¿En qué gastó ecoembes 472 millones de euros en 2015?

presupuesto_ecoembesUna de las palabras repetidas constantemente en el Informe Anual Integrado 2015 de Ecoembes es “transparencia”, hasta unas unas veinte veces en ciento y alguna páginas. A pesar de ello no encuentro respuesta a algunas preguntas. Una de ellas, sobre la que ya reflexionamos aquí, es qué suma Ecoembes para concluir que recicla un 74,8 %. La siguiente tiene que ver con los datos económicos. ¿Puede ese Informe Anual Integrado de una organización que se dice preocupada por la ciudadanía responder a la pregunta “En qué gastó Ecoembes 472 millones de euros en 2015”?

La pregunta es importante por muchos motivos, me quedo con estos dos:

  • Es el dinero de los consumidores: mi dinero, tu dinero y el de cualquiera que comprase un producto envasado. Me parece lógico preguntarme en qué se gasta mi dinero, tanto si son mis impuestos, como si es la cantidad que se me cobra para hacer posible el reciclaje de los residuos de los productos que compro.
  • Los costes de gestionar residuos de envases que no cubra Ecoembes los tiene que cubrir la Administración con dinero de mis impuestos: cuanto más y mejor gaste Ecoembes en recoger y tratar los residuos de envases que se generan en mi ciudad menos tendrán que gastar ayuntamientos, comunidades autónomas y el Estado en esta partida. Si el gasto de Ecoembes no es adecuado hipoteca todo el sistema de recogida y gestión de residuos.

Ahora vamos al dato:

472 millones de euros ecoembesEcoembes gastó 472 millones de euros en 2015. Como lector curioso la siguiente pregunta que me hago es ¿en qué? ¿dónde fueron a parar los 472 millones de euros que, los consumidores que compramos productos envasados, confiamos a Ecoembes en 2015? Y la respuesta es… no lo sé. No lo puedo saber después de leer su informe anual 2015. Todo muy transparente, pero cuando se trata de encontrar información… una caja negra de grandes cifras.

En cuanto a los gastos del SIG, la financiación de la recogida selectiva de envases domésticos y campañas de comunicación para la sensibilización ciudadana supone el 95,3% del gasto. Mientras que el 4,7% de gasto restante se destina a sufragar los costes de gestionar el SIG por Ecoembes, que corresponden fundamentalmente a servicios contratados a proveedores y estudios.

Así pues tenemos un 4,7% -22 millones de euros- del que una parte va a cubrir los costes del propio SIG y otra, no sabemos cuanto, que se va en estudios interesados que contribuyen poco o muy poco a mejorar los resultados en el reciclaje de envase. Eso sí, permiten titulares favorables al modelo de negocio de Ecoembes y promueven un modelo insostenible de consumo.

Estas grandes cifras mezclan cosas tan dispares como recogida selectiva y campañas de comunicación para la sensibilización. Todo en un 95,3% del gasto, siendo lo primero la obligación legal que justifica la existencia de Ecoembes y lo segundo la estrategia comercial que nos hace desconfiar de que esté haciendo bien lo primero.

Después tenemos las cuentas de perdidas y ganancias, con datos curiosos del funcionamiento de la organización, pero el informe anual de Ecoembes no despeja la duda sobre qué fin tienen los 472 millones de euros ¿cuantos se destinan efectivamente a la recogida selectiva? ¿cuanto recibe cada ayuntamiento por sus residuos? ¿qué parte va a plantas de clasificación de residuos de envases? ¿ a cuales y por qué?

Esa es la información que quiere conocer la mayoría de las partes interesadas, la que es material y relevante sobre la actividad de Ecoembes. Pero no aparece en su informe, según la organización conforme a los criterios de elaboración de memorias de sostenibilidad de GRI. Para hacérselo mirar, pero eso lo vemos en otra entrada.

No sabemos, no lo publica en ninguno de sus estudios o recomendaciones sobre cómo mejorar la información en materia de residuos, qué cantidad de dinero dedica Ecoembes a la recogida selectiva en cada territorio en el que opera.

Sí hemos escuchado información parcial, como la que da el Secretario Autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Comunitat Valenciana, Julià Álvaro, en sus intervenciones públicas. Por ejemplo en esta entrada de su blog en la que nos dice que Ecoembes dedica 4 millones de euros a la recogida selectiva en ese territorio -pero que la entidad estaría dispuesta a dedicar 17 millones de euros anuales-.

También sabemos, por la estadística municipal, que el Ayuntamiento de Madrid ingresó en concepto de “Convenio ECOEMBES” más de 25 millones de euros en 2013 y 21.838.203 euros en 2014. La ciudad tenía, respectivamente 3.215.633 y 3.166.130 habitantes.

Según la organización, en total hay firmados 104 convenios entre Ecoembes y diferentes Administraciones Públicas a fecha de 31 de diciembre de 2015. Pero en 18 años de funcionamiento no hemos conocido juntos esos convenios: los consumidores, los alcaldes, los responsables autonómicos de residuos, los periodistas especializados, el público en general, no hemos tenido nunca en la mano todos los convenios a la vez. ¿Podemos comparar qué gasta Ecoembes en la gestión de residuos en cada territorio con el que tiene suscrito un convenio? Así rápida y fácilmente no. Luego están los propios convenios, complejos como la realidad a la que responden.

Simplificando mucho las cosas y asumiendo que el coste de recogida de residuos fuese proporcional a la población -que es la que genera los residuos a gestionar-  tenemos, aplicando los datos valencianos: 4 millones de euros / 5 millones de habitantes = 0,8 euros/habitante. Si lo volvemos a multiplicar por los 47 millones de habitantes de España salen 37.600.000 euros al año dedicados por Ecoembes a la recogida selectiva.

Si cogemos los datos de la ciudad de Madrid para 2014 nos salen 21.838.203 euros / 3.166.130 habitantes = 6,9 euros / habitante, por los 46.512.199 de personas que había en España salen 320.815.267,8 euros.

Parece que el modelo de Ecoembes no cuesta igual en todas partes. Ni deja el mismo margen de maniobra. Efectivamente, no todos los costes del sistema son igual en cualquier lugar: transporte, instalaciones, mano de obra pueden ser partidas muy diferentes en una ciudad como Madrid o un territorio como la Comunidad Valenciana, igual que lo son las pautas de consumo de la población y otros factores que intervienen en el cálculo. En cualquier caso, hasta los 400 y muchos millones de euros todavía sigue quedando recorrido.

caja_registradora

¿En qué gasta Ecoembes ese dinero? No es una pregunta gratuita y está sin resolver. ¿Qué parte del presupuesto de Ecoembes se va en mantener su propio modelo de negocio y cómo?

Con 21 millones de euros de Ecoembes, un ayuntamiento como el de Madrid puede hacer muchas cosas. Pero no dan para todo lo relacionado con la gestión de residuos de envases, actividad a la que también se destina dinero público recaudado de los contribuyentes. ¿Qué parte de lo que tiene que hacer Ecoembes no se hace y me toca pagarla a mí en vez de ser un ingreso y rebajarme los impuestos?

Igualmente, la promesa de pasar de 4 a 17 millones de euros puede condicionar significativamente las decisiones que se tomen en un territorio concreto en relación a la gestión de residuos. Pero ¿Qué hace que Ecoembes decida multiplicar repentinamente la cantidad de dinero que destina al reciclaje en un territorio? ¿No sé supone que la cifra estaba sabiamente optimizada en base a sesudas fórmulas y ajustados cálculos?

¿Qué información sobre los 472 millones de euros que gastó en 2015 le podríamos pedir a un Ecoembes transparente?

  • La facturación por cada uno de los convenios firmados con las Administraciones Públicas.
  • Acceso fácil y rápido al detalle de todos y cada uno de esos convenios en un mismo sitio.
  • El desglose claro del destino del dinero dedicado a cada uno de los convenios.
  • El detalle de los distintos costes relacionados con la operación y mantenimiento del sistema integrado de gestión ¿qué parte va a instalaciones, contenedores, personal, publicidad, gastos de difícil justificación?

El mundo de los residuos es suficientemente complejo como para que quien se quiera declarar comprometido y transparente no ande jugando a cifras gordas que ocultan un gran agujero negro. Mojarse con la transparencia en materia de residuos en España sería demostrar activamente que cada euro que se gasta va a parar a lo que tiene que ir a parar. De momento seguimos viendo muchas latas en los parques, las cunetas, las playas… y la recogida de esos envase ni la hace ni la paga, salvo excepciones puntuales, Ecoembes.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.