AGUILUCHO LAGUNERO JUVENIL DE CAZA Y NIDO DE AZOR



Antes de irnos fuera unos días, aproveché en Santorcaz para controlar un nido de azor (Accipiter gentilis) con tres pollos, que descubrí hace un par de semanas. Esta publicación saldrá pasado varios días desde la visita, así que aún sin desvelar el lugar del nido, con estos días de margen los pollos ya habrán abandonado el nido, por si acaso.

Pero el día empezó, como últimamente, desde mi oteadero favorito, donde pronto descubrí un lejano zorro (Vulpes vulpes), que desapareció rápidamente entre la vegetación.

Zorro con el pelaje de verano, que le da un aspecto de chacal
También detecté varios aguiluchos laguneros juveniles (Circus aeroginosus) cazando insectos. Como aún no deben ser expertos cazadores, la técnica consistía en escarbar y picotear aquí y allá, como si fueran gallinas. Como inexpertos que son, también me pude acercar un poco.

Aguilucho lagunero joven buscando invertebrados en el rastrojo

Tras un poco de picoteo, alzó el vuelo, mostrando un plumaje anormalmente oscuro
Al siguiente protagonista no fue gracias a los prismáticos como lo detecté, si no por el olfato. Un pestilente olor rodeaba el ambiente y en la cuneta, estaba la causa: un corzo (Capreolus capreolus) yacía atropellado.

Hembra de corzo  atropellada
En la cuneta, cerca del corzo, varias lagartijas colilargas (Psammodromus algirus) tomaban el sol, supongo que a la espera de algún insecto. 

Lagartija colilarga, mostrando sus típicas franjas longitudinales claras
Después ya llegué al nido de azores, y allí estaban los tres hermanos, silenciosos, pero vigilantes, y quietos como si fuesen ramas. Como mantuve la distancia, allí se quedaron, espero que días después ya se atrevan con sus primeras excursiones.

Nido de azor, sobre él, a izquierda y derecha,
se encuentran dos juveniles que ya han abandonado el nido
Detalle del individuo de la izquierda
También me entretuve con un águila culebrera (Circaetus gallicus). Ésta tenía un plumaje diferente a la pareja que había visto días atrás, así que probablemente Santorcaz se encuentre en el límite de varios territorios de águilas culebreras.

Imagen donde se aprecia con detalle el plumaje barrado de este individuo
A medio sol, se aprecia la capucha oscura, que la diferencia de otros,
individuos vistos por Santorcaz
Ya no dio el día para mucho más, sólo para lo que iba surgiendo de camino de vuelta a casa.

Buitrón (Cisticola juncidis) en un trigal,
tan pequeño y ligero que una caña de una hierba sostiene su peso
El mismo individuo, mirando curioso al fotógrafo
Conejo (Oryctolagus cunniculus) a la sombra en un camino
Perdiz (Alectoris rufa) a la carrera en un olivar
Pinzón vulgar macho (Fringilla coelebs) en un olmo seco


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras....