Salinas y dunas del Pinet (Santa Pola)

Publicado en: Más allá de la ciudad por Fran Mercader Román. Texto original


      Dentro del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola podemos hacer multitud de rutas y excursiones gracias a su gran extensión y a sus distintos parajes que podemos encontrarnos a lo largo de las salinas.

        Una de ellas, es la que os traemos en este post, un pequeño recorrido de un par de kilómetros y apto para todas las edades por el extremo sur del Parque. Hablamos de las llamadas Salinas de Pinet, protegidas del mar gracias a un sistema dunar muy bien conservado.

Inicio del sendero
     La ruta la iniciamos en unas antiguas balsas salineras, hoy en día en desuso, a las que se introduce agua por su alto valor ecológico, ya que son el hogar de muchas aves como avocetas, flamencos, cigüeñuelas, garcetas, archibebes, chorlitejos, charrancitos, etc. Dependiendo de la época del año en la que vayáis, veréis más o menos aves.

Joven de flamenco común, aún sin el característico pigmento rosado en sus plumas
Grupo de chorlitejos y un archibebe común alimentándose en el borde de la balsa.
     El camino discurre paralelo a estas balsas gracias a unas maderas instaladas sobre las dunas, aunque en la mayoría del camino pisamos arena. Nos encontramos un par de casetas de observación en la que si estáis en silencio podréis ver de cerca las aves anteriormente citadas (recomendamos el uso de prismáticos y de teleobjetivos en vuestras cámaras).

Tarabilla común hembra
       Como ya dijimos anteriormente vamos pisando arena porque a nuestra derecho podemos ver el sistema dunar sobre el que se asientan numerosas especies vegetales como el pino y plantas adaptadas al sustrato salino. Se trata de dunas fijas, debido a la repoblación de pinos y eucaliptos que se hizo a principios del s.XX para frenar su avance.

Dunas fijas
Segunda caseta de observación de aves
       A nuestra izquierda encontramos un pequeño lago formado por las lluvias debido a la baja permeabilidad del suelo y el alto nivel freático. Además encontraremos numerosos charquitos de este tipo llamados malladas, donde los reptiles, aves y mamíferos que viven en esta zona aprovechan para hidratarse.

Panel informativo de las malladas 
Dunas fijas
      Detrás del lago, veremos una torre de observación. Desde aquí arriba podemos observar por completo las Salinas del Pinet y otra torre de observación que se encuentra justo enfrente. Podemos atravesar el camino que hay entre dos balsas para llegar hasta ella, nosotros no lo hicimos porque está bastante lejos y creemos que no aporta mucho puesto oque se encuentra en medio de la nada.

Torre de observación
Vistas de las salinas desde la torre de observación
      Así que seguimos el camino hasta la playa del Pinet, atravesando una camino que discurre por las llamadas dunas semifijas, aquellas en las que predominan especies de menor porte y arbustos hasta llegar al a playa, donde encontramos las dunas móviles, en las que no existe vegetación y cambian en función del viento.

Camino a la playa entre dunas semifijas

       Una delicia si vas en temporada baja, puesto que puedes disfrutar de ella si nadie... y si encima te sale un buen día es una gozada poder caminar por la arena.

Playa del Pinet

Dunas móviles en la playa del Pinet

Antiguas casas de la playa del Pinet. Algunas se conservan mejor que otras. 
       Puedes volver por otro camino entre dunas, o seguir por la playa. Nosotros escogimos la segunda opción porque la playa en invierno es una gozada como podéis ver en las imágenes. Cuando lleguemos a las primeras casas, justo detrás de ellas está el parking donde dejamos el coche.

Más info

Descripción de la ruta en la web de Parques Naturales

Cómo llegar

     Para llegar al incio de la ruta tenéis que atravesar las Salinas de Santa Pola por la N-332 y saliros por "La Marina Playas" y posteriormente "Platja del Pinet". Aquí abajo os dejamos el link para que os lleve directo vuestro GPS, tan solo debéis darle a "Cómo llegar".

       Track GPS de Wikiloc de la ruta que hicimos


Puedes leer y comentar el artículo completo en Más allá de la ciudad