Llanos y Cascadas de La Larri (Ordesa)


     Uno de los lugares más impresionantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca, Aragón) es el Valle de Pineta. En él, podemos hacer muchas rutas y disfrutar de los Pirineos en todo su esplendor. 

     En este caso os vamos a enseñar la ruta que nos lleva a los Llanos de Larri y las Cascadas de Larri. Sin duda, de las mejores que puedes hacer por el Parque. 


Ruta

      La ruta comienza en la Pradera de Pineta. Desde aquí salen varias, lo mejor es preguntar en la caseta de información del Parque y os explicarán cuales son vuestras mejores opciones según la energía y condición física que tengáis y el tiempo del que dispongáis.

     Nosotros escogimos hacer esta por tener una duración media y no ser muy exigente físicamente. La otra opción, quizás más conocida es la ruta de las Cascadas del Cinca. Saltos de agua que veremos casi todo el camino por su enorme altitud. 

Carteles indicativos de las distintas rutas que podemos escoger 
      Para hacer esta ruta, debemos seguir, en un principio el indicativo Camino de Marboré. Nosotros, sin embargo, fieles a nuestros principios, nos perdimos y tiramos por Cascadas de La Larri de manera que subimos por el camino más corto y más vertical (en teoría por aquí debemos bajar, pero lo hicimos al revés). 

     Si seguimos el Camino de Marboré, es decir, el camino más fácil para subir, nos adentraremos en el bosque e iremos ascendiendo ligeramente hasta llegar a la pista forestal. En este punto nos dirigimos a la derecha, dirección Llanos de La Larri. Llegaremos a un puente sobre las cascadas y seguimos nuestro camino. A partir de aquí, no hay pérdida. 

Vistas de Monte Perdido desde el puente sobre la cascada. 
       Pasaremos una valla puesta en medio del camino para los caballos y vacas que podremos encontrar más adelante. Y tras un pequeño zig zag, llegamos al Circo de La Larri o los Llanos de La Larri

Monte Perdido desde los Llanos de La Larri
Glaciar de Monte Perdido y Cascadas del Cinca
      Desde aquí podremos observar el glaciar de Monte Perdido. Un panel nos explica que es el cuarto más extenso de Pirineos, con un espesor de 45 metros y un área de 0,5 km2, se encuentra en retroceso como todos los demás. El agua que va descongelándose da lugar al río Cinca. En la imagen podemos ver algunas de las cascadas

       Pero lo que más nos gustó de la ruta fueron... sí, los caballos. Poder ver, tocar y sentir a estos preciosos y grandes animales en su hábitat natural es impresionante. 




      Además, mientras disfrutábamos con los caballos, pudimos observar a lo lejos, otro de los animales que viven aquí, las marmotas

        Ya bastante gorditas, para poder pasar el invierno, corrían ladera arriba en busca de más alimento que llevar a su madriguera. 

Marmota (Marmota marmota)
    Tras esto, seguimos nuestro camino y en 20-30 minutos caminando por los prados de La Larri, llegaremos a sus cascadas. Aguas frías y pequeños saltos que nos ofrecen otra visión del valle. 

De camino a las Cascadas de La Larri
Piscinas naturales



       Las cascadas no son nada del otro mundo, son pequeños saltos que forman pequeñas pozas pero es un fin de ruta bastante agradable.

     Ahora, volveremos sobre nuestros pasos hasta el puente que cruza las cascadas. Ahí tenemos dos opciones, seguir por la pista forestal y luego bosque (por donde subimos) o a la izquierda sale una senada que va paralela a las cascadas. Nosotros recomendamos esta opción ya que son muy chulas.


        Hacer una ruta con el ruido del río de fondo es uno de los mayores placeres de cualquier amante del senderismo.

Cómo llegar 

       Como siempre digo, no es complicado llegar con el GPS del móvil, poniendo por ejemplo, Parador de Bielsa, que se encuentra en este lugar privilegiado. En caso de que no tengáis, dirigiros a la población de Bielsa y justo tras pasar el núcleo urbano y antes del túnel que nos lleva a Francia, veréis un indicación a la izquierda que pone Valle de Pineta.




Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad.