Los girasoles de última generación que generan energía limpia

Los avances en energía fotovoltaica avanzan cada día más rápido y para llegar a esta conclusión solo hace falta observar el nuevo modelo de panel solar bautizado convenientemente como SmartFlower POP. Este original panel solar, que combina de forma muy inteligente diseño y eficiencia, está compuesto por grandes «hojas» monocristalinas que actúan como paneles que captan la energía solar (un diseño inteligente de la naturaleza aplicado a la tecnología) y que transmiten la energía a los cables almacenados dentro de la estructura que actúa como tallo de la flor. Además su concepción tiene muy en cuenta la usabilidad y el espacio, su diseño la hace fácil de replegar en épocas con menor actividad solar. Por otro lado, cabe destacar que su inclinación de 90 grados permite captar una gran cantidad de energía solar, mejorando hasta en un 40% los resultados ofrecidos por otros paneles solares convencionales. Esta flor de alta tecnología se basa en 3 principios básicos: rapidez, eficiencia y eficacia.

La observación del propio funcionamiento de la naturaleza fue una potente fuente de inspiración, tal y como señala Alexander Swatek, CEO de la start-up que se encuentra detrás de la idea. ¿De dónde surgió el concepto? Muy sencillo: de los girasoles. Ninguna otra planta explota de forma más eficiente la energía solar. Su instalación además es sencilla puesto que no necesita más que una pequeña obra para que el equipo quede anclado a la superficie y no suponga un peligro para los usuarios. La seguridad es también un factor importante para este tipo de instalaciones, por ese motivo este panel solar es capaz de cerrar sus tallos si detecta rachas de viento superiores a 50 km/h e incluso de entrar en estado de reposo si detecta que se incrementan hasta los 60. El dispositivo incorpora para mayor comodidad un sistema plug&play que ahorra el gran esfuerzo que requiere el despliegue de paneles tradicionales. Como punto añadido frente a estos sistemas, los paneles de la flor se limpian automáticamente gracias a los sensores que le permiten detectar el polvo de las placas y de esta forma evitan la reducción de la captación de energía solar. Asimismo y por inverosímil que parezca, esta flor high-tech que mide 2,65 metros de altura se distribuye en una caja.

No hay duda de que SmartFlower POP ha basado su diseño en la elegancia pero aplicada a la eficacia. Esta curiosa planta es capaz de captar entre 3.400 y 6.200 kW al ano, aunque depende de la región geográfica en la que se encuentre. En España sería capaz de generar 5.900 kW, explican sus desarrolladores en el país, equivalente al consumo de un hogar español medio al año. Los creadores de la idea no se han quedado quietos y han lanzado innovadores productos como SmartFlower Pop-e, el primer combinado para la recarga de vehículos eléctricos. Esta nueva versión permite trasladar a la red eléctrica un suministro de hasta 22 kW, permitiendo su instalación para recargar coches o bicis eléctricas tanto en empresas como centros comerciales. Con un día de carga un coche eléctrico podría recorrer 100 km. Los paneles solares de esta segunda versión disponen de 18 metros cuadrados de superficie de captación solar y son capaces de generar unos 4.000 kW/h en las regiones de Europa Occidental.

Aunque SmartFlower POP es toda una innovación para el sector y aporta grandes beneficios a los consumidores, el dispositivo se ha encontrado con serias trabas legales para su distribución en España, concretamente por el Real Decreto 900/2015 aprobado en octubre del año pasado y conocido como «impuesto al Sol». De momento esta ingeniosa flor de alta tecnología puede adquirirse por 11.900 €, aunque será necesario mantenerse a la espera para conocer el veredicto del Tribunal Constitucional sobre la reciente legislación en materia energética en nuestro país.

Fuente imagen:  Marcel Sigg



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Pensando el territorio.

Los girasoles de última generación que generan energía limpia

Los avances en energía fotovoltaica avanzan cada día más rápido y para llegar a esta conclusión solo hace falta observar el nuevo modelo de panel solar bautizado convenientemente como SmartFlower POP. Este original panel solar, que combina de forma muy inteligente diseño y eficiencia, está compuesto por grandes «hojas» monocristalinas que actúan como paneles que captan la energía solar (un diseño inteligente de la naturaleza aplicado a la tecnología) y que transmiten la energía a los cables almacenados dentro de la estructura que actúa como tallo de la flor. Además su concepción tiene muy en cuenta la usabilidad y el espacio, su diseño la hace fácil de replegar en épocas con menor actividad solar. Por otro lado, cabe destacar que su inclinación de 90 grados permite captar una gran cantidad de energía solar, mejorando hasta en un 40% los resultados ofrecidos por otros paneles solares convencionales. Esta flor de alta tecnología se basa en 3 principios básicos: rapidez, eficiencia y eficacia.

La observación del propio funcionamiento de la naturaleza fue una potente fuente de inspiración, tal y como señala Alexander Swatek, CEO de la start-up que se encuentra detrás de la idea. ¿De dónde surgió el concepto? Muy sencillo: de los girasoles. Ninguna otra planta explota de forma más eficiente la energía solar. Su instalación además es sencilla puesto que no necesita más que una pequeña obra para que el equipo quede anclado a la superficie y no suponga un peligro para los usuarios. La seguridad es también un factor importante para este tipo de instalaciones, por ese motivo este panel solar es capaz de cerrar sus tallos si detecta rachas de viento superiores a 50 km/h e incluso de entrar en estado de reposo si detecta que se incrementan hasta los 60. El dispositivo incorpora para mayor comodidad un sistema plug&play que ahorra el gran esfuerzo que requiere el despliegue de paneles tradicionales. Como punto añadido frente a estos sistemas, los paneles de la flor se limpian automáticamente gracias a los sensores que le permiten detectar el polvo de las placas y de esta forma evitan la reducción de la captación de energía solar. Asimismo y por inverosímil que parezca, esta flor high-tech que mide 2,65 metros de altura se distribuye en una caja.

No hay duda de que SmartFlower POP ha basado su diseño en la elegancia pero aplicada a la eficacia. Esta curiosa planta es capaz de captar entre 3.400 y 6.200 kW al ano, aunque depende de la región geográfica en la que se encuentre. En España sería capaz de generar 5.900 kW, explican sus desarrolladores en el país, equivalente al consumo de un hogar español medio al año. Los creadores de la idea no se han quedado quietos y han lanzado innovadores productos como SmartFlower Pop-e, el primer combinado para la recarga de vehículos eléctricos. Esta nueva versión permite trasladar a la red eléctrica un suministro de hasta 22 kW, permitiendo su instalación para recargar coches o bicis eléctricas tanto en empresas como centros comerciales. Con un día de carga un coche eléctrico podría recorrer 100 km. Los paneles solares de esta segunda versión disponen de 18 metros cuadrados de superficie de captación solar y son capaces de generar unos 4.000 kW/h en las regiones de Europa Occidental.

Aunque SmartFlower POP es toda una innovación para el sector y aporta grandes beneficios a los consumidores, el dispositivo se ha encontrado con serias trabas legales para su distribución en España, concretamente por el Real Decreto 900/2015 aprobado en octubre del año pasado y conocido como «impuesto al Sol». De momento esta ingeniosa flor de alta tecnología puede adquirirse por 11.900 €, aunque será necesario mantenerse a la espera para conocer el veredicto del Tribunal Constitucional sobre la reciente legislación en materia energética en nuestro país.

Fuente imagen:  Marcel Sigg



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Pensando el territorio.