No existe el impuesto al Sol

 

Uno de los defectos del ecologismo es que necesita de eslóganes claros y potentes para llamar la atención del público y que se solidaricen o sumen a una determinada causa. Este hecho en sí no es un defecto, pero en la práctica nos lleva a perpetuar una serie de falacias en el inconsciente colectivo que no por ser menores dejan de ser importantes.

 

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en: ambinnovacion - Artículos