GARZA REAL PERDIDA Y CORZO AL ESCONDITE

Parece que no acaba nunca este verano, pero la verdad es que ya se nota la presencia de algunas aves invernantes, y la ausencia de las estivales. Hay por tanto mucho movimiento, y uno puede encontrarse casi cualquier cosa. El domingo, tuve uno de esos encuentros raros, y es que en el lavadero me sorprendió una garza real (Ardea cinerea). Seguramente divagaba por la zona y para pasar la noche buscó algo de agua por si había algún pez o rana para desayunar. Al verme, se levantó, pero igualmente iba a empezar la mañana en ayunas.

Garza real al amanecer
Como siempre, madrugar ayuda a ver mamíferos, y a unos 50 metros un corzo (Capreolus capreolus) avanzaba siguiendo la dirección de una ribera. Él no me vio, y yo sólo pude ver su cabeza y parte de su grupa, pues la hierba alta prácticamente le tapaba. Al final, desapareció en el carrizo.

En el centro de la imagen, una oreja, un ojo y el hocico de un corzo
A pesar de la sequía, del calor y de que aún no ha sido el día del Pilar, ya había cazadores, así que sin mucha esperanza de ver pájaros me centré en algunos artrópodos mientras volvía a casa.

Argiope lobata un tipo de araña lobo de gran tamaño
A contra luz se observa el diseño de su gran tela de araña
Saltamontes de alas rojas (Oedipoda germanica?)
Al fina algún pajarillo se dejó ver...

Tarabilla común (Saxicola torquata) sobre una cardencha
Acabo con una foto de hace una semana, cuando hay poca luz y no te apoyas en nada, es casi imposible que no te salga la foto movida, aunque a veces eso tiene su encanto.


Anochecer en Santorcaz



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras....