Ruta por la desembocadura del río Algar (Altea)


      Pegado al casco urbano de Altea, nos encontramos un espacio natural de alto nivel ecológico y singular, puesto que en Alicante quedan pocos cursos de agua con caudal permanente durante todo el año y tan bien conservado como es la desembocadura del río Algar. 

      Hablamos de una zona que ha sido incluida en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana, en la que podremos conocer cuáles son las especies más representativas gracias a los carteles informativos que iremos encontrando a lo largo del camino. 

Ruta 

     Se trata de una ruta circular de unos 3,5 km, sin desnivel y apta para cualquier edad y público (excepto el tramo de la playa), que discurre por ambos márgenes del río y por caminos de tierra adecuados para andar y para bici. 

Zona de descanso en la que podemos ver carteles informativos y bancos (y sombra, que se agradece en época estival).
Al fondo, la Sierra de Bernia. 
      Como podemos ver, en los carteles, nos informan de las especies más abundantes en esta zona como puede ser la garza real, la garcilla bueyera, la garceta común, la polla de agua, el ánade común y el cormorán, respecto a las aves. 

       También nos informan de algunas mariposas como la saltacercas, o la macaón y numerosos insectos polinizadores. 

En esta época es común también ver numerosos ejemplares de golondrina común (Hirundo rustica)
      La ruta la podemos hacer en el sentido que queramos puesto que es circular y vamos a acabar en el mismo sitio, además como no tiene desnivel, nos costará lo mismo. 

     Si seguimos los carteles y la hacemos al contrario de las agujas del reloj, en la vertiente sur, el camino discurre paralelo a la carretera con un par de miradores (en esta época es más difícil ver los animales, a no ser que pasen volando, debido a la gran cantidad de vegetación que hay). 

Culebra viperina o culebra de agua (Natrix maura)
     Sin embargo, en un claro del río, justo cuando pasamos por encima de el para volver por el otro camino, podemos tener suerte y ver numerosos peces, ranas e incluso culebras de agua como la de la imagen anterior (totalmente inofensivas para nosotros, para los peces... no). 

      El camino que discurre por el norte del río se ha adecuado más recientemente, debido a esto, los chopos plantados aún no dan sombra, como lo hacen en el otro lado, donde los ejemplares fueron plantados hace más años y son bastante más grandes. 


Tramo norte de la ruta
     Volveremos a pasar por debajo del puente ferroviario y justo después por la carretera para seguir nuestro camino hacia la playa. En este último tramo, el río se ensancha y forma un pequeño lago antes de terminar en el mar. 

       Aquí podremos ver numerosos ánades y fochas que se acercan a los trozos de pan que les tiran los turistas e incluso un cisne que vive desde hace años aquí. 

Cormorán iniciando el vuelo. Al fondo, la Sierra de Toix, a la izquierda, y el Penyal d'Ifach, a la derecha. 
Garcilla común surcando los cielos (Egretta garzetta)
     Como conclusión, decir que se trata de un espacio bastante bien cuidado, con numerosas plantaciones de chopos y plantas de ribera. Con poca agresión urbanística, puesto que se encuentra prácticamente rodeado de plantaciones de cítricos y grandes caseríos. 

       Sin embargo, el caudal de agua cada año es menor, posiblemente debido a la sequía que tenemos. Del aquel que emana de las Fuentes del Algar, apenas llegan 4 gotas a la desembocadura, debido a las numerosas extracciones que se realizan, a lo largo de sus 12 km, para regadío. 

         Hace unos años el agua salía claramente al mar, ahora queda estancada en el lago de la playa, de manera que la vegetación ha crecido considerablemente y el agua se encuentra más eutrofizada. Además, es una pena que las cañas (especie invasora) ocupe casi todo el cauce del río... pero ya parece haberse quedado para siempre con nosotros, en todos nuestros ríos. 



Más información


Cómo llegar

      Para llegar a este espacio natural debemos dirigirnos al Palau d'Esports Villa de Altea y aparcar justo en la calle de detrás de los campos de fútbol (Calle Camí de l'Algar). Podremos iniciar la ruta en el sentido que queramos y no tiene pérdida alguna. 

     Os dejo el track GPS que seguí yo. 




Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad.