El voluntariado ambiental. Algunos ejemplos y reflexiones

1. Introducción

Llevaba ya tiempo con ganas de escribir sobre el voluntariado ambiental, ya que siendo voluntario ambiental desde hace muchos años, observo con agrado como en los últimos tiempos cada vez son más las personas y entidades que se animan a aportar su granito de arena en distintas causas y actividades que merecen mucho la pena.

Y es que, si bien el voluntariado ambiental no sea quizás tan conocido aún como otros tipos de voluntariado como pueden ser el social, sí que es cierto que cada vez cuenta con más protagonismo. Y ello, a mi modo de ver, se debe a varias causas, que en buena medida también están relacionadas con los beneficios que su práctica aportan:

-Mayor conciencia ambiental de la sociedad en su conjunto (administración, asociaciones, ciudadanía, empresas).

-Mayor y mejor difusión de las actividades a través de Internet y redes sociales.

-Múltiples beneficios que aporta el voluntariado ambiental: cuidado y mejora del propio entorno, socialización, adopción de hábitos saludables, aumento de la autoestima, etc.

A lo largo de este artículo haré un recorrido por algunas de las experiencias que mejor conozco (todas ellas desarrolladas en Cantabria), para finalizar con algunas reflexiones personales sobre aspectos tanto positivos como negativos relacionados con el voluntariado ambiental.

2. Voluntariado ambiental en Cantabria

En Cantabria existen experiencias de voluntariado ambiental (aunque en un principio no se las considerase como tal) desde hace varias décadas, de la mano de colectivos vinculados al movimiento scout y de entidades como ARCA (Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria), Bosques de Cantabria, Ecologistas en Acción, Fundación Naturaleza y Hombre, Fundación Oso Pardo, o SEO-Birdlife, entre otras.

No obstante, ha sido en la última década cuando se ha producido una auténtica eclosión del voluntariado ambiental, ya que son miles de voluntarios los que de forma habitual o puntual realizan algún tipo de acción relacionada con la conservación del medio ambiente.

Cartel anunciador de una actividad de voluntariado

Probablemente, las experiencias que más éxito popular han tenido en esta última década han sido el Proyecto Ríos y el programa PROVOCA.

El Proyecto Ríos se desarrolla en Cantabria desde 2007, entendido en un primer momento como un proceso participativo y voluntario para el diagnóstico y la conservación de los ecosistemas fluviales, y auspiciado por el Gobierno de Cantabria. Posteriormente, fue asumido por la asociación Red Cambera y ha llegado a movilizar a miles de voluntarios en la inspección, conservación, y custodia de los ríos cántabros.

Voluntarios del Proyecto Ríos en el río Deva

En cuanto al programa PROVOCA (Programa de Educación Ambiental y Voluntariado en Cantabria) surgió en 2012 impulsado por el Gobierno de Cantabria, como una iniciativa destinada a la ciudadanía en general, existiendo además programas específicos de educación ambiental y voluntariado. Desde entonces, la participación ciudadana en las distintas actividades desarrolladas por una treintena de entidades ha ido en aumento hasta situarse en torno a las 10.000 personas en el año 2015, lo que puede considerarse como una cifra espectacular.

Igualmente es destacable la labor que viene desarrollando el proyecto Explora tu río (Programa de Voluntariado en ríos para las escuelas del medio rural de Cantabria), impulsado por la Red Cántabra de Desarrollo Rural desde 2007. El proyecto, dirigido a la población escolar, ha alcanzado un notable éxito, con la participación de más de 5.000 alumnos de las escuelas de las zonas rurales de Cantabria.

3. Algunas reflexiones sobre el voluntariado ambiental

En este apartado quiero compartir algunas reflexiones sobre el fenómeno del voluntariado ambiental, a raíz de mi experiencia personal en relación al mismo.

Ya en el primer apartado del artículo me referí brevemente a los múltiples beneficios que puede aportar el voluntariado ambiental a quiénes lo practican, y seguramente se podrían añadir bastantes más. Asimismo, quiero hacer referencia a ciertos aspectos que bajo mi punto de vista también pueden entrañar riesgos en relación al auge del voluntariado ambiental:

-Riesgo de dejación por parte de las administraciones públicas competentes.

El hecho de que cada vez más personas se involucren en las actividades de voluntariado ambiental puede llegar a tener el efecto no deseado de que las administraciones públicas competentes en materia de medio ambiente tiendan a no asumir sus obligaciones al respecto. Ilustraré esta idea con un ejemplo: en el caso de Cantabria, numerosas acciones de voluntariado se dirigen a la eliminación de plantas invasoras (uno de los graves problemas ambientales de la comunidad), mientras que aún no existe un plan integral de actuación por parte de las administraciones (si bien se está trabajando en la “Estrategia Regional de Especies Exóticas Invasoras”).

-Riesgo de que dicho auge se convierta en moda pasajera.

La popularización de las actividades de voluntariado, favorecida por las facilidades y medios que tanto las administraciones -el voluntariado suele tener una considerable repercusión mediática- como las empresas -en el marco de la Responsabilidad Social Corporativa- disponen para su desarrollo, puede hacer que quien participe en dichas actividades lo haga de forma puntual y sin interiorizar realmente los objetivos de las acciones desarrolladas, dejando de implicarse cuando no existan tales facilidades y medios.

Para finalizar, quiero desear a todos los lectores del blog un feliz 2017, seguro que con alguno de ellos coincidiré a lo largo del año en alguna actividad de voluntariado ambiental. Nuestro medio ambiente bien se merece ese pequeño esfuerzo por nuestra parte.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.