Guía de buenas prácticas para el desarrollo de carreras por montaña en Espacios Naturales

Acaba de ver la luz el documento “Guía de buenas practicas para el desarrollo de carreras por montaña en espacios naturales protegidos”.  Se trata de un primer borrador a falta de pulir algunos datos, traducirla al inglés y editarla en papel.

Es fruto del trabajo durante casi un año de gestores y expertos en Espacios Naturales así como representantes de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, bajo la coordinación de Europarc-España.

Como reza la introducción, el documento surge bajo la idea de compatibilizar la organización de carreras por montaña “con la conservación de los valores patrimoniales de los espacios por los que discurren, aplicando para ello criterios objetivos de control y un conjunto de condiciones que podrían llegar a ser restrictivas, en el momento de autorizarlas.”

Su objetivo es proporcionar, a las entidades organizadoras, administraciones ambientales y a los participantes, un conjunto de criterios orientadores que guíen el desarrollo de este tipo de eventos y que establezcan las bases para su adecuada regulación mediante recomendaciones y la aplicación de criterios u oportunas medidas de limitación.

guia

Como miembro activo del grupo de trabajo que dio lugar a esta guía, resaltar algunas reflexiones:

1. Bienvenido el documento.

Teniendo en cuenta el número y relevancia de las entidades implicadas es probable que se convierta  en  una guía de referencia a la hora de autorizar y regular carreras por montaña dentro de Espacios Protegidos.

Aunque no es la guía que nos hubiese gustado a algunos, se trata de un importante avance. Por mor del consenso se suavizaron ciertos aspectos en mi opinión relevantes, relacionados con la organización de carreras en horario nocturno, múltiples trazados, épocas sensibles, vadeo de arroyos y charcas temporales y elaboración de estudios de impacto ambiental de detalle, entre otros.

2. Respecto a los estudios de impacto ambiental, quizá la principal novedad que introduce este documento (y que más se debatió durante las distintas sesiones del grupo de trabajo) es la obligatoriedad de que el organizador presente una memoria técnica a la entidad responsable de la gestión del espacio protegido. Esta memoria debe incluir un documento de identificación y corrección de impactos así como un plan de vigilancia ambiental.

3. La guía va más allá de las carreras de montaña y puede servir de base para regular otras actividades de ocio y deporte en espacios naturales. Y así debe hacerse. No es justo que practicas deportivas y actividades recreativas que vemos a diario estén menos reguladas que las carreras por montaña. El hecho de que haya corredores y organizadores concienciados de la necesidad de la regulación y ordenación para preservar el medio no puede ser un motivo de penalización, más bien debiera de ser al contrario.

4. El camino que inicia este documento no tiene vuelta atrás. Países con mayor conciencia ambiental y que más cuidan sus espacios naturales ya han recorrido este camino y nos llevan ventaja, deberíamos seguirlos.

Aquí os dejamos la guía




Puedes leer y comentar el artículo completo en: manuelmedioambiente.