En búsqueda de la matriz energética perfecta

Publicado en: En busca de ciudades sustentables por Sofía López Olalde. Texto original

"#COP21 - Human Energy à la Tour Eiffel à Paris -#climatechange"
Foto: Yann Caradec
Ya no es noticia que la producción y uso de la energía en sus diferentes formas hoy es tanto una necesidad como un problema. La contaminación, el cambio climático y hasta el consumismo están íntimamente relacionados con la energía.

Pensar que la solución está en usar menos energía es una pérdida de tiempo, la población sigue creciendo, las innovaciones tecnológicas y la velocidad de producción de bienes tienen una fuerte dependencia energética. La salida no es esa, así que los países comenzaron hace poco más de una década a preocuparse por la estructura de su matriz energética.

Por definición, la matriz energética es la representación cuantitativa de toda la energía disponible, en un determinado territorio, región, país, o continente. Es decir, es una especie de radiografía que muestra la oferta, la demanda y utilización de la energía incluyendo las fuentes de las que proviene.

Desde hace algunos años el Foro Económico Mundial (World Economic Forum) en conjunto con la firma consultora Accenture desarrolló un índice que permite evaluar la matriz energética de 126 países a través de 18 indicadores. Se trata del Índice de Desempeño de la Matriz Energética conocido como EAPI por sus siglas en inglés (Energy Architecture Performance Index).

Los 18 indicadores se agrupan en tres siguiendo un modelo conocido como "Triángulo de la energía":



  1. Crecimiento económico y desarrollo
  2. Sustentabilidad ambiental
  3. Seguridad y acceso energético
Para cuantificar el primer grupo se usan indicadores tales como la intensidad energética, el precio de la energía en la industria y los precios de combustibles entre otros. La sustentabilidad ambiental se determina cuantificando las emisiones de gases de efecto invernadero y el porcentaje de energía renovable que se utiliza. Por último, la seguridad y acceso energético usa indicadores como el grado de electrificación, la calidad del servicio y la autosuficiencia en la generación.


Este 2016, el informe del EAPI se ha presentado y los resultados en muchos casos son gratas sorpresas. Vale la pena mencionar que pro primera vez el índice fue comparado con la línea base creada en 2009 así que sacar conclusiones respecto a la tendencia mundial ya no es más una tarea osada.

De acuerdo a este reporte el país ganador es Suiza con una calificación de 0.79 en una escala de 0 a 1; le sigue muy de cerca Noruega (0.78) y en tercer lugar Suecia (0,76). Hasta ahora nada es sorpresa, son los países que siempre están en los primeros lugares en estas cuestiones, y si se preguntan por Francia, Dinamarca o Austria quédense tranquilos porque ahí aparecen en 4º, 5º y 6º lugar respectivamente. Nueva Zelanda se cuela en el noveno lugar y después nos alegra encontrar a tres países iberoamericanos: España en séptimo lugar, Colombia en octavo y Uruguay en décimo.

¿Qué es lo que están haciendo bien estos países para lograr aparecer en los diez primeros lugares?

Parque Solara en Sevilla
De afloresm - SOLUCAR PS10, CC BY 2.0
Bueno, comenzamos con España que de 2009 a la fecha escaló cinco lugares en la lista presentando una de las calificaciones más altas en cuanto a seguridad y acceso energético se refiere (0.87). El país ibérico se ha esforzado por variar sus combustibles para disminuir su dependencia de los hidrocarburos y en migrar hacia una economía baja en energía. El país se ha enfrentado a algunos contratiempos en su expansión de las energías renovables con los continuos cambios en las políticas energéticas del gobierno pero de resolver ese tema pronto podría colocarse aun más arriba en la tabla.

Central Hidroeléctrica de Chivor
Foto: Universidad EAFIT
Colombia ha avanzado sistemáticamente en este índice desde hace varios años, si bien tiene mucho por hacer todavía en materia de sustentabilidad ambiental, el país ha hecho considerables esfuerzos para que su sistema energético en verdad sirva como impulso de su crecimiento económico; es decir, hay poco dispnedio, la energia que se consume de cierta forma trae un impacto económico positivo para el país. La noticia de ser el octavo mejor país en cuanto a gestión energética no llego en el mejor momento a Colombia pues hoy se vive una crisis debido de agua que ha llevado a disminuir la producción de energía hidroeléctrica y por tanto a tener apagones.

Energía Eólica en Uruguay
Foto: Sofía López

Por su parte, Uruguay ha disminuido la importación de combustibles en un 6% (como porcentaje del PIB) y ha aumentado mucho el uso de energías alternativas (de un 34 % en 2008 a 47% en 2013) , invirtiendo mucho en energía verde convirtiéndose en el líder Sudamericano en materia de energía limpia. Para 2017, Uruguay tendrá una capacidad eólica instalada de 1400 MW.





Evidentemente no hay país perfecto, ninguno logra 1 punto en la evaluación pero el esfuerzo de estos diez países es de destacar así como el de Paraguay que si bien se sitúa en el lugar 21 recibe una especial mención en el informe por su alto desempeño ambiental; en este país las emisiones de carbono por generación eléctrica son parte del pasado: cero gramos de CO2 por kilowatt-hora. ¡Un logro extraordinario!

México aparece hasta el lugar 49 (por si comienzan a preguntarse qué pasa con EUA les cuento que está en el 48); sin embargo, el informe le dedica un párrafo para reconocer que ha avanzado 11 lugares en el índice principalmente porque se han reducido los subsidios a los combustibles y porque aunque nos parezca imposible el consumo de gasolina ha decrecido un 8% desde 2008.

Vamos por buen camino energético, seguro el informe puede ser cuestionado tanto en su enfoque como en su metodología y en su análisis (en gustos y en métodos se rompen géneros), pero hay que reconocer que es un gran avance que países que no son considerados como desarrollados puedan encontrar soluciones más limpias y eficientes para satisfacer su demanda energética.


Puedes leer y comentar el artículo completo en En busca de ciudades sustentables