EMAS, declaración medioambiental y publicidad verde.

Gracias a una actualización de Edurne en Linkedin he caído en la noticia de Ihobe que me ha llevado al vídeo en el que la Unión Europea cuenta qué es EMAS en tres minutos:

Me gusta el vídeo por varios motivos, pero fundamentalmente porque pone en valor uno de los grandes aciertos del EMAS: la declaración medioambiental.

EMAS es el Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría, un mecanismo voluntario para las organizaciones que quieran demostrar su compromiso con el medio ambiente. Aquellas que cuenten con un sistema de gestión ambiental, cumplan la legislación que les sea de aplicación, y estén al corriente con la Administración en lo que se refiere a autorizaciones y licencias, pueden optar a un distintivo que reconoce el esfuerzo de identificar, gestionar los aspectos ambientales y prevenir los daños que una empresa puede causar a su entorno.

Existen otros distintivos, pero EMAS es el más riguroso y prestigioso. Frente a opciones privadas, puestas en marcha por empresas o asociaciones, EMAS está avalado por las instituciones europeas, tanto por estar establecido a través de un proceso reglamentario, como porque son las propias Administraciones las que supervisan el acceso y uso del distintivo ambiental.

logotipo EMAS

En este marco, las empresas que se adhieren a EMAS, tienen que elaborar un informe público en el que recogen datos sobre su desempeño en materia de medio ambiente: la declaración medioambiental. Se según el reglamento es información completa que se ofrece al público y a otras partes interesadas sobre una organización en relación con:

  • su estructura y actividades;
  • su política medioambiental y su sistema de gestión medioambiental;
  • sus aspectos medioambientales y su impacto ambiental;
  • su programa, objetivos y metas medioambientales;
  • su comportamiento medioambiental y el cumplimiento por su parte de las obligaciones legales aplicables en materia de medio ambiente.

La declaración se somete a validación, que es la confirmación por parte de un verificador medioambiental de que la información y los datos que figuran en la declaración medioambiental  de una organización son fiables, convincentes y correctos y cumplen los requisitos del Reglamento EMAS.

Es decir, las empresas que utilizan este logotipo para promocionarse como empresas verdes no están haciendo greenwashing. Utilizan una herramienta de mercado que, con mediante de este distintivo, permite a los consumidores y otras partes interesadas confiar en la información recogida en la declaración medioambiental y en que el compromiso de la organización con la sostenibilidad tiene un reflejo real en su forma de hacer las cosas.

Así pues, me parece brillante la forma en la que el vídeo utiliza los resultados más destacables de distintas empresas adheridas a EMAS y los pone en el contexto del día a día de una persona, destacando la capacidad de esta herramienta para relacionar oportunidades de negocio y preocupación ambiental, haciendo una llamada a descubrir la lista de organizaciones verificadas y sus declaraciones ambientales.

 

Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad