La importancia de reciclar las pilas

El otro día, ordenando mi habitación, encontré en uno de los cajones pilas ya gastadas. Las había guardado para tirarlas al contenedor apropiado porque sé que debido a sus componentes pueden contaminar mucho pero, ¿sabes cuánto contamina una pila y cómo puedes evitarlo? En la entrada de esta semana te hago un resumen.



Materiales que contiene una pila

Cada pila tiene una composición ligeramente diferente. Por ejemplo, una pila alcalina se compone de un 30-45% de dióxido de manganeso, 20-25% de hierro, 10-25% de zinc, 6-10% de agua, 4-8% de electrolito y un 10% de grafito. 

¿Por qué reciclar pilas?

Al reciclar las pilas se permite la recuperación de hasta el 75% de sus materiales.

Si no se reciclan y se tiran con la basura doméstica, pueden acabar en el vertedero y con el paso del tiempo sus componentes llegarán al suelo o al agua. Los metales pesados que contienen, por su capacidad de bioacumulación, pueden causar problemas en la salud de animales y personas.

Para que te hagas una idea del poder contaminante que tienen, solo hay que decir que una pila de botón puede contaminar hasta 600.000 litros de agua. O una pila alcalina, la más común, puede suponer la contaminación de 175.000 litros de agua.




Situación en España

Según el RD 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, el porcentaje de recogida deberá ser el 45% a partir del 31 de diciembre de 2015, por lo que tendremos que ponernos las pilas (perdón por el chiste malo)  porque actualmente el porcentaje es de solo el 35%, 10 puntos por debajo del objetivo.

Dónde reciclar las pilas

Las pilas deben ser depositadas en los contenedores que están dedicados a este uso. Dependiendo del municipio, los podrás encontrar junto a los contenedores de recogida de papel y envases, en los puntos limpios y en los contenedores destinados a la recogida de pilas que encontrarás en establecimientos de distribución de estos productos, los cuales están obligados a recoger tus pilas sin necesidad de adquirir nuevas pilas o acumuladores. 

Si tienes dudas puedes utilizar el buscador de puntos de recogida de pilas 

Recomendaciones 

Como ya hemos visto, las pilas son muy contaminantes y tienen gran variedad de materiales, por lo que debemos evitar su uso siempre que podamos. Cuando sea inevitable, es mejor decantarse por pilas recargables, y favorecer su vida útil evitando usar pilas nuevas y pilas casi agotadas a la vez.

Así que ya sabéis, por muy pequeñas que sean las pilas puedes llegar a producir un gran impacto negativo en el medioambiente, así que no dejéis que ninguna se os escape, todas las pilas deben ser tratadas. 

¿Conocías esta información? ¿Sueles depositar las pilas en el contenedor apropiado?



Puedes leer y comentar el artículo completo en: La hipótesis Gaia.