Pseudoescépticos, y la responsabilidad de quien divulga ciencia

En una entrada anterior, comentaba cómo alguien que se creía “escéptico”, después de tuitear una serie de falsedades, unidas a varias cuestiones discutibles, me pedía artículos revisados por pares hasta para extraer información de la EFSA.

Esta persona, divulgador científico y youtuber, parece (en mi humilde opinión) un científico competente en diversas materias, pero con los divulgadores pasa como con los tertulianos, que no se puede saber de todo. Es normal, todos nos equivocamos.

Lo que quiero hacer notar es que hay una corriente de pseudoescépticos, cazadores de magufos, que no se molestan en informarse y contrastar las informaciones, siempre que vengan de otros pseudoescépticos reconocidos como ellos, y ahí se van colando opiniones e ideologías disfrazadas de “rigor científico”, con un tufo a “yo soy superior y la ciencia está de mi parte” indigno de un científico y mucho más de un escéptico.

Así que estoy viendo cómo en esta corriente de cazadores de magufos, mezclan a antivacunas, pseudocientíficos, ecologetas, progres, feministas, buenrrolleros y new age….como dijo alguien…..
No parecen diferenciar entre ecólogos, ecologistas y ecologetas, siempre que les lleven la contraria en algo. Ya sabéis, profesionales ambientalistas, da igual que seáis becarios o jefes, estudiantes o catedráticos, que trabajéis en residuos, en contaminación del aire o del agua, o que estéis investigando con grafeno o con algas. Si os dedicáis al medio ambiente, sois todos unos Magufos!!




No se puede criticar a Greenpeace por ser demagogos, sectarios y no ofrecer datos científicos, haciendo lo mismo que se critica.

Cualquier divulgador científico (hangout24 +Dietética Sin Patrocinadores )  debería ser consciente de la responsabilidad de sus palabras, y diferenciar en todo caso las opiniones de los datos contrastados. 
Si Greenpeace, o la APPA (asociación de renovables) te explica algo, lo pones en cierta cuarentena. Si te lo explica el Foro Nuclear, o un comunicador de CocaCola, exactamente igual. Pero si lo dice un científico escéptico riguroso cazador de magufos, cualquier persona no experta en el tema se lo creerá a pies juntillas (y entre los seguidores de Twiter contrasté que había muchos no conocedores del tema).

Yo, que ya peino canas (de ahí mis dificultades con Twiter) ya tuve una cura de humildad. Yo era un cuñadísimo de esos “científicos escépticos” que repetían como loros “si lo ha aprobado la EFSA no puede ser malo”, “si lo ha prohibido la EPA es que es malo”, y me sentía orgulloso de desmentir los mitos de la abuela (ponte la bufanda hijo, tómate un caldito de pollo…). También repetía lo que decían médicos en los medios de comunicación, “si quieres adelgazar come menos y muévete más”, “si no desayunas tu cuerpo se ralentiza, y engordarás más”, “lo que engorda no es el pan, sino lo que hay dentro”.

Hasta que un buen día, alguien al que yo consideraba Magufo, me dijo que la pirámide nutricional estaba equivocada. ¿Le creí? Por supuesto que no, le dije cuatro cosas bien (mal) dichas…Posteriormente caí en mi error, y gracias a él descubrí a Aitor Sánchez +Mi dieta cojea , y a Centinel (loquedicelacienciaparadelgazar). Ahora me lo pienso dos veces antes de menospreciar a otro.

Ojo con lo que se divulga, porque hasta vuestro más querido referente (en mi caso Manuel Toaria) un día va y la lía.

Y si os sentís como yo, en la cuerda floja, exlicando un día a alguien que el microondas no convierte la comida en peligrosa, y explicando a otro que el pilates no es una pseudociencia, que es un ejercicio bueno para la espalda, y que no me voy a morir por comer pocos cereales, te gustará ver esto: Goles nutricionales

Y si quieres saber lo último en impacto ambiental de la agricultura ecológica, lo tienes aquí:





Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.