La laguna rosa de Torrevieja


        Nos vamos al sur de la provincia de Alicante. En concreto, al Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja. En él, nos encontramos un par de lagunas saladas, pero cada una con un color diferente. 

           Al norte, la laguna de La Mata, que tiene un aspecto verdoso, nada fuera de lo normal. Sin embargo, al sur nos llama la atención rápidamente la inmensa laguna de Torrevieja, pero sobre todo, su color.

             El resultado, como podéis ver, es espectacular único en la península.



La inmensidad ante tus ojos


      Este color rosáceo, que impregna las orillas de esta laguna, se debe, principalmente, a unas bacterias (halobacterias) presentes en este medio extremo. Para ser más exactos se debe a unas proteínas denominadas bacteriorodopsina que se fijan en las membranas de las halobacterias.


     Hay que recordar que estamos dentro de un Parque Natural y que existe una normativa que debemos cumplir para que este espacio no se degrade y todos podamos seguir disfrutando de él. Por ejemplo, está prohibido el baño (aunque veréis fotos por ahí de gente bañándose). Además, debemos llevar a nuestras mascotas atadas (aunque veréis a decenas de personas con su perro suelto).

Playa de sal
Abandonada
Cristales de sal
     Nuestra recomendación es que vayáis con chanclas, escarpines, cangrejeras o lo que queráis, pero no descalzos, por que los cristales de sal que pisamos son bastante molestos. Eso sí, intentad coged un trozo, y veréis que en la naturaleza, las formas geométricas si existen.

    La mejor época del año para visitarla es a finales de verano (Agosto, Septiembre) que es cuando se encuentra el rosa más intenso (aunque dependerá de la hora del día y del tiempo atmosférico, ya que el cielo se refleja en la laguna). 

Parece una playa caribeña, pero no... estamos en Alicante.
Puesta de sol
      Ya lo veis, estamos en una de las zonas mas bonitas para ver la puesta de sol de toda la provincia. Es sí, tenéis que dirigiros al este de la laguna, si queréis ver reflejado el sol en ella.  

      Por último, aclarar que este no es un post para hablar de la fauna y flora del Parque Natural, que seguramente hagamos en un futuro, cuando lo visitemos con más tiempo y dedicación. En esta entrada hemos querido plasmar una de las bellas estampas que nos ofrece la naturaleza en la provincia alicantina.

       Más información del Parque:

Cómo llegar 

Uno de los senderos de entrada a la laguna
     Casi le dimos la vuelta a la laguna y vimos que hay varias entradas a ella, de hecho veréis gente por toda la orilla (hasta lo que alcancen vuestro ojos, porque es inmensa, unas 1400 hectáreas). Nosotros aparcamos en el límite de una de las miles de urbanizaciones que acechan al Parque Natural y nos dirigimos a una especie de playa de sal con muy poca profundidad, al este de la laguna. 



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad