Aquelarre telemático de las gretas de la Educación Ambiental 26J #EA26

Texto de JoseManu Gutiérrez Greta acaba de apagar el ordenador tras otra sesión maratoniana de video-reunión. Hoy tocaba reunirse con personas que trabajan en educación ambiental para adelantarse al futuro que llega. Una tertulia con compañeras y compañeros de diferentes ámbitos de actuación y desarrollo de este campo a las que, a muchas de ellas, … More Aquelarre telemático de las gretas de la Educación Ambiental 26J #EA26

Publicado en: #EA26 Educación Ambiental por Daniel Rodrigo. Texto original

Texto de JoseManu Gutiérrez

Greta acaba de apagar el ordenador tras otra sesión maratoniana de video-reunión. Hoy tocaba reunirse con personas que trabajan en educación ambiental para adelantarse al futuro que llega. Una tertulia con compañeras y compañeros de diferentes ámbitos de actuación y desarrollo de este campo a las que, a muchas de ellas, les une una perspectiva incierta.

En la charla, alguien recordaba que, antes de la crisis anterior, se estimaban en 10.000 las educadoras y educadores ambientales, de los cuales alrededor de la mitad perdieron sus puestos de trabajo y bastantes equipamientos y empresas desaparecieron. No podemos dejar que vuelva a pasar, hay que ser proactivas, se reclamaba en el foro.

Las educadoras y educadores ambientales, esta “especie en peligro de extinción” se desayunaba con la noticia, en primera plana, de que el gobierno aprobaba un plan de ayudas a la automoción, dotado con 100 millones de euros. En la sesión de trabajo, alguien hizo los cálculos rápidamente: con el 2% salvaríamos al sector en riesgo durante nueve meses, lo estimado para volver a una actividad normalizada, aunque con los cambios que exijan los nuevos escenarios.

Sin embargo, Greta ya ha pasado por esta historia –pudo superar los trances anteriores a duras penas– y no cree que aparezca en ninguna primera plana un plan de rescate a la EA como van a seguir apareciendo al turismo, a la aviación, a la industria pesada… y veremos si a la banca y las multinacionales. Curiosamente, se rescatan sectores de gran impacto negativo en la lucha contra el cambio climático y no se tiene en cuenta un pequeño sector que lucha y educa frente al mismo.

Greta es un nombre femenino de origen griego que significa perla. Greta, al igual que las perlas, es una persona resistente y brillante, atributos que la hacen ser muy valoradas y metáfora de algo inaudito, atractivo, admirable y valioso. Como el resto de Gretas que conforman el cuerpo de la educación ambiental. 

En el aquelarre telemático de Gretas aparecieron varias prioridades a la hora de salvar a las personas y empresas del sector afectadas:

  1. PRIORIDAD. Cuando retrocede el tsunami del coronavirus y la emergencia sanitaria, vuelven a aparecer las otras emergencias (cuidados, justicia, energética…) y la emergencia climática. Los próximos años son vitales en cuanto a las decisiones que hay que tomar en todas las esferas de la vida para que pueda ser una realidad la mitigación y adaptación climáticas. Y, ante el cambio climático, es inexcusable la presencia de la educación ambiental como un sector estratégico de formación a todos los niveles (escolar, social, empresarial…).
  1. SERVICIO PÚBLICO. El estado, a través de su administración directa o indirecta, tiene el deber de garantizar a su población la educación ambiental necesaria para satisfacer sus derechos y necesidades y para empoderarla a fin de lograr una mayor justicia social, equidad y calidad de vida, sin poner en riesgo los espacios naturales locales y globales.
  2. FINANCIACIÓN. Si es un sector estratégico hay que dotarle de personas, espacios, tiempos…, o sea, de fondos económicos suficientes para que, si bien no pueda garantizar el éxito, por lo menos no se asegure el fracaso. Y es barato para el rendimiento que puede llegar a dar. Formar a la población frente a la crisis climática es una inversión ambiental que solo puede dar beneficios sociales (sanitarios, económicos, culturales…) y ecológicos (biodiversidad, ciclos ecosistémicos, recuperación de la naturaleza…).
  3. VINCULACIÓN. Un sector estratégico no lo es si no está relacionado con los demás. La educación ambiental debe formar parte de las estrategias contra el cambio climático o de economía circular, de las reformas sanitaria o educativa, de las políticas de pobreza energética, rurales, migración o soberanía alimentaria, por ejemplo. Esta vinculación permitirá generar sinergias tan insospechadas como necesarias en el futuro por construir.
  4. DESARROLLO. La educación ambiental es un campo en pleno desarrollo. No hay una única concepción de la educación ambiental y hay que identificar los elementos comunes, los escenarios de futuro afines y los procesos que hagan superar la idea de la educación ambiental como una mera herramienta del sistema, para buscar sinergias entre las oportunidades que ofrecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la visión decrecentista o la perspectiva ecosocial.

Las Gretas de la educación ambiental apuntan estas ideas y, seguro, que tú puedes aportar alguna más o matizar las anteriores, ya que esto es un campo en construcción, un campo con muchas tensiones internas y presiones externas, pero siempre vital frente a la crisis ecosocial.

Porque, la educación ambiental, si alguna vez fue necesaria, hoy es radicalmente imprescindible.

Tu opinión es fundamental ¿te vienes el próximo 26 de junio a las 18h a debatir en #EA26?

Puedes leer y comentar el artículo completo en #EA26 Educación Ambiental

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: