El Escarabajo Verde: Amarillo 1

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

La nueva temporada de El Escarabajo Verde ha empezado fuerte. La presentación del programa prometía: “En plena crisis del plástico, ¿hay que reducir la compra de los envases o es suficiente con llevarlos al amarillo? El Escarabajo Verde sigue los rastros de los envases y los datos del reciclaje”. Y cumple las expectativas. Con creces. Si no lo has visto todavía no deberías perder el tiempo leyendo esta entrada, busca 32 minutos y ponte con él. El Escarabajo Verde: Amarillo 1.

Empieza con los residuos de la noche de San Juan. Poniendo en contexto la sensación que nos genera la vista de los envases que se acumulan en la playa tras una noche de fiesta con el impacto que supone la cantidad de envases que se consumen: cada minuto un millón de botellas de plástico se venden en el mundo. A partir de aquí vienen las preguntas ¿Cuántos envases se reciclan en España? ¿Reciclamos mucho o reciclamos poco? ¿Quién tiene la responsabilidad del impacto de los residuos?

El equipo del programa recoge desde la respuesta social a los envases de usar y tirar al estudio “forense” de las bolsas de basura que depositamos en los residuos o la capacidad de la industria del plástico de asumir el material recuperado.

Abordan la cuestión desde el requisito de la normativa europea que establece la responsabilidad de los envasadores en la gestión de residuos de envases, lo que lleva a explicar qué es Ecoembes y cómo se gestiona el contenedor amarillo. Se plantean qué se tira o no al contenedor amarillo, si los plásticos que no son envases pueden recuperarse después de depositarlos en el amarillo o qué pasa con todo lo que hemos dejado en este contendor.

Para dar respuestas nos llevan a plantas de clasificación de residuos, ilustrando cómo se preparan los residuos para el reciclaje y la distribución de costes entre las empresas que ponen envases en el mercado y las administraciones que se encargan de la recogida y gestión de residuos.

De todos los envases que van al amarillo, el programa le sigue la pista a las botellas de plástico de PET y a los briks. Desde la propia industria del PET expresan que no hay suficiente material recuperado para toda la demanda de botellas que está habiendo y que va a haber, por lo que habría que mejorar la recogida de los residuos de envases.

En el apartado de los datos ponen de manifiesto la falta de documentación y la escasa información que no tenga como fuente el sistema integrado de gestión de envases Ecoembes. En este punto cuentan con el testimonio de Julià Álvaro, que manifiesta la falta de datos fiables, entre otras cuestiones en relación a la cantidad de envases que se ponen en el mercado.

A modo de ejemplo, el propio Ayuntamiento de Madrid sólo pudo tratar una tercera parte de los envases recogidos en 2016. Desde el Parque Tecnológico de Valdemingomez (P.T.V.) reconocen que el 13% en peso de la fracción resto son envases ligeros que deberían ir al contenedor amarillo. Unas cien mil toneladas en 2017. El máximo de esa cantidad que se podría aprovechar, según José Luis Cifuentes (Jefe del Departamento de Comunicación del P.T.V.) es de un 10%.

Durante todo el programa hay un juego entre dos visiones del reciclaje en España: con Julio Barea, de Greenpeace, contrastan los argumentos de Ecoembes, aportados por Nieves Rey. No es una elección casual: la organización ecologista ha contestado a los complacientes datos de la industria del envase de usar y tirar con un estudio en el que se calcula que sólo se recicla la cuarta parte de los envases de plástico. Y añaden testimonios de la industria del plástico, empresas de reciclaje, asociaciones y algún que otro experto (entre los que he tenido la suerte de colarme haciendo realidad un sueño).

El resultado me parece brillante, un gran trabajo de documentación del que resulta un reportaje muy pedagógico, que nos debería invitar a la reflexión y a asumir la importancia de prevenir la generación de residuos, en tanto que el sistema de recogida y tratamiento no es la solución a todos los problemas de nuestro modelo de producción y consumo.

Me quedo con una de las conclusiones que cierran el programa: el sistema debería mejorar. Y me apunto para ver el resto de esta línea de investigación que aborda el estudio de nuestras basuras.

Lo bueno es que hay esperanza. El foco está puesto sobre el problema y, pese a los intentos de ocultar la información y las estrategias para engañar a la opinión pública, quedan espacios donde se hace investigación, se contrastan argumentos y la información fluye.

Gracias a todo el equipo de El Escarabajo Verde por hacerlo posible. Con vuestro trabajo de servicio público estáis consiguiendo que las cosas cambien y que podamos mantener la esperanza de dejar un planeta habitable para las generaciones siguientes.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad