emitida por el dispositivo para rastrearlo y recuperar los datos. 

Después de analizar los datos, se determinó que el tamaño de los ojos tiene una relación directa no solo dónde pasaban el tiempo las aves, sino también en el comportamiento de captura de presas. Como era de esperar, las aves que viven en las profundidades de los bosques o que necesitan perseguir insectos desde lejos, tenían ojos relativamente mas grandes. Mientras que las aves que vivían en los ambientes más luminosos tienen ojos comparativamente más pequeños.

Además, las aves tendían a permanecer donde sus ojos funcionaban mejor, lo que podría explicar el ascenso y la caída de algunas especies a medida que los humanos talan los bosques para la agricultura y el desarrollo. Las especies con ojos más pequeños prosperan en pastizales, campos y plantaciones de árboles, pero las especies de ojos grandes que evitan la luz brillante pueden verse amenazadas a medida que su hábitat forestal se fragmenta y destruye. 

En la foto que he usado para esta noticia os muestro al hormiguero bicolor, una de las especies más comunes de la reserva ecuatoriana en la que estuve viviendo en 2018. Esta especie vive mayoritariamente a nivel del suelo en la jungla y su nombre no se debe a que come hormigas, si no a que suele perseguir en grupos a las marabuntas para capturar a los insectos que saltaban intentando escapar de estas temidas y voraces hormigas. Y como veis, sus ojos son bastante grandes con respecto a su tamaño. Una caracteristica que le ha llevado a la Naturaleza miles de años alcanzar y que los humanos hemos puesto en jaque en un pestañeo...


Puedes leer y comentar el artículo completo en Only birds

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: