Preocupante retraso en el plan de gestión del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

Escribimos hoy este artículo movidos por la preocupación, al constatar que cada vez es mayor la afluencia de visitantes que acuden al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y que por razones que desconocemos se ha retrasado hasta diciembre de 2017 la aprobación del  Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) que debería ordenar y limitar las actividades dentro de éste área protegida.

IMG_0012

Efectivamente, según la Disposición adicional cuarta de la Ley de Declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama este PRUG tendría que estar terminado en junio de 2016, teniendo en cuenta que el Parque fue declarado el 25 de junio de 2013: “En el plazo de tres años desde la entrada en vigor de la presente Ley se aprobará por la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León el Plan Rector de Uso y Gestión.”

No obstante, la recientemente aprobada Ley de Parques Nacionales amplía este plazo al indicar que “Respecto a los parques nacionales ya declarados que no cuenten con Planes Rectores de Uso y Gestión, las administraciones competentes deberán aprobar los mismos en el plazo de tres años a partir de la entrada en vigor de la presente Ley”. Esto nos lleva como señalaba antes al 5 de diciembre de 2017

El calendario de elaboración del PRUG que manejaba el Parque Nacional hasta ahora era el siguiente:

Fases aprobacion

Esta es la situación. Como decía preocupante. Preocupante porque estamos hablando de un Parque de dimensiones limitadas y con una frecuentación de 3,5 millones de visitas anuales (cifra que seguramente esté aumentando tanto por la propia declaración de Parque Nacional como por el auge que diversas actividades de ocio y deportivas está habiendo en España).

El objetivo de declaración de un Parque Nacional es la conservación. Es por ello que no se entiende bien este retraso del Plan Rector que puede hacer perder un tiempo precioso, tiempo que aprovechan promotores y emprendedores para “establecerse” en el territorio antes de que el Parque cuente con normativa legal. No sabemos si se pueden acortar los plazos previstos, suponemos que con voluntad política si se puede, no sabemos si hay otro tipo de actuaciones o acciones administrativas o ciudadanas que permitan acelerar la protección del Parque… si sabemos que hay que hacerlo y hay que hacerlo lo antes posible.

En la naturaleza no hay recompensas o castigos; hay consecuencias (Horace A. Vachell)




Puedes leer y comentar el artículo completo en: manuelmedioambiente.