En primavera, el tiempo apremia

Publicado en: Only Birds por Carmen Azahara. Texto original



Enlazando con la noticia de la semana pasada, en la que comentaba un estudio que demostraba que las aves pueden volar más rápido en grupo que en solitario, la noticia de hoy sigue mencionando la velocidad, pero en otro contexto.

Un estudio publicado en la revista "The Auk" afirma que las aves aplican un mayor esfuerzo  para aumentar su velocidad de vuelo en la migración primaveral comparándola con la migración de otoño. Anteriormente a esta nueva revelación, otros estudios ya comentaban que las aves migratorias se tomaban descansos más cortos en primavera, pero lo difícil radicaba en demostrar si, a su vez, también vuelan más rápido.

Para ello, los investigadores usaron radares de vigilancia meteorológica de alta tecnología operadas por la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) y el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Cuando aplicaron este sistema en el estudio de la migración de las aves, se encontraron con el hecho de que las aves volaban más rápido en primavera y aplicaban un mayor esfuerzo para contrarrestar los vientos no favorables que podían desviarlos de su ruta. 

"Muchos de los estudios anteriores que hemos consultado se centran en unos pocos individuos o, como mucho, a una escala de cientos de ejemplares, pero con la tecnología radar, ahora podemos documentar el comportamiento de millones de aves en solo una noche. Esto supone una gran cantidad de datos que, cuando los pones en común, muestran una gran diferencia entre estaciones. Es bastante convincente", comentó Kyle Horton, investigador de la Universidad de Oklahoma en la entrevista. 

Por tanto, los análisis revelan patrones a gran escala en el comportamiento de las aves migratorias que apoyan la literatura ya existente sobre estrategias de vuelo de los migrantes, donde éstos van más rápido en primavera ya que "llegar tarde" puede afectar al éxito reproductivo. Además, este estudio ha descubierto la existencia de una mayor capacidad de compensación del viento en general durante la primavera y nuevas posibilidades a estudiar sobre los procesos que subyacen a estos patrones. 

Así, se podría esperar que las aves tuvieran la capacidad de ajustar su comportamiento migratorio a las diferentes condiciones que pueden ser causadas debido al cambio climático en la intensidad del viento, amortiguando sus efectos. Aunque esto es solamente una hipótesis. 



Fuentes consultadas para la redacción de esta entrada:

Puedes leer y comentar el artículo completo en Only Birds