ALCAUDÓN COMÚN, JUEGOS DE AGUILUCHOS Y UN ZORRO

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Aún tenían barro, aunque seco, las botas este domingo cuando madrugué y me fui al campo. O sea que había pasado tiempo desde que no salía yo sólo al amanecer, desde abril más o menos. Como el pequeñajo crece y mejora, algo, su sueño me sentí con fuerzas para hacer eso que tanto me gusta. Y no se dio mal la cosa porque pude hacer un buen puñado de fotos, a pesar de un pequeño inconveniente con el uso de la cámara, que aún no controlo y que me hizo borrar fotos que quería guardar (¡ay! qué pena fotos de águila real).

En fin, no doy más rodeos, que me alargo sin motivo, y aquí la gente está, creo, para ver fotos de animales y si pueden aprender algo, mejor. El resumen de la mañana es un alcaudón común (Lanius senator), que tendría un nido cerca y no me quitaba ojo, un grupo de aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) hermanos nacidos este año, que andaban jugando entre ellos y con otro joven aguilucho cenizo (Circus pygargus), un zorro al trote (Vulpes vulpes), un azor (Accipiter gentilis) adulto que me distrajo de encontrar a sus pollos del año que no hacían más que chillar, un agateador (Certhia brachydactyla), un murciélago enano atropellado (Pipistrellus pipistrellus), y ya desde el patio de casa un ratonero (Buteo buteo), un águila calzada (Hieraetus pennatus) y el papá de los aguiluchos.


Inconfundibles los alcaudones comunes
No dejaba de vigilarme 


Con otro fondo, siguen siendo igual de bonitos 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies