Ahorro energético en verano

Parece que el calor ha llegado ya, se empiezan a ver las terrazas de la ciudades llenas, sacamos las sandalias y (por fin) dejamos de lado el abrigo.

A mi me encanta el verano, soy más de calorcito y lo paso francamente mal los días más fríos de invierno pero, cuando llegan estos días de calor parece que los aires acondicionados se multiplican y se produce una extraña circunstancia: necesitamos llevar una chaqueta cuando entramos en el autobús o en las tiendas.



Esta circunstancia, además de absurda, tiene unas consecuencias y en el medioambiente generando un gran malgasto energético y además generando problemas en la salud.

Hay muchas opciones que puedes llevar a cabo para evitar esto y no pasar calor en casa sin llegar al abuso del aire acondicionado.

1. Ventila tu casa en las horas de menos calor. Las horas en las que menos temperatura hay es aproximadamente dos horas después del amanecer. Esto se debe a que el sol todavía no calienta con suficiente fuerza y la tierra ya “ha soltado” el calor del día anterior.

2. Coloca toldos en las terrazas y en las ventanas. Requieren una pequeña inversión pero notarás la diferencia, sobre todo en las ventanas que están muchos horas recibiendo el sol de manera directa.

3. Utiliza las ventanas y cortinas para evitar que el calor entre en casa. Si además puedes mejorar el aislamiento térmico, mejorarás también las pérdidas de calor que se producen en invierno.

4.   Refréscate antes de irte a la cama o siempre que lo necesites. Mojar tus pies, muñecas y nuca ayudará a bajar la temperatura de tu cuerpo.



5. Elige bien los alimentos. No solo es recomendable llevar una dieta a base de platos que se sirvan fríos, también es bueno consumir alimentos con gran porcentaje de agua. Bebe agua y zumos naturales. Lo importante es mantener una correcta hidratación.

6. Reduce la cantidad de aparatos eléctricos que tienes alrededor. ¿De verdad te apetece ponerte el ordenador en las piernas cuando hace calor? Cada aparato que apagues ayudará a que la temperatura del interior de casa no se dispare.

7. Elige bien los aparatos que utilizas. Si necesitas ayudas de un aparato para refrescar (y el abanico no es suficiente) es mejor que utilices un ventilador ya que el consumo energético es mejor que el del aire acondicionado. Si usas aire acondicionado, busca el modelo más eficiente y ponlo a una temperatura adecuada.


Y ahora te toca a ti ¿Cuáles son tus consejos?



Puedes leer y comentar el artículo completo en: La hipótesis Gaia.