El café con menor impacto ambiental

La semana pasada me escribió una amiga para comentarme que todavía no tenía claro cómo reciclar las cápsulas de café, y con un lío de si son envases o no son envases, dónde tirarlos o si se pueden llevar a algún sitio. Esta confusión me parece bastante razonable, pues cada una de estas cápsulas sigue un proceso diferente a la hora de su tratamiento, y la información es difícil de encontrar en la web y en los paquetes de cápsulas ni siquiera viene un apunte de qué se debe hacer.



La verdad es que yo no tomo café de ningún tipo, así que este es un tema que del que solo me he informado para incluirlo en blog. Pero me parece normal que tanta gente tenga estas dudas, por lo poco que informan las empresas de qué hacer con las cápsulas.

Preguntando a varios conocidos que utilizan cafeteras de cápsulas sobre si recuerdan haber visto información sobre qué hacer o dónde tirar estas cápsulas en los envases que compran, la mayoría no recordaba haber leído nada. Y después de comprobarlo debido a mi insistencia, todos a los que pregunté me dijeron que esa información no aparecía por ningún lugar. (Por cierto, muchas gracias a todos los que un viernes por la tarde se molestaron en mirar esta información).

En las páginas web de varias empresas cómo Nespresso o Dolce Gusto sí tienen información on-line para saber que hacer con sus cápsulas y han establecido sistemas de recogida. Algo es algo.



Si quieres conocer la forma más ecológica para hacer café deberías decantarte por el sistema que produzca menos residuos, como es el caso de la cafetera de émbolo que no usa ni siquiera filtro de papel y consume poca energía. En el caso de usar otros sistemas, recuerda que el café y el filtro se pueden depositar en el contenedor de materia orgánica. 

Si tienes ya la máquina de cápsulas, recuerda que existen cápsulas que puedes reutilizar, es decir, que son rellenables con el café que tú tengas e incluso hay algunas que son biodegradables con café de comercio justo, como  por ejemplo las de Alternativa 3.



Si no son biodegradables, te reenvío a este post que escribí hace tiempo y en el que hablo de cómo tratar estos residuos dependiendo de la marca y del tipo de cápsulas. Y así, por lo menos, hacer que los materiales de tus cápsulas se reciclen. 

¿Cómo haces tú el café? ¿Cómo intentas reducir el impacto ambiental de tu taza de café?


Puedes leer y comentar el artículo completo en: La hipótesis Gaia.